Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Nefropatía diabética

Generalidades del tema

Aparato urinario

¿Qué es la nefropatía diabética?

La nefropatía significa enfermedad de los riñones o daño en los riñones. La nefropatía diabética consiste en daño en los riñones causado por la diabetes. En casos graves, puede provocar insuficiencia renal. Sin embargo, no todas las personas con diabetes tienen daño en los riñones.

¿Cuál es la causa de la nefropatía diabética?

Los riñones tienen muchos vasos sanguíneos diminutos que filtran los desechos de la sangre. Un nivel alto de azúcar en la sangre a causa de la diabetes puede destruir estos vasos sanguíneos. Con el tiempo, el riñón no puede cumplir bien su función. En una etapa más avanzada, podría dejar de cumplir su función por completo. Esto se llama insuficiencia renal.

Por motivos que los médicos todavía no entienden, solo algunas personas que tienen diabetes tienen daño en los riñones.

Hay determinados factores que aumentan las probabilidades de que usted tenga nefropatía diabética. Si también tiene presión arterial alta o colesterol alto, o si fuma, su riesgo es mayor. Además, los nativos americanos, los afroamericanos y los hispanos (especialmente los mexicanos americanos) tienen un riesgo mayor.

¿Cuáles son los síntomas?

No hay síntomas en las etapas tempranas. Por eso es importante realizarse análisis de orina en forma regular para detectar en forma temprana si hay un daño en los riñones. A veces, el daño en los riñones detectado en forma temprana puede revertirse.

A medida que los riñones tienen menos capacidad de cumplir su función, es posible que note hinchazón en el cuerpo, más a menudo en los pies y en las piernas.

¿Cómo se diagnostica la nefropatía diabética?

El problema se diagnostica mediante pruebas simples que detectan una proteína que se llama albúmina en la orina. Por lo general, la orina no contiene proteína. Sin embargo, en las etapas tempranas del daño en los riñones, antes de que usted tenga algún síntoma, puede detectarse cierta cantidad de proteína en la orina debido a que los riñones no son capaces de filtrarla en la forma en que deberían.

La detección temprana del daño en los riñones puede impedir que este empeore. Por este motivo, es importante que las personas con diabetes se realicen análisis en forma regular, generalmente todos los años.

¿Cómo se trata?

El tratamiento principal consiste en medicamentos para reducir la presión arterial y para prevenir o retrasar el daño en los riñones. Estos medicamentos incluyen:

  • Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, que también se llaman inhibidores de la ECA.
  • Bloqueadores de los receptores de la angiotensina II, que también se llaman ARB, por sus siglas en inglés.

A medida que empeora el daño a los riñones, se eleva su presión arterial. El colesterol y el nivel de triglicéridos también aumentan. Es posible que deba tomar más de un medicamento para tratar estas complicaciones.

Y existen otras medidas que puede tomar. Por ejemplo:

  • Mantenga los niveles de azúcar en la sangre dentro de sus límites ideales. Esto puede ayudar a retrasar el daño a los pequeños vasos sanguíneos de los riñones.
  • Colabore con su médico para mantener la presión arterial bajo control. Para la mayoría de las personas que tienen diabetes, la presión arterial ideal es debajo de 120/80. La presión arterial alta es 140/80 o más cuando usted tiene diabetes.
  • Mantenga saludable el corazón comiendo alimentos saludables y haciendo ejercicio en forma regular. Es importante prevenir las enfermedades cardíacas, debido a que las personas con diabetes tienen más probabilidades de tener enfermedades cardíacas y de los vasos sanguíneos. Y las personas con enfermedad de los riñones corren un riesgo aún mayor de tener enfermedades cardíacas.
  • Preste atención a la cantidad de proteína que come. Comer demasiado aumenta el trabajo de los riñones. Si la diabetes le ha afectado los riñones, limitar la cantidad de proteína que usted come puede ayudarle a preservar la función renal. Hable con su médico o con su dietista acerca de la cantidad de proteína más adecuada para usted.
  • Preste atención a la cantidad de sal que come. Comer menos sal ayuda a evitar que la presión arterial alta empeore.
  • No fume ni use otros productos derivados del tabaco.

