Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Ataque al corazón y angina inestable

Generalidades

El corazón

¿Qué es un ataque al corazón?

Un ataque al corazón ocurre cuando se bloquea el flujo de sangre al corazón. Sin la sangre ni el oxígeno que esta transporta, parte del corazón empieza a morir. Pero un ataque al corazón no tiene que ser mortal. Un tratamiento rápido puede restablecer el flujo de sangre al corazón y salvarle la vida.

Su médico quizá llame infarto de miocardio, o MI, a un ataque al corazón. También podría usar el término síndrome coronario agudo para referirse a su ataque al corazón o angina inestable.

¿Qué es la angina, y por qué es de preocupación cuando es inestable?

La angina es un tipo de dolor o incomodidad en el pecho cuando no hay suficiente flujo de sangre al corazón. La angina puede ser peligrosa. Entonces, es importante prestarles atención a sus síntomas, saber lo que es característico en usted, aprender a controlarlo y saber cuándo pedir ayuda.

Los síntomas de la angina incluyen dolor de pecho o presión, o una sensación extraña en el pecho. Algunas personas sienten dolor, presión o una sensación extraña en la espalda, el cuello, la mandíbula, la parte superior del abdomen, o en uno o ambos hombros o brazos.

Existen dos tipos de angina:

  • La angina estable tiene un patrón típico. Es probable que pueda predecir cuándo sucederá. Se presenta cuando el corazón se está esforzando más y necesita más oxígeno, como, por ejemplo, durante el ejercicio. Los síntomas desaparecen cuando está en reposo.
  • La angina inestable es inesperada, y el descanso o la nitroglicerina pueden no ayudar. Su médico probablemente diagnostique angina inestable si usted tiene síntomas por primera vez, o si se están agravando, duran más, se presentan más seguido o suceden durante el reposo.

La angina inestable es una señal de advertencia de que pronto puede ocurrir un ataque al corazón, por lo que requiere tratamiento de inmediato. Pero si tiene algún síntoma de angina, consulte a su médico.

¿Qué provoca un ataque al corazón?

Un ataque al corazón ocurre cuando se bloquea el flujo de sangre al corazón. Generalmente, sucede debido a la acumulación de depósitos de grasa, llamados placa, dentro de las arterias coronarias, que irrigan sangre al corazón. Si una placa se rompe y se abre, el cuerpo trata de arreglarla formando un coágulo alrededor de ella. El coágulo puede bloquear la arteria, impidiendo el flujo de sangre y oxígeno al corazón.

El proceso de acumulación de placa en las arterias coronarias se llama enfermedad de las arterias coronarias (CAD, por sus siglas en inglés). En muchas personas, la placa empieza a formarse desde la infancia y se acumula poco a poco a lo largo de toda la vida. Los depósitos de placa pueden reducir el flujo de sangre al corazón y causar angina. Pero con mucha frecuencia, un ataque al corazón es el primer signo de CAD.

Un ataque al corazón puede provocarse por ejercicio intenso, una emoción repentina fuerte o el consumo de drogas ilegales (por ejemplo, un estimulante como la cocaína). Pero en muchos casos, no existe una razón clara de por qué suceda un ataque al corazón.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de un ataque al corazón incluyen:

  • Dolor, presión o una sensación extraña en el pecho.
  • Sudoración.
  • Falta de aire.
  • Náuseas o vómito.
  • Dolor, presión o una sensación extraña en la espalda, el cuello, la mandíbula, la parte superior del abdomen, o en uno o ambos hombros o brazos.
  • Aturdimiento o debilidad repentina.
  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares.

Para los hombres y las mujeres, el síntoma más común es dolor o presión en el pecho. Pero las mujeres tienen una probabilidad algo mayor que los hombres de tener otros síntomas, como falta de aire, náuseas y dolor de espalda o de mandíbula.

A continuación le indicamos otras maneras de describir el dolor de un ataque al corazón:

  • Muchas personas señalan que el dolor se presenta como una molestia, una sensación de presión u opresión, o pesadez en el pecho.
  • Al referirse al dolor, la gente suele llevarse el puño el pecho.
  • El dolor puede extenderse hacia el hombro y brazo izquierdos y hacia otras zonas, como la espalda, la mandíbula, el cuello o el brazo derecho.

La angina inestable tiene síntomas similares a los de un ataque al corazón.

¿Qué debe hacer si cree que está teniendo un ataque al corazón?

Si usted tiene síntomas de ataque al corazón, actúe rápidamente. Un tratamiento rápido podría salvarle la vida.

Si su médico le recetó nitroglicerina para la angina:

  1. Tome 1 dosis de nitroglicerina y espere 5 minutos.
  2. Si sus síntomas no mejoran o empeoran, llame al 911 o a otros servicios de emergencia. Describa sus síntomas y explique que usted podría estar teniendo un ataque al corazón.
  3. Permanezca en el teléfono. El operador del servicio de emergencia le dirá qué hacer. Es posible que el operador le diga que mastique 1 aspirina para adultos o 2 a 4 aspirinas de dosis baja. La aspirina ayuda a impedir la coagulación de la sangre, así que podría ayudarle a sobrevivir a un ataque al corazón.
  4. Espere a una ambulancia. No trate de conducir usted mismo.

Si usted no tiene nitroglicerina:

  1. Llame ahora al 911 o a otros servicios de emergencia. Describa sus síntomas y explique que usted podría estar teniendo un ataque al corazón.
  2. Permanezca en el teléfono. El operador del servicio de emergencia le dirá qué hacer. Es posible que el operador le diga que mastique 1 aspirina para adultos o 2 a 4 aspirinas de dosis baja. La aspirina ayuda a impedir la coagulación de la sangre, así que podría ayudarle a sobrevivir a un ataque al corazón.
  3. Espere a una ambulancia. No trate de conducir usted mismo.

La mejor decisión es ir al hospital en una ambulancia. Los paramédicos pueden iniciar el tratamiento de rescate aun antes de llegar al hospital. Si no puede comunicarse con los servicios de emergencia, pida que alguien le lleve al hospital de inmediato. No conduzca usted mismo, a menos que definitivamente no tenga otra opción.

Si cree que tiene angina inestable pero no está seguro, siga los pasos indicados anteriormente. La angina inestable puede provocar un ataque al corazón o la muerte, así que usted necesita ser revisado de inmediato.

¿Cómo se trata un ataque al corazón?

Si usted va al hospital en una ambulancia, de inmediato se iniciará el tratamiento para restablecer el flujo de sangre y limitar los daños al corazón. Es posible que reciba:

  • Aspirina y otros medicamentos para prevenir la formación de coágulos de sangre.
  • Medicamentos para desintegrar los coágulos de sangre (trombolíticos).
  • Medicamentos para reducir la carga de trabajo del corazón y aliviar el dolor.

