Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Radiografía de la cara

Generalidades de la prueba

Una radiografía de la cara es una serie de imágenes de los huesos de la cara. Un tipo de radiografía de la cara (llamado serie de los senos paranasales) examina las cavidades llenas de aire (senos paranasales) alrededor de la nariz y de los ojos.

Las radiografías son una forma de radiación, al igual que la luz o las ondas de radio, que se concentran en un haz, de modo muy similar al haz de una linterna. Los rayos X pueden atravesar la mayoría de los objetos, incluido el cuerpo humano. Los rayos X forman una imagen al activar un detector que expone una película o envía la imagen a una computadora. Los tejidos densos del cuerpo, como los huesos, obstruyen (absorben) muchos de los rayos X y adquieren un color blanco en una imagen radiográfica. Los tejidos menos densos, como los músculos y los órganos, obstruyen los rayos X en menor medida (una mayor cantidad de rayos X logra atravesar el cuerpo) y aparecen como sombras grises en una radiografía. Los rayos X que solo atraviesan el aire, como a través de los pulmones, se ven negros en la imagen.

Vea una imagen de los huesos de la cara.

Una radiografía de la cara ayuda a encontrar fracturas óseas, tumores, cuerpos extraños, infecciones y crecimientos anormales o cambios en la estructura ósea o en el tamaño. Se puede tomar una radiografía del ojo (cavidad orbitaria) cuando el ojo ha sufrido una herida. Podría ser necesaria una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés) para comprobar los problemas que se ven en la radiografía.

Por qué se hace

Una radiografía de la cara se hace para:

  • Encontrar problemas de los senos paranasales de la cara y de la nariz como sinusitis o crecimientos anormales (pólipos o tumores).
  • Encontrar fracturas de los huesos faciales y de la nariz.
  • Revisar los huesos alrededor del ojo (cavidad orbitaria).
  • Revisar los senos paranasales antes de una cirugía.
  • Revisar si hay objetos metálicos alrededor de los ojos antes de un examen de imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés).
  • Buscar la causa de dolor en la cara.

Cómo prepararse

Antes de la radiografía, informe a su médico si está o pudiera estar embarazada. Deben considerarse el embarazo y el riesgo de exposición a la radiación para el bebé por nacer (feto). Por lo general, el riesgo de sufrir daños a causa de los rayos X es muy bajo, en comparación con los posibles beneficios de la prueba. Si una radiografía de la cara es absolutamente necesaria, se le colocará un delantal de plomo sobre el abdomen para proteger a su bebé de la exposición a los rayos X.

Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga sobre la necesidad de hacerse la prueba, los riesgos, cómo se hará o lo que significarán los resultados. Para ayudarse a entender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información de pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

No necesita hacer nada más antes de realizarse esta prueba.

Cómo se hace

La radiografía de la cara la toma un técnico radiólogo. Por lo general, las imágenes radiográficas son analizadas por un médico que se especializa en interpretación de radiografías (radiólogo), pero otros médicos también pueden revisarlas.

Deberá quitarse las joyas que podrían interponerse en la imagen radiográfica. También se tendrá que quitar los anteojos y las dentaduras postizas.

Se le puede pedir que se recueste sobre una mesa de rayos X o que se siente en una silla. Son necesarias varias vistas (una serie) de radiografías para obtener imágenes claras de la cara. Es posible que necesite cambiar la posición de la cabeza para cada vista. Debe mantener la cabeza completamente inmóvil durante la toma de imágenes. Se puede utilizar un soporte acolchado, almohadillas de espuma, cintas o saquitos de arena para mantener la cabeza en su lugar mientras se toman las imágenes.

Si se requieren imágenes de las cavidades orbitarias o de los senos paranasales, se las tomarán, por lo general, estando sentado. Se puede utilizar un soporte acolchado para mantener la cabeza inmóvil mientras se toman las imágenes.

