Cáncer de riñón (carcinoma de células renales)

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es el cáncer de riñón?

El cáncer de riñón comienza cuando células anormales crecen de forma descontrolada en uno o ambos riñones. Los riñones son dos órganos con forma de frijol ubicados a ambos lados de la columna vertebral, justo debajo de las costillas. Filtran los desechos de la sangre y ayudan a equilibrar los niveles de agua, sal y minerales en la sangre.

Otro nombre para el cáncer de riñón es cáncer renal. "Renal" significa que está relacionado con el riñón.

Este tema trata sobre el carcinoma de células renales o carcinoma renal, el tipo más común de cáncer de riñón. Aproximadamente 8 o 9 de cada 10 personas con cáncer renal tienen este tipo.1, 2

El cáncer renal que se detecta en fase temprana frecuentemente puede tratarse con éxito. Pero si no se detecta pronto, el cáncer puede extenderse (metástasis) a otras partes del cuerpo, como los ganglios linfáticos, los pulmones, los huesos o el hígado.

¿Qué causa el cáncer de riñón?

Los expertos no están seguros de qué es lo que causa el cáncer de riñón. Sin embargo, hay determinadas cosas que aumentan sus probabilidades de tener este cáncer. Su riesgo es mayor si usted:

  • Fuma. Los expertos estiman que aproximadamente entre 24 y 30 de cada 100 casos de cáncer renal están directamente relacionados con fumar.2
  • Tiene un trabajo que lo expone con regularidad a ciertas sustancias químicas o minerales, como asbesto, gasolina y cadmio (utilizados en la manufactura).
  • Toma demasiada cantidad de analgésico (medicamento para el dolor) durante mucho tiempo.
  • Tiene determinadas afecciones hereditarias, como la enfermedad de Von Hippel-Lindau.

¿Cuáles son los síntomas?

El cáncer de riñón no suele producir síntomas al principio. Frecuentemente, se descubre por medio de pruebas por imágenes —pruebas que generan imágenes del interior del cuerpo— que se realizan por otras razones.

Una vez que comienza a extenderse, el cáncer de riñón puede provocar uno o más de estos síntomas:

  • Sangre en la orina.
  • Un bulto que se puede sentir en la parte baja de la espalda o en el abdomen.
  • Dolor en el costado o en la espalda.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de riñón?

Si sus síntomas le hacen pensar a su médico que usted pudiera tener cáncer renal, solicitará que le hagan pruebas por imágenes. Las imágenes de estas pruebas generalmente muestran si hay cáncer en el riñón y cuánto se ha extendido.

¿Cómo se trata?

Siempre que sea posible, los médicos utilizan la cirugía para extirpar el cáncer de riñón. Cuando el cáncer está en su fase inicial y no se ha extendido, con frecuencia los médicos pueden extirparlo por completo y no hacen falta más tratamientos.

Cuando no es posible operar, los médicos podrían utilizar:

Si el cáncer de riñón se encuentra antes de que se haya extendido, aproximadamente 9 de cada 10 personas vivirán 5 años o más.3 Los médicos utilizan las tasas de supervivencia a 5 años para mostrar qué porcentaje de personas siguen vivas 5 años después del tratamiento. Por supuesto, muchas personas viven por muchos más años que eso. De hecho, el cáncer nunca regresa en muchas personas.

Una vez que el cáncer se ha extendido más allá del riñón, la expectativa de vida de una persona suele depender de la extensión del cáncer. Cuanto más se haya extendido el cáncer, más baja es la tasa de supervivencia.

Enterarse de que tiene cáncer puede cambiar su vida. Quizás sienta que su mundo se ha dado vuelta y que ha perdido todo el control. Hablar con familiares, amigos o un consejero puede ayudar mucho. Pregúntele a su médico sobre grupos de apoyo. O llame a la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society) al 1-800-227-2345 o visite su sitio web en www.cancer.org.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del cáncer de riñón:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Atención de apoyo:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Síntomas

Muchos cánceres de riñón, en particular en su fase inicial, no causan síntomas. Muchas personas solo descubren que tienen cáncer de riñón en fase inicial porque les hicieron pruebas por imágenes —pruebas que generan imágenes del interior del cuerpo— por alguna otra razón.

