Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Congestión mamaria

Generalidades del tema

¿Qué es la congestión mamaria y cuál es su causa?

La congestión mamaria es la dolorosa llenura excesiva de leche en los senos. Por lo general, esto es provocado por un desequilibrio entre el suministro de leche y la demanda del bebé. Esta afección es un motivo común por el que las madres abandonan la lactancia antes de lo planificado.

La congestión mamaria puede suceder:

  • Cuando se produce la subida de la leche por primera vez a los senos, durante los primeros días después del nacimiento.
  • Cuando normalmente tiene una rutina regular de lactancia, pero no puede amamantar ni extraer con un sacaleches la cantidad habitual de leche.
  • Si usted y su bebé abandonan la lactancia de repente.
  • Cuando disminuye de repente la lactancia de su bebé, ya sea porque su bebé está empezando a comer alimentos sólidos o está aumentando la cantidad de alimentos sólidos que come, o porque está enfermo y tiene poco apetito.

A medida que se acerca la fecha probable de parto, los senos forman calostro. El calostro es un líquido amarillento que contiene nutrientes y anticuerpos importantes que un bebé necesita inmediatamente después del nacimiento. Aproximadamente entre 2 y 5 días después de que nace su bebé, los senos comienzan a producir leche para su bebé. Cuando se produce la subida de la leche, es muy probable que los senos se sientan tibios y pesados. Algunas mujeres solo sienten una ligera hinchazón, mientras que otras sienten una molestia.

La llenura temprana de los senos es completamente normal. Ocurre a medida que se desarrolla el suministro de leche y mientras el recién nacido tiene una rutina de lactancia irregular. La llenura normal es causada por la producción de leche y por la sangre y los líquidos adicionales en los senos. El cuerpo usa los líquidos adicionales a fin de producir más leche materna para su bebé.

Si no amamanta después del nacimiento de su bebé, habrá varios días en los que tendrá una congestión mamaria de leve a moderada. Esto desaparece gradualmente cuando no se estimulan los senos para que produzcan más leche.

Los senos muy llenos pueden hincharse y doler mucho fácilmente, lo que genera una congestión mamaria grave. Las causas comunes de la congestión mamaria grave son:

  • Esperar demasiado tiempo para empezar a amamantar al recién nacido.
  • No amamantar con la frecuencia suficiente.
  • Sesiones de amamantamiento breves que no vacían bien los senos. Es menos probable que los bebés que son alimentados con leche de fórmula o agua mamen bien.

La congestión mamaria grave puede hacer que le resulte difícil a su bebé prenderse del seno correctamente y alimentarse bien. Esto puede empeorar el problema. Como resultado:

  • Es posible que su bebé no reciba suficiente leche.
  • Es posible que los senos no se vacíen por completo.
  • Es posible que los pezones le duelan y se le agrieten. Esto es causado por los intentos de su bebé de prenderse de los senos muy llenos. Si después usted amamanta menos debido a que le duelen los pezones, la congestión mamaria aumentará.

Sin tratamiento, la congestión mamaria grave puede provocar la obstrucción de los conductos galactóforos (mamarios) y una infección de los senos, que se llama mastitis.

¿Cuáles son los síntomas comunes de la congestión mamaria?

Los senos congestionados:

  • Están hinchados, firmes y adoloridos. En caso de congestión mamaria grave, los senos están muy hinchados, duros, brillantes, tibios y pueden sentirse ligeramente algunos bultos al tacto.
  • Podrían hacer que los pezones estén aplanados. Es posible que la zona oscura que rodea el pezón, llamada areola, esté muy dura. Esto hace que le resulte difícil a su bebé prenderse de los senos.
  • Pueden provocar fiebre leve de alrededor de 100.4°F (38°C).
  • Pueden hacer que los ganglios linfáticos de las axilas estén ligeramente inflamados y sensibles.

¿Cómo se puede prevenir la congestión mamaria?

La congestión mamaria se puede prevenir controlando atentamente la leche que producen los senos y sacándola en forma constante. Durante la primera o las dos primeras semanas que demora su cuerpo en adaptarse a la lactancia, tenga cuidado de no dejar que los senos se llenen mucho.