Las radiografías de la cara suelen tardar de 10 a 20 minutos. Deberá esperar alrededor de 5 minutos hasta que se procesen las radiografías por si es necesario volver a tomar las imágenes. En algunas clínicas y hospitales, las imágenes radiográficas pueden verse de inmediato en la pantalla de una computadora (digitalmente).

Qué se siente

No sentirá molestia alguna a causa de las radiografías. Es posible que sienta que la camilla para radiografías es dura, y la sala podría estar fría. Quizá le parezca que las posiciones que deba mantener son incómodas o dolorosas, especialmente si tiene una lesión.

Riesgos

Siempre existe un leve riesgo de causar daños en las células o en el tejido por la exposición a cualquier tipo de radiación, inclusive a los niveles bajos de radiación usados para esta prueba. Sin embargo, el riesgo de sufrir daños a causa de los rayos X es, por lo general, muy bajo en comparación con los posibles beneficios de la prueba.

Por ejemplo, la exposición a la radiación de una radiografía de pecho (tórax) es aproximadamente igual a la exposición a la radiación natural recibida durante un viaje en avión de ida y vuelta de Boston a Los Ángeles (de Montreal a Vancouver) o a diez días en las Montañas Rocosas (Denver, Colorado).

Resultados

Una radiografía de la cara es una serie de imágenes de los huesos de la cara. Una radiografía de la cara ayuda a encontrar fracturas óseas, tumores, cuerpos extraños, infecciones y crecimientos anormales o cambios en la estructura ósea o en el tamaño. En una urgencia, el médico puede observar los resultados iniciales de una radiografía de la cara en algunos minutos. En caso contrario, generalmente, el radiólogo tiene listo el informe oficial de la radiografía el día siguiente.

Radiografía de la cara
Normal:

Los huesos de la cara y de la cavidad orbitaria son normales en tamaño y forma.

No se observan objetos extraños ni crecimientos anormales.

No se encontraron huesos rotos.

Los senos paranasales están despejados. No hay presencia de inflamación ni de infección.

Anormal:

Es posible que haya objetos extraños, como fragmentos de metal o de vidrio.

Podría haber huesos rotos, como los huesos nasales o los huesos alrededor del ojo (cavidad orbitaria).

Puede haber signos de una enfermedad que afecte a los huesos de la cabeza o de la cavidad orbitaria.

Se observan crecimientos anormales (tumores).

Pueden estar presentes signos de sinusitis, como líquido en los senos paranasales o un tejido espeso que recubre a los senos paranasales.

Qué afecta esta prueba

Es posible que no pueda realizarse la prueba o que los resultados no sean útiles por diversos motivos, entre los que se incluyen:

  • Si no puede permanecer quieto durante la prueba. Las imágenes pueden no estar claras.
  • En un posible caso de lesión en el cuello. En este caso, podría no ser posible realizar una serie completa de radiografías de la cara.
  • Si tiene un ojo artificial (prótesis de ojo) u otros objetos artificiales o de metal alrededor de la cara. Estos pueden formar una sombra en la radiografía que esconda parte de los huesos.

Para pensar

  • Podría ser necesaria una tomografía computarizada (CT) para comprobar los problemas que se encontraron en la radiografía. Las tomografías computarizadas son mejores que las radiografía para detectar algunos problemas, como trauma facial grave o sinusitis. Las tomografías computarizadas son más costosas que las radiografías de la cara y pueden no estar disponibles en algunas áreas. Se pueden hacer radiografías de la cara y de los senos paranasales cuando no esté disponible una tomografía computarizada. Para obtener más información, consulte el tema Tomografía computarizada (CT) de la cabeza y de la cara.
  • Los resultados de sus radiografías podrían ser diferentes de resultados de pruebas anteriores, debido a que se le hizo la prueba en un centro médico distinto o a que se le hizo una clase diferente de prueba.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Howard Schaff, MD - Diagnóstico en radiología
Última revisión 24 abril, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.