Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Cuidado dental básico

Generalidades del tema

¿Qué es el cuidado dental básico?

El cuidado dental básico implica cepillar los dientes y limpiarlos con hilo dental en forma regular, consultar al dentista y/o al higienista dental para que le realicen controles y limpiezas en forma regular, y seguir una dieta saludable para la boca, lo que significa comer alimentos altos en granos integrales, verduras y frutas, y productos lácteos.

¿Por qué es importante el cuidado dental básico?

Practicar un cuidado dental básico:

  • Previene la formación de caries.
  • Previene la enfermedad de las encías (periodontal), que puede dañarle el tejido de las encías y los huesos que sostienen los dientes, y a largo plazo puede llevar a la pérdida de dientes.
  • Disminuye el tiempo de las consultas al dentista y al higienista dental, y hace que la consulta sea más placentera.
  • Ahorra dinero. Al prevenir la formación de caries y la enfermedad de las encías, usted puede reducir la necesidad de empastes y de otros procedimientos costosos.
  • Ayuda a prevenir el mal aliento. Cepillarse los dientes y limpiarlos con hilo dental eliminan de la boca las bacterias que provocan el mal aliento.
  • Ayuda a mantener los dientes blancos evitando las manchas ocasionadas por los alimentos, por las bebidas y por el tabaco.
  • Mejora el estado de salud general.
  • Permite que los dientes duren toda la vida.

¿Existen formas de evitar los problemas dentales?

Mantener los dientes y las encías saludables requiere una buena nutrición y cepillado y limpieza con hilo dental regulares.

  • Cepíllese los dientes dos veces al día —por la mañana y antes de acostarse— y pásese el hilo dental una vez al día. Esto elimina la placa, que puede provocar daños en los dientes, en las encías y en el hueso circundante.
  • Use una pasta dental que contenga fluoruro, que ayuda a prevenir el deterioro de los dientes y la formación de caries. Pregúntele a su dentista si usted necesita usar un enjuague bucal con fluoruro o uno con ingredientes que combatan la placa. Busque pastas dentales que hayan sido aprobadas por la American Dental Association (Asociación Dental Americana).
  • Evite los alimentos que contienen mucho azúcar. El azúcar ayuda a que la placa aumente.
  • Evite usar productos derivados del tabaco, que pueden provocar enfermedad de las encías y cáncer de la boca. La exposición al humo de tabaco (humo de tabaco ambiental) también puede causar enfermedad de las encías, así como otros problemas de salud.1
  • Realice la limpieza de la lengua. Puede usar un limpiador de lengua o un cepillo de dientes con cerdas suaves, con movimientos suaves de atrás hacia adelante. La limpieza de la lengua es particularmente importante para las personas que fuman o para las personas que tienen lenguas saburrales o con surcos profundos.
  • Programe consultas regulares al dentista según la frecuencia con que necesite realizarse exámenes y limpiezas.

¿En qué momento debería comenzar su hijo a consultar a un dentista?

Cuando su hijo tenga 6 meses de edad, su médico debería evaluar la probabilidad de que su hijo tenga problemas dentales en el futuro. Si el médico considera que su hijo tendrá problemas dentales, asegúrese de llevar a su hijo a una consulta con un dentista antes de que cumpla el primer año o 6 meses después de que aparezcan los primeros dientes primarios, lo que ocurra primero. Después de su primera visita, programe visitas regulares cada 6 meses o según lo recomiende su dentista.

Los entendidos recomiendan que su hijo visite al dentista dentro del primer año de edad. Si su bebé tiene problemas dentales causados por una lesión, por una enfermedad o por un problema de desarrollo, consulte a su dentista pediátrico de inmediato.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del cuidado dental básico:

Inquietudes a largo plazo:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Bebés y niños

El cuidado dental de un niño realmente comienza con el embarazo saludable de la madre, debido a que los dientes del bebé comienzan a formarse antes del nacimiento. Si está embarazada, asegúrese de seguir una dieta nutritiva y equilibrada, y de incorporar una cantidad adecuada de vitaminas y de minerales. Es importante que las mujeres embarazadas se realicen un examen dental completo y reciban tratamiento para cualquier caries o enfermedad de las encías.

