Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Cistometría

Generalidades de la prueba

La cistometría es una prueba que mide la presión en el interior de la vejiga para ver qué tan bien está funcionando. La cistometría se hace cuando un problema en un músculo o en un nervio puede estar causando problemas con la forma en que la vejiga retiene o libera la orina.

La micción es un proceso complejo. A medida que la vejiga se llena, los nervios de la pared de la vejiga envían el mensaje a la médula espinal y al cerebro que tiene que orinar. En respuesta, la médula espinal envía una señal para que la vejiga se contraiga (reflejo de vaciamiento). Cuando retiene la orina, el cerebro invalida este reflejo. Cuando usted permite que ocurra el reflejo, se produce la micción. Un problema que afecte a esta vía nerviosa o a los músculos de la pared de la vejiga puede causar disfunción de la vejiga.

Durante la cistometría, se llena la vejiga de agua o de gas para medir su capacidad de retener y expulsar el agua o el gas. También le pueden dar medicamentos para ver si su vejiga se contrae o se relaja con normalidad en respuesta a los medicamentos. Le pueden colocar un pequeño tubo (sonda) en el recto para medir la presión a medida que se llena la vejiga. Es posible que le pongan una pequeña almohadilla o una aguja cerca del ano para medir la función muscular en esta área.

Por qué se hace

La cistometría se realiza para:

  • Encontrar la causa de los problemas de la vejiga o del músculo que contiene la orina en la vejiga (esfínter de la vejiga). Los problemas en una o ambas de estas áreas pueden causar pérdida de orina sin control, un sentimiento de urgencia de orinar, o un chorro débil de orina.
  • Medir la cantidad de orina que puede almacenar su vejiga y la cantidad de orina que permanece en la vejiga después de que sienta que la ha vaciado por completo (volumen residual).
  • Ayudarles a usted y a su médico a tomar decisiones sobre cómo tratar sus síntomas urinarios.
  • Ver qué tan bien funciona la vejiga en personas con enfermedades neurológicas progresivas, como esclerosis múltiple.

Cómo prepararse

Dígale a su médico si usted:

  • Está tomando algún medicamento. Algunos medicamentos y suplementos herbales pueden afectar la función de la vejiga.
  • Está o podría estar embarazada.
  • Tiene síntomas de una infección urinaria, como dolor o ardor al orinar, orina con mal olor o turbia, o necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual.

Hable con su médico de cualquier inquietud que tenga sobre la necesidad de la prueba, sus riesgos, cómo se va a hacer o qué significarán los resultados. Para ayudarle a entender la importancia de esta prueba, llene el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Cómo se hace

La cistometría es realizada en un consultorio médico o en el departamento de urología del hospital por un urólogo, un ginecólogo u otro profesional de la salud capacitado.

Tendrá que quitarse la ropa de la cintura para abajo. Le darán un protector de tela o de papel para que lo use durante la prueba.

  • Al comienzo de la prueba, se le pedirá que orine en un inodoro que está conectado a una máquina llamada uroflujómetro. Este aparato mide la cantidad de orina y el tiempo que tarda en expulsarla. También registra el tiempo y el esfuerzo necesarios para iniciar el flujo de la orina, el número de veces que inicia y detiene el flujo de orina, y la presencia de goteo cerca del final de la micción.
  • Luego, se le pedirá que se acueste boca arriba en la mesa de exploración. Después de limpiar escrupulosamente la uretra, se le introduce suavemente un tubo delgado y flexible bien lubricado (sonda), que se mueve poco a poco hasta el interior de la vejiga. Se drenará y se medirá cualquier remanente de orina en la vejiga (volumen residual).
  • A continuación, se utilizará una sonda para llenar su vejiga con agua estéril a temperatura ambiente. La sonda también se conecta a un dispositivo llamado cistómetro, que mide la cantidad que puede contener su vejiga y la presión en la vejiga. Se le pedirá que informe cualquier tipo de sensación, como calor, si está llena la vejiga o sus ganas de orinar. El proceso se puede repetir.
  • Se le podría colocar otra sonda en el recto para medir la presión en el abdomen a medida que se llena la vejiga. Es posible que le pongan una pequeña almohadilla o una aguja cerca del ano para medir la función muscular en esta área.
  • Cada vez que su vejiga se llene, se le pedirá que informe la primera vez que sienta necesidad de orinar. La vejiga continuará siendo llenada hasta que usted informe que siente que debe orinar. Entonces, se utilizará la sonda para drenar la vejiga, o se le pedirá que orine.
  • Una vez que se haya drenado todo el líquido de la vejiga, y si no es necesario hacer pruebas adicionales, se le retirará la sonda.

