Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Sarampión

Generalidades del tema

¿Qué es el sarampión?

El sarampión es una infección muy contagiosa (fácil de transmitir) que causa un salpullido por todo el cuerpo.

La vacuna contra el sarampión protege contra esta enfermedad. Esta vacuna es parte de la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR, por sus siglas en inglés) y de la vacuna contra el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela (MMRV, por sus siglas en inglés). La mayoría de los niños reciben la vacuna como parte de sus vacunaciones regulares. Esta es la razón por la que el sarampión es raro en los Estados Unidos y Canadá.

¿Cuál es la causa del sarampión?

El sarampión es causado por un virus. Se transmite cuando una persona infectada tose, estornuda o comparte alimentos o bebidas. El virus del sarampión puede esparcirse por el aire. Esto significa que se puede contagiar del sarampión si está cerca de alguien que tiene el virus incluso si esa persona no tose ni estornuda directamente sobre usted.

Usted puede transmitir el virus a otras personas desde 4 días antes de que aparezca el salpullido hasta 4 días después. El virus se transmite con más frecuencia cuando las personas apenas se enferman, antes de que sepan que lo tienen.

Si ha tenido sarampión, no puede volver a tenerlo. La mayoría de las personas nacidas antes de 1957 han tenido sarampión.

¿Cuáles son los síntomas?

Los primeros síntomas del sarampión son similares a los de un resfriado grave: fiebre alta, goteo nasal, estornudos, dolor de garganta y tos seca. Los ganglios linfáticos del cuello podrían inflamarse. También podría sentirse muy cansado y tener diarrea así como ojos enrojecidos y adoloridos. Una vez que estos síntomas comiencen a desaparecer, aparecerán manchas rojizas dentro de la boca seguidas de un salpullido por todo el cuerpo.

Cuando los adultos tienen sarampión, suelen sentirse peor que los niños que lo tienen.

Los síntomas suelen aparecer de 8 a 12 días después de que usted haya estado cerca de alguien que tuviera sarampión. Esto se conoce como período de incubación.

¿Cómo se diagnostica el sarampión?

Si piensa que tiene sarampión, llame por adelantado y explique los síntomas antes de ir al consultorio médico.

Después de que lo haya examinado, el médico podría solicitar un análisis de sangre o un cultivo viral si sospecha que usted puede tener sarampión.

¿Cómo se trata?

El sarampión suele mejorar con cuidados en el hogar. Usted puede tomar medicamentos para reducir la fiebre, si fuera necesario. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta. Además, descanse lo suficiente y beba mucho líquido. Permanezca alejado de otras personas lo más posible para evitar transmitir la enfermedad. Toda persona que tenga sarampión debería permanecer alejada de la escuela, la guardería, el lugar de trabajo y los lugares públicos hasta por lo menos 4 días después de que apareciese el salpullido.

Su médico podría sugerir suplementos de vitamina A si su hijo tiene sarampión.

La mayoría de las personas mejoran en 2 semanas. Pero el sarampión puede a veces causar graves problemas, como una infección en los pulmones (neumonía) o hinchazón en el cerebro (encefalitis). En casos raros puede incluso causar convulsiones o meningitis.

Si ha estado expuesto al sarampión y no ha recibido la vacuna, es posible que pueda prevenir la infección aplicándose inmunoglobulina (IG) o la vacuna contra el sarampión lo antes posible. Los bebés menores de 12 meses, las mujeres embarazadas y las personas que tienen el sistema inmunitario deteriorado y no pueden luchar contra la infección, podrían necesitar IG si se ven expuestos al sarampión.

¿Por qué es importante la prevención?

Vacunar a su hijo es importante porque el sarampión en ocasiones puede causar graves problemas.

Declaraciones falsas en las noticias han hecho que algunos padres se preocupen sobre la conexión entre el autismo y las vacunas. Pero los estudios no han encontrado ningún vínculo entre las vacunas y el autismo.1

El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas. Los brotes epidémicos pueden ocurrir con facilidad. Por ejemplo, una persona de otro país puede tener sarampión y aún no saberlo. Si esa persona viaja fuera de su país, podría transmitir el sarampión a personas que todavía no son inmunes. También, si usted viaja a otro país y no es inmune al sarampión, podría estar en peligro.

Si usted no sabe si es inmune al sarampión y planea viajar, consulte a su médico o a su clínica de salud local para ver si debería aplicarse la vacuna antes de viajar.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

Centers for Disease Control and Prevention (CDC): Vaccines and Immunizations
Dirección del sitio web: www.cdc.gov/vaccines

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Peacock G, Yeargin-Allsopp M (2009). Autism spectrum disorders: Prevalence and vaccines. Pediatric Annals, 38(1): 22–25.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2012). Measles. In LK Pickering et al., eds., Red Book: 2012 Report of the Committee on Infectious Diseases, 29th ed., pp. 489–499. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2013). Prevention of measles, rubella, congenital rubella syndrome, and mumps, 2013: Summary recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR, 62(RRO4): 1–34. Also available online: http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr6204a1.htm.
  • Cherry JD (2009). Measles virus. In RD Feigin et al., eds., Feigin and Cherry's Textbook of Pediatric Infectious Diseases, 6th ed., vol. 2, pp. 2427–2451. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Elliman D, et al. (2009). Measles, mumps, and rubella: Prevention, search date July 2007. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • Gershon AA (2010). Measles virus (rubeola). In GL Mandell et al., eds., Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, 7th ed., vol. 2, pp. 2229–2236. Philadelphia: Churchill Livingstone Elsevier.
  • Mason WH (2011). Measles. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 1069–1075. Philadelphia: Saunders.
  • Perry RT, Orenstein WA (2006). Measles. In FD Burg et al., eds., Current Pediatric Therapy, 18th ed., pp. 786–790. Philadelphia: Saunders Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
John Pope, MD - Pediatría
Christine Hahn, MD - Epidemiología
Última revisión 14 agosto, 2013

Última revisión: 14 agosto, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.