Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Complicaciones gastrointestinales (PDQ®) información para los pacientes [NCI]

Esta información es producida y suministrada por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés). La información en este tema puede haber cambiado desde que se escribió. Para la información más actual, comuníquese con el Instituto Nacional del Cáncer a través del Internet en la página web http://cancer.gov o llame al 1-800-4-CANCER.

Complicaciones gastrointestinales

Información general

El tubo gastrointestinal (GI) es parte del aparato digestivo, que procesa los nutrientes (vitaminas, minerales, carbohidratos, grasas, proteínas y agua) que contienen las comidas que ingerimos y ayuda a eliminar los desechos del cuerpo. El tubo GI incluye el estómago y los intestinos. El estómago es un órgano con forma de J en el abdomen superior. La comida circula desde la garganta hacia el estómago a través de un músculo hueco llamado esófago. Luego de salir del estómago, los alimentos parcialmente digeridos pasan al intestino delgado y luego al intestino grueso (colon). Las últimas seis pulgadas del intestino grueso se llaman el recto y el canal anal. El canal anal termina en el ano (la abertura del intestino grueso al exterior del cuerpo).
Anatomía del aparato gastrointestinal (digestivo); muestra el esófago, el hígado, el estómago, el colon, el intestino delgado, el recto y el ano.

Las complicaciones GI son habituales en los pacientes de cáncer. Las complicaciones son problemas médicos que se presentan durante una enfermedad o luego de un procedimiento o tratamiento. Estas pueden producirse debido a la enfermedad, procedimiento o tratamiento u otras causas. Este sumario describe las siguientes complicaciones GI, sus causas y tratamientos:

  • Estreñimiento.
  • Impacción fecal.
  • Obstrucción intestinal.
  • Diarrea.
  • Enteritis por radiación.

Este sumario trata de las complicaciones GI en adultos con cáncer. El tratamiento de las complicaciones GI en los niños es diferente del tratamiento en adultos.

Estreñimiento

Con el estreñimiento, los movimientos intestinales son difíciles o no se presentan con la frecuencia habitual.

El estreñimiento consiste de un movimiento lento de la materia fecal a través del intestino grueso. Mientras más tiempo toma la materia fecal en recorrer el intestino grueso y mientras más líquido pierden, se tornan más secas y duras. El paciente puede tener dificultad con la evacuación intestinal, tener que empujar más fuerte a fin de evacuar o tener menos evacuaciones que las habituales.

Entre las causas comunes del estreñimiento están ciertos medicamentos, cambios en la alimentación, no tomar suficientes líquidos y disminución de las actividades.

El estreñimiento es un problema común en los pacientes de cáncer. Los pacientes de cáncer se pueden estreñir por cualquiera de los factores comunes que causan estreñimiento en las personas saludables. Entre estas están la edad madura, cambios en la alimentación y la ingesta de líquidos, y no ejercitarse lo suficiente. Además de estas causas comunes al estreñimiento, hay otras causas en los pacientes de cáncer.

Otras causas de estreñimiento son:

Medicinas
  • Opioides y otras medicinas para el dolor. Esta es una de las causas principales del estreñimiento en los pacientes de cáncer.
  • Quimioterapia.
  • Medicinas para la ansiedad y la depresión.
  • Antiácidos.
  • Diuréticos (medicamentos que aumentan la cantidad de orina que produce el cuerpo).
  • Complementos, como hierro y calcio.
  • Medicinas para dormir.
  • Medicinas que se usan como anestesia (eliminar la sensación de dolor durante la cirugía u otros procedimientos).
Alimentación
  • No beber suficiente agua u otros líquidos. Este es un problema habitual en los pacientes de cáncer.
  • No comer suficientes alimentos, sobre todo aquellos ricos en fibras.
Hábitos de evacuación intestinal
  • No ir al baño cuando se siente la necesidad de evacuar el intestino.
  • Usar laxantes o enemas con demasiada frecuencia.
Afecciones que impiden la actividad y el ejercicio
  • Lesión en la médula espinal o presión de un tumor u otra causa.
  • Huesos rotos.
  • Fatiga.
  • Debilidad.
  • Pasar mucho tiempo en la cama o no mantenerse activo.
  • Problemas de corazón.
  • Dificultad para respirar.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
Trastornos intestinales
  • Colon irritable.
  • Diverticulitis (inflamación de pequeñas bolsas en el colon que se llaman divertículos).
  • Tumor en el intestino.
Músculos y trastornos nerviosos
  • Tumores cerebrales.
  • Lesión en la médula espinal o presión en esta por un tumor u otra causa.
  • Parálisis (pérdida de la capacidad de moverse) en ambas piernas.
  • Derrame cerebral u otros trastornos que paralizan una parte del cuerpo.
  • Neuropatía periférica (dolor, adormecimiento u hormigueo) en los pies.
  • Debilidad en el diafragma (el músculo de la respiración debajo de los pulmones) o los músculos abdominales. Esto dificulta pujar para evacuar el intestino.
Cambios en el metabolismo corporal
  • Tener una concentración baja de hormona tiroidea, potasio o sodio en la sangre.
  • Tener demasiado nitrógeno y calcio en la sangre
Medio ambiente
  • Tener que ir más lejos para ir al baño.
  • Necesitar ayuda para ir al baño.
  • Estar en lugares poco familiares.
  • Tener muy poca o ninguna intimidad.
  • Sentir que lo están apurando.
  • Vivir con demasiado calor que causa deshidratación.
  • Necesitar una bacinilla de cama o un inodoro portátil.
Colon estrecho
  • Cicatrices debido a la radioterapia o la cirugía.
  • Presión de un tumor que crece.

