Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Lesión de los tendones (tendinopatía)

Generalidades del tema

¿Es para usted este tema?

Las articulaciones del talón y del codo son sitios comunes de lesión de los tendones. Para obtener más información acerca de lesiones de los tendones en estas zonas, vea los temas Problemas en el tendón de Aquiles y Codo de tenista.

Este tema no aborda los desgarros o roturas graves de los tendones. Para ayuda en la evaluación de una lesión de los tendones, vea el tema Problemas y lesiones de los hombros, Lesiones de los codos, Problemas y lesiones de las rodillas, Lesiones de los dedos, de las manos y de las muñecas o Lesiones de los dedos de los pies, de los pies y de los tobillos.

¿Qué es una lesión de los tendones?

Los tendones son fibras duras que conectan los músculos con los huesos. Por ejemplo, el tendón de Aquiles conecta el músculo de la pantorrilla con el hueso del talón. La mayoría de las lesiones de los tendones ocurren cerca de las articulaciones, como el hombro, el codo, la rodilla y el tobillo. Podría parecer que una lesión de los tendones sucede repentinamente, pero por lo general es el resultado de muchos desgarros pequeños en el tendón que han ocurrido con el tiempo.

Los médicos podrían usar diferentes términos para describir una lesión de los tendones. Es posible que oiga hablar de:

  • Tendinitis. Esto significa "inflamación del tendón".
  • Tendinosis. Esto se refiere a los pequeños desgarros en el tejido del tendón o alrededor de este causados por el uso excesivo.

La mayoría de los expertos ahora usan el término tendinopatía para incluir tanto la inflamación como los microdesgarros. Pero por muchos años, a la mayoría de los problemas de los tendones se los llamó "tendinitis". Muchos médicos todavía usan esta palabra conocida para describir una lesión de los tendones.

¿Cuál es la causa de una lesión de los tendones?

La mayoría de las lesiones de los tendones son el resultado de un desgaste gradual del tendón por el uso excesivo o el envejecimiento. Cualquier persona puede tener una lesión de los tendones. Pero las personas que realizan los mismos movimientos una y otra vez en sus trabajos, en los deportes o en las actividades cotidianas tienen más probabilidades de dañarse un tendón.

Una lesión de los tendones puede ocurrir repentinamente o poco a poco. Usted tiene más probabilidades de tener una lesión repentina si el tendón se ha debilitado con el tiempo.

¿Cuáles son los síntomas?

Por lo general, la tendinopatía causa dolor, rigidez y pérdida de fuerza en la zona afectada.

  • El dolor podría empeorar cuando usa el tendón.
  • Es posible que sienta más dolor y rigidez durante la noche o cuando se levanta por la mañana.
  • La zona podría estar sensible, roja, caliente o hinchada si hay inflamación.
  • Es posible que oiga o que sienta un crujido cuando usa el tendón.

Los síntomas de una lesión de los tendones pueden ser muy parecidos a aquellos causados por la bursitis.

¿Cómo se diagnostica una lesión de los tendones?

Para diagnosticar una lesión de los tendones, un médico le hará preguntas acerca de sus antecedentes de salud y sus síntomas, y le realizará un examen físico. Si la lesión está relacionada con el uso de una herramienta o de un equipo deportivo, el médico podría pedirle que le muestre cómo los usa.

Si sus síntomas son graves o no mejoran con tratamiento, su médico podría recomendarle que se realice una prueba, como una radiografía, una ecografía o un examen de imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés).

¿Cómo se trata?

