Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Cáncer de endometrio: Tratamiento (PDQ®) : Tratamiento - información para profesionales de salud [NCI]

Esta información es producida y suministrada por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés). La información en este tema puede haber cambiado desde que se escribió. Para la información más actual, comuníquese con el Instituto Nacional del Cáncer a través del Internet en la página web http://cancer.gov o llame al 1-800-4-CANCER.

Cáncer de endometrio

Información general sobre el cáncer de endometrio

Incidencia y mortalidad

Cálculo del número de casos nuevos y defunciones por cáncer de endometrio (cuerpo uterino) en los Estados Unidos en 2013:[1]

  • Nuevos casos: 49.560.
  • Defunciones: 8.190.

El cáncer de endometrio es la neoplasia maligna ginecológica más común en los Estados Unidos y representa el 6% de todos los cánceres que se presentan en la mujer. La hemorragia vaginal irregular es un signo inicial y el síntoma principal del tumor de endometrio, el cual tiene una alta probabilidad de curación. Para detectar el cáncer de endometrio, es necesario utilizar una técnica que obtenga una muestra de tejido directamente del endometrio. La prueba de Papanicolaou no resulta confiable para la detección selectiva del cáncer de endometrio, aunque un estudio retrospectivo observó suficiente correlación entre la citología cervical positiva y la enfermedad de alto riesgo (es decir, tumor de grado alto e invasión profunda del miometrio) [2] y el riesgo elevado de enfermedad ganglionar.[3] El grado de diferenciación tumoral juega un papel vital en la historia natural de esta enfermedad y en la selección del tratamiento. Se encontró que la exposición prolongada al estrógeno sin oposición aumenta la incidencia de cáncer de endometrio.[4,5] En contraste, la terapia de progesterona y estrógeno combinados evita que aumente el riesgo de contraer cáncer de endometrio, que se asocia con el uso de estrógenos sin oposición.[6,7] En algunas pacientes se puede demostrar antecedentes de hiperplasia compleja con atipia. Se observó también un aumento en la incidencia de cáncer endometrial concomitante al tratamiento con tamoxifeno para el cáncer de mama (NSABP B-14), incremento que está relacionado con el efecto estrogénico del tamoxifeno en el endometrio.[8,9] Por este motivo, la paciente que recibe tamoxifeno debe someterse a exámenes pélvicos de seguimiento y después de cualquier sangrado uterino anormal, a reconocimiento médico.

Las características de propagación de la enfermedad dependen en parte del grado de diferenciación celular. Los tumores bien diferenciados tienden a limitar su propagación a la superficie del endometrio; la diseminación al miometrio es menos común. En la paciente con tumor poco diferenciado, la invasión del miometrio ocurre con mayor frecuencia. A menudo, la invasión del miometrio es una indicación precursora de complicación de los ganglios linfáticos y de metástasis distales y, por lo general, es independiente del grado de diferenciación.[10,11] La propagación metastásica tiene un patrón característico. La propagación a los ganglios pélvicos y paraaórticos es común. Cuando se presenta metástasis a puntos distales, lo más probable es que afecte lo siguiente:

  • Pulmones.
  • Ganglios inguinales y supraclaviculares.
  • Hígado.
  • Huesos.
  • Cerebro.
  • Vagina.

Otro factor que se correlaciona con la propagación tumoral extrauterina y ganglionar es el compromiso del espacio linfáticocapilar descubierta en el examen histopatológico.[12] Mediante la clasificación quirúrgica concienzuda, es posible categorizar la enfermedad en estadio I en tres grupos de pronóstico. La paciente con tumor de grado 1, con compromiso solo del endometrio y sin signos de enfermedad intraperitoneal (es decir, propagación a los anexos), corre poco riesgo (<5%) de presentar complicación ganglionar.[13] En la paciente con tumor de grado 2 o 3, invasión de menos del 50% del miometrio y sin enfermedad intraperitoneal, la incidencia de diseminación a los ganglios pélvicos es de 5 a 9% y la de tener ganglios paraaórticos positivos es de 4%. Hay una gran probabilidad de que la paciente con invasión muscular profunda, tumor de grado alto y enfermedad intraperitoneal, o sin ella, padezca de propagación ganglionar: a los ganglios pélvicos, de 20 a 60% y a los ganglios paraaórticos, de 10 a 30%. En un estudio orientado específicamente a los carcinomas en estadio I, grado 1, de tipo histológico favorable, se identificaron los siguientes cuatro factores pronósticos adversos de significación estadística:[14]

  • Invasión del miometrio.
  • Invasión vascular.
  • Ocho mitosis o más por diez campos de alto poder.
  • Ausencia de receptores de progesterona.

Otro grupo identificó la aneuploidía y la fracción elevada de fase S como indicadores de un pronóstico precario.[15] Un estudio del Grupo de Oncología Ginecológica asoció los parámetros quirúrgicos patológicos y el tratamiento postoperatorio al intervalo sin recidiva y al sitio de recidiva. Para la paciente que no presenta propagación extrauterina, los determinantes más importantes de recidiva fueron la histología de grado 3 y la invasión profunda del miometrio. En este estudio, la frecuencia de recidiva se incrementó de forma marcada con ganglios pélvicos positivos, metástasis a los anexos, citología peritoneal positiva, compromiso del espacio capilar, del istmo o del cuello uterino y, en particular, ganglios paraaórticos positivos (incluye todos los grados y toda profundidad de invasión). El 98% de los casos con metástasis ganglionar aórtica se observó en pacientes con ganglios pélvicos positivos, metástasis intraabdominal o invasión tumoral de 33% del exterior del miometrio.[16,17]

Cuando la única prueba de propagación extrauterina es la citología peritoneal positiva, no se sabe con certeza cómo influirá en el resultado. El valor de la terapia dirigida hacia este hallazgo citológico no está bien fundamentado.[18,19,20,21,22,23] Como consecuencia, aunque todavía se recomienda la obtención de especímenes citológicos, un resultado positivo no aumenta el estadio de la enfermedad. La presencia de otra enfermedad extrauterina es necesaria antes de que se considere la posibilidad de administrar terapia posoperatoria adicional.

Un informe encontró que la concentración de los receptores de progesterona es el indicador pronóstico de más importancia, por sí solo, de la supervivencia a tres años en la enfermedad en estadios clínicos I y II. El 93% de las pacientes con una concentración de receptores de progesterona mayor de 100 sobrevivieron sin enfermedad tres años en comparación con el 36% de aquellas con una concentración menor de 100. Solamente el compromiso cervical y la citología peritoneal resultaron ser variables pronósticas significativas después de ajustar la concentración de los receptores de progesterona.[24] Otros informes confirman la importancia del estado de los receptores hormonales como factor independiente de pronóstico.[25] Además, se mostró que la coloración inmunohistoquímica del tejido preparado en parafina de los receptores de estrógeno y de progesterona se correlaciona con el grado de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia así como con la supervivencia.[26,27,28] Basándose en estos datos, se debe incluir cuando sea posible los receptores de progesterona y de estrógeno, analizados ya sea por métodos bioquímicos o inmunohistoquímicos, en la evaluación de las pacientes en estadios I y II. También se encontró que los siguientes son indicadores pronósticos del resultado clínico:[28]

  • Expresión del oncogén.
  • Ploidía del ADN.
  • Fracción de células en fase-S.