Se hace una evaluación para planificar el tratamiento.

La evaluación incluye un examen físico y preguntas sobre los movimientos intestinales habituales del paciente y de qué forma han cambiado.

Se llevan a cabo las siguientes pruebas y procedimientos para identificar la causa del estreñimiento:

  • Examen físico: examen del cuerpo para identificar signos generales de salud, como los signos de enfermedad, tales como masas o cualquier otra cosa fuera de lo común, El médico revisará como suena el área de los intestinos y si hay dolor e inflamación en el abdomen.
  • Examen digital del recto (EDR): examen del recto. Un médico o enfermero con guantes lubricados, introduce un dedo en la parte inferior del recto para palpar masas o cualquier otra cosa que parezca inusual. En las mujeres, también se puede examinar la vagina.
  • Prueba de materia fecal oculta en la sangre: una prueba para analizar las materias fecales en la sangre que solo se pueden ver bajo el microscopio. Se colocan muestras pequeñas de materia fecal en tarjetas especiales y se les devuelven al médico o al laboratorio para su análisis.
    Estuche de prueba para Sangre Oculta en la Materia Fecal (SOMF) muestra aplicador y sobre para el reenvío.
  • Proctoscopia: examen mediante el cual se introduce un proctoscopio en el recto. Un proctoscopio es un instrumento fino parecido a un tubo con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido y observarlas bajo el microscopio en busca de enfermedad.
  • Colonoscopia: procedimiento para observar el interior del recto y el colon en busca de pólipos, áreas anormales o cáncer. Se introduce un colonoscopio a través del recto hacia el colon. Un colonoscopio es un instrumento fino parecido a un tubo con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer pólipos y muestras de tejido y observarlas bajo el microscopio en busca de signos de cáncer.
    Colonoscopia; muestra un colonoscopio que se inserta a través del ano y el recto hacia el colon. El recuadro interior muestra la imagen de un paciente en camilla al que se le realiza una colonoscopia.
  • Radiografía del abdomen: radiografía de los órganos del interior del abdomen. Un rayo X es un tipo de haz de energía que atraviesa el cuerpo y se plasma en una película, y produce una imagen de áreas en el interior del cuerpo.

No existe una cantidad "normal" de evacuaciones intestinales del paciente de cáncer. Cada persona es diferente. Le pueden preguntar sobre sus hábitos intestinales, alimentos y medicamentos:

  • ¿Con cuánta frecuencia tiene un movimiento intestinal? ¿Cuándo y qué cantidad?
  • ¿Cuándo fue su última evacuación intestinal? ¿Cómo fue (cuánto, dura o blanda, color)?
  • ¿Había sangre en la materia fecal?
  • ¿Le dolió el estómago o tuvo cólicos, náusea, vómito, flatulencia o sensación de llenura cerca del recto?
  • ¿Usa laxantes o enemas con regularidad?
  • ¿Qué hace habitualmente para aliviar el estreñimiento? ¿Le sirve?
  • ¿Qué clase de alimentos come?
  • ¿Qué tipo de líquidos bebe y en qué cantidad?
  • ¿Qué medicinas está tomando? ¿Cuánto y con qué frecuencia?
  • ¿Este estreñimiento es un cambio reciente en sus hábitos normales?
  • ¿Cuántas veces al día expulsa gases?

Para los pacientes que tienen colostomías, se hablará sobre el cuidado de la colostomía.

Tratar el estreñimiento es importante para que el paciente se sienta cómodo y para prevenir problemas más graves.

Es más fácil prevenir el estreñimiento que aliviarlo. El equipo de atención de la salud trabajará con el paciente a fin de prevenir el estreñimiento. Los pacientes que toman opioides necesitan empezar a tomar laxantes de inmediato a fin de prevenir el estreñimiento.

El estreñimiento puede ser muy incómodo y ocasionar sufrimiento. Si se deja sin tratar, el estreñimiento puede llevar a una impacción fecal. Esta es una afección grave por la que la materia fecal no logra salir del colon o el recto. Es importante tratar el estreñimiento para prevenir la impacción fecal.

La prevención y el tratamiento no son iguales para cada paciente. Haga lo siguiente para prevenir y tratar el estreñimiento:

  • Mantenga un diario de los movimientos intestinales.
  • Beba ocho onzas de líquido todos los días. Los pacientes que tienen ciertas afecciones, como enfermedad de los riñones o el corazón, pueden beber menos.
  • Haga ejercicios con regularidad. Los pacientes que no pueden caminar, pueden hacer ejercicios abdominales en la cama o caminar de la cama a una silla.
  • Aumente la cantidad de fibras en su alimentación comiendo más de lo siguientes alimentos:
    • Frutas, como pasas de uva, ciruelas, duraznos y manzanas.
    • Vegetales, como calabacín, brócoli, zanahorias y apio.
    • Cereales de granos integrales, panes de granos integrales y salvado.
    Es importante beber más líquidos cuando se consumen más alimentos ricos en fibras, para evitar agravar el estreñimiento. (Para mayor información, consultar la sección sobre estreñimiento en sumario del PDQ sobre La nutrición en el tratamiento del cáncer.) Los pacientes que tuvieron una obstrucción en el intestino grueso o delgado o fueron operados del colon (por ejemplo, una colostomía) no deben consumir una alimentación rica en fibras.
  • Tomar una bebida tibia o caliente aproximadamente media hora antes del momento habitual de una evacuación intestinal.
  • Tener privacidad y tranquilidad en el momento de una evacuación intestinal.
  • Usar el inodoro regular o portátil en lugar de una bacinilla de cama.
  • Tomar medicinas solamente recetadas por el médico. Los medicamentos para el estreñimiento pueden incluir sustancias con un contenido alto de fibras, laxantes, ablandadores de heces, y medicamentos que hacen que el intestino se vacíe.
  • Usar supositorios o enemas solo cuando lo ordena el médico, En algunos pacientes, estos tratamientos pueden llevar a hemorragias, infecciones u otros efectos secundarios dañinos.

