Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Imágenes por resonancia magnética (MRI) del abdomen

Generalidades de la prueba

Las imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) son una prueba que se hace con un aparato grande que usa un campo magnético e impulsos de energía de ondas de radio para tomar imágenes de los órganos y de las estructuras del interior del abdomen. En muchos casos, la MRI brinda información sobre estructuras del cuerpo que no pueden verse tan bien con una radiografía, una ecografía ni una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés).

En una MRI, se coloca a la persona dentro del imán, de modo que el abdomen quede dentro del campo magnético fuerte. La MRI puede detectar cambios en la estructura de órganos u otros tejidos. También puede detectar daños en los tejidos o enfermedades, como una infección o un tumor. Las imágenes de MRI son imágenes digitales que pueden guardarse y almacenarse en una computadora para estudiarse en más detalle. Las imágenes también pueden ser revisadas en forma remota, como en una clínica o en un quirófano (sala de cirugía). Además, pueden obtenerse fotografías o películas de ciertas imágenes.

En algunos casos, puede utilizarse un material de contraste durante la MRI para mostrar ciertas estructuras de manera más clara. El material de contraste se puede usar para revisar el flujo de sangre, detectar algunos tipos de tumores y mostrar zonas de inflamación o infección.

Si bien la MRI es una prueba segura y valiosa para ver estructuras y órganos dentro del cuerpo, es más cara que otros métodos de imágenes y puede no estar disponible en todos los centros médicos.

Vea imágenes de una máquina de MRI estándar y de una máquina de MRI abierta.

Por qué se hace

El examen de imágenes por resonancia magnética (MRI) del abdomen se realiza para:

  • Detectar problemas o tumores en los tejidos y los órganos abdominales. En algunos casos, la MRI puede indicar si un tumor es no canceroso (benigno) o canceroso (maligno).
  • Controlar los órganos pélvicos y de la parte inferior del abdomen en busca de tumores, sangrado o problemas presentes desde el nacimiento (anomalías congénitas).
  • Detectar un tubo bloqueado o cálculos en el tubo que lleva la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar (conducto biliar).
  • Controlar los órganos y los vasos sanguíneos antes de hacer un trasplante de órganos o una cirugía.

Cómo prepararse

Antes de que se le realice una MRI, infórmeles a su médico y al técnico en MRI si:

  • Es alérgico a algún medicamento. El material de contraste que se usa para la MRI no contiene yodo. Si sabe que es alérgico al material de contraste utilizado para la MRI, infórmele a su médico antes de hacerse otra prueba.
  • Está o pudiera estar embarazada.
  • Tiene cualquier metal implantado en el cuerpo. Esto ayuda a su médico a saber si la prueba es segura para usted. Dígale a su médico si tiene:
    • Dispositivos del corazón o de los vasos sanguíneos, como un stent (endoprótesis) en una arteria coronaria, un marcapasos, un desfibrilador cardioversor implantable (ICD, por sus siglas en inglés) o una válvula cardíaca de metal.
    • Clavos de metal, pinzas o partes metálicas en el cuerpo, incluidos prótesis ortopédicas y arreglos dentales o frenos.
    • Cualquier otro dispositivo médico implantado, como una bomba de infusión de medicamentos o un implante coclear.
    • Implantes metálicos cosméticos, como en sus orejas, o delineador de ojos tatuado.
  • Recientemente le han realizado una cirugía de un vaso sanguíneo. En algunos casos, es posible que no se le pueda realizar la MRI.
  • Tiene puesto un dispositivo intrauterino (DIU). Un DIU podría impedir que le realicen la MRI.
  • Se pone muy nervioso en lugares cerrados. Debe mantenerse muy quieto dentro del imán de MRI, por lo que puede necesitar medicamentos para ayudarlo a relajarse. O bien, podría hacerse la prueba con el equipo de MRI abierto. Esta máquina no es tan cerrada como las máquinas de MRI estándar.
  • Tiene cualquier otra afección de salud, como problemas renales o anemia drepanocítica, que pueden impedirle hacerse una MRI con material de contraste.
  • Usa algún parche medicinal. Es posible que la MRI le cause una quemadura en el sitio del parche.

Para hacer algunas MRI abdominales, pueden indicarle que no coma ni beba antes de la prueba.

Es posible que deba firmar un formulario de consentimiento que indique que comprende los riesgos de una MRI abdominal y que acepta realizarse la prueba. Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga sobre la necesidad de la prueba, sus riesgos, el modo en que se realizará o el significado de los resultados. Para ayudarlo a comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Si le dan un medicamento (sedante) para ayudarlo a relajarse, es posible que deba contar con alguien para que lo lleve a su hogar después de la prueba.