Dentición

Por lo general, los primeros dientes (dientes primarios) de su hijo comienzan a salir a través de las encías a los 6 meses de edad aproximadamente, aunque el tiempo varía de un niño a otro. La totalidad de los 20 dientes primarios deberían salir entre los 6 meses y los 3 años. A su hijo se le caerán los dientes primarios entre los 6 y los 11 años. Para obtener más información, vea el tema Dentición.

Por lo general, los primeros dientes permanentes (molares) de su hijo aparecen detrás de los dientes primarios a los 6 años aproximadamente. Por lo general, los últimos dientes permanentes salen entre los 12 y los 21 años.

Vea más información sobre el desarrollo dental de su hijo.

Cómo comenzar las visitas al dentista

Para cuando su hijo tenga 6 meses de edad, su médico debería evaluar la probabilidad de que su hijo tenga problemas dentales en el futuro. Esto puede incluir la realización de un examen dental de la madre y la evaluación de sus antecedentes dentales, dado que el estado de sus dientes a menudo puede predecir el estado de los dientes del hijo. Si el médico considera que su hijo tendrá problemas dentales, asegúrese de llevar a su hijo a una consulta con un dentista antes de que cumpla el primer año o 6 meses después de que aparezcan los primeros dientes primarios, lo que ocurra primero. Después de su primera visita, programe visitas regulares cada 6 meses o según lo recomiende su dentista.

Los entendidos recomiendan que su hijo visite al dentista dentro del primer año de edad. Los bebés con problemas dentales causados por lesiones, enfermedades o un problema de desarrollo deberían ser revisados por un dentista para niños (pediátrico) de inmediato. Si estos problemas dentales no se limitan a las superficies de los dientes, su bebé también debería ser revisado por un médico para niños (pediatra) o por su médico de familia.

Para obtener más información, vea los temas:

Cómo cuidar los dientes y las encías de su hijo

Es mejor comenzar con buenos hábitos de salud bucal antes de que salgan los primeros dientes permanentes.

  • Limpie las encías de su bebé con un paño suave o una gasa para eliminar la placa antes de que le salgan los primeros dientes.
  • A menudo, los padres y los cuidadores comparten cucharas, tenedores y otros utensilios con los bebés. La saliva que usted puede dejar en el utensilio contiene bacterias que pueden producir caries. A veces, dar besos también puede contagiar bacterias. Usted puede ayudar a prevenir la aparición de caries en su hijo durante la infancia temprana asegurándose de que su familia tenga buenos hábitos de salud dental. Mantener sus propios dientes y encías saludables reduce el riesgo de contagiar las bacterias de las caries a su hijo.
  • No acueste a su bebé o a su niño pequeño con un biberón de leche, de leche de fórmula, de jugo ni de otro producto que contenga azúcar. El azúcar y los ácidos que contienen estos líquidos pueden provocar caries (caries del biberón). No deje el biberón sostenido en la boca de su bebé. Quítele el biberón tan pronto como su bebé haya terminado de alimentarse o esté dormido. No obstante, amamantar a su bebé hasta que se duerma es seguro. Aliente a su bebé a comenzar a beber de una taza a los 4 a 6 meses de edad aproximadamente.
  • Hable sobre las necesidades de fluoruro de su hijo con su dentista. Si su hijo necesita fluoruro adicional, su dentista puede recomendarle un suplemento, o un gel o un barniz que él o ella aplicaría a los dientes de su hijo. Use los suplementos solo según las indicaciones. Y manténgalos fuera del alcance de su hijo. El exceso de fluoruro puede ser tóxico y manchar los dientes de un niño.
  • Dele alimentos nutritivos a su hijo para que mantenga encías saludables, desarrolle dientes fuertes y evite las caries. Entre estos se incluyen los granos integrales, las verduras y las frutas. Trate de evitar los alimentos altos en azúcar y los carbohidratos procesados, como los productos de pastelería, las pastas y el pan blanco.
  • No le dé a su hijo enjuagues bucales que contengan alcohol. Si su hijo de 6 años o más tiene caries, pregúntele al dentista si su hijo debe usar un enjuague bucal que contenga fluoruro. Pero observe a su hijo para asegurarse de que no lo trague.
  • Mantenga a su hijo alejado del humo de cigarrillo (humo de tabaco ambiental). El humo de tabaco puede contribuir al desarrollo de caries, de enfermedad de las encías y de otros problemas de salud.2 A medida que su hijo crezca, enséñele sobre los peligros de fumar y sobre el humo de tabaco ambiental.
  • Los niños juegan bruscamente, a veces, con tanta brusquedad que pueden caerse o romperse un diente. Aprenda cómo prevenir las lesiones en los dientes y qué hacer ante una emergencia dental. Para obtener más información, vea el tema Lesiones en la boca y en los dientes.
  • Si su hijo se chupa los dedos o el pulgar, ayúdelo a dejar de hacerlo. Si el niño no puede dejar de hacerlo, consulte a su dentista. Para obtener más información, vea el tema Chuparse el dedo.

