Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Trastorno alimenticio compulsivo

Generalidades del tema

¿Qué es el trastorno alimenticio compulsivo?

Darse un atracón significa comer, en poco tiempo, cantidades más grandes de comida de las que la mayoría de las personas comerían en una situación similar. Una persona con este trastorno alimenticio se da atracones en forma regular durante varios meses. Cuando usted se da atracones, podría sentir que no puede controlar lo que come y luego podría sentirse infeliz por ello.

El trastorno alimenticio compulsivo no es lo mismo que la bulimia. A diferencia de la bulimia, si usted tiene un trastorno alimenticio compulsivo, no vomita ni intenta otras maneras de deshacerse de las calorías. Pero podría intentar limitar la cantidad de comida que come entre los atracones. El trastorno alimenticio compulsivo a veces se llama comer en exceso compulsivamente.

Algunas personas que se dan atracones tienen un peso normal. Pero, con el tiempo, muchas personas que tienen un trastorno alimenticio compulsivo aumentan de peso y tienen problemas por ser obesas. A menudo, las personas con trastorno alimenticio compulsivo también tienen depresión, ansiedad u otros problemas emocionales.

Tener un trastorno alimenticio no es una señal de debilidad ni un defecto de carácter. Tampoco es algo que usted pueda superar simplemente con fuerza de voluntad. Muchas personas luchan contra los trastornos de la alimentación durante mucho tiempo. Algunas personas intentan mantenerlo en secreto o niegan que tienen un problema. En la mayoría de los casos, se necesita tratamiento para mejorar. Si usted tiene un trastorno alimenticio compulsivo, el tratamiento puede prevenir problemas de salud, ayudarle a sentirse mejor consigo mismo y mejorar su calidad de vida.

¿Cuál es la causa del trastorno alimenticio compulsivo?

Los expertos no están seguros de cuál es la causa del trastorno alimenticio compulsivo pero, aparentemente, es hereditario. Las actitudes culturales acerca de la forma y del peso del cuerpo podrían también cumplir una función. La ansiedad, la depresión o el estrés pueden provocar que algunas personas se den atracones.

¿Cuáles son los síntomas?

Cada tanto, la mayoría de la gente siente que ha comido más de lo que debería. Pero comer demasiado de vez en cuando no significa que usted tiene un trastorno alimenticio compulsivo. Si tiene un trastorno alimenticio compulsivo, es posible que usted:

  • Coma demasiado en un período corto (menos de 2 horas) en forma regular.
  • Coma cuando no tiene hambre.
  • Coma por motivos emocionales, como estar triste, enojado, solo o aburrido.
  • Sienta que no puede parar de comer.
  • Coma más rápido de lo normal cuando se da atracones.
  • Coma tanto que se siente lleno de forma dolorosa.
  • Se sienta desdichado, disgustado, culpable o deprimido después de darse un atracón.
  • Coma solo debido a que se siente avergonzado por la cantidad que come.

Aun si no tiene todos los síntomas del trastorno alimenticio compulsivo, tener incluso algunos síntomas puede ser una señal de un problema que necesita tratamiento. Es importante obtener ayuda de inmediato si usted o alguien que usted conoce tiene alguno de estos síntomas.

¿Cómo se diagnostica el trastorno alimenticio compulsivo?

Un médico puede averiguar si usted tiene un trastorno alimenticio compulsivo haciendo preguntas acerca de sus hábitos alimentarios y sus antecedentes de salud. Su médico también podría hacer preguntas acerca de su salud mental y de lo que siente con respecto a la comida y de la forma de su cuerpo. Si usted tiene sobrepeso, el médico también podría realizar un examen físico para excluir cualquier problema causado por la obesidad.

¿Cómo se trata?

El tratamiento para el trastorno alimenticio compulsivo incluye recibir asesoría psicológica y en algunos casos tomar medicamentos. Su médico podría pedirle que haga ambas cosas. Es posible que necesite tratamiento durante mucho tiempo para recuperarse por completo. También es posible que necesite tratamiento para otros problemas que a menudo ocurren con el trastorno alimenticio compulsivo. Estos problemas pueden incluir trastorno bipolar, depresión, trastornos de ansiedad, obesidad o problemas por tener sobrepeso.

¿Quiénes tienen trastorno alimenticio compulsivo?

La mayoría de las veces, el trastorno alimenticio compulsivo comienza hacia el final de la adolescencia o en los primeros años de la adultez, pero también puede comenzar más tarde en la adultez. Es más común en mujeres que en hombres.

El trastorno alimenticio compulsivo puede desencadenarse por hacer dieta, tener depresión o tener ansiedad. Incluso puede comenzar debido al aburrimiento o al estrés, que luego se alivia dándose atracones. Su riesgo de darse atracones aumenta si:

  • Usted o sus padres tienen sobrepeso.
  • Usted o sus padres han tenido depresión o síntomas de depresión.
  • Usted tiene una mala imagen del cuerpo, que significa que a usted no le gusta el aspecto de su cuerpo.
  • A usted le dijeron cosas negativas sobre su peso, sus hábitos alimenticios o el aspecto de su cuerpo.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del trastorno alimenticio compulsivo:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Síntomas

Si tiene un trastorno alimenticio compulsivo, usted:

  • Come una cantidad extremadamente grande de comida dentro de un período de 2 horas (un atracón) al menos una vez a la semana en promedio durante, por lo menos, 3 meses.
  • Se siente incapaz de controlar la cantidad que come durante un atracón.
  • Se siente muy desdichado por darse atracones.

Si tiene un trastorno alimenticio compulsivo, también tiene tres (o más) de los siguientes síntomas:

  • Come más rápido de lo normal durante un atracón.
  • Come hasta que está lleno de forma dolorosa.
  • Se da atracones cuando no tiene hambre, para reducir el estrés o reconfortarse.
  • Come solo debido a que se siente avergonzado por la cantidad de comida que come.
  • Se siente disgustado, culpable o deprimido después de darse un atracón.

Los rasgos de la personalidad comunes que se encuentran en aquellos que tienen un trastorno alimenticio compulsivo y otros trastornos alimenticios incluyen autoestima baja y preocupación excesiva por el tamaño y la forma del cuerpo.

El trastorno alimenticio compulsivo es diferente de la bulimia, debido a que las personas con trastorno alimenticio compulsivo no vomitan en forma regular ni usan otras maneras para deshacerse de las calorías. Para obtener más información sobre bulimia, vea el tema Bulimia nerviosa.

Algunas personas comen muy poco durante el día pero comen enormes cantidades de comida cuando cae la tarde o por la noche. Esto se llama síndrome de alimentación nocturna.

Muchas personas que tienen un trastorno de la alimentación también luchan contra la depresión o contra trastornos de ansiedad. Puede ser difícil tratar el trastorno alimenticio compulsivo si estas otras afecciones no se tratan.

Los atracones frecuentes pueden provocarle un gran aumento de peso, a pesar de que podría intentar restringir su consumo de alimentos entre atracones. Las personas con trastorno alimenticio compulsivo a menudo intentan seguir dietas estrictas. Sin embargo, hacer dieta no detiene los atracones a largo plazo y, de hecho, podría empeorar el problema.

Es posible que por momentos se sienta tan desanimado que deje de intentar por completo controlar su trastorno alimenticio. Un atracón podría dar lugar a otro sin que exista ningún período intermedio en el que coma normalmente.

A pesar de que podría no tener todos los síntomas del trastorno alimenticio compulsivo, incluso algunos síntomas pueden ser una señal de un problema que necesita tratamiento. Si tiene alguno de estos síntomas, o alguien que usted conoce los tiene, hable de inmediato con un médico, un amigo o un familiar acerca de sus inquietudes.

Exámenes y pruebas

Los médicos diagnostican un trastorno alimenticio compulsivo haciendo preguntas acerca de su historial de salud y sus hábitos alimentarios. Su médico también podría realizar una evaluación de la salud mental, que consiste en una evaluación de sus emociones y de lo bien que piensa, razona y recuerda. Si usted tiene sobrepeso, su médico podría realizar un examen físico para excluir problemas causados por la obesidad.

A menudo, el trastorno alimenticio compulsivo se asocia con el sobrepeso. Su médico podría utilizar una herramienta que se llama índice de masa corporal (IMC) para ver cuánto pesa en comparación con su estatura.

Generalidades del tratamiento

El tratamiento para el trastorno alimenticio compulsivo incluye asesoría psicológica y, a veces, medicamentos. A menudo, las metas al tratar los atracones incluyen:

La mayoría de las personas con trastorno alimenticio compulsivo necesitan tratamiento, pero muchas personas que tienen un trastorno alimenticio intentan mantenerlo en secreto o niegan que tienen un problema. Es posible que algunas personas participen en programas de manejo del peso para bajar de peso, pero no busquen tratamiento para los atracones o para los problemas de salud mental relacionados con la afección. A menudo, es un familiar o un amigo quien convence a la persona para que busque tratamiento.

Si cree que usted o alguien que usted conoce podría tener un trastorno alimenticio, hable con su médico. Las señales de un trastorno alimenticio que necesita tratamiento incluyen atracones, preocupación o vergüenza por las conductas alimentarias, hábitos alimentarios secretos, preocupación por el peso o la imagen del cuerpo, o un peso corporal no saludable debido a problemas de alimentación.

Asesoría psicológica

Existen varios tipos de asesoría psicológica que pueden ser de utilidad para tratar los trastornos de la alimentación.

  • Terapia cognitivo-conductual (CBT, por sus siglas en inglés). Este tipo de terapia puede ayudarle a controlar las ganas de darse un atracón, especialmente cuando se combina con asesoría nutricional y un programa de reducción de peso.1 La CBT a menudo se ocupa de que usted aprenda cómo seguir una dieta equilibrada, debido a que esto es importante para la recuperación. Desarrollar hábitos alimentarios más regulares puede ayudar a reducir los atracones.
  • Terapia interpersonal. Este tipo de terapia puede ayudarle a examinar cualquier conexión entre sus relaciones, sus reacciones emocionales a esas relaciones y sus síntomas de atracones.
  • Terapia conductual dialéctica. Este enfoque se centra en ayudarle a manejar las emociones. Al sobrellevar mejor los desafíos de la vida y sus emociones, las conductas relacionadas con los atracones podrían disminuir. Este tipo de terapia ayuda a reducir los atracones relacionados con el estrés.

Medicamentos

Los antidepresivos a veces se utilizan en el tratamiento del trastorno alimenticio compulsivo. Pueden reducir los episodios de atracones y pueden ayudar con la depresión o la ansiedad relacionada.

El topiramato (Topamax), que es un medicamento utilizado para tratar convulsiones y dolor crónico, se utiliza a veces para reducir el impulso de darse un atracón.

Para pensar

Los medicamentos y la asesoría psicológica podrían ayudarle a dejar los atracones y a bajar el exceso de peso. Sin embargo, esto llevará algo de tiempo y paciencia. Algunas personas se dan cuenta de que aún tienen problemas para bajar el exceso de peso, incluso después de dejar los atracones. Hable con su médico acerca de los resultados que realmente pueden esperarse del tratamiento.

Desafortunadamente, muchas personas no buscan tratamiento para los problemas de salud mental. Es posible que usted no busque tratamiento debido a que está avergonzado por su manera de comer, piensa que los síntomas no son lo suficientemente malos o cree que puede resolver las cosas por su propia cuenta. Pero recibir tratamiento es importante.

Si necesita ayuda para decidir si debe consultar a su médico o no, lea acerca de algunos motivos por los cuales las personas no obtienen ayuda y acerca de cómo superarlos.

Tratamiento en el hogar

Continuar con los hábitos saludables en el hogar puede mejorar el trastorno alimenticio compulsivo.

Es útil que los familiares brinden su apoyo al ser querido que tiene un trastorno alimenticio compulsivo. Aprender acerca del trastorno será de utilidad para toda la familia.

En muchos casos, los trastornos de la alimentación están asociados con una mala imagen del cuerpo y una autoestima baja. Los padres pueden ayudar a reducir las probabilidades de que sus hijos tengan un trastorno alimenticio enseñándoles a tener:

Para obtener más información, vea el tema Alimentación saludable para niños.

Otros tratamientos

Existen otros tratamientos que pueden ayudar a reducir los atracones.

Programas de cuidado personal. Estos son programas organizados que ofrecen materiales de autoayuda, como manuales o actividades realizadas en computadora, que pueden ser de utilidad para tratar los trastornos alimenticios. Sin embargo, la mayoría de las personas que tienen un trastorno alimenticio también necesitan asesoría psicológica y, posiblemente, medicamentos.

Técnicas para el manejo del estrés. Muchas personas informan que sus episodios de atracones están desencadenados por sentimientos de ansiedad o tensión. Aunque no es parte del tratamiento del trastorno alimenticio compulsivo, aliviar el estrés puede ayudar durante la recuperación y puede mejorar la calidad de vida. Las técnicas para reducir el estrés incluyen:

  • Hacer ejercicio. La actividad física regular es una de las técnicas más eficaces para el manejo del estrés.
  • Escribir. Las investigaciones demuestran que expresarse por escrito puede ser una manera muy eficaz de reducir su nivel de estrés.
  • Expresar sus sentimientos. Hablar, reír, llorar y expresar el enojo son partes normales del proceso de sanación emocional.
  • Hacer algo que disfrute. Un pasatiempo u otra actividad saludable de tiempo libre que sean significativos para usted pueden ayudarle a relajarse. El trabajo voluntario o el trabajo que ayuda a otras personas pueden ser un poderoso liberador del estrés.
  • Relajación centrada en el cuerpo. Esta incluye ejercicios de respiración, ejercicios de relajación muscular, masajes, aromaterapia, yoga y ejercicios tradicionales de relajación chinos, como tai chi y qi gong.
  • Actividades de reducción del estrés. Estas incluyen aprender a relajar el cuerpo a través de reducción del estrés basada en conciencia plena, meditación o ejercicios de imágenes, o por medio de escuchar música relajante o usar el humor para reducir el estrés.

Para obtener más información sobre reducción del estrés, vea el tema Manejo del estrés.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

National Eating Disorders Association (NEDA)
Dirección del sitio web: www.nationaleatingdisorders.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Agras WS (2008). The eating disorders. In DC Dale, DD Federman, eds., ACP Medicine, section 13, chap. 9. Hamilton, ON: BC Decker.

Otras obras consultadas

  • Agras WS (2008). The eating disorders. In DC Dale, DD Federman, eds., ACP Medicine, section 13, chap. 9. Hamilton, ON: BC Decker.
  • American Psychiatric Association (2013). Feeding and eating disorders. In Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 5th ed., pp. 329–354. Washington, DC: American Psychiatric Association.
  • Anderson AE, Yager J (2009). Eating disorders. In BJ Sadock et al., eds., Kaplan and Sadock's Comprehensive Textbook of Psychiatry, 9th ed., vol. 1, pp. 2128–2149. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Gwirtsman HE, et al., (2008). Eating disorders. In MH Ebert et al., eds., Current Diagnosis and Treatment in Psychiatry, 2nd ed., pp. 456–469. New York: McGraw-Hill.
  • Hay PPJ, et al. (2009). Psychological treatments for bulimia nervosa and binging. Cochrane Database of Systematic Reviews (4).
  • National Eating Disorders Association (2005). Binge eating disorder. Available online: http://www.nationaleatingdisorders.org/nedaDir/files/documents/handouts/BingeED.pdf.
  • National Eating Disorders Association (2005). What is an eating disorder? Some basic facts. Available online: http://www.nationaleatingdisorders.org/nedaDir/files/documents/handouts/WhatIsEd.pdf.
  • Palmer CA, Boyd LD (2009). Eating disorders section of Nutrition, diet, and associated oral conditions. In NO Harris et al., eds., Primary PreventatIve Dentistry, 7th ed., pp. 305–314. Upper Saddle River, NJ: Pearson.
  • Sadock BJ, Sadock VA (2010). Eating disorders. In Kaplan and Sadock's Pocket Handbook of Clinical Psychiatry, 5th ed., pp. 259–268. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Sigel EJ (2011). Eating disorders. In WW Hay et al., eds., Current Diagnosis and Treatment: Pediatrics, 20th ed., pp. 159–170. New York: McGraw-Hill.
  • Yager J, et al. (2006). Practice Guideline for the Treatment of Patients With Eating Disorders, 3rd ed. Arlington, VA: American Psychiatric Association. Also available online: http://www.psychiatryonline.com/pracGuide/PracticePDFs/EatingDisorders3ePG_04-28-06.pdf.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
W. Stewart Agras, MD, FRCPC - Psiquiatría
Última revisión 9 agosto, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.