Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Alimentación saludable: Cómo superar las barreras para cambiar

Introducción

Para reemplazar un hábito malo por un hábito bueno se necesitan tiempo y paciencia. Deben realizarse varios pasos, desde fijarse metas hasta obtener apoyo. Uno de los pasos importantes es determinar cuáles son sus barreras.

¿Qué le ha impedido cambiar sus hábitos alimentarios en el pasado? ¿Qué piensa que puede impedírselo en el futuro? Identificar estas barreras ahora, y tener un plan para que le ayude a superarlas, le ayudará a cambiar los hábitos malos por hábitos buenos.

  • Una barrera es cualquier cosa que le hace tener un desliz que interfiere en su meta de hacer cambios en el estilo de vida, como cambiar sus hábitos alimentarios.
  • Determinar cuáles son sus barreras y cómo puede superarlas puede ayudarle a alcanzar sus metas de tener una alimentación saludable.
  • Cuando se enfrente con una barrera, obtenga apoyo de su familia, de sus amigos o de su médico.
  • Los deslices son normales. Puede tenerlos, pero tenga un plan preparado para volver a encaminarse.

Cómo

La mejor manera de superar las barreras es identificarlas con anticipación y tener un plan de respaldo para manejarlas. Algunas barreras son del tipo de las que le impiden, incluso, tratar de cambiar un hábito. Otras barreras aparecen más tarde.

Cuando se enfrente con una barrera —y la mayoría de las personas lo hacen—, obtenga ayuda. Hable con sus familiares y amigos para ver si alguien quiere acompañarlo a hacer actividad o para que lo alienten. Si tiene inquietudes acerca de su salud, hable con su médico para asegurarse de estar realizando sus actividades en forma segura.

Existen muchos motivos por los cuales es posible que no quiera tratar de cambiar sus hábitos alimentarios. A continuación, le indicamos algunas barreras que surgen con frecuencia y algunas maneras de solucionarlas.

"Nunca podré cambiar la manera en la que como".

El hecho de no creer que usted puede hacer algo es, a menudo, simplemente un miedo al fracaso. Las personas posponen la realización de cambios en sus vidas debido a este miedo. Este tipo de barrera puede impedirle, incluso, que comience a hacer un cambio en el estilo de vida. Sin embargo, también puede surgir en los días en los que se sienta desanimado.

Posibles soluciones:
  • Defina cuidadosamente "éxito" y "fracaso". Si su meta es, simplemente, mejorar sus selecciones de alimentos o perder una cantidad moderada de peso, probablemente lo logre. Una meta, tal como perder una cantidad de peso poco realista, "curar" una enfermedad o comer "a la perfección", simplemente, no es realista y es muy probable que lleve al fracaso.
  • Fíjese metas pequeñas que puedan medirse. Comer dos frutas al día es una meta bastante fácil de alcanzar. Abandonar su comida preferida es mucho más difícil y, muy probablemente, usted ni siquiera trate de hacerlo.
"No tengo tiempo para hacer cambios".

Este es un motivo muy común para no cambiar. Puede plasmarse en "Mi vida es demasiado agitada" o "Siempre estoy apurado" o "Tengo cosas más importantes para hacer".

Posibles soluciones:
  • Aprenda a manejar mejor su tiempo. Busque técnicas de manejo del tiempo que le den resultado.
  • Pregúnteles a otras personas cómo hacen para tener una buena nutrición en sus vidas.
  • No trate de hacer demasiados cambios a la vez. Los cambios pequeños llevan menos tiempo, pero suman.
  • Pídales ayuda a sus familiares y a sus amigos cuando esté cambiando su conducta alimentaria. Esto puede implicar que le ayuden a tener tiempo disponible.
  • Cocine comidas rápidas. Muchas personas creen que, para comer bien, se necesita mucho tiempo para cocinar. Sin embargo, existen muchos libros de cocina sobre cómo preparar comidas rápidas y saludables.
"No me gustan los alimentos beneficiosos para la salud".

Muchas personas usan este motivo o expresiones similares, como "No me gustan las verduras", "No me gustan los alimentos bajos en grasa" o "Realmente ansío comer caramelos y alimentos altos en grasa. No podré vivir sin ellos". A menudo, detrás de estos motivos está el miedo a lo desconocido.