¿Cómo puede prevenirse la nefropatía diabética?

La mejor manera de prevenir el daño renal es mantener su nivel de azúcar en la sangre dentro de sus límites ideales y su presión arterial bajo control. Usted lo puede lograr comiendo alimentos saludables, manteniéndose en un peso saludable, haciendo ejercicio en forma regular y tomando sus medicamentos según las indicaciones.

Ante la primera señal de proteína en la orina, usted puede tomar medicamentos para la presión arterial alta, a fin de evitar que el daño en los riñones empeore.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la nefropatía diabética:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Cómo vivir con la nefropatía diabética:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Diabetes: Cómo revisarse el nivel de azúcar en la sangre
  Embarazo y diabetes: Cómo planificar el embarazo
  Enfermedad renal: Cómo cambiar su dieta
  Presión arterial alta: Cómo revisar su presión arterial en el hogar

Síntomas

No hay síntomas en las etapas tempranas de la nefropatía diabética. Si usted tiene daño en los riñones, es posible que tenga pequeñas cantidades de proteína que se filtran en la orina (microalbuminuria). Normalmente, las proteínas no se encuentran en la orina, excepto durante períodos de fiebre alta, ejercicio vigoroso, embarazo o infección.

No todas las personas con diabetes tendrán nefropatía diabética. En las personas con diabetes tipo 1, la nefropatía diabética es más probable que aparezca entre 5 y 10 años o más después del comienzo de la diabetes. Las personas con diabetes tipo 2 pueden enterarse de que ya tienen una pequeña cantidad de proteína en la orina (microalbuminuria) cuando se les diagnostica la diabetes, debido a que podrían haber tenido diabetes por varios años.

A medida que la nefropatía diabética avanza, los riñones no pueden cumplir su función con la misma eficacia. No pueden eliminar las toxinas ni los medicamentos del cuerpo tan bien como antes. Y no pueden equilibrar muy bien las sustancias químicas en la sangre. Usted podría:

  • Perder más proteína en la orina (macroalbuminuria, también conocida como nefropatía manifiesta).
  • Tener presión arterial más alta.
  • Tener niveles más altos de colesterol y de triglicéridos.

Usted podría tener síntomas si su nefropatía empeora. Entre estos síntomas se incluyen:

  • Hinchazón (edema), primero en los pies y en las piernas, y después en todo el cuerpo.
  • Poco apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Debilidad.
  • Sensación de cansancio o agotamiento.
  • Náuseas o vómito.
  • Problemas para dormir.

Si los riñones están gravemente dañados, los niveles de azúcar en la sangre pueden disminuir debido a que los riñones no pueden eliminar el exceso de insulina ni filtrar los medicamentos orales que aumentan la producción de insulina.

Exámenes y pruebas

La nefropatía diabética se diagnostica mediante pruebas que detectan una proteína (albúmina) en la orina, que indica daño renal. Se le revisará la orina para detectar proteínas (análisis de orina) cuando se le diagnostique diabetes.

Los análisis de orina para detectar la microalbúmina pueden detectar cantidades muy pequeñas de proteína en la orina que no pueden detectarse con un análisis de orina de rutina, lo que permite la detección temprana de la nefropatía. La detección temprana es importante para prevenir un mayor daño en los riñones. Se necesitan los resultados de dos análisis, hechos en un período de 3 a 6 meses, para diagnosticar la nefropatía.