Cepillado y limpieza con hilo dental

  • Comience a limpiarle los dientes a su hijo con un cepillo de dientes suave en cuanto le salgan los dientes. Utilice una cantidad muy pequeña (una pizca) de pasta de dientes con fluoruro. Cuando su hijo tenga 2 años, puede comenzar a usar una cantidad de pasta de dientes del tamaño de una arveja (chícharo). Enséñele a su hijo a no tragarse la pasta de dientes.
  • Comience a limpiar los dientes de su hijo con hilo dental tan pronto como estos se toquen entre sí. Es posible que le resulten útiles los dispositivos de plástico para la limpieza con hilo dental. Hable con su dentista acerca del tiempo y de la técnica correctos para limpiar los dientes de su hijo con hilo dental y sobre cómo enseñarle a su hijo a limpiarse con hilo dental.
  • Cepille y limpie con hilo dental los dientes de su hijo durante los primeros años, hasta que su hijo pueda hacerlo solo. Su hijo puede aprender a cepillarse los dientes a los 3 años aproximadamente. Para los 4 años, los niños ya deberían cepillarse los dientes por la mañana y por la noche, aunque usted debería supervisarlos y revisar que la limpieza se realice en forma correcta.
  • Aliente a su hijo a que mire cómo usted se cepilla los dientes a un ángulo adecuado para que aprenda a cepillarse correctamente. Un buen método de enseñanza es hacer que su hijo se cepille los dientes por la mañana y cepillárselos usted por la noche hasta que su hijo domine dicha habilidad.
  • Use tabletas reveladoras cada tanto, para ver si quedan restos de placa en los dientes después del cepillado. Las tabletas reveladoras son masticables y colorearán cualquier resto de placa que quede en los dientes después de que el niño se cepille. Estos productos pueden comprarse en la mayoría de las farmacias.

Inquietudes comunes

A continuación, se detallan algunas inquietudes que muchas personas tienen respecto de consultar al dentista y respecto del cuidado dental:

  • ¿Qué puedo hacer con respecto al miedo? La ansiedad dental es estar nervioso antes de una visita dental o durante ella. Esto puede hacer que ir al dentista sea una experiencia difícil. Puede tomar las medidas necesarias para limitar su ansiedad, como explicarle sus miedos al dentista y establecer un sistema de señas con las manos.
  • ¿Necesito un blanqueamiento de los dientes? El blanqueamiento de los dientes usa un producto blanqueador o un abrasivo para que los dientes estén más blancos. El blanqueamiento de los dientes no es un procedimiento médico —no tiene como resultado dientes más saludables— pero puede brindarle una sonrisa más brillante. A su vez, esto puede hacer que las personas se sientan mejor consigo mismas. El blanqueamiento de los dientes da mejores resultados con algunos tipos de manchas que con otros; por lo tanto, hable con su dentista sobre si es adecuado para usted o no, y sobre los productos y procedimientos que se encuentran disponibles.
  • ¿Tienen alguna inquietud especial los adultos mayores? Las inquietudes de los adultos mayores incluyen las dentaduras postizas y la dificultad para cepillarse.

Procedimientos dentales

A continuación, se detallan algunas inquietudes sobre qué puede suceder en el consultorio del dentista:

  • ¿Una visita de rutina provocará dolor? Si usted consulta al dentista en forma regular y se cuida bien los dientes, es probable que no sienta dolor. Si esta es su primera visita después de mucho tiempo o si no se cuida bien los dientes y las encías, puede producirse cierta irritación cuando el dentista limpie los espacios entre los dientes y entre los dientes y las encías.
  • ¿Necesitaré un empaste? Un empaste es una sustancia que los dentistas usan para reponer una parte de un diente que está cariada o rota. A menudo, se necesita un empaste para arreglar una caries. El hecho de que usted necesite un empaste o no depende de cuán bien se cuide los dientes. Si se cepilla los dientes y los limpia con hilo dental en forma regular, y limita la cantidad de azúcar que come, existen más probabilidades de que no necesite un empaste.
  • ¿Necesitaré radiografías dentales? Las radiografías dentales pueden identificar caries, enfermedades de los huesos e infecciones, y ayudar en la planificación del tratamiento ortodóntico. En los niños, también pueden identificar cuándo están saliendo los dientes nuevos. Las radiografías pueden ayudar a su dentista a detectar problemas en una etapa temprana, lo cual puede ahorrarle tiempo, dinero y molestias o dolores innecesarios. Usted y su dentista programarán una serie de radiografías según sus necesidades.

Niños

A continuación, se detallan algunas inquietudes con respecto al cuidado dental de los niños:

  • ¿Cómo puedo hacer que una consulta al dentista sea agradable para mi hijo? Una visita al dentista puede causar temor a los niños. Usted puede reducir esta posibilidad eligiendo el dentista cuidadosamente y preparando a su hijo para su primera visita. Lo más importante es que no le transmita sus propios miedos a su hijo.
  • ¿Cómo le cepillo los dientes a mi hijo? Es importante comenzar a cepillarle y limpiarle los dientes con hilo dental a su hijo en cuanto estos salgan. Esto mantiene saludables los dientes y las encías de su hijo y le da un buen modelo de lo que él hará en el futuro.
  • ¿Necesitará fluoruro mi hijo? El fluoruro es un mineral que ayuda a prevenir el deterioro de los dientes y la formación de caries. Los dentistas pediátricos recomiendan que comience a usar una cantidad muy pequeña (una pizca) de pasta de dientes con fluoruro en el cepillo de dientes de su bebé en cuanto comiencen a salirle los dientes a su bebé. Las cantidades normales de fluoruro que se añaden a los suministros públicos de agua y al agua embotellada también son seguras para niños y adultos. Si su hijo necesita fluoruro adicional, su dentista puede recomendar un suplemento, o un gel o un barniz que él o ella aplicaría a los dientes de su hijo. Use los suplementos solo según las indicaciones. Y manténgalos fuera del alcance de su hijo. El exceso de fluoruro puede ser tóxico y manchar los dientes de un niño.