  • Amamante a su bebé cada vez que muestre señales de tener hambre. Si los senos están duros y muy llenos, deje salir (sáquese) una cantidad suficiente de leche para ablandar los pezones antes de colocar a su bebé en los senos.
  • Asegúrese de que su bebé se prenda y se alimente bien.
  • Vacíe los senos con cada sesión de amamantamiento. Esto ayudará a que su leche circule libremente, y su suministro de leche se mantendrá en el nivel que su bebé necesita.

Si tiene alguna inquietud o pregunta, este es un buen momento para consultar a un asesor en lactancia, una persona que ayuda a las madres a aprender a amamantar.

¿Cómo se diagnostica la congestión mamaria?

La congestión mamaria se diagnostica solo en función de los síntomas. No se necesitan exámenes ni pruebas.

¿Cómo puede tratar la congestión mamaria?

Pocos días después de que se produce la subida de la leche, su suministro de leche debería adaptarse a las necesidades de su bebé. Es probable que los síntomas de la primera congestión mamaria normal se alivien en el término de 12 a 24 horas (o entre los próximos 1 y 5 días si no está amamantando). Sus síntomas deberían desaparecer en pocos días. Si no fuera así, o si los senos no se ablandan después de una sesión de amamantamiento, comience con el tratamiento en el hogar de inmediato.

Para reducir el dolor y la hinchazón, tome ibuprofeno (como Advil o Motrin), aplique hielo o compresas frías y use un sostén para amamantar que le dé buen soporte y que no sea muy ajustado. Antes de tomar cualquier clase de medicamento, pregúntele a su médico si es seguro que lo use mientras está amamantando.

Para ablandar los senos antes de las sesiones de amamantamiento, aplique calor, masajee suavemente y use las manos o use un sacaleches para dejar salir (exprimir) una pequeña cantidad de leche de ambos senos.

Si su bebé no puede alimentarse bien o no se alimenta en absoluto (por ejemplo, si está enfermo), asegúrese de extraer cuidadosamente suficiente leche con un sacaleches para vaciar cada seno. Puede almacenar o congelar la leche materna para su uso posterior.

Si los senos continúan molestándole después de amamantar, aplique compresas frías.

Si no está amamantando, evite estimular los pezones o calentar los senos. En su lugar, aplique compresas frías, use medicamentos para el dolor y la inflamación, y use un sostén que le dé buen soporte y que le ajuste bien.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la congestión mamaria:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Síntomas

Los síntomas de la congestión mamaria aparecen cuando los senos producen y se llenan con leche, pero se extrae poca leche de ellos. La leche llena mucho los senos y los congestiona.

Si los senos están congestionados, podría notar lo siguiente:

  • Senos hinchados, firmes y adoloridos. En caso de congestión mamaria grave, los senos están muy hinchados, duros, brillantes, tibios y se sienten ligeramente algunos bultos al tacto.
  • Es posible que los pezones estén aplanados y que la zona oscura que rodea el pezón, llamada areola, esté muy dura.
    • Es posible que su bebé tenga problemas para prenderse de un pezón aplanado y duro, y que no pueda sacar suficiente leche.
    • Si su bebé no puede obtener suficiente leche, succionará con más fuerza de la habitual durante el amamantamiento y querrá mamar con más frecuencia.
    • Es posible que los pezones se dañen debido a los intentos de su bebé por prenderse bien y obtener suficiente leche.
  • Fiebre leve de alrededor de 100.4°F (38°C).
  • Es posible que los ganglios linfáticos de las axilas estén ligeramente inflamados y sensibles.

Complicaciones de la congestión mamaria

Si está amamantando y no alivia la congestión mamaria, es probable que se le produzca una de las siguientes afecciones o ambas:

Llame a su médico ahora mismo si tiene:

  • Mayor dolor en una zona del seno.
  • Mayor enrojecimiento en una zona del seno o vetas rojizas que se extienden fuera de la zona del seno.
  • Drenaje de pus de un pezón o de otra zona del seno.
  • Fiebre de 101°F (38.5°C) o más.

Llame a su médico hoy mismo si tiene:

  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello o en las axilas.
  • Fiebre de menos de 101°F (38.5°C).

Llame a su médico si se le agrietan y le sangran los pezones después de intentar con el tratamiento en el hogar durante 24 horas.

Vea Conductos galactóforos (mamarios) obstruidos y amamantamiento. Y para obtener más información, vea el tema Mastitis mientras amamanta.

