Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Aspectos relacionados con la sexualidad y la reproducción (PDQ®) información para los pacientes [NCI]

Esta información es producida y suministrada por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés). La información en este tema puede haber cambiado desde que se escribió. Para la información más actual, comuníquese con el Instituto Nacional del Cáncer a través del Internet en la página web http://cancer.gov o llame al 1-800-4-CANCER.

Aspectos relacionados con la sexualidad y la reproducción

Introducción

Este sumario sobre los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento en la sexualidad está adaptado de otro escrito para los profesionales de la salud por expertos en cáncer. Esta y otra información fidedigna sobre el tratamiento del cáncer, las técnicas para detectar la enfermedad, los métodos de prevención, los cuidados médicos de apoyo y los ensayos clínicos en proceso, puede conseguirse en el Instituto Nacional del Cáncer. Los tratamientos cada vez más eficaces han ayudado a que muchos pacientes gocen de una supervivencia sin enfermedad más larga. Además, los efectos secundarios asociados con el cáncer y su tratamiento son cada vez más comunes.

Este sumario para pacientes trata sobre el efecto que el cáncer y su tratamiento pueden tener en todos los aspectos de la sexualidad de una persona, incluso el deseo sexual y las disfunciones físicas y psicológicas.

Este sumario trata sobre los aspectos relacionados con la sexualidad y la reproducción en los adultos y los niños con cáncer. Los títulos de las secciones indican cuando la información es acerca de niños.

Prevalencia y tipos de disfunciones sexuales en pacientes con cáncer

La sexualidad es una función compleja que comprende aspectos físicos, psicológicos, interpersonales y de comportamiento individual. Es importante reconocer que un funcionamiento sexual "normal" cubre una amplia gama de factores. En definitiva, cada paciente y su pareja definen la sexualidad de acuerdo con la edad, el sexo, las actitudes personales y los valores religiosos y culturales.

Muchos tipos de cáncer y sus tratamientos pueden causar disfunción sexual. Las investigaciones demuestran que cerca de la mitad de las mujeres que han sido tratadas por cáncer ginecológico y cáncer de mama padecen de disfunción sexual a largo plazo. Los hombres que han sido tratados de cáncer de próstata han informado haber tenido problemas de disfunción eréctil que varía según el tipo de tratamiento recibido. Se sabe menos sobre cómo afectan la sexualidad otros tipos de cáncer, especialmente otros tumores sólidos.

La respuesta sexual de una persona puede verse afectada de diversas maneras. Las causas más comunes de disfunción sexual a menudo tienen origen físico y psicológico. Los problemas sexuales más comunes que experimentan las personas con cáncer son la pérdida del deseo sexual en hombres y mujeres, problemas para alcanzar una erección y mantenerla en los hombres, y dolor durante el coito en las mujeres. Los hombres también pueden verse afectados por la incapacidad de eyacular, eyaculación retrógrada hacia la vejiga o imposibilidad de alcanzar un orgasmo. Las mujeres pueden sufrir cambios en la sensibilidad genital por dolor, falta de sensibilidad y adormecimiento, o capacidad reducida para llegar al orgasmo.

A diferencia de otros efectos secundarios físicos del tratamiento de cáncer, es posible que los problemas sexuales no se solucionen en los primeros dos años de supervivencia sin enfermedad. Estos problemas incluso pueden aumentar con el paso del tiempo e interferir con el regreso a una vida normal. Los pacientes que se recuperan del cáncer deben tratar en detalle sus preocupaciones sobre dichos problemas sexuales con un profesional de la salud.

Factores que afectan la función sexual en pacientes con cáncer

Tanto los factores físicos como los psicológicos contribuyen a la aparición de disfunciones sexuales. Entre los primeros se encuentran la pérdida del funcionamiento sexual por los efectos del tratamiento del cáncer, la fatiga y el dolor. La cirugía, la quimioterapia y la radioterapia pueden tener un efecto físico directo en la función sexual. Otros factores que pueden contribuir a la disfunción sexual son los medicamentos contra el dolor, la depresión, los sentimientos de culpa por las creencias erróneas sobre el origen del cáncer, los cambios en la imagen corporal después de la cirugía y las tensiones originadas por las relaciones personales. Aunque el envejecimiento a menudo se relaciona con una disminución en el deseo sexual y el desempeño, el sexo puede ser importante para la calidad de vida de la persona mayor y la pérdida de la función sexual puede provocar sufrimiento.