Por ejemplo, la sobreexpresión del oncogén HER-2/neu se relaciona con un pronóstico global precario.[29] Se publicó una revisión general de los factores de pronóstico.[30]

Sumarios relacionados

Otros sumarios del PDQ que contienen información relacionada con el cáncer de endometrio (cuerpo uterino) son los siguientes:

  • Prevención del cáncer de endometrio (disponible solo en inglés)
  • Exámenes de detección del cáncer de endometrio (disponible solo en inglés)
  • Tratamiento del sarcoma uterino

Referencias:

1. American Cancer Society.: Cancer Facts and Figures 2013. Atlanta, Ga: American Cancer Society, 2013. Available online. Last accessed September 5, 2013.
2. DuBeshter B, Warshal DP, Angel C, et al.: Endometrial carcinoma: the relevance of cervical cytology. Obstet Gynecol 77 (3): 458-62, 1991.
3. Larson DM, Johnson KK, Reyes CN Jr, et al.: Prognostic significance of malignant cervical cytology in patients with endometrial cancer. Obstet Gynecol 84 (3): 399-403, 1994.
4. Ziel HK, Finkle WD: Increased risk of endometrial carcinoma among users of conjugated estrogens. N Engl J Med 293 (23): 1167-70, 1975.
5. Jick SS, Walker AM, Jick H: Estrogens, progesterone, and endometrial cancer. Epidemiology 4 (1): 20-4, 1993.
6. Jick SS: Combined estrogen and progesterone use and endometrial cancer. Epidemiology 4 (4): 384, 1993.
7. Bilezikian JP: Major issues regarding estrogen replacement therapy in postmenopausal women. J Womens Health 3(4): 273-282, 1994.
8. van Leeuwen FE, Benraadt J, Coebergh JW, et al.: Risk of endometrial cancer after tamoxifen treatment of breast cancer. Lancet 343 (8895): 448-52, 1994.
9. Fisher B, Costantino JP, Redmond CK, et al.: Endometrial cancer in tamoxifen-treated breast cancer patients: findings from the National Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project (NSABP) B-14. J Natl Cancer Inst 86 (7): 527-37, 1994.
10. Hendrickson M, Ross J, Eifel PJ, et al.: Adenocarcinoma of the endometrium: analysis of 256 cases with carcinoma limited to the uterine corpus. Pathology review and analysis of prognostic variables. Gynecol Oncol 13 (3): 373-92, 1982.
11. Nori D, Hilaris BS, Tome M, et al.: Combined surgery and radiation in endometrial carcinoma: an analysis of prognostic factors. Int J Radiat Oncol Biol Phys 13 (4): 489-97, 1987.
12. Hanson MB, van Nagell JR Jr, Powell DE, et al.: The prognostic significance of lymph-vascular space invasion in stage I endometrial cancer. Cancer 55 (8): 1753-7, 1985.
13. Takeshima N, Hirai Y, Tanaka N, et al.: Pelvic lymph node metastasis in endometrial cancer with no myometrial invasion. Obstet Gynecol 88 (2): 280-2, 1996.
14. Tornos C, Silva EG, el-Naggar A, et al.: Aggressive stage I grade 1 endometrial carcinoma. Cancer 70 (4): 790-8, 1992.
15. Friberg LG, Norén H, Delle U: Prognostic value of DNA ploidy and S-phase fraction in endometrial cancer stage I and II: a prospective 5-year survival study. Gynecol Oncol 53 (1): 64-9, 1994.
16. Morrow CP, Bundy BN, Kurman RJ, et al.: Relationship between surgical-pathological risk factors and outcome in clinical stage I and II carcinoma of the endometrium: a Gynecologic Oncology Group study. Gynecol Oncol 40 (1): 55-65, 1991.
17. Lanciano RM, Corn BW, Schultz DJ, et al.: The justification for a surgical staging system in endometrial carcinoma. Radiother Oncol 28 (3): 189-96, 1993.
18. Ambros RA, Kurman RJ: Combined assessment of vascular and myometrial invasion as a model to predict prognosis in stage I endometrioid adenocarcinoma of the uterine corpus. Cancer 69 (6): 1424-31, 1992.
19. Turner DA, Gershenson DM, Atkinson N, et al.: The prognostic significance of peritoneal cytology for stage I endometrial cancer. Obstet Gynecol 74 (5): 775-80, 1989.
20. Piver MS, Recio FO, Baker TR, et al.: A prospective trial of progesterone therapy for malignant peritoneal cytology in patients with endometrial carcinoma. Gynecol Oncol 47 (3): 373-6, 1992.
21. Kadar N, Homesley HD, Malfetano JH: Positive peritoneal cytology is an adverse factor in endometrial carcinoma only if there is other evidence of extrauterine disease. Gynecol Oncol 46 (2): 145-9, 1992.
22. Lurain JR: The significance of positive peritoneal cytology in endometrial cancer. Gynecol Oncol 46 (2): 143-4, 1992.
23. Lurain JR, Rice BL, Rademaker AW, et al.: Prognostic factors associated with recurrence in clinical stage I adenocarcinoma of the endometrium. Obstet Gynecol 78 (1): 63-9, 1991.
24. Ingram SS, Rosenman J, Heath R, et al.: The predictive value of progesterone receptor levels in endometrial cancer. Int J Radiat Oncol Biol Phys 17 (1): 21-7, 1989.
25. Creasman WT: Prognostic significance of hormone receptors in endometrial cancer. Cancer 71 (4 Suppl): 1467-70, 1993.
26. Carcangiu ML, Chambers JT, Voynick IM, et al.: Immunohistochemical evaluation of estrogen and progesterone receptor content in 183 patients with endometrial carcinoma. Part I: Clinical and histologic correlations. Am J Clin Pathol 94 (3): 247-54, 1990.
27. Chambers JT, Carcangiu ML, Voynick IM, et al.: Immunohistochemical evaluation of estrogen and progesterone receptor content in 183 patients with endometrial carcinoma. Part II: Correlation between biochemical and immunohistochemical methods and survival. Am J Clin Pathol 94 (3): 255-60, 1990.
28. Gurpide E: Endometrial cancer: biochemical and clinical correlates. J Natl Cancer Inst 83 (6): 405-16, 1991.
29. Hetzel DJ, Wilson TO, Keeney GL, et al.: HER-2/neu expression: a major prognostic factor in endometrial cancer. Gynecol Oncol 47 (2): 179-85, 1992.
30. Homesley HD, Zaino R: Endometrial cancer: prognostic factors. Semin Oncol 21 (1): 71-8, 1994.

Clasificación celular del cáncer de endometrio

El tipo de célula más común del cáncer de endometrio es el adenocarcinoma endometrioide que está compuesto de elementos epiteliales glandulares malignos; la mezcla de metaplasias escamosas es común. Los tumores adenoescamosos contienen elementos malignos de epitelio glandular y escamoso;[1] el carcinoma de células claras y el carcinoma seroso papilar del endometrio son tumores de histología similar a los observados en el ovario y en la trompa de Falopio, y el pronóstico es peor para estos tumores.[2] Raras veces se encuentran tumores mucinosos, escamosos e indiferenciados. A continuación se ofrece una relación de la frecuencia con que se manifiestan los tipos de células de cáncer de endometrio:

1.Endometrioide (75–80%).
1.Adenocarcinoma ciliado.
2.Adenocarcinoma secretorio.
3.Papilar o velloglandular.
4.Adenocarcinoma con diferenciación escamosa.
1.Adenoacantoma.
2.Adenoescamoso.
2.Seroso papilar uterino (<10%).
3.Mucinoso (1%).
4.Células claras (4%).
5.Células escamosas (<1%).
6.Mixtos (10%).
7.Indiferenciado.

Referencias:

1. Zaino RJ, Kurman R, Herbold D, et al.: The significance of squamous differentiation in endometrial carcinoma. Data from a Gynecologic Oncology Group study. Cancer 68 (10): 2293-302, 1991.
2. Gusberg SB: Virulence factors in endometrial cancer. Cancer 71 (4 Suppl): 1464-6, 1993.

Información sobre los estadios del cáncer de endometrio

Definiciones: FIGO

La Féderation Internationale de Gynécologie et d'Obstétrique (FIGO) y el American Joint Committee on Cancer (AJCC) han designado la estadificación para definir el cáncer de endometrio. El sistema FIGO es el que se usa con mayor frecuencia.[1,2]

Los carcinosarcomas se deben estadificar como carcinoma.[2] A su vez, los estadios FIGO se subdividen según el grado histológico del tumor, por ejemplo, estadio IC G2.

