Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Insomnio

Generalidades del tema

¿Qué es el insomnio?

El insomnio (también llamado trastorno de insomnio) es un problema común del sueño que puede afectar su calidad de vida. Las personas con insomnio tienen dificultad para conciliar el sueño o dormir sin interrupciones. Pueden despertarse durante la noche o muy temprano en la mañana siguiente.

Sus problemas para dormir pueden aparecer y desaparecer, o podrían ser continuos.

  • Un problema para dormir de corto plazo suele estar relacionado con un estrés breve. El insomnio de corto plazo puede durar desde días hasta semanas. Pero suele mejorar en menos de un mes.
  • Un problema para dormir crónico es continuo. Esto se llama insomnio crónico. Suele ser síntoma de otro problema de salud, como depresión o dolor crónico. El insomnio crónico es menos común que los problemas para dormir de corto plazo.

¿Qué causa el insomnio?

Los problemas para dormir pueden tener muchas causas. El insomnio puede estar causado por:

  • Estrés. El estrés puede estar causado por miedo a un evento único, por ejemplo, a pronunciar un discurso. O bien, usted podría tener estrés continuo, como preocuparse por el trabajo o la escuela.
  • Depresión, ansiedad, y otras afecciones mentales y emocionales.
  • Malos hábitos de dormir, como ver la televisión en la cama o no tener un horario regular para irse a dormir. Si usted tiene problemas para dormir, podría preocuparse por no poder conciliar el sueño. Eso puede agravar el problema.
  • Cambios en sus hábitos de sueño o en su entorno. Esto se refiere también a cambios que ocurran donde usted duerme, por ejemplo, ruido, luz o dormir en una cama diferente. También incluye los cambios en el horario de dormir, como, por ejemplo, cuando se tiene descompensación horaria ("jet lag") después de un viaje o se está trabajando en un turno nocturno.
  • Otros problemas de salud, como dolor, problemas respiratorios y síndrome de piernas inquietas.
  • Estimulantes, como el tabaco y la cafeína, así como ciertos medicamentos, el alcohol y las drogas.
  • Falta de ejercicio en forma regular.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del insomnio son diferentes para cada persona. Las personas con insomnio pueden:

  • Tener dificultades para conciliar el sueño. Esto puede significar estar despierto en la cama durante una hora o más tiempo, dando vueltas mientras espera dormirse.
  • Despertarse durante la noche y tener problemas para volverse a dormir.
  • Despertarse demasiado temprano en la mañana.
  • Sentirse cansadas al levantarse como si no hubieran dormido lo suficiente durante la noche.
  • Sentirse malhumoradas, somnolientas o ansiosas, y no poder hacer las tareas durante el día.

¿Cómo se diagnostica el insomnio?

El insomnio no es una enfermedad y no hay pruebas para diagnosticarlo. Pero si usted no puede dormir bien, a menudo tiene que ver con otra causa. Su médico probablemente le haga una evaluación de su salud actual y le preguntará acerca de cualquier problema de salud que haya tenido y si está tomando algún medicamento.

En ocasiones, un médico le hará un examen físico, análisis de sangre y, en algunos casos, estudios del sueño para averiguar si usted tiene algún problema de salud que esté causando el insomnio.

Su médico también le podría preguntar sobre sus antecedentes del sueño: lo bien que duerme, por cuánto tiempo, sus hábitos a la hora de acostarse y cualquier conducta fuera de lo normal que usted podría tener. También podría pedirle que durante una o dos semanas lleve un diario del sueño, que es un registro de sus hábitos de dormir. Si los síntomas apuntan a un problema de salud mental, como depresión o ansiedad, podría recomendarle que vea a un consejero.

¿Cómo se trata?

El tratamiento del insomnio se basa en la razón por la cual usted no duerme bien. Si usted tiene un problema médico, como dolor crónico, o un problema emocional, como estrés, tratar ese problema podría ayudarlo a dormir mejor. También podría dormir mejor si hace algunos cambios pequeños. Podría ayudarlo:

  • Acostarse a la misma hora todos los días.
  • Levantarse a la misma hora todos los días.
  • Evitar la cafeína y el alcohol durante varias horas antes de acostarse.
  • Hacer ejercicio regular (pero asegúrese de finalizar el ejercicio al menos de 3 a 4 horas antes de irse a dormir).
  • Evitar siestas durante el día.

Algunas personas podrían necesitar medicamentos por un tiempo como ayuda para conciliar el sueño. Los médicos frecuentemente recetan medicamentos durante un tiempo corto si otro tratamiento da resultado. Pero los medicamentos no son tan efectivos a largo plazo como lo son los cambios en el estilo de vida y en la conducta. Los medicamentos para el sueño también pueden generar un hábito. Los medicamentos funcionan mejor como tratamiento de corto plazo, combinados con cambios en el estilo de vida y de conducta.