A medida que crece, el cáncer de riñón puede provocar uno o más de los siguientes síntomas:

  • Sangre en la orina. Frecuentemente, se trata de sangre que se puede observar a simple vista. Pero, en ocasiones, está presente en cantidades microscópicas, por lo que es necesario analizar la orina para detectar las células sanguíneas.
  • Un bulto que se puede sentir en el abdomen o en el costado.
  • Dolor en el costado o en la espalda.
  • Pérdida de peso inesperada.
  • Fiebre recurrente.
  • Anemia.
  • Cansancio extremo.

El cáncer de riñón que se ha extendido a otras partes del cuerpo causará diferentes síntomas, dependiendo de adónde se haya extendido. Por ejemplo, el cáncer que se extiende a los pulmones puede provocar tos y dificultad respiratoria. El cáncer que se ha extendido a los huesos puede causar dolor óseo.

Exámenes y pruebas

Para determinar si usted tiene cáncer renal, su médico le hará un examen físico. Luego, puede solicitar una o más pruebas para detectar evidencia de cáncer, por ejemplo:

Muchos casos de cáncer renal en fase inicial se detectan durante pruebas de imágenes en las que se estaba tratando de detectar otro problema.

Las pruebas de imágenes que se utilizan para diagnosticar el cáncer de riñón también muestran en qué fase se encuentra su cáncer. Esto les ayuda a usted y a su médico a decidir el mejor tratamiento.

Generalidades del tratamiento

La cirugía para extraer todo el riñón o parte de él suele curar el cáncer renal que no se ha extendido. Existen dos tipos de cirugía:

  • Nefrectomía radical. El cirujano extirpa el riñón completo, la capa de grasa que rodea al riñón, el conducto (uréter) que drena la orina desde el riñón hasta la vejiga, la glándula suprarrenal y los ganglios linfáticos cercanos.
  • Nefrectomía parcial. El cirujano solo extirpa la parte del riñón que está enferma, lo cual permite que el resto del riñón funcione con normalidad. Es posible que escuche a su médico referirse a esto como cirugía de conservación de nefronas.

La cirugía podría no ser una buena opción para muchas personas mayores o para personas que tienen problemas de salud graves que aumentan el riesgo de la cirugía.

Si operar no es una opción, puede utilizarse la embolización arterial para reducir el tumor. Este procedimiento bloquea la irrigación sanguínea a un tumor. En casos raros, esto se puede hacer antes de la cirugía.

El cáncer de riñón puede reaparecer después de ser tratado, en ocasiones muchos años después del tratamiento.

Aunque la radiación y la quimioterapia son tratamientos comunes para muchos tipos de cáncer, no suelen funcionar demasiado bien para el cáncer renal. Los tratamientos que aún están siendo investigados incluyen la utilización de ondas de ultrasonido o de radiación de alta intensidad para destruir el cáncer.

Vigilancia activa

Vigilancia activa significa que, en lugar de tratar el cáncer, su médico vigilará el cáncer por medio de pruebas de imágenes regulares.

Los tumores renales muy pequeños, que se suelen detectar mientras los médicos están tratando de encontrar otro problema, podrían no ser cáncer y no crecer nunca. Y otros tumores pequeños que que son cancerosos, podrían crecer muy lentamente.

Tratamiento del cáncer avanzado o metastásico

A veces se utiliza la cirugía para extirpar el cáncer que se ha extendido. La cirugía suele ir seguida de otro tratamiento, como por ejemplo:

  • Inmunoterapia , medicamentos que ayudan a su sistema inmunitario a combatir el cáncer.
  • Terapia dirigida , medicamentos que evitan el crecimiento de las células cancerosas.

Estos tratamientos también pueden utilizarse sin cirugía.

