Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Electroencefalograma (EEG)

Generalidades de la prueba

Un electroencefalograma (EEG) es una prueba que mide y registra la actividad eléctrica del cerebro. Se fijan sensores especiales (electrodos) a la cabeza y se conectan con cables a una computadora. La computadora registra la actividad eléctrica del cerebro en el monitor o en el papel en forma de líneas onduladas. Ciertas afecciones, como las convulsiones, pueden ser vistas por los cambios del patrón normal de la actividad eléctrica del cerebro.

Por qué se hace

Un electroencefalograma (EEG) puede hacerse para:

  • Diagnosticar epilepsia y ver qué tipos de convulsiones ocurren. El EEG es la prueba más útil e importante en la confirmación del diagnóstico de epilepsia.
  • Detectar problemas por desmayos o demencia.
  • Ayudar a averiguar la posibilidad de recuperación de una persona después de un cambio en el estado de conciencia.
  • Averiguar si una persona que está en coma tiene muerte cerebral.
  • Estudiar trastornos del sueño, como la narcolepsia.
  • Observar la actividad cerebral mientras una persona recibe anestesia general durante la cirugía cerebral.
  • Ayudar a averiguar si una persona tiene un problema físico (problemas en el cerebro, la médula espinal o el sistema nervioso) o de salud mental.

Cómo prepararse

Antes del día del electroencefalograma (EEG) , dígale al médico si toma algún medicamento. Su médico puede indicarle que deje de tomar ciertos medicamentos (como sedantes y tranquilizantes, relajantes musculares, pastillas para dormir o medicamentos para tratar convulsiones) antes de la prueba. Estos medicamentos pueden afectar la actividad eléctrica habitual del cerebro y provocar resultados del examen anormales.

No coma ni beba alimentos con cafeína (como café, té, cola y chocolate) por 12 horas antes de la prueba.

Ya que los electrodos se fijan al cuero cabelludo, asegúrese de que su cabello esté limpio y sin rociadores, aceites, cremas ni lociones. Lávese el cabello con champú y enjuágueselo con agua limpia la noche anterior o la mañana de la prueba. No use ningún acondicionador o aceite después de lavárselo con champú.

Para detectar ciertos tipos de actividad eléctrica anormal en el cerebro, debe estar dormido durante la grabación. Pueden pedirle que no duerma en toda la noche antes de la prueba, o que duerma menos (aproximadamente 4 o 5 horas), acostándose más tarde y levantándose antes que de costumbre. Si van a examinar a su hijo, trate de evitar que duerma una siesta justo antes de la prueba. Si sabe que va a hacerse un EEG con privación del sueño, planee que alguien lo lleve y lo traiga de la prueba.

Cómo se hace

El electroencefalograma (EEG) puede hacerse en el hospital o en el consultorio médico por parte de un técnico de EEG. El registro de EEG lo lee un médico especialmente capacitado para diagnosticar y tratar trastornos del sistema nervioso (neurólogo).

Le pedirán que se acueste boca arriba en una cama o mesa, o que se relaje en una silla con los ojos cerrados. El técnico de EEG le fijará varios discos metálicos planos (electrodos) en sitios diferentes de la cabeza, usando una pasta pegajosa para sostenerlos en su lugar. Puede colocarle una gorra con electrodos fijos en la cabeza, en vez de electrodos individuales. En casos raros, estos electrodos pueden fijarse al cuero cabelludo con unas agujas diminutas.

Los electrodos se conectan con cables a una computadora que registra la actividad eléctrica del cerebro. Una máquina puede mostrar la actividad en forma de una serie de líneas onduladas dibujadas por una fila de plumas en un pedazo de papel móvil, o como una imagen en el monitor de la computadora.

Quédese quieto con los ojos cerrados durante la grabación, y no le hable al técnico a menos que lo necesite. El técnico lo observará directamente o por una ventana durante la prueba. La grabación puede detenerse de vez en cuando para permitir que usted se estire y cambie de posición.

El técnico puede pedirle que haga cosas diferentes durante la prueba para registrar la actividad de su cerebro.

  • Puede pedirle que respire profunda y rápidamente (hiperventilar). Por lo general, serán 20 inhalaciones por minuto durante 3 minutos.
  • Puede pedirle que mire una luz brillante y parpadeante, llamada estroboscopio. Esto se llama estimulación luminosa o estroboscópica.
  • Puede pedirle que se duerma. Si no puede dormirse, pueden darle un sedante para ayudarlo. Si el EEG se hace para verificar un problema de sueño, podría grabarse la actividad eléctrica del cerebro durante toda la noche.