Cómo se hace

Por lo general, un examen de imágenes por resonancia magnética (MRI) es realizado por un técnico en MRI. Las imágenes suelen ser interpretadas por un radiólogo. Sin embargo, otros tipos de médicos también pueden interpretar una MRI.

Deberá quitarse todos los objetos metálicos (como audífonos, dentaduras postizas, joyas, relojes y broches de cabello) del cuerpo debido a que estos objetos podrían ser atraídos hacia el imán potente que se usa para la prueba.

Deberá quitarse toda o casi toda la ropa, según la zona que se examine (es posible que no tenga que quitarse la ropa interior si esta no se interpone en la prueba). Se le proporcionará una bata para que use durante la prueba. Si le permiten que se deje algo de ropa puesta, debe sacar de los bolsillos todas las monedas y las tarjetas (como tarjetas de crédito o de débito) que tengan bandas magnéticas debido a que el imán de MRI podría borrar la información contenida en las tarjetas.

Durante la prueba, se deberá acostar boca arriba en una mesa que forma parte del resonador de MRI. Es posible que le sujeten la cabeza, el pecho (tórax) y los brazos con correas para ayudarlo a permanecer quieto. La mesa se deslizará dentro del espacio que contiene el imán. Es posible que se le coloque un dispositivo llamado bobina sobre la zona o alrededor de la zona que se debe examinar. Es posible que se use una correa especial para sentir su respiración. Esta correa hace que la máquina tome la imagen en el momento adecuado.

Algunas personas se sienten nerviosas (claustrofóbicas) dentro del imán de MRI. Si esto le impide permanecer quieto, le pueden dar un medicamento (sedante) para ayudarlo a relajarse. Se fabrican algunas máquinas de MRI (que se llaman máquinas de MRI abiertas) para que el imán no encierre la totalidad del cuerpo. Las máquinas de MRI abiertas podrían ser útiles si usted es claustrofóbico. Vea imágenes de una máquina de MRI estándar y de una máquina de MRI abierta.

Dentro del resonador, oirá un ventilador y sentirá aire en movimiento. También es posible que oiga ruidos de golpeteos o chasquidos a medida que se toman las imágenes de MRI. Es posible que le den tapones para los oídos o auriculares con música para reducir el ruido. Es muy importante mantenerse quieto por completo mientras se realiza la resonancia. Es posible que le pidan que contenga la respiración durante breves períodos.

Pueden darle un medicamento, como el glucagón, para reducir las evacuaciones intestinales en algunos exámenes de MRI.

Durante la prueba, es posible que se encuentre solo en la sala donde se encuentra el resonador. Sin embargo, el técnico lo observará a través de una ventana. Podrá hablarle al técnico a través de un intercomunicador de dos vías.

Si se requiere un material de contraste, el técnico se lo administrará a través de una vena del brazo o la mano (por vía intravenosa o IV). El material podría administrarse por 1 o 2 minutos. Luego, se realizan más MRI.

Por lo general, una MRI dura entre 30 y 60 minutos, pero puede durar hasta 2 horas.

Qué se siente

El campo magnético o las ondas de radio que se usan para la MRI no le causarán dolor. Es posible que sienta que la mesa donde está recostado es dura, y la sala podría estar fría. Es posible que se sienta cansado o adolorido por estar recostado en una misma posición durante mucho tiempo.

Si se usa un material de contraste, es posible que tenga una sensación de frío y que presente enrojecimiento cuando se coloca el material por vía intravenosa.

En raras ocasiones, podría sentir:

  • Un hormigueo en la boca si tiene empastes dentales metálicos.
  • Calor en la zona que se está examinando. Esto es normal. Infórmele al técnico si tiene náuseas, vómitos, dolor de cabeza, mareos, dolor, ardor o problemas para respirar.

Riesgos

No se conocen efectos perjudiciales a causa del campo magnético potente que se usa en una MRI. Sin embargo, el imán es muy potente. El imán podría afectar los marcapasos, las prótesis ortopédicas y otros dispositivos médicos que contengan hierro. El imán detendrá un reloj que se encuentre cerca del imán. Cualquier objeto metálico suelto tiene el riesgo de causar daño si el imán potente lo atrae.

Las partes metálicas en los ojos pueden dañar la retina. Si es posible que tenga fragmentos de metal en el ojo, se le podría realizar una radiografía de los ojos antes de la MRI. Si se encuentra metal, la MRI no se realizará.

Los pigmentos de hierro presentes en los tatuajes o en el delineado de ojos tatuado pueden causar irritación de la piel o de los ojos.

La MRI puede causar una quemadura con algunos parches medicinales. Asegúrese de informarle a su médico si está usando un parche.

