Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Infección por E. coli por los alimentos o el agua

Generalidades del tema

¿Qué es una infección por E. coli?

E. coli (Escherichia coli) es el nombre de un germen o de una bacteria que vive en el tubo digestivo de los seres humanos y de los animales.

Hay diferentes tipos de E. coli, y la mayoría de ellas son inofensivas. Sin embargo, algunas pueden causar diarrea sanguinolenta (con sangre). Algunas cepas de la bacteria E. coli (como una cepa llamada O157:H7) también pueden causar anemia grave o insuficiencia renal, que pueden provocar la muerte.

Otras cepas de E. coli pueden causar infecciones del tracto urinario u otras infecciones.

¿Cuál es la causa de una infección intestinal por E. coli?

Usted puede contraer una infección por E. coli al entrar en contacto con excrementos, o heces, de seres humanos o de animales. Esto puede suceder cuando bebe agua o come alimentos que han sido contaminados con excremento.

E. coli en los alimentos

E. coli puede llegar a la carne durante el procesamiento. Si la carne infectada no se cocina a 160 °F (71 °C), las bacterias pueden sobrevivir e infectarlo cuando come la carne. Esta es la manera más común en que las personas en los Estados Unidos se infectan con E. coli. Cualquier alimento que haya estado en contacto con carne cruda también puede infectarse.

Otros alimentos que se pueden infectar con E. coli incluyen:

  • Leche o productos lácteos crudos. Las bacterias pueden propagarse de las ubres de una vaca a su leche. Revise las etiquetas de los productos lácteos para asegurarse de que contengan la palabra "pasteurizado". Esto significa que el alimento se ha calentado para destruir las bacterias.
  • Frutas y verduras crudas, como la lechuga, los brotes de alfalfa, o la sidra sin pasteurizar u otros jugos sin pasteurizar que hayan entrado en contacto con excremento de animales infectados.

E. coli en el agua

A veces, el excremento humano o animal infectado con E. coli llega a lagos, piscinas y suministros de agua. Las personas pueden infectarse cuando el suministro de agua de una ciudad o de un pueblo contaminados no ha sido tratado en forma adecuada con cloro o cuando las personas tragan de manera accidental agua contaminada mientras nadan en un lago, en una piscina o en un canal de riego.

E. coli por el contacto de persona a persona

Las bacterias también pueden transmitirse de una persona a otra, por lo general, cuando una persona infectada no se lava bien las manos después de una evacuación del intestino. La E. coli puede pasar de las manos de una persona infectada a otras personas u objetos.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas principales de una infección por E. coli O157:H7 son:

  • Diarrea sanguinolenta (con sangre).
  • Retortijones estomacales.
  • Náuseas y vómito.

Algunas personas no notan ningún síntoma. Los niños tienen más probabilidades que los adultos de tener síntomas. Por lo general, los síntomas comienzan 3 o 4 días después de haber entrado en contacto con la E. coli.

La mayoría de las personas se mejoran en alrededor de una semana. Con frecuencia, no consultan a un médico y no saben que la E. coli causó sus problemas.

Cuando la E. coli causa problemas graves en la sangre o en los riñones, los síntomas incluyen:

  • Piel pálida.
  • Fiebre.
  • Debilidad.
  • Moretones.
  • Eliminación de poca cantidad de orina.

¿Cómo se diagnostica una infección intestinal por E. coli?

Es posible que su médico sospeche que usted tiene una infección por E. coli después de que le haga preguntas y de que le haga un examen. Es probable que se le realice una prueba de sus heces para detectar E. coli.

¿Cómo se trata?

La infección por E. coli suele desaparecer por sí sola. Su principal tratamiento consiste en ponerse cómodo y beber sorbos de agua. La diarrea causa que el cuerpo pierda más agua de lo habitual. Esto puede provocar deshidratación, que es especialmente peligrosa para los bebés y los adultos mayores. Tomar frecuentes pequeños sorbos de agua ayudará a prevenir la deshidratación.

Si tiene diarrea sanguinolenta que podría ser causada por una infección por E. coli, no tome medicamentos para la diarrea ni antibióticos. Estos medicamentos pueden desacelerar el proceso de digestión y hacer que el cuerpo tenga más tiempo para absorber los venenos provocados por la E. coli. En lugar de eso, llame a su médico.

En algunas personas la infección por E. coli causa graves problemas en la sangre y en los riñones. Estas personas podrían necesitar transfusiones de sangre o diálisis. La diálisis es un tratamiento que ayuda a filtrar los productos de desecho de la sangre cuando los riñones no trabajan en forma adecuada.

¿Cómo previene una infección intestinal por E. coli?