Cuadro 1. Carcinoma de endometrioa

Estadio
a Adaptación del FIGO Committee on Gynecologic Oncology.[1]
b Ya sea G1, G2, o G3 (G = grade).
c El compromiso glandular endouterino siempre se debe considerar como estadio l y no como estadio ll.
d El informe sobre la citología positiva debe hacerse por separado sin cambiar el estadio.
Ib El tumor se encuentra confinado al corpus uteri.
IAb Ninguna o menos de la mitad de invasión al miometrio.
IBb La invasión es igual o mayor que la mitad del miometrio.
IIb El tumor invade el estroma del cuello uterino pero no se extiende más allá del útero.c
IIIb Diseminación local o regional del tumor.
IIIAb El tumor invade la serosa del corpus uteri o adnexae.d
IIIBb Compromiso vaginal o del parametrio.d
IIICb Metástasis a ganglios linfáticos de la pelvis o paraaórticos.d
IIIC1b Nódulos pélvicos positivos.
IIIC2b Ganglios linfáticos paraaórticos positivos con ganglios linfáticos pélvicos positivos o sin estos.
IVb El tumor invade la vejiga o la mucosa intestinal o hay metástasis a distancia.
IVAb El tumor invade la vejiga o la mucosa intestinal.
IVBb Metástasis a distancia, incluyendo metástasis intraabdominal o ganglios linfáticos inguinales.

Referencias:

1. Pecorelli S: Revised FIGO staging for carcinoma of the vulva, cervix, and endometrium. Int J Gynaecol Obstet 105 (2): 103-4, 2009.
2. Corpus uteri. In: Edge SB, Byrd DR, Compton CC, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 7th ed. New York, NY: Springer, 2010, pp 403-18.

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

Por lo general, la paciente con cáncer de endometrio que tiene la enfermedad localizada se puede curar mediante la histerectomía y la salpingooforectomía bilateral. El mejor resultado se obtiene con cualquiera de los dos tratamientos estándar: histerectomía o histerectomía y radioterapia adyuvante (cuando hay invasión profunda del músculo del miometrio [50% de su profundidad] o cuando hay un tumor de grado 3 con invasión del miometrio). El resultado de dos estudios o ensayos aleatorizados sobre el uso de radioterapia de haz externo (RHE) en pacientes con enfermedad en estadio I no mostró mejoría alguna en cuanto a la supervivencia pero sí mostró una recidiva locorregional reducida (3–4% comparada con 12–14% después de 5–6 años de una mediana de seguimiento, P < 0,001) con un aumento en los efectos secundarios.[1,2,3][Grado de comprobación: 1iiDii] Los resultados de un estudio realizado por el Danish Endometrial Cancer Group también indican que la ausencia de radiación no mejora la supervivencia de las pacientes con enfermedad en estadio I y riesgo intermedio (grado 1 y 2 con >50% de invasión miometrial o grado 3 con <50% de invasión miometrial).[4]

La braquiterapia vaginal de manguito está vinculada a una menor morbilidad relacionada con la radiación que la RHE y mostró ser equivalente a la RHE en el entorno adyuvante para las pacientes con enfermedad en estadio I.[5] Un subconjunto de pacientes con enfermedad en estadio I tiene un riesgo mayor de recidiva y es apto para recibir tratamiento adyuvante. La mayoría de las pacientes tendrán un buen pronóstico con cirugía sola.

Algunas pacientes presentan metástasis regional y a distancia que, aunque ocasionalmente responden a la terapia hormonal estándar, raras veces se curan. En el caso de estas pacientes, la terapia estándar resulta inadecuada.

Se evaluaron algunos fármacos progestacionales como terapia adyuvante en un estudio o ensayo clínico aleatorizado de la enfermedad en estadio I y se demostró que no ofrecen ninguna ventaja a la paciente. Pero estos estudios no se clasificaron según la concentración del receptor de progesterona en el tumor primario. No hay informe de ningún ensayo clínico que utilice progestinas adyuvantes en la enfermedad más avanzada. Se aconseja determinar la concentración de los receptores de progesterona en el tumor primario y, si están elevados, pensar en la posibilidad de que la paciente participe en un ensayo clínico adyuvante apropiado. Si no hay ningún ensayo clínico disponible, la información sobre los receptores del tumor primario puede ser útil para guiar la terapia en caso de que la enfermedad recidive.

Referencias:

1. Creutzberg CL, van Putten WL, Koper PC, et al.: Surgery and postoperative radiotherapy versus surgery alone for patients with stage-1 endometrial carcinoma: multicentre randomised trial. PORTEC Study Group. Post Operative Radiation Therapy in Endometrial Carcinoma. Lancet 355 (9213): 1404-11, 2000.
2. Keys HM, Roberts JA, Brunetto VL, et al.: A phase III trial of surgery with or without adjunctive external pelvic radiation therapy in intermediate risk endometrial adenocarcinoma: a Gynecologic Oncology Group study. Gynecol Oncol 92 (3): 744-51, 2004.
3. Scholten AN, van Putten WL, Beerman H, et al.: Postoperative radiotherapy for Stage 1 endometrial carcinoma: long-term outcome of the randomized PORTEC trial with central pathology review. Int J Radiat Oncol Biol Phys 63 (3): 834-8, 2005.
4. Bertelsen K, Ortoft G, Hansen ES: Survival of Danish patients with endometrial cancer in the intermediate-risk group not given postoperative radiotherapy: the Danish Endometrial Cancer Study (DEMCA). Int J Gynecol Cancer 21 (7): 1191-9, 2011.
5. Nout RA, Smit VT, Putter H, et al.: Vaginal brachytherapy versus pelvic external beam radiotherapy for patients with endometrial cancer of high-intermediate risk (PORTEC-2): an open-label, non-inferiority, randomised trial. Lancet 375 (9717): 816-23, 2010.

Cáncer de endometrio en estadio I

Opciones de tratamiento estándar:

Se recomienda una histerectomía total y una salpingooforectomía bilateral si el tumor:

  • Está bien o moderadamente diferenciado.
  • Afecta el 66% de la parte superior del cuerpo uterino.
  • Tiene citología peritoneal negativa.
  • No hay invasión del espacio vascular.
  • Hay invasión de menos del 50% del miometrio.

Se pueden extirpar ganglios linfáticos pélvicos seleccionados. No se indica un tratamiento posquirúrgico si estos son negativos. Algunos médicos recomiendan que el tratamiento posquirúrgico se lleve a cabo con una probeta vaginal.[1]

Para todos los otros casos y tipos de células, se debe combinar el muestreo de un ganglio pélvico y un ganglio periaórtico seleccionado con la histerectomía total y la salpingooforectomía bilateral si no hay contraindicaciones médicas o técnicas. Un estudio encontró que la disección ganglionar por sí sola no aumenta de manera significativa la morbilidad global de la histerectomía.[2] Mientras que la radioterapia reduce la incidencia de recidiva local y regional, no se comprobó que esta mejore la supervivencia, y sus efectos tóxicos son más adversos.[3,4,5,6] Los resultados de dos estudios o ensayos aleatorizados sobre el uso de la radioterapia adyuvante en pacientes con enfermedad en estadio I, no mostró una mejoría en la supervivencia pero si mostró una recidiva locorregional reducida (3–4% comparada con12–14% después de 5–6 años con una mediana de seguimiento, P <0.001) con un aumento en los efectos secundarios.[6,7,8][Grado de comprobación: 1iiDii] Los resultados de un estudio realizado por el Danish Endometrial Cancer Group también indican que la ausencia de radiación no mejora la supervivencia de las pacientes con enfermedad en estadio I y riesgo intermedio (grado 1 y 2 con >50% de invasión miometrial o grado 3 con <50% de invasión miometrial).[9]

