Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Rosácea

Generalidades del tema

¿Qué es la rosácea?

La rosácea es una enfermedad de la piel muy común que afecta a personas que tienen más de 30 años. Causa enrojecimiento en la nariz, las mejillas, el mentón y la frente. A algunas personas les aparecen pequeños bultos o granos en las partes rojas de la cara. La rosácea también puede causar ardor y sensibilidad en los ojos.

Algunas personas dicen que tener rosácea les impide sentirse seguros en el trabajo o en situaciones sociales. Si la rosácea le causa molestias o ha empeorado, hable con su médico. Recibir tratamiento puede ayudar a que su piel se vea y se sienta mejor. Podría impedir que la rosácea empeore.

¿Cuál es la causa de la rosácea?

Los expertos no están seguros de cuál es la causa de la rosácea. Saben que algo irrita la piel, pero la rosácea no parece ser una infección causada por una bacteria. Tiende a afectar a personas que tienen piel clara o que se ruborizan fácilmente, y parece ser hereditaria.

El patrón del enrojecimiento en la cara de una persona le facilita a un médico diagnosticar la rosácea. Y la mayoría de las veces no se necesitan ni usan pruebas médicas.

La rosácea no es causada por el abuso de alcohol, como creían las personas en el pasado. Pero en personas que tienen rosácea, tomar bebidas alcohólicas podría causar síntomas que la empeoran (brotes).

La rosácea a menudo brota cuando algo hace que los vasos sanguíneos en la cara se expandan, lo cual causa enrojecimiento. Las cosas que causan un brote se llaman factores desencadenantes. Los factores desencadenantes comunes son el ejercicio, la exposición al sol y al viento, el clima caluroso, el estrés, las comidas picantes, las bebidas alcohólicas y los baños calientes. Las oscilaciones de temperatura de calor a frío o de frío a calor también pueden causar un brote de rosácea.

¿Cuáles son los síntomas?

Las personas con rosácea pueden tener:

  • Rubor o enrojecimiento en la cara con sensibilidad y sequedad en la piel que podría arder o picar.
  • Pequeños bultos y granos o erupciones similares al acné.
  • Piel que se vuelve más áspera y gruesa, con bultos.
  • Sequedad, enrojecimiento e irritación en los ojos.

En raras ocasiones, la rosácea que no se trata podría causar efectos permanentes, como el engrosamiento de la piel de la cara o la pérdida de la vista. Podría causar bultos nudosos en la nariz, llamados rinofima. Con el tiempo, puede producir hinchazón en la nariz con aspecto ceroso. Pero la mayoría de los casos de rosácea no avanzan tanto.

¿Cómo se trata?

Los médicos pueden recetar medicamentos y otros tratamientos para la rosácea. No hay cura, pero con tratamiento, la mayoría de las personas pueden controlar sus síntomas y evitar que empeore la enfermedad.

  • El enrojecimiento y las erupciones pueden tratarse con:
    • Pastillas, como antibióticos en dosis baja como la doxiciclina.
    • Cremas para la piel que contienen medicamentos, como el ácido acelaico, la brimonidina o el metronidazol.
  • El enrojecimiento proveniente de los vasos sanguíneos diminutos puede tratarse con rayos láser u otro tratamiento con luz llamado luz pulsada intensa (IPL, por sus siglas en inglés).
  • La piel seca y sensible puede protegerse con productos para la piel sensible, como humectantes y protectores solares.
  • Los ojos secos, enrojecidos e irritados pueden tratarse con lágrimas artificiales o gotas para los ojos de venta con receta médica que contienen medicamentos como la ciclosporina.
  • La piel de la nariz o la cara engrosada o con bultos puede tratarse con cirugía estética.

¿Cómo se pueden prevenir los brotes de rosácea?

Hay algunas medidas que puede tomar para reducir los síntomas y evitar que empeore la rosácea.

  • Tenga bajo control cualquier síntoma molesto. Un dermatólogo puede recetar tratamientos para reducir el enrojecimiento y cualquier brote.
  • Identifique sus factores desencadenantes. Una de las cosas más importantes es aprender qué factores desencadenan sus brotes y después evitarlos. Puede ser de ayuda llevar un diario de lo que estaba comiendo, bebiendo y haciendo los días en que apareció la rosácea. Lleve el diario a su próxima visita médica y hable sobre qué es lo que puede hacer para ayudar a controlar la enfermedad.
  • Protéjase la cara. No esté al sol entre las 10 a.m. y las 4 p.m. Cuando esté al aire libre, protéjase la cara usando un sombrero de ala ancha o una visera. Use un protector solar con factor de protección solar (SPF, por sus siglas en inglés) 30 o más todos los días. Si su piel está seca, busque un humectante con protector solar.
  • Cuídese la piel. Use productos para cuidados de la piel sensible y evite cualquier producto que raspe o irrite la piel. Intente no frotarse ni restregarse la piel.
  • Cuídese los ojos. Lave suavemente sus párpados con un producto hecho para los ojos. Colóquese un paño húmedo tibio varias veces al día. Use lágrimas artificiales si siente los ojos secos. O hable con su médico acerca de los medicamentos que puede colocarse en los ojos.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

American Academy of Dermatology
Dirección del sitio web: www.aad.org

Referencias

Otras obras consultadas

  • Abramowicz M (2013). Drugs for acne, rosacea and psoriasis. Treatment Guidelines From The Medical Letter, 11(125): 1–8.
  • Berth-Jones J (2010). Rosacea. In MG Lebwohl et al., eds., Treatment of Skin Disease: Comprehensive Therapeutic Strategies, 3rd ed., pp. 669–676. Edinburgh: Saunders Elsevier.
  • Habif TP (2010). Acne, rosacea, and related disorders. In Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy, 5th ed., pp. 217–263. Philadelphia: Mosby.
  • Pelle MT (2012). Rosacea. In LA Goldman et al., eds., Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine, 8th ed., vol. 1, pp. 918–925. New York: McGraw-Hill.
  • Van Zuuren EJ, et al. (2011). Interventions for rosacea. Cochrane Database of Systematic Reviews (3).
  • Wolff K, Johnson RA (2009). Rosacea. In Fitzpatrick’s Color Atlas and Synopsis of Clinical Dermatology, 6th ed., pp. 9–13. New York: McGraw-Hill.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Amy McMichael, MD - Dermatología
Última revisión 11 septiembre, 2013

Última revisión: 11 septiembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.