En el hospital le harán pruebas como las siguientes:

  • Electrocardiograma (ECG). Este puede detectar signos de mal flujo de sangre, daños en los músculos cardíacos, latidos cardíacos anormales y otros problemas del corazón.
  • Análisis de sangre, por ejemplo, para ver si están altas las enzimas cardíacas. Tener esas enzimas en la sangre es, por lo general, un signo de que se ha dañado el corazón.
  • Cateterismo cardíaco, si las otras pruebas muestran que puede estar teniendo un ataque al corazón. Esta prueba muestra cuáles arterias están bloqueadas y cómo está funcionando su corazón.

Si el cateterismo cardíaco indica que tiene una arteria obstruida, es posible que el médico realice una angioplastia de inmediato para ayudar a que la sangre fluya a través de la arteria. O bien el médico podría realizar una cirugía de derivación vascular ("bypass") de emergencia para dirigir la sangre por otra ruta que evita la arteria obstruida.

Después de estos tratamientos, deberá tomar medicamentos para ayudar a prevenir otro ataque al corazón. Tome todos sus medicamentos correctamente. No deje de tomar sus medicamentos a menos que su médico se lo indique. Si deja de tomarlos, podría aumentar su riesgo de tener otro ataque al corazón.

Después de haber tenido un ataque al corazón, es mayor la posibilidad de tener otro. Participar en un programa de rehabilitación cardíaca ayuda a reducir este riesgo. El programa de rehabilitación cardíaca está diseñado para usted y es supervisado por médicos y otros especialistas. Puede enseñarle a seguir una dieta balanceada y a hacer ejercicio de manera segura.

Es común sentirse preocupado y asustado después de un ataque al corazón. Pero si usted se siente muy triste o desesperanzado, pregúntele a su médico sobre algún tratamiento. Recibir tratamiento para la depresión puede ayudarle a recuperarse de un ataque al corazón.

¿Se puede prevenir un ataque al corazón?

Los ataques al corazón son, por lo general, resultado de una enfermedad cardíaca, así que tomar medidas para retrasar o revertir una enfermedad de las arterias coronarias puede ayudarle a prevenir un ataque al corazón. La enfermedad cardíaca es una de las causas principales de muerte tanto en hombres como en mujeres, así que estas medidas son importantes para todos.

Para mejorar la salud del corazón:

  • No fume y evite el humo de segunda mano. Dejar de fumar puede reducir rápidamente el riesgo de otro ataque al corazón o de muerte.
  • Siga una dieta saludable para el corazón, que incluya mucho pescado, frutas, verduras, frijoles (habichuelas), granos y pan ricos en fibra, y aceite de oliva.
  • Haga ejercicio con regularidad. Es posible que su médico le sugiera un nivel seguro de ejercicio para usted.
  • Controle su colesterol y su presión arterial.
  • Maneje su diabetes.
  • Reduzca su nivel de estrés. El estrés puede dañar el corazón.
  • Tome diariamente aspirina si su médico lo aconseja.

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Aspirina: ¿Debería tomar aspirina todos los días para prevenir un ataque al corazón o un ataque cerebral?
  Estatinas: ¿Debería tomarlas?
  Planificación previa del cuidado: ¿Debería recibir RCP y apoyo vital?
  Presión arterial alta: ¿Debería tomar medicamentos?
  Problemas relacionados con el ritmo cardíaco: ¿Debería colocarme un desfibrilador cardioversor implantable?
  Problemas relacionados con la frecuencia cardíaca: ¿Debería colocarme un marcapasos?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Alimentación saludable: Cómo consumir alimentos saludables para el corazón
  Enfermedad cardíaca: Hacer ejercicio para tener un corazón saludable
  Presión arterial alta: Cómo usar la dieta DASH

Las Herramientas interactivas le ayudan a la gente a determinar los riesgos de salud, el peso ideal, la frecuencia cardíaca deseable y mucho más. Las Herramientas interactivas están diseñadas para ayudarle a la gente a determinar los riesgos de salud, el peso ideal, la frecuencia cardíaca deseable y mucho más.
  Herramienta interactiva: ¿Cómo aumenta el hábito de fumar su riesgo de tener un ataque al corazón?
  Herramienta interactiva: ¿Corre usted riesgo de un ataque al corazón?
  Herramienta interactiva: ¿Está listo para dejar de fumar?

Causa

La causa de un ataque al corazón o angina inestable es el estrechamiento u obstrucción repentina de una arteria coronaria. Esta obstrucción impide que la sangre y el oxígeno lleguen al corazón. Un ataque al corazón o angina inestable pueden suceder cuando la placa en la arteria coronaria se abre o se rompe. Entonces, la sangre se coagula en la arteria y obstruye el flujo de sangre.

Con un ataque al corazón, la falta de flujo de sangre hace que las células del músculo cardíaco comiencen a morir. Con angina inestable, el flujo de sangre no se obstruye completamente por el coágulo de sangre. Pero podría presentarse pronto un ataque al corazón, dado que el coágulo de sangre puede aumentar rápidamente de tamaño y obstruir la arteria.

La aterosclerosis provoca la acumulación de placa en las arterias coronarias, llamada enfermedad de las arterias coronarias.

Un "stent" (endoprótesis) en una arteria coronaria también puede obstruirse y causar un ataque al corazón. El "stent" podría estrecharse de nuevo si crece tejido cicatricial después de haber sido colocado. Y podría quedar atrapado un coágulo de sangre en el "stent" y obstruir el flujo de sangre al corazón.

Factores desencadenantes del ataque al corazón

En la mayoría de los casos, no existe un motivo evidente que explique por qué suceden los ataques al corazón en el momento que suceden. Pero, a veces, el cuerpo elimina adrenalina y otras hormonas en el torrente sanguíneo como respuesta a emociones intensas, tales como la ira, el miedo y el impulso de "luchar o huir". El ejercicio físico intenso, el estrés emocional, la falta de sueño y el consumo excesivo de alimentos también pueden desencadenar esta respuesta. La adrenalina aumenta la presión arterial y la frecuencia cardíaca, y puede hacer que las arterias coronarias se contraigan, lo que podría producir la ruptura de la placa inestable.

Causas poco frecuentes

En raras ocasiones, la arteria coronaria tiene espasmos y se contrae. Esto obstruye el flujo de sangre y provoca dolor de pecho. Si es intenso, el espasmo puede obstruir por completo el flujo de sangre y provocar un ataque al corazón. En estos casos, la mayoría de las veces, la aterosclerosis también está involucrada, aunque en ocasiones las arterias están despejadas. La cocaína, el clima frío, el estrés emocional y otras cosas pueden causar estos espasmos. Pero, en muchos otros casos, no se sabe qué desencadena el espasmo.

Otra causa rara del ataque al corazón puede ser un desgarre repentino de la arteria coronaria, o disección coronaria espontánea. En este caso, la arteria coronaria se desgarra sin causa conocida.