Cuando los opioides causan estreñimiento, el tratamiento puede consistir en medicamentos que detienen los efectos de los opioides u otros medicamentos, ablandadores de las heces, enemas o extracción manual de la materia fecal.

Impacción fecal

La impacción fecal es una masa de materia fecal seca y dura que no logra salir del colon o el recto.

La impacción fecal se compone de materia fecal seca que no sale del cuerpo. Los pacientes con impacción pueden no tener síntomas gastrointestinales (GI). Más bien, pueden tener problemas de circulación, el corazón o la respiración. Si la impacción fecal no se trata, puede empeorar y causar la muerte.

Una causa habitual de impacción fecal es el uso frecuente de laxantes.

El uso repetido de laxantes en dosis cada vez más altas, hace que el colon sea menos capaz de responder de modo natural a la necesidad de tener una evacuación intestinal. Esta es una razón frecuente de impacción fecal. Otras causas son las siguientes:

  • Medicamentos opioides para el dolor.
  • Poca o ninguna actividad física por mucho tiempo.
  • Cambios en la alimentación.
  • Estreñimiento que no se trata. Consultar la sección anterior sobre las causas de estreñimiento.

Ciertos tipos de enfermedades mentales pueden producir impacción fecal.

Los síntomas de impacción fecal incluyen la incapacidad de tener una evacuación intestinal, y dolor en el abdomen o la espalda.

Los siguientes pueden ser síntomas de impacción fecal:

  • No poder producir una evacuación intestinal.
  • Tener que pujar más fuerte para producir con cantidades pequeñas de materia fecal dura y seca.
  • Tener menos evacuaciones intestinales que lo habitual.
  • Dolor en la espalda o el abdomen.
  • Orinar con mayor o menor frecuencia que lo habitual, o no poder orinar.
  • Problemas para respirar, latidos rápidos del corazón, mareos o presión arterial baja e inflamación del abdomen.
  • Tener diarrea repentina y explosiva (a medida que la materia fecal se mueven alrededor de la impacción).
  • Pérdida de materia fecal al toser.
  • Náuseas y vómitos.
  • Deshidratación.
  • Sentirse confundido y perder el sentido del tiempo y el lugar, con latidos rápidos del corazón, sudoración, fiebre y presión arterial alta o baja.

Estos síntomas se deben informar al proveedor de atención de la salud.

La evaluación incluye un examen físico y preguntas como las que se hacen en la evaluación del estreñimiento.

El médico hará preguntas similares a las que se hacen en la evaluación del estreñimiento:

  • ¿Con qué frecuencia tiene una evacuación intestinal? ¿Cuándo y cuánto?
  • ¿Cuándo fue su última evacuación intestinal? ¿Cómo fue (cuánto, dura o blanda, de qué color)?
  • ¿Había sangre en su materia fecal?
  • ¿Le dolió el estómago o tuvo cólicos, náuseas, vómitos, flatulencia o sensación de llenura cerca del recto?
  • ¿Usa laxantes o enemas con regularidad?
  • ¿Qué usa con habitualmente para aliviar el estreñimiento? ¿Le sirve?
  • ¿Qué clase de alimentos come?
  • ¿Qué tipo de y qué cantidad de líquidos toma?
  • ¿Qué medicinas está tomando? ¿Cuánto y con qué frecuencia?
  • ¿Este estreñimiento es un cambio reciente en sus hábitos normales?
  • ¿Cuántas veces al día expulsa gases?

El médico llevará a cabo un examen físico para determinar si el paciente tiene una impacción fecal. Se pueden llevar a cabo las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico: examen del cuerpo para identificar signos generales de salud, como los signos de enfermedad, tales como masas o cualquier otra cosa fuera de lo común.
  • Radiografía: un rayo X es un tipo de haz de energía que atraviesa el cuerpo y se plasma en una película, y produce una imagen de áreas en el interior del cuerpo. Para ver si hay impacción fecal, se puede tomar una radiografía del abdomen o el tórax.
  • Examen digital del recto (EDR): examen del recto. Un médico u enfermero con guantes lubricados, introduce un dedo en el recto para palpar la impacción fecal, masas o cualquier otra cosa que parezca inusual.
  • Sigmoidoscopía: procedimiento para observar el interior del recto y el sigmoideo (colon inferior) en busca de impacción fecal, pólipos, áreas anormales, o cáncer. Se inserta un sigmoidoscopio por el recto hasta colon sigmoideo. Un sigmoidoscopio es un instrumento delgado parecido a un tubo con una luz y una lente que permiten la observación. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido para observarlas bajo el microscopio en busca de signos de cáncer.
    Sigmoidoscopia; muestra un sigmoidoscopio que se inserta a través del ano y el recto hacia el colon sigmoide. El recuadro interior muestra la imagen de un paciente en camilla al que se le realiza una sigmoidoscopía.
  • Exámenes de sangre: pruebas que se llevan a cabo en una muestra de sangre para medir la cantidad de ciertas sustancias o para contar diferentes tipos de células sanguíneas. Las pruebas de sangre se realizan con el fin de encontrar signos de enfermedad o sustancias que causan enfermedad, para verificar si hay anticuerpos o marcadores tumorales, o ver si el tratamiento es eficaz.
  • Electrocardiograma (EKG): prueba que muestra la actividad del corazón. Se colocan sobre la piel del pecho muñecas y tobillos, electrodos pequeños unidos a un electrocardiógrafo. El electrocardiógrafo produce una gráfica lineal que, con el tiempo, muestra los cambios de la actividad eléctrica del corazón. El gráfico muestra afecciones anormales, como arterias bloqueadas, cambios en los electrolitos (partículas con cargas eléctricas) y cambios en la forma en que la corriente eléctrica pasa a través de los tejidos del corazón.

