Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Pruebas de esófago

Generalidades de la prueba

El esófago es el conducto que conecta la garganta con el estómago. Transporta los alimentos y los líquidos hasta el estómago. Las pruebas de esófago pueden revisar lo bien que funcionan los músculos de este conducto, lo fuerte que es el conducto y el pH (contenido de ácido) del conducto. También pueden detectar la cantidad de gases, líquidos y sólidos que pasan por el esófago y la facilidad con que lo hacen.

Las pruebas más comunes incluyen:

  • Monitorización del pH (prueba de acidez). Esta revisa el contenido de ácido (pH) en el esófago. Un pH bajo durante períodos largos puede indicar que usted a menudo tiene un retorno anormal (reflujo) de ácido estomacal hacia el esófago (enfermedad de reflujo gastroesofágico o GERD, por sus siglas en inglés).
  • Manometría esofágica. Esta revisa la fuerza y el patrón de las contracciones musculares en el esófago. Esta prueba puede detectar:
    • Un esfínter esofágico inferior débil. Esto puede causar reflujo.
    • Contracciones musculares débiles al tragar. Esto podría reducir la velocidad con la que se eliminan los alimentos o el ácido estomacal del esófago.
    • Contracciones muy fuertes (espasmos) que pueden causar dolor de pecho. O pueden hacer que sienta que los alimentos están atascados después de tragar (disfagia).

Se pueden combinar las pruebas de pH o de manometría con una prueba que mide el movimiento y el volumen de gases, líquidos y sólidos a través del esófago. Esta prueba se llama prueba de impedancia intraluminal multicanal o MII, por sus siglas en inglés. Cuando la MII se combina con la manometría, se llama MII-EM. Puede mostrar cómo se contraen los músculos del esófago cuando hay alimentos o líquidos en el esófago. Cuando la MII se combina con las pruebas de pH, se llama MII-pH. Puede detectar el reflujo desde el estómago hacia el esófago y medir tanto la cantidad de reflujo que hay como su nivel de acidez.

Por qué se hace

Las pruebas en el esófago se realizan para:

  • Ayudar a encontrar la causa del dolor de pecho que no es provocado por problemas del corazón.
  • Ayudar a determinar la causa de los síntomas de la GERD si los medicamentos no le han ayudado, y su esófago se ve normal en una endoscopia.
  • Revisar lo bien que está funcionando el tratamiento para la GERD.
  • Detectar espasmos del esófago. Los espasmos pueden causar dolor de pecho y problemas con el modo en que se desplazan los alimentos hasta el estómago.
  • Averiguar si el esófago está funcionando como debería.
  • Revisar cómo funciona el esófago antes de una cirugía para la GERD.

Por lo general, estas pruebas no se hacen si usted tiene GERD y sus síntomas están bien controlados con medicamentos.

Cómo prepararse

Para prepararse para esta prueba:

  • No tome antiácidos (como Tums o Rolaids) durante las 24 horas previas a la prueba.
  • Siga las instrucciones de su médico en cuanto al uso de otros medicamentos antes de la prueba.
  • No beba alcohol ni fume 24 horas antes de la prueba.
  • No coma ni beba nada por un período de 8 a 12 horas antes de la prueba.
  • Dígale a su médico si tiene otros problemas, como agrandamiento de los vasos sanguíneos del esófago, insuficiencia cardíaca u otras afecciones cardíacas.

Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga sobre la necesidad de la prueba, sus riesgos, el modo en que se realizará o el significado de los resultados. Como ayuda para comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Cómo se hace

Le indicarán que se siente. Es posible que le den un medicamento en aerosol para adormecerle la nariz y la garganta. Para cada prueba, le insertarán un tubo delgado y flexible (endoscopio) por la nariz o la boca hasta la parte inferior del esófago y el estómago. Esto puede hacer que sienta como que tiene náuseas. Para ayudar a superar esta sensación, concéntrese en respirar lentamente. Es posible que le tomen el pulso y la presión arterial mientras le introducen el tubo.

Monitorización del pH

  • Le introducirán una sonda que mide el pH por la nariz o por la boca hacia la parte inferior del esófago. Esto le permite a su médico saber si el pH desciende a causa de líquido de su estómago que regresa hacia el esófago.
  • Para realizar una monitorización prolongada del pH, la sonda de pH se conecta a una pequeña grabadora. Debe llevar el aparato ajustado con una correa, alrededor de la cintura o sobre el hombro. La sonda mide el pH del esófago por hasta 24 horas mientras usted realiza sus actividades diarias de rutina. Tendrá que usar un diario para llevar un registro de sus actividades y cualquier síntoma que tenga. Es posible que le pidan que evite alimentos muy ácidos. No podrá bañarse, a menos que sea un cuidadoso baño de esponja, ni hacer cualquier otra cosa que pueda mojar o humedecer el aparato.
  • Para realizar una monitorización inalámbrica del pH, le harán una endoscopia. Le colocarán en el esófago una cápsula que contiene un transmisor sensible al pH. Debe llevar en el bolsillo o en la cintura un pequeño receptor durante un período de tiempo determinado. Tendrá que usar un diario para llevar un registro de sus actividades y cualquier síntoma que tenga. Presionará el botón de síntomas cuando tenga acidez estomacal, dolor de pecho o regurgitación. Se puede bañar durante el período de la prueba. Cuando haya terminado el período de la prueba, le devolverá el receptor y le entregará su diario a su médico para que los evalúe. La cápsula se eliminará de su cuerpo en una evacuación del intestino, generalmente, en pocos días.