Factores relacionados con la cirugía

La cirugía puede afectar directamente el funcionamiento sexual. Entre los factores que ayudan a predecir cuál será la función sexual de un paciente después de una cirugía están la edad, el desempeño sexual y la función de la vejiga antes de la cirugía, la localización del tumor y su tamaño, y la cantidad de tejido extraído durante la operación. Las cirugías que afectan el funcionamiento sexual son las del cáncer de mama, el cáncer colorrectal, el cáncer de próstata y de otros tumores localizados dentro de la pelvis.

Cáncer de mama

La función sexual después de la cirugía de cáncer de mama ha sido materia de mucha investigación. Los procedimientos de cirugía para salvar la mama o reconstruir la mama parecen tener poco efecto en la función sexual, comparados con aquellos en donde se extirpa todo la mama. Las mujeres que han sido sometidas a cirugía para salvar la mama tienen más probabilidad de seguir disfrutando de las caricias en esa parte del cuerpo, pero no afecta la frecuencia con la que la mujer tiene relaciones sexuales, la facilidad para tener un orgasmo ni el tener una satisfacción sexual completa. Sin embargo, el haber tenido una mastectomía se ha vinculado a una falta de interés sexual. La quimioterapia se ha vinculado a problemas con la función sexual.

Cáncer colorrectal

Las disfunciones de la vejiga y los problemas en el desempeño sexual son complicaciones comunes que provoca la cirugía del cáncer de recto. La causa principal de los problemas de erección, la eyaculación y el orgasmo son las lesiones en los nervios de la cavidad pélvica. Es posible que se dañen durante la cirugía cuando se cortan o cuando se reduce el suministro de sangre.

Cáncer de próstata

Las más recientes técnicas preservadoras de nervios para la prostatectomía radical son tema de debate porque su éxito para preservar la función eréctil es mucho mayor que el que se logra con la radioterapia para el cáncer de próstata. Se requiere un seguimiento a largo plazo para comparar los efectos de la cirugía con los de la radioterapia. La recuparación de la función eréctil casi siempre ocurre luego de un año de la prostatectomía radical. Los efectos de la radioterapia en la función eréctil son más lentos, y es necesario esperar hasta dos y tres años después del tratamiento para recuperarla. La causa de la pérdida en la función eréctil es diferente en la cirugía y en la radioterapia. La prostatectomía radical lesiona los nervios que hacen que los vasos sanguíneos se abran para dejar entrar más sangre en el pene. En algún momento, el tejido no recibe suficiente oxígeno, las células mueren y se forma tejido cicatricial que interfiere con la función eréctil. Parece ser que la radioterapia daña las arterias que traen sangre al pene.

La braquiterapia (radioterapia interna) utilizando implantes radiactivos) se está utilizando más frecuentemente para tratar el cáncer de la próstata. Las funciones eyaculatorias y eréctiles se preservan mejor con braquiterapia sola que cuando se le agregan radioterapia externa o terapia hormonal. Con la braquiterapia, se puede presentar un daño a los nervios y los vasos sanguíneos causados por la radiación, y dosis más altas de radiación pueden causar más daño.

Después del tratamiento del cáncer de próstata con prostatectomía radical o radioterapia, muchos pacientes informan sobre problemas para lograr un orgasmo. Los problemas pueden ser los siguientes:

  • Cambios en la calidad del orgasmo o falta de orgasmo.
  • Dolor durante el orgasmo (disorgasmia).
  • Incontinencia durante un orgasmo (climacturia).

Los problemas relacionados con el orgasmo después del tratamiento de cáncer de próstata se pueden manejar pero, por al momento, no hay un tratamiento que permita retornar el orgasmo al nivel que tenía antes de la cirugía. El dolor durante el orgasmo se puede presentar en el pene, el abdomen o el recto. El dolor se puede tratar con alfabloqueadores, medicamentos que relajan el tejido muscular que rodea los vasos sanguíneos y la próstata. La incontinencia o la pérdida de orina de la vejiga durante el orgasmo se puede manejar si se limita la ingestión de líquido y se vacía la vejiga antes de la actividad sexual, o se usan preservativos (si la pérdida es pequeña).