El momento de comenzar a revisar la presencia de proteína en la orina depende del tipo de diabetes que usted tenga. Después de comenzar a hacerse las pruebas, estas deberían realizarse todos los años.1

Pruebas de microalbúmina
Tipo de diabetes Cuándo comenzar las pruebas anuales

Diabetes tipo 1

Después de haber tenido diabetes durante 5 años

Diabetes tipo 2

Cuando se le diagnostica diabetes

Diabetes presente durante la infancia

Después de 10 años de edad y después de que el niño ha tenido diabetes por 5 años

Una prueba con un dispositivo reactivo a la microalbuminuria es una prueba simple que puede detectar pequeñas cantidades de proteína en la orina (microalbuminuria, también llamada proteinuria). La tira cambia de color si hay proteína presente y brinda un cálculo aproximado de la cantidad de proteína. El análisis de orina rápido para detectar la microalbuminuria es un análisis de laboratorio más preciso que puede medir la cantidad exacta de proteína en una muestra de orina. Cada una de estas pruebas podría ser utilizada para analizar la proteína presente en la orina.

También se le realizará una prueba de creatinina todos los años. El análisis de creatinina es un análisis de sangre que muestra cuán bien están funcionando los riñones.

Si su médico sospecha que la proteína en la orina podría ser causada por una enfermedad diferente de la diabetes, se pueden realizar otros análisis de sangre y de orina. Es posible que se le extraiga y examine una pequeña muestra de tejido de riñón (biopsia de riñón).

Otras pruebas

Es importante que controle su presión arterial en forma regular, tanto en el hogar como en el consultorio de su médico, debido a que la presión arterial aumenta a medida que avanza el daño en los riñones. Para la mayoría de las personas que tienen diabetes, la presión arterial ideal es por debajo de 120/80. La presión arterial alta es 140/80 o más cuando usted tiene diabetes. Estar entre estos dos niveles se llama prehipertensión. Mantener la presión arterial en su nivel ideal o en un nivel menor puede prevenir o retrasar el daño en los riñones.

Los niveles de colesterol y de triglicéridos también deberían revisarse en forma regular para ver si la diabetes, el síndrome nefrótico u otros factores están aumentando o no el nivel de colesterol en la sangre. El colesterol alto puede aumentar el riesgo de endurecimiento de las arterias (aterosclerosis) y, posiblemente, provocar enfermedades cardíacas, enfermedad arterial periférica y ataque cerebral.

Generalidades del tratamiento

La nefropatía diabética se trata con medicamentos que reducen la presión arterial y protegen los riñones. Estos medicamentos pueden retrasar el daño en los riñones y se comienzan a usar apenas se detecta cualquier cantidad de proteína en la orina (microalbuminuria). El uso de estos medicamentos antes de que se produzca la nefropatía también podría ayudar a prevenir la nefropatía en las personas que tienen presión arterial normal.

Si tiene presión arterial alta, se podrían necesitar dos o más medicamentos para reducir la presión arterial lo suficiente como para proteger los riñones. Los medicamentos se agregan de a uno por vez, cuando sea necesario.

Si toma otros medicamentos, evite los que dañan o hacen trabajar en exceso a los riñones, especialmente los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Los AINE incluyen ibuprofeno y naproxeno.

También es importante mantener el azúcar en la sangre dentro de sus límites ideales. Mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites ideales previene el daño a los vasos sanguíneos pequeños en los riñones.

Limitar la cantidad de sal en su dieta puede ayudarle a evitar que su presión arterial alta empeore. También podría convenirle restringir la cantidad de proteína en su dieta. Si la diabetes le ha afectado los riñones, limitar la cantidad de proteína que usted come podría ayudarle a preservar la función renal. Hable con su médico o con su dietista acerca de la cantidad de proteína más adecuada para usted.

