Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Estimulación nerviosa eléctrica para el dolor crónico

Generalidades del tratamiento

La estimulación nerviosa eléctrica es un procedimiento que usa una corriente eléctrica para tratar el dolor crónico. La estimulación nerviosa periférica (PNS, por sus siglas en inglés) y la estimulación de la médula espinal (SCS, por sus siglas en inglés) son dos tipos de estimulación nerviosa eléctrica. En ambas, un pequeño generador de impulsos envía eléctricos a los nervios (en la estimulación nerviosa periférica) o a la médula espinal (en la estimulación de la médula espinal). Estos impulsos interfieren en la acción de los impulsos nerviosos que le hacen sentir dolor.

La estimulación nerviosa se hace en dos pasos. Para ver si le va a ayudar con su dolor, su médico primero le introducirá un electrodo temporal a través de la piel (en forma percutánea) para ensayar el tratamiento. El electrodo se conecta a un estimulador que el paciente puede controlar. Si el ensayo tiene éxito, su médico puede implantarle un estimulador permanente debajo de la piel. Esto suele hacerse con un anestésico local y un sedante. El estimulador mismo se implanta debajo de la piel y los pequeños cables recubiertos (conductores) se introducen debajo de la piel al punto donde pueden estar conectados a los nervios o insertados en el conducto vertebral.

Después de que se completa este procedimiento ambulatorio, usted y su médico determinan la mejor potencia del impulso. Luego se le muestra cómo usar el estimulador en el hogar. Un programa típico para la estimulación de la médula espinal consiste en usarlo por 1 o 2 horas, 3 o 4 veces al día.

Cuando se usa, la estimulación nerviosa eléctrica crea una sensación de hormigueo.

Qué esperar después del tratamiento

Usted tendrá una pequeña incisión que debe mantener limpia y seca hasta que sane.

Por qué se hace

Este tratamiento puede hacerse para personas con dolor intenso crónico que tienen:

La estimulación nerviosa eléctrica suele considerarse experimental para varias otras afecciones, incluyendo la esclerosis múltiple, la paraplejia y la angina de pecho resistente al tratamiento.

Eficacia

No hay mucha evidencia que demuestre la eficacia que tiene la estimulación de la médula espinal. Parece ayudar a ciertos tipos de dolor crónico, como el síndrome de cirugía fallida de columna y el síndrome de dolor regional complejo.1 La estimulación de la médula espinal también puede aliviar la lumbalgia crónica.2

Algunos investigadores han declarado que más de la mitad de las personas que reciben estimulación de la médula espinal para la lumbalgia y el dolor de pierna crónicos, el dolor de pierna isquémico (por ejemplo, a causa de la enfermedad de las arterias periféricas) o el síndrome de dolor regional crónico han experimentado una disminución o alivio del dolor.3

Hay algo de evidencia de que la estimulación nerviosa periférica alivia ciertos tipos de dolor crónico, como el dolor nervioso periférico y el dolor después de la cirugía. Hasta ahora los estudios han sido pequeños.4

El alivio inicial del dolor a menudo es seguido por una disminución gradual en su eficacia. Aparentemente, esto ocurre por el aumento de la tolerancia del cuerpo al tratamiento.

Riesgos

Los posibles riesgos relacionados con la estimulación nerviosa eléctrica incluyen:

  • Desarrollo de tejido cicatricial (fibrosis) alrededor del electrodo.
  • Dolor que se desplaza gradualmente más allá del alcance del estimulador nervioso.
  • Rotura de un electrodo o falla mecánica.
  • Infección.
  • Derrame de líquido raquídeo durante la estimulación de la médula espinal.
  • Dolor de cabeza por la estimulación de la médula espinal.
  • Problemas de vejiga en la estimulación de la médula espinal.
  • Acostumbrarse a la estimulación, haciéndola menos eficaz.

Las personas con un estimulador implantado no pueden hacerse pruebas de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés).

Para pensar

Todavía no hay pruebas sólidas de que la estimulación nerviosa eléctrica dé resultados. Se necesita mejor investigación. El éxito del tratamiento varía mucho y está influenciado por la causa del dolor.

La estimulación nerviosa eléctrica puede recomendarse para algunas personas que tienen ciertos tipos de dolor crónico.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Mailis-Gagnon A, et al. (2004). Spinal cord stimulation for chronic pain. Cochrane Database of Systematic Reviews (3).
  2. Taylor RS, et al. (2005). Spinal cord stimulation for chronic back and leg pain and failed back surgery syndrome: A systematic review and analysis of prognostic factors. Spine, 30(1): 152–160.
  3. Cameron T (2004). Safety and efficacy of spinal cord stimulation for the treatment of chronic pain: A 20-year literature review. Journal of Neurosurgery, 100(3, Suppl Spine): 254–267.
  4. Raphael JH, et al. (2011). Randomized double-blind sham-controlled crossover study of short-term effect of percutaneous electrical nerve stimulation in neuropathic pain. Pain Medicine, 12(10): 1515–1522.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Nancy Greenwald, MD - Medicina física y rehabilitacíon

Revisado12 marzo, 2014

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.