El pene se puede acortar entre 1 y 2 centímetros después de una prostatectomía radical. Este acortamiento del pene se puede relacionar con una lesión del nervio o a cambios estructurales que se pueden presentar enseguida después de la cirugía o meses después de la misma.

Cáncer de testículo

El cáncer de testículo y su tratamiento pueden afectar el bienestar sexual. La mayoría de los resultados de estudios indican que los problemas relacionados con el funcionamiento sexual habitualmente se resuelven en un plazo corto. El funcionamiento mejora posteriormente hasta aproximadamente el mismo nivel que se observa en hombres que no padecen de cáncer de testículo.

Otros tumores pélvicos

Los hombres sometidos a cirugía para extirpar la vejiga, el colon o el recto pueden recuperar la función eréctil si se usan técnicas que no lesionan los nervios. Los efectos secundarios en la actividad sexual ocasionados por la radioterapia en tumores pélvicos son similares a los que se presentan después del tratamiento del cáncer de próstata.

Las mujeres sometidas a cirugía para extirpar el útero, los ovarios, la vejiga u otros órganos del abdomen o la pelvis pueden padecer dolor y pérdida de la función sexual dependiendo de la cantidad de tejido u órganos que se haya retirado. La orientación y otros tratamientos médicos ayudan a estas pacientes a recuperar la sensibilidad en la vagina y en las áreas genitales, lo que puede hacerlas capaces de tener relaciones sexuales sin dolor y llegar al orgasmo.

Factores relacionados con la quimioterapia

La quimioterapia se asocia con la pérdida del deseo y la reducción en la frecuencia de las relaciones sexuales en hombres y mujeres. Los efectos secundarios comunes de la quimioterapia, como las náuseas, el vómito, la diarrea, el estreñimiento, la mucositis, la pérdida o ganancia de peso, y la caída de cabello, pueden afectar su imagen sexual y hacerlos sentir poco atractivos.

En las mujeres, la quimioterapia puede ocasionar sequedad vaginal, dolor en el coito y dificultad para tener un orgasmo. En las mujeres de más edad puede aumentar el riesgo de cáncer de ovario. La quimioterapia también puede causar una pérdida súbita de producción de estrógeno en los ovarios, cuyas consecuencias serán la pérdida de elasticidad, encogimiento y adelgazamiento de la vagina, sequedad vaginal, sofocos, infecciones de las vías urinarias, cambios en el estado de ánimo, fatiga e irritabilidad. Las mujeres jóvenes con cáncer de mama a quienes se les extirparon uno o ambos ovarios mediante cirugía pueden tener síntomas relacionados con la pérdida de estrógeno. Estas pacientes experimentan una gran cantidad de problemas por la preocupación que genera la terapia de reemplazo de estrógenos que, aunque puede disminuir los síntomas, puede provocar la reaparición del cáncer de mama. En el caso de mujeres con otros tipos de cáncer, sin embargo, el tratamiento de restitución de estrógenos por lo general ayuda a solucionar muchos problemas sexuales. Asimismo, en las pacientes con la enfermedad de injerto contra huésped (una enfermedad en donde se produce un rechazo entre la médula ósea o las células madre periféricas del donante y el tejido de la persona que recibe el injerto) puede desarrollarse tejido cicatricial y estrechamiento de la vagina después del trasplante de médula ósea o células germinales periféricas, lo que puede interferir con el coito.

En el caso de los hombres, los problemas sexuales como la pérdida del deseo y la disfunción eréctil son más comunes después de un trasplante de médula ósea debido a la enfermedad del injerto contra el anfitrión o la lesión en los nervios. En ocasiones, la quimioterapia puede interferir con la producción de testosterona en los testículos, por lo que será necesario un tratamiento de restitución de esta hormona para recuperar la función sexual.

Factores relacionados con la radioterapia

Al igual que con la quimioterapia, la radioterapia puede causar efectos secundarios como fatiga, náuseas y vómito, diarrea, y otros síntomas que pueden disminuir el deseo sexual. En las mujeres, la radioterapia enfocada en la pelvis puede ocasionar cambios en el revestimiento de la vagina que, con el tiempo, causarán un estrechamiento de la vagina y formación de tejido cicatrizar que resulta en dolor durante el coito, esterilidad y otros problemas sexuales a largo plazo. Las mujeres deben comentar sus preocupaciones sobre estos efectos secundarios con su médico y pedirle información sobre el uso de un dilatador vaginal.

