Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Prueba de translucencia nucal

Generalidades de la prueba

La prueba de translucencia nucal es un examen de detección que se hace durante el embarazo. Utiliza una ecografía para medir el grosor de la acumulación de líquido en la nuca del bebé en desarrollo. Si esta zona es más gruesa de lo normal, puede ser una señal temprana de síndrome de Down, trisomía 18 o problemas cardíacos.

La prueba se realiza entre las semanas 11 y 14 del embarazo. Puede hacerse como parte de la prueba de detección del primer trimestre o de la prueba de detección integrada.

La prueba indica la probabilidad de que un bebé pueda tener un problema determinado. No puede decir con seguridad que un bebé tenga un problema. Usted necesitaría un examen de diagnóstico, como una muestra de vellosidades coriónicas (CVS, por sus siglas en inglés) o una amniocentesis, para averiguar con seguridad si el bebé realmente tiene un problema.

Por qué se hace

Una prueba de translucencia nucal se hace para averiguar la probabilidad de que su bebé en desarrollo (feto) pueda tener un riesgo de tener el síndrome de Down u otros problemas.

Cómo prepararse

Es posible que deba tener la vejiga llena para la prueba de translucencia nucal. En ese caso, se le pedirá tomar agua u otros líquidos justo antes del examen y evitar orinar antes de la prueba.

Hable con su médico de cualquier preocupación que tenga sobre la necesidad del examen, sus riesgos, cómo se hace o qué significarán los resultados. Como ayuda en la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Cómo se hace

La mayoría de las veces, una prueba de translucencia nucal la hace un técnico especialmente capacitado en ecografías. Pero la puede hacer un radiólogo o un obstetra que haya recibido capacitación especial para hacer este examen.

Con frecuencia, no es necesario que se quite la ropa para la prueba. Puede subirse la camisa y bajarse la cintura de su falda o pantalones. Si tiene puesto un vestido, se le dará un protector de tela o de papel para ponerse sobre las piernas durante la prueba.

Si debe tener la vejiga llena para la prueba, dígale a su médico o técnico en ecografías si tiene la vejiga tan llena que le duele.

Durante la prueba:

  • Se acostará boca arriba o de lado en una mesa de examen.
  • Le esparcirán un gel sobre el abdomen.
  • Le presionarán un dispositivo manual pequeño que se llama transductor contra el gel en la piel y lo moverán sobre el abdomen. Las imágenes del bebé se ven en un monitor. El técnico o el médico se fijarán en el grosor de la acumulación de líquido en la nuca del bebé y lo medirán.

Al final de la prueba, le limpiarán el gel de la piel. Puede orinar en cuanto finalice la prueba.

La prueba suele durar alrededor de 15 a 20 minutos.

Qué se siente

Durante una prueba de translucencia nucal, es posible que tenga una sensación de presión en la vejiga. Podría sentir que el gel está frío en cuanto se lo apliquen en el abdomen. Sentirá una presión ligera del transductor mientras se lo pasan por el abdomen.

Riesgos

No se conocen riesgos vinculados con una prueba de translucencia nucal, ya sea para usted o para su bebé. Pero puede sentirse ansiosa si la prueba revela que hay una probabilidad mayor de que su bebé pueda tener un problema.

La ecografía es una manera segura de detectar problemas y obtener información sobre su bebé en desarrollo. No utiliza rayos X ni otros tipos de radiación que pueden hacerle daño al bebé.

Resultados

Su médico observará los resultados de la prueba de translucencia nucal para ver si la zona de la nuca del bebé es más gruesa de lo normal.

Prueba de translucencia nucal 1

Normal:

2.5 milímetros (mm) o menos

Anormal:

Mayor de 2.5 mm

Es posible que no reciba de inmediato la información obtenida en la prueba. Por lo general, los resultados completos están disponibles en 1 o 2 días.

¿Cuál es la precisión de la prueba?

La prueba de translucencia nucal puede detectar si su bebé en desarrollo (feto) se halla en un riesgo más alto de lo normal de tener problemas. Pero no puede decir con seguridad que el bebé tenga un problema. Usted necesitaría otra prueba, llamada examen de diagnóstico, para asegurarse.

La exactitud de esta prueba se basa en la frecuencia con que el examen detecta un problema correctamente. Por ejemplo:

  • La prueba de translucencia nucal detecta correctamente el síndrome de Down en 64 a 70 de cada 100 fetos que lo tienen. No descubre el síndrome de Down en 30 a 36 de cada 100 fetos.2
  • La detección del primer trimestre (la translucencia nucal combinada con análisis de sangre) detecta correctamente el síndrome de Down en 82 a 87 de cada 100 fetos que lo tienen. Pero estas pruebas no lo detectan en 13 a 18 de cada 100 fetos.2
  • La prueba de detección integrada (pruebas del primer trimestre más el análisis de sangre de detección triple o cuádruple en el segundo trimestre) detecta correctamente el síndrome de Down en aproximadamente 95 de cada 100 fetos que lo tienen. Esto significa que la prueba no detecta el síndrome de Down en 5 de cada 100 fetos.2

Qué afecta esta prueba

Es posible que los resultados de la prueba de translucencia nucal se vean afectados por:

  • Tener sobrepeso o ser obesa.
  • La presencia de heces (excremento) o aire en los intestinos o en el recto.
  • Una cantidad anormalmente baja de líquido amniótico.
  • Imposibilidad de permanecer quieta durante la prueba.
  • Ciertas posiciones del feto durante la prueba.
  • Un feto muy activo.

Para pensar

Es posible que una prueba de detección indique que el bebé tiene una probabilidad mayor de tener un problema cuando no tiene el problema. Esto se llama resultado de prueba positivo falso. Y también es posible que un examen indique que el bebé no tiene un problema cuando sí lo tiene. Esto se llama resultado de prueba negativo falso.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

American Congress of Obstetricians and Gynecologists (ACOG)
Dirección del sitio web: www.acog.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  2. American College of Obstetricians and Gynecologists (2007, reaffirmed 2011). Screening for fetal chromosomal abnormalities. ACOG Practice Bulletin No. 77. Obstetrics and Gynecology, 109(1): 217–227.

Otras obras consultadas

  • Bianchi DW (2010). Prenatal genetic diagnosis. In CA Gleason, SU Devaskar, eds., Avery's Diseases of the Newborn, 9th ed., pp. 180–185. Philadelphia: Elsevier Saunders.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Siobhan M. Dolan, MD, MPH - Genetista reproductiva
Última revisión 6 noviembre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.