Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Asma en adolescentes y adultos

Generalidades del tema

Los pulmones

¿Es para usted este tema?

Este tema proporciona información sobre el asma en los adolescentes y en los adultos. Si está buscando información sobre el asma en los niños de 12 años o menos, vea el tema Asma en niños.

¿Qué es el asma?

El asma causa hinchazón e inflamación de las vías respiratorias que conducen a los pulmones. Cuando ocurre una crisis de asma, las vías respiratorias se tensan y se vuelven más estrechas. Esto impide que el aire pase a través de ellas con facilidad y dificulta la respiración. Estas crisis también se llaman ataques o exacerbaciones de asma.

El asma afecta a las personas en diferentes formas. Algunas personas tienen ataques de asma solamente durante la temporada de alergias, cuando respiran aire frío o cuando hacen ejercicio. Otras tienen muchos ataques graves, que los hacen ir al médico con frecuencia.

Incluso si usted tiene pocos ataques de asma, todavía tiene que tratarse el asma. La hinchazón y la inflamación de las vías respiratorias puede provocar cambios permanentes en las vías respiratorias y hacer daño a los pulmones.

Muchas personas con asma llevan vidas activas y plenas. Si bien el asma es una enfermedad de por vida, el tratamiento puede controlarla y mantenerlo saludable.

¿Cuál es la causa del asma?

Los expertos no saben exactamente cuál es la causa del asma. Sin embargo, se conocen algunos datos al respecto:

  • El asma es hereditaria.
  • El asma es mucho más común en personas que tienen alergias, aunque no todas las personas que tienen alergias padecen de asma. Y no todas las personas con asma tienen alergias.
  • La contaminación puede causar asma o empeorarla.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de asma pueden ser leves o graves. Usted puede tener ataques leves de vez en cuando o puede tener síntomas graves todos los días. O puede tener algo intermedio. La frecuencia con que tiene síntomas también puede cambiar. Cuando usted tiene asma, es posible que:

  • Tenga respiración sibilante, es decir, que realice un sonido similar al de un silbido, fuerte o suave cuando inhala y exhala.
  • Tosa mucho.
  • Sienta opresión en el pecho.
  • Sienta falta de aire.
  • Tenga problemas para dormir debido a la tos o a la dificultad para respirar.
  • Se canse con rapidez al hacer ejercicio.

Sus síntomas podrían ser peores por la noche.

Los ataques de asma graves pueden poner la vida en peligro y requieren tratamiento de emergencia.

¿Cómo se diagnostica el asma?

Junto con la realización de un examen físico y las preguntas acerca de su salud, su médico podría solicitarle pruebas de la capacidad pulmonar. Estas pruebas incluyen:

  • Espirometría. Los médicos utilizan esta prueba para diagnosticar el asma y llevar un registro de esta. Mide la velocidad con que usted puede mover el aire hacia adentro y hacia afuera de los pulmones y la cantidad de aire que puede mover.
  • Flujo espiratorio máximo (PEF, por sus siglas en inglés). Muestra la cantidad de aire que puede exhalar usted cuando se esfuerza al máximo.
  • Una prueba de provocación con ejercicio o con inhalación. Esta prueba mide cómo se ve afectada su respiración por el ejercicio o después de tomar un medicamento.
  • Una radiografía de pecho (tórax) para ver si otra enfermedad está provocando sus síntomas.
  • Pruebas de alergia, si el médico considera que sus síntomas pudieran estar causados por alergias.

Usted deberá hacerse chequeos regulares con su médico para llevar un registro del asma y tomar decisiones con respecto al tratamiento.

¿Cómo se trata?

El tratamiento del asma se divide en dos partes, que se describen en su plan de acción para el asma. Las metas son:

  • Controlar el asma a largo plazo. El plan de acción para el asma le indica qué medicamento tiene que tomar. También le ayuda a llevar un registro de sus síntomas y a saber lo bien que está funcionando el tratamiento. Muchas personas toman medicamentos de control —por lo general, un corticosteroide inhalado— todos los días. Tomarlo todos los días ayuda a reducir la hinchazón de las vías respiratorias y a prevenir los ataques. Su médico le mostrará cómo usar su inhalador en forma correcta. Esto es muy importante para que usted reciba la cantidad correcta del medicamento que le ayude a respirar mejor.
  • Tratar los ataques de asma cuando ocurren. Su plan de acción para el asma le indica qué hacer cuando tiene un ataque de asma. Le ayuda a identificar los factores desencadenantes que pueden causar sus ataques. Durante un ataque, usted usa un medicamento de alivio rápido, como albuterol.

Si necesita usar un inhalador de alivio rápido con más frecuencia de la habitual, hable con su médico. Esto puede ser una señal de que su asma no está controlada y puede causar problemas.

Los ataques de asma pueden poner la vida en peligro, pero es posible que pueda prevenirlos si sigue un plan. Su médico puede enseñarle las técnicas que necesita para usar su plan de acción para el asma.

¿Cómo se pueden prevenir los ataques de asma?

Usted puede prevenir algunos ataques de asma evitando los factores que los causan, que se llaman factores desencadenantes. Un factor desencadenante puede ser:

  • Irritantes que se encuentran en el aire, como el humo de cigarrillo u otro tipo de contaminación del aire. No fume y procure evitar estar rodeado de personas mientras fuman.
  • Cosas a las que usted es alérgico, como la caspa de los animales, los ácaros del polvo, las cucarachas o el polen. Cuando pueda, evite esas cosas a las que es alérgico. También podría ayudarle tomar determinados tipos de medicamentos para la alergia.
  • El ejercicio. Pregúntele a su médico acerca del uso de un inhalador de alivio rápido antes de hacer ejercicio si esto es un desencadenante para usted.
  • Otras cosas, como el aire seco y frío, una infección, o algunos medicamentos, como aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Procure no hacer ejercicio al aire libre cuando el clima sea frío y seco. Hable con su médico acerca de vacunas para prevenir algunas infecciones. Y pregúntele qué medicamentos debería evitar.

