Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Pruebas de audición

Generalidades de la prueba

La prueba de audición (audiometría) es parte de un examen del oído que evalúa la capacidad de una persona para oír mediante la medición de la capacidad del sonido de llegar al cerebro.

Los sonidos que oímos empiezan como vibraciones del aire, de líquidos y de materiales sólidos en el medio ambiente. Las vibraciones producen ondas sonoras, que vibran a una determinada velocidad (frecuencia) y tienen una cierta altura (amplitud). La velocidad de vibración de una onda sonora determina lo alto o bajo que es un sonido (tono). La altura de la onda sonora determina qué tan fuerte es el sonido (volumen).

La audición se da cuando estas ondas sonoras viajan a través del oído y se convierten en impulsos nerviosos. Estos impulsos nerviosos se envían al cerebro, que los "oye".

  • Las ondas sonoras entran al oído a través del canal auditivo (oído externo) y golpean el tímpano (membrana timpánica), que separa el canal auditivo y el oído medio.
  • El tímpano vibra y las vibraciones se mueven a los huesos del oído medio. En respuesta, los huesos del oído medio vibran, amplifican el sonido y lo envían al oído interno.
  • El espacio curvo lleno de líquido del oído interno, a veces llamado laberinto, contiene el órgano sensorial principal de la audición, la cóclea. Las vibraciones sonoras hacen que el líquido en el oído interno se mueva, lo que dobla diminutas células capilares (cilios auditivos) en la cóclea. El movimiento de los cilios auditivos genera impulsos nerviosos que viajan a lo largo del nervio coclear (nervio auditivo u octavo nervio craneal) hasta el cerebro y se interpretan como sonido.

Las pruebas de audición ayudan a determinar qué tipo de pérdida de audición tiene, al medir su capacidad de oír sonidos que llegan al oído interno a través del canal auditivo (sonidos transmitidos por aire) y sonidos transmitidos a través del cráneo (sonidos transmitidos por el hueso).

En la mayoría de las pruebas de audición, le pedirán que responda a una serie de tonos o palabras. Sin embargo, hay algunas pruebas de audición que no requieren una respuesta.

Por qué se hace

Las pruebas de audición se pueden hacer:

  • Para detectar problemas de audición en bebés y en niños pequeños que podrían interferir con su capacidad para aprender, hablar o entender el lenguaje. El United States Preventive Services Task Force (Grupo Especial de Servicios Preventivos de Estados Unidos) recomienda realizar pruebas para detectar la pérdida de audición en todos los recién nacidos.1 Los 50 estados exigen que se realicen pruebas de audición para recién nacidos a todos los bebés nacidos en hospitales. Además, muchas organizaciones de salud y muchos grupos de médicos recomiendan pruebas de detección de rutina. Hable con su médico acerca de si a su hijo le han realizado las pruebas o si debería hacérselas.
  • Para detectar la pérdida de audición en niños y adolescentes. La audición debe ser examinada por un médico en cada consulta de control para el niño. En los niños, una audición normal es importante para el desarrollo adecuado del lenguaje. Algunos problemas del habla, de comportamiento y de aprendizaje en los niños pueden estar relacionados con problemas de audición. Por esta razón, muchas escuelas proporcionan pruebas de audición de rutina cuando los niños empiezan a ir a la escuela. La American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría) recomienda una prueba de audición formal a las edades de 4, 5, 6, 8 y 10 años.2
  • Para evaluar la posible pérdida de audición en cualquier persona que haya notado un problema de audición persistente en uno o ambos oídos o que haya tenido dificultad para entender palabras en una conversación.
  • Para detectar problemas de audición en adultos mayores. A menudo, la pérdida de audición en los adultos mayores se confunde con la disminución de la capacidad mental (por ejemplo, si la persona no parece escuchar o responder a la conversación).
  • Para detectar la pérdida de audición en personas expuestas a ruidos muy fuertes repetidamente o que estén tomando ciertos antibióticos, como gentamicina.
  • Para determinar el tipo y la cantidad de pérdida de audición (conductiva, sensorineural o ambas). En la pérdida de audición conductiva, el movimiento del sonido (conducción) está obstruido o no pasa al oído interno. En la pérdida de audición sensorineural, el sonido llega al oído interno, pero un problema en los nervios del oído o, en casos poco comunes, del cerebro mismo impide una audición adecuada.