La impacción fecal se trata habitualmente con un enema.

El tratamiento principal de la impacción fecal es humedecer y ablandar la materia fecal para poder extraerla o que salga del cuerpo. Por lo general, esto se logra con un enema. Los enemas se administran solamente como se recetan por el médico porque demasiados enemas pueden dañar el intestino. Se puede administrar ablandadores de la materia fecal como supositorios de glicerina a fin de suavizarla y hacer que salga más fácilmente. Algunos pacientes pueden necesitar necesitan que se les extraigan la materia fecal del recto manualmente una vez que se ablanda.

No se usan laxantes que hagan circular la materia fecal porque estos también pueden dañar el intestino.

Obstrucción intestinal

Una obstrucción intestinal es un bloqueo del intestino grueso o delgado por otra causa que no sea impacción fecal.

Las obstrucciones intestinales (bloqueos) impiden el movimiento de la materia fecal a través del intestino delgado o grueso. Esto puede obedecer a cambios físicos o afecciones que impiden que los músculos intestinales se muevan normalmente. El intestino puede estar parcial o totalmente bloqueado. La mayor parte de las obstrucciones se presentan en el intestino delgado.

Cambios físicos

  • El intestino se puede retorcer o formar un lazo, cerrarse y atrapar la materia fecal.
  • La inflamación, el tejido cicatrizal por una cirugía y las hernias pueden estrechar mucho el intestino.
  • Los tumores que dentro o fuera del intestino pueden hacer que este se obstruya parcial o totalmente.

Si los intestinos se bloquean por causas físicas, esto puede impedir el flujo sanguíneo a las partes bloqueadas. Se debe restablecer el flujo sanguíneo o los tejidos afectados pueden morir.

Afecciones que afectan el músculo intestinal

  • Parálisis (perder la capacidad de movimiento).
  • Obstrucciones en los vasos sanguíneos que van al intestino.
  • Muy poco potasio en la sangre.

Los cánceres más comunes que ocasionan obstrucciones intestinales son los cánceres del colon, estómago y ovario.

Otros cánceres, como el de pulmón y los cánceres de mama, y el melanoma, se pueden diseminar hasta el abdomen y producir una obstrucción intestinal. Los pacientes sometidos a cirugía del abdomen o radioterapia dirigida al abdomen tienen un riesgo más alto de obstrucción intestinal. Las obstrucciones intestinales son más comunes durante los estadios avanzados del cáncer.

La evaluación incluye un examen físico y pruebas de imágenes.

Para diagnosticar una obstrucción intestinal se pueden llevar a cabo las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico: un examen del cuerpo para revisar signos generales de salud, como enfermedad, masas o cualquier otra cosa que parezca inusual. El doctor revisará si el paciente tiene dolor abdominal, vómitos o cualquier movimiento de gases o materia fecal en el intestino.
  • Recuento sanguíneo completo (RSC): procedimiento para el que se extrae una muestra de sangre y se analiza para lo siguiente:
    • La cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas
    • La cantidad de hemoglobina (la proteína que trasporta oxígeno) en los glóbulos rojos.
    • La porción de la muestra de sangre compuesta por glóbulos rojos.
  • Panel de electrolitos: examen de sangre que mide la concentración de electrolitos, como sodio, potasio y cloruro.
  • Análisis de orina: análisis para verificar el color de la orina y sus contenidos, como azúcar, proteína, glóbulos rojos y glóbulos blancos.
  • Radiografía del abdomen: radiografía de los órganos del interior del abdomen. Un rayo X es un tipo de haz de energía que atraviesa el cuerpo y se plasma en una película que muestra una imagen de áreas internas del cuerpo.
  • Enema de bario: serie de radiografías del tracto gastrointestinal inferior. Se introduce en el recto un líquido que contiene bario (un compuesto metálico de color plateado blancuzco). El bario reviste el tracto gastrointestinal inferior y luego se toman radiografías. Este procedimiento también se llama serie GI inferior. Esta prueba muestra la parte bloqueada del intestino.
    Procedimiento con enema de bario; muestra la inserción del bario líquido en el recto que fluye hasta el colon. El recuadro interior muestra la imagen de un paciente en camilla al que se le administra una enema de bario.

El tratamiento es diferente para la obstrucción intestinal aguda o crónica.