Posibles soluciones:
  • Dese tiempo. Las preferencias alimentarias cambian de manera lenta, pero con el tiempo logran cambiarse. Hacer que una nueva conducta se convierta en un hábito lleva por lo general 3 meses o más. Decida no emitir un juicio respecto de los alimentos que le gustan y de los que no, hasta haber probado los alimentos nuevos.
  • Tómeselo con calma. No debe abandonar los alimentos favoritos por completo, pero es posible que deba cambiar la frecuencia con la que los come. Haga cambios pequeños y dese tiempo para adaptarse.
  • Reconozca cómo otras personas influyen en sus preferencias alimentarias. Las zanahorias no son, ni en lo más mínimo, tan tentadoras (ni tan rentables para los vendedores) como el pastel de queso. Y los anunciantes lo saben, y juegan con las preferencias de las personas. Reconozca las tácticas publicitarias como una manera de manipular sus gustos. Además, si piensa en "comida para conejos" cuando come zanahorias o ensalada, trate de reemplazar estos mensajes negativos con mensajes más positivos acerca de estos alimentos.
"Los alimentos beneficiosos para la salud son demasiado costosos".

Es verdad que artículos como las frutas y verduras frescas, los panes integrales y otros alimentos saludables pueden costar más que las comidas rápidas y que la comida chatarra. A veces, parece que su presupuesto rendiría más si solo comiera comida rápida barata todos los días.

Sin embargo, puede ajustarse a su presupuesto si dedica un poco más de tiempo para planificar, hacer las compras y cocinar. Y cuanto más tiempo invierta, más dinero ahorrará.

Posibles soluciones:
  • Ahorre dinero aprendiendo y planificando. Planifique las comidas necesarias para una semana de una sola vez, de modo que sea menos probable que vaya a comer afuera de improviso. Planifique sus menús, de modo que le queden sobras para las próximas comidas.
  • En la tienda de comestibles, ahorre dinero comprando las marcas de las tiendas, en lugar de las marcas reconocidas, y comprando en el pasillo de alimentos sin envasar.
  • Compre pan integral del día anterior con descuento en una panadería de descuento local.
  • Si no está acostumbrado a cocinar, comience a aprender. No es difícil cocinar comidas sencillas, económicas y saludables.
"Me criticarán o se burlarán de mí si como alimentos beneficiosos para la salud".

Muchas personas se resisten a cambiar sus hábitos alimentarios por lo que piensan acerca de cómo los demás verán esa conducta. Puede ser difícil seguir un plan de alimentación saludable cuando los familiares y los amigos no quieren acompañarle.

Posibles soluciones:
  • Busque otras personas que quieran cambiar. Haga un curso sobre cómo preparar comidas saludables, busque una comunidad basada en Internet o involucre a su familia. Muchas personas están trabajando en cuestiones de nutrición y le pueden brindar apoyo.
  • Busque lugares para comer donde esté cómodo.
  • Pida alimentos especiales (tales como carne al horno, en lugar de frita o aderezos para ensaladas aparte) de un modo casual y sin llamar la atención. Hacer los pedidos de esta manera es común, y es muy probable que tanto el personal de la cocina como los camareros estén bastante familiarizados con sus pedidos.
"No soy bueno para hacer cambios".

Este motivo puede plasmarse en "Soy demasiado viejo (o estoy demasiado gordo o soy demasiado estructurado) para hacer cambios". A menudo, la autoestima baja dificulta el cambio.

Posibles soluciones:
  • Haga cambios pequeños y que puedan medirse. Son más fáciles de hacer y por lo general causan menos miedo debido a que hay menos cosas en riesgo. Por ejemplo, trate de comer una fruta más al día de lo que come por lo general.
  • Trabaje sobre la autoestima, si esta es un problema. La asesoría psicológica puede ayudarle con sus problemas de autoestima. El éxito que siente cuando mejora sus hábitos alimentarios puede mejorar su autoestima también. Poco a poco, puede comenzar a cambiar la manera en que se ve a sí mismo y su capacidad de cambiar.

Para ayudarle a identificar sus propias barreras para el cambio de sus hábitos alimentarios, reflexione acerca de las últimas veces que pensó en cambiar su conducta alimentaria, pero no cumplió con lo dicho. ¿Qué le impidió lograrlo? Anote sus motivos. Luego, para cada uno de sus motivos, escriba una respuesta que le ayude a reconsiderar su elección. Mire su lista de motivos y respuestas todas las veces que esté a punto de elegir qué comer.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Rhonda O'Brien, MS, RD, CDE - Educador en diabetes certificado
Última revisión 25 enero, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.