Los alimentos y el agua que están infectados con los gérmenes de E. coli tienen un aspecto y un olor normales. Sin embargo, hay algunas medidas que puede tomar para prevenir la infección:

  • Cocine la carne de res molida a, al menos, 160 °F (71 °C).
  • En la cocina, lávese las manos con agua caliente y jabonosa con frecuencia, especialmente después de tocar carne cruda.
  • Lave cualquier utensilio o superficie de la cocina que hayan tocado carne cruda.
  • Use solo leche, productos lácteos y jugos pasteurizados.
  • Use solo agua potable tratada o clorada.
  • Cuando viaje a países que podrían tener agua potable no segura, no use hielo ni beba agua del grifo. Evite frutas y verduras crudas, excepto aquellas con piel que pela usted mismo.
  • Lávese las manos con frecuencia y siempre lávelas después de usar el baño o de cambiar pañales.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la infección por E. coli:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Síntomas

Los niños tienen más probabilidades que los adultos de desarrollar síntomas de infección por E. coli O157:H7. La mayoría de las personas con la infección tendrán:

  • Retortijones estomacales intensos y sensibilidad estomacal.
  • Diarrea, acuosa en un principio, pero que con frecuencia se torna muy sanguinolenta (con sangre).
  • Náuseas y vómito.

Algunas personas que están infectadas con las bacterias no notan ningún síntoma. Es posible que transmitan las bacterias a otras personas sin saberlo.

Hay muchas afecciones con síntomas similares a aquellos de la infección intestinal por E. coli. El diagnóstico de infección por E. coli puede ser complicado por el hecho de que muchas infecciones bacterianas que causan diarrea están acompañadas de fiebre alta. Si no tiene fiebre o solo tiene fiebre leve, su médico podría sospechar que algo diferente de las bacterias está causando sus síntomas.

La diarrea sanguinolenta es común en los casos confirmados de infección intestinal por E. coli, pero las bacterias también deberían considerarse una causa posible de diarrea no sanguinolenta.

Para obtener más información sobre cuándo llamar a un médico acerca de la diarrea no sanguinolenta, vea:

Por lo general, los síntomas de la infección por E. coli desaparecen en alrededor de una semana sin más problemas. Sin embargo, es posible que tenga problemas graves en los riñones y en la sangre dentro de las 2 semanas después del comienzo de la diarrea. Estos problemas pueden causar insuficiencia renal y, a veces, incapacidad a largo plazo o muerte en algunos niños o adultos mayores.

Exámenes y pruebas

Por lo general, la evaluación médica para la diarrea que podría ser causada por la bacteria E. coli O157:H7 comienza con un examen físico y un historial de salud.

Durante el historial de salud, su médico le hará preguntas acerca de sus síntomas, como:

  • ¿Cuándo comenzó la diarrea, cuánto ha durado y con qué frecuencia mueve el intestino?
  • ¿Hay sangre en la diarrea? De ser así, ¿cuánta?
  • ¿Ha tenido escalofríos o fiebre?
  • ¿Ha tenido retortijones abdominales, náuseas o vómito?
  • ¿Se siente cansado o irritable?
  • ¿Se ha desmayado o se ha sentido aturdido (como que se está por desmayar)?

La infección por E. coli se confunde fácilmente con otras afecciones con síntomas similares, como otras enfermedades infecciosas.

Un médico podría sospechar que usted tiene infección por E. coli si usted ha estado expuesto a las bacterias. Durante el historial de salud, es posible que su médico le pregunte si:

  • Ha estado en una guardería, una escuela, un hogar para ancianos u otra institución de guardería para adultos.
  • Ha comido recientemente en un restaurante.
  • Ha consumido carne que no estaba bien cocida, o leche, productos lácteos o jugo no pasteurizados.
  • Ha tenido contacto con alguna persona con diarrea reciente o crónica.
  • Ha viajado recientemente.
  • Ha usado antibióticos recientemente.

Por lo general, durante el examen físico, un médico:

  • Le tomará la temperatura.
  • Le tomará la presión arterial y determinará la frecuencia del pulso.
  • Le observará el color de la piel para ver si está inusualmente pálido.
  • Le revisará el estómago para detectar sensibilidad.
  • Le realizará un examen rectal para detectar si tiene sangre en las heces.

Los médicos que sospechen que tiene una infección por E. coli indicarán un tipo de cultivo de heces que detecta cepas de E. coli. Debido a que las bacterias pueden abandonar el cuerpo en solo algunos días, la muestra se debe obtener tan pronto como sea posible después de que aparezcan los síntomas.

A veces, se usan otras pruebas cuando el diagnóstico no es claro; sin embargo, estas aún no están ampliamente disponibles.