Su médico también podría recomendarle asesoría psicológica, que puede ayudarlo a adquirir nuevos hábitos que podrían permitirle dormir mejor.

Hable con su médico de sus problemas para dormir y de cualquier otra inquietud de salud que pudiera tener. Esto es importante, pues la falta de sueño puede provocar depresión, accidentes, problemas laborales, maritales y sociales, beber más de lo acostumbrado y mala salud. El tratamiento podría ayudarlo a evitar esos problemas y a sentirse mejor.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del insomnio:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Cómo vivir con insomnio:

Síntomas

Cada persona experimenta el insomnio de manera diferente. Es posible que las personas con insomnio:

  • Tengan problemas para dormirse. Esto puede significar estar despierto en la cama durante una hora o más tiempo, dando vueltas mientras espera dormirse.
  • Preocuparse o concentrarse tanto en poder conciliar el sueño que la inquietud y la atención interfieren en poder dormirse.
  • Se despierten y tengan problemas para volver a dormirse.
  • Se despierten demasiado temprano por la mañana.
  • Se sientan cansadas al despertarse, como si no hubieran dormido lo suficiente.
  • Se sientan malhumoradas, somnolientas o ansiosas, y no puedan hacer las tareas durante el día.
Un hombre

Historia de un hombre:

"Cuando me despierto a las 2 o a las 3 de la mañana, mi mente empieza a procesar cosas: lo que tengo que hacer y lo que me olvidé de hacer. Tratar de aliviar esa ansiedad me parece una receta muy valiosa para el sueño". —Cort, 64

Lea más acerca de Cort y de cómo aprendió a manejar el insomnio.

La calidad en comparación con la cantidad de sueño

La calidad del día de las personas que tienen insomnio es lo que las hace diferentes de las personas que, por lo general, duermen menos horas o que tienen un trastorno del sueño diferente. Con insomnio, usted duerme tan mal que se siente de mal humor y tiene un mal desempeño durante el día. Pero es posible ser inquieto al dormir o dormir menos de 8 horas por noche y aun así dormir lo necesario. Si se despierta revitalizado con energía y puede realizar sus tareas durante el día, probablemente esté durmiendo lo suficiente.

No dormir lo suficiente puede afectar su calidad de vida. Puede ocasionar problemas graves, lo que incluye lesiones, accidentes, ansiedad y depresión. Hable con su médico si piensa que tiene insomnio.

Exámenes y pruebas

El insomnio no es una enfermedad, y no existe una prueba específica que pueda diagnosticarlo. Sin embargo, puede hacerlo sentir mal y puede afectar su salud. También puede ser una señal de otros problemas. Es posible que su médico quiera realizar análisis de sangre para descartar determinadas afecciones médicas, como problemas de la tiroides. El "sueño normal" es diferente para cada persona. Revisar su salud y su antecedentes de hábitos del sueño es un paso importante para encontrar una causa para una mala calidad del sueño. Hable con su médico acerca de sus antecedentes de salud y de cualquier problema médico que tenga o de cualquier medicamento que esté tomando.

Antecedentes de hábitos del sueño

Su médico puede averiguar mucho sobre su insomnio y sus causas al revisar sus antecedentes de hábitos del sueño. Podría examinar cuánto duerme cada noche, lo bien que duerme y qué conductas fuera de lo normal podría tener usted al dormir, como roncar o jadear. Dado que es posible que usted no sepa de todos sus problemas del sueño al dormir, su médico podría hacerle preguntas a la persona que duerme con usted acerca de su conducta al dormir para comprender mejor sus problemas del sueño. También podría pedirle que lleve un diario del sueño (¿Qué es un documento PDF ?) por 1 o 2 semanas para observar sus patrones y hábitos de sueño. Su diario del sueño puede ayudar a su médico a detectar ciertos hábitos que pueden afectar su sueño o incluso ver señales de un problema de salud oculto que podría ser necesario revisar.

Si sus síntomas apuntan a inquietudes de salud mental, como depresión o ansiedad, podría remitirlo a un profesional de la salud mental.

Estudios del sueño

Si su médico piensa que usted tiene un trastorno del sueño, puede remitirlo para que le realicen un estudio del sueño. Cuando le realizan un estudio del sueño, pasa la noche en un laboratorio especial del sueño.

Es posible que su médico le recomiende un estudio del sueño si su insomnio parece ser causado por problemas respiratorios (como apnea del sueño) o el trastorno de movimientos periódicos de las extremidades, o si ha probado otros tratamientos que no han dado resultado.