En la mayoría de los casos, usted puede tratar una lesión de los tendones en el hogar. Para obtener mejores resultados, comience con estas medidas de inmediato:

  • Descanse la zona que le duele y evite cualquier actividad que haga que el dolor empeore.
  • Aplíquese hielo o compresas frías de 10 a 15 minutos por vez, hasta 2 veces por hora, durante las primeras 72 horas. Continúe usando hielo mientras le ayude.
  • Tome analgésicos (medicamentos para el dolor) de venta libre, como acetaminofén o AINE (como ibuprofeno o naproxeno) si los necesita. Asegúrese de seguir las advertencias sobre medicamentos sin receta. Siempre tome estos medicamentos tal como le hayan indicado o de acuerdo a la etiqueta.
  • Haga ejercicios suaves de amplitud de movimiento y estiramientos para prevenir la rigidez.

Apenas se encuentre mejor, puede regresar a su actividad, pero no se esfuerce durante un tiempo. No comience en el mismo nivel que antes de la lesión. Regrese al nivel previo lentamente y deténgase si le duele. Precaliente antes de hacer ejercicio y realice cierto estiramiento suave después. Después de la actividad, aplíquese hielo para prevenir el dolor y la hinchazón.

Si estas medidas no ayudan, es posible que su médico le sugiera la fisioterapia. Si la lesión es grave o duradera, su médico podría indicarle que use una tablilla (férula), un aparato ortopédico o un yeso para mantener el tendón quieto.

Podría llevar semanas o meses que una lesión de los tendones sane. Sea paciente y manténgase con su tratamiento. Si comienza a usar el tendón lesionado demasiado pronto, esto puede provocar más daño.

Para evitar que se lesione el tendón otra vez, es posible que deba hacer algunos cambios a largo plazo en sus actividades.

  • Intente cambiar sus actividades o la manera en que las hace. Por ejemplo, si correr causó la lesión, intente nadar algunos días. Si la manera en que usa una herramienta es el problema, trate alternando las manos o cambiando el modo en que la agarra.
  • Si el ejercicio causó el problema, tome clases o pídale a un entrenador o a un profesional que revise su técnica.
  • Si su trabajo causó la lesión de los tendones, pregúntele al departamento de recursos humanos si existen otras maneras de hacer su trabajo.
  • Siempre tómese tiempo para precalentar antes y estirar después de hacer ejercicio.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de las tendinopatías:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Síntomas

Los síntomas de la tendinopatía pueden incluir:

  • Dolor, sensibilidad, enrojecimiento, calor y/o hinchazón cerca del tendón lesionado. El dolor podría aumentar con la actividad. Los síntomas de una lesión de los tendones podrían afectar la zona precisa donde se encuentra el tendón lesionado o podrían irradiarse de la zona de la articulación, a diferencia del dolor de la artritis, que tiende a confinarse a la articulación.
  • Crepitación, o una sensación o un sonido de crujido cuando se usa el tendón. Por lo general, esto es incómodo o doloroso.
  • Dolor y rigidez que podrían empeorar durante la noche o cuando se levanta por la mañana.
  • Rigidez en la articulación cerca de la zona afectada. Por lo general, el movimiento o el ejercicio leve de la articulación reducen la rigidez. Sin embargo, generalmente, una lesión de los tendones empeora si no deja que el tendón afectado descanse y sane. Demasiado movimiento podría empeorar los síntomas existentes o hacer que el dolor y la rigidez reaparezcan.

Las zonas de las articulaciones más comúnmente afectadas por la tendinopatía son el hombro, el codo, la muñeca, la cadera, la rodilla y el tobillo.

A veces, el dolor de los tendones es causado por la inflamación alrededor de los cristales de calcio que se encuentran en el tendón o alrededor de este (tendinitis cálcica). Con frecuencia, la causa de los depósitos se desconoce. Estos depósitos de cristales pueden ser bastante dolorosos y volverse un problema crónico.

Los síntomas de la tendinopatía podrían ser similares a aquellos de la inflamación de la bursa (bursitis). Para obtener más información, vea el tema Bursitis.

