Generalidades de la prueba

Una prueba de densidad ósea mide la densidad de los minerales (como el calcio) presente en los huesos usando una radiografía especial. Esta información se usa para calcular la fortaleza de los huesos.

Todos perdemos algo de masa ósea a medida que envejecemos. Los huesos naturalmente se vuelven más delgados (lo que se llama osteopenia) a medida que envejece, dado que el hueso existente se desintegra más rápido de lo que tarda en producirse hueso nuevo. A medida que ocurre esto, nuestros huesos pierden calcio y otros minerales, y se vuelven más livianos, menos densos y más porosos. Esto debilita los huesos y aumenta la probabilidad de que se quiebren (fractura).

Con pérdida ósea adicional, la osteopenia conduce a osteoporosis. De modo que, cuanto más gruesos sean los huesos, más tiempo demorará en aparecer la osteoporosis. Aunque la osteoporosis puede producirse en los hombres, es más común en mujeres de más de 65 años.

Si su densidad ósea es inferior a lo normal, puede aumentar la densidad y la fuerza de los huesos haciendo ejercicio, levantando pesas o usando aparatos con pesas, consumiendo suficiente calcio y vitamina D, y tomando medicamentos determinados.

Existen varias formas diferentes de medir la densidad ósea.

  • Absorciometría de rayos X de energía dual (DXA, por sus siglas en inglés). Esta es la forma más exacta de medir la densidad ósea. Usa dos haces diferentes de rayos X para calcular la densidad ósea en la columna vertebral y la cadera. Los huesos fuertes y densos permiten que el haz de rayos X los atraviese en menor medida. Se comparan entre sí las cantidades de cada haz de rayos X bloqueados por el hueso y los tejidos blandos. La DXA puede medir incluso una pérdida ósea del 2% por año. Es rápida y usa muy bajas dosis de radiación. Es posible que se use absorciometría de rayos X de energía simple (SXA, por sus siglas en inglés) para medir la densidad ósea del talón y del antebrazo, pero la SXA no se usa con tanta frecuencia como la DXA.
  • Absorciometría de rayos X de energía dual periférica (P-DXA, por sus siglas en inglés). La P-DXA es un tipo de prueba DXA. Mide la densidad de los huesos en los brazos o las piernas, como la muñeca. No puede medir la densidad de los huesos que tienen más probabilidades de quebrarse, como la cadera y la columna vertebral. Las máquinas de P-DXA son unidades portátiles que pueden usarse en un consultorio médico. La P-DXA también usa dosis muy bajas de radiación, y los resultados se obtienen más rápido que en el caso de las mediciones realizadas a través de la DXA estándar. La P-DXA no es tan útil como la DXA para determinar lo bien que está actuando el medicamento usado para tratar la osteoporosis.
  • Absorciometría dual de fotones (DPA, por sus siglas en inglés). Esta prueba usa una sustancia radiactiva para medir la densidad ósea. Puede medir la densidad ósea en la cadera y la columna vertebral. La DPA también usa dosis muy bajas de radiación, pero tiene un tiempo de examen más lento que los otros métodos.

La ecografía es una prueba de detección que a veces se ofrece en eventos tales como ferias de la salud. Solo se usa para determinar si hay problemas. Si los resultados de una ecografía indican una baja densidad ósea, se recomienda realizar una DXA para confirmar los resultados. La ecografía usa ondas sonoras para medir la densidad ósea, por lo general, en el talón. La ecografía es rápida, indolora y no usa radiación posiblemente perjudicial, como los rayos X. Una desventaja de la ecografía es que no puede medir la densidad de los huesos que tienen más probabilidades de fracturarse a causa de la osteoporosis (la cadera y la columna vertebral). La ecografía no se usa para observar lo bien que está actuando el medicamento para la osteoporosis.

Antes de que le examinen para determinar si tiene osteoporosis, se recomienda que piense qué hará si las pruebas indican que su probabilidad de tener osteoporosis es alta.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Osteoporosis: ¿Debería realizarme una prueba de absorciometría de rayos X de energía dual?

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.

Por qué se hace

Se sugiere realizar una prueba de densidad ósea para:

  • Todas las mujeres de 65 años o más y mujeres más jóvenes que corren alto riesgo de huesos fracturados a causa de la osteoporosis.1
  • Hombres con factores de riesgo de osteoporosis, como ser mayores de 70 años de edad.
  • Hombres y mujeres que tengan hiperparatiroidismo.
  • Hombres y mujeres que hayan estado tomando corticosteroides, como prednisona, durante mucho tiempo.
  • Hacer un seguimiento de lo bien que está actuando el tratamiento para la osteoporosis en hombres y mujeres que hayan estado recibiendo tratamiento durante 2 años o más.