En el ensayo PORTEC-2, se asignó al azar a pacientes con cáncer de endometrio en estadio I quienes no se sometieron a una disección de ganglios linfáticos a someterse a braquiterapia vaginal (BTV) o a radioterapia de haz externo (RHE); el resultado primario consistió en la prevención de la recidiva vaginal.[10] A los 5 años, no hubo ninguna diferencia en las tasas de recidiva vaginal, recidiva locorregional, supervivencia sin avance o supervivencia general (SG) (84,8% [intervalo de confianza —IC— 95%, 79,3–90,3] vs. 79,6% [IC 95%, 71,2–88,0] para la BTV y la RHE, respectivamente; P = 0,57). Se presentaron considerablemente menos efectos tóxicos gastrointestinales en el grupo de BTV, lo que hizo que esta se convirtiera en la opción favorita de tratamiento adyuvante en las pacientes con enfermedad en estadio I.[10][Grado de comprobación: 1iA]

Cuando hay contraindicación médica a la cirugía, debe tratarse a la paciente con radioterapia sola, aunque de ésta pueden resultar tasas de curación inferiores a las que se logran con la cirugía.[1,11,12]

En varios estudios o ensayos aleatorizados se comparó la histerectomía total laparoscópica (HTL) con el procedimiento estándar abierto, histerectomía total abdominal (HTA) para pacientes con cáncer de endometrio en estadio temprano. Hasta el momento, estos informes se limitaron a la factibilidad del procedimiento y la calidad de vida. Se confirmó la factibilidad del abordaje laparoscópico, aunque la HLT se relaciona con un período operatorio más largo.[13,14,15] La HTL tuvo [13,14] un perfil de situación adversa mejor o similar y una estadía hospitalaria más corta [13,14,15] cuando se comparó con la HTA. La HTL se relacionó con menos dolor y una reanudación más rápida de las actividades diarias,[15,16] aunque en un estudio se encontró que la mayoría de las ganancias en la calidad de vida que favorecía la laparoscopía a las seis semanas del período posoperatorio ya no fueron significativas a los seis meses.[15,16] Quedan interrogantes con respecto a la eficacia de la HTL, comparada con la HTA para cáncer de endometrio [17] y se esperan los informes de la supervivencia sin enfermedad y la SG de estos estudios de fase III.

En el ensayo GOG-LAP2, que ya se completó, se incluyó a 2.616 pacientes con enfermedad en estadio clínico I a IIA y se las asignó al azar en proporción de 2 a 1 a una estadificación integral quirúrgica vía laparoscopia o laparotomía.[18] El tiempo hasta la recidiva fue el criterio principal de valoración, con la no inferioridad definida como una diferencia en la tasa de recidiva a 3 años de menos de 5,3% entre los dos grupos. La tasa de recidiva a 3 años fue 10,24% para las pacientes en el grupo de laparotomía, comparada con 11,39% para las pacientes en el grupo de laparoscopia, con una diferencia calculada entre los grupos de 1,14% (límite inferior de 90%, -1,278; límite superior de 95%, 3,996). Aunque esta diferencia fue inferior al límite preespecificado, no se reunieron los requisitos estadísticos para la no inferioridad debido a un número menor del previsto de recidivas en ambos grupos. La SG a 5 años fue 89,8% en ambos grupos. Los análisis futuros pueden determinar si hay subgrupos de pacientes para quien hay un decrecimiento clínicamente significativo cuando se utiliza la estadificación laparoscópica.[18][Grado de comprobación: 1iiDiii]

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés stage I endometrial carcinoma. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Referencias:

1. Eltabbakh GH, Piver MS, Hempling RE, et al.: Excellent long-term survival and absence of vaginal recurrences in 332 patients with low-risk stage I endometrial adenocarcinoma treated with hysterectomy and vaginal brachytherapy without formal staging lymph node sampling: report of a prospective trial. Int J Radiat Oncol Biol Phys 38 (2): 373-80, 1997.
2. Homesley HD, Kadar N, Barrett RJ, et al.: Selective pelvic and periaortic lymphadenectomy does not increase morbidity in surgical staging of endometrial carcinoma. Am J Obstet Gynecol 167 (5): 1225-30, 1992.
3. Aalders J, Abeler V, Kolstad P, et al.: Postoperative external irradiation and prognostic parameters in stage I endometrial carcinoma: clinical and histopathologic study of 540 patients. Obstet Gynecol 56 (4): 419-27, 1980.
4. Morrow CP, Bundy BN, Kurman RJ, et al.: Relationship between surgical-pathological risk factors and outcome in clinical stage I and II carcinoma of the endometrium: a Gynecologic Oncology Group study. Gynecol Oncol 40 (1): 55-65, 1991.
5. Marchetti DL, Caglar H, Driscoll DL, et al.: Pelvic radiation in stage I endometrial adenocarcinoma with high-risk attributes. Gynecol Oncol 37 (1): 51-4, 1990.
6. Creutzberg CL, van Putten WL, Koper PC, et al.: Surgery and postoperative radiotherapy versus surgery alone for patients with stage-1 endometrial carcinoma: multicentre randomised trial. PORTEC Study Group. Post Operative Radiation Therapy in Endometrial Carcinoma. Lancet 355 (9213): 1404-11, 2000.
7. Keys HM, Roberts JA, Brunetto VL, et al.: A phase III trial of surgery with or without adjunctive external pelvic radiation therapy in intermediate risk endometrial adenocarcinoma: a Gynecologic Oncology Group study. Gynecol Oncol 92 (3): 744-51, 2004.
8. Scholten AN, van Putten WL, Beerman H, et al.: Postoperative radiotherapy for Stage 1 endometrial carcinoma: long-term outcome of the randomized PORTEC trial with central pathology review. Int J Radiat Oncol Biol Phys 63 (3): 834-8, 2005.
9. Bertelsen K, Ortoft G, Hansen ES: Survival of Danish patients with endometrial cancer in the intermediate-risk group not given postoperative radiotherapy: the Danish Endometrial Cancer Study (DEMCA). Int J Gynecol Cancer 21 (7): 1191-9, 2011.
10. Nout RA, Smit VT, Putter H, et al.: Vaginal brachytherapy versus pelvic external beam radiotherapy for patients with endometrial cancer of high-intermediate risk (PORTEC-2): an open-label, non-inferiority, randomised trial. Lancet 375 (9717): 816-23, 2010.
11. Stokes S, Bedwinek J, Kao MS, et al.: Treatment of stage I adenocarcinoma of the endometrium by hysterectomy and adjuvant irradiation: a retrospective analysis of 304 patients. Int J Radiat Oncol Biol Phys 12 (3): 339-44, 1986.
12. Grigsby PW, Kuske RR, Perez CA, et al.: Medically inoperable stage I adenocarcinoma of the endometrium treated with radiotherapy alone. Int J Radiat Oncol Biol Phys 13 (4): 483-8, 1987.
13. Janda M, Gebski V, Brand A, et al.: Quality of life after total laparoscopic hysterectomy versus total abdominal hysterectomy for stage I endometrial cancer (LACE): a randomised trial. Lancet Oncol 11 (8): 772-80, 2010.
14. Walker JL, Piedmonte MR, Spirtos NM, et al.: Laparoscopy compared with laparotomy for comprehensive surgical staging of uterine cancer: Gynecologic Oncology Group Study LAP2. J Clin Oncol 27 (32): 5331-6, 2009.
15. Mourits MJ, Bijen CB, Arts HJ, et al.: Safety of laparoscopy versus laparotomy in early-stage endometrial cancer: a randomised trial. Lancet Oncol 11 (8): 763-71, 2010.
16. Kornblith AB, Huang HQ, Walker JL, et al.: Quality of life of patients with endometrial cancer undergoing laparoscopic international federation of gynecology and obstetrics staging compared with laparotomy: a Gynecologic Oncology Group study. J Clin Oncol 27 (32): 5337-42, 2009.
17. Vergote I, Amant F, Neven P: Is it safe to treat endometrial carcinoma endoscopically? J Clin Oncol 27 (32): 5305-7, 2009.
18. Walker JL, Piedmonte MR, Spirtos NM, et al.: Recurrence and survival after random assignment to laparoscopy versus laparotomy for comprehensive surgical staging of uterine cancer: Gynecologic Oncology Group LAP2 Study. J Clin Oncol 30 (7): 695-700, 2012.