Cómo prepararse

Dígale a su médico si:

  • Se ha expuesto recientemente a ruidos dolorosamente fuertes o a un ruido que le hizo zumbar los oídos. Evite los ruidos fuertes durante 16 horas antes de hacerse una prueba completa de audición.
  • Está tomando o ha tomado antibióticos que puedan dañar la audición, como gentamicina.
  • Ha tenido algún problema para escuchar conversaciones normales o ha notado cualquier otro signo de posible pérdida de audición.
  • Ha tenido recientemente un resfriado o una infección del oído.

Antes de iniciar cualquier prueba de audición, el profesional de la salud puede revisar si tiene cerumen en los canales auditivos y quitar el cerumen endurecido, que puede interferir en la capacidad para oír los sonidos o las palabras durante la prueba.

Para que le realicen las pruebas en las que le ponen auriculares, tendrá que quitarse los anteojos, pendientes o sujetadores para el cabello que interfieran en la colocación de los auriculares. El profesional de la salud hará presión en cada oído para determinar si la presión de los auriculares en el oído externo hará que se cierre el canal auditivo. Si es así, le podrían colocar un tubo delgado de plástico en el canal auditivo antes de la prueba para mantenerlo abierto. Los auriculares se colocan en la cabeza y se ajustan a ella.

Si está usando audífonos, pueden pedirle que se los quite para alguna de las pruebas. Pueden pedirle que se lave el cabello antes de hacerse la prueba de respuesta auditiva del tronco encefálico (ABR, por sus siglas en inglés).

Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga en relación con la necesidad de realizarse una prueba de audición, sus riesgos, el modo en que se realizará y el significado de los resultados. Como ayuda para comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Cómo se hace

Las pruebas de audición pueden ser realizadas en un laboratorio de audiometría por un especialista en audición (audiólogo), o por una enfermera, un profesional de la salud, un psicólogo, un terapeuta del habla o un técnico en audiometría en el consultorio de un profesional de la salud, en una escuela o en el lugar de trabajo.

Prueba de susurros

En una prueba de susurros, el profesional de la salud le pedirá que se cubra la abertura de un oído con el dedo. El profesional de la salud estará parado de 1 pie (0.3 m) a 2 pies (0.6 m) detrás de usted y susurrará una serie de palabras. Deberá repetir las palabras que escuche. Si no puede oír las palabras en un susurro suave, el profesional de la salud seguirá diciendo palabras en voz más alta hasta que usted las pueda oír. Cada oído se examina por separado.

Audiometría de tonos puros

En la audiometría de tonos puros, se utiliza una máquina llamada audiómetro para reproducir una serie de tonos a través de auriculares. Los tonos varían en entonación (frecuencia medida en hercios) y volumen (intensidad medida en decibelios). El profesional de la salud controlará el volumen de un tono y reducirá su intensidad hasta que ya no pueda oír. A continuación, el tono se hará más fuerte hasta que pueda oírlo de nuevo. Usted deberá indicar levantando la mano o pulsando un botón cada vez que oiga un tono, aunque el tono que oiga sea muy débil. El profesional de la salud repetirá la prueba varias veces con un tono más agudo cada vez. Cada oído se examina por separado. Luego, le quitarán los auriculares y le colocarán un dispositivo vibratorio especial en el hueso detrás de la oreja. Una vez más, deberá indicar cada vez que oiga un tono.