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Alergias: ¿Debería aplicarme inyecciones antialérgicas?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Asma: Cómo controlar el asma
  Asma: Cómo identificar sus factores desencadenantes
  Asma: Cómo medir el flujo máximo
  Asma: Cómo usar un plan de acción para el asma
  Problemas respiratorios: Cómo usar un inhalador de polvo seco
  Problemas respiratorios: Uso de un inhalador de dosis medida

Causa

No se sabe cuál es la causa del asma. Los expertos en salud consideran que una combinación de factores hereditarios, ambientales y del sistema inmunitario causa la inflamación de las vías respiratorias. Esto puede provocar asma y ataques de asma.

Antecedentes familiares

Es posible que el asma se transmita en una familia (se herede). Si ese es el caso de su familia, usted puede tener más probabilidades que otras personas de tener inflamación a largo plazo (crónica) de las vías respiratorias.

Sistema inmunitario

En algunas personas, una reacción alérgica causa síntomas de asma. Un alérgeno hace que las células del sistema inmunitario liberen sustancias químicas que causan inflamación.

Diversos estudios demuestran que la exposición a alérgenos, como los ácaros del polvo, las cucarachas y la caspa de los animales puede influir en el desarrollo del asma. El asma es mucho más común en personas que tienen alergias. Pero no todas las personas que tienen alergias padecen de asma. Y no todos aquellos que tienen asma tienen alergias.

Factores ambientales

Algunos factores ambientales y el actual estilo de vida con conciencia de la existencia de microbios pueden cumplir una función en el desarrollo del asma. Algunos entendidos consideran que hay más casos de asma debido a la contaminación y a que hay menos exposición a determinados tipos de bacterias o infecciones.1 En consecuencia, el sistema inmunitario de los niños puede desarrollarse de forma tal que existan más probabilidades de que también lleguen a tener alergias y asma.

El asma en los adultos también puede estar relacionada con la exposición a sustancias en el trabajo. Esto se llama asma ocupacional.

Síntomas

Los síntomas del asma pueden ser leves o graves. Es posible que no tenga síntomas, que tenga síntomas graves todos los días o algo intermedio. La frecuencia con que tiene síntomas también puede cambiar. Los síntomas de asma pueden incluir:

  • Respiración sibilante, un sonido similar al de un silbido, a volumen variable, que ocurre cuando se estrechan las vías respiratorias de los pulmones.
  • Tos. Este es el único síntoma en algunas personas.
  • Opresión en el pecho.
  • Falta de aire, que implica una respiración rápida y superficial o una dificultad para respirar.
  • Problemas para dormir debido a la tos o a la dificultad para respirar.
  • Cansarse con rapidez al hacer ejercicio.

Un ataque de asma ocurre cuando sus síntomas aumentan repentinamente. Los factores que pueden provocar un ataque de asma o empeorarlo incluyen:

  • Tener un resfriado u otro tipo de enfermedad respiratoria, especialmente una causada por un virus, como la gripe.
  • Hacer ejercicio (asma inducida por el ejercicio), especialmente si el aire es frío y seco.
  • La exposición a factores desencadenantes, como el humo de cigarrillo, la contaminación del aire, los ácaros del polvo o la caspa de los animales.
  • Estar rodeado de sustancias químicas u otras sustancias en el trabajo (asma ocupacional).
  • Los cambios hormonales, como los que suceden cuando comienza el flujo de sangre menstrual en una mujer o durante el embarazo.
  • Tomar medicamentos, como aspirina (asma inducida por la aspirina) o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Asma nocturna

Muchas personas tienen síntomas que empeoran por la noche (asma nocturna), como tos y falta de aire.

En general, despertarse por la noche por falta de aire o tos es una señal de un asma no bien controlada.

De qué se trata

El asma a menudo comienza durante la lactancia o la infancia, pero puede comenzar a cualquier edad. Puede durar toda la vida.

En ocasiones, la inflamación por asma causa un estrechamiento de las vías respiratorias y producción de mucosidad. Esto provoca síntomas de asma, como falta de aire.

Ataques de asma y las cosas que los empeoran

Las vías respiratorias se estrechan cuando reaccionan en exceso a sustancias determinadas. Estas se conocen como factores desencadenantes del asma. Lo que desencadena síntomas del asma varía de persona a persona.

Cuando los síntomas del asma se producen de repente, se llama ataque de asma (también se llama crisis o exacerbación). Los ataques de asma pueden suceder raramente o con frecuencia. Pueden ser de leves a graves.

A pesar de que algunos ataques de asma suceden de manera muy repentina, muchos ataques empeoran gradualmente en un período de varios días. En general, usted puede atender los síntomas en el hogar siguiendo su plan de acción del asma. Un ataque grave puede requerir tratamiento de urgencia y en casos poco frecuentes puede ser mortal.

El asma se clasifica como intermitente, persistente leve, persistente moderada y persistente grave.

Efectos sobre su salud a largo plazo

El asma puede aumentar su riesgo de complicaciones por infecciones pulmonares, como la bronquitis aguda y la neumonía.

Incluso el asma leve puede causar cambios en el aparato respiratorio. Puede acelerar y empeorar la disminución natural de la capacidad pulmonar que se produce con el envejecimiento.

Algunos entendidos creen que el asma puede elevar su riesgo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).2

Asma durante el embarazo

El asma puede aparecer por primera vez durante el embarazo o puede cambiar durante el embarazo.

Cuando el asma se controla en forma adecuada, una mujer puede tener un embarazo normal, con pocos riesgos adicionales o sin un aumento en los riesgos para ella o el bebé. Sin embargo, si el asma no está bien controlada, existen riesgos para la mujer embarazada y el bebé.

Qué aumenta su riesgo

Muchas cosas pueden aumentar su riesgo de tener asma. Algunas de estas están fuera de su control. Hay otras que puede controlar.

Las principales cosas que lo ponen en riesgo de tener asma en la adultez son la respiración sibilante continua (crónica) durante la infancia y el hábito de fumar cigarrillos.3, 4

Antecedentes personales y familiares

  • Sexo y edad. Las mujeres y los hombres parecen tener el mismo riesgo de tener asma hasta que llegan a los 40 años. Después de los 40, las mujeres tienen un riesgo más alto de tener asma.
  • Antecedentes familiares de alergias y asma. Las personas que tienen una alergia y asma suelen tener antecedentes familiares de alergias o asma.
  • Vías respiratorias que reaccionan en exceso. Las personas que heredan una tendencia de que las vías respiratorias reaccionen en exceso suelen tener asma.
  • Antecedentes de alergias. Si tiene una alergia, usted tiene más probabilidades que otros de tener asma. La mayoría de los niños y muchos adultos con asma tienen dermatitis atópica, alergias o ambas.