Cáncer de endometrio en estadio II

Opciones de tratamiento estándar:

1.Si hay documentación sobre el compromiso del cuello uterino, las opciones son histerectomía bilateral, salpingooforectomía bilateral y disección de los ganglios linfáticos pélvicos y paraaórticos.
2.Si no hay compromiso clínico del cuello uterino, pero luego de una patología posoperatoria se documentó la presencia de una extensión al cuello uterino, se debe considerar el uso de radioterapia.

En el ensayo GOG-LAP2, que ya se completó, se incluyó a 2.616 pacientes con enfermedad en estadio clínico I a IIA y se las asignó al azar en proporción de 2 a 1 a una estadificación integral quirúrgica vía laparoscopia o laparotomía.[1] El tiempo hasta la recidiva fue el criterio principal de valoración, con la no inferioridad definida como una diferencia en la tasa de recidiva a 3 años de menos de 5,3% entre los dos grupos. La tasa de recidiva a 3 años fue 10,24% para las pacientes en el grupo de laparotomía, comparada con 11,39% para las pacientes en el grupo de laparoscopia, con una diferencia calculada entre los grupos de 1,14% (límite inferior de 90%, -1,278; límite superior de 95%, 3,996). Aunque esta diferencia fue inferior al límite preespecificado, no se reunieron los requisitos estadísticos para la no inferioridad debido a un número menor del previsto de recidivas en ambos grupos. La SG a 5 años fue 89,8% en ambos grupos. Los análisis futuros pueden determinar si hay subgrupos de pacientes para quien hay un decrecimiento clínicamente significativo cuando se utiliza la estadificación laparoscópica.[1][Grado de comprobación: 1iiDiii]

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés stage II endometrial carcinoma. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Referencias:

1. Walker JL, Piedmonte MR, Spirtos NM, et al.: Recurrence and survival after random assignment to laparoscopy versus laparotomy for comprehensive surgical staging of uterine cancer: Gynecologic Oncology Group LAP2 Study. J Clin Oncol 30 (7): 695-700, 2012.

Cáncer de endometrio en estadio III

Opciones de tratamiento estándar:

En general, las pacientes con cáncer de endometrio en estadio III se tratan con cirugía seguida de quimioterapia o radioterapia, o ambas. Durante muchos años, la radioterapia fue el tratamiento adyuvante estándar para las pacientes con cáncer de endometrio. Sin embargo, en varios estudios aleatorizados, se confirmó una mejor supervivencia con la quimioterapia adyuvante en lugar de la radioterapia. En un ensayo que se llevó a cabo con un subconjunto de pacientes con enfermedad en estadio III o IV con tumores residuales menores de 2 cm y sin compromiso del órgano parenquimatoso, la administración de la combinación de cisplatino y doxorrubicina dio como resultado una mejor supervivencia general (SG), en comparación con la radioterapia total del abdomen (cociente de riesgos instantáneos ajustado, 0,68; límites de intervalo de confianza 95%, 0,52–0,89; P = 0,02; tasas de supervivencia a 5 años de 55 vs. 42%).[1][Grado de comprobación: 1iiA]

En un ensayo posterior, la combinación de paclitaxel con doxorrubicina tuvo un resultado similar a la de cisplatino con doxorrubicina.[2,3] Sin embargo, el régimen de tres fármacos (doxorrubicina, cisplatino, y paclitaxel) con el factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF) fue notablemente superior a la combinación de cisplatino más doxorrubicina: las tasas de respuesta fueron de 57 vs. 34%; la supervivencia sin avance fue de 8,3 vs. 5,3 meses y la SG fue de 15,3 vs. 12,3 meses, respectivamente. El régimen superior se relacionó con 12% de neuropatía periférica de grado 3 y 27% de grado 2.[2,3][Grado de comprobación: 1iiDiv]

Dados los efectos tóxicos y la eficacia limitada de estos regímenes, se han buscado extensamente otras opciones de tratamiento. En varios estudios de observación [4,5] y estudios de fase II,[6,7,8,9] se indicó actividad clínica con la combinación de platinos y paclitaxel para el cáncer de endometrio en pacientes con enfermedad mensurable posterior a una cirugía o una recidiva. Como resultado, el Gynecologic Oncology Group (GOG) creó el protocolo GOG-0209, un ensayo de ausencia de inferioridad que comparó la combinación de doxorrubicina, cisplatino y paclitaxel (TAP) más G-CSF con carboplatino y paclitaxel. Los resultados preliminares, actualmente disponibles en forma de abstracto y que muestran que la combinación de carboplatino con paclitaxel no es inferior a la combinación TAP, dan crédito al uso de la combinación de carboplatino y paclitaxel como el tratamiento adyuvante estándar de la enfermedad en estadio III y IV.

Las pacientes con enfermedad inoperable causada por un tumor que se extiende hasta la pared pélvica se pueden tratar con una combinación de quimioterapia y radioterapia. El abordaje usual es la administración de una combinación de radioterapia intracavitaria y radioterapia de haz externo.

Las pacientes que no son idóneas para cirugía o radioterapia se pueden tratar con fármacos progestacionales. Algunos estudios de los modelos de fracaso han observado una alta tasa de metástasis distantes a sitios abdominales superiores y extraabdominales. Por este motivo, las pacientes en estadio III pueden ser aptas para participar en ensayos clínicos innovadores.[10]

Opciones de tratamiento en evaluación clínica:

  • Varios ensayos clínicos estudian la administración de sustancias biológicas solas o en combinación con quimioterapia.

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés stage III endometrial carcinoma. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Referencias:

1. Randall ME, Filiaci VL, Muss H, et al.: Randomized phase III trial of whole-abdominal irradiation versus doxorubicin and cisplatin chemotherapy in advanced endometrial carcinoma: a Gynecologic Oncology Group Study. J Clin Oncol 24 (1): 36-44, 2006.
2. Fleming GF, Brunetto VL, Cella D, et al.: Phase III trial of doxorubicin plus cisplatin with or without paclitaxel plus filgrastim in advanced endometrial carcinoma: a Gynecologic Oncology Group Study. J Clin Oncol 22 (11): 2159-66, 2004.
3. Fleming GF, Filiaci VL, Bentley RC, et al.: Phase III randomized trial of doxorubicin + cisplatin versus doxorubicin + 24-h paclitaxel + filgrastim in endometrial carcinoma: a Gynecologic Oncology Group study. Ann Oncol 15 (8): 1173-8, 2004.
4. Arimoto T, Nakagawa S, Yasugi T, et al.: Treatment with paclitaxel plus carboplatin, alone or with irradiation, of advanced or recurrent endometrial carcinoma. Gynecol Oncol 104 (1): 32-5, 2007.
5. Sovak MA, Hensley ML, Dupont J, et al.: Paclitaxel and carboplatin in the adjuvant treatment of patients with high-risk stage III and IV endometrial cancer: a retrospective study. Gynecol Oncol 103 (2): 451-7, 2006.
6. Hoskins PJ, Swenerton KD, Pike JA, et al.: Paclitaxel and carboplatin, alone or with irradiation, in advanced or recurrent endometrial cancer: a phase II study. J Clin Oncol 19 (20): 4048-53, 2001.
7. Pectasides D, Xiros N, Papaxoinis G, et al.: Carboplatin and paclitaxel in advanced or metastatic endometrial cancer. Gynecol Oncol 109 (2): 250-4, 2008.
8. Nomura H, Aoki D, Takahashi F, et al.: Randomized phase II study comparing docetaxel plus cisplatin, docetaxel plus carboplatin, and paclitaxel plus carboplatin in patients with advanced or recurrent endometrial carcinoma: a Japanese Gynecologic Oncology Group study (JGOG2041). Ann Oncol 22 (3): 636-42, 2011.
9. Dimopoulos MA, Papadimitriou CA, Georgoulias V, et al.: Paclitaxel and cisplatin in advanced or recurrent carcinoma of the endometrium: long-term results of a phase II multicenter study. Gynecol Oncol 78 (1): 52-7, 2000.
10. Greven KM, Curran WJ Jr, Whittington R, et al.: Analysis of failure patterns in stage III endometrial carcinoma and therapeutic implications. Int J Radiat Oncol Biol Phys 17 (1): 35-9, 1989.