Si se le diagnostica una infección por E. coli a un niño o a un adulto mayor, es posible que se lo observe para detectar el desarrollo de problemas graves en la sangre o los riñones. La observación requiere análisis de sangre y de orina para medir los elementos esenciales de la sangre y los líquidos del cuerpo.

Generalidades del tratamiento

El tratamiento de la infección por la bacteria E. coli O157:H7 implica el manejo de complicaciones, principalmente la deshidratación causada por la diarrea.

Si desarrolla síntomas de problemas graves en la sangre o en los riñones, como anemia o insuficiencia renal, es posible que su tratamiento incluya:

  • Control cuidadoso de los fluidos y de los minerales esenciales.
  • Diálisis, para filtrar los productos de desecho de la sangre. Algunas personas con insuficiencia renal causada por la infección por E. coli requieren diálisis.
  • Transfusión de sangre, para tratar la anemia suministrándole glóbulos rojos adicionales ricos en oxígeno.

Medicamentos que deben evitarse

La mayoría de las personas se recuperan de las infecciones por E. coli después de 5 a 10 días sin necesidad de tomar medicamentos. Los antibióticos no se recomiendan. Informe a su médico si piensa que podría tener infección por E. coli y está tomando antibióticos.

Por lo general, los medicamentos para la diarrea sin receta o recetados no se usan para tratar la infección por E. coli. Muchos productos antidiarreicos disminuyen el ritmo con el que se mueven los alimentos y los productos de desecho a través de los intestinos. Esto podría brindarle más tiempo al cuerpo para absorber los venenos producidos por las bacterias, lo que aumenta el riesgo de complicaciones, como problemas graves en la sangre y en los riñones.

Evite estos productos sin receta si tiene o sospecha que tiene una infección por E. coli:

  • Productos de loperamida. Estos incluyen Imodium, Maalox y otros productos antidiarreicos. Nota: Solo se deben evitar aquellos productos que enumeran la loperamida entre sus ingredientes.
  • Productos que contengan salicilatos. Estos incluyen el Pepto-Bismol y productos antidiarreicos similares que contengan bismuto, aspirina e ibuprofeno (como Advil). Los salicilatos pueden aumentar el sangrado de los intestinos. Además, los salicilatos están asociados con el síndrome de Reye, una enfermedad poco frecuente, pero grave, en los niños.

Es posible que los medicamentos para la diarrea recetados sean perjudiciales para una persona con infección por E. coli. Un médico podría recetar uno de estos medicamentos si no sabe que la E. coli causó la diarrea. Asegúrese de analizar sus síntomas con su médico. Es importante compartir información para obtener el diagnóstico adecuado para su afección.

Evite estos medicamentos recetados si tiene o piensa que podría tener una infección por E. coli:

  • Difenoxina con atropina (Motofen)
  • Difenoxilato con atropina (Lomotil)
  • Loperamida (Imodium de concentración recetada)

Tratamiento en el hogar

El tratamiento en el hogar de la infección por la bacteria E. coli O157:H7 consiste en mantenerse cómodo y en prevenir la propagación de las bacterias. Si no está infectado, tome medidas para prevenir la infección.

Si piensa que usted o alguna persona a su cuidado podría estar infectado por E. coli, comuníquese de inmediato con un médico. No trate los síntomas de la diarrea con medicamentos sin receta ni con medicamentos recetados.

El tratamiento en el hogar para la diarrea o la diarrea sanguinolenta (con sangre) causada por la infección por E. coli

  • No use productos antidiarreicos sin receta si tiene diarrea sanguinolenta o sin sangre si sospecha que podría ser causada por la infección por E. coli. Estos productos incluyen los antidiarreicos Imodium y Maalox Anti-Diarrheal. No tome otros medicamentos que le hayan sobrado para tratar una enfermedad que haya tenido.
  • Tome frecuentes sorbos pequeños de agua o de una bebida rehidratante para reemplazar los líquidos perdidos y ayudar a prevenir la deshidratación. Debido a que la deshidratación puede ser más peligrosa en los bebés, llame a su médico si piensa que su bebé podría estar deshidratado. El estómago no puede manejar demasiado líquido a la vez. Busque atención médica si desarrolla señales de deshidratación moderada, que incluyen:
    • Aspecto seco dentro de la boca.
    • Falta de lágrimas.
    • Baja producción de orina con color marrón oscuro.
    • Aturdimiento.

Especialmente en niños y en adultos de 65 años o más, preste atención a síntomas de problemas graves en la sangre y en los riñones, como fiebre, debilidad, piel pálida o eliminación de pequeñas cantidades de orina. Si se desarrolla alguno de estos síntomas, consulte a un médico de inmediato.