Nota: El fluoruro es seguro en las cantidades que aportan los suministros de agua, pero puede ser tóxico en grandes cantidades. Los niveles tóxicos dependen del peso de su hijo. Una dosis letal de fluoruro para un niño de 3 años es de 500 mg y, para un niño menor o un bebé, la dosis es incluso más baja. Mantenga lejos de los niños todos los productos que contengan fluoruro, como pastas dentales y enjuagues bucales. Si usted cree que su hijo puede haber tragado demasiado fluoruro, llame de inmediato a su centro de toxicología local o a la línea telefónica directa nacional de toxicología, al 1-800-222-1222.

Controles de rutina

Su dentista le recomendará la frecuencia con la que debe realizarse controles de rutina. Muchas personas deben consultar a sus dentistas una o dos veces al año. Su dentista le examinará los dientes y las encías para detectar señales de caries, de gingivitis y de otros problemas de salud.

  • Su higienista dental comenzará a limpiarle los dientes raspándole la acumulación endurecida de minerales (sarro) en los dientes con una pequeña herramienta de metal. Luego, el higienista le limpiará los dientes con hilo dental, usará un compuesto pulidor y aplicará fluoruro. Por lo general, las limpiezas no son dolorosas.
  • De vez en cuando, su dentista deseará realizar radiografías. Las radiografías demoran solo algunos minutos.
    • Su dentista o el técnico le darán un delantal pesado para que se ponga, para proteger el cuerpo de los rayos X. Todas las demás personas en la sala usarán un delantal de protección o se ubicarán detrás de un panel protector.
    • Su dentista o el técnico le harán morder una pequeña pieza de plástico. Esto ayudará a alinear los dientes adecuadamente para la máquina. Su dentista o el técnico repetirán este proceso varias veces para obtener imágenes de todos los dientes.
  • Si es necesario, su dentista le colocará un sellador en la superficie de mordida de los dientes posteriores para ayudar a prevenir las caries. Los selladores evitan que los alimentos y las bacterias se atasquen en las superficies de mordida rugosas o en los surcos de los dientes, y protegen los dientes de la placa.
  • Su dentista o su higienista pueden aplicarle una solución de fluoruro directamente en los dientes para ayudar a prevenir las caries. Su dentista puede recomendar una serie de aplicaciones de fluoruro.
  • Si usted es propenso a tener infecciones o si las infecciones son particularmente peligrosas para usted, es posible que deba tomar antibióticos antes de que se le realicen algunos tipos de arreglos dentales. Hable con su dentista o su médico si tiene preguntas sobre la necesidad de tomar antibióticos. Es posible que deba tomar antibióticos si:
    • Tiene determinados problemas del corazón debido a los cuales es peligroso que tenga una infección cardíaca, que se llama endocarditis.
    • Tiene el sistema inmunitario deteriorado.
    • Recientemente le han realizado cirugías mayores o tiene partes del cuerpo que son artificiales, como una cadera artificial o una válvula cardíaca.
  • Su dentista o su higienista pueden preguntarle acerca de los alimentos que usted come. Lo que come y si incorpora o no suficiente cantidad de vitaminas y minerales pueden afectar su salud dental.
  • Si usted tiene una caries activa o enfermedad de las encías, su dentista hablará con usted acerca de cambiar sus hábitos de cepillado o de limpieza con hilo dental. En casos graves, puede recomendarle antibióticos, enjuagues bucales especiales u otros tratamientos dentales. Si sus dientes y sus encías parecen estar saludables, su dentista le recomendará que continúe con el cepillado y con la limpieza con hilo dental habituales.

Tratamiento en el hogar

Formar buenos hábitos de salud dental es la mejor manera de prevenir la caries y la enfermedad de las encías. Los adultos mayores pueden tener inquietudes especiales con respecto a las dentaduras postizas, y las personas con artritis pueden tener problemas para sostener un cepillo de dientes.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Cuidado dental: Cómo cepillarse y limpiarse los dientes con hilo dental

Para obtener información acerca de cuándo llamar al médico si tiene un problema con los dientes o las encías, vea los temas Dolor de muelas y problemas en las encías y Problemas en la boca, no relacionados con lesiones.