Un EEG tarda de 1 a 2 horas. Después de la prueba, puede hacer sus actividades normales. Pero si fue privado del sueño o le dieron un medicamento para dormir, haga que alguien lo lleve a casa después de la prueba.

Qué se siente

No hay ningún dolor derivado del electroencefalograma (EEG).

Si se usa pasta para fijar los electrodos, puede quedar un poco en el cabello después de la prueba, así que tendrá que lavarse el pelo para retirar la pasta. Si se usan electrodos de aguja (lo cual es raro), sentirá un pinchazo breve y agudo (como si le sacaran un cabello) cuando se inserte cada uno. Si le colocan electrodos en la nariz, podrían causar una sensación de cosquillas y, raramente, algo de dolor o un pequeño sangrado durante 1 o 2 días después de la prueba.

Si le piden que respire rápidamente, puede sentirse aturdido o tener algo de adormecimiento en los dedos. Esta reacción es normal. Desaparecerá unos minutos después de comenzar a respirar normalmente otra vez.

Riesgos

El electroencefalograma (EEG) es una prueba muy segura. Registra la actividad eléctrica del cerebro, pero en ningún momento pasa corriente eléctrica por el cuerpo. El EEG no debe confundirse con la terapia de electrochoque (electroconvulsiva).

Si tiene un trastorno de convulsiones, como epilepsia, se puede provocar una convulsión con las luces parpadeantes o la hiperventilación. Si esto ocurre, el técnico está capacitado para cuidarlo durante la convulsión.

Resultados

Un electroencefalograma (EEG) es una prueba que mide y registra la actividad eléctrica del cerebro. Se fijan sensores especiales (electrodos) a la cabeza y se conectan con cables a una computadora. Los resultados del examen de electroencefalograma están listos el mismo día o al día siguiente.

Existen varios tipos de ondas cerebrales:

  • Las ondas alfa tienen una frecuencia de 8 a 12 ciclos por segundo. Están presentes solo en el estado de vigilia, mientras tiene los ojos cerrados pero usted está mentalmente consciente. Desaparecen cuando tiene los ojos abiertos o se está concentrando.
  • Las ondas beta tienen una frecuencia de 13 a 30 ciclos por segundo. Normalmente, estas ondas se detectan cuando se está consciente o se han tomado dosis altas de ciertos medicamentos, como benzodiacepinas.
  • Las ondas delta tienen una frecuencia de menos de 3 ciclos por segundo. Normalmente, estas ondas se detectan solo en el sueño, o en niños pequeños.
  • Las ondas theta tienen una frecuencia de 4 a 7 ciclos por segundo. Normalmente, estas ondas se detectan solo en el sueño, o en niños pequeños.
Electroencefalograma (EEG)
Normal:

En adultos que están despiertos, el EEG muestra principalmente ondas alfa y beta.

Los dos lados del cerebro muestran patrones similares de actividad eléctrica.

No hay apariciones anormales de actividad eléctrica ni ondas cerebrales lentas en el trazado del EEG.

Si se usan luces parpadeantes (estimulación luminosa) durante la prueba, una zona del cerebro (la región occipital) puede tener una breve respuesta después de cada destello, pero las ondas cerebrales son normales.

Anormal:

Los dos lados del cerebro muestran patrones diferentes de actividad eléctrica. Esto puede significar un problema en una zona o un lado del cerebro.

El EEG muestra apariciones repentinas de actividad eléctrica (picos) o un retardo repentino de las ondas cerebrales. Estos cambios pueden ser causados por tumores cerebrales, infección, heridas, ataque cerebral o epilepsia. Cuando una persona tiene epilepsia, la posición y el patrón exacto de las ondas cerebrales anormales pueden ayudar a mostrar el tipo de epilepsia o de convulsiones. Tenga presente que en muchas personas con epilepsia, el EEG puede parecer completamente normal entre convulsiones. El EEG por sí mismo no diagnostica ni descarta la epilepsia ni un problema de convulsiones.