Cómo prepararse

Evite usar ropa con botones de metal o con hebillas para la prueba. También se recomienda que se quite cualquier joya que podría interferir en el estudio, por ejemplo un brazalete, si le van a hacer el estudio en la muñeca.

Cómo se hace

Por lo general, el estudio de densidad ósea es realizado por un técnico en una clínica o un departamento de radiología especial. Las máquinas de absorciometría de rayos X de energía dual periférica (P-DXA, por sus siglas en inglés) son unidades portátiles que pueden usarse en un consultorio médico.

Deberá recostarse boca arriba en una mesa acolchada. Por lo general, puede dejarse la ropa puesta. Es posible que deba recostarse con las piernas estiradas o con la parte inferior de las piernas apoyada en una plataforma incorporada en la mesa.

La máquina examinará los huesos y medirá la cantidad de radiación que absorben. La técnica de absorciometría de rayos X de energía dual (DXA, por sus siglas en inglés), que examina la cadera y la parte baja de la columna vertebral, dura alrededor de 20 minutos. Otras técnicas podrían durar entre 30 y 45 minutos.

Las máquinas portátiles (P-DXA) pueden medir la densidad ósea en la muñeca o en el antebrazo.

Hacer la prueba en al menos dos huesos diferentes (preferentemente la cadera y la columna vertebral) en cada oportunidad es la forma más confiable de medir la densidad ósea. Lo mejor es evaluar los mismos huesos y usar la misma técnica de medición y el mismo equipo de densidad ósea en cada oportunidad.

Qué se siente

Una prueba de densidad ósea no causa dolor. Si tiene dolor de espalda, podría resultar incómodo permanecer quieto en una mesa durante el estudio.

Riesgos

Durante un estudio de densidad ósea, usted está expuesto a una dosis muy baja de radiación. El estudio de densidad ósea no se recomienda para las mujeres embarazadas debido a la exposición a la radiación del bebé por nacer.

Resultados

Una prueba de densidad ósea mide la densidad de los minerales (como el calcio) presente en los huesos usando una radiografía especial. Por lo general, los resultados están disponibles en 2 o 3 días.

Los resultados de las pruebas de densidad ósea pueden informarse de varias formas.

Puntaje T

Su puntaje T es su densidad ósea comparada con el puntaje promedio de una persona sana de 30 años. Se expresa como desviación estándar (SD, por sus siglas en inglés), que es una medida estadística que indica lo cerca que está cada persona en un grupo del promedio (media) del grupo. La densidad ósea promedio se determina midiendo la densidad ósea de un grupo grande de personas sanas de 30 años (rango de referencia de adultos jóvenes). Los valores de densidad ósea luego se informan como desviación estándar con respecto a la media de este grupo de referencia. Casi todas las personas de 30 años tienen un valor de densidad ósea dentro de 2 desviaciones estándares de esta media.

  • Un valor negativo (–) significa que tiene huesos más delgados (menor densidad ósea) que los de una persona de 30 años promedio. Cuanto más negativa es la cifra, menor es la densidad ósea en comparación con una persona de 30 años promedio.
  • Un valor positivo (+) significa que los huesos son más gruesos y más fuertes que los de una persona de 30 años promedio.

La siguiente tabla contiene las definiciones de osteoporosis de la Organización Mundial de la Salud en función de los puntajes T de densidad ósea.

Densidad ósea 2
 

Puntaje T

Normal:

Menos de 1 desviación estándar (SD) por debajo del rango de referencia de adultos jóvenes (más de –1)

Baja masa ósea (osteopenia):

De 1 a 2.5 SD por debajo del rango de referencia de adultos jóvenes (de –1 a –2.5)

Osteoporosis:

Más de 2.5 SD por debajo del rango de referencia de adultos jóvenes (–2.5 o menos)

 

Si el resultado de su prueba de densidad ósea es bajo:

  • Usted puede tener osteoporosis. Por lo general, los médicos usan el puntaje T más bajo para diagnosticar la osteoporosis. Por ejemplo, si su puntaje T en la columna vertebral es –3 y su puntaje T en la cadera es –2, se usaría el puntaje T de la columna vertebral para diagnosticar la osteoporosis.
  • Usted tiene una probabilidad mayor que el promedio de quebrarse un hueso. Cuanto más negativo sea su puntaje T, mayores serán sus probabilidades de quebrarse un hueso en una caída o como consecuencia de una lesión menor. Cada cambio de 1 SD significa un aumento dos veces mayor del riesgo de fractura en esa zona. Por ejemplo, si tiene un puntaje T de –1, sus probabilidades de quebrarse un hueso son 2 veces mayores que si su puntaje T fuera 0.