Exámenes y pruebas

Para diagnosticar una lesión de los tendones (también llamada tendinopatía), su médico revisará su historial de salud y sus actividades cotidianas y le realizará un examen físico para revisar su estado de salud general, sus zonas de dolor y sensibilidad, y su amplitud de movimiento y su fuerza. Su examen también podría incluir una revisión de la función nerviosa (sensaciones y reflejos) y de la circulación de la sangre (pulsaciones). Si sus síntomas están relacionados con el uso de una herramienta o de un equipo deportivo, es posible que su médico quiera que le muestre cómo los usa.

Si su historial de salud y su examen físico indican una lesión de los tendones, probablemente no necesite realizarse más pruebas.

Si sus síntomas son graves o no han mejorado con tratamiento, pueden ser útiles más pruebas. Estas podrían incluir:

Generalidades del tratamiento

El tratamiento inicial para una lesión de los tendones (tendinopatía) suele incluir descanso y analgésicos (medicamentos para el dolor). El acetaminofén puede reducir el dolor. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden reducir tanto el dolor como la inflamación que podría tener a causa de una lesión de los tendones. Las metas de este tratamiento temprano son las siguientes:

  • Reducir el dolor y la inflamación del tendón.
  • Restablecer el movimiento y la fuerza normales.

Si aún tiene dolor, rigidez y debilidad después del tratamiento inicial, su médico podría recomendarle algún tipo de fisioterapia. Además, es posible que deba hacer cambios a largo plazo en el tipo de actividades que hace o en la manera en que las hace para evitar que su tendinopatía regrese. Las metas del tratamiento continuo son las siguientes:

  • Reducir el dolor.
  • Evitar una mayor degeneración o un mayor desgarro del tendón.
  • Alentar la regeneración del tendón dañado.

Tratamiento para las tendinopatías

Tome las siguientes medidas para tratar las tendinopatías:

  • Descanse la zona afectada y evite cualquier actividad que podría causar dolor. Duerma lo suficiente. Para mantener su estado de salud general y su estado físico, continúe haciendo ejercicio pero solo de maneras que no demanden un esfuerzo de la zona afectada. No reanude una actividad agravante apenas desaparezca el dolor. Los tendones requieren semanas de descanso adicional para sanar. Es posible que deba hacer cambios a largo plazo en el tipo de actividades que hace o en la manera en que las hace.
  • Aplíquese hielo o compresas frías apenas note dolor y sensibilidad en los músculos o cerca de una articulación. Aplíquese hielo de 10 a 15 minutos por vez, hasta dos veces por hora, durante 72 horas. Continúe aplicándose hielo (de 15 a 20 minutos por vez, 3 veces al día) siempre y cuando alivie el dolor. Aunque las almohadillas térmicas podrían hacerle sentir bien, el hielo aliviará el dolor y la inflamación.
  • Tome analgésicos si es necesario. Use acetaminofén o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno o naproxeno, según las indicaciones para el alivio del dolor. Los AINE también reducen cualquier inflamación que usted podría tener en el tendón o alrededor de este (tendinitis). Los AINE vienen en pastillas y en una crema que se puede frotar en la zona adolorida. No dependa de los medicamentos para aliviar el dolor y así poder continuar usando una articulación en exceso.
  • Haga ejercicios de amplitud de movimiento cada día. Mueva suavemente la articulación en toda su amplitud de movimiento, incluso cuando está descansando la zona de la articulación. Esto evitará la rigidez en la articulación. A medida que el dolor desaparece, continúe haciendo ejercicios de amplitud de movimiento y agregue otros ejercicios para fortalecer los músculos alrededor de la articulación.
  • Reanude su actividad en forma gradual con una intensidad más baja que la que mantenía antes de que comenzaran los síntomas. Precaliente antes y estire después de la actividad. También puede intentar hacer algunos cambios. Por ejemplo, si el ejercicio ha causado su tendinopatía, trate de alternarlo con otra actividad. Si usar una herramienta es el problema, trate de alternar las manos o cambie el modo en que la agarra. Aumente su actividad lentamente, y deténgase si siente dolor. Después de la actividad, aplíquese hielo para prevenir el dolor y la hinchazón.
  • Evite el humo de tabaco. Las lesiones de los tendones sanan más lentamente en los fumadores que en los no fumadores. El hábito de fumar retrasa la sanación de la lesión y del tejido.