Otras cosas que aumentan su riesgo

  • Fumar cigarrillos. Las personas que fuman tienen más probabilidades de tener asma que aquellas que no fuman. Si ya tiene asma y fuma, esto puede empeorar sus síntomas.
  • Fumar cigarrillos durante el embarazo. Esto eleva el riesgo de respiración sibilante en bebés. Los bebés cuyas madres fumaron durante el embarazo también tienen peor capacidad pulmonar que los bebés cuyas madres no fumaron.
  • Exposición a irritantes o alérgenos en el lugar de trabajo. Esto causa asma ocupacional. Los irritantes o alérgenos también pueden empeorar los síntomas en las personas que ya tienen asma.
  • Las cucarachas. Se ha vinculado el excremento de cucarachas en la vivienda de un niño con un riesgo más alto de asma.5
  • Obesidad. Ser obeso eleva su riesgo de asma.6 El aumento de peso podría empeorar el asma.

Factores de riesgo que pueden empeorar el asma (desencadenantes)

Los desencadenantes que pueden empeorar el asma y que pueden provocar ataques de asma incluyen:

Posibles factores de riesgo que deben investigarse más

Los entendidos todavía no están seguros:

  • De si la lactancia aumenta el riesgo de asma de un niño o si protege a un niño del asma. Un estudio extenso que siguió a niños hasta los 14 años de edad encontró que la lactancia no estaba vinculada con el asma.8 Se alienta a que las madres amamanten a sus hijos por todos los demás beneficios para la salud comprobados que conlleva la lactancia.
  • Del efecto que tienen las mascotas domésticas en tener asma. Una consideración de varios estudios concluyó que tener un gato como mascota aparentemente protege contra el asma, mientras que los perros como mascotas parecen aumentar ligeramente el riesgo de asma. El efecto de otras mascotas con pelo en el riesgo de tener asma no fue claro.9 Si su hijo ya tiene asma y alergias a las mascotas, tener una mascota en la casa puede empeorar su asma.

Cuándo llamar a un médico

Llame al 911 o a otros servicios de urgencia de inmediato si:

Llame a su médico ahora mismo o busque atención médica de inmediato si:

  • Sus síntomas no mejoran después de haber seguido su plan de acción para el asma.
  • Tiene dificultad para respirar nueva o que empeora.
  • Su tos y respiración sibilante empeoran.
  • Tose mucosidad (esputo) marrón oscuro o sanguinolento (con sangre).
  • Tiene fiebre nueva o más alta.

Llame a su médico si:

  • Tiene que usar el medicamento de alivio rápido más de 2 días a la semana (a menos que sea solo para hacer ejercicio).
  • Tose más profundamente o con más frecuencia, especialmente si nota más mucosidad o un cambio en el color de la mucosidad.
  • Tiene asma y su flujo máximo ha estado empeorando por 2 o 3 días.

Si no ha recibido un diagnóstico de asma, pero tiene síntomas de asma leve, llame a su médico y programe una cita para una evaluación.

Asma en los adolescentes

Si su hijo adolescente tiene síntomas de asma, es importante que vea a un médico. Muchos adolescentes con sibilancias frecuentes pueden tener asma pero no se les ha diagnosticado la enfermedad. La mayoría de las veces, los adolescentes a quienes es menos probable que se les diagnostique asma a pesar de tenerla son:10

  • Niñas.
  • Fumadores o adolescentes que están expuestos al humo de cigarrillo en el hogar.
  • Adolescentes de bajo nivel socioeconómico.
  • Adolescentes que tienen alergias.
  • Afroamericanos, nativos americanos o mexicanos americanos.

Espera vigilante

La espera vigilante es una estrategia que consiste en "esperar y ver".

La espera vigilante puede ser adecuada si usted sigue su plan de acción para el asma y se mantiene dentro de la zona verde. Preste atención a los síntomas y continúe evitando los factores desencadenantes del asma.

Si ha estado recibiendo tratamiento de 1 a 3 meses pero no está mejorando, pregúntele a su médico si necesita ver a un especialista en asma.

A quién consultar

Los médicos que pueden diagnosticar y tratar el asma incluyen:

Es posible que necesite ver a un especialista (un alergista o un neumólogo) si:

  • Tiene asma persistente grave.
  • Tiene otras afecciones médicas que dificultan el tratamiento del asma.
  • Necesita recibir más educación o tiene dificultad para seguir su plan de acción para el asma.
  • No ha alcanzado las metas de tratamiento después de varios meses de terapia.
  • Ha tenido un ataque de asma potencialmente mortal.
  • Se realiza pruebas cutáneas para detectar alergias o recibe inyecciones antialérgicas.
  • Tiene asma ocupacional.

Exámenes y pruebas

Un diagnóstico de asma se basa en su historial de salud, un examen físico y en las pruebas de la capacidad pulmonar.

Pruebas de capacidad pulmonar

Las pruebas de la capacidad pulmonar pueden diagnosticar el asma, determinar su gravedad y detectar complicaciones.

  • La espirometría es la prueba más común para diagnosticar el asma. Mide la velocidad con que usted puede mover el aire hacia adentro y hacia afuera de los pulmones y la cantidad de aire que puede mover.
  • Las pruebas de cambios durante el día en el flujo espiratorio máximo (PEF, por sus siglas en inglés) se pueden realizar durante 1 o 2 semanas. Esta prueba se necesita cuando usted tiene síntomas que aparecen y desaparecen, pero tiene resultados normales en la espirometría.
  • Una prueba de provocación con ejercicio o con inhalación puede usarse si los resultados de la espirometría han sido normales o casi normales, pero aún se sospecha la existencia de asma. Estas pruebas miden la velocidad con que usted puede inhalar y exhalar después del ejercicio o después de usar un medicamento. Una prueba de provocación con inhalación también puede realizarse utilizando un irritante o un alérgeno específicos si su médico sospecha que puede tener asma ocupacional.

