Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Análisis de heces

Generalidades de la prueba

El análisis de heces es una serie de pruebas que se realizan en una muestra de heces (materia fecal) para ayudar a diagnosticar ciertas afecciones que afectan el tubo digestivo. Estas afecciones pueden incluir infección (como de parásitos, virus o bacterias), absorción deficiente de nutrientes o cáncer.

Para realizar el análisis de heces, se recoge una muestra de heces en un frasco limpio y, luego, se envía al laboratorio. El análisis de laboratorio incluye un examen microscópico, pruebas químicas y pruebas microbiológicas. Se evaluarán el color, la consistencia, la cantidad, la forma y el olor de las heces y la presencia de mucosidad. Las heces se pueden examinar para determinar si hay sangre oculta, grasa, fibras de carne, bilis, glóbulos blancos y azúcares, llamados sustancias reductoras. También se puede medir el pH de las heces. El cultivo de heces se realiza para averiguar si la causa de una infección son bacterias.

Por qué se hace

El análisis de heces se hace para:

  • Ayudar a identificar enfermedades del tubo digestivo, del hígado y del páncreas. Se pueden evaluar ciertas enzimas (como tripsina o elastasa) en las heces para ayudar a determinar lo bien que funciona el páncreas.
  • Ayudar a encontrar la causa de síntomas que afectan el tubo digestivo, como diarrea prolongada o sanguinolenta (con sangre), aumento de gases, náuseas, vómitos, pérdida del apetito, abotagamiento, dolor y cólicos abdominales, y fiebre.
  • Detectar cáncer de colon, al revisar si hay sangre oculta.
  • Buscar parásitos, como oxiuros o Giardia.
  • Buscar la causa de una infección, como bacterias, hongos o virus.
  • Determinar si hay absorción deficiente de nutrientes del tubo digestivo (síndrome de mala absorción). Para realizar esta prueba, se recolectan las heces durante un período de 72 horas y luego se examina en busca de grasa (y a veces fibras de carne). Esta prueba se llama recolección de heces de 72 horas o prueba cuantitativa de grasa fecal.

Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga sobre la necesidad de la prueba, sus riesgos, el modo en que se realizará o el significado de los resultados. Para ayudarlo a comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Cómo prepararse

Muchos medicamentos pueden cambiar los resultados de esta prueba. Deberá evitar ciertos alimentos, según el tipo de análisis de heces al que se someta. Tal vez tenga que dejar de tomar medicamentos, como antiácidos, medicamentos antidiarreicos, antiparasitarios, antibióticos, laxantes o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) por 1 o 2 semanas antes de la prueba. Asegúrese de informar a su médico acerca de todos los medicamentos sin receta y recetados que toma.

Asegúrese de informarle a su médico si:

  • Recientemente se hizo una prueba de radiografía con material de contraste de bario, como un enema opaco o una serie gastrointestinal superior (esofagografía). El bario puede interferir con los resultados de la prueba.
  • Viajó en los últimos meses o semanas, sobre todo si viajó fuera del país. Esto le ayuda a su médico a buscar los parásitos, los hongos, los virus o las bacterias que puedan estar causando un problema.

Si las heces se analizarán para determinar la presencia de sangre, es posible que deba evitar ciertos alimentos por 2 o 3 días antes de la prueba. Esto depende de qué tipo de prueba de heces se realice. Y no se haga la prueba durante su período menstrual o si tiene sangrado activo por hemorroides. Si no está seguro de cómo prepararse, pregúntele a su médico.

No use para pruebas una muestra de heces que haya estado en contacto con desinfectantes para inodoros que ponen el agua azul.

Cómo se hace

Las muestras de heces se pueden recoger en casa, en el consultorio del médico, en una clínica o en el hospital. Si recoge las muestras en casa, le darán kits de recolección de heces para usar cada día. Cada kit contiene aplicadores y dos frascos estériles.

Es posible que deba recolectar más de una muestra en el periodo de 1 a 3 días. Siga el mismo procedimiento todos los días.