Si estas medidas no le ayudan a aliviar el dolor, es posible que se consideren otros tratamientos. Su médico podría:

  • Indicarle que realice fisioterapia.
  • Usar una inyección de corticosteroide para aliviar el dolor y la hinchazón. Sin embargo, por lo general, los tratamientos de corticosteroide no se repiten debido al posible daño de los tendones.
  • Indicarle que use un aparato ortopédico, una tablilla (férula), un cabestrillo o muletas durante un breve período para permitir que los tendones descansen y sanen.
  • Recomendarle que use un yeso para descansar y sanar un tendón muy dañado. Generalmente, el yeso o la cirugía se usan para tratar una rotura de tendón.

Las investigaciones médicas continúan estudiando nuevas maneras de tratar las lesiones de los tendones. Hable con su médico si está interesado en tratamientos experimentales. Algunos de los tratamientos que se están estudiando incluyen:

  • Óxido nítrico y el trinitrato de glicerilo, aplicados en forma tópica (en la piel) sobre la lesión.
  • Ondas ultrasónicas (o de choque) dirigidas al tendón lesionado (terapia de onda de choque) para dolor causado por la tendinitis cálcica (calcio acumulado en los tendones). Para más información, vea el tema Depósitos de calcio y tendinitis (tendinitis cálcica).
  • Plasma rico en plaquetas (PRP). En este procedimiento se saca sangre del paciente, se centrifuga a alta velocidad para separar las células sanguíneas llamadas plaquetas y luego, se inyectan nuevamente las plaquetas en el cuerpo en la zona lesionada.

A veces, se usa la cirugía artroscópica o la cirugía abierta (que utiliza una incisión más grande) para tratar la tendinitis cálcica que no ha respondido al tratamiento no quirúrgico y está causando dolor.1

Tratamiento en el hogar

Usted puede evitar que una lesión de los tendones (también llamada tendinopatía) se desarrolle o vuelva a aparecer tomando medidas en el hogar, en el trabajo y durante las actividades para estimular la sanación y proteger los tendones.

Las medidas de tratamiento en el hogar incluyen:

  • Descanse la zona afectada y evite cualquier actividad que podría causar dolor. Duerma lo suficiente. Para mantener su estado de salud general y su estado físico, continúe haciendo ejercicio pero solo de maneras que no demanden un esfuerzo de la zona afectada. No reanude una actividad agravante apenas el dolor desaparezca. Los tendones requieren semanas de descanso adicional para sanar. Es posible que deba hacer cambios a largo plazo en el tipo de actividades que hace o en la manera en que las hace.
  • Aplíquese hielo o compresas frías apenas note dolor y sensibilidad en los músculos o cerca de una articulación. Aplíquese hielo de 10 a 15 minutos por vez, hasta dos veces por hora, durante 72 horas. Continúe aplicándose hielo (de 15 a 20 minutos por vez, 3 veces al día) siempre y cuando alivie el dolor. Aunque las almohadillas térmicas podrían hacerle sentir bien, el hielo aliviará el dolor y la inflamación.
  • Tome analgésicos. Use acetaminofén o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno o naproxeno, según las indicaciones para el alivio del dolor. Los AINE también reducen cualquier inflamación que usted pudiera tener en el tendón o alrededor de este (tendinitis). Los AINE vienen en pastillas y en una crema que usted frota sobre la zona adolorida. No dependa de los medicamentos para aliviar el dolor y así poder continuar usando una articulación en exceso.
  • Haga ejercicios de amplitud de movimiento cada día. Mueva suavemente la articulación en toda su amplitud de movimiento, incluso cuando está descansando la zona de la articulación. Esto evitará la rigidez en la articulación. A medida que el dolor desaparece, continúe haciendo ejercicios de amplitud de movimiento y agregue otros ejercicios para fortalecer los músculos alrededor de la articulación.
  • Reanude su actividad en forma gradual con una intensidad más baja que la que mantenía antes de que comenzaran los síntomas. Precaliente antes y estire después de la actividad. Aumente su actividad lentamente, y deténgase si siente dolor. Después de la actividad, aplíquese hielo para prevenir el dolor y la hinchazón.
  • Evite el humo de tabaco. Las lesiones de los tendones sanan más lentamente en los fumadores que en los no fumadores. El hábito de fumar retrasa la sanación de la lesión y del tejido.