Pruebas para detectar otras enfermedades

El asma puede ser difícil de diagnosticar porque los síntomas varían mucho. Y los síntomas similares a los del asma también pueden ser causados por otras afecciones, como una infección pulmonar viral o un problema de las cuerdas vocales. De modo que es posible que su médico quiera hacerle una o más pruebas adicionales.

  • Podrían ser necesarias más pruebas de la capacidad pulmonar si su médico sospecha de otra enfermedad pulmonar, como la EPOC.
  • Un electrocardiograma (ECG) podría hacerse para descartar afecciones graves con síntomas similares, como la insuficiencia cardíaca crónica. Esta prueba mide las señales eléctricas que controlan el ritmo de los latidos del corazón.
  • Una broncoscopia puede hacerse para examinar las vías respiratorias a fin de detectar problemas como tumores o cuerpos extraños. Esta prueba usa un tubo largo, delgado e iluminado para examinar sus vías respiratorias.
  • Pueden hacerse biopsias de las vías respiratorias para detectar cambios que indiquen asma.
  • Una radiografía de pecho (tórax) puede usarse para detectar señales de otras enfermedades de los pulmones, como el tejido fibroso causado por la inflamación crónica (fibrosis pulmonar).
  • Pueden realizarse análisis de sangre, como un hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés), para detectar señales de infección u otra afección.

Chequeos regulares

Usted necesita vigilar su afección y realizarse chequeos regulares para mantener el asma bajo control y para revisar y, posiblemente, actualizar su plan de acción para el asma. Se recomienda realizarse chequeos con una frecuencia de 1 a 6 meses, según lo bien que esté controlada su asma.

Durante los chequeos, su médico le preguntará acerca de información que puede haber anotado usted en un diario sobre el asma, como:

Según los resultados, su categoría de asma puede cambiar, y su médico puede cambiar los medicamentos que usted usa o la cantidad de medicamento que usa.

Pruebas para identificar factores desencadenantes

Si usted tiene asma persistente y toma medicamentos todos los días, su médico puede preguntarle sobre su exposición a sustancias (alérgenos) que causan una reacción alérgica. Para obtener más información sobre las pruebas para identificar factores desencadenantes, vea el tema Rinitis alérgica.

Las pruebas de alergia pueden incluir pruebas de la piel y un análisis de sangre. Se necesitan pruebas de la piel si usted está interesado en aplicarse inyecciones antialérgicas (inmunoterapia).

Aspectos generales del tratamiento

Es importante tratar el asma, porque aun el asma leve puede dañar las vías respiratorias.

Conozca las metas del tratamiento

Al seguir su plan de tratamiento, usted puede lograr sus metas para:11

  • Prevenir los síntomas.
  • Mantener el flujo máximo y la capacidad pulmonar lo más cerca posible de lo normal.
  • Poder realizar sus actividades cotidianas normales, que incluyen el trabajo, la escuela, el ejercicio y la recreación.
  • Prevenir los ataques de asma.
  • Tener pocos efectos secundarios debido a los medicamentos o no tener ninguno.
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo controlar el asma

Siga su plan de acción para el asma

Un plan de acción para el asma le indica qué medicamentos tiene que tomar todos los días y cómo tratar los ataques de asma. También puede incluir un diario del asma en el que registra su flujo espiratorio máximo (PEF, por sus siglas en inglés), sus síntomas y los desencadenantes. Esto le ayuda a identificar los desencadenantes que pueden cambiarse o evitarse. También le permite reconocer sus síntomas y saber cómo tomar decisiones rápidas sobre medicamentos y tratamientos. Vea un ejemplo de un plan de acción para el asma (¿Qué es un documento PDF ?).

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo usar un plan de acción para el asma

Tome medicamentos

Es probable que tome varios medicamentos para controlar su asma y prevenir ataques. Su médico puede ajustarle los medicamentos según lo bien controlada que tenga el asma. Los medicamentos incluyen:

  • Corticosteroides orales o inyectables. Estos medicamentos pueden utilizarse para tener el asma bajo control antes de comenzar a tomar un medicamento diario. También pueden usarse para tratar cualquier síntoma repentino y grave (ataques de asma), como falta de aire.
  • Corticosteroides inhalados (medicamentos de control). Estos reducen la inflamación de las vías respiratorias. Se toman todos los días para mantener el asma bajo control y para prevenir los ataques de asma.
  • Agonistas beta-2 de acción rápida y anticolinérgicos (medicamentos de alivio rápido). Estos medicamentos se usan para los ataques de asma. El uso excesivo de medicamentos de alivio rápido puede ser perjudicial.

Los inhaladores administran medicamentos directamente a los pulmones. Para controlar el asma lo mejor posible, asegúrese de saber usar su inhalador. Use un espaciador con su inhalador si su médico se lo recomienda.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo usar un inhalador de dosis medida
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo usar un inhalador de polvo seco

Vaya a los controles

Asegúrese de vigilarse el asma y hacerse controles regularmente. Los controles se recomiendan con una frecuencia de 1 a 6 meses, según lo bien que tenga controlada el asma.

Vigile el flujo máximo

Es fácil subestimar la gravedad de los síntomas. Es posible que no los note hasta que sus pulmones estén funcionando al 50% de su mejor flujo espiratorio máximo personal (PEF, por sus siglas en inglés).

Medir el PEF es una manera de observar los síntomas del asma en el hogar. Puede ayudarle a saber cuándo su capacidad pulmonar está empeorando antes de que caiga a un nivel peligrosamente bajo. Usted puede hacer esto con un medidor de flujo máximo.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo medir el flujo máximo

Controle los desencadenantes

Estar alrededor de desencadenantes del asma aumenta los síntomas. Trate de evitar irritantes (como el humo o la contaminación del aire) o cosas a las que puede ser alérgico (como caspa animal). Si algo en el trabajo le está causando asma o la está empeorando (asma ocupacional), es posible que tenga que usar un equipo protector, cambiarse a otra tarea o área, o cambiar de trabajo.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo identificar los desencadenantes

Si usted tiene asma persistente y reacciona a alérgenos, usted puede tener que hacerse una prueba cutánea para ver si tiene alergias. Las inyecciones antialérgicas (inmunoterapia) pueden ser útiles.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Alergias: ¿Debería recibir inyecciones antialérgicas?