Cáncer de endometrio en estadio IV

Opciones de tratamiento estándar:

El tratamiento de las pacientes con cáncer de endometrio en estadio IV se determina según el sitio de la enfermedad metastásica y los síntomas relacionados con este sitio. En la enfermedad pélvica voluminosa, se usa la radioterapia que consiste en una combinación de radioterapia de haz externo y radioterapia intracavitaria. Cuando hay metástasis a distancia, especialmente metástasis pulmonares, la terapia hormonal se indica y es útil. Hay estudios de observación que respaldan la cirugía de citorreducción máxima para las pacientes con enfermedad en estadio IV, aunque estas conclusiones se deben interpretar con cautela, debido al número pequeño de casos y los posibles sesgos de selección.

Cuando sea posible, las pacientes con cáncer de endometrio en estadio IV se tratan con cirugía, seguida de quimioterapia o radioterapia, o ambas. Durante muchos años, la radioterapia fue el tratamiento adyuvante estándar para las pacientes con cáncer de endometrio. Sin embargo, en varios estudios aleatorizados, se confirmó una mejor supervivencia con la quimioterapia adyuvante en lugar de la radioterapia. En un ensayo que se llevó a cabo con un subconjunto de pacientes con enfermedad en estadio III o IV con tumores residuales menores de 2 cm y sin compromiso del órgano parenquimatoso, la administración de la combinación de cisplatino y doxorrubicina dio como resultado una mejor supervivencia general (SG), en comparación con la radioterapia total del abdomen (cociente de riesgos instantáneos ajustado, 0,68; límites de intervalo de confianza 95%, 0,52–0,89; P = 0,02; tasas de supervivencia a 5 años de 55 vs. 42%).[1][Grado de comprobación: 1iiA]

En un ensayo posterior, la combinación de paclitaxel con doxorrubicina tuvo un resultado similar a la de cisplatino con doxorrubicina.[2,3] Sin embargo, el régimen de tres fármacos (doxorrubicina, cisplatino, y paclitaxel) con el factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF), fue notablemente superior al cisplatino más doxorrubicina: las tasas de respuesta fueron de 57 vs. 34%; la supervivencia sin avance fue de 8,3 vs. 5,3 meses y la SG fue de 15,3 vs. 12,3 meses, respectivamente. El régimen superior se relacionó con 12% de neuropatía periférica de grado 3 y 27% de grado 2.[2,3][Grado de comprobación: 1iiDiv]

Dados los efectos tóxicos y la eficacia limitada de estos regímenes, se han buscado extensamente otras opciones de tratamiento. En varios estudios de observación [4,5] y estudios de fase II,[6,7,8,9] se indicó actividad clínica con la combinación de platinos y paclitaxel para el cáncer de endometrio en pacientes con enfermedad mensurable posterior a una cirugía o una recidiva. Como resultado, el Gynecologic Oncology Group (GOG) creó el protocolo GOG-0209, un ensayo de ausencia de inferioridad que comparó la combinación de doxorrubicina, cisplatino y paclitaxel (TAP) más G-CSF con carboplatino y paclitaxel. Los resultados preliminares, actualmente disponibles en forma de abstracto y que muestran que la combinación de carboplatino con paclitaxel no es inferior a la combinación TAP, dan crédito al uso de la combinación de carboplatino con paclitaxel como el tratamiento estándar de la enfermedad en estadio III y IV.

El tratamiento hormonal más común es el de fármacos progestacionales que producen respuestas antitumorales favorables hasta en 15 a 30% de las pacientes. Estas respuestas se asocian con una mejora significativa de la supervivencia. Se identificaron receptores hormonales de progesterona y estrógeno en los tejidos del carcinoma de endometrio. La respuesta a las hormonas está correlacionada con la presencia de receptores hormonales y su concentración, y con el grado de diferenciación tumoral. Los fármacos progestacionales estándar son hidroxiprogesterona, medroxiprogesterona y megestrol.[10]

Opciones de tratamiento en evaluación clínica:

Debe considerarse que todas las pacientes con enfermedad avanzada son aptas para participar en ensayos clínicos que evalúan la terapia con un solo fármaco o la terapia de combinación para esta enfermedad.

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés stage IV endometrial carcinoma. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Referencias:

1. Randall ME, Filiaci VL, Muss H, et al.: Randomized phase III trial of whole-abdominal irradiation versus doxorubicin and cisplatin chemotherapy in advanced endometrial carcinoma: a Gynecologic Oncology Group Study. J Clin Oncol 24 (1): 36-44, 2006.
2. Fleming GF, Brunetto VL, Cella D, et al.: Phase III trial of doxorubicin plus cisplatin with or without paclitaxel plus filgrastim in advanced endometrial carcinoma: a Gynecologic Oncology Group Study. J Clin Oncol 22 (11): 2159-66, 2004.
3. Fleming GF, Filiaci VL, Bentley RC, et al.: Phase III randomized trial of doxorubicin + cisplatin versus doxorubicin + 24-h paclitaxel + filgrastim in endometrial carcinoma: a Gynecologic Oncology Group study. Ann Oncol 15 (8): 1173-8, 2004.
4. Arimoto T, Nakagawa S, Yasugi T, et al.: Treatment with paclitaxel plus carboplatin, alone or with irradiation, of advanced or recurrent endometrial carcinoma. Gynecol Oncol 104 (1): 32-5, 2007.
5. Sovak MA, Hensley ML, Dupont J, et al.: Paclitaxel and carboplatin in the adjuvant treatment of patients with high-risk stage III and IV endometrial cancer: a retrospective study. Gynecol Oncol 103 (2): 451-7, 2006.
6. Hoskins PJ, Swenerton KD, Pike JA, et al.: Paclitaxel and carboplatin, alone or with irradiation, in advanced or recurrent endometrial cancer: a phase II study. J Clin Oncol 19 (20): 4048-53, 2001.
7. Pectasides D, Xiros N, Papaxoinis G, et al.: Carboplatin and paclitaxel in advanced or metastatic endometrial cancer. Gynecol Oncol 109 (2): 250-4, 2008.
8. Nomura H, Aoki D, Takahashi F, et al.: Randomized phase II study comparing docetaxel plus cisplatin, docetaxel plus carboplatin, and paclitaxel plus carboplatin in patients with advanced or recurrent endometrial carcinoma: a Japanese Gynecologic Oncology Group study (JGOG2041). Ann Oncol 22 (3): 636-42, 2011.
9. Dimopoulos MA, Papadimitriou CA, Georgoulias V, et al.: Paclitaxel and cisplatin in advanced or recurrent carcinoma of the endometrium: long-term results of a phase II multicenter study. Gynecol Oncol 78 (1): 52-7, 2000.
10. Lentz SS: Advanced and recurrent endometrial carcinoma: hormonal therapy. Semin Oncol 21 (1): 100-6, 1994.