Síntomas

Ataque al corazón

Los síntomas de un ataque al corazón incluyen:

  • Dolor, presión o una sensación extraña en el pecho.
  • Sudoración.
  • Falta de aire.
  • Náuseas o vómito.
  • Dolor, presión o una sensación extraña en la espalda, el cuello, la mandíbula, la parte superior del abdomen, o en uno o ambos hombros o brazos.
  • Aturdimiento o debilidad repentina.
  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares.

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato si cree que está teniendo un ataque al corazón.

Nitroglicerina. Si usa la nitroglicerina habitualmente para aliviar la angina y si una dosis de nitroglicerina no ha aliviado los síntomas en un lapso de 5 minutos, llame al 911. No postergue el llamar para pedir ayuda.

Angina inestable

Los síntomas de la angina inestable son similares a los de un ataque al corazón.

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato si cree que está teniendo un ataque al corazón o angina inestable.

Las personas que tienen angina inestable, a menudo, describen sus síntomas del siguiente modo:

  • Comenzó en los últimos 2 meses y es cada vez más intenso.
  • Limita su actividad física.
  • De repente, se volvió más frecuente, intenso o prolongado, o aparece como consecuencia de un esfuerzo menor que antes.
  • Se produjo en reposo, sin un esfuerzo o estrés evidentes. Hay quienes dicen que estos síntomas pueden despertarles.
  • No responde al reposo ni a la nitroglicerina.

Los síntomas de angina estable son diferentes de los de la angina inestable. La angina estable se produce en momentos predecibles, con una cantidad específica de esfuerzo o actividad y puede continuar sin grandes cambios durante años. Se alivia con el reposo o los nitratos (nitroglicerina) y, por lo general, dura menos de 5 minutos.

Síntomas en mujeres

Para los hombres y las mujeres, el síntoma más común es dolor o presión en el pecho. Pero las mujeres tienen una probabilidad algo mayor que los hombres de tener otros síntomas, como falta de aire, náuseas y dolor de espalda o de mandíbula.

Las mujeres tienen una probabilidad mayor que los hombres de demorar la búsqueda de ayuda por un posible ataque al corazón. Las mujeres se demoran por muchas razones, como no estar seguras de que sea un ataque al corazón o no querer molestar a los demás. Sin embargo, es mejor prevenir que lamentar. Si tiene síntomas de un posible ataque al corazón, llame para pedir ayuda. Cuando llegue al hospital, no tema expresar lo que necesita. Para que pueda recibir las pruebas y la atención que usted necesita, asegúrese de que los médicos sepan que usted cree que es posible que esté teniendo un ataque al corazón.

Para obtener más información, vea Las mujeres y la enfermedad de las arterias coronarias.

Otras maneras de describir el dolor de pecho

Las personas que tienen un ataque al corazón, a menudo, describen el dolor de pecho de diversas formas. Este dolor:

  • Puede generar sensación de presión, pesadez, peso, opresión, constricción, molestia, ardor, dolor lacerante (menos común) o sordo. A menudo, las personas se tocan el pecho con el puño al describir el dolor.
  • Puede irradiarse desde el pecho hacia el hombro y el brazo izquierdos (la zona más común) y también a otras zonas, que incluyen el hombro izquierdo, la parte media de la espalda, la parte superior del abdomen, el brazo derecho, el cuello y la mandíbula.
  • Puede ser difuso; a menudo resulta difícil indicar el lugar exacto del dolor.
  • No empeora al respirar hondo o al presionar el pecho.
  • Por lo general, comienza siendo un dolor leve y, luego, aumenta en forma gradual durante varios minutos hasta alcanzar un pico. La molestia podría aparecer y desaparecer. El dolor de pecho que alcanza su intensidad máxima en cuestión de segundos podría constituir otro problema grave, como una disección aórtica.

Es posible tener un "ataque al corazón silencioso" sin síntomas, pero esto es poco frecuente.

Qué aumenta su riesgo

La enfermedad de las arterias coronarias (CAD) es la causa principal de los ataques al corazón. Por lo tanto, cuanto más factores de riesgo tenga de una CAD, mayor será el riesgo de una angina inestable o de un ataque al corazón. Los principales riesgos para una CAD son:

Use la calculadora de riesgo de ataque al corazón para calcular su riesgo de tener un ataque al corazón en un plazo de 10 años.

Las mujeres y la enfermedad cardíaca

Las mujeres tienen factores de riesgo únicos de enfermedad cardíaca, que incluyen la terapia hormonal y los problemas relacionados con el embarazo. Estas cosas pueden aumentar el riesgo en una mujer de tener un ataque al corazón o un ataque cerebral.

Vea el tema Las mujeres y la enfermedad de las arterias coronarias para obtener más información sobre riesgos, síntomas y prevención de enfermedad cardíaca.

Proteína C reactiva (CRP, por sus siglas en inglés)

Es posible que un tipo de proteína en la sangre ayude a determinar su riesgo de tener un ataque al corazón. Esta proteína se llama proteína C reactiva de alta sensibilidad (hs-CRP, por sus siglas en inglés). Se encuentra mediante un análisis de sangre de proteína C reactiva (CRP, por sus siglas en inglés). Es posible que este análisis ayude a determinar su riesgo de tener un ataque al corazón, especialmente cuando se considera junto con otros factores de riesgo como el colesterol, la edad, la presión arterial y el hábito de fumar. Sin embargo, la relación entre los niveles altos de CRP y el riesgo de enfermedades cardíacas no se comprende muy bien.

Los AINE

La mayoría de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) —que se usan para aliviar el dolor y la fiebre, y reducir la hinchazón y la inflamación— pueden aumentar el riesgo de tener un ataque al corazón. Este riesgo es mayor si toma AINE a dosis más altas o durante períodos prolongados. Las personas mayores de 65 años y las personas que tienen una enfermedad cardíaca, del estómago o del intestino son más propensas a tener problemas. Utilice los medicamentos de forma segura. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.

Se ha demostrado que la aspirina, a diferencia de otros AINE, reduce el riesgo de ataque cardíaco y ataque cerebral. Sin embargo, también conlleva el riesgo de sangrado estomacal e intestinal graves y de reacciones cutáneas. El uso regular de otros AINE, como el ibuprofeno, podría reducir la efectividad de la aspirina en la prevención del ataque al corazón y del ataque cerebral.

Para obtener información acerca de cómo prevenir un ataque al corazón, vea la sección Prevención de este tema.

Cuándo llamar a un médico

No espere si cree que está teniendo un ataque al corazón. Obtener ayuda rápido puede salvarle la vida. Incluso si no está seguro de si está teniendo un ataque al corazón, hágase revisar.