Exámenes y pruebas

No se necesitan exámenes ni pruebas para diagnosticar la congestión mamaria. Si su médico sospecha que tiene una infección de los senos (mastitis), recibirá tratamiento con antibióticos.

Para obtener más información, vea el tema Mastitis mientras amamanta.

Generalidades del tratamiento

La congestión mamaria es un problema común que se presenta después del nacimiento y durante la lactancia. Usted puede prevenirla y tratarla en el hogar. No es necesario que visite a su médico, salvo que tenga síntomas de una infección (mastitis), que podría requerir un tratamiento con antibióticos.

Si no va a amamantar, actualmente, no hay medicamentos seguros disponibles para "secar" los senos y prevenir la congestión mamaria.

Puede tomar medidas de cuidado personal para ayudar a prevenir una congestión mamaria o para aliviarla.

  • Si está amamantando, el cuidado personal se basa en aumentar la salida de leche de los senos. Esto se logra amamantando con frecuencia y asegurándose de que su bebé se prenda bien. Puede esperar cierto alivio en el término de 12 a 24 horas. Y las molestias deberían desaparecer en pocos días.
  • Si no está amamantando, la congestión mamaria mejorará a medida que los senos dejen de producir leche. El dolor y las molestias deberían desaparecer entre los próximos 1 y 5 días. Es posible que el tratamiento en el hogar le resulte útil para aliviar los síntomas.

Para obtener más información sobre las medidas de cuidado personal para ayudar a prevenir o para aliviar las molestias de la congestión mamaria, vea Tratamiento en el hogar.

Tratamiento en el hogar

Para prevenir la congestión mamaria grave

Si está planificando amamantar, haga lo siguiente para prevenir la congestión mamaria grave.

  • Empiece a amamantar lo antes posible después del nacimiento de su bebé y continúe amamantando con frecuencia. Esta es la mejor manera de prevenir la congestión mamaria grave.
    • En los primeros días después del nacimiento, amamante al menos cada 1 o 2 horas. Los períodos breves entre una sesión de amamantamiento y otra podrían ayudar a reducir o a prevenir la congestión mamaria grave. Durante este tiempo, es posible que tenga que despertar a su bebé para amamantarle.
    • Amamante a su bebé cada vez que tenga hambre o, al menos, cada 2 horas.
  • Asegúrese de que los senos estén lo suficientemente blandos como para que su bebé pueda prenderse bien. Si los senos están duros y con mucha leche, deje salir (saque) una pequeña cantidad de leche con las manos o con un sacaleches. Luego coloque a su bebé en el seno. Usted también puede:
    • Darse una ducha caliente, dejando que el agua corra por sus senos. Esto debería desencadenar el reflejo de salida de la leche, el cual permite que salga algo de leche y que, además, ablanda ligeramente el pezón y la areola.
    • Colocarse toallas húmedas y tibias sobre los senos antes de amamantar. El calor húmedo debería ayudar a que la leche fluya más fácilmente.
  • Vacíe los senos con cada sesión de amamantamiento.
    • Debería amamantar a su bebé por todo el tiempo que él quiera. En general, lo mejor es que sea por al menos 15 minutos o más con el primer seno antes de pasar al segundo. Sabrá que es hora de pasar al otro seno cuando su bebé deje de succionar con tanta fuerza.
    • Si su bebé está satisfecho antes de que se vacíen los senos, use un sacaleches o use las manos (extracción manual) para extraer el resto de la leche de los senos a fin de almacenarla para su uso posterior. Esto es especialmente importante durante las etapas tempranas de la lactancia.
    • La congestión mamaria temprana disminuirá a medida que la lactancia se vuelva más rutinaria y a medida que su bebé pueda mamar por períodos más largos.
  • Cambie la posición de lactancia de su bebé de vez en cuando para asegurarse de que se vacíen todas las partes de los senos. Para obtener información sobre las posiciones de lactancia, vea el tema Lactancia.
  • Asegúrese de que su bebé esté prendido correctamente. Si los pezones están planos, masajee suavemente el pezón y la areola. Esto debería estimular los pezones para que adopten una posición más erecta. Luego, sostenga suavemente el seno colocando el pulgar en la parte superior y el resto de los dedos por debajo. Este sostén adicional le facilitará a su bebe prenderse. Vea una presentación de diapositivas de cómo debe prenderse el bebé correctamente para mamar.
  • Toda vez que no puede amamantar a su bebé, dedique un momento y un lugar para extraer leche manualmente o con un sacaleches de los senos al menos cada 3 o 4 horas.