Obstrucción intestinal aguda

La obstrucción intestinal aguda se presenta de repente, pude no haberse presentado antes y no dura mucho tiempo. El tratamiento puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Tratamiento para la restitución de líquidos: tratamiento para reintroducir la cantidad normal de líquidos en el cuerpo. Se pueden administrar líquidos intravenosos (IV) y se pueden recetar medicinas.
  • Corrección de electrolitos: tratamiento para obtener las cantidades correctas de sustancias químicas en la sangre, como sodio, potasio y cloruro. Se pueden administrar líquidos con electrolitos mediante infusión.
  • Transfusión de sangre: procedimiento mediante el que una persona recibe una infusión de sangre completa o de componentes de la sangre.
  • Sonda nasogástrica o colorrectal: se introduce una sonda nasogástrica a través de la nariz y el esófago hacia el estómago. Se introduce una sonda colorrectal a través del recto hacia el colon. Esto se realiza para disminuir la inflamación, extraer la acumulación de líquidos y gases y aliviar la presión.
  • Cirugía: se puede realizar una cirugía para aliviar la obstrucción si esta causa síntomas graves que no se alivian con otros tratamientos.

Los pacientes con síntomas que continúan empeorando se someterán a exámenes de seguimiento para verificar la presencia de signos y síntomas de crisis y asegurar que la obstrucción no empeore.

Obstrucción intestinal crónica maligna

Las obstrucciones intestinales crónicas empeoran con el tiempo. Los pacientes de cáncer avanzado pueden tener obstrucciones intestinales crónicas que no se pueden solucionar con cirugía. El intestino puede estar bloqueado o más estrecho en más de un lugar o el tumor puede ser demasiado grande para extirparlo por completo. Los tratamientos incluyen los siguientes procedimientos:

  • Cirugía: se elimina la obstrucción para aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida del paciente.
  • Endoprótesis: se introduce un tubo de metal en el intestino para abrir el área bloqueada.
  • Sonda de gastrostomía: se introduce una sonda a través de la pared del abdomen directamente hacia el estómago. La sonda de gastrostomía puede aliviar la acumulación de líquido y aire en el estómago, y permitir la administración directa de medicamentos y líquidos hacia el estómago. También se puede añadir a la sonda de gastrostomía una bolsa de drenaje con una válvula. Cuando la válvula está abierta, el paciente puede comer o beber por la boca, y los alimentos drenan directamente hacia la bolsa. Esto le permite al paciente probar el gusto de los alimentos y mantener la boca húmeda. Se evita proporcionar alimentos sólidos porque pueden obstruir la sonda y la bolsa de drenaje.
  • Medicinas: inyecciones o infusiones de medicinas para el dolor, las náuseas y los vómitos, o para vaciar los intestinos. Esto se puede recetar a pacientes que no se pueden ayudar con una sonda o una bolsa de gastrostomía.

Diarrea

La diarrea consiste en evacuaciones intestinales frecuentes sueltas y aguadas.

La diarrea es la presencia de evacuaciones intestinales frecuentes sueltas y aguadas. La diarrea aguda dura más de cuatro días pero menos de dos semanas. Los síntomas de diarrea aguda se pueden presentar con más de tres evacuaciones sueltas de materia fecal. La diarrea es crónica (a largo plazo) cuando dura más de dos meses.

La diarrea se puede presentar en cualquier momento durante el tratamiento del cáncer. Puede causar tensión física y emocional a los pacientes de cáncer.

En los pacientes de cáncer, la causa más común de diarrea es el tratamiento del cáncer.

Las causas de diarrea en los pacientes de cáncer son las siguientes:

  • Los tratamiento para el cáncer como la quimioterapia, la radioterapia, el trasplante de médula ósea y la cirugía.
    • Algunos medicamentos quimioterapéuticos causan diarrea al cambiar la forma los nutrientes se descomponen y se absorben en el intestino delgado. Más de la mitad de los pacientes que reciben quimioterapia presentan diarrea que necesita tratamiento.
    • La radioterapia dirigida al abdomen y la pelvis causa inflamación de los intestinos. Los pacientes pueden tener problemas para digerir los alimentos y tener gases, flatulencia, cólicos y diarrea. Estos síntomas pueden durar entre 8 y 12 semanas luego del tratamiento o pueden no presentarse por meses o años. El tratamiento puede incluir cambios en la alimentación, medicamentos o cirugía.
    • Los pacientes sometidos a radioterapia y quimioterapia con frecuencia presentan diarrea grave. Puede no necesitarse la hospitalización. Se puede administrar el tratamiento en un consultorio ambulatorio o durante la atención en el hogar. Se pueden administrar líquidos intravenosos (IV) o medicamentos recetados.
    • Los pacientes sometidos a un trasplante de médula ósea de un donante pueden presentar la enfermedad de injerto contra huésped (EICH). Entre los síntomas estomacales e intestinales de la GVHD están las náuseas y vómitos, dolor abdominal grave y cólicos, y diarrea verde acuosa. Estos síntomas se pueden presentar hasta 1 a 3 meses después del trasplante.
    • Cirugía del estómago o los intestinos.
  • El cáncer mismo.
  • Tensión y ansiedad a causa del diagnóstico del cáncer y su tratamiento.
  • Afecciones médicas y enfermedades diferentes al cáncer.
  • Infecciones.
  • Tratamiento con antibióticos para ciertas infecciones. El tratamiento con antibióticos puede irritar la capa que reviste el intestino y causar una diarrea que, a menudo, no mejora con tratamiento.
  • Laxantes.
  • Impacción fecal en que la materia fecal se escurren alrededor del bloqueo.
  • Ciertos alimentos con alto contenido de fibras o grasa.

La evaluación incluye examen físico, análisis de laboratorio y preguntas sobre alimentación y las evacuaciones intestinales.