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato si tiene síntomas de un ataque al corazón. Estos pueden incluir:

  • Dolor, presión o una sensación extraña en el pecho.
  • Sudoración.
  • Falta de aire.
  • Náuseas o vómito.
  • Dolor, presión o una sensación extraña en la espalda, el cuello, la mandíbula, la parte superior del abdomen, o en uno o ambos hombros o brazos.
  • Aturdimiento o debilidad repentina.
  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares.

Cuando llame al 911, es posible que le digan que mastique 1 aspirina para adultos o 2 a 4 aspirinas de dosis baja. Espere a una ambulancia. No trate de conducir usted mismo.

Nitroglicerina. Si usa la nitroglicerina habitualmente para aliviar la angina y si una dosis de nitroglicerina no ha aliviado los síntomas en un lapso de 5 minutos, llame al 911. No postergue el llamar para pedir ayuda.

Síntomas en mujeres. Para los hombres y las mujeres, el síntoma más común es dolor o presión en el pecho. Pero las mujeres tienen una probabilidad algo mayor que los hombres de tener otros síntomas, como falta de aire, náuseas y dolor de espalda o de mandíbula.

¿Por qué esperar a una ambulancia?

Si llama al 911 y va al hospital en ambulancia, podría empezar a recibir tratamiento antes de llegar al hospital. Si surge alguna complicación en el camino, el personal de la ambulancia está capacitado para evaluar dicha complicación y tratarla.

Si no se dispone de una ambulancia en breve, pídale a alguien que le lleve a la sala de emergencias. No conduzca usted mismo hasta el hospital.

RCP

Si ve que una persona pierde el conocimiento, llame al 911 o a otros servicios de emergencia y comience a practicarle RCP (reanimación cardiopulmonar). El operador del servicio de emergencia puede enseñarle cómo realizar la RCP.

Para aprender más sobre la RCP, vea la sección Reanimación cardiopulmonar (RCP) del tema Cómo manejar emergencias.

A quién consultar

Será evaluado y tratado por un especialista en medicina de emergencia en la sala de emergencias. Para su atención permanente, es probable que consulte a un cardiólogo y a otros médicos y enfermeras que se especializan en enfermedad cardíaca. Si se requiere cirugía, será remitido a un cirujano cardiovascular.

Exámenes y pruebas

Pruebas de emergencia para un ataque al corazón

Después de llamar al 911 por un ataque al corazón, los paramédicos le evaluarán rápidamente la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el ritmo respiratorio. También le colocarán electrodos en el pecho para realizarle un electrocardiograma (ECG) para revisar la actividad eléctrica del corazón.

Cuando llegue al hospital, el médico de la sala de emergencias obtendrá su historial médico y le hará un examen físico; también se realizará un ECG más completo. Un técnico le extraerá sangre para analizar las enzimas cardíacas, que son eliminadas en el torrente sanguíneo cuando comienzan a morir las células del corazón.

Si sus pruebas indican que se encuentra en riesgo de tener un ataque al corazón o lo está teniendo, su médico probablemente recomendará que se someta a un cateterismo cardíaco. De este modo, el médico puede observar si las arterias coronarias se encuentran obstruidas y ver cómo está funcionando el corazón.

Si una arteria parece estar obstruida, es posible que durante el cateterismo se le realice una angioplastia, un procedimiento que abre las arterias obstruidas. O bien se le remitirá a un cirujano cardiovascular para una cirugía de injerto de derivación de las arterias coronarias.

Si sus pruebas no muestran con claridad la existencia de un ataque al corazón o de angina inestable y usted no presenta otros factores de riesgo (como un ataque al corazón previo), es probable que le hagan otras pruebas. Estas pueden incluir un estudio de perfusión cardíaca o una tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT, por sus siglas en inglés).

Si sus pruebas no muestran señales de un ataque al corazón, pero su médico cree que tiene angina inestable y podría estar en peligro de tener un ataque al corazón, será admitido en el hospital.

Pruebas después de un ataque al corazón

Entre 2 y 3 días después de un ataque al corazón o después de ser admitido en el hospital debido a angina inestable, es posible que se le hagan más pruebas. (A pesar de que pueden haberle hecho algunas de estas pruebas mientras estaba en la sala de emergencias, es posible que le hagan algunas nuevamente).

Los médicos usan estas pruebas para ver qué tan bien está funcionando el corazón y determinar si las zonas no dañadas del corazón están aún recibiendo un flujo de sangre suficiente.

Estas pruebas pueden incluir:

  • Ecocardiograma (eco). Se utiliza un ecocardiograma para determinar varias cosas sobre el corazón, incluyendo su tamaño, el grosor, el movimiento y el flujo de sangre.
  • Electrocardiograma de esfuerzo (como la prueba en caminador mecánico ["treadmill"]). Esta prueba compara el ECG cuando está en reposo con el ECG después de que el corazón es sometido a un esfuerzo, ya sea a través de ejercicio físico (caminador mecánico o bicicleta) o usando un medicamento.
  • Ecocardiograma de esfuerzo. Un ecocardiograma de esfuerzo puede indicar si tiene un menor flujo de sangre al corazón o no.
  • Estudio de perfusión cardíaca. Esta prueba se usa para estimar la cantidad de sangre que llega al músculo cardíaco durante el reposo y el ejercicio.
  • Cateterismo cardíaco. En esta prueba, se inyecta un material de contraste (tinte) en las arterias coronarias para evaluar el corazón y las arterias coronarias.
  • Estudio de la masa de sangre cardíaca. Esta prueba muestra cuán bien el corazón está bombeando la sangre al resto del cuerpo.
  • Prueba de colesterol. Esta prueba indica la cantidad de colesterol presente en la sangre.

Aspectos generales del tratamiento

No espere si cree que está teniendo un ataque al corazón. Obtener ayuda rápido puede salvarle la vida.

El tratamiento de emergencia restablece el flujo de sangre al corazón. Este tratamiento es similar para la angina inestable y para el ataque al corazón.

  • Para la angina inestable, el tratamiento evita un ataque al corazón.
  • Para un ataque al corazón, el tratamiento limita el daño al corazón.

Ambulancia y sala de emergencias

El tratamiento comienza en la ambulancia y en la sala de emergencias. El objetivo del equipo de atención médica será prevenir un daño permanente en el músculo cardíaco restableciendo lo más rápido posible el flujo de sangre al corazón. El tratamiento incluye:

  • Oxígeno y alivio del dolor. Por lo general, se administran la terapia de oxígeno y morfina.
  • Nitroglicerina. Esta abre las arterias del corazón para ayudar a que retorne el flujo de sangre al corazón.
  • Betabloqueantes. Estos fármacos reducen la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la carga de trabajo del corazón.