El dolor es una de las inquietudes principales de las personas que tienen cáncer renal avanzado. Pero el dolor del cáncer casi siempre puede controlarse. Los tratamientos que podrían ayudar incluyen:

  • Cirugía. A veces la cirugía puede ayudar a aliviar el dolor extirpando parte del cáncer que se ha propagado a otras partes del cuerpo.
  • Radiación. Al igual que la cirugía, este tratamiento puede ayudar con el dolor eliminando parte del cáncer que se ha extendido.
  • Quimioterapia. Aunque las células del cáncer de riñón suelen ser resistentes a los medicamentos que se utilizan en la quimioterapia, este tratamiento a veces se usa cuando otros tratamientos no han funcionado.
  • Analgésicos (medicamentos para el dolor).
  • Bloqueo de nervios.
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Cáncer: Cómo controlar el dolor asociado con el cáncer

Ensayos clínicos

Una vez que el cáncer renal se ha propagado, es más difícil de tratar. Su médico quizás le hable acerca de participar en un ensayo clínico. Para algunas personas, esta es la mejor opción de tratamiento.

El Instituto Nacional del Cáncer brinda información adicional sobre el cáncer de riñón en www.cancer.gov/espanol/tipos/rinon.

Cuidados paliativos

Los cuidados paliativos son una clase de atención para las personas que tienen una enfermedad grave. Son distintos de la atención que recibe para curar su enfermedad. Su objetivo es mejorar su calidad de vida, no solo en cuanto a su cuerpo, sino también a su mente y espíritu.

Usted puede recibir cuidados paliativos junto con el tratamiento para curar la enfermedad. También puede recibir la atención más adelante, una vez que el tratamiento para curar su enfermedad ya no parezca una buena opción.

Los proveedores de cuidados paliativos trabajarán para ayudar a controlar el dolor o los efectos secundarios. Pueden ayudarle a decidir qué tratamiento quiere o no quiere. Y pueden ayudar a sus seres queridos a entender cómo darle apoyo.

Si le interesa recibir cuidados paliativos, hable con su médico.

Para obtener más información, vea el tema Cuidados paliativos.

Cuidados al final de la vida

Para algunas personas que tienen cáncer avanzado, llega un momento cuando el tratamiento para curar el cáncer ya no parece una buena opción. Esto puede deberse a que los efectos secundarios, la duración y los costos del tratamiento son mayores que la promesa de obtener una cura o alivio. Pero todavía puede obtener tratamiento que le haga sentirse lo más cómodo posible durante el tiempo que le queda. Usted y su médico pueden decidir cuándo podría estar listo para recibir cuidados paliativos al final de la vida ("hospice").

Para obtener más información, vea los temas:

Tratamiento complementario

A veces, las personas usan tratamientos complementarios junto con tratamiento médico para ayudar a aliviar síntomas y efectos secundarios de tratamientos de cáncer. Algunos tratamientos que podrían resultar útiles incluyen:

Estos tratamientos de cuerpo y mente pueden ayudarle a sentirse mejor. Pueden hacer más fácil sobrellevar el tratamiento. También pueden reducir el dolor crónico en la parte baja de la espalda, el dolor articular, los dolores de cabeza y el dolor de los tratamientos.

Antes de probar una terapia complementaria, hable con su médico sobre los posibles beneficios y efectos secundarios. Informe a su médico si ya está usando alguno de estos tratamientos. No tienen como fin reemplazar el tratamiento médico convencional.

Tratamiento en el hogar

Manejo de los efectos secundarios

Usted puede hacer cosas en su hogar para ayudar a manejar los efectos secundarios. Si su médico le ha dado instrucciones o medicamentos para tratar estos síntomas, asegúrese de usarlos. En general, los hábitos saludables, como seguir una dieta equilibrada y dormir lo suficiente y hacer suficiente ejercicio, pueden ayudar a controlar sus síntomas.