Los valores bajos de densidad ósea podrían deberse a otros problemas, que incluyen lo siguiente:

Puntaje Z

Su valor de densidad ósea también podría compararse con otras personas de su edad, sexo y raza. Esto se llama puntaje Z. Se calcula en desviaciones estándar (SD) con respecto al valor promedio para su grupo de edad.

  • Un valor negativo (–) significa que los huesos son más delgados (menor densidad ósea) y más débiles que los de la mayoría de las personas de su grupo de edad. Cuanto más negativa es la cifra, menor es la densidad ósea en comparación con otras personas de su grupo de edad.
  • Un valor positivo (+) significa que los huesos son más gruesos y más fuertes que los de la mayoría de las personas de su grupo de edad.

Qué afecta esta prueba

Los motivos por los que es posible que no pueda realizarse la prueba de densidad ósea o por los que los resultados podrían no ser útiles incluyen los siguientes:

  • Incapacidad de posicionarse correctamente durante la prueba.
  • Haber tenido un hueso quebrado en el pasado. Esto puede provocar resultados de densidad ósea falsamente altos.
  • Artritis en la columna vertebral. En este caso, los cambios provocados por la artritis en la columna vertebral podrían hacer que la columna vertebral no sea el mejor lugar para medir la osteoporosis.
  • Implantes metálicos debido a una cirugía de reemplazo de cadera o a una fractura de cadera.
  • Haberse hecho una prueba radiográfica que usa bario durante los 10 días antes de la prueba de densidad ósea.

Para pensar

  • Los expertos no están de acuerdo con respecto a qué huesos son mejores para las mediciones de densidad ósea. Los huesos de la parte baja de la columna vertebral y la cadera son los que se evalúan con más frecuencia. Por lo general, estos huesos presentan la mayor pérdida ósea y son más propensos a fracturarse. A veces se miden los huesos de la muñeca. Se hace una ecografía en el hueso del talón.
  • La medición de la densidad ósea debe hacerse solo cuando la información proporcionada por la prueba afectará las decisiones sobre el tratamiento. No es necesario medir la densidad ósea más de una vez cada 2 años para determinar lo bien que está funcionando el tratamiento.
  • El uso de la absorciometría de rayos X de energía dual (DXA, por sus siglas en inglés) para medir la densidad ósea está reemplazando métodos más antiguos, como la absorciometría dual de fotones (DPA, por sus siglas en inglés).
  • Las radiografías comunes no pueden detectar la pérdida ósea leve. El hueso debe haber perdido por lo menos la cuarta parte de su peso para que una radiografía normal pueda detectar el problema.
  • Si su densidad ósea es menor de lo normal, usted puede aumentar la densidad y la fortaleza de los huesos haciendo ejercicio, levantando pesas o usando máquinas para levantar peso, ingiriendo suficiente calcio y vitamina D y tomando algunos medicamentos. Para obtener más información acerca de cómo puede aumentar la fortaleza y la densidad de los huesos, vea el tema Osteoporosis.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. U.S. Preventive Services Task Force (2011). Screening for Osteoporosis: Recommendation Statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf10/osteoporosis/osteors.htm.
  2. Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Liu H, et al. (2008). Screening for osteoporosis in men: A systematic review for an American College of Physicians guideline. Annals of Internal Medicine, 148(9): 685–701.
  • Nayak, S, et al. (2006). Meta-analysis: Accuracy of quantitative ultrasound for identifying patients with osteoporosis. Annals of Internal Medicine, 144 (11): 832–841.
  • Qaseem A, et al. (2008). Screening for osteoporosis in men: A clinical practice guideline from the American College of Physicians. Annals of Internal Medicine, 148(9): 680–684. Also available online: http://www.acponline.org/clinical_information/guidelines/guidelines.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2011). Screening for Osteoporosis: Recommendation Statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf10/osteoporosis/osteors.htm.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Carla J. Herman, MD, MPH - Medicina Geriátrica

Revisado14 noviembre, 2014