Pruebas de diapasón

Un diapasón es un dispositivo de metal con dos patas que produce un sonido cuando vibra. El profesional de la salud golpea el diapasón para hacerlo vibrar y producir un sonido. Estas pruebas evalúan lo bien que se desplaza el sonido a través de su oído. A veces, se le colocará el diapasón en la cabeza o detrás de la oreja. Según cómo oiga el sonido, el profesional de la salud puede determinar si hay un problema en los nervios mismos o para que llegue el sonido a los nervios.

Las pruebas de recepción del lenguaje y de reconocimiento de palabras

Las pruebas de recepción del lenguaje y de reconocimiento de palabras miden la capacidad de oír y comprender una conversación normal. En estas pruebas, se le pedirá que repita una serie de palabras simples dichas con distintos grados de intensidad. Una prueba llamada prueba de umbral de espondeos determina el nivel al que puede repetir al menos la mitad de las palabras de una lista de palabras familiares de dos sílabas (espondeos).

La prueba de emisiones otoacústicas (OAE, por sus siglas en inglés)

La prueba de emisiones otoacústicas (OAE) suele usarse para detectar problemas de audición en recién nacidos. En esta prueba, se coloca un micrófono pequeño y suave en el canal auditivo del bebé. Luego, se introducen sonidos a través de una pequeña sonda flexible que se inserta en el oído del bebé. El micrófono detecta la respuesta del oído interno al sonido. Esta prueba no puede distinguir entre la pérdida de audición conductiva y sensorineural.

Prueba de respuesta auditiva del tronco encefálico (ABR, por sus siglas en inglés)

La prueba de respuesta auditiva del tronco encefálico (ABR) detecta la pérdida auditiva sensorineural. En esta prueba, se colocan electrodos en el cuero cabelludo y en cada lóbulo de la oreja. Luego, se envían chasquidos (clics) a través de unos auriculares. Los electrodos monitorizan la respuesta de su cerebro a los chasquidos y registran la respuesta en un gráfico. Esta prueba se conoce también como prueba de respuesta auditiva evocada del tronco encefálico (BAER, por sus siglas en inglés) o prueba de potenciales evocados auditivos del tronco encefálico (ABEP, por sus siglas en inglés).

Qué se siente

Normalmente, una prueba de audición no le hará sentir molestias.

Riesgos

La prueba de audición no tiene riesgos asociados.

Resultados

La prueba de audición es parte de un examen del oído que evalúa la capacidad de una persona para oír.

Resultados de la prueba de audición
Normales
  • Puede oír los susurros con precisión.
  • Puede oír tonos de igual intensidad en ambos oídos.
  • Puede repetir del 90% al 95% de las palabras en una prueba de reconocimiento de palabras.
  • El micrófono detecta emisiones desde el oído interno provenientes de la prueba de emisiones otoacústicas (OAE).
  • Los valores registrados en el gráfico de la prueba de respuesta auditiva del tronco encefálico (ABR) muestran que los nervios del cerebro responsables de la audición están funcionando con normalidad.
Anormales
  • No puede oír los susurros durante una prueba de susurros, o puede oír con un oído, pero no con el otro.
  • Oye el tono más alto en un oído que en el otro.
  • Solo puede oír ciertos sonidos a altos niveles de decibelios.
  • Puede oír los sonidos, pero no puede entender las palabras.
  • No se detectan emisiones desde el oído interno provenientes de la prueba de emisiones otoacústicas (OAE).
  • Los valores registrados en el gráfico de la prueba de respuesta auditiva del tronco encefálico (ABR) muestran que los nervios del cerebro responsables de la audición no están funcionando con normalidad.

 

El sonido se describe en términos de frecuencia e intensidad. Su umbral de audición es cuán intenso debe ser el sonido de una determinada frecuencia para que usted lo escuche.