Debido a que la diarrea puede ser potencialmente mortal, es importante determinar la causa a fin de que el tratamiento comience tan pronto como sea posible. El médico puede hacer las siguientes preguntas para ayudar a planificar el tratamiento:

  • ¿Cuán a menudo tuvo evacuaciones intestinales en las últimas 24 horas?
  • ¿Cuándo fue su última evacuación intestinal? ¿Cómo fue (cuánto, dura o blanda, qué color)? ¿Tenía sangre?
  • ¿Hubo sangre en su materia fecal o rectal?
  • ¿Se sintió mareado, muy soñoliento o tuvo calambres, dolor, náuseas, vómitos o fiebre?
  • ¿Qué comió? ¿Qué bebió y cuánto en las últimas 24 horas?
  • ¿Perdió peso últimamente? ¿Cuánto?
  • ¿Cuántas veces orinó en las últimas 24 horas?
  • ¿Qué medicinas está tomando? ¿Cuánto y con cuánta frecuencia?
  • ¿Viajó recientemente?

Las pruebas y procedimientos pueden ser las siguientes:

  • Examen físico y antecedentes: examen del cuerpo para revisar el estado general de salud, e identificar cualquier signo de enfermedad como nódulos o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso. El examen incluirá revisar la presión arterial, el pulso y la respiración; verificar si hay sequedad en la piel y el tejido que reviste el interior de la boca, y determinar si hay dolor abdominal y sonidos intestinales.
  • Examen digital del recto (EDR): un examen del recto. El médico o enfermero inserta un dedo cubierto por un guante lubricado en la parte inferior del recto para palpar y detectar si hay masas o cualquier otra cosa que parezca poco usual. El examen verificará si hay signos de impacción fecal. Se pueden tomar muestras de materia fecal para realizar pruebas de laboratorio.
  • Prueba de sangre oculta en la materia fecal: prueba que se usa para verificar si la materia fecal contiene sangre que solo se puede ver con un microscopio. Se colocan muestras pequeñas de materia fecal sobre láminas especiales y se envían al médico o al laboratorio para analizarlas.
  • Prueba de materia fecal: exámenes de laboratorio para revisar las concentraciones de agua y sodio en la materia fecal, y encontrar substancias que pudieran causar diarrea. La materia fecal también se revisan en busca de infecciones bacterias, hongos o infecciones víricas.
  • Recuento sanguíneo completo (RSC): procedimiento mediante el cual se toma una muestra de sangre y se revisa en busca de lo siguiente:
    • Cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas
    • Cantidad de hemoglobina (la proteína que trasporta oxígeno) en los glóbulos rojos.
    • Porción de una muestra de sangre compuesta por glóbulos rojos
  • Panel de electrolitos: examen de sangre para medir las concentraciones de electrolitos como el sodio, el potasio y el cloruro.
  • Análisis de orina: prueba para analizar el color y contenido de la orina como, por ejemplo, el azúcar, las proteínas, los glóbulos rojos y los glóbulos blancos
  • Radiografía abdominal: radiografía de los órganos del interior del abdomen. Un rayo X es un tipo de haz de energía que atraviesa el cuerpo y se plasma en una película logrando una imagen de áreas del interior del cuerpo. Las radiografías abdominales también se pueden hacer en búsqueda de una obstrucción intestinal u otros problemas.

El tratamiento de la diarrea depende de su causa.

El tratamiento depende de la causa de la diarrea. El médico podría introducir cambios en las medicinas, la alimentación o las bebidas

  • Es posible usted necesite hacer cambios en el uso de laxantes.
  • Se puede recetar medicinas para tratar la diarrea a fin de disminuir el movimiento de los intestinos, disminuir las secreciones intestinales y ayudar en la absorción de nutrientes.
  • La diarrea que ocasiona el tratamiento de cáncer se puede tratar haciendo cambios en la alimentación. Comer porciones pequeñas y frecuentes de alimentos y evitar los siguientes alimentos:
    • Leche y productos lácteos.
    • Comidas picantes.
    • Alcohol.
    • Alimentos y bebidas que contienen cafeína.
    • Ciertos jugos de frutas.
    • Alimentos y bebidas que producen gases.
    • Alimentos ricos en fibras o grasa.
  • Un régimen de bananas, arroz, manzanas y tostadas (régimen BRAT) puede ayudar con la diarrea leve.
  • Beber más líquidos claros puede ayudar a disminuir la diarrea. Es mejor beber hasta tres cuartos de líquidos claros por día. Esto incluye agua, bebidas para deportistas, caldos, te liviano descafeinado y refrescos carbonatados sin cafeína, jugos claros y gelatina. En caso de diarrea grave, el paciente puede necesitar que le administren líquidos intravenosos (IV) u otras formas de nutrición por IV. (Para mayor información, consultar la sección sobre diarrea en el sumario del PDQ sobre La nutrición en el tratamiento del cáncer.)
  • La diarrea que causa la enfermedad de injerto contra huésped (EICH) se trata con frecuencia con una dieta especial. Algunos pacientes necesitan tratamiento a largo plazo y someterse a un régimen alimentario.
  • Se pueden recomendar probióticos. Los probióticos son microorganismos vivos que se usan como suplemento alimentario para ayudar la digestión y una función intestinal . El probiótico más común es una bacteria que se encuentra en el yogurt y se llama Lactobacillus acidophilus.
  • Los pacientes que tienen diarrea con otros síntomas pueden necesitar líquidos y medicinas IV.

Enteritis por radiación

La enteritis por radiación es la inflamación del intestino producida por la radioterapia.

