Generalidades de la prueba

La cistoscopia es una prueba que le permite al médico observar el interior de la vejiga y de la uretra. Se realiza utilizando un tubo delgado con luz llamado cistoscopio.

El médico le introduce este tubo en la uretra y lo hace avanzar hasta la vejiga. El médico puede ver zonas de la vejiga y de la uretra que por lo general no se ven bien en las radiografías.

El médico también puede introducir instrumentos quirúrgicos diminutos a través del tubo para tomar muestras de tejido (biopsia) o muestras de orina.

También se pueden extraer cálculos vesicales pequeños y algunos pequeños crecimientos de esta manera. Por lo tanto, la prueba puede ayudar a evitar que usted tenga que volver para operarse.

Por qué se hace

Es posible que la cistoscopia se haga para:

  • Encontrar la causa de muchos problemas del aparato urinario. Los ejemplos incluyen sangre en la orina, dolor al orinar, incontinencia, infecciones urinarias frecuentes y obstrucciones en las vías urinarias.
  • Extraer muestras de tejido para su análisis (biopsia).
  • Extraer un objeto extraño.
  • Introducir una endoprótesis (stent). Esto ayuda a que la orina fluya desde los riñones hasta la vejiga.
  • Tratar determinados problemas. Esta prueba se puede utilizar para extraer cálculos o crecimientos, ayudar a detener el sangrado en la vejiga o eliminar una obstrucción.
  • Inyectar un tinte que se utiliza para un tipo especial de radiografía del uréter y del riñón.

Cómo prepararse

Dígale a su médico si usted:

  • Es alérgico a algún medicamento, incluyendo los anestésicos.
  • Ha tenido problemas de sangrado o toma medicamentos para prevenir la formación de coágulos de sangre, como aspirina o warfarina (Coumadin).
  • Está o pudiera estar embarazada.

El tipo de anestesia que se usa para esta prueba puede ser local, espinal o general. Así que hable con su médico sobre qué método es el mejor para usted. Pregunte si debería hacer planes para permanecer en el hospital durante la noche. Si no va a permanecer en el hospital, cuente con alguien para que lo lleve a su hogar después de la prueba.

Siga en forma precisa las instrucciones sobre cuándo debe dejar de comer y beber, o la cirugía podría ser cancelada. Si su médico le dijo que tome sus medicamentos el día de la cirugía, tómelos con un solo sorbo de agua.

Vacíe la vejiga justo antes de la prueba. Es posible que se le administre un medicamento para prevenir una infección urinaria que podría ser causada por la prueba.

Se le solicitará que firme un formulario de consentimiento que indica que comprende los riesgos de la prueba y que acepta hacérsela.

Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga sobre la necesidad de la prueba, sus riesgos, la manera en que se realizará y lo que podrían significar los resultados. Como ayuda para comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Cómo se hace

La cistoscopia la hace un urólogo, con uno o más asistentes. La prueba se realiza en un hospital o en el consultorio médico.

Tendrá que quitarse toda o casi toda la ropa. Le darán un protector de tela o de papel para que lo use durante la prueba.

Alrededor de una hora antes de la prueba, es posible que se le dé un sedante para ayudarle a relajarse. Es posible que le coloquen una aguja intravenosa (IV) en el brazo para darle otros medicamentos y líquidos. Estará acostado de espaldas sobre una mesa con las rodillas flexionadas y las piernas separadas. Los pies o los muslos podrían estar sostenidos por estribos. Se le limpiará la zona genital con una solución antiséptica. El abdomen y los muslos estarán cubiertos con telas estériles.

Para esta prueba, le administrarán uno de tres tipos de anestesia.

  • Anestesia local. Este anestésico se introduce en la uretra.
  • Anestesia general. Se le adormecerá con un medicamento que se administra a través de una IV o con gases que se inhalan por medio de una mascarilla. A veces se utilizan ambos métodos.
  • Anestesia espinal. El médico o la enfermera primero adormecerá la zona de la espalda en la que se insertará la aguja. Luego, se guiará la aguja hasta el canal espinal y se inyectará el anestésico. Es posible que no pueda mover las piernas hasta que desaparezcan los efectos del medicamento.

Después de que haga efecto la anestesia, se introducirá el cistoscopio en la uretra y se lo hará avanzar lentamente hasta la vejiga. Si la uretra tiene una zona que es demasiado estrecha, se insertarán primero otros instrumentos más pequeños. Agrandarán gradualmente esa zona para que pueda pasar el tubo.

A continuación, el médico inyectará o bien agua estéril o una solución salina para ayudar a expandir la vejiga y crear una vista clara. El médico también podría inyectar un medicamento para reducir la posibilidad de una infección.

El médico además puede introducir instrumentos diminutos a través del tubo para recolectar muestras de tejido para una biopsia. Las muestras de tejido se envían a un laboratorio para ser examinadas.

El tubo suele permanecer en la vejiga solo por entre 2 y 10 minutos. Sin embargo, si se hacen otras pruebas radiográficas al mismo tiempo, la prueba entera podría durar hasta 45 minutos o más tiempo.

Si se usa anestesia local, es posible que pueda levantarse de inmediato después de la prueba. Si se usa anestesia general, permanecerá en la sala de recuperación hasta que esté despierto y pueda caminar. (Esto suele tardar una hora o menos). Puede comer y beber tan pronto como esté completamente despierto y pueda tragar sin atragantarse. Si se utilizó anestesia espinal, usted permanecerá en la sala de recuperación hasta que vuelva a tener sensación y movimiento del pecho hacia abajo. (Por lo general, esto tarda alrededor de una hora).

Qué se siente

Si lo adormecen con anestesia general, no sentirá nada durante la prueba. Una vez que los efectos de la anestesia desaparezcan, es posible que tenga los músculos cansados y adoloridos. El medicamento provoca malestar estomacal en algunas personas.

Si se usa anestesia local, podría tener una sensación de ardor o la necesidad de orinar cuando se inserta y se extrae el cistoscopio. Cuando se introduce agua estéril o una solución salina en la vejiga, podría tener una sensación de frío, una sensación incómoda de llenura así como la necesidad urgente de orinar. Intente relajarse durante la prueba haciendo inspiraciones lentas y profundas. Además, si la prueba dura mucho tiempo, estar recostado sobre la mesa puede resultarle agotador e incómodo.

Si se usa anestesia espinal, podría resultarle incómodo estar recostado sobre un lado con las rodillas flexionadas mientras se le inyecta el anestésico. Probablemente sentirá un breve pinchazo cuando se le inyecte el medicamento. El día posterior a la prueba, tal vez se sienta cansado y tenga un ligero dolor de espalda.

La mayoría de las personas informan que esta prueba no es tan incómoda como esperaban.

Riesgos

Por lo general, la cistoscopia es una prueba muy segura. La anestesia general tiene algunos riesgos. Esta prueba no afecta el funcionamiento sexual.

El efecto secundario más común es una hinchazón temporal de la uretra. Esto puede hacer que le resulte difícil orinar. Una sonda insertada en la vejiga puede ayudar a drenar la