En los hombres, la radioterapia puede causar problemas para alcanzar una erección y mantenerla. No se sabe a ciencia cierta qué causa estos problemas después de la radioterapia, pero se cree que puede ser por lesión en los nervios, obstrucción en el abastecimiento de sangre al pene o disminución en los niveles de testosterona. Los cambios sexuales se presentan de manera gradual durante un periodo de seis meses a un año después del tratamiento. Quienes padecieron de disfunción eréctil antes del cáncer corren en mayor riesgo de verse afectados por problemas sexuales después del diagnóstico del cáncer y del tratamiento. Otros factores de riesgo que contribuyen a que se presenten estos problemas en los hombres son el tabaquismo, los antecedentes de enfermedades cardiacas, la hipertensión y la diabetes.

Factores relacionados con el tratamiento hormonal

La terapia con hormonas para el cáncer de próstata puede reducir las concentraciones hormonales normales y causar disminución del deseo sexual, disfunción eréctil y problemas para lograr un orgasmo. Los hombres más jóvenes no siempre son afectados por el mismo grado de disfunción sexual. Algunos centros de tratamiento están experimentando con terapia hormonal diferida o intermitente para prevenir los problemas sexuales. Todavía no se sabe si estos tratamientos modificados afectarán la supervivencia a largo plazo de los hombres más jóvenes.

Las mujeres mayores de 45 años tratadas con terapia adyuvante de tamoxifeno pueden tener ligeramente más sofocos, sudores nocturnos y secreción vaginal. Los estudios mostraron que las pacientes que toman tamoxifeno no tienen menos actividad sexual, pero pueden tener ligeramente menos deseo sexual y más problemas para alcanzar el orgasmo.

En un estudio amplio de mujeres con cáncer de mama tratadas con terapia adyuvante con hormonas, las pacientes que tomaron exemestano (un tipo de inhibidor de la aromatasa), tuvieron menos sofocos y menos secreción vaginal que quienes tomaron tamoxifeno. Sin embargo, las pacientes que tomaron exemestano tuvieron más sequedad vaginal, dolor de huesos y trastornos del sueño que las pacientes que tomaron tamoxifeno.

Factores psicológicos

Los pacientes que se recuperan del cáncer a menudo sienten ansiedad o culpa de que su actividad sexual previa haya originado el mal. Algunos creen que la actividad sexual puede hacer que el cáncer vuelva a aparecer o creen que pueden contagiar a su pareja. Es importante compartir estos sentimientos y preocupaciones con un profesional de la salud. Las creencias erróneas pueden corregirse para asegurar a los pacientes que el cáncer no puede contagiarse por tener relaciones sexuales.

La pérdida del deseo sexual y una disminución en el placer son síntomas comunes de la depresión. Esta enfermedad es más común en pacientes con cáncer que en la población saludable. Es importante que los pacientes expresen sus sentimientos al médico para que los asesore. Recibir tratamiento para la depresión puede ayudar a aliviar los problemas sexuales. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre la Depresión.)

Los tratamientos para el cáncer pueden ocasionar cambios físicos que afecten la forma como una persona se ve a sí misma físicamente. Esta imagen puede hacer que un hombre o una mujer se sientan poco atractivos sexualmente. Es importante que el paciente hable sobre estos sentimientos y preocupaciones con un profesional de la salud. Los pacientes pueden aprender a abordar eficazmente estos problemas.

La tensión que produce recibir el diagnóstico de cáncer y la necesidad de tratamiento empeora los problemas que ya existen en las parejas. Las relaciones sexuales también pueden verse afectadas. Los pacientes que no tienen una relación de compromiso pueden dejar de buscar citas románticas por temor a ser rechazados por una posible pareja cuando se entere de sus antecedentes de cáncer. Uno de los factores más importantes en la adaptación posterior al tratamiento de cáncer es el sentimiento que tienen los pacientes sobre su sexualidad después de ser diagnosticados con cáncer. Si su actitud era positiva antes del diagnóstico, es muy probable que reanuden su actividad sexual después del tratamiento.

