Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica

Generalidades de la prueba

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP, por sus siglas en inglés) examina los tubos (conductos) que drenan el hígado, la vesícula biliar y el páncreas. Se utilizan un instrumento de observación iluminado y flexible (endoscopio) y radiografías.

El endoscopio se introduce por la boca y se lo desplaza suavemente por la garganta. Pasa por el esófago, el estómago y el duodeno hasta llegar al punto en el que los conductos del páncreas y de la vesícula biliar desembocan en el duodeno. Y entonces se toman radiografías.

La ERCP puede tratar ciertos problemas encontrados durante la prueba. En algunos casos, el médico puede insertar pequeños instrumentos a través del endoscopio para:

  • Tomar una muestra de tejido (biopsia) de un crecimiento anormal. Luego esta puede analizarse para ver si hay problemas.
  • Extraer un cálculo biliar en el colédoco.
  • Abrir una vía biliar estrechada. Una vía biliar estrechada puede abrirse insertando un pequeño tubo de malla de alambre o de plástico (llamado endoprótesis o "stent") en la vía biliar.

Por qué se hace

La ERCP se realiza para:

  • Evaluar un dolor abdominal duradero o ictericia.
  • Detectar cálculos biliares o enfermedades del hígado, de las vías biliares o del páncreas.
  • Extraer cálculos biliares del colédoco si estos están causando problemas. Estos pueden incluir bloqueo (obstrucción), inflamación o infección del colédoco (colangitis), o una pancreatitis.
  • Abrir una vía biliar estrechada o insertar un drenaje.
  • Obtener una muestra de tejido para su posterior análisis (biopsia).
  • Medir la presión en el interior de las vías biliares (manometría).

Cómo prepararse

Siga en forma precisa las instrucciones sobre cuándo dejar de comer y beber; de lo contrario, su prueba puede ser cancelada. Si su médico le ha dicho que tome sus medicamentos el día de la prueba, hágalo con un solo sorbo de agua.

Si su médico le recetó antibióticos antes de la prueba, tómelos según las indicaciones. Debe tomar todos los antibióticos hasta terminarlos.

Dígale a su médico si:

  • Tiene fiebre del heno, ronchas, alergia a alimentos o a medicamentos, o asma.
  • Es alérgico a los mariscos (camarones, vieiras, langosta, etc.). También dígale a su médico si es alérgico al yodo, como el que se usa en el material de contraste para radiografías.
  • En la última semana le han realizado un estudio del tubo digestivo en el que se utilizó bario, como un enema de bario.
  • Está tomando medicamentos que previenen la formación de coágulos de sangre, como aspirina o warfarina (Coumadin). Tal vez tenga que dejar de tomar estos medicamentos por un tiempo antes de hacerse la prueba.

Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga sobre la necesidad de la prueba, sus riesgos, el modo en que se realizará o el significado de los resultados. Como ayuda para comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Se le pedirá que vacíe la vejiga. También tendrá que quitarse dentaduras postizas, joyas o lentes de contacto antes de que se haga esta prueba.

Cómo se hace

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP) la suele hacer un gastroenterólogo. Este es un médico que tiene capacitación especial en enfermedades del aparato digestivo. El médico debe estar capacitado en endoscopia. Se usa un endoscopio delgado y flexible de fibra óptica.

Esta prueba se realiza en el hospital. Es posible que tenga que pasar la noche en el hospital si el médico extrae cálculos biliares o le coloca un "stent" (endoprótesis) durante la prueba. De lo contrario, podrá regresar a su casa después de la prueba.

Una ERCP suele durar de 30 a 60 minutos. Usted estará en la sala de recuperación de 1 a 2 horas.

Es posible que le adormezcan la garganta con un aerosol anestésico, un líquido para hacer gárgaras o una pastilla para chupar a fin de relajar el reflejo nauseoso. Esto facilitará la introducción del endoscopio. Poco antes de que comience la prueba, le colocarán una vía intravenosa (IV) en una vena del brazo. Le darán analgésicos (medicamentos para el dolor) y un sedante a través de la IV durante la prueba. También le pueden administrar un antibiótico por la IV.