Cáncer de endometrio recidivante

En el caso de pacientes con recidivas localizadas (ganglios linfáticos pélvicos y periaórticos) o metástasis a distancia en sitios determinados, la radioterapia puede ser una terapia paliativa eficaz. En casos aislados, la radioterapia pélvica puede ser curativa en la recidiva puramente vaginal cuando no se usó radiación. Las pacientes que presentan receptores de estrógeno y progesterona positivos son las que mejor responden a la terapia de progestinas. Entre 115 pacientes con cáncer de endometrio avanzado que fueron tratadas con progestinas, respondieron al tratamiento 75% (42 de 56 pacientes) de aquellas en las que se detectaron receptores tumorales de progesterona antes del tratamiento, comparadas con sólo 7% de las que no tenían receptores de progesterona detectables (4 de 59 pacientes).[1] El estado tumoral pobre en receptores puede predecir tanto la respuesta desfavorable a las progestinas como mejor respuesta a la quimioterapia citotóxica.[2] Las pruebas indican que el tamoxifeno (20 mg dos veces al día) produce una tasa de respuesta de 20% en quienes no responden a la terapia estándar de progesterona.[3]

Varios estudios o ensayos aleatorizados del Grupo Oncológico Ginecológico utilizaron la conocida actividad antitumoral de la doxorrubicina. El añadir cisplatino a la doxorrubicina aumentó las tasas de respuestas y la supervivencia sin evolución (SSE) sobre la doxorrubicina sola pero sin efecto sobre la supervivencia general (SG).[4] Sin embargo, en un ensayo llevado a cabo con un subconjunto de pacientes con enfermedad en estadio III o IV con tumores residuales menores de 2 cm y sin compromiso de órganos parenquimales, el uso de la combinación de cisplatino y doxorrubicina resultó en una mejoría de SG en comparación con radioterapia abdominal total (ajuste de cociente de riesgo instantáneo = 0,68; 95% límite de intervalo de confianza, 0,52–0,89; P = 0,02; tasa de supervivencia de 5 años de 55 contra 42%).[5][Grado de comprobación: 1iiA] En un ensayo subsiguiente, el paclitaxel con doxorrubicina mostró un resultado similar al cisplatino con doxorrubicina.[6,7] El régimen de tres fármacos (doxorrubicina, cisplatino y paclitaxel) con factor estimulante de la colonia de granulocito, sin embargo, fue significativamente superior al cisplatino más doxorrubicina: las tasas de respuestas fueron de 57 contra 34%, la SSE fue de 8,3 meses contra 5,3 meses, y la SG fue de 15,3 meses contra 12,3 meses, respectivamente. El régimen superior estuvo relacionado con la neuropatía periférica con un 12% de grado 3 y un 27% de grado 2.[6,7][Grado de comprobación: 1iiDiv]

Los ensayos clínicos resultan apropiados en aquellas pacientes cuya enfermedad recidive con metástasis a distancia y que no responden a la terapia hormonal.[8] De los fármacos empleados, el más activo es la doxorrubicina, con una respuesta útil pero temporal en el 33% de las pacientes con enfermedad metastásica. El paclitaxel en combinación con platinos o como sustancia única también muestra una actividad significativa.[9]

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés recurrent endometrial carcinoma. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Referencias:

1. Kauppila A: Oestrogen and progestin receptors as prognostic indicators in endometrial cancer. A review of the literature. Acta Oncol 28 (4): 561-6, 1989.
2. Kauppila A, Friberg LG: Hormonal and cytotoxic chemotherapy for endometrial carcinoma. Steroid receptors in the selection of appropriate therapy. Acta Obstet Gynecol Scand Suppl 101: 59-64, 1981.
3. Quinn MA, Campbell JJ: Tamoxifen therapy in advanced/recurrent endometrial carcinoma. Gynecol Oncol 32 (1): 1-3, 1989.
4. Thigpen JT, Brady MF, Homesley HD, et al.: Phase III trial of doxorubicin with or without cisplatin in advanced endometrial carcinoma: a Gynecologic Oncology Group study. J Clin Oncol 22 (19): 3902-8, 2004.
5. Randall ME, Filiaci VL, Muss H, et al.: Randomized phase III trial of whole-abdominal irradiation versus doxorubicin and cisplatin chemotherapy in advanced endometrial carcinoma: a Gynecologic Oncology Group Study. J Clin Oncol 24 (1): 36-44, 2006.
6. Fleming GF, Brunetto VL, Cella D, et al.: Phase III trial of doxorubicin plus cisplatin with or without paclitaxel plus filgrastim in advanced endometrial carcinoma: a Gynecologic Oncology Group Study. J Clin Oncol 22 (11): 2159-66, 2004.
7. Fleming GF, Filiaci VL, Bentley RC, et al.: Phase III randomized trial of doxorubicin + cisplatin versus doxorubicin + 24-h paclitaxel + filgrastim in endometrial carcinoma: a Gynecologic Oncology Group study. Ann Oncol 15 (8): 1173-8, 2004.
8. Cornelison TL, Baker TR, Piver MS, et al.: Cisplatin, adriamycin, etoposide, megestrol acetate versus melphalan, 5-fluorouracil, medroxyprogesterone acetate in the treatment of endometrial carcinoma. Gynecol Oncol 59 (2): 243-8, 1995.
9. Ball HG, Blessing JA, Lentz SS, et al.: A phase II trial of paclitaxel in patients with advanced or recurrent adenocarcinoma of the endometrium: a Gynecologic Oncology Group study. Gynecol Oncol 62 (2): 278-81, 1996.

Modificaciones a este sumario (06 / 14 / 2013)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes hechos a este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Información general sobre el cáncer de endometrio

Se revisó el texto para indicar que el cáncer de endometrio es la neoplasia maligna ginecológica más común en los Estados Unidos y que la hemorragia vaginal irregular es un signo inicial y el síntoma principal del tumor de endometrio, el cual tiene una alta probabilidad de curación.

Se revisó el texto para indicar que aunque todavía se recomienda la obtención de especímenes citológicos, un resultado positivo no aumenta el estadio de la enfermedad.

Información sobre los estadios del cáncer de endometrio

Se añadió texto para indicar que los estadios de la Fédération Internationale de Gynécologie et d'Obstétrique a su vez se subdividen según el grado histológico del tumor, por ejemplo, estadio IC G2.

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

Se añadió texto para indicar que los resultados de un estudio realizado por el Danish Endometrial Cancer Group también indican que la ausencia de radiación no mejora la supervivencia de las pacientes con enfermedad en estadio I y riesgo intermedio (se citó a Bertelsen et al. como referencia 4).

Se revisó el texto para indicar que la braquiterapia vaginal de manguito está vinculada a una menor morbilidad relacionada con la radiación, que la radioterapia de haz externo (RHE) y mostró ser equivalente a la RHE en el entorno adyuvante para las pacientes con enfermedad en estadio I (se citó a Nout et al. como referencia 5). Un subconjunto de pacientes con enfermedad en estadio I tiene un riesgo alto de recidiva y es apto para recibir tratamiento adyuvante; sin embargo, la mayoría de las pacientes tendrán un buen resultado con cirugía sola.

Cáncer de endometrio en estadio I

Se añadió texto para mencionar que los resultados de un estudio realizado por el Danish Endometrial Cancer Group también indican que la ausencia de radiación no mejora la supervivencia de las pacientes con enfermedad en estadio I de riesgo intermedio (se citó a Bertelsen et al. como referencia 9).

Se añadió texto para indicar que en el ensayo PORTEC-2, se asignó al azar a pacientes con cáncer de endometrio en estadio I quienes no se sometieron a una disección de ganglios linfáticos a someterse a braquiterapia vaginal (BTV) o a RHE; el resultado primario consistió en la prevención de la recidiva vaginal. A los 5 años, no hubo ninguna diferencia en las tasas de recidiva vaginal, recidiva locorregional, supervivencia sin avance o supervivencia general (SG) para la BTV y la RHE, respectivamente; sin embargo, se presentaron considerablemente menos efectos tóxicos gastrointestinales en el grupo de BTV, lo que hizo que esta se convirtiera en la opción favorita de tratamiento adyuvante en las pacientes con enfermedad en estadio I (se citó a Nout et al. como referencia 10 y el grado de comprobación científica 1iA).