Los estudios del sueño no son útiles para el insomnio causado por problemas de salud mental, fibromialgia o síndrome de fatiga crónica.

Generalidades del tratamiento

Dar vueltas durante la noche o tener problemas para dormirse puede causarle somnolencia y mal humor durante el día. Es posible que haya intentado resolver su insomnio de otra forma, pero que esto no haya dado resultado. La buena noticia es que existen muchos tratamientos para ayudarlo a dormir mejor. Pero en primer lugar ayuda conocer el motivo por el cual no duerme bien. Si usted tiene un problema médico, como dolor crónico, o un problema emocional, como estrés o depresión, tratar esos problemas podría ayudarlo a dormir mejor.

Opciones de tratamiento para el insomnio

Las opciones de tratamiento incluyen cambios en la conducta y en el estilo de vida, medicamentos y medicamentos complementarios.

Cambios en la conducta y en el estilo de vida

Prepararse para ir a dormir va más allá de abrir la cama. Los expertos del sueño saben que existen muchos factores que afectan la calidad del sueño. Los cambios en la conducta y en el estilo de vida mejoran la calidad del sueño en general y el tiempo que lleva conciliar el sueño, sin los efectos secundarios de medicamentos para dormir. Tal vez, lo más importante sea que estas mejoras perduran en el tiempo.

A continuación le indicamos algunas cosas que puede intentar para mejorar su calidad de sueño:

Medicamentos

En algunos casos, tomar pastillas para dormir durante un período breve lo ayuda a descansar, mientras que los cambios en la conducta y en el estilo de vida pueden ayudarlo a largo plazo. Los médicos recomiendan tomar medicamentos para dormir solo de vez en cuando o solo durante un período breve. No son la primera opción para tratar el insomnio crónico.

Este consejo acerca de los medicamentos se aplica a todas las personas y, especialmente, a los adultos mayores. Cualquier persona puede volverse dependiente de los medicamentos para dormir, y estos medicamentos pueden afectar la lucidez de pensamiento de las personas mayores durante y después del uso a largo plazo.1

Muchos medicamentos para dormir causan efectos secundarios, como presión arterial baja, ansiedad y náuseas. Estos medicamentos también podrían tornarse menos eficaces cuando el cuerpo se acostumbra a ellos y podrían causar síntomas de abstinencia cuando deja de tomarlos.

Los medicamentos para dormir incluyen:

  • Medicamentos para dormir recetados, como eszopiclona (Lunesta), ramelteón (Rozerem), zaleplón (Sonata) y zolpidem (Ambien). Estos son la primera opción de medicamentos para el insomnio a corto plazo.
  • Benzodiazepinas, como diazepam (como Valium), lorazepam (Ativan) y quazepam (Doral). Estos medicamentos lo ayudan a dormirse o a dormir sin interrupciones. Para estos medicamentos se necesita una receta.
  • Antidepresivos que tengan un efecto tranquilizante o sedante. Estos pueden utilizarse para ayudarlo a dormir.
  • Antihistamínicos. Generalmente usados para las alergias, pueden ofrecer alivio a corto plazo para el insomnio.
  • Medicamentos de venta libre para dormir. Estos pueden ayudar, pero también pueden causar efectos secundarios, como somnolencia el día siguiente. Con el tiempo, las pastillas para dormir podrían no dar tan buen resultado como lo hacían cuando comenzó a usarlas.

Como ayuda para decidir si debe usar pastillas para dormir para tratar el insomnio, vea:

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Insomnio: ¿Debería tomar pastillas para dormir?
Un hombre

Historia de un hombre:

Si bien Cort sí tiene una receta para las pastillas para dormir, usa el medicamento solo cuando necesita estar bien descansado el día siguiente, como cuando debe realizar una presentación en el trabajo. Cort presta atención a las advertencias de su médico acerca de volverse dependiente de las pastillas para dormir.

"Tengo una receta para tabletas de 5 mg y nunca tomo una completa. Las parto a la mitad y nunca las tomo más de una vez en 2 semanas". —Cort, 64

Lea más acerca de Cort y de cómo aprendió a sobrellevar el insomnio.