Consiga ayuda para inquietudes especiales

Las consideraciones especiales para tratar el asma incluyen:

  • Tratar otros problemas de salud. Si usted también tiene otros problemas de salud, como inflamación e infección de los senos paranasales (sinusitis) o enfermedad de reflujo gastroesofágico (GERD, por sus siglas en inglés), usted necesitará tratamiento para esas afecciones.
  • Manejo del asma durante el embarazo. Si una mujer tenía asma antes de quedar embarazada, sus síntomas pueden mejorar o empeorar durante el embarazo. Las mujeres embarazadas que no tengan bien controlada el asma pueden correr el riesgo de tener una serie de complicaciones.
  • Manejo del asma inducida por el ejercicio. El ejercicio con frecuencia causa síntomas de asma. Los pasos que usted puede seguir para reducir este riesgo incluyen usar medicamento entre 10 y 30 minutos antes de hacer ejercicio.
  • Manejo del asma antes de una cirugía. Las personas que tienen asma moderada a grave corren un mayor riesgo de tener problemas durante una cirugía y después de esta que las personas que no tienen asma.
  • Manejo del asma en adultos mayores. Los adultos mayores tienden a tener peores síntomas de asma y un mayor riesgo de muerte por asma que las personas jóvenes. También pueden tener otra u otras afecciones de salud o estar tomando otros medicamentos que pueden empeorar los síntomas de asma.

Sepa qué hacer si empeora el asma

Si su asma no está mejorando, programe una cita con su médico para:

  • Revisar su diario sobre el asma para ver si tiene un desencadenante nuevo o no antes identificado, como la caspa de los animales. Hable con su médico acerca de la mejor forma de evitar los factores desencadenantes.
  • Revisar sus medicamentos para asegurarse de estar usando los medicamentos correctos en forma correcta.
  • Revisar su plan de acción para el asma para asegurarse de que aún sea adecuado para su afección.
  • Ver si tiene una afección con síntomas similares a los del asma, como sinusitis.
  • Asegurarse de estar usando su inhalador en forma correcta.

Si su medicamento no está controlando la inflamación de las vías respiratorias, su médico primero revisará si usted está usando el inhalador en forma correcta. Si lo está usando bien, su médico puede aumentar la dosificación o cambiar de medicamento. O puede agregar un medicamento a su tratamiento.

Para el asma grave que no se puede controlar con medicamentos, un nuevo tratamiento llamado termoplastia bronquial puede ser utilizado. Para este tratamiento, se aplica calor a las vías respiratorias. Esto reduce el espesor de las vías respiratorias y mejora la capacidad de respirar.12, 13

Planifique para casos de emergencias

Si tiene un ataque grave de asma (la zona roja de su plan de acción para el asma), use medicamentos basados en su plan de acción y hable con un médico inmediatamente sobre qué hacer a continuación. Esto es especialmente importante si su flujo espiratorio máximo (PEF, por sus siglas en inglés) no vuelve a la zona verde o si permanece en la zona amarilla después de tomar el medicamento.

Es posible que tenga que ir al hospital o a la sala de urgencias para tratamiento. Asegúrese de decirle al personal de urgencias si está embarazada.

En el hospital, es probable que reciba agonistas beta-2 y corticosteroides inhalados. Pueden darle terapia de oxígeno. Le evaluarán la capacidad y el estado de los pulmones. Es posible que necesite tratamiento adicional en la sala de urgencias o que permanezca en el hospital.

Algunas personas corren un mayor riesgo de muerte por asma, como las personas que han sido internadas en una unidad de cuidados intensivos debido al asma o que han necesitado un tubo de respiración (intubación) debido al asma. Si usted corre alto riesgo, busque atención médica en forma temprana cuando tenga síntomas.

Prevención

Aunque no existe una manera determinada de prevenir el asma, usted puede reducir la inflamación de las vías respiratorias y su riesgo de tener ataques de asma.

La meta es reducir la cantidad, la duración y la gravedad de los ataques de asma. Comience por evitar sus desencadenantes del asma. También asegúrese de:

  • Vacunarse contra la gripe todos los años. Haga que sus familiares también lo hagan.
  • Aplicarse la vacuna antineumocócica. Es posible que la vacuna no prevenga la neumonía, pero puede prevenir algunas de las complicaciones graves de la neumonía.
  • Evitar tomar aspirina, ibuprofeno u otros medicamentos similares si aumentan sus síntomas de asma. Considere en cambio usar acetaminofén (Tylenol). (No le dé aspirina a ninguna persona menor de 20 años debido al riesgo de síndrome de Reye, un problema raro pero grave). Tome los medicamentos con prudencia. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta.
  • Prestar atención a los alimentos que puedan causar síntomas de asma. Algunas personas tienen síntomas después de comer papas envasadas, camarones, nueces y frutas secas, o después de beber cerveza o vino. Estos alimentos y líquidos contienen sulfitos, los cuales pueden causar síntomas de asma.
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo identificar sus factores desencadenantes

Irritantes en el aire

Los irritantes comunes que se encuentran en el aire, como el humo de tabaco y la contaminación del aire, pueden desencadenar ataques de asma en algunas personas. Estos incluyen:

  • Algunos productos de limpieza del hogar. Si un producto de limpieza parece desencadenarle asma, deje de usarlo. O use otro producto que no le cause síntomas.
  • Contaminación del aire. Considere permanecer en interiores cuando los niveles de contaminación del aire son altos. Evite irritantes de interiores en el aire (como emanaciones de gas, aceite, queroseno o cocinas a leña). O puede convenirle usar una unidad de filtración de aire en su casa para reducir la cantidad de polvo y otros contaminantes.
  • Humo de tabaco. Si usted tiene asma, trate de evitar estar cerca de otras personas que estén fumando, y pídales a los demás que no fumen en su casa. Esto también ayuda a los niños, dado que exponer a niños pequeños al humo de tabaco ambiental hace que sea más probable que tengan asma.

Ejercicio

El ejercicio es un desencadenante del asma para algunas personas. Si usted suele tener ataques de asma cuando hace ejercicio, use su inhalador entre 10 y 30 minutos antes de comenzar la actividad para poder evitar un ataque.