A continuación le indicamos algunos consejos sobre cómo sobrellevar los efectos secundarios:

  • Haga algo de actividad física cada día, pero no se fatigue demasiado. Siga disfrutando de sus pasatiempos preferidos en la medida que su energía se lo permita.
  • Duerma lo suficiente. El tratamiento en el hogar para los problemas del sueño incluye eliminar las distracciones de su dormitorio y evitar la cafeína.
  • No fume. Fumar puede empeorar el cáncer de riñón. Si necesita ayuda para dejar el hábito, hable con su médico sobre programas y medicamentos para dejar de fumar. Estos pueden aumentar sus probabilidades de dejar de fumar para siempre. Para más información, vea el tema Cómo dejar de fumar.
  • El tratamiento en el hogar para el dolor incluye tomar analgésicos de venta libre y aplicar calor o frío a la zona que duele.
  • El tratamiento en el hogar para las náuseas o el vómito incluye detectar y tratar las señales tempranas de deshidratación, como sequedad en la boca o sensación de aturdimiento cuando se pone de pie. Consumir comidas más pequeñas puede ayudar. Y también un poco de dulce de jengibre o té de jengibre.
  • El tratamiento en el hogar para la diarrea incluye permitir que el estómago descanse y estar alerta a las señales de deshidratación. Consulte con su médico antes de usar cualquier medicamento sin receta para la diarrea. Asegúrese de beber suficiente líquido.
  • El tratamiento en el hogar para la fatiga incluye descanso adicional y controlar su nivel de energía.

Cómo controlar el estrés

Tener cáncer y recibir tratamiento para el mismo puede ser muy estresante. Hay pasos que usted puede tomar para reducir su estrés. Algunas personas encuentran que les ayuda hablar de sus sentimientos con sus familiares y amigos. Otras descubren que lo que necesitan es pasar tiempo a solas.

Si su reacción emocional al cáncer se interpone en su capacidad para tomar decisiones de salud, es importante que hable con su médico. Es posible que su centro de tratamiento para el cáncer ofrezca servicios psicológicos o financieros. Y la filial local de la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society) puede ayudarle a encontrar un grupo de apoyo.

Tener cáncer puede cambiar su vida de muchas maneras. Para encontrar ayuda sobre cómo manejar estos cambios, vea el tema Cómo conseguir apoyo cuando tiene cáncer.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Jonasch E, et al. (2008). Renal neoplasia. In BM Brenner, SA Levine, eds., Brenner and Rector's The Kidney, 8th ed., vol. 2, pp. 1350–1375. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  2. Linehan M, et al. (2011). Cancer of the kidney. In VT DeVita Jr et al., eds., DeVita, Hellman and Rosenberg's Cancer: Principles and Practice of Oncology, 9th ed., pp. 1161–1182. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  3. American Cancer Society (2011). Cancer Facts and Figures 2011. Atlanta: American Cancer Society. Available online: http://www.cancer.org/acs/groups/content/@epidemiologysurveilance/documents/document/acspc-029771.pdf.

Otras obras consultadas

  • Campbell SC, et al., (2009). Guideline for Management of the Clinical T1 Renal Mass. Linthicum, MD: American Urological Association Education and Research. Available online: http://www.auanet.org/content/media/renalmass09.pdf.
  • American Cancer Society (2011). Detailed Guide: Kidney Cancer (Adult)—Renal Cell Carcinoma. Available online: http://www.cancer.org/Cancer/KidneyCancer/DetailedGuide/index.
  • Jonasch E, et al. (2008). Renal neoplasia. In BM Brenner, SA Levine, eds., Brenner and Rector's The Kidney, 8th ed., vol. 2, pp. 1350–1375. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • National Cancer Institute (2010). Renal Cell Cancer Treatment PDQ: Treatment—Health Professional Information. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/renalcell/HealthProfessional.
  • National Cancer Institute (2010). Renal Cell Cancer Treatment PDQ: Treatment—Patient Information. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/renalcell/Patient.
  • National Cancer Institute (2010). What You Need to Know About Kidney Cancer (NIH Publication No. 10-1569). Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/wyntk/kidney.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisado14 noviembre, 2014

Revisado: 14 noviembre, 2014