Recoja la muestra de la siguiente manera:

  • Orine antes de recoger las heces para que no haya nada de orina en la muestra de heces.
  • Póngase guantes antes de manipular las heces. Las heces pueden contener microbios que propaguen la infección. Lávese las manos después de quitarse los guantes.
  • Evacue el intestino (sin orinar) en un recipiente seco. Es posible que le den una bacinilla de plástico que se puede colocar debajo del asiento del inodoro para recoger las heces.
    • Se pueden recoger heces sólidas o líquidas.
    • Si tiene diarrea, puede pegar una bolsa de plástico al asiento del inodoro para facilitar el proceso de recolección y, luego, colocar la bolsa en un recipiente de plástico.
    • Si está estreñido, le podrían realizar un enema pequeño.
    • No recoja la muestra de la taza del inodoro.
    • No mezcle papel higiénico, agua o jabón con la muestra.
  • Tape el recipiente y etiquételo con su nombre, el nombre de su médico y la fecha en que se recogieron las heces. Use un frasco para la muestra de cada día y recolecte una muestra solo una vez al día, a menos que su médico le dé otras indicaciones.

Lleve el recipiente cerrado herméticamente al consultorio de su médico o al laboratorio lo más pronto posible. Es posible que tenga que entregar su muestra al laboratorio a una hora determinada. Dígale a su médico si cree que podría tener problemas para llevar la muestra al laboratorio a tiempo.

Si se recolectan las heces en la oficina de su médico o en el hospital, deberá pasarlas a un frasco plástico que se coloca debajo del asiento del inodoro o en un orinal de cama. Un profesional de la salud embalará la muestra para el análisis de laboratorio.

Si la muestra se analizará para detectar grasas cuantitativas, tendrá que recoger las heces durante 3 días seguidos. Deberá comenzar a recoger las heces en la mañana del primer día. Las muestras se colocan en un frasco grande y, luego, se refrigeran.

Si tiene síntomas digestivos después de viajar fuera del país, es posible que tenga que recoger varias muestras de heces en un lapso de 7 a 10 días.

Las muestras de bebés y de niños pequeños se pueden recoger de los pañales (si las heces no están contaminados con orina) o con un tubo de vidrio de poco diámetro que se introduce en el recto del bebé mientras el bebé está en el regazo de un adulto.

A veces, se recoge una muestra de heces con un hisopo rectal que contiene un conservante. El hisopo se introduce en el recto, se gira suavemente y, luego, se retira. Se coloca en un recipiente limpio y seco y se envía al laboratorio de inmediato.

Qué se siente

No sentirá dolor mientras recolecta una muestra de heces. Si está estreñido, puede ser doloroso esforzarse para eliminar las heces.

Si el profesional de la salud recoge la muestra con un hisopo rectal, puede sentir algo de presión o molestia a medida que el hisopo se introduce en el recto.

Riesgos

Cualquier muestra de heces puede contener microbios que pueden propagar enfermedades. Es importante que se lave las manos cuidadosamente y que use técnicas de manejo cuidadoso para evitar la propagación de una infección.

Resultados

El análisis de heces es una serie de pruebas que se realizan en una muestra de heces (materia fecal) para ayudar a diagnosticar ciertas afecciones que afectan el tubo digestivo.

Los valores normales enumerados aquí, llamados límites de referencia, son solo una guía. Estos límites varían de un laboratorio a otro, y su laboratorio puede tener límites diferentes para indicar lo que es normal. El informe de laboratorio debe incluir los límites que usa su laboratorio. Además, su médico evaluará los resultados en función de su salud y de otros factores. Esto significa que un resultado que esté fuera de los valores normales enumerados aquí aún puede ser normal para usted o su laboratorio.

Los resultados del análisis de heces suelen demorar de 1 a 3 días como mínimo.

Análisis de heces
Normal:

Las heces son de color marrón y consistencia suave y sólida.

Las heces no contienen sangre, mucosidad, pus, fibras de carne indigestas, bacterias perjudiciales, virus, hongos o parásitos.

Las heces tienen forma de tubos.