Cáncer de endometrio en estadio III

Se añadió texto para indicar que las pacientes con cáncer de endometrio en estadio III se tratan con cirugía seguida de quimioterapia o radioterapia, o ambas. En un ensayo que se llevó a cabo con un subconjunto de pacientes con enfermedad en estadio III o IV con tumores residuales menores de 2 cm y sin compromiso del órgano parenquimatoso, la administración de la combinación de cisplatino y doxorrubicina dio como resultado una mejor SG, en comparación con la radioterapia total del abdomen (se citó a Randall et al. como referencia 1 y el grado de comprobación científica 1iiA).

Se añadió texto para indicar que en un ensayo posterior, la combinación de paclitaxel con doxorrubicina tuvo un resultado similar a la de cisplatino con doxorrubicina y que el régimen de tres fármacos con el factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF) fue notablemente superior a la combinación de cisplatino más doxorrubicina (se citó a Fleming et al [Journal of Clinical Oncology 2004] como referencia 2, a Fleming et al. [Annals of Oncology 2004] como referencia 3 y el grado de comprobación científica 1iiDiv).

Se añadió texto para indicar que en varios estudios de observación (se citó a Arimoto et al. y a Sovak et al. como referencias 4 y 5, respectivamente) y estudios de fase II (se citó a Hoskins et al., Pectasides et al., Nomura et al. y Dimopoulos et al. como referencias 6, 7, 8 y 9, respectivamente) se indicó actividad clínica con la combinación de platinos y paclitaxel para el cáncer de endometrio en pacientes con enfermedad mensurable posterior a una cirugía o una recidiva. En el ensayo GOG-0209 del Gynecologic Oncology Group, se comparó la combinación de doxorrubicina, cisplatino y paclitaxel (TAP) más G-CSF con carboplatino y paclitaxel; los resultados preliminares mostraron que la combinación de carboplatino con paclitaxel no es inferior a la combinación TAP, lo que da crédito al uso de la combinación de carboplatino y paclitaxel como el tratamiento adyuvante estándar de la enfermedad en estadio III y IV.

Se añadió texto para indicar que las pacientes con enfermedad inoperable causada por un tumor que se extiende hasta la pared pélvica se pueden tratar con una combinación de quimioterapia y radioterapia, que normalmente consiste en la administración de una combinación de radioterapia intracavitaria y RHE.

Se añadió texto para incluir el uso de sustancias biológicas solas o en combinación con quimioterapia como una opción de tratamiento en evaluación clínica.

Cáncer de endometrio en estadio IV

Se añadió texto para indicar que hay estudios de observación que respaldan la cirugía de citorreducción máxima para las pacientes con enfermedad en estadio IV, aunque estas conclusiones se deben interpretar con cautela, debido al número pequeño de casos y los posibles sesgos de selección.

Se añadió texto para indicar que cuando sea posible, las pacientes con cáncer de endometrio en estadio IV se tratan con cirugía, seguida de quimioterapia o radioterapia, o ambas. En un ensayo que se llevó a cabo con un subconjunto de pacientes con enfermedad en estadio III o IV con tumores residuales menores de 2 cm y sin compromiso del órgano parenquimatoso, la administración de la combinación de cisplatino y doxorrubicina dio como resultado una mejor SG, en comparación con la radioterapia total del abdomen (se citó a Randall et al. como referencia 1 y el grado de comprobación científica 1iiA).

Se añadió texto para indicar que en un ensayo posterior, la combinación de paclitaxel con doxorrubicina tuvo un resultado similar a la de cisplatino con doxorrubicina y que el régimen de tres fármacos con el factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF), fue notablemente superior a cisplatino más doxorrubicina (se citó a Fleming et al. [Journal of Clinical Oncology 2004] como referencia 2, a Fleming et al. [Annals of Oncology 2004] como referencia 3 y el grado de comprobación científica 1iiDiv).

Se añadió texto para indicar que en varios estudios de observación (se citó a Arimoto et al. y a Sovak et al. como referencias 4 y 5, respectivamente) y estudios de fase II (se citó a Hoskins et al., Pectasides et al., Nomura et al. y Dimopoulos et al. como referencias 6, 7, 8 y 9, respectivamente), se indicó actividad clínica con la combinación de platinos y paclitaxel para el cáncer de endometrio en pacientes con enfermedad mensurable posterior a una cirugía o una recidiva. En el ensayo GOG-0209 del Gynecologic Oncology Group, se comparó la combinación de doxorrubicina, cisplatino y paclitaxel (TAP) más G-CSF con carboplatino y paclitaxel; los resultados preliminares mostraron que la combinación de carboplatino con paclitaxel no es inferior a la combinación TAP, lo que da crédito al uso de la combinación de carboplatino con paclitaxel como el tratamiento adyuvante estándar de la enfermedad en estadio III y IV.

Cáncer de endometrio recidivante

Se revisó el texto para indicar que el paclitaxel en combinación con platinos o como sustancia única también muestra una actividad significativa.

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo Editorial sobre Tratamientos de Adultos del PDQ, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer (PDQ®).

Información sobre este sumario del PDQ

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud provee información integral, revisada por expertos, con base en los datos probatorios sobre el tratamiento del cáncer de endometrio. Su propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

El Consejo Editorial sobre Tratamientos de Adultos del PDQ revisa y actualiza regularmente este sumario a medida que es necesario, el cual es editorialmente independiente del Instituto Nacional del Cáncer. El sumario refleja un revisión independiente de la literatura médica y no representa la política del Instituto Nacional del Cáncer o los Institutos Nacionales de la Salud.

Los miembros de este Consejo revisan mensualmente los artículos recién publicados para determinar si un artículo debería:

  • discutirse en una reunión,
  • citarse incluyendo el texto, o
  • sustituir o actualizar un artículo ya citado.

Los cambios en los sumarios se deciden por medio de un proceso de consenso durante el que los miembros del Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan la forma en que se debe incluir el artículo en el sumario.

Los revisores principales del sumario sobre Cáncer de endometrio son:

  • Leslie R. Boyd, MD (New York University Medical Center)
  • Franco M. Muggia, MD (New York University Medical Center)

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar a la página del Internet Cancer.gov/espanol del NCI utilizando el Formulario de comunicación (Contact Form). Se solicita no comunicarse con los miembros del Consejo para presentar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán preguntas individuales.

Grados de comprobación científica

Algunas referencias bibliográficas en este sumario vienen seguidas de un grado de comprobación científica. Estas designaciones tienen el propósito de ayudar al lector a evaluar la solidez de los hechos científico-estadísticos que sustentan el uso de intervenciones o abordajes específicos. El Consejo Editorial sobre Tratamientos de Adultos del PDQ utiliza un sistema formal de jerarquización de la medicina factual para establecer las designaciones del grado de comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice regularmente. Sin embargo, se permitirá que un autor escriba una oración como, por ejemplo, "El sumario con información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos de manera suscinta: [incluir fragmento del sumario]".

El formato preferido para una referencia bibliográfica de este sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Cáncer de endometrio. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://cancer.gov/espanol/pdq/tratamiento/endometrio/HealthProfessional. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes incluidas en este sumario se usan con permiso del autor, el artista o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar las imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas de este sumario, así como de muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visual Online, una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

Con base en la solidez de los datos probatorios, las opciones de tratamiento se pueden describir como "estándar" o "bajo evaluación clínica". Estas clasificaciones no se deben utilizar como base para determinar reembolsos. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Cómo hacer frente al cáncer disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

NCI Public Inquiries Office
9609 Medical Center Dr.
Room 2E532 MSC 9760
Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las "Mejores Opciones," páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

Última revisión: 2013-06-14

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.