Tratamiento inicial

Los medicamentos que se usan para tratar la nefropatía diabética también se usan para controlar la presión arterial. Si usted tiene una cantidad muy pequeña de proteína en la orina, estos medicamentos podrían revertir el daño en los riñones. Entre los medicamentos para el tratamiento inicial de la nefropatía diabética se incluyen:

  • Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA), como el captopril, el enalapril, el lisinopril y el ramipril. Los inhibidores de la ECA pueden reducir la cantidad de proteína que se pierde en la orina. Además, estos pueden reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y de los vasos sanguíneos (cardiovascular).
  • Bloqueadores de los receptores de la angiotensina II (ARB, por sus siglas en inglés), como candesartán cilexetilo, irbesartán, losartán potásico y telmisartán. Se le pueden administrar tanto un inhibidor de la ECA como un ARB. La combinación de estos medicamentos podría proporcionar una protección para los riñones mayor que la protección proporcionada por cualquiera de estos dos medicamentos por separado.

Si también tiene presión arterial alta, es posible que se necesiten dos o más medicamentos para reducir la presión arterial lo suficiente como para proteger los riñones. Los medicamentos se agregan de a uno por vez, cuando sea necesario.

Si toma otros medicamentos, evite los que dañan o hacen trabajar en exceso a los riñones, especialmente los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

También es importante mantener el nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites ideales para prevenir el daño a los vasos sanguíneos pequeños de los riñones.

Tratamiento continuo

A medida que avanza la nefropatía diabética, la presión arterial suele aumentar, haciendo necesario agregar más medicamento para controlar la presión arterial.

Su médico podría recomendarle que tome los siguientes medicamentos que reducen la presión arterial. Es posible que deba tomar diferentes combinaciones de estos medicamentos para controlar mejor la presión arterial. Al reducir la presión arterial, es posible que disminuya el riesgo de daños en los riñones. Entre los medicamentos se incluyen:

Continúe evitando otros medicamentos que puedan hacerle daño o causarle estrés a los riñones, especialmente los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Y sigue siendo importante mantener el azúcar en la sangre dentro de sus límites ideales, comer alimentos saludables, hacer ejercicio con regularidad y no fumar.

Tratamiento si la afección empeora

Si el daño a los vasos sanguíneos en los riñones continúa, es posible que finalmente se produzca una insuficiencia renal. Cuando eso ocurre, es probable que usted necesite tratamiento de diálisis (terapia de reemplazo renal) —un método artificial de filtrar la sangre— o un trasplante de riñón para sobrevivir. Para aprender más, vea el tema Enfermedad crónica de los riñones.

Para pensar

La nefropatía diabética puede empeorar durante el embarazo y puede afectar el crecimiento y el desarrollo del feto. Si su nefropatía no es grave, la función renal podría regresar al nivel que tenía antes del embarazo después de que nazca el bebé. Si tiene nefropatía grave, el embarazo podría provocar un empeoramiento permanente de la función renal.

Si tiene nefropatía y está embarazada o planea quedar embarazada, hable con su médico acerca de qué medicamentos puede tomar. Es posible que no pueda tomar ciertos medicamentos (por ejemplo, inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina [ECA] ni bloqueadores de los receptores de la angiotensina II [ARB, por sus siglas en inglés]) durante el embarazo, debido a que pueden hacer daño al bebé en desarrollo.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Embarazo y diabetes: Cómo planificar el embarazo

Prevención

La prevención es la mejor manera de evitar el daño en los riñones provocado por la nefropatía diabética.