Medicamentos complementarios

Otros tratamientos para el insomnio podrían incluir medicamentos complementarios y alternativos. Dos de los medicamentos alternativos más populares son:

  • La valeriana, un remedio herbario para el sueño. La valeriana parece ser segura y puede mejorar el sueño cuando se toma durante una o dos semanas.2
  • La melatonina, una hormona producida por el cerebro. También puede comprarla como suplemento. La melatonina también se ha utilizado para tratar la descompensación horaria ("jet lag") y el sueño deficiente como resultado de trabajar el turno de la noche. Los efectos a largo plazo de tomar melatonina no se conocen. Si usa melatonina con regularidad, hable con su médico.
No dependa del alcohol

Algunas personas usan alcohol para que las ayude a dormir, pero esta no es una buena idea. Al principio, beber alcohol puede causarle somnolencia y ayudarlo a quedarse dormido. Pero cuando bebe alcohol, tiene más probabilidades de despertarse más tarde por la noche y tener dificultades para volverse a dormir. Esto puede hacer que se sienta cansado el día siguiente.

Tratamiento en el hogar

Después de que usted y su médico hayan tratado cualquier problema de salud relacionado con su insomnio, existen muchas medidas que puede tomar para mejorar su sueño. A continuación, se incluyen algunos ejemplos:

  • Evite o limite el consumo de cafeína, nicotina y alcohol. No los use en absoluto tarde en el día ni por la noche.
  • Revise todos sus medicamentos con su médico para ver si es posible que le afecten el sueño. Para ayudar a evitar problemas del sueño, es posible que pueda ajustar su dosis o cambiar la hora del día en que toma su medicamento.
  • Aproveche las horas de la noche para relajarse. Evite mirar televisión o usar la computadora o el teléfono si le impiden conciliar el sueño.
  • Establezca una rutina para la hora de acostarse que siga cada noche como ayuda para enseñarle a su cuerpo y a su mente que es hora de relajarse. Por ejemplo, antes de irse a la cama, dese una ducha caliente, escuche música relajante o tome una taza de té de hierbas.
  • Haga que el ejercicio sea una parte regular de su vida, pero no haga ejercicio dentro de las 3 o 4 horas antes de la hora de acostarse.
  • Mantenga su dormitorio silencioso, oscuro y fresco. Intente usar un antifaz para dormir y tapones en los oídos para dormir mejor.
  • Si no puede conciliar el sueño (o volver a dormirse) después de 20 minutos, levántese y haga una tarea tranquila. Esto le ayudará a no vincular la cama con no poder dormir.
  • Si tiene sobrepeso, establezca metas para controlar su peso. Tener sobrepeso puede estar relacionado con trastornos del sueño.

Para obtener más consejos sobre cómo mejorar su sueño, vea:

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Insomnio: Cómo mejorar su sueño.
Trastorno del sueño a causa del trabajo por turnos.
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Sueño: Cómo ayudar a sus hijos, y ayudarse a sí mismo, a dormir bien.
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Problemas del sueño: Cómo manejar la descompensación horaria (jet lag).

Consejos acerca del sueño para adultos mayores

Los adultos mayores, especialmente aquellos que viven en hogares para ancianos o que reciben atención de otras personas, con frecuencia, tienen continuos problemas para dormir. Es natural que sus patrones de sueño cambien a medida que usted envejece, pero esto no significa que usted necesite dormir menos ni que la cantidad de tiempo que duerme sea suficiente.

Existen medidas que puede tomar para sobrellevar los patrones de sueño cambiantes a medida que envejece, como tener una rutina nocturna y una hora de acostarse que le resulten familiares.

Tratamiento en caso de que los problemas del sueño no mejoren

Asegúrese de hablar con su médico si su problema del sueño empeora, si dura más de 2 semanas, o si sus síntomas se vuelven más graves o se presentan con más frecuencia.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Academy of Sleep Medicine (AASM)
Dirección del sitio web: http://yoursleep.aasmnet.org

Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades: Sueño y trastornos del sueño (EE. UU.)
Dirección del sitio web: www.cdc.gov/sleep

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Martin JL, et al. (2007). Sleep disorders. In RJ Ham et al., eds., Primary Care Geriatrics: A Case-Based Approach, 5th ed., pp. 391–400. St. Louis: Mosby Elsevier.
  2. Valerian (2010). In A DerMarderosian et al., eds., Review of Natural Products. St. Louis: Wolters Kluwer Health.

Otras obras consultadas

  • Morin CM, et al. (2009). Cognitive behavioral therapy, singly and combined with medication, for persistent insomnia: A randomized controlled trial. JAMA, 301(19): 2005–2015.
  • Ropper AH, Samuels MA (2009). Sleep and its abnormalities. In Adams and Victor's Principles of Neurology, 9th ed., pp. 374–396. New York: McGraw-Hill.
  • Schutte-Rodin S, et al. (2008). Clinical guideline for the evaluation and management of chronic insomnia in adults. Journal of Clinical Sleep Medicine, 4(5): 487–503.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Lisa S. Weinstock, MD - Psiquiatría
Última revisión 18 noviembre, 2013

Última revisión: 18 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.