Generalidades de la prueba

Un examen del oído es una evaluación minuciosa de los oídos que se realiza para determinar si hay problemas en estos órganos, como pérdida de la audición, dolor, secreción, bultos o presencia de objetos. Un examen del oído puede detectar problemas en el canal auditivo, en el tímpano y en el oído medio, como infección, exceso de cerumen o presencia de un objeto, como un frijol (habichuela) o una cuenta.

Durante un examen del oído, se utiliza un instrumento llamado otoscopio para examinar el conducto auditivo externo y el tímpano. El otoscopio es un instrumento portátil que tiene una luz, una lente de aumento y una pieza para visualización en forma de embudo con un extremo puntiagudo estrecho llamado espéculo. Un otoscopio neumático tiene una pera de goma que su médico puede apretar para insuflar aire en el conducto auditivo y así ver cómo se mueve el tímpano.

Por qué se hace

Un examen del oído se puede hacer con los siguientes objetivos:

  • Ser parte de un examen físico de rutina.
  • Detectar la pérdida de la audición en bebés y niños.
  • Determinar la causa de síntomas como dolor de oídos, sensación de presión o de tener algo en los oídos, o pérdida de la audición.
  • Determinar si hay cerumen acumulado en exceso o un objeto en el conducto auditivo.
  • Localizar una infección de oído. La infección puede afectar al canal auditivo externo (otitis externa) solamente o al oído medio detrás del tímpano (otitis media).
  • Controlar la eficacia del tratamiento para un problema del oído.

Cómo prepararse

Es importante permanecer inmóvil durante el examen del oído. Un niño pequeño debe recostarse con la cabeza girada hacia un costado o sentarse en el regazo de un adulto con la cabeza apoyada firmemente en el pecho del adulto. Los niños mayores y los adultos pueden sentarse con la cabeza ligeramente inclinada hacia el hombro opuesto al oído que se examinará.

Es posible que su médico tenga que quitar el cerumen para ver el tímpano.

Cómo se hace

Un examen del oído se puede hacer en un consultorio médico, en una escuela o en el lugar de trabajo.

Durante el examen del oído, el médico utiliza un instrumento especial llamado otoscopio para mirar dentro del canal auditivo y ver el tímpano.

Su médico tirará la oreja hacia atrás con suavidad y un poco hacia arriba para alinear el conducto auditivo. Si se examinará a un bebé menor de 12 meses, el oído se tirará hacia abajo y hacia afuera para alinear el conducto auditivo externo. Luego, el médico introducirá el extremo puntiagudo (espéculo) del otoscopio en el oído y lo desplazará suavemente por el medio del canal auditivo para no irritar el revestimiento del canal. El médico examinará cada tímpano (membrana timpánica).

El uso de un otoscopio neumático permite al médico ver cómo está el tímpano y cómo se mueve al modificar la presión dentro del canal auditivo. Además, lo ayuda a determinar si existe algún problema con la trompa de Eustaquio o si hay líquido detrás del tímpano (otitis media con derrame). Un tímpano normal se flexionará hacia adentro y hacia afuera en respuesta a los cambios de presión.

Qué se siente

El examen físico del oído con un otoscopio suele ser indoloro. Si usted tiene una infección en el oído, la introducción del otoscopio en el canal auditivo puede causar algo de dolor o una molestia leve.

Riesgos

El extremo puntiagudo del otoscopio puede irritar el revestimiento del conducto auditivo, pero esto generalmente se puede evitar mediante la introducción lenta y cuidadosa del otoscopio. Si el otoscopio raspa el revestimiento del conducto auditivo, esto rara vez produce sangrado o infección.

Resultados

Un examen del oído es una evaluación minuciosa de los oídos que se realiza para determinar si hay problemas en estos órganos, como dolor, secreción, bultos o presencia de objetos.

Resultados de un examen del oído
Normal:
  • Los conductos auditivos varían en tamaño, forma y color.
  • El canal auditivo es de color piel, está revestido con pequeños vellos y por lo general tiene algo de cerumen color marrón amarillento.
  • El tímpano es normalmente de color blanco nacarado o gris claro, y se puede ver a través de él.
  • Además, se puede ver uno de los huesecillos del oído medio.
  • El tímpano se mueve ligeramente cuando se insufla aire en el oído.
Anormal:
  • Tocar el oído externo, moverlo o tirar de él causa dolor.
  • El conducto auditivo es de color rojo, está sensible, hinchado o lleno de pus verde amarillento.
  • El tímpano es de color rojo y abultado o se ve opaco y ligeramente hacia adentro (retraído).
  • Se observa líquido o burbujas de color amarillo, gris o ámbar detrás del tímpano.
  • Hay un agujero en el tímpano (perforación) o cicatrices blancuzcas sobre la superficie del tímpano.
  • El tímpano no se mueve como debería cuando se insufla aire en el oído.

Qué afecta esta prueba

Es posible que usted no pueda realizarse la prueba o que los resultados no sean útiles por los siguientes motivos:

  • Cera, suciedad o presencia de un objeto, como un frijol (habichuela) o una cuenta, que ocultan u obstruyen el tímpano (membrana timpánica) en el conducto auditivo. Es posible que su médico tenga que limpiar el canal auditivo antes de examinar el oído.
  • El llanto. Un niño pequeño que está disgustado o llorando puede tener los tímpanos de color rojo. Este enrojecimiento se puede confundir con una infección de oído.
  • La incapacidad de algunos niños de quedarse quietos durante el examen.

Para pensar

  • Se pueden utilizar otros tipos de pruebas para examinar el oído y evaluar la audición. Estas pruebas incluyen:
    • Pruebas de impedancia acústica (pruebas de timpanometría y de reflejo acústico). Esta prueba de 2 a 3 minutos mide qué tan bien el oído medio transmite el sonido. Se introduce la punta suave de un pequeño instrumento en el conducto auditivo externo y se ajusta para lograr un sellado hermético. Después se dirigen sonido y presión de aire hacia el tímpano. La prueba no es dolorosa, pero se pueden sentir cambios ligeros en la presión o se puede escuchar un tono.
    • Pruebas vestibulares (pruebas de caída y de desviación de punto fijo ("past-pointing")). Estas pruebas pueden detectar problemas en las áreas del oído interno que ayudan a controlar el equilibrio y la coordinación. Durante estas pruebas, usted tratará de mantener el equilibrio y la coordinación mientras mueve los brazos y las piernas de determinada manera, se para sobre un pie, se para sobre el talón y luego sobre la punta del pie, y realiza otras maniobras con los ojos abiertos y cerrados. Su profesional de la salud se asegurará de que usted no se caiga.
  • Si su hijo tiene infecciones del oído recurrentes, es posible que su médico le sugiera que compre un otoscopio simple a la venta para su uso en el hogar. Para aprender más, vea el tema Examen del oído en el hogar.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Committee on Practice and Ambulatory Medicine, Bright Futures Periodicity Schedule Workgroup (2014). 2014 recommendations for pediatric preventive health care. Pediatrics, published online February 24, 2014. DOI: 10.1542/peds.2013–4096. Accessed March 7, 2014.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Susan C. Kim, MD - Pediatría
Revisor médico especializado Charles M. Myer, III, MD - Otolaringología

Revisado14 noviembre, 2014