El pH de las heces es de 7.0–7.5.1

El excremento contiene menos de 0.25 gramos por decilitro (g/dL)[menos de 13.9 milimoles por litro (mmol/L)] de los azúcares llamados factores reductores.1

Las heces contienen de 2 a 7 gramos de grasa por 24 horas (g/24h).1

Anormal:

Las heces son de color negro, rojo, blanco, amarillo o verde.

Las heces son líquidas o muy duras.

Hay demasiada cantidad de heces.

Las heces contienen sangre, mucosidad, pus, fibras de carne indigestas, bacterias perjudiciales, virus, hongos o parásitos.

Las heces contienen niveles bajos de enzimas, como tripsina o elastasa.

El pH de las heces es inferior a 7.0 o superior a 7.5.

Las heces contienen 0.25 g/dL (13.9 mmol/L) o más de los azúcares llamados factores reductores.

Las heces contienen más de 7 g/24h de grasa (si su consumo de grasa es aproximadamente 100 g por día).

 

Muchas afecciones pueden afectar los resultados del análisis de heces. Su médico hablará con usted sobre cualquier resultado anormal que pueda estar relacionado con sus síntomas y sus antecedentes de salud.

Valores anormales

  • Los niveles altos de grasa en las heces pueden ser causados por enfermedades como la pancreatitis, el esprúe (enfermedad celíaca), la fibrosis quística u otros trastornos que afectan la absorción de grasas.
  • La presencia de fibras de carne indigestas en las heces puede ser causada por pancreatitis.
  • Un pH bajo puede ser causado por la absorción deficiente de carbohidratos o grasas. Las heces con un pH alto pueden indicar la inflamación de los intestinos (colitis), cáncer o el uso de antibióticos.
  • La sangre en las heces puede indicar sangrado en el tubo digestivo.
  • Los glóbulos blancos en las heces pueden ser causados por la inflamación de los intestinos, como la colitis ulcerosa, o una infección bacteriana.
  • Los rotavirus son una causa común de diarrea en niños pequeños. Si hay diarrea, se pueden realizar pruebas para buscar rotavirus en las heces.
  • Los niveles altos de factores reductores en las heces pueden indicar un problema para digerir algunos azúcares.
  • Los niveles bajos de factores reductores pueden ser causados por el esprúe (enfermedad celíaca), la fibrosis quística o la desnutrición. Los medicamentos como la colchicina (para tratar la gota) o las píldoras anticonceptivas también pueden causar niveles bajos.

Qué afecta esta prueba

Es posible que no pueda realizarse la prueba o que los resultados no sean útiles por los siguientes motivos:

  • Tomar medicamentos, como antibióticos, antidiarreicos, bario, bismuto, hierro, ácido ascórbico, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y magnesio.
  • Contaminar una muestra de heces con orina, sangre de un período menstrual o de una hemorroide sangrante, o productos químicos del papel higiénico y las toallas de papel.
  • Exponer la muestra de heces al aire o mantenerla a temperatura ambiente o no enviar la muestra a un laboratorio 1 hora después de recolección.

Para pensar

  • Las heces se pueden analizar para detectar sangre oculta. Para obtener más información, consulte el tema Análisis de sangre oculta en materia fecal (FOBT).
  • El cultivo de heces se realiza para detectar la causa de una infección, como bacterias, virus, hongos o un parásito. Para obtener más información, vea el tema Cultivo de heces.
  • La prueba del tiempo de tránsito intestinal se realiza para ayudar a encontrar la causa del movimiento anormal de los alimentos por el tubo digestivo. Para obtener más información, vea el tema Tiempo de tránsito intestinal.
  • La prueba de absorción de D-xilosa se realiza para ayudar a diagnosticar problemas que impiden al intestino delgado absorber los nutrientes de los alimentos. Esta prueba puede se puede realizar cuando hay síntomas del síndrome de mala absorción (como diarrea crónica, pérdida de peso y debilidad). Para obtener más información, vea el tema Prueba de absorción de D-xilosa.
  • El análisis de heces para medir tripsina o elastasa no es tan confiable como la prueba de sudor para detectar la fibrosis quística. Para obtener más información, vea el tema Prueba de sudor.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Jerome B. Simon, MD, FRCPC, FACP - Gastroenterología
Última revisión 7 marzo, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.