Supervivientes infantiles del cáncer

El haber estado sometido a un tratamiento de cáncer durante la niñez podría conllevar problemas sexuales durante la etapa adulta. Los supervivientes infantiles de cáncer que fueron diagnosticados con algún tipo de cáncer a los 21 años de edad o menos, fueron encuestados a finales de su adolescencia, y hacia el final de los veinte y también los treinta años. Cerca de la mitad de las mujeres y un tercio de los hombres participantes en el estudio informaron tener problemas con su desempeño sexual, que incluía tener problemas a su vez con lograr una excitación sexual o falta de interés en el sexo. Los supervivientes infantiles de cáncer que tuvieron problemas de tipo emocional o de salud, tuvieron mayores probabilidades de presentar problemas en el desempeño sexual.

Aunque las mujeres que participaron en el estudio informaron tener más problemas de tipo sexual, los hombres informaron tener un mayor sufrimiento al respecto. Los resultados de este estudio no vinculan directamente al diagnóstico de cáncer o su tratamiento con estos problemas sexuales, pero si encontró que los niños supervivientes, en especial los varones, presentaron más problemas con la función sexual que su mismo grupo de edad sin antecedentes de cáncer.

Evaluación de la función sexual en los pacientes con cáncer

La función sexual es un factor importante que agrega calidad de vida. Los pacientes deben considerar discutir sus problemas y preocupaciones sobre la función sexual con sus médicos, aunque puede suceder que algunos de ellos no tengan la capacitación apropiada para hacerlo. En este caso, es necesario solicitar otros recursos de información o quizá la remisión a un profesional de la salud que se sienta cómodo hablando sobre la sexualidad.

Factores generales que afectan el funcionamiento sexual

Cuando se identifica un posible problema sexual, el profesional de la salud hará una entrevista detallada con el paciente solo o en compañía de su pareja. Es posible que se le formulen las siguientes preguntas sobre su funcionamiento sexual ahora y en el pasado:

  • ¿Con qué frecuencia tiene el deseo espontáneo de tener relaciones sexuales?
  • ¿Disfruta el sexo?
  • ¿Tiene suficiente energía para la actividad sexual?
  • ¿Se excita sexualmente? (Por ejemplo, a los hombres se les puede preguntar, ¿Es capaz de tener una erección y mantenerla?, o a las mujeres, ¿Se expande su vagina y se lubrica?)
  • ¿Es capaz de alcanzar el orgasmo durante el coito? ¿Qué tipos de estimulación pueden activan el orgasmo (por ejemplo, cuando se acaricia a sí misma, el uso de un vibrador, el masaje en la ducha, las caricias de su pareja, la estimulación oral o el coito)?
  • ¿Tiene dolor durante el coito? ¿En dónde siente el dolor? ¿Cómo puede describir el dolor? ¿Qué tipo de actividad sexual ocasiona el dolor? ¿Siempre le causa dolor esta actividad? ¿Cuánto dura el dolor?
  • ¿Cuándo comenzaron sus problemas sexuales? ¿Fue más o menos al mismo tiempo que cuando se le diagnosticó cáncer o comenzó a recibir tratamiento?
  • ¿Está tomando medicamentos? ¿Se le prescribió un medicamento nuevo o el médico le cambió la dosis de alguno de ellos cuando comenzó a tener estos problemas sexuales?
  • ¿Cómo era su funcionamiento sexual antes de que se le diagnosticara el cáncer? ¿Ya tenía algún problema sexual?

Aspectos psicológicos de la sexualidad

A los pacientes también se les puede preguntar sobre el significado de la sexualidad y las relaciones, así tengan una pareja o no. A quienes tienen pareja se les puede preguntar sobre la duración y la estabilidad de la relación antes del diagnóstico de cáncer. También se les preguntará cuál fue la respuesta de la pareja al diagnóstico, y si ésta tenía alguna preocupación sobre cómo el tratamiento podría afectar a la otra parte. Es importante que los pacientes y sus parejas discutan sus problemas sexuales, preocupaciones y temores sobre la relación con un profesional de la salud con quien se sientan cómodos.