  • Mantenga sus niveles de azúcar en la sangre dentro de sus límites ideales. Maneje el nivel de azúcar en la sangre comiendo alimentos saludables, tomando sus medicamentos y haciendo ejercicio en forma regular. Es posible que su médico quiera que se revise el nivel de azúcar en la sangre varias veces al día.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Diabetes: Cómo revisarse el nivel de azúcar en la sangre
  • Realícese pruebas anuales de detección de proteína en la orina.
    • Si usted tiene diabetes tipo 1, comience a hacerse análisis de orina para detectar proteína después de haber tenido diabetes durante 5 años.
    • Los niños con diabetes tipo 1 deberían comenzar a realizarse pruebas anuales para detectar proteína en la orina cuando tengan 10 años de edad y hayan tenido diabetes por 5 años.
    • Si usted tiene diabetes tipo 2, comience a realizarse las pruebas de detección en el momento en que le diagnostiquen diabetes.
  • Mantenga su presión arterial bajo control con medicamentos, dieta y ejercicio. Aprenda a revisarse la presión arterial en el hogar.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Enfermedad crónica de los riñones: Cómo cambiar su dieta
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Presión arterial alta: Cómo revisarse la presión arterial en el hogar
  • Manténgase en un peso saludable. Esto puede ayudarle a prevenir otras enfermedades, tales como presión arterial alta y enfermedades cardíacas.
  • Siga las pautas de nutrición para la hipertensión (incluyendo la dieta Estrategias Dietéticas para Detener la Hipertensión o DASH, por sus siglas en inglés).
  • No fume ni use otros productos derivados del tabaco.

Si ya tiene nefropatía diabética, es posible que pueda retrasar la progresión del daño en los riñones haciendo lo siguiente:

  • Evite la deshidratación mediante el tratamiento inmediato de otras afecciones —como diarrea, vómito o fiebre— que puedan causarla. Sea especialmente cuidadoso durante el clima caluroso o cuando haga ejercicio.
  • Reduzca el riesgo de enfermedad cardíaca. Los cambios en el estilo de vida, como seguir una dieta baja en grasa, dejar de fumar y hacer ejercicio en forma regular, pueden reducir el riesgo general de tener una enfermedad cardíaca o un ataque cerebral.
  • Trate otras afecciones que podrían obstruir el flujo normal de orina de los riñones, como los cálculos renales, un agrandamiento de la próstata o problemas en la vejiga.
  • No use medicamentos que podrían ser perjudiciales para los riñones, especialmente los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Asegúrese de que su médico sepa sobre todos los medicamentos recetados, medicamentos sin receta y medicamentos herbarios que esté tomando.
  • Evite las radiografías que requieren material de contraste IV, como angiogramas, pielografías intravenosas (IVP, por sus siglas en inglés) y algunas tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés). El contraste IV puede causar mayor daño en los riñones. Si, de hecho, necesita hacerse estos tipos de pruebas, asegúrese de que su médico sepa que usted tiene nefropatía diabética.
  • Evite situaciones en las que corra riesgo de perder grandes cantidades de sangre, como cirugías innecesarias. No done sangre ni plasma.
  • Reduzca la presión arterial, debido a que la presión arterial alta puede empeorar aún más el daño en los riñones.
  • Consulte con su médico si beber alcohol es seguro para usted. Limitar el alcohol puede reducir su presión arterial y su riesgo de daño en los riñones.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Diabetes Association (ADA)
Dirección del sitio web: www.diabetes.org

National Kidney Foundation
Dirección del sitio web: www.kidney.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. American Diabetes Association (2013). Standards of medical care in diabetes—2013. Diabetes Care, 36(Suppl 1): S11–S66.

Otras obras consultadas

  • American Diabetes Association (2013). Standards of medical care in diabetes—2013. Diabetes Care, 36(Suppl 1): S11–S66.
  • Brownlee M, et al. (2011). Complications of diabetes mellitus. In S Melmed et al., eds., Williams Textbook of Endocrinology, 12th ed., pp. 1462–1551. Philadelphia: Saunders.
  • Molitch ME, Genuth S (2006). Complications of diabetes mellitus. In DC Dale, DD Federman, eds., ACP Medicine, section 9, chap. 3. New York: WebMD.
  • Parving H, et al. (2008). Diabetic nephropathy. In BM Brenner, ed., Brenner and Rector's The Kidney, 8th ed., vol. 2, pp. 1265–1298. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Shlipak M (2010). Diabetic nephropathy: Preventing progression, search date November 2009. BMJ Clinical Evidence. Available online: http://www.clinicalevidence.com.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Tushar J. Vachharajani, MD, FASN, FACP - Nefrología
Última revisión 17 enero, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.