Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Radiografía abdominal

Generalidades de la prueba

Una radiografía abdominal es una imagen de las estructuras y los órganos en el estómago (abdomen). Esto incluye el estómago, el hígado, el bazo, los intestinos delgado y grueso y el diafragma, que es el músculo que separa las áreas del pecho y del estómago. A menudo, se tomarán dos imágenes radiográficas desde diferentes posiciones. Si se hace la prueba para buscar ciertos problemas de los riñones o de la vejiga, suele llamarse KUB (por riñones, uréteres y vejiga en inglés).

Las radiografías son una forma de radiación, al igual que la luz o las ondas de radio, que se concentran en un haz, de modo muy similar al haz de una linterna. Los rayos X pueden atravesar la mayoría de los objetos, incluido el cuerpo humano. Los rayos X toman una imagen al dar en un detector que expone una película o envía la imagen a una computadora. Los tejidos densos del cuerpo, como los huesos, obstruyen (absorben) muchos de los rayos X y adquieren un color blanco en una imagen radiográfica. Los tejidos menos densos, como los músculos y los órganos, obstruyen los rayos X en menor medida (una mayor cantidad de rayos X logra atravesar el cuerpo) y aparecen como sombras grises en una radiografía. Los rayos X que atraviesan mayormente el aire, como a través de los pulmones, adquieren un color negro en la imagen.

Las radiografías abdominales pueden ser una de las primeras pruebas que se hacen para encontrar una causa al dolor de estómago, la hinchazón, las náuseas o los vómitos. Además, pueden usarse otras pruebas (tales como ecografía, tomografía computarizada [CT, por sus siglas en inglés] o pielografía intravenosa) para buscar problemas más específicos.

Por qué se hace

Una radiografía abdominal se realiza para:

  • Buscar una causa para el dolor o la hinchazón del estómago o las náuseas y los vómitos constantes.
  • Encontrar una causa para el dolor en la parte inferior de la espalda en un lado de la columna (dolor en el flanco). Una radiografía abdominal puede mostrar el tamaño, la forma y la posición del hígado, el bazo y los riñones.
  • Buscar cálculos en la vesícula, los riñones, los uréteres o la vejiga.
  • Buscar aire por fuera del intestino.
  • Detectar un objeto que se ha tragado, o que se ha colocado dentro de una cavidad corporal.
  • Confirmar la posición adecuada de tubos utilizados por su médico en el tratamiento, tales como una sonda para drenar el estómago (sonda nasogástrica), una sonda de alimentación en el estómago, una sonda para drenar el riñón (sonda de nefrostomía), un catéter utilizado para diálisis, una derivación para drenar fluidos del cerebro al estómago (derivación V-P), u otras sondas o catéteres de drenaje.

Cómo prepararse

Antes de hacerse una radiografía, informe a su médico si usted está o pudiera estar embarazada. No suelen hacerse radiografías abdominales durante el embarazo por riesgo de exposición a radiación de su bebé (feto). Muchas veces, en cambio, se usa una ecografía abdominal.

Es posible que le pidan que vacíe la vejiga por completo inmediatamente antes de la prueba. Es posible que tenga que quitarse las joyas que pueden interponerse en la imagen radiográfica, como, por ejemplo, joyas en el ombligo.

Hable con su médico de cualquier preocupación que tenga sobre la necesidad de la prueba, sus riesgos, cómo se hará, o qué significarán los resultados. Para ayudarse a comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Cómo se hace

La radiografía abdominal la toma un técnico radiólogo. Las imágenes radiográficas las lee un radiólogo. Otros médicos, como los de la sala de emergencias, pueden consultar radiografías abdominales para detectar problemas comunes, como el intestino obstruido.

Es posible que deba quitarse toda o casi toda la ropa. Se le proporcionará una bata para que use durante la prueba.

Se recostará boca arriba en una mesa. Podría colocarse un protector de plomo sobre el área pélvica para protegerla de los rayos X. Los ovarios no pueden protegerse durante esta prueba porque se encuentran muy cerca de los órganos del abdomen que se están analizando. Los testículos de los hombres algunas veces pueden protegerse durante la prueba.