Tendrá que recostarse sobre su lado izquierdo con la cabeza inclinada ligeramente hacia adelante. Es posible que le inserten un protector bucal para evitar que el endoscopio le dañe los dientes. La punta del endoscopio estará lubricada. El médico la guiará dentro de la boca mientras le presione la lengua suavemente para que no interfiera. Es posible que le pidan que trague para ayudar a que el tubo avance. El endoscopio no es más grueso que muchos de los alimentos que traga.

Cuando tenga el endoscopio en el esófago, le moverán la cabeza a una posición vertical para ayudar a que el endoscopio descienda. Luego, su médico moverá el endoscopio lentamente dentro del estómago y el duodeno. Su médico examinará estas tres zonas a medida que el endoscopio avanza. Cuando llegue al duodeno, lo girarán a usted para que quede acostado boca abajo.

Se le inyectará una pequeña cantidad de aire a través del endoscopio para que el médico vea con más facilidad. El médico moverá el endoscopio hacia adelante hasta que alcance el punto donde los conductos del páncreas y la vesícula biliar desembocan en el duodeno. Se pasa un tubo delgado, llamado catéter, a través del endoscopio hasta esa zona. Entonces se inyecta el material de contraste en las vías biliares o pancreáticas. Se toman varias radiografías. Deberá permanecer boca abajo hasta que las radiografías estén listas para verse. De ser necesario, el médico puede tomar más radiografías.

El médico puede insertar pequeños instrumentos a través del endoscopio. Esto le permite al médico tomar una muestra de tejido, extraer un cálculo biliar, abrir una vía biliar estrechada o colocar una endoprótesis.

Una vez que se completa la prueba, se retira lentamente el endoscopio.

Después de la prueba

Después de la prueba, se lo observará en una sala de recuperación. Si le adormecieron la garganta antes de la prueba, no se le permitirá comer ni beber nada hasta que la garganta ya no esté entumecida. Usted tendrá que poder tragar sin atragantarse. Entonces podrá volver a comer y beber normalmente.

Si su médico le extrajo un cálculo biliar o le colocó una endoprótesis durante la prueba, es posible que tenga que permanecer una noche en el hospital. No podrá conducir ni volver a trabajar por 24 horas. Si regresa a su hogar el día de la prueba, alguien tendrá que llevarlo en automóvil.

Su médico revisará si tiene señales de problemas antes de que vuelva a su casa.

Después de la prueba, tal vez se sienta abotagado y note un cambio temporal en sus hábitos de evacuación. Esto es por el aire que se usó para abrir las vías biliares y pancreáticas. Llame a su médico si está sangrando del recto o si sus heces se ven negras o sanguinolentas.

Qué se siente

Podría notar una sensación de ardor agudo y breve o de picazón cuando le introducen la IV en el brazo. Por lo general, el anestésico local que se rocía en la garganta tiene un sabor levemente amargo. Hará que la lengua y la garganta se sientan entumecidas e hinchadas. Algunas personas informan que, en ocasiones, sienten como si no pudieran respirar debido al tubo en su garganta. Esta es una falsa sensación causada por la anestesia. Siempre hay mucho espacio para respirar alrededor del tubo colocado en la boca y en la garganta. Recuerde relajarse y hacer inspiraciones lentas y profundas.

Es posible que tenga arcadas, náuseas, abotagamiento o retortijones abdominales leves mientras se desplaza el tubo. Si siente mucha incomodidad, avísele a su médico mediante una señal que hayan acordado o con un golpecito en el brazo. A pesar de que no podrá hablar durante la prueba, aún podrá comunicarse.

Los medicamentos por IV harán que se sienta somnoliento (con sueño). Es posible que no pueda recordar mucho de lo que ocurre durante o varias horas después de la prueba. Podría tener los párpados pesados, dificultad para hablar, sequedad en la boca o ver borroso durante varias horas después de la prueba.

Podría sentirse sofocado cuando le inyecten el material de contraste.

Después de la prueba

Después de la prueba, podría tener gases y sentirse abotagado durante un tiempo. También podría sentir cosquilleo y sequedad en la garganta, una ligera ronquera o un leve dolor de garganta por varios días. Las pastillas para la garganta y las gárgaras con agua salada tibia pueden ayudar a aliviar los síntomas de la garganta.

Debido a los medicamentos por IV utilizados durante esta prueba, no beba alcohol, no conduzca, ni firme documentos legales durante las 24 horas posteriores a la prueba.