Manometría esofágica

  • Tendrá que tragar un pequeño tubo conectado a instrumentos llamados transductores que miden la presión. El tubo tiene orificios que detectan la presión a lo largo del esófago. Se colocará en diferentes partes de su esófago.
  • Se le puede pedir que trague varias veces o que beba líquidos mientras miden la presión.
  • Se le puede pedir que trague, que no trague o que retenga la respiración durante la prueba.
  • Los resultados se ven como un gráfico con un patrón de onda. Esto ayuda a su médico a saber si su esófago está funcionando como debería.

Si le hacen una prueba de impedancia intraluminal multicanal (MII, por sus siglas en inglés) con pH o con manometría, esta prueba se realizará casi de la misma manera que se describió anteriormente. Medirá la cantidad de alimento y de líquido que hay en el esófago, así como también pH o presión.

Qué se siente

Por lo general, el anestésico local que se rocía en la nariz y en la garganta tiene un sabor levemente amargo. Hará que la lengua y la garganta se sientan adormecidas e hinchadas.

Es posible que tenga arcadas o ganas de toser cuando el tubo pase a través de la nariz o de la boca hacia el esófago. La prueba puede ser más llevadera si trata de hacer inspiraciones lentas y profundas. Es posible que no le guste el sabor del lubricante en el tubo.

Si le hacen una prueba que implique la adición de ácido al estómago, es posible que tenga dolor por acidez estomacal y otros síntomas del reflujo ácido.

Si le hacen la monitorización inalámbrica del pH, es posible que pueda sentir la cápsula en el esófago. No sentirá la cápsula cuando se desprenda y pase a través de los intestinos y salga de su cuerpo en las heces.

Una vez que la prueba haya terminado, podría sentir dolor en la nariz y en la garganta. Sin embargo, estos síntomas deberían mejorar en aproximadamente un día.

Riesgos

Existen pocas posibilidades de que llegue a tener problemas debido a una prueba de esófago.

  • Puede tener una hemorragia nasal.
  • Podría tener latidos cardíacos irregulares (arritmias).
  • Al momento de ser insertado, el tubo puede pasar a la tráquea en lugar de pasar al esófago.
  • Podría vomitar material del estómago y, luego, al respirar, este podría ingresar en los pulmones (aspiración).
  • El tubo podría hacer un orificio en el esófago.

Resultados

El esófago es el conducto que conecta la garganta con el estómago. Transporta los alimentos y los líquidos al estómago. Las pruebas de esófago pueden revisar lo bien que funcionan los músculos del conducto, lo fuerte que es el conducto y el pH (contenido de ácido) del conducto. También pueden detectar la cantidad de gases, líquidos y sólidos que se desplaza por el esófago y la facilidad con que pasan.

Por lo general, puede obtener sus resultados dentro de unos pocos días.

Monitorización del pH
Normal:
  • El pH del esófago no es ácido.
  • Si se coloca ácido en el estómago, el pH del esófago no desciende.
Anormal:
  • El pH de la parte inferior del esófago es ácido a menudo.
  • Si se coloca ácido en el estómago, el pH de la parte inferior del esófago desciende.

 

Manometría esofágica
Normal:
Anormal:
  • Hay espasmos musculares en el esófago.
  • Las contracciones a lo largo del esófago son débiles o descoordinadas.
  • La presión en el LES es baja.
  • La presión en el LES es alta y no se relaja después de tragar.

 

Muchas afecciones pueden alterar los resultados de estas pruebas. Su médico hablará con usted sobre sus resultados en relación con sus síntomas y sus antecedentes de salud.

Qué afecta esta prueba

Es posible que no pueda realizarse la prueba, o que los resultados no sean útiles, si:

  • Toma determinados medicamentos. Asegúrese de seguir las instrucciones de su médico acerca de qué medicamentos suspender o tomar antes y durante la prueba.
  • Fuma o bebe alcohol dentro de las 24 horas previas a la prueba.
  • Come o bebe dentro de las 8 horas previas a la prueba, a menos que le estén haciendo la monitorización prolongada del pH en el hogar. Si le están realizando la monitorización prolongada del pH, trate de comer con normalidad y de realizar sus actividades normales.
  • La cápsula inalámbrica de pH se desprende antes de que finalice el tiempo de registro (por lo general, 24 o 48 horas).

Para pensar

  • Pueden tomarse muestras de las secreciones del estómago durante la prueba del pH.
  • Se pueden realizar otras pruebas para ayudar a diagnosticar problemas del esófago. Estas pruebas incluyen la endoscopia del tubo digestivo superior (UGI, por sus siglas en inglés), tránsito esofágico y estudios del tracto gastrointestinal superior (tránsito esofagogastroduodenal).

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Gastroenterological Association (2005). AGA technical review on the clinical use of esophageal manometry. Gastroenterology, 128(1): 209–224.
  • American Gastroenterological Association (2008). American Gastroenterological Association medical position statement on the management of gastroesophageal reflux disease. Gastroenterology, 135(4): 1383–1391.
  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Hirano I, et al. (2007). ACG practice guidelines: Esophageal reflux testing. American Journal of Gastroenterology, 102(3): 668–685.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Jerome B. Simon, MD, FRCPC, FACP - Gastroenterología

Revisado19 junio, 2014

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.