Después de que se coloca la máquina de rayos X por encima de su estómago, se le pedirá que mantenga la respiración mientras se toman las imágenes radiográficas. Debe permanecer muy quieto para que las imágenes sean nítidas.

Muchas veces se toman dos imágenes: Una mientras se encuentra acostado (supina) y la otra mientras se encuentra parado (vista erecta). La vista erecta puede ayudar a encontrar un bloqueo del intestino o un agujero (perforación) en el estómago o en el intestino, por el cual se escapa el aire. Si no es capaz de pararse, las radiografías pueden tomarse mientras está acostado sobre su costado, con su brazo sobre la cabeza.

Una radiografía abdominal dura alrededor de 5 a 10 minutos. Le pedirán que espere alrededor de 5 minutos hasta que se revelen las radiografías, en caso de que deban tomarse más imágenes. En algunas clínicas y hospitales, las imágenes radiográficas pueden verse de inmediato en la pantalla de una computadora (digitalmente).

Qué se siente

Usted no sentirá molestia alguna a causa de las radiografías. Es posible que sienta que la camilla para radiografías es dura, y la sala podría estar fría. Quizá le parezca que las posiciones que deba mantener son incómodas o dolorosas, especialmente si tiene una lesión.

Riesgos

Siempre hay una pequeña probabilidad de que se produzcan daños en las células o en el tejido debido a la radiación, incluso los bajos niveles de radiación que se usan para esta prueba. Sin embargo, las probabilidades de sufrir daños a causa de las radiografías son, generalmente, muy bajas en comparación con los beneficios potenciales de la prueba.

Por ejemplo, la exposición a radiación de una radiografía de tórax es aproximadamente igual a la exposición a la radiación natural que se recibe en un viaje en avión ida y vuelta de Boston a Los Ángeles (Montreal a Vancouver) o diez días en las Montañas Rocosas (Denver, Colorado).

Resultados

Una radiografía abdominal toma una imagen de las estructuras y los órganos del estómago (abdomen). Esto incluye el estómago, el hígado, el bazo, los intestinos delgado y grueso y el diafragma, que es el músculo que separa las áreas del pecho y del estómago. En una situación de emergencia, el médico puede observar los resultados de una radiografía abdominal en algunos minutos. De otro modo, un radiólogo suele tener listo el informe oficial de la radiografía al día siguiente.

Radiografía abdominal

Normal:

Las imágenes hechas mediante rayos X muestran que el estómago, los intestinos delgado y grueso, el hígado, el bazo, los riñones y la vejiga son normales en tamaño, forma y posición.

No se observan crecimientos, cantidades anormales de fluido (ascitis) ni objetos extraños. Se ven cantidades normales de aire y fluido en los intestinos. Se ven cantidades normales de materia fecal en el intestino grueso.

Anormal:

Puede verse un intestino obstruido porque una porción del intestino es más grande de lo habitual, o porque áreas en el intestino tienen cantidades anormales de aire o fluido. Vea una imagen radiográfica que muestra un intestino obstruido.

Puede verse una cantidad de aire dentro de la cavidad del estómago pero por fuera de los intestinos (causada por un agujero en el estómago o en los intestinos).

Las paredes de los intestinos pueden verse anormales o gruesas.

El tamaño, la forma o la posición de la vejiga o los riñones pueden ser anormales. Pueden verse cálculos en el riñón, los uréteres, la vejiga o la uretra.

En algunos casos, pueden verse cálculos en la vesícula en una radiografía abdominal.

Es posible que se observen crecimientos anormales, tales como tumores grandes, o ascitis.

Se observa un objeto extraño, o un dispositivo médico se ve anormal, o fuera de posición.

Qué afecta esta prueba

Los motivos por los que es posible que usted no pueda realizarse la prueba o que los resultados no sean útiles incluyen:

  • Estar embarazada. Si es necesaria una imagen del estómago de una mujer embarazada, puede utilizarse una ecografía.
  • Incapacidad para permanecer quieto y contener la respiración durante la prueba.

Para pensar

Referencias

Otras obras consultadas

  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Howard Schaff, MD - Diagnóstico en radiología
Última revisión 24 abril, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.