Hable de cualquier problema o inquietud acerca del amamantamiento con su médico o un especialista en amamantamiento (asesor en lactancia).

Para aliviar la congestión mamaria

Si necesita amamantar, pero la congestión mamaria le impide hacerlo, siga estos pasos para que su leche siga fluyendo y para aliviar el dolor y la hinchazón:

  • Ablande el pezón y la areola antes de amamantar para evitar dañar los pezones. Cuando el pezón y la areola están blandos, el pezón sobresale con más facilidad, lo que le permite a su bebé prenderse bien. Vea una presentación de diapositivas de cómo debe prenderse el bebé correctamente para mamar.
    • Si sale leche de los senos libremente, puede usar una compresa tibia durante algunos minutos antes de amamantar.
    • Use el sacaleches suavemente o use las manos (extracción manual) para dejar salir una pequeña cantidad de leche. Tenga cuidado de no lastimar el tejido mamario. Para aliviar la congestión mamaria, es mejor usar un sacaleches cíclico automático que tenga la succión ajustada a un nivel bajo.
  • Realice masajes suaves en los senos para estimular el flujo de leche.
  • Amamante a su bebé con más frecuencia o use un sacaleches si su bebé no va a mamar. Procure vaciar los senos cada vez que lo haga. Puede congelar la leche extraída con un sacaleches en recipientes o bolsas limpias para su uso posterior.
  • Reduzca la hinchazón y alivie el dolor. Después de amamantar:
    • Tome un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE), como ibuprofeno (Advil o Motrin, por ejemplo), además de seguir los tratamientos no medicinales. Cuando se lo toma según las indicaciones dadas, es seguro tomar ibuprofeno durante la lactancia.1 Pero antes de que tome cualquier clase de medicamento, pregúntele a su médico si es seguro que lo tome mientras está amamantando.
    • Pruebe con compresas frías. Aplique una toalla húmeda congelada, un gel frío o compresas de hielo, o bolsas de verduras congeladas en los senos durante 15 minutos por vez, cada hora, cuando sea necesario. Para prevenir el daño en los tejidos, no se aplique la compresa fría directamente sobre la piel. Coloque un paño delgado entre la compresa fría y la piel.
  • Evite los sostenes que comprimen los senos. Un sostén ajustado puede reducir el flujo de leche a través de los conductos y, finalmente, obstruirlos.

Para aliviar la congestión mamaria si no está amamantando

Si su bebé está tomando leche de fórmula con biberón, y usted experimenta congestión mamaria después del nacimiento, siga una o más de las siguientes medidas para que le ayuden a aliviar las molestias:

  • Evite sacarse o extraer con un sacaleches una gran cantidad de leche de los senos. Esto estimula la producción de leche y empeora la congestión mamaria. Solo extraiga la cantidad de leche que sea necesaria para que se sienta más cómoda.
  • Tome ibuprofeno (como Advil o Motrin), además de seguir los tratamientos no medicinales. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones en la etiqueta.
  • Pruebe con compresas frías. Coloque una toalla húmeda congelada, un gel frío o compresas de hielo o bolsas de verduras congeladas en los senos durante 15 minutos por vez, cada hora, cuando sea necesario. Para prevenir el daño en los tejidos, no se aplique la compresa fría directamente sobre la piel. Colóquese un paño delgado entre la compresa fría y la piel.
  • Use un sostén que le dé buen soporte y que le quede bien.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

HealthyChildren.org
Dirección del sitio web: www.healthychildren.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Lawrence RM, Lawrence RA (2009). The breast and physiology of lactation. In RK Creasy et al., eds., Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine, 6th ed., pp. 125–142. Philadelphia: Saunders Elsevier.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2009). Feeding your baby: Breast and bottle. In SP Shelov et al., eds., Caring For Your Baby And Young Child: Birth to Age 5, 5th ed., chap. 4, pp. 91–93. New York: Bantam.
  • Cunningham FG, et al. (2010). The puerperium. In Williams Obstetrics, 23rd ed., pp. 646–660. New York: McGraw-Hill.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología
Última revisión 7 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.