Mientras la sonda permanezca en su lugar, se podrían hacer otras pruebas para ayudar a determinar si los nervios que controlan la micción están funcionando correctamente. Estas incluyen:

  • Prueba de agua helada. Se inyecta agua helada en la vejiga por la sonda.
  • Prueba de sensibilidad al betanecol. El betanecol es un medicamento que normalmente hace que se contraigan los músculos de la vejiga. En esta prueba, se inyecta betanecol debajo de la piel.
  • Prueba del reflejo bulbocavernoso. Para evaluar la función nerviosa, se introduce un dedo enguantado en el recto y después se aprieta el pene o el clítoris suavemente.
  • Prueba de sensación en silla de montar. La piel alrededor del ano se golpetea o se pincha ligeramente con un alfiler.
  • Presión máxima de cierre uretral (MUCP, por sus siglas en inglés). Se registra la presión uretral a medida que se saca suavemente la sonda de la uretra. Esta prueba ayuda a determinar si los músculos que rodean a la vejiga y a la uretra están funcionando correctamente.
  • Presión del punto de pérdida de orina (LPP, por sus siglas en inglés). Se inyectan alrededor de 200 mL (7 onzas líquidas) de agua estéril en la sonda dentro de la vejiga y, luego, se miden las presiones al mismo tiempo que contrae los músculos abdominales (como si tuviera una evacuación intestinal). Esta prueba ayuda a determinar si los músculos que rodean a la vejiga y a la uretra están funcionando correctamente. Una lectura baja de presión puede significar que la función muscular deficiente está causando la incontinencia urinaria.

Otra prueba que se puede hacer es la de incontinencia de esfuerzo. En esta prueba, la vejiga se llena con agua y se retira la sonda. A continuación, se le pide que tosa, se incline o levante un objeto pesado. Un goteo de orina significa que hay incontinencia de esfuerzo.

Por lo general, la prueba de cistometría lleva de 30 a 60 minutos, pero puede tardar un poco más si se realiza alguna de las pruebas especiales.

Después de la cistometría, tendrá que llevar un registro de cuánto bebe y cuánto orina durante las siguientes 24 horas. La sensación de ardor al orinar es un efecto secundario común, pero temporal. Tomar abundantes líquidos ayudará a aliviar esta sensación. Es posible que le den un antibiótico para ayudar a prevenir una infección urinaria.

Qué se siente

Puede sentir vergüenza al tener que orinar en frente de otras personas. Este procedimiento es bastante rutinario para el personal médico. Si se siente avergonzado, respire profunda y lentamente, y trate de relajarse.

En ocasiones, sentirá un fuerte deseo de orinar durante la prueba. También puede resultar un poco incómodo cuando le introduzcan la sonda y la dejen puesta, y es posible que esté adolorido más adelante. Si es así, sumergirse en una tina con agua tibia puede ayudar.

Riesgos

Por lo general, la cistometría no causa problemas. Siempre hay un riesgo leve de desarrollar una infección urinaria cuando se introduce una sonda en la vejiga. En casos poco comunes, una infección de la vejiga puede extenderse a un riñón y a la sangre, lo que da lugar a una infección que puede poner la vida en peligro. Si se presenta una infección, puede tratarse con antibióticos.

Si tiene una lesión de la médula espinal en la parte alta, es posible que tenga una frecuencia cardíaca baja, presión arterial alta, dolor de cabeza y sensación de bochorno o de sudoración durante la prueba. Informe estos síntomas a los profesionales de la salud que están realizando la prueba, ya que hacer pruebas adicionales podría causar complicaciones.