Consejos para protegerse contra la infección por E. coli debido a alimentos y agua contaminados

  • Cocine carne de res molida a una temperatura de al menos 160 °F (71 °C). La carne de res molida se debe cocinar hasta que todo el color rosa desaparezca, pero no se confíe solo en el color. Revise la temperatura con un termómetro para carne. Corte las hamburguesas de restaurante y las cocinadas en el hogar para asegurarse de que estén completamente cocidas. Los jugos deben ser claros o amarillos sin ningún matiz rosado. Nunca coma carne de res molida cruda o que no esté bien cocida.
  • Cuando prepare comida:
    • Lávese las manos con frecuencia con agua caliente jabonosa, especialmente después de haber manipulado carne cruda.
    • Siempre lave los utensilios de cocina de inmediato, las tablas para cortar, los platos, las cubiertas y otros utensilios con agua caliente y detergente inmediatamente después de que hayan entrado en contacto con la carne cruda. No coloque la carne cocida nuevamente sobre el plato en donde estaba la carne cruda, salvo que el plato haya sido muy bien lavado con agua y jabón, y se haya secado.
    • Use tablas para cortar distintas para la carne cruda y para otros productos alimentarios.
    • Mantenga la carne cruda, las aves y los mariscos separados de las verduras, las frutas, los panes y otros alimentos que ya se hayan preparado para comer.
  • Use solo leche, productos lácteos y jugos pasteurizados. Verifique que las etiquetas de los productos contengan la palabra "pasteurizado". El jugo hecho con concentrado es el mismo que el pasteurizado.
  • Use solo agua potable tratada (clorada).
  • Las personas que viajan a países donde el suministro de agua podría no ser seguro deben ser especialmente cuidadosos de no usar hielo en sus bebidas ni de beber agua del grifo. Toda el agua que se consuma debe ser hervida o embotellada. Coma comidas cuando están calientes. Evite frutas y verduras crudas, excepto aquellos con piel que pela usted mismo.

Consejos para prevenir la propagación de persona a persona de las bacterias de E. coli

  • Lávese las manos con frecuencia y siempre lávelas después de evacuaciones del intestino o de cambiar pañales. Si su hogar tiene más de un baño, restrinja a la persona infectada al uso de un solo baño.
  • Deseche los pañales sucios y las heces con cuidado. Si se sospecha que un niño pequeño tiene la infección, use pañales desechables en lugar de pañales de tela hasta que la enfermedad haya desaparecido.
  • Los adultos deben asegurarse de que los niños que tienen diarrea se laven las manos cuidadosamente después de usar el baño. Los niños infectados por E. coli deben evitar tener contacto con otros niños, particularmente cuando nadan.
  • Lave las manijas de los inodoros y de los lavabos con un limpiador antibacteriano.
  • Las personas a las que les han diagnosticado infección por E. coli no deben manipular comida ni trabajar en una guardería ni en otra institución hasta que los resultados de los análisis sean negativos con respecto a las bacterias en dos muestras de heces. Si ha tomado antibióticos, la muestra de heces debe tomarse al menos 48 horas después de que haya tomado la última dosis.
  • Use cloro en el agua de las piscinas (albercas) y de las tinas calientes.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Fight Bac: Partnership for Food Safety Education
Dirección del sitio web: www.fightbac.org

U.S. Department of Health and Human Services

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2009). Escherichia coli diarrhea (including hemolytic-uremic syndrome). In LK Pickering et al., eds., Red Book: 2009 Report of the Committee on Infectious Diseases, 28th ed., pp. 294–298. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • American Public Health Association (2008). Diarrhea, acute. In DL Heymann, ed., Control of Communicable Diseases Manual, 19th ed., pp. 179–195. Washington, DC: American Public Health Association.
  • Donnenberg MS (2010). Escherichia section of Enterobacteriaceae. In GL Mandell et al., eds., Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, 7th ed., vol. 2, pp. 2820–2826. Philadelphia: Churchill Livingstone Elsevier.
  • Donnenberg MS (2010). Infections due to Escherichia coli and other enteric Gram-negative bacilli. In EG Nabel, ed., ACP Medicine, section 7, chap. 8. Hamilton, ON: BC Decker.
  • Procop GW, Cockerill F III (2001). Enteritis caused by Escherichia coli and Shigella and Salmonella species. In WR Wilson et al., eds., Current Diagnosis and Treatment in Infectious Diseases, pp. 548–556. New York: McGraw-Hill.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
W. David Colby IV, MSc, MD, FRCPC - Enfermedad infecciosa
Última revisión 29 mayo, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.