Yoga: Postura del zapatero

Saltar a la barra de navegación
Postura del zapatero: Paso 1
Foto de una mujer en el paso uno de la postura del zapatero
diapositiva 1 de 7
    

Precaución: No haga este ejercicio después de haber dado a luz, hasta que su médico le diga que puede hacerlo. Si tiene problemas en las rodillas, en la cadera o en los hombros, no realice esta postura. Si siente algún dolor cuando haga esta postura, deténgase. Hable con un instructor de yoga sobre cómo ajustar la postura. O pídale que le enseñe una postura diferente que no cause dolor.

Siéntese en el piso presionando las plantas de los pies juntas. Las rodillas deben estar flexionadas, y los pies deben estar lo más cerca posible del cuerpo sin esforzarse, de manera que se sienta cómodo.

Postura del zapatero: Paso 2
Foto de una mujer en el paso dos de la postura del zapatero
diapositiva 2 de 7
    

Si piensa usar accesorios, coloque los bloques de yoga debajo de las rodillas o use una manta (vea el paso 3 para obtener instrucciones sobre cómo posicionar la manta). Debe brindar apoyo a las rodillas al nivel que le resulte cómodo cuando se recline. Use más de una almohada si es necesario. No debe esforzarse por tener las rodillas lo más cerca posible del piso.

Postura del zapatero: Paso 3
Foto de una mujer en el paso tres de la postura del zapatero
diapositiva 3 de 7
    

Si usa una manta para sostener las rodillas, envuélvala a su alrededor por debajo de las rodillas, como se muestra en la imagen.

Postura del zapatero: Paso 4
Foto de una mujer en el cuarto paso de la postura del zapatero
diapositiva 4 de 7
    

Para sostener la espalda, tome una o más mantas firmes y colóquelas extendiéndolas a lo largo de toda la espalda, para que el torso y la cabeza se apoyen cuando se recueste. Asegúrese de que las mantas sean lo suficientemente anchas para que también puedan sostener los hombros. Es recomendable que coloque las mantas de manera que se adapten a la curvatura de la columna vertebral cuando se recueste, como se muestra en la imagen. También puede usar una manta como almohada para sostener la cabeza, como se muestra en la imagen.

Postura del zapatero: Paso 5
Foto de una mujer en el quinto paso de la postura del zapatero
diapositiva 5 de 7
    

Debería sentarse justo delante de las mantas; de esta manera, cuando se recueste, el torso y la cabeza podrán apoyarse. Es posible que tenga que probar para ver cuántas mantas debe usar.

Postura del zapatero: Paso 6
Foto de una mujer en el sexto paso de la postura del zapatero
diapositiva 6 de 7
    

Recuéstese suavemente sobre el piso.

Postura del zapatero: Paso 7
Foto de una mujer en el séptimo paso de la postura del zapatero
diapositiva 7 de 7
    

Coloque los brazos a los costados en un ángulo de 45 grados, aproximadamente, con las palmas hacia arriba. Cierre los ojos y respire normalmente. Relájese.

Al principio, mantenga esta postura durante un 1 minuto, como máximo. Después, puede mantener la postura durante períodos más largos de hasta 10 minutos.

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Patrice Burgess, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Steven Locke, MD - Psiquiatría

Revisado14 noviembre, 2014

Revisado: 14 noviembre, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: Patrice Burgess, MD - Medicina familiar & Steven Locke, MD - Psiquiatría