Después de la prueba

Después de la prueba, es posible que necesite orinar con frecuencia y que sienta un poco de ardor durante y después de la micción durante uno o dos días (especialmente si se utilizó dióxido de carbono). Beba abundante líquido para ayudar a minimizar el ardor y para prevenir una infección urinaria.

Es común un matiz rosado en la orina durante varios días después de la cistometría. Sin embargo, llame a su médico de inmediato si:

  • La orina sigue teniendo color rojo o si ve coágulos de sangre después de haber orinado varias veces.
  • No ha podido orinar durante 8 horas después de la prueba.
  • Tiene fiebre, escalofríos o dolor lumbar intenso o dolor intenso en el abdomen. Estas podrían ser señales de una infección renal.
  • Tiene síntomas de una infección urinaria. Entre estos síntomas se incluyen:
    • Dolor o ardor al orinar.
    • Necesidad de orinar con frecuencia, pero solo suelen eliminarse pequeñas cantidades de orina.
    • Goteo después de orinar o pérdida de orina.
    • Orina con un matiz rojizo o rosado, con olor desagradable o turbia.
    • Dolor o sensación de pesadez en la parte baja del abdomen.

Resultados

La cistometría es una prueba que mide la presión en el interior de la vejiga para ver qué tan bien está funcionando.

Algunos resultados podrían estar disponibles de inmediato. Por lo general, los resultados completos están disponibles en 1 o 2 días.

Cistometría 1
Normal:

La velocidad con que fluye la orina desde la vejiga al orinar es normal.

La cantidad de orina que queda en la vejiga después de orinar (volumen de orina residual) es inferior a 30 mililitros (mL).

El punto en que siente necesidad de orinar por primera vez está dentro del rango normal, cuando la cantidad de líquido en la vejiga es de 175-250 mL.

El punto en que siente que tiene que orinar está dentro del rango normal, cuando la cantidad de líquido en la vejiga es de 350-450 mL.

La cantidad máxima de líquido que puede contener su vejiga está dentro del rango normal: 400-500 mL.

Las pruebas de la función de los nervios que controlan la vejiga son normales.

No hay una pérdida de orina de la vejiga durante la prueba de esfuerzo.

Anormal:

La velocidad con que fluye la orina desde la vejiga al orinar es más lenta de lo normal, o el chorro de orina comienza y se detiene.

La cantidad de orina que queda en la vejiga después de orinar (volumen de orina residual) es más de lo normal.

Tiene problemas para iniciar el flujo de orina.

El punto en el que siente primero la necesidad de orinar es más o menos de lo normal o no ocurre.

La cantidad máxima de líquido que puede contener su vejiga es menor de lo normal o no puede sentirlo.

Las sensaciones y las reacciones normales no se presentan cuando se hacen pruebas a los nervios que controlan la vejiga.

Hay una pérdida de orina de la vejiga durante la prueba de esfuerzo.

Qué afecta esta prueba

Es posible que no pueda realizarse la prueba o que los resultados no sean útiles por diversos motivos, entre los que se incluyen:

  • Tener una infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés). No se debe hacer una cistometría si usted tiene una UTI.
  • Esforzarse al orinar.
  • No ser capaz de orinar mientras está sentado o acostado.
  • No ser capaz de orinar delante de otras personas.
  • Tomar medicamentos, como antihistamínicos y medicamentos para la tos y el resfriado, que interfieran con la función de su vejiga.
  • Someterse a una cirugía por una lesión en la médula espinal de 6 a 8 semanas antes de esta prueba.

Para pensar

Debido a que los resultados de la cistometría a menudo son poco claros, también podrían ser necesarios otros exámenes, como una cistouretrografía, una pielografía intravenosa (PIV), una ecografía o una cistoscopia. Para obtener más información, vea los temas Cistouretrografía, Ecografía, Pielografía intravenosa (PIV) y Cistoscopia.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Avery L. Seifert, MD - Urología
Última revisión 29 junio, 2012

Última revisión: 29 junio, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.