Evite hacer ejercicio al aire libre cuando haga frío. Si está al aire libre cuando hace frío, use una bufanda alrededor de la cara y respire por la nariz.

Cómo vivir con asma

Usted puede controlar el impacto del asma con un plan de acción para el asma. Un buen plan de acción le recuerda que tome sus medicamentos de control diarios y que esté atento a sus síntomas. También le dice cómo tomar decisiones rápidas sobre medicamentos y tratamientos cuando lo necesita.

Para manejar el asma y aprovechar al máximo su plan de acción para el asma, sepa cómo vigilar su flujo de aire máximo, identificar los factores desencadenantes del asma y tomar su medicamento para el asma en forma correcta.

Aprenda sobre el asma y vea a su médico

  • Edúquese sobre el asma. Es posible que su médico le dé un cuestionario para ayudarle a averiguar qué es lo que ya sabe sobre el asma.
  • Consulte a su médico en forma regular para vigilar el asma. La frecuencia con la que necesita los chequeos depende de lo bien que tenga controlada el asma. Los chequeos se recomiendan con una frecuencia de 1 a 6 meses. Lleve su plan para el asma a las citas.
  • Fíjese metas que se relacionen con su calidad de vida. Poder medir su éxito le da una motivación para seguir su plan para el asma en forma sistemática. Decida qué desea poder hacer. ¿Tener noches sin síntomas? ¿Poder hacer ejercicio en forma regular? ¿Sentirse seguro de saber que puede manejar un ataque de asma? Colabore con su médico para ver si sus metas son realistas y para saber cómo alcanzarlas.
  • Conozca sus obstáculos y las soluciones para superarlos. ¿Qué podría impedirle seguir su plan? Estos pueden ser obstáculos físicos, como vivir lejos del médico o de la farmacia, u obstáculos emocionales, como miedos sobre el asma o expectativas que no son realistas. Hable con su médico acerca de sus obstáculos y esfuércese para encontrar soluciones.

Siga su plan de acción para el asma

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo controlar el asma
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo usar un plan de acción para el asma

Vigile el flujo espiratorio máximo

Es fácil subestimar la gravedad de los síntomas. Es posible que no note los síntomas hasta que sus pulmones estén funcionando a un 50% de su mejor medición personal.

Medir el flujo espiratorio máximo (PEF, por sus siglas en inglés) es una forma de llevar un registro de los síntomas de asma en el hogar. Hacer esto puede ayudarle a saber cuándo está empeorando la capacidad pulmonar antes de que baje hasta un nivel peligrosamente bajo. Usted puede hacerlo con un medidor de flujo máximo.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo medir el flujo máximo

Conozca sus factores desencadenantes del asma

Un factor desencadenante es todo lo que puede provocar un ataque de asma. Un factor desencadenante puede ser humo, contaminación del aire, alérgenos, algunos medicamentos o incluso estrés. Evitar desencadenantes ayudará a reducir la posibilidad de tener un ataque de asma.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo identificar sus factores desencadenantes

En el caso de desencadenantes de alergias, evitarlos ayudará a controlar la inflamación de las vías respiratorias. Si tiene asma desencadenada por un alérgeno, tomar medicamentos antihistamínicos puede ayudarle a manejar la alergia. Puede limitar el efecto de la alergia sobre el asma.

Tome su medicamento para el asma

Tomar medicamentos es una parte importante del tratamiento para el asma. Sin embargo, debido a que podría necesitar tomar más de un medicamento, puede ser difícil que se acuerde de tomarlos. Para ayudarse a recordarlo, comprenda los motivos por los que las personas no toman sus medicamentos para el asma. Luego busque formas de superar esos obstáculos, como pegar una nota en el refrigerador.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo usar un inhalador de dosis medida
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo usar un inhalador de polvo seco

Viajes

La mayoría de las personas que tienen asma pueden viajar libremente. Sin embargo, si viaja a lugares remotos y realiza actividad física intensa, como caminatas prolongadas, es posible que corra un mayor riesgo de tener un ataque de asma en un lugar donde podría ser difícil obtener ayuda de urgencia.

Cuando viaje, lleve su medicamento consigo, lleve la receta para el medicamento y úselo tal como le ha sido recetado. También lleve su plan de acción para el asma, para saber qué medicamentos tiene que tomar cada día y qué hacer si tiene un ataque de asma.

Preste atención adicional a los adolescentes

Los adolescentes con asma pueden considerar la enfermedad como algo que les resta independencia y los separa de sus pares. Los padres y otros adultos pueden ofrecer apoyo y aliento para ayudar a los adolescentes a no abandonar un programa de tratamiento. Es importante:

  • Ayudar a su hijo adolescente a recordar que el asma es solo una parte de su vida.
  • Permitir que su hijo adolescente visite al médico solo. Esto incentivará al hijo adolescente a participar en su atención.
  • Elaborar un plan de manejo diario que permita al adolescente continuar con sus actividades cotidianas, especialmente los deportes. Hacer ejercicio es importante para tener fuertes los pulmones y el estado de salud general.
  • Hablar con su hijo adolescente acerca de los peligros del hábito de fumar y del consumo de drogas.
  • Incentivar a su hijo adolescente para que se reúna con otras personas que tengan asma, de manera que puedan darse apoyo entre sí.

Medicamentos

Los medicamentos no curan el asma. Sin embargo, son una parte importante de su manejo. Los medicamentos para el tratamiento del asma se usan para:

  • Prevenir y controlar la inflamación de las vías respiratorias para que tenga menos síntomas de asma.
  • Disminuir la frecuencia, la duración y la gravedad de los ataques de asma.
  • Tratar los ataques cuando ocurren.

Los medicamentos para el asma se dividen en dos grupos: los que se utilizan para la prevención y el control a largo plazo de la inflamación y los que proporcionan alivio rápido para los ataques de asma.

  • Los medicamentos a largo plazo (de control) se usan diariamente para el asma persistente.
  • Los medicamentos de alivio rápido se usan si se necesitan y ofrecen alivio rápido de síntomas durante los ataques de asma.

Cómo tomar el medicamento para el asma

La mayoría de los medicamentos para el asma se inhalan. Los medicamentos inhalados se usan debido a que puede administrarse una dosis específica directamente a las vías respiratorias.