La enteritis por radiación es una afección en la que el revestimiento del intestino se inflama durante o después de la radioterapia dirigida al abdomen, la pelvis o el recto. El intestino delgado y el intestino grueso son muy sensibles a la radiación. Mientras más alta sea la dosis de radiación mayor es el daño que se puede ocasionar al tejido normal. La mayoría de los tumores del abdomen y la pelvis necesitan dosis de radiación altas. La mayoría de los pacientes que reciben radiación dirigida al abdomen, pelvis o recto presentarán enteritis.

La radioterapia para destruir células cancerosas en el abdomen y la pelvis afecta las células normales del revestimiento de los intestinos. La radioterapia detiene el crecimiento de las células cancerosas y otras células de crecimiento rápido. Dado que las células normales del revestimiento del intestino crecen con rapidez, el tratamiento con radiación dirigida a esa área puede impedir el crecimiento de esas células. Esto hace más difícil la autoreparación de los tejidos. En la medida en que estas células mueren y no se remplazan, se presentan problemas gastrointestinales en unos pocos días o semanas.

Los médicos están estudiando si el orden en que se administran la radioterapia, la quimioterapia y la cirugía incide en la gravedad de la enteritis.

Los síntomas pueden comenzar durante la radioterapia o meses a años después.

La enteritis por radiación puede ser aguda o crónica:

  • La enteritis aguda por radiación se presenta durante la radioterapia y puede durar entre 8 y 12 semanas después de terminar el tratamiento.
  • La enteritis crónica por radiación se presenta meses o años después de terminar la radioterapia o se puede presentar como enteritis aguda y seguir volviendo.

La dosis total de radiación y otros factores afectan el riesgo de enteritis por radiación

Solo de 5 a 15% de los pacientes tratados con radioterapia dirigida al abdomen tendrán problemas crónicos. El tiempo que dure la enteritis y su gravedad dependen de los siguientes aspectos:

  • Dosis total de radiación recibida.
  • Cantidad de intestino normal tratado.
  • Tamaño del tumor y grado de diseminación.
  • Si se administró quimioterapia y radioterapia al mismo tiempo.
  • Si se usaron implantes de radiación.
  • Si el paciente tiene presión arterial alta, diabetes, enfermedad inflamatoria pélvica o tiene una nutrición precaria.
  • Si el paciente se sometió a cirugía en el abdomen o la pelvis.

La enteritis aguda y crónica comparten síntomas muy parecidos.

Los pacientes con enteritis aguda pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Nauseas.
  • Vómitos.
  • Cólicos abdominales.
  • Urgencia frecuente de evacuación intestinal.
  • Dolor rectal, sangrado o moco en la materia fecal.
  • Diarrea aguachenta.
  • Sensación de mucho cansancio.

Los síntomas de la enteritis aguda por lo general desaparecen entre 2 y 3 tres semanas después de terminar el tratamiento.

Los síntomas de la enteritis crónica por lo general se presentan entre 6 y 18 meses después de terminar la radioterapia. Puede resultar difícil de diagnosticar. Primero, el médico se asegurará de que los síntomas obedecen a tumor recidivante en el intestino delgado. El médico también necesitará saber todos los antecedentes del paciente en cuanto a tratamientos con radiación.

Los pacientes con enteritis crónica pueden presentar los siguientes signos y síntomas:

  • Cólicos abdominales.
  • Diarrea con sangre.
  • Urgencia frecuente de tener una evacuación intestinal.
  • Materia fecal grasosa.
  • Pérdida de peso.
  • Náuseas.

La evaluación de la enteritis por radiación incluye un examen físico y preguntas al paciente.

Se realiza un examen físico del paciente y se le pregunta lo sobre los siguientes aspectos:

  • Modelo habitual de movimientos intestinales habituales.
  • Tipo de diarrea:
    • Cuándo comenzó.
    • Cuánto duró.
    • Con cuánta frecuencia se presenta.
    • Cantidad y tipo de materia fecal.
    • Otros síntomas que acompañan la diarrea (como gases, cólicos, flatulencia, urgencia, sangrado y ardor en el recto).
  • Salud nutricional:
    • Altura y peso.
    • Hábitos comunes de alimentación.
    • Cambios en los hábitos alimentarios.
    • Cantidad de fibras en la alimentación.
    • Signos de deshidratación (como cutis pálido, aumento de debilidad o sensación de mucho cansancio).
  • Niveles de tensión y capacidad de hacerle frente.
  • Cambios que causa la enteritis en el modo de vida.

El tratamiento depende de si la enteritis por radiación es aguda o grave.

Enteritis por radiación aguda

El tratamiento de la enteritis aguda incluye el tratamiento de los síntomas. Los síntomas suelen mejorar con el tratamiento, pero si los síntomas empeoran se debe suspender el tratamiento del cáncer por un tiempo.