Cepíllese a diario

  • Haga del cepillado y de la limpieza con hilo dental una rutina. Cepíllese los dientes dos veces al día, por la mañana y por la noche, y límpielos con hilo dental una vez al día.
  • Use un cepillo de dientes que tenga cerdas suaves y puntas redondeadas y un cabezal lo suficientemente pequeño como para alcanzar todas las partes de los dientes y de la boca. Reemplace su cepillo de dientes cada 3 o 4 meses.
  • También es posible que use un cepillo de dientes eléctrico que cuente con el sello de aprobación de la American Dental Association (Asociación Dental Americana o ADA, por sus siglas en inglés). Se ha demostrado en estudios que los cepillos de dientes eléctricos con acción rotatoria y oscilatoria (hacia atrás y hacia adelante) son más eficaces que otros cepillos de dientes, incluidos otros cepillos de dientes eléctricos.3
  • Use una pasta dental que contenga fluoruro. Algunas pastas dentales que contienen fluoruro también ofrecen control del sarro, lo que puede ayudar a enlentecer la formación de una acumulación endurecida de minerales (sarro) en los dientes.
  • Ubique el cepillo a un ángulo de 45 grados, donde se unen los dientes y las encías. Presione con firmeza y mueva suavemente el cepillo hacia atrás y hacia adelante con pequeños movimientos circulares. No restriegue. El cepillado vigoroso puede hacer que las encías se separen de los dientes y puede rayar el esmalte de los dientes.
  • Cepíllese todas las superficies de los dientes, del lado de la lengua y del lado de las mejillas. Preste especial atención a los dientes frontales y a todas las superficies de los dientes posteriores.
  • Cepíllese las superficies de mordida con movimientos suaves y cortos hacia atrás y hacia adelante.
  • Cepíllese la lengua de atrás hacia adelante. Algunas personas ponen cierta cantidad de pasta dental o de enjuague bucal en el cepillo de dientes cuando hacen esto. Cepillarse la lengua ayuda a eliminar la placa, que puede provocar mal aliento y ayudar a que aparezcan bacterias. Actualmente, algunos cepillos de dientes tienen un cepillo específico para limpiar la lengua.
  • Use tabletas reveladoras de vez en cuando, para ver si continúa o no teniendo placa en los dientes. Las tabletas reveladoras son masticables y colorearán cualquier resto de placa que quede en los dientes después de que se cepille. Puede comprarlas en la mayoría de las farmacias.

Límpiese con hilo dental a diario

Límpiese con hilo dental al menos una vez al día. El tipo de hilo dental que use no es importante. Elija el tipo y el sabor que más le gusten. Use cualquiera de los siguientes métodos:

  • El método del dedo envuelto: Corte un trozo de hilo dental de 18 pulgadas (45 cm) a 20 pulgadas (50 cm) de largo. Enrosque un extremo alrededor del dedo medio izquierdo y el otro extremo alrededor del dedo medio derecho, hasta que las manos se encuentren, aproximadamente, a una distancia de 2 pulgadas (5 cm) a 3 pulgadas (8 cm).
  • El método del lazo: Use un trozo de hilo dental de aproximadamente 12 pulgadas (30 cm) de largo. Ate los extremos entre sí, lo que forma un lazo. Si el lazo es demasiado grande, enrosque el hilo dental alrededor de los dedos para achicarlo.
  • Un dispositivo de plástico para la limpieza con hilo dental que facilita la limpieza con hilo dental: Se encuentran disponibles dispositivos para la limpieza con hilo dental para que los padres los usen para limpiar con hilo dental los dientes de sus hijos. Puede comprarlos en la mayoría de las farmacias.

Pase el hilo dental suavemente entre los dientes, hacia las encías. Doble el hilo dental alrededor de cada diente en forma de U y deslícelo suavemente por debajo de la línea de las encías. Mueva el hilo dental con firmeza hacia arriba y hacia abajo varias veces, para raspar la placa. Poner y sacar el hilo dental entre los dientes sin raspar no eliminará gran cantidad de placa y puede lastimarle las encías.

