Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Displasia del desarrollo de la cadera

Generalidades del tema

¿Qué es la displasia del desarrollo de la cadera (DDH)?

La displasia del desarrollo de la cadera (DDH, por sus siglas en inglés) es un problema de la cadera con el que nace un niño o que se presenta en el primer año de vida. En esta afección, la parte superior del fémur no encaja correctamente en la cavidad de la cadera. Este problema puede afectar una o ambas articulaciones de la cadera.

En una cadera normal, el fémur encaja justo en una cavidad con forma de taza en la pelvis, y está mantenido en su lugar por músculos, tendones y ligamentos. Pero en la DDH, es posible que la cavidad de la cadera no tenga la profundidad suficiente o que los tejidos alrededor de la articulación estén demasiado flojos.

  • En los casos leves, los ligamentos y otros tejidos blandos no están tensos, de manera que el fémur se mueve más de lo normal en la cavidad de la cadera.
  • En casos más graves, la cavidad de la cadera se parece más a un platillo que a una taza profunda como debería ser. Como resultado:
    • La esfera en la parte superior del fémur (cabeza femoral) puede salirse parcialmente de la cavidad de la cadera. Esto se llama subluxación.
    • La cabeza femoral puede salirse de la cavidad de la cadera completamente. Esto se llama dislocación.

Es importante tratar la DDH en forma temprana. Mientras más tiempo pase, más probable es que cause problemas de cadera a largo plazo.

¿Cuál es la causa de la DDH?

Se desconoce la causa exacta de DDH. Pero algunas cosas pueden aumentar las probabilidades de que su hijo la tenga, incluyendo:

¿Cuáles son los síntomas?

La DDH no es dolorosa, y es posible que su bebé no tenga ninguna señal evidente de un defecto de cadera. Pero algunos bebés con este problema pueden tener:

  • Una pierna que parece más corta que la otra.
  • Pliegues de piel adicionales en la cara interna de los muslos.
  • Una articulación de la cadera que se mueve de manera distinta a la otra.

Un niño que camina puede:

  • Caminar sobre los dedos de un pie con el talón en el aire.
  • Caminar con cojera (o marcha de pato si ambas caderas están afectadas).

¿Cómo se diagnostica la DDH?

Por lo general, la DDH se diagnostica durante el examen físico del recién nacido. Un médico le moverá las piernas al bebé y buscará y escuchará si hay señales de un problema.

Si su bebé es mayor, su médico puede diagnosticar la DDH durante el examen físico durante un chequeo de control para bebés. Pero puede ser difícil de diagnosticar en un bebé de más de 1 a 3 meses de edad. Esto es porque la única señal externa puede ser una articulación de cadera que se mueve menos o que es menos flexible de lo normal.

Si el médico sospecha de DDH, pero los resultados de un examen físico no son claros, su hijo podría necesitar que le hagan un examen de diagnóstico por imágenes de la articulación de la cadera, como una ecografía o una radiografía.

¿Cómo se trata?

La cavidad de la cadera de su hijo no se formará ni crecerá correctamente si la esfera en la parte superior del fémur no encaja en forma ajustada en la articulación. De modo que el tratamiento se concentra en mover el fémur a su posición normal y en mantenerlo en su lugar mientras crece la articulación.

Su hijo puede necesitar:

  • Un arnés de Pavlik. Probablemente se pruebe primero este dispositivo si su bebé tiene menos de 6 meses. Mantiene las piernas de su bebé en posición separada con las caderas flexionadas. El arnés puede hacer que las caderas crezcan normales la mayoría de las veces.
  • Un yeso duro, conocido como yeso pelvipédico. Se usa para bebés mayores. El yeso mantiene las caderas en la posición correcta. Puede tener una barra entre las piernas para reforzarlo.

Otras formas de tratamiento que pueden necesitarse incluyen:

  • Aparatos ortopédicos o férulas. Estos pueden usarse en vez del arnés de Pavlik o del yeso pelvipédico. O pueden usarse después de una cirugía.
  • Cirugía. En algunos casos, puede ser necesaria para corregir un fémur o una cavidad de la cadera que están deformados. Un niño que sea operado probablemente tenga que usar un yeso pelvipédico para mantener la articulación de la cadera en posición hasta que sane.
  • Fisioterapia. Un niño que ha estado con un yeso pelvipédico puede tener que hacer ejercicios para recuperar el movimiento y fortalecer los músculos de las piernas.

Si el tratamiento tiene éxito, es probable que su hijo no tenga ningún problema de cadera posteriormente. Pero haga que le revisen las caderas a su hijo con regularidad para asegurarse de que continúan creciendo y desarrollándose normalmente.

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Displasia de cadera: Cómo cuidar a su hijo con un yeso pelvipédico

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

HealthyChildren.org
Dirección del sitio web: www.healthychildren.org

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Academy of Orthopaedic Surgeons and American Academy of Pediatrics (2010). Developmental dysplasia of the hip. In JF Sarwark, ed., Essentials of Musculoskeletal Care, 4th ed., pp. 1050–1055. Rosemont, IL: American Academy of Orthopaedic Surgeons.
  • Delahay JN, Lauerman WC (2010). Children’s orthopedics. In SM Wiesel, JN Delahay, eds., Essentials of Orthopedic Surgery, 4th ed., pp. 173–251. New York: Springer.
  • Erickson MA (2012). Orthopedics. In WW Hay Jr et al., eds., Current Diagnosis and Treatment: Pediatrics, 21st ed., pp. 830–848. New York: McGraw-Hill.
  • Podeszwa DA (2011). Developmental dysplasia of the hip. In CD Rudolph et al., eds., Rudolph’s Pediatrics, 22nd ed., pp. 852–856. New York: McGraw-Hill.
  • Sankar WN, et al. (2011). The hip. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 2355–2365. Philadelphia: Saunders.
  • Shah SA, Stankovits LM (2006). The hip. In FD Burg et al., eds., Current Pediatric Therapy, 18th ed., pp. 1016–1021. Philadelphia: Saunders.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2006). Screening for developmental dysplasia of the hip. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspshipd.htm.
  • White KK, Goldberg MJ (2012). Common neonatal orthopedic ailments. In CA Gleason, SU Devaskar, eds., Avery's Diseases of the Newborn, 9th ed., pp. 1351–1361. Philadelphia: Elsevier Saunders.

Créditos

Por El personal de Healthwise
John Pope, MD - Pediatría
Susan C. Kim, MD - Pediatría
Última revisión 12 noviembre, 2013

Última revisión: 12 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.