Existe un leve riesgo de tener una reacción alérgica si se usa material de contraste durante la MRI. Sin embargo, la mayoría de las reacciones son leves y pueden tratarse con medicamentos. El material de contraste que contiene gadolinio puede causar un problema grave (llamado fibrosis sistémica nefrogénica) en personas con insuficiencia renal. Si tiene una disminución de la función renal o una enfermedad renal grave, infórmeselo a su médico antes de que le realicen una MRI.

Si se utilizó un material de contraste, también hay un riesgo leve de infección en el sitio de la vía intravenosa.

Resultados

Las imágenes por resonancia magnética (MRI) son una prueba que se hace con un aparato grande que usa un campo magnético e impulsos de energía de ondas de radio para tomar imágenes de los órganos y de las estructuras del interior del abdomen.

Es posible que el radiólogo hable con usted acerca de los resultados iniciales de la MRI inmediatamente después de la prueba. Por lo general, los resultados completos están listos para su médico en 1 o 2 días.

A veces, la MRI puede detectar un problema en un tejido o en un órgano que no se ve en una radiografía, una ecografía o una tomografía computarizada (CT), aun cuando el tamaño y la forma del tejido o el órgano parecen normales.

Imágenes por resonancia magnética (MRI) del abdomen
Normal:

Los órganos y los vasos sanguíneos son normales en forma, tamaño y ubicación.

No hay crecimientos anormales, por ejemplo, tumores.

No se encuentra ningún bloqueo en los conductos que drenan el hígado, la vesícula biliar o el páncreas.

No se encuentra ningún bloqueo en los tubos (uréteres) que salen de los riñones.

No hay sangrado, acumulación anormal de líquido, obstrucción en el flujo de sangre ni protuberancias en los vasos sanguíneos (aneurismas).

No hay señales de inflamación ni de infección.

Anormal:

Un órgano es demasiado grande, demasiado pequeño o está en un lugar incorrecto. La MRI también puede mostrar zonas de cicatrización o una lesión.

Se encuentran crecimientos, como tumores que podrían ser benignos o cancerosos. Puede haber señales de infección.

Hay acumulación de líquido, que podría indicar que tiene sangrado interno o una infección.

Hay una protuberancia en la pared de un vaso sanguíneo (aneurisma). También se puede encontrar un bloqueo o estrechamiento de un vaso sanguíneo.

Hay un bloqueo en los conductos biliares. Las razones del bloqueo pueden incluir un cálculo biliar, un tumor, una infección o una inflamación.

Hay un bloqueo en los tubos que salen de los riñones (uréteres). Las razones del bloqueo pueden incluir un cálculo renal, un tumor, una infección o una inflamación.

Qué afecta esta prueba

Es posible que no pueda realizarse la prueba o que los resultados no sean útiles por los siguientes motivos:

  • Estar embarazada. Por lo general, no se realiza una MRI durante el embarazo. En algunos casos, se puede hacer una MRI sin peligro más tarde en su embarazo si su médico quiere examinar su vientre o a su bebé en desarrollo para detectar problemas.
  • Tener dispositivos médicos que usen objetos electrónicos, como un marcapasos o una bomba de infusión de medicamentos. El imán de MRI puede causar problemas con estos dispositivos.
  • Tener dispositivos médicos que contienen metal, que puede hacer que las imágenes detalladas de la MRI salgan borrosas. Esto podría impedir que su médico vea el órgano que se examina. Por ejemplo, un dispositivo intrauterino (DIU) con metal podría impedir que su médico vea el útero de manera clara.
  • No poder permanecer quieto durante la prueba.
  • Ser obeso. Una persona que tiene mucho sobrepeso podría no caber en las máquinas de MRI estándar.

Para pensar

  • A veces, los resultados de los exámenes de MRI podrían diferir de los resultados de las tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés), las ecografías o las radiografías debido a que la MRI es más específica.
  • Por lo general, se hace una tomografía computarizada abdominal o una ecografía abdominal antes de una MRI del abdomen. Otra prueba que puede hacerse antes o después de una MRI del abdomen se llama colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP, por sus siglas en inglés). Para obtener más información, vea los temas Tomografía computarizada (CT) del cuerpo, Ecografía abdominal y Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP).
  • En la actualidad, se fabrican máquinas de MRI abiertas para que el imán no lo rodee por completo. Las máquinas de MRI abiertas son útiles para las personas claustrofóbicas u obesas. Sin embargo, estas máquinas no están disponibles en todas partes. Además, es posible que estas máquinas no puedan realizar todos los estudios necesarios para verificar si hay problemas.
  • La angiografía por resonancia magnética (MRA, por sus siglas en inglés) es un método especial de MRI que estudia los vasos sanguíneos y el flujo de sangre. Para obtener más información, vea el tema Angiografía por resonancia magnética (MRA).

Referencias

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Howard Schaff, MD - Diagnóstico en radiología
Última revisión 29 noviembre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.