El EEG registra cambios de ondas cerebrales que pueden estar en no solo una zona del cerebro. Un problema que afecta al cerebro completo —como intoxicación por drogas, infecciones (encefalitis) o trastornos metabólicos (como cetoacidosis diabética) que cambian el equilibrio químico en el cuerpo, incluyendo el cerebro— puede ocasionar estos tipos de cambios.

El EEG muestra ondas delta o demasiadas ondas theta en adultos despiertos. Estos resultados pueden significar daño cerebral o una enfermedad cerebral. Algunos medicamentos también pueden causar esto.

El EEG no muestra ninguna actividad eléctrica en el cerebro (electroencefalograma "plano" o "de línea recta"). Esto significa que la función cerebral se ha detenido, lo que suele ser causado por la falta de oxígeno o flujo de sangre dentro del cerebro. Esto puede pasar cuando una persona ha estado en coma. En algunos casos, la sedación severa inducida por drogas puede causar un EEG plano.

Qué afecta esta prueba

Los motivos por los que es posible que no pueda realizarse la prueba o que los resultados no sean útiles incluyen:

  • Moverse demasiado.
  • Tomar algunos medicamentos, como los usados para tratar convulsiones (medicamentos antiepilépticos) o sedantes, tranquilizantes y barbitúricos.
  • No comer antes de la prueba.
  • Beber café, gaseosas, té u otros alimentos con cafeína antes de la prueba.
  • Estar inconsciente por una intoxicación grave por medicamentos o por una temperatura corporal muy baja (hipotermia).
  • Tener el cabello sucio, aceitoso o cubierto de laca u otros productos para el cabello. Esto puede causar un problema con la colocación de los electrodos.

Para pensar

  • Si el médico cree que una persona tiene epilepsia pero el EEG es normal, el técnico que dirige la prueba puede pedir que la persona mire una luz destellante (estimulación luminosa), respire rápida y profundamente (hiperventilación) o duerma durante la prueba. Estas técnicas a veces muestran patrones epilépticos que no se revelaron al principio. Si se sospecha epilepsia después del EEG inicial, el médico puede repetirlo más que una vez.
  • Un EEG hecho durante una convulsión casi siempre mostrará patrones eléctricos anormales. Esto hace que el EEG sea útil cuando el médico cree que una persona tiene convulsiones psicogénicas no epilépticas (también llamadas pseudoconvulsiones), que no tienen ninguna causa física, pero pueden ser causadas por tensión, trauma emocional o enfermedad mental. Las convulsiones psicogénicas no causan actividad eléctrica anormal en el cerebro y no mostrarán resultados anormales en el EEG.
  • Otras pruebas que podrían realizarse incluyen:
    • Electroencefalograma de video. Registra las convulsiones en una cinta de video y en la computadora, para que el médico pueda ver lo que pasa justo antes, durante e inmediatamente después de una convulsión. Esta prueba puede ser muy provechosa para descubrir la zona específica del cerebro de la cual podrían provenir las convulsiones. También es de ayuda para diagnosticar convulsiones psicogénicas, que pueden parecerse a verdaderas convulsiones pero no afectan la actividad eléctrica en el cerebro. El EEG de video puede usarse a corto o a largo plazo:
      • La monitorización a corto plazo se hace en consulta externa y puede durar hasta 6 horas.
      • La monitorización a largo plazo se hace en el hospital y puede durar de 3 a 7 días.
    • Cartografía cerebral.La cartografía cerebral es un método bastante nuevo muy similar al electroencefalograma. Con electrodos colocados en el cuero cabelludo de la persona para transmitir la actividad eléctrica del cerebro, la computadora hace un mapa codificado por colores de las señales del cerebro. A veces se hace para detectar una zona problemática específica del cerebro que ya ha aparecido en el EEG regular. Los médicos todavía no están seguros de cómo podría usarse mejor la cartografía cerebral.
    • Monitorización de EEG ambulatoria. En una monitorización de EEG ambulatoria, la persona puede desplazarse y la prueba permite períodos largos de grabación de la actividad eléctrica en el cerebro. Se fijan menos electrodos a la persona, que lleva una unidad de grabación pequeña y portátil. La grabación puede durar un día completo o más, y la persona puede irse del hospital. La monitorización ambulatoria no es tan precisa como el electroencefalograma regular.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2013). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 6th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Colin Chalk, MD, CM, FRCPC - Neurología
Última revisión 10 octubre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.