Los sistemas de administración incluyen inhaladores de dosis medida y de polvo seco y nebulizadores. La mayoría de las veces, se usa un inhalador de dosis medida (MDI, por sus siglas en inglés).

Los médicos recomiendan usar un espaciador con un MDI para administrar mejor el medicamento a los pulmones. Para muchas personas, un espaciador hace que un MDI sea más fácil de usar.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo usar un inhalador de dosis medida
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Asma: Cómo usar un inhalador de polvo seco

Opciones de medicamentos

Los medicamentos para el asma más importantes son:

  • Corticosteroides inhalados. Estos son los medicamentos de control preferidos para el tratamiento del asma a largo plazo. Reducen la inflamación de las vías respiratorias. Se toman todos los días para mantener el asma bajo control y para prevenir los síntomas repentinos y graves (ataques de asma). Incluyen budesonida, fluticasona, mometasona y triamcinolona.
  • Corticosteroides orales o inyectables (corticosteroides sistémicos). Ponen el asma bajo control antes de que usted comience a tomar un medicamento diario. También podría necesitar estos medicamentos para tratar los ataques de asma. Los corticosteroides orales se usan mucho más que los corticosteroides inyectables. Incluyen la metilprednisolona y la prednisona.
  • Agonistas beta-2 de acción rápida para los ataques de asma. Relajan las vías respiratorias, lo que le permite respirar con más facilidad. Estos medicamentos de alivio rápido incluyen albuterol y pirbuterol.

Hay otros medicamentos a largo plazo para el tratamiento diario. Estos incluyen:

En algunos casos, pueden administrarse otros medicamentos.

  • Los anticolinérgicos (como ipratropio) suelen usarse para los ataques de asma graves.
  • Puede usarse omalizumab si el asma no mejora con el tratamiento. Generalmente, un especialista en asma receta este medicamento.

Un medicamento de alivio rápido, racepinefrina (Asthmanefrin), está a la venta sin receta. Este medicamento no se usa con un inhalador. Viene con un atomizador que administra el medicamento como un rocío.

El medicamento adecuado para usted

El tratamiento con medicamentos para el asma depende de la edad de la persona, de su tipo de asma y de lo bien que el tratamiento está controlando los síntomas de asma.

  • Se usa la menor dosis de medicamento que controle los síntomas de asma.
  • La dosis de medicamento y la cantidad de medicamentos se aumentan progresivamente. Por lo tanto, si el asma no se controla a una dosis baja de un medicamento de control, puede aumentarse la dosis. O bien, puede agregarse otro medicamento.
  • Si el asma ha estado bajo control durante varios meses a una dosis determinada de medicamento, puede reducirse la dosis. Esto puede ayudar a encontrar la menor dosis de medicamento que controlará el asma.
  • El medicamento de alivio rápido se usa para tratar los ataques de asma. Pero si usted necesita usar mucho el medicamento de alivio rápido, la dosis y la cantidad de medicamentos de control pueden cambiarse.

Su médico colaborará con usted para ayudarle a encontrar la cantidad y la dosis de los medicamentos que funcionen mejor.

Para pensar

Uno de los mejores instrumentos para manejar el asma es un medicamento de control diario que tiene un corticosteroide ("esteroide"). Pero a algunas personas les preocupa tomar medicamentos esteroideos por los mitos que han oído acerca de ellos. Si está tomando una decisión acerca de un inhalador de esteroides, es útil saber la verdad.

Al comienzo del tratamiento para el asma, se eligen la cantidad de medicamentos y las dosificaciones para tener el asma bajo control. Su médico podría comenzar dándole una dosis más alta dentro de su clasificación de asma, para que la inflamación se controle de inmediato. Después de que el asma se haya controlado durante varios meses, la dosis del último medicamento que se haya agregado se reduce a la dosis mínima posible que prevenga los síntomas. Esto se conoce como terapia descendente. Se piensa que la terapia descendente es una mejor manera de controlar la inflamación de las vías respiratorias que comenzar a dosis más bajas del medicamento y aumentar la dosis si no es suficiente.14

Dado que el medicamento de alivio rápido reduce los síntomas rápidamente, las personas a veces hacen un uso excesivo de estos medicamentos, en lugar de usar medicamentos a largo plazo de acción más lenta. Sin embargo, el uso excesivo de medicamentos de alivio rápido podría tener efectos perjudiciales, como disminuir la eficacia de estos medicamentos para usted en el futuro.15

Es posible que tenga que tomar más de un medicamento al día para manejar el asma. Como ayuda para recordar cuándo tomar cada medicamento, puede pegar una nota recordatoria en el refrigerador.

Infórmele a su médico acerca de todos los medicamentos que esté tomando, para que este pueda elegir medicamentos para el asma que no interfieran en la acción de otros medicamentos.

Algunas personas solo tienen síntomas durante determinadas épocas del año (asma estacional). Si sabe cuándo existen más probabilidades de que tenga síntomas, comience a usar un medicamento para disminuir la inflamación antes de que comiencen los síntomas.

Otros tratamientos

Termoplastia bronquial

Un nuevo tratamiento llamado termoplastia bronquial está disponible para adultos con asma grave. Para este tratamiento, la broncoscopia se utiliza para aplicar calor a las vías respiratorias. Esto reduce el espesor de las vías respiratorias y mejora la capacidad de respirar.12, 13

Inyecciones antialérgicas

Las inyecciones antialérgicas (inmunoterapia) pueden recomendarse para personas que tienen síntomas de asma desencadenados por alérgenos.

Para algunas personas, las inyecciones antialérgicas reducen los síntomas de asma y la necesidad de medicamentos.16 Pero las inyecciones antialérgicas no funcionan igualmente bien para todos los alérgenos. Las inyecciones antialérgicas no deben administrarse cuando el asma no está bien controlada.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Alergias: ¿Debería recibir inyecciones antialérgicas?

Efedra

Algunas personas han usado efedra —un estimulante que se vende para adelgazar y para mejorar el rendimiento deportivo— para tratar los síntomas del asma. Pero la Administración de Alimentos y Fármacos de los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) ha prohibido la venta de este suplemento dietético debido a inquietudes sobre su inocuidad. La efedra, también llamada ma huang, ha sido vinculada con ataques cardíacos, ataques cerebrales y algunas muertes.