  • La frecuencia, o tono (si un sonido es bajo o alto), se mide en vibraciones por segundo o hercios (Hz). El oído humano puede oír normalmente las frecuencias desde un sonido muy bajo de 16 Hz hasta un sonido agudo de 20,000 Hz. Las frecuencias de las conversaciones normales en un lugar tranquilo van de 500 Hz a 2,000 Hz.
  • La intensidad, o volumen, se mide en decibelios (dB). El rango normal (umbral o límite inferior) de la audición es de 0 dB a 25 dB. Para los niños, el rango normal es de 0 dB a 15 dB. Los resultados normales indican que oye dentro de estos rangos en ambos oídos.

La siguiente tabla muestra la intensidad que debe tener un sonido para que una persona lo oiga (umbrales de audición) con respecto al grado de pérdida auditiva en adultos:

Tabla de pérdida de audición
Umbral de audición en decibelios (dB) Grado de pérdida de audición Capacidad de escuchar el habla

0–25 dB

Nada

Ninguna dificultad importante

26-40 dB

Leve

Dificultades con el habla débil o distante

41-55 dB

Moderada

Dificultad con el habla conversacional

56-70 dB

Moderada a grave

El habla debe ser fuerte; dificultad con la conversación en grupo

71-90 dB

Grave

Dificultad con el habla fuerte; entiende el habla solo gritada o amplificada

Más de 91 dB

Profunda

Es posible que no entienda el habla amplificada

Qué afecta esta prueba

Es posible que no pueda realizarse la prueba o que los resultados no sean útiles por los siguientes motivos:

  • Incapacidad de cooperar, de seguir instrucciones y de entender el habla lo suficientemente bien como para responder durante la mayoría de las pruebas. Puede resultar difícil realizar pruebas de audición en niños pequeños o en personas con discapacidades físicas o mentales.
  • Problemas en los equipos, como auriculares agrietados o mal ajustados o un audiómetro sin calibrar, o presencia de ruido de fondo.
  • Dificultad para hablar o entender el lenguaje del examinador.
  • Un resfriado o una infección del oído recientes.
  • Exposición a ruidos fuertes en un lapso de 16 horas antes de la prueba.

Para pensar

  • Se pueden realizar otros tipos de pruebas para evaluar la audición. Estas pruebas incluyen:
    • Pruebas de reflectometría acústica (pruebas de timpanometría y de reflejo acústico). Esta prueba de 2 o 3 minutos mide lo bien que el tímpano se mueve en respuesta al sonido. Se inserta la punta suave de un pequeño instrumento en el canal auditivo y se ajusta para lograr un sellado hermético. Luego, se dirige sonido y presión de aire hacia el tímpano. La prueba no es dolorosa, pero se pueden sentir cambios ligeros en la presión o se puede oír un tono.
    • Pruebas vestibulares (pruebas de caída y de desviación del índice). Estas pruebas pueden detectar problemas en las regiones del oído interno que ayudan a controlar el equilibrio y la coordinación. Durante estas pruebas, la persona trata de mantener el equilibrio y la coordinación, mientras mueve los brazos y las piernas de cierta manera, se para sobre un pie, se para con un pie detrás del otro (el talón de un pie en contacto con la punta del otro) y realiza otras maniobras con los ojos abiertos y cerrados. El profesional de la salud se asegurará de que la persona no se caiga. La prueba no requiere una preparación especial.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. U.S. Preventive Services Task Force (2008). Universal Screening for Hearing Loss in Newborns: Recommendation Statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf08/newbornhear/newbhearrs.htm.
  2. American Academy of Pediatrics (2008). Recommendations for preventive pediatric health care. In Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., p. 591. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics. Also available online: http://brightfutures.aap.org/pdfs/Guidelines_PDF/20-Appendices_PeriodicitySchedule.pdf.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2008). Recommendations for preventive pediatric health care. In Bright Futures: Guidelines for Health Supervision of Infants, Children, and Adolescents, 3rd ed., p. 591. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics. Also available online: http://brightfutures.aap.org/pdfs/Guidelines_PDF/20-Appendices_PeriodicitySchedule.pdf.

Créditos

Por El personal de Healthwise
William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Charles M. Myer, III, MD - Otolaringología
Última revisión 8 abril, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.