También le darán medicamentos para detener los coágulos de sangre. Estos medicamentos se administran para prevenir que los coágulos de sangre aumenten de tamaño y así pueda fluir la sangre hacia el corazón. Algunos medicamentos desintegrarán los coágulos de sangre para aumentar el flujo de sangre. Podrían darle:

Angioplastia o cirugía

Angioplastia. Los médicos tratan de hacer una angioplastia tan pronto como sea posible después de un ataque al corazón. La angioplastia se podría hacer para la angina inestable, especialmente si hay un alto riesgo de un ataque al corazón.

La angioplastia logra que la sangre fluya al corazón. Abre una arteria coronaria que se estrechó u obstruyó durante el ataque al corazón.

Pero la angioplastia no está disponible en todos los hospitales. Algunas veces, la ambulancia llevará a la persona a un hospital que ofrezca la angioplastia, incluso si está más lejos. Si una persona está en un hospital que no hace angioplastias, podría ser trasladada a otro hospital en donde se hagan.

Si está siendo tratado en un hospital que tiene el equipo y personal adecuados, es posible que lo lleven al laboratorio de cateterismo cardíaco. Le harán un cateterismo cardíaco, también llamado angiografía coronaria. Su médico revisará sus arterias coronarias para ver si la angioplastia es adecuada para usted.

Cirugía de derivación vascular. Si la angioplastia no es lo adecuado para usted, se le podría realizar una cirugía de derivación de las arterias coronarias de emergencia. Por ejemplo, la cirugía de derivación vascular podría ser una mejor opción, ya sea por la ubicación de la obstrucción o por la existencia de numerosas obstrucciones.

Otros tratamientos en el hospital

Después de un ataque al corazón, permanecerá en el hospital al menos unos cuantos días. Sus médicos y enfermeras lo observarán con especial atención. Ellos revisarán su frecuencia y ritmo cardíacos, su presión arterial y sus medicamentos para asegurarse de que no tenga complicaciones graves.

Sus médicos comenzarán a darle medicamentos que reduzcan el riesgo de sufrir otro ataque al corazón o de tener complicaciones y que le ayuden a vivir más tiempo después de su ataque al corazón. Es posible que ya haya tomado algunos de estos medicamentos. Estos incluyen:

Tomará estos medicamentos durante mucho tiempo, quizás por el resto de su vida.

Después de que abandone el hospital, tome todos sus medicamentos correctamente. No deje de tomar sus medicamentos a menos que su médico se lo indique. Si deja de tomarlos, podría aumentar su riesgo de tener otro ataque al corazón.

Rehabilitación cardíaca

La rehabilitación cardíaca podría ser iniciada en el hospital o poco después de regresar a su hogar. Es una parte importante de su recuperación después de un ataque al corazón. La rehabilitación cardíaca le enseña a hacer más actividad física y a realizar cambios en el estilo de vida que pueden tener como consecuencia un corazón más fuerte y una mejor salud. La rehabilitación cardíaca puede ayudarle a sentirse mejor y a reducir su riesgo de futuros problemas del corazón.

Si no hace un programa de rehabilitación cardíaca, aún tendrá que aprender acerca de los cambios de estilo de vida que pueden reducir su riesgo de otro ataque al corazón. Estos cambios incluyen dejar de fumar, consumir alimentos saludables para el corazón y mantenerse activo.

Dejar de fumar es parte de la rehabilitación cardíaca. Los medicamentos y la asesoría psicológica pueden ayudarle a dejar el hábito para siempre. Las personas que siguen fumando después de un ataque al corazón tienen probabilidades mucho más altas que las no fumadoras a tener otro ataque al corazón. Cuando una persona deja de fumar, el riesgo de otro ataque al corazón disminuye mucho en el primer año después de dejar de fumar.

Acuda a sus visitas médicas

Su médico querrá observar de cerca su estado de salud después de un ataque al corazón. Asegúrese de asistir a todas sus citas. Informe a su médico cualquier cambio en su estado, como cambios en el dolor de pecho, aumento o pérdida de peso, falta de aire con o sin ejercicio, y sentimientos de depresión.

Prevención

Usted puede ayudar a prevenir un ataque al corazón adoptando medidas para retardar o evitar la enfermedad de las arterias coronarias, el principal factor de riesgo para un ataque al corazón.

Haga cambios en el estilo de vida

Controle el colesterol y la presión arterial

Para reducir su riesgo de tener un ataque al corazón, deberá controlar el colesterol y manejar la presión arterial. Dejar de fumar, cambiar los hábitos de alimentación y hacer más ejercicio pueden ser medidas útiles. Pero si estas medidas no dan resultado, es posible que también deba tomar medicamentos.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Colesterol alto: ¿Debería tomar estatinas?
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Presión arterial alta: ¿Debo tomar medicamentos?

Tome aspirina para prevenir un ataque al corazón

Tomar una aspirina diaria podría reducir las probabilidades de tener un ataque al corazón. Hable con su médico antes de tomar aspirina todos los días. Usted y su médico evaluarán los beneficios y los riesgos de tomar aspirina diariamente para ver si la aspirina es apropiada para usted.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Aspirina: ¿Debería tomar aspirina todos los días para prevenir un ataque al corazón o un ataque cerebral?

Para obtener más información, vea el tema Terapia con aspirina de dosis baja.

Maneje el estrés y consiga ayuda para la depresión

  • Maneje el estrés. El estrés puede lastimar su corazón. Mantenga bajo el estrés hablando de sus problemas y sentimientos, en lugar de mantener sus sentimientos ocultos. Pruebe diferentes maneras de reducir el estrés, como ejercicio, respiración profunda, meditación o yoga.
  • Consiga ayuda para la depresión. Recibir tratamiento para la depresión puede ayudarle a mantenerse saludable.

Aprenda acerca de los problemas de las mujeres

Las mujeres tienen factores de riesgo únicos de enfermedad cardíaca, que incluyen la terapia hormonal y los problemas relacionados con el embarazo. Estas cosas pueden aumentar el riesgo en una mujer de tener un ataque al corazón o un ataque cerebral.

Vea el tema Las mujeres y la enfermedad de las arterias coronarias para obtener más información sobre riesgos, síntomas y prevención de enfermedad cardíaca.

Cómo prevenir otro ataque al corazón

Después de haber tenido un ataque al corazón, es probable que su inquietud más grande sea que tenga otro. Usted puede ayudar a reducir el riesgo de otro ataque al corazón participando en un programa de rehabilitación cardíaca y tomando sus medicamentos.

Haga rehabilitación cardíaca

Es posible que haya comenzado la rehabilitación cardíaca en el hospital o poco después de regresar a su hogar. Es una parte importante de su recuperación después de un ataque al corazón.

En la rehabilitación cardíaca, recibirá educación y apoyo que le ayudan a formar hábitos nuevos y saludables, como alimentarse bien y hacer más ejercicio.

Forme hábitos saludables para el corazón

Si no hace un programa de rehabilitación cardíaca, aún tendrá que aprender acerca de los cambios de estilo de vida que pueden reducir su riesgo de otro ataque al corazón. Estos cambios incluyen dejar de fumar, consumir alimentos saludables para el corazón y mantenerse activo.