Aspectos médicos de la sexualidad

A los pacientes se les puede preguntar sobre sus antecedentes médicos ya que muchas enfermedades pueden afectar la función sexual. Los factores de riesgo relacionados con el estilo de vida, como el tabaquismo y el alcoholismo, así como los medicamentos recetados y los de venta libre, también pueden afectar el funcionamiento sexual. También se les puede solicitar que llenen algunos cuestionarios que ayuden a identificar problemas sexuales, y probablemente tendrán que someterse a varios exámenes físicos, análisis de sangre, estudios de ecografía, medición de erecciones nocturnas y exámenes hormonales.

Efecto de los medicamentos en la función sexual

Los efectos secundarios de los medicamentos se pueden sumar a los efectos secundarios de la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Los pacientes de cáncer pueden recibir farmacoterapia que les puede afectar los nervios, los vasos sanguíneos y las hormonas que controlan la función sexual normal. También pueden ser afectados el estado de alerta mental y los estados de ánimo. Por ejemplo, estos efectos secundarios se pueden presentar en pacientes con cáncer que toman opioides para el dolor o medicamentos para la depresión.

Tratamiento de los problemas sexuales de los pacientes de cáncer

Muchos pacientes sienten temor o ansiedad sobre su primera experiencia sexual después del tratamiento del cáncer. Estos estados pueden hacer que los pacientes eviten la intimidad con la pareja, las caricias y la actividad sexual. La pareja también puede sentir temor y ansiedad en iniciar actividades que se consideren como mecanismo de presión para llegar a la intimidad o que puedan causar molestias físicas. Los pacientes y sus parejas deben hablar sobre sus preocupaciones con el médico y otro profesional de la salud calificado. Es muy importante la comunicación sincera de los sentimientos, las preocupaciones y las preferencias.

En general, hay una gran variedad modalidades de tratamiento para los pacientes con disfunción sexual después del cáncer. Los pacientes pueden aprender a adaptarse a los cambios en el funcionamiento sexual con la ayuda de libros, folletos, recursos en Internet, o videos y discos compactos. Los profesionales de la salud que se especializan en disfunciones sexuales pueden proporcionar estos recursos e información sobre organizaciones nacionales de ayuda y apoyo. Algunos pacientes pueden necesitar algún tipo de intervención médica como terapia de reemplazo hormonal, medicamentos, dispositivos médicos o cirugía. La rehabilitación del pene puede resultar útil para los hombres sometidos a cirugía por un cáncer de próstata. Aquellos con problemas más graves pueden necesitar orientación sexual de manera individual, con su pareja o en grupo. Es necesario realizar más estudios e investigación para comparar la eficacia de los distintos tratamientos que combinan enfoques médicos y psicológicos para personas con cáncer.

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre cuidados médicos de apoyo y cuidados paliativos que se realizan en los Estados Unidos para sexuality and reproductive issues y sexual dysfunction y que actualmente aceptan participantes. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Aspectos relacionados con la fecundidad

La radioterapia y la quimioterapia pueden provocar esterilidad temporal o permanente. Estos efectos secundarios se relacionan con varios factores, como el sexo del paciente, la edad en el momento del tratamiento, el tipo específico de radioterapia o quimioterapia y la dosis, el uso de uno o varios tratamientos y el tiempo que pasó desde el comienzo del tratamiento.

Cuando el cáncer o su tratamiento pueden causar infertilidad o disfunción sexual, se debe hacer un esfuerzo para informar y educar al paciente sobre esta posibilidad. Esto puede resultar difícil cuando el paciente es un niño. El niño puede ser muy pequeño para entender temas relacionados con la esterilidad o la sexualidad, o los padres pueden decidir proteger al niño de estos temas.

Quimioterapia

Para los pacientes que reciben quimioterapia, la edad es un factor importante y la recuperación es cada vez mayor cuanto más largo sea el periodo desde que se suspendió el tratamiento. Los medicamentos que se usan en la quimioterapia que han mostrado afectar la fertilidad son los siguientes: busulfano, melfalán, ciclofosfamida, cisplatino, clorambucilo, mustina, carmustina, lomustina, vinblastina, citarabina y procarbazina. En las mujeres mayores de 40 años, la terapia endocrina adyuvante aumenta el riesgo de que la quimioterapia cause la pérdida permanente de los períodos menstruales.