Puede convenirle probar con dispositivos de limpieza eléctricos (dispositivos de limpieza interdental o cepillos interdentales) fabricados para limpiar entre los dientes. Estos pueden ser tan eficaces como usar hilo dental.

Si las encías sangran cuando se limpia con hilo dental, el sangrado debería detenerse cuando las encías se encuentren más saludables y ceñidas a los dientes.

Siga una dieta saludable para la boca

  • Siga una dieta equilibrada, que incluya granos integrales, verduras y frutas, y que sea baja en grasas saturadas y en sodio. Una buena nutrición es vital para mantener las encías saludables y para evitar las caries.
  • El queso "mozzarella" y otros quesos, el cacahuate (maní), el yogur, la leche y la goma de mascar sin azúcar (especialmente, la goma de mascar que contiene xilitol) son buenos para los dientes. Ayudan a limpiar los azúcares perjudiciales para la boca y a protegerla contra la placa. Estos constituyen excelentes refrigerios para después de las comidas.
  • Evite los alimentos que contengan demasiada cantidad de azúcar, especialmente los alimentos pegajosos y dulces, como caramelos masticables y uvas pasas. Cuanto más tiempo permanezca el azúcar en contacto con los dientes, mayor será el daño.
  • No coma refrigerios antes de acostarse, porque hay más probabilidades de que los restos de comida que hayan quedado en los dientes provoquen caries por la noche. La producción de saliva disminuye cuando duerme, con lo cual, la saliva no limpia la boca mientras está durmiendo.

Deje de usar tabaco

También es importante dejar de usar productos derivados del tabaco. Usar cualquier producto derivado del tabaco hace que tenga más probabilidades de tener cáncer de la boca o enfermedad de las encías (enfermedad periodontal). Usar tabaco también puede demorar la cicatrización después de que le hayan extraído un diente o una muela o de que le hayan realizado otra cirugía en los dientes o en la boca.2 El consumo de tabaco también causa mal aliento y mancha los dientes y la lengua.

Cómo cuidar los dientes de su hijo

Es mejor comenzar con buenos hábitos de salud bucal antes de que salgan los primeros dientes permanentes.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Dental Association
www.ada.org
Academy of General Dentistry
info@knowyourteeth.com
www.knowyourteeth.com

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Aligne CA, et al. (2003). Association of pediatric dental caries with passive smoking. JAMA, 289(10): 1258"264.
  2. American Dental Association (2009). ADA policy on cigarettes and other tobacco products . Available online: http://www.ada.org/news/929.aspx.
  3. Robinson PG, et al. (2005). Manual versus powered toothbrushing for oral health. Cochrane Database of Systematic Reviews (2). Oxford: Update Software.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatric Dentistry (2009). Policy on the use of dental bleaching for child and adolescent patients. Available online: http://www.aapd.org/media/Policies_Guidelines/P_Bleaching.pdf.
  • American Academy of Pediatric Dentistry (2012). Policy on the dental home. Available online: http://www.aapd.org/media/Policies_Guidelines/P_DentalHome.pdf.
  • American Academy of Pediatrics (2008). Preventive oral health intervention for pediatricians. Pediatrics, 122(6): 1387-1394. Available online: http://www.pediatrics.org/cgi/content/full/122/6/1387.
  • Campbell PR (2009). Topical fluoride therapy. In NO Harris et al., eds., Primary Preventive Dentistry, 7th ed., pp. 245–271. Upper Saddle River, NJ: Pearson.
  • Douglass JM, et al. (2004). A practical guide to infant oral health. American Family Physician, 70(11): 2113–2120.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Arden Christen, DDS, MSD, MA, FACD - Odontología

Revisado14 enero, 2014

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.