Para más información sobre cambios de estilo de vida, vea La vida después de un ataque al corazón.

Tome sus medicamentos

Después de que haya tenido un ataque al corazón, tome todos sus medicamentos correctamente. No deje de tomar sus medicamentos a menos que su médico se lo indique. Si deja de tomarlos, podría aumentar su riesgo de tener otro ataque al corazón.

Podría tomar medicamentos para:

  • Prevenir los coágulos de sangre. Estos medicamentos incluyen la aspirina y otros como el clopidogrel (Plavix).
  • Disminuir la carga de trabajo del corazón (betabloqueante).
  • Reducir el colesterol.
  • Tratar los latidos cardíacos irregulares.
  • Reducir la presión arterial.

Para obtener más información, vea Medicamentos.

La historia de un hombre:

Un hombre mayor

Alan, 73

"En algún momento de mi vida, iba a tener un ataque al corazón. El hábito de fumar simplemente lo adelantó. Sucedió cuando estaba jugando basquetbol con algunos compañeros de trabajo. Empecé a tener dolores en el pecho. Cuando me di cuenta, estaba en el piso". —Alan

Lea más sobre Alan y cómo aprendió a sobrellevar los cambios después de un ataque al corazón.

La vida después de un ataque al corazón

Volver a su hogar después de un ataque al corazón puede resultar perturbador. Es posible que le parezca que su estadía en el hospital ha sido demasiado breve. Quizá le ponga nervioso estar en su hogar sin supervisión de médicos y enfermeras después de haber sido vigilado tan atentamente en el hospital.

Pero se le han hecho pruebas que indican a su médico que es seguro que usted regrese a su hogar. Ahora que está en su hogar, usted puede tomar medidas para llevar un estilo de vida saludable para reducir el riesgo de sufrir otro ataque al corazón.

Haga rehabilitación cardíaca

La rehabilitación cardíaca le enseña a hacer más actividad física y a realizar cambios en el estilo de vida que pueden tener como consecuencia un corazón más fuerte y una mejor salud.

Si no hace un programa de rehabilitación cardíaca, aún tendrá que aprender acerca de los cambios de estilo de vida que pueden reducir su riesgo de otro ataque al corazón. Estos cambios incluyen dejar de fumar, consumir alimentos saludables para el corazón y mantenerse activo. Para obtener más información sobre cambios de estilo de vida, vea Prevención.

Adquiera hábitos saludables

Realizar cambios saludables en su estilo de vida puede reducir sus probabilidades de tener otro ataque al corazón. Dejar de fumar, comer alimentos saludables para el corazón, hacer ejercicio en forma regular y mantenerse en un peso saludable son medidas importantes que puede tomar.

Herramienta interactiva: ¿Está listo para dejar de fumar?
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Enfermedades cardíacas: Cómo consumir alimentos saludables para el corazón
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Enfermedades cardíacas: Hacer ejercicio para tener un corazón saludable
Manejo del peso

Para obtener más información sobre cómo realizar cambios saludables en su estilo de vida, vea Prevención.

Maneje su angina

Informe a su médico acerca de cualquier síntoma de angina que tenga después de un ataque al corazón. Muchas personas tienen angina estable que puede aliviarse con reposo o nitroglicerina.

Maneje el estrés y consiga ayuda para la depresión

La depresión y la enfermedad cardíaca están vinculadas. Las personas que tienen enfermedad cardíaca son más propensas a deprimirse. Y si tiene depresión y enfermedad cardíaca, es posible que no se mantenga tan saludable como sea posible. Esto puede empeorar la depresión y la enfermedad cardíaca.

Si piensa que puede tener depresión, hable con su médico.

El estrés y el enojo también pueden hacer daño al corazón. Podrían empeorar los síntomas. Pruebe diferentes maneras de reducir el estrés, como ejercicio, respiración profunda, meditación o yoga.

Tenga relaciones sexuales cuando esté listo

Puede reanudar la actividad sexual después de un ataque al corazón cuando esté sano y se sienta listo para esto. Podría estar listo si puede hacer actividad leve a moderada, como caminar rápidamente, sin tener síntomas de angina. Hable con su médico si tiene inquietudes. Su médico puede ayudarle a saber si su corazón está lo suficientemente sano para tener relaciones sexuales.

Si toma un nitrato, como la nitroglicerina, no tome medicamentos para mejorar la erección. Combinar un nitrato con uno de estos medicamentos puede provocar una disminución en la presión arterial que podría poner su vida en peligro.

Consiga apoyo

Independientemente de si se está recuperando de un ataque al corazón o de si está cambiando su estilo de vida para evitar tener otro ataque, el apoyo emocional de sus familiares y amigos es importante. Considere la posibilidad de unirse a un grupo de apoyo para enfermedades cardíacas. Pregúntele a su médico cuáles son los tipos de apoyo que tiene a su disposición en el lugar donde vive. Los programas de rehabilitación cardíaca les ofrecen apoyo a usted y a su familia. Conocer otras personas con los mismos problemas puede ayudarle a saber que no está solo.

Tome otras medidas para vivir en forma más saludable

Después de un ataque al corazón, es importante también que:

  • Tome los medicamentos exactamente según las indicaciones. No deje de tomar sus medicamentos a menos que su médico se lo indique.
  • Mantenga el nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites ideales si tiene diabetes.
  • Se vacune contra la gripe todos los años. Esto puede ayudarle a mantenerse saludable y a prevenir otro ataque al corazón.
  • Beba alcohol en forma moderada, si bebe. Esto significa tomar 1 bebida alcohólica al día para las mujeres o 2 bebidas al día para los hombres.
  • Busque ayuda para los problemas del sueño. Es posible que su médico desee determinar si tiene apnea del sueño, un problema del sueño que es común en personas que tienen enfermedad cardíaca. Para obtener más información, vea el tema Apnea del sueño.

Medicamentos

Tome todos sus medicamentos correctamente. No deje de tomar sus medicamentos a menos que su médico se lo indique. Tomar los medicamentos puede reducir el riesgo de tener otro ataque al corazón o de morir por enfermedad de las arterias coronarias.

En la ambulancia y en la sala de emergencias

El tratamiento para un ataque al corazón o para una angina inestable comienza con medicamentos en la ambulancia y en la sala de urgencias. Este tratamiento es similar para ambos. El objetivo es prevenir un daño permanente en el músculo cardíaco o prevenir un ataque al corazón restableciendo lo más rápido posible el flujo de sangre al corazón.

Le administrarán:

  • Morfina para aliviar el dolor.
  • Terapia de oxígeno para aumentar el oxígeno en la sangre.
  • Nitroglicerina para abrir las arterias y ayudar a que retorne el flujo de sangre al corazón.
  • Betabloqueantes para reducir la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la carga de trabajo del corazón.