Riesgos

Las complicaciones son poco frecuentes. Pero hacerse esta prueba puede causar problemas graves, como:

  • Inflamación del páncreas. (Esto se llama pancreatitis).
  • Sangrado. Esto puede ocurrir si las vías pancreáticas o biliares fueron dilatadas, si se colocó una endoprótesis, o si se hicieron biopsias.
  • Infección de las vías biliares, que puede ocurrir si se extrajeron cálculos biliares.
  • Infección de la sangre. (Esto se llama septicemia).
  • Ritmo cardíaco anormal.
  • Punción del esófago, del estómago, del duodeno, de una vía biliar o de un conducto pancreático. Si esto sucede, será necesario operar para reparar la punción.
  • Problemas causados por la anestesia.

Después de la prueba

Después de la prueba, llame inmediatamente a su médico si:

  • Tiene náuseas o vómitos.
  • Tiene más dolor o un dolor nuevo en el abdomen.
  • Le da fiebre o tiene escalofríos.
  • Siente que le falta el aire.
  • Se siente mareado o siente que se puede desmayar.

Las personas que tienen una enfermedad cardíaca grave y los adultos mayores que tienen otras enfermedades crónicas tienen una mayor probabilidad de tener problemas debido a esta prueba. Hable con su médico acerca de sus riesgos específicos.

Resultados

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica revisa los tubos (conductos) que drenan el hígado, la vesícula biliar y el páncreas. Se usan un instrumento de observación flexible e iluminado (endoscopio) y radiografías.

Es posible que su médico hable con usted sobre algunos de los hallazgos inmediatamente después de la prueba. Sin embargo, los medicamentos utilizados para relajarlo para la prueba pueden afectarle la memoria. Por ello, su médico puede pedirle que llame al día siguiente para preguntar por los resultados.

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP)
Normal:
  • El material de contraste muestra una estructura y un tamaño normales de las vías biliares y los conductos que drenan el hígado, la vesícula biliar y el páncreas.
  • El esófago, el estómago y el duodeno se ven normales.
  • La presión en los conductos es normal.
Anormal:
  • Los conductos están estrechados u obstruidos. Esto puede ser causado por cálculos biliares, tejido cicatricial, inflamación o cáncer.
  • Se observan inflamación, úlceras, infección o seudoquistes.
  • Se descubre cáncer de esófago, de estómago, de duodeno, de la vesícula biliar o de páncreas.
  • La presión en los conductos no es normal.

Qué afecta esta prueba

Es posible que no pueda realizarse la prueba, o que los resultados no sean útiles, si:

  • Tiene material de contraste de bario en los intestinos. Esto podría ser por un enema de bario.
  • Tiene una afección que altera la coagulación de la sangre, o toma anticoagulantes como warfarina.
  • Tiene una infección como pancreatitis o diverticulitis.
  • Está embarazada.
  • No puede permanecer quieto durante la prueba.

Para pensar

  • Según los resultados de la ERCP, podría necesitar otras pruebas para confirmar un diagnóstico. Estas pueden incluir una angiografía o una laparoscopia.
  • Si tiene dolor abdominal o ictericia, su médico podría sugerir que se haga una prueba diferente antes de que se haga la ERCP. Podría ser una prueba que cuesta menos o que puede hacerse sin ingresar en el cuerpo. Esto podría incluir una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés), una resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) o una ecografía abdominal.
  • Un estudio por imágenes llamado colangiopancreatografía por resonancia magnética (MRCP, por sus siglas en inglés) puede mostrar las vías biliares y ayudar a diagnosticar afecciones médicas. Pero los médicos no pueden hacer biopsias ni tratamiento durante una MRCP.
  • Una prueba, la ecografía endoscópica (EUS, por sus siglas en inglés), tiene una pequeña sonda de ecografía (ultrasónica) en el extremo del endoscopio. Puede ofrecer una vista de las partes del tubo digestivo más detallada que la ERCP. La EUS también le permite al médico ver ciertos órganos del cuerpo cerca del tubo digestivo. Estos incluyen el páncreas y las vías biliares. La EUS puede ayudar a diagnosticar tumores no cancerosos (benignos) o cancerosos (malignos) del esófago, del estómago, del páncreas y de las vías biliares.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Jerome B. Simon, MD, FRCPC, FACP - Gastroenterología

Revisado24 junio, 2014

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.