Radiación

Un factor importante en hombres y mujeres que reciben radioterapia dirigida al abdomen o la pelvis es la cantidad de radiación que se emite hacia los testículos y los ovarios. En el caso de las mujeres mayores de 40 años, se puede presentar esterilidad con dosis más bajas de radiación. La fecundidad se puede preservar con el uso de las técnicas modernas de radioterapia en las que se usan placas protectoras de plomo para proteger los testículos. A las mujeres se las puede someter a cirugía para proteger los ovarios ya que así es posible alejarlos del campo de radiación.

Alternativas para la procreación

Los pacientes que se preocupan por los efectos del tratamiento del cáncer en su capacidad para tener niños deben tratar este tema con el médico antes de iniciar el procedimiento. El médico puede recomendar a un consejero o a un especialista en fecundidad para que le muestren las opciones disponibles y ayude a los pacientes y su pareja en el proceso de tomar decisiones. Las opciones pueden incluir congelar espermatozoides, huevos o tejido ovárico antes de comenzar el tratamiento del cáncer.

Ensayos clínicos en curso

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre cuidados médicos de apoyo y cuidados paliativos que se realizan en los Estados Unidos para fertility assessment and management y cryopreservation y que actualmente aceptan participantes. La lista de ensayos se puede reducir aun más por la ubicación donde se realizan, los medicamentos que se utilizan, el tipo de intervención y otros criterios. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Modificaciones a este sumario (06 / 22 / 2012)

Se incorporaron cambios editoriales en este sumario para reflejar los introducidos a la versión para profesionales de la salud.

Información sobre este sumario del PDQ

Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) que contiene información completa sobre el cáncer. La base de datos del PDQ incluye sumarios de la última información publicada sobre la prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se presentan en dos versiones. Las versiones para profesionales de la salud tienen información detallada escrita en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se escriben en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones tienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. Además, las versiones también están disponibles en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). El NIH es el centro principal de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en una revisión independiente de la literatura médica. No son declaraciones de políticas del NCI o el NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer contiene información actualizada sobre los aspectos relacionados con la sexualidad y la reproducción que pueden experimentar los pacientes de cáncer durante o después del tratamiento. Tiene como objetivo informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas a cargo de pacientes. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos Editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están compuestos por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con este. Los sumarios se revisan regularmente y se les incorporan cambios a medida que se obtiene nueva información. La fecha de cada sumario ("Actualizado") indica la fecha del cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se tomó de la versión para profesionales de la salud, que el Consejo Editorial sobre Cuidados Médicos de Apoyo del PDQ revisa con regularidad y actualiza cuando es necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un estudio o ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar maneras nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recoge información acerca de los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes deberían considerar participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo a los pacientes que no han comenzado un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos del PDQ están disponibles en línea en el portal de Internet del NCI. La lista de muchos médicos que participan en ensayos clínicos también se encuentra en el PDQ. Para mayor información, llamar al Servicio de información sobre cáncer al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

Permisos para el uso de este sumario.

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Sin embargo, se permitirá que un usuario tendría permiso para escribir una oración como "El sumario de información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre la prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos: "[incluir extracto del sumario]".

El formato preferido para citar un sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Aspectos relacionados con la sexualidad y la reproducción. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://cancer.gov/espanol/pdq/cuidados-medicos-apoyo/sexualidad/Patient. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes que aparecen en los sumarios del PDQ se usan con permiso de los autores, artistas o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas en este sumario, así como muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar el enlace Visuals Online. Visuals Online es una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

No se debe usar la información contenida en estos sumarios para tomar decisiones acerca del reembolso de seguros. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Información económica, legal y de seguro médico, disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor envíelas a través del formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov/espanol.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

NCI Public Inquiries Office
9609 Medical Center Dr.
Room 2E532 MSC 9760
Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las "Mejores Opciones," páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

Última revisión: 2012-06-22


Si usted quiere saber más sobre el cáncer y cómo se trata, o si desea saber sobre ensayos clínicos para su tipo de cáncer, puede llamar al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) al 1-800-422-6237, llamada gratuita. Un especialista en información capacitado puede hablar con usted y responder a sus preguntas.


Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.