También le darán medicamentos para detener los coágulos de sangre para que la sangre pueda fluir al corazón. Algunos medicamentos desintegrarán los coágulos de sangre para aumentar el flujo de sangre. Podrían darle:

En el hospital y en el hogar

En el hospital sus médicos comenzarán a darle medicamentos que reduzcan el riesgo de tener complicaciones o de sufrir otro ataque al corazón. Es posible que ya haya tomado algunos de estos medicamentos. Pueden ayudarle a vivir más tiempo después de un ataque al corazón. Tomará estos medicamentos durante mucho tiempo, quizás por el resto de su vida.

Medicamentos para reducir la presión arterial y la carga de trabajo del corazón
Medicamentos para prevenir la formación de coágulos de sangre que puedan causar otro ataque al corazón
Medicamentos para bajar el colesterol
Medicamentos para manejar los síntomas de la angina

Consideraciones

Es posible que tenga análisis de sangre periódicos para supervisar cómo está funcionando el medicamento en su cuerpo. Su médico probablemente le dirá cuándo debe hacerse estos análisis.

Si su médico le recomienda el uso diario de aspirina, no use medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno (Advil, por ejemplo) o el naproxeno (como Aleve), como sustitutos de la aspirina. Los AINE alivian el dolor y la inflamación al igual que la aspirina, pero no tienen el mismo efecto en la coagulación de la sangre que tiene la aspirina. Los AINE no reducen su riesgo de tener otro ataque al corazón. De hecho, los AINE pueden elevar su riesgo de un ataque al corazón o de un ataque cerebral. Utilice los medicamentos de forma segura. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.

Si necesita tomar un AINE durante un largo tiempo, por ejemplo, para el dolor, hable con su médico para ver si es seguro para usted. Para obtener más información sobre el uso diario de aspirinas y los AINE, vea Terapia con aspirina de dosis baja.

Cirugía

Es posible que se haga un procedimiento de angioplastia o una cirugía de derivación para abrir las arterias obstruidas y mejorar el flujo de sangre al corazón.

Angioplastia

Angioplastia. Este procedimiento restablece el flujo de sangre al corazón. Abre una arteria coronaria que se estrechó u obstruyó durante un ataque al corazón. Los médicos tratan de hacer una angioplastia tan pronto como sea posible después de un ataque al corazón. La angioplastia se podría hacer para la angina inestable, especialmente si hay un alto riesgo de un ataque al corazón.

La angioplastia no es una cirugía. Se realiza usando un tubo blando y delgado, llamado catéter, que se introduce en la arteria. No se realizan grandes cortes (incisiones) ni se requiere anestesia para hacerlo dormir.

La mayoría de las veces, se colocan "stents" durante una angioplastia. Estos ayudan a mantener abierta la arteria.

Pero la angioplastia no se realiza en todos los hospitales. Algunas veces, la ambulancia llevará a la persona a un hospital que ofrezca la angioplastia, incluso si está más lejos. Si una persona está en un hospital que no hace angioplastias, podría ser trasladada a otro hospital en donde se hagan.

Si está usted en un hospital que cuenta con equipo y personal adecuados para realizar este procedimiento, es posible que le hagan un cateterismo cardíaco, también llamado angiografía coronaria. Su médico revisará sus arterias coronarias para ver si la angioplastia es adecuada para usted.

Cirugía de derivación vascular

Cirugía de derivación vascular. Si la angioplastia no es lo adecuado para usted, se le podría realizar una cirugía de derivación de las arterias coronarias de emergencia. Por ejemplo, la cirugía de derivación vascular podría ser una mejor elección, ya sea por la ubicación de la obstrucción o porque tiene numerosas obstrucciones.

Rehabilitación cardíaca

Después de una angioplastia o de una cirugía de derivación vascular, es posible que le recomienden participar en un programa de rehabilitación cardíaca para ayudar a reducir el riesgo de muerte relacionado con las enfermedades cardíacas. Para obtener más información, vea el tema Rehabilitación cardíaca.

Tratamiento para las complicaciones

Los ataques al corazón que dañan zonas críticas o grandes del corazón tienden a causar más problemas (complicaciones) en el futuro. Si solo muere una pequeña parte del músculo cardíaco, es posible que el corazón siga funcionando con normalidad después de un ataque al corazón.

La probabilidad de que ocurran estas complicaciones depende de la cantidad de tejido cardíaco afectado por un ataque al corazón y de si se administran medicamentos durante un ataque al corazón y después de este para ayudar a prevenir estas complicaciones. Su edad, estado de salud general y otras cosas también afectan el riesgo de tener complicaciones y de morir.

Alrededor de la mitad de las personas que tienen un ataque al corazón tendrán una complicación grave. Los tipos de complicaciones que podría tener dependen de la ubicación y de la extensión del daño en el músculo cardíaco. Las complicaciones más comunes son las siguientes:

Tratamiento para problemas del ritmo cardíaco

Si el ataque al corazón causó una arritmia, puede tomar medicamentos o tal vez necesite un dispositivo cardíaco como un marcapasos.

Si tiene la frecuencia cardíaca demasiado baja (bradicardia), es posible que su médico recomiende un marcapasos.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Problemas de frecuencia cardíaca: ¿Debería colocarme un marcapasos?

Si tiene ritmos cardíacos anormales o si se encuentra en riesgo de tener ritmos cardíacos anormales que puedan ser mortales, quizá su médico recomiende un desfibrilador cardioversor implantable (ICD, por sus siglas en inglés).

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Problemas del ritmo cardíaco: ¿Debería colocarme un ICD?

Para obtener información sobre diferentes tipos de arritmias, vea:

Decisiones acerca del final de la vida

Cuidados paliativos

Si su afección empeora, es recomendable que tenga en cuenta los cuidados paliativos. Estos son un tipo de atención para las personas que tienen enfermedades que no desaparecen y que, a menudo, empeoran con el tiempo. Son distintos de la atención que recibe para curar su enfermedad. Los cuidados paliativos se centran en mejorar la calidad de vida, no solo en el cuerpo, sino también en la mente y el alma. Algunas personas combinan los cuidados paliativos con los cuidados curativos.

Para obtener más información, vea el tema Cuidados paliativos.

Decisiones acerca del final de la vida

El tratamiento en caso de ataque al corazón es cada vez más exitoso en lo que respecta a la prolongación de la vida y a la disminución de las complicaciones y de la hospitalización. Pero un ataque al corazón puede provocar problemas que empeoren con el tiempo, como insuficiencia cardíaca y ritmos cardíacos anormales (arritmias).

Puede ser difícil hablar con su médico y su familia acerca del final de su vida. Sin embargo, tomar estas decisiones ahora podría brindarles tranquilidad a usted y a su familia. Su familia no tendrá que preguntarse qué es lo que usted quiere. Y podrá usar su tiempo para concentrarse en sus relaciones.

Deberá decidir si desea que se tomen medidas de prolongación de la vida si su salud empeora mucho. Las instrucciones médicas por anticipado son un documento legal que indica a los médicos cómo cuidar de usted al final de su vida. También puede indicar dónde quiere recibir estos cuidados. Y puede designar a alguien que pueda asegurarse de que se cumplan sus deseos.

Para obtener más información, vea:

Es posible que su médico le hable acerca de su deseo de que le revivan (reanimen) si el corazón deja de bombear y usted no puede respirar por sí mismo.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Planificación previa del cuidado: ¿Debería recibir RCP y apoyo vital?

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Heart Association (AHA)
Dirección del sitio web: www.heart.org

CardioSmart
Dirección del sitio web: www.cardiosmart.org

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)
Dirección del sitio web: www.nhlbi.nih.gov

Referencias

Otras obras consultadas

  • Abraham NS, et al. (2010). ACCF/ACG/AHA 2010 Expert consensus statement on the concomitant use of proton pump inhibitors and thienopyridines: A focused update of the ACCF/ACG/AHA 2008 Expert consensus document on reducing the gastrointestinal risks of antiplatelet therapy and NSAID use. Journal of the American College of Cardiology. Published online November 8, 2010 (doi:10.1016/j.jacc.2010.09.010).
  • Bhatt DL, et al. (2008). ACCF/ACG/AHA 2008 Expert consensus document on reducing the gastrointestinal risks of antiplatelet therapy and NSAID use. A report of the American College of Cardiology Foundation Task Force on Clinical Expert Consensus Documents. Circulation, 118(18): 1894–1909.
  • Buckley DI, et al. (2009). C-reactive protein as a risk factor for coronary heart disease: A systematic review and meta-analysis for the U.S. Preventive Services Task Force. Annals of Internal Medicine, 151(7): 483–495.
  • De Lemos JA, et al. (2011). Unstable angina and non-ST-segment elevation myocardial infarction. In V Fuster et al., eds., Hurst's the Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 1328–1353. New York: McGraw-Hill.
  • Guyatt GH, et al. (2012). Executive summary: Antithrombotic therapy and prevention of thrombosis, 9th ed.—American College of Chest Physicians evidence-based clinical practice guidelines. Chest, 141(2, Suppl): 7S–47S.
  • Hass EE, et al. (2011). ST-segmented elevation myocardial infarction. In V Fuster et al., eds., Hurst's the Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 1354–1385. New York: McGraw-Hill.
  • Hendel RC, et al. (2009). ACCF/ASNC/ACR/AHA/ASE/SCCT/SCMR/SNM 2009 appropriate use criteria for cardiac radionuclide imaging. Circulation, 119(22): e561–e587.
  • Holmes DR, et al. (2010). ACCF/AHA Clopidogrel clinical alert: Approaches to the FDA "Boxed Warning": A report of the American College of Cardiology Foundation Task Force on Clinical Expert Consensus Documents and the American Heart Association. Circulation, 122(5): 537–557.
  • Jneid H, et al. (2012). 2012 ACCF/AHA Focused update of the guideline for the management of patients with unstable angina/non-ST-elevation myocardial infarction (updating the 2007 guideline and replacing the 2011 focused update): A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation, 126(7): 875–910.
  • Krumholz HM, et al. (2008). ACC/AHA 2008 Performance measures for adults with ST-elevation and Non ST-elevation myocardial infarction. A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Performance Measures (Writing Committee to Develop Performance Measures for ST-Elevation and Non ST-Elevation Myocardial Infarction). Circulation, 118(24): 2596–2648.
  • Levine GN, et al. (2011). 2011 ACC/AHA/SCAI Guideline for percutaneous coronary intervention: A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines and the Society for Cardiovascular Angiography and Interventions. Circulation, 124(23): e574–e651.
  • Levine GN, et al. (2012). Sexual activity and cardiovascular disease: A scientific statement from the American Heart Association. Circulation, 125(8): 1058–1072.
  • Lichtman JH, et al. (2008). Depression and coronary heart disease: Recommendations for screening, referral, and treatment: A science advisory from the American Heart Association Prevention Committee of the Council on Cardiovascular Nursing, Council on Clinical Cardiology, Council on Epidemiology and Prevention, and Interdisciplinary Council on Quality of Care and Outcomes Research: Endorsed by the American Psychiatric Association. Circulation, 118(17): 1768–1775.
  • Malenka DJ, et al. (2008). Outcomes following coronary stenting in the era of bare-metal vs the era of drug-eluting stents. JAMA, 299(24): 2868–2876.
  • O'Connor RE, et al. (2010). Acute coronary syndromes: 2010 American Heart Association guidelines for cardiopulmonary resuscitation and emergency cardiovascular care. Circulation, 122(18): S787–S817.
  • O'Gara PT, et al. (2013). 2013 ACCF/AHA guideline for the management of ST-elevation myocardial infarction: Executive summary. A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation, 127(4): e362–e425.
  • Sarkees ML, Bavry AA (2010). Non ST-elevation acute coronary syndrome, search date December 2009. BMJ Clinical Evidence. Available online: http://www.clinicalevidence.com.
  • Skinner JS, Cooper A (2011). Secondary prevention of ischaemic cardiac events, search date May 2010. BMJ Clinical Evidence. Available online: http://www.clinicalevidence.com.
  • Smith SC, et al. (2011). AHA/ACCF secondary prevention and risk reduction therapy for patients with coronary and other atherosclerotic vascular disease: 2011 update: A guideline from the American Heart Association and American College of Cardiology Foundation. Circulation, 124(22): 2458–2473. Also available online: http://circ.ahajournals.org/content/124/22/2458.full.
  • Somers VK, et al. (2008). Sleep apnea and cardiovascular disease: An American Heart Association/American College of Cardiology Foundation Scientific Statement from the American Heart Association Council for High Blood Pressure Research Professional Education Committee, Council on Clinical Cardiology, Stroke Council, and Council on Cardiovascular Nursing in collaboration with the National Heart, Lung, and Blood Institute National Center on Sleep Disorders Research (National Institutes of Health). Circulation, 118(10): 1080–1111.
  • Thygesen K, et al. (2012). Third universal definition of myocardial infarction. Circulation, 126(16): 2020–2035. Also available online: http://circ.ahajournals.org/content/126/16/2020.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2009). Aspirin for the prevention of cardiovascular disease. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspsasmi.htm.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2009). Using nontraditional risk factors in coronary heart disease risk assessment. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspscoronaryhd.htm.
  • Wakai A (2011). Myocardial infarction (ST-elevation), search date October 2009. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia
Stephen Fort, MD, MRCP, FRCPC - Intervencionista cardíaco
Última revisión 8 mayo, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.