Otra medicina complementaria

Se han utilizado tratamientos alternativos, como homeopatía, acupuntura y ejercicios de respiración para tratar el asma. Las investigaciones sobre estos tratamientos son limitadas. Las revisiones de las investigaciones demuestran lo siguiente:

  • No existe evidencia que fundamente el uso de homeopatía, ionizadores de aire, terapia manual o acupuntura para el asma.17, 18
  • Una función posible, pero que no se ha establecido claramente, del uso de antioxidantes.17, 18
  • Los ejercicios de respiración, como el método de respiración de Buteyko o la respiración que se practica en algunas formas de yoga pueden mejorar la capacidad pulmonar o reducir el uso de medicamentos de alivio rápido.17, 18, 19

Una revisión de tratamientos complementarios y alternativos para tratar el asma en niños llegó a la conclusión de que ninguno había demostrado reducir los síntomas de asma y que algunos podrían tener efectos secundarios perjudiciales.20 Algunos de estos estudios incluyeron adolescentes y adultos. Los tratamientos analizados incluyen:

Hable con su médico antes de probar un tratamiento complementario o alternativo.

Para obtener más información sobre tratamientos alternativos, vea el tema Medicina complementaria.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Academy of Allergy, Asthma, and Immunology
Dirección del sitio web: www.aaaai.org

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)
Dirección del sitio web: www.nhlbi.nih.gov

Referencias

Citas bibliográficas

  1. McGeady SJ (2004). Immunocompetence and allergy. Pediatrics, 113(4): 1107–1113.
  2. Silva GE, et al. (2004). Asthma as a risk factor for COPD in a longitudinal study. Chest, 126(1): 59–65.
  3. Guilbert T, Krawiec M (2003). Natural history of asthma. Pediatric Clinics of North America, 50(3): 524–538.
  4. Stern DA, et al. (2008). Wheezing and bronchial hyper-responsiveness in early childhood as predictors of newly diagnosed asthma in early adulthood: A longitudinal birth-cohort study. Lancet, 372(9643): 1058–1064.
  5. Etzel RA (2003). How environmental exposures influence the development and exacerbation of asthma. Pediatrics, 112(1): 233–239.
  6. Beuther DA, Sutherland ER (2007). Overweight, obesity, and incident asthma: A meta-analysis of prospective epidemiologic studies. American Journal Of Respiratory and Critical Care Medicine, 175(7): 661–666.
  7. Lemanske RF Jr (2003). Viruses and asthma: Inception, exacerbations, and possible prevention. Proceedings from the Consensus Conference on Treatment of Viral Respiratory Infection-Induced Asthma in Children. Journal of Pediatrics, 142(2, Suppl): S3–S7.
  8. Burgess SW, et al. (2006). Breastfeeding does not increase the risk of asthma at 14 years. Pediatrics, 117(4): 787–792.
  9. Takkouche B, et al. (2008). Exposure to furry pets and the risk of asthma and allergic rhinitis: A meta-analysis. Allergy, 63(7): 857–864.
  10. Yeatts K, et al. (2003). Who gets diagnosed with asthma? Frequent wheeze among adolescents with and without a diagnosis of asthma. Pediatrics, 111(5): 1046–1054.
  11. Joint Task Force on Practice Parameters (2005). Attaining optimal asthma control: A practice parameter. Journal of Allergy and Clinical Immunology, 116(5): S3–S11. Available online: http://www.allergyparameters.org/file_depot/0-10000000/30000-40000/30326/folder/73825/2005+Asthma+Control.pdf.
  12. Cox G, et al. (2007). Asthma control during the year after bronchial thermoplasty. New England Journal of Medicine, 356(13): 1327–1337.
  13. Castro M, et al. (2010). Effectiveness and safety of bronchial thermoplasty in the treatment of severe asthma: A multicenter, randomized, double-blind, sham-controlled clinical trial. American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, 181(2): 116–124.
  14. National Institutes of Health (2007). National Asthma Education and Prevention Program Expert Panel Report 3: Guidelines for the Diagnosis and Management of Asthma (NIH Publication No. 08–5846). Available online: http://www.nhlbi.nih.gov/guidelines/asthma/index.htm.
  15. Salpeter SR, et al. (2004). Meta-analysis: Respiratory tolerance to regular beta2-agonist use in patients with asthma. Annals of Internal Medicine, 140(10): 802–813.
  16. Abramson MJ, et al. (2010). Injection allergen immunotherapy for asthma. Cochrane Database of Systematic Reviews (8). Oxford: Update Software.
  17. Györik SA, Brutsche MH (2004). Complementary and alternative medicine for bronchial asthma: Is there new evidence? Current Opinion in Pulmonary Medicine, 10(1): 37–43.
  18. Passalacqua G, et al. (2006). ARIA update: I—Systematic review of complementary and alternative medicine for rhinitis and asthma. Journal of Allergy and Clinical Immunology, 117(5): 1054–1062.
  19. O'Connor E, et al. (2012). Breathing exercises and/or retraining techniques in the treatment of asthma: Comparative effectiveness. Comparative Effectiveness Review No. 71 (AHRQ Publication No. 12-EHC092-EF). Rockville, MD: Agency for Healthcare Research and Quality. Available online: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK109355.
  20. Bukutu C, et al. (2008). Asthma: A review of complementary and alternative therapies. Pediatrics in Review, 29(8): e44–e49.

Otras obras consultadas

  • Global Initiative for Asthma (GINA) (2011). Global strategy for asthma management and prevention. Available online: http://www.ginasthma.org/guidelines-gina-report-global-strategy-for-asthma.html.
  • Grayson MH, Holtzman MJ (2007). Asthma. In EG Nabel, ed., ACP Medicine, section 14, chap. 19. Hamilton, ON: BC Decker.
  • Jaeschke R, et al. (2008). The safety of long-acting beta-agonists among patients with asthma using inhaled corticosteroids. American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, 178(10): 1009–1016.
  • Schatz M (2011). Asthma in adults and adolescents. In ET Bope et al., eds., Conn's Current Therapy 2011, pp. 778–786. Philadelphia: Saunders.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Rohit K Katial, MD - Alergía e imunología
Última revisión 16 agosto, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.