El tratamiento de la enteritis aguda por radiación puede incluir lo siguiente:

  • Medicinas para detener la diarrea.
  • Opioides para aliviar el dolor.
  • Espuma esteroidea para aliviar la inflamación rectal.
  • Restitución de la enzima pancreática para pacientes de cáncer de páncreas. Una disminución de las enzimas pancreáticas puede causar diarrea.
  • Cambios en la alimentación. Los intestinos dañados por la radioterapia pueden no producir la cantidad suficiente de ciertas enzimas que se necesitan para la digestión, especialmente lactasa. La lactasa se necesita para digerir la lactosa, que se encuentra en la leche y los derivados de la leche. Un régimen alimentario sin lactosa, bajo en grasas y bajo en fibra puede ayudar a controlar los síntomas de la enteritis aguda.
    • Evitar los siguientes alimentos:
      • Leche y productos lácteos, excepto suero de leche, yogurt y suplementos como Ensure.
      • Pan de salvado integral y cereal.
      • Nueces, semillas y coco.
      • Comidas fritas o grasosas.
      • Fruta fresca y seca, y algunos jugos (como el de ciruelas).
      • Vegetales crudos.
      • Pasteles muy enriquecidos.
      • Palomitas de maíz, papitas fritas, y pretzels.
      • Especias y hierbas fuertes.
      • Chocolate, café, té y bebidas gaseosas con cafeína.
      • Alcohol y tabaco.
      • Alcohol y tabaco.
    • Alimentos a escoger:
      • Pescados, aves y carnes asados u horneadas.
      • Bananas.
      • Puré de manzana y manzanas peladas.
      • Jugos de manzana y uvas.
      • Pan blanco y tostadas.
      • Macarrones y fideos.
      • Papas asadas, hervidas o en puré.
      • Vegetales cocidos suaves, como puntas de espárragos, frijoles verdes y encerados, zanahorias, espinaca y calabacín.
      • Quesos procesados suaves. Los quesos procesados pueden no causar problemas porque se elimina la lactosa durante su elaboración.
      • Suero de leche, yogurt y los suplementos de leche batida sin lactosa, como Ensure.
      • Huevos.
      • Manteca de maní suave.
    • Indicaciones útiles:
      • Comer los alimentos a temperatura ambiente.
      • Beber alrededor de 12 vasos dede ocho onzas de líquido por día.
      • Esperar a que las bebidas carbonatadas pierdan su efervescencia antes de tomarlas.
      • Añadir nuez moscada a las comidas. Esto ayuda a disminuir el movimiento de los alimentos digeridos en los intestinos.
      • Iniciar una dieta baja en fibras el primer día de radioterapia.

Enteritis por radiación crónica

El tratamiento de la enteritis por radiación crónica puede incluir lo siguiente:

  • Los mismos tratamientos de los síntomas que para la enteritis aguda por radiación.
  • Cirugía. Pocos pacientes necesitan cirugía para controlar los síntomas. Se puede usar dos tipos de cirugía:
    • Derivación de flujo intestinal: procedimiento mediante el cual el médico crea una nueva vía para el flujo del contenido intestinal alrededor del tejido dañado.
    • Resección total del intestino: cirugía para extirpar completamente los intestinos.
    Los médicos se fijan en el estado de salud general del paciente y la cantidad de tejido dañado antes de decidir si la cirugía es necesaria. La recuperación después de la cirugía suele ser lenta y se puede alimentación por sonda por un tiempo prolongado. Incluso después de la cirugía, muchos pacientes todavía tienen síntomas.

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre cuidados médicos de apoyo y cuidados paliativos que se realizan en los Estados Unidos para constipation, impaction, and bowel obstruction y diarrhea y que actualmente aceptan participantes. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Modificaciones a este sumario (02 / 21 / 2013)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Se incorporaron cambios editoriales en este sumario.

Información sobre este sumario del PDQ

Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) que contiene información completa sobre el cáncer. La base de datos del PDQ incluye sumarios de la última información publicada sobre la prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se presentan en dos versiones. Las versiones para profesionales de la salud tienen información detallada escrita en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se escriben en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones tienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. Además, las versiones también están disponibles en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). El NIH es el centro principal de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en una revisión independiente de la literatura médica. No son declaraciones de políticas del NCI o el NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer contiene información actualizada sobre la fisiopatología y el tratamiento de las complicaciones gastrointestinales. Tiene como objetivo informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas a cargo de pacientes. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos Editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están compuestos por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con este. Los sumarios se revisan regularmente y se les incorporan cambios a medida que se obtiene nueva información. La fecha de cada sumario ("Actualizado") indica la fecha del cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se tomó de la versión para profesionales de la salud, que el Consejo Editorial sobre Cuidados Médicos de Apoyo del PDQ revisa con regularidad y actualiza cuando es necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un estudio o ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar maneras nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recoge información acerca de los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes deberían considerar participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo a los pacientes que no han comenzado un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos del PDQ están disponibles en línea en el portal de Internet del NCI. La lista de muchos médicos que participan en ensayos clínicos también se encuentra en el PDQ. Para mayor información, llamar al Servicio de información sobre cáncer al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

Permisos para el uso de este sumario.

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Sin embargo, se permitirá que un usuario tendría permiso para escribir una oración como "El sumario de información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre la prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos: "[incluir extracto del sumario]".

El formato preferido para citar un sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Complicaciones gastrointestinales. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://cancer.gov/espanol/pdq/cuidados-medicos-apoyo/complicacionesgastrointestinales/Patient. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes que aparecen en los sumarios del PDQ se usan con permiso de los autores, artistas o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas en este sumario, así como muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar el enlace Visuals Online. Visuals Online es una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

No se debe usar la información contenida en estos sumarios para tomar decisiones acerca del reembolso de seguros. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Información económica, legal y de seguro médico, disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor envíelas a través del formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov/espanol.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

NCI Public Inquiries Office
9609 Medical Center Dr.
Room 2E532 MSC 9760
Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las "Mejores Opciones," páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

Última revisión: 2013-02-21


Si usted quiere saber más sobre el cáncer y cómo se trata, o si desea saber sobre ensayos clínicos para su tipo de cáncer, puede llamar al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) al 1-800-422-6237, llamada gratuita. Un especialista en información capacitado puede hablar con usted y responder a sus preguntas.


Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.