Para evitar que las lesiones de los tendones se desarrollen o vuelvan a aparecer:

  • Precaliente y estire. Precaliente antes de cualquier actividad y estire suavemente después de que termina.
  • Fortalezca los músculos para reducir la tensión en los tejidos blandos. Un fisioterapeuta, un entrenador deportivo o su médico pueden enseñarle ejercicios específicos para fortalecer la zona lesionada.
  • Evalúe y cambie las actividades cotidianas que tienden a causar o a agravar sus síntomas. En su rutina diaria, cambie las actividades que impliquen movimientos reiterados que podrían distender los músculos o las articulaciones. Por ejemplo, comience a alternar las manos o cambie el tamaño del agarre de su herramienta.
  • Intente alternar sus actividades habituales con algunas nuevas. Por ejemplo, si quiere caminar para hacer ejercicio y ha tenido problemas en el tendón de Aquiles, intente nadar o hacer ejercicios en el agua algunos días.
  • Note qué hace y cómo lo hace, y tome medidas si es necesario.
    • Si sospecha que determinadas actividades en el lugar de trabajo están causando una lesión de los tendones, hable con su departamento de recursos humanos para obtener información sobre maneras alternativas de hacer su trabajo, modificaciones de los equipos u otras tareas laborales.
    • Si un determinado ejercicio o deporte está causando una lesión de los tendones, considere la posibilidad de tomar clases para aprender técnicas adecuadas. Además, haga que un entrenador deportivo o que una persona que esté familiarizada con los equipos deportivos revisen su equipo para asegurar que se adapta bien a su tamaño, a su fuerza y a su capacidad. Muéstreles cómo usa su equipo y pídales comentarios sobre cualquier error que podría estar haciendo.

Consejos específicos para las articulaciones

Vea los siguientes temas para encontrar maneras de aliviar un problema articular específico:

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS)
Dirección del sitio web: www.orthoinfo.aaos.org

American College of Rheumatology
Dirección del sitio web: www.rheumatology.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Hurt G, Baker CL (2003). Calcific tendinitis of the shoulder. Orthopedic Clinics of North America, 34(4): 567–575.

Otras obras consultadas

  • Colburn KK (2011). Bursitis, tendinitis, myofascial pain, and fibromyalgia. In ET Bope et al., eds., Conn's Current Therapy 2011, pp. 1011–1015. Philadelphia: Saunders.
  • Coombes BK, et al. (2010). Efficacy and safety of corticosteroid injections and other injections for management of tendinopathy: A systematic review of randomised controlled trials. Lancet, 376(9754): 1751–1767.
  • Klaiman MD, Fink K (2005). Upper extremity soft-tissue injuries. In WR Frontera et al., eds., Physical Medicine and Rehabilitation: Principles and Practice, 5th ed., vol. 1, pp. 907–922. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • McMahon PJ, Kaplan LD (2006). Sports medicine. In HB Skinner, ed., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 4th ed., pp. 163–220. New York: McGraw-Hill.
  • Mercier LR (2008). The knee. In Practical Orthopedics, 6th ed, pp. 215–251. Philadelphia: Mosby Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Kenneth J. Koval, MD - Cirugía ortopédica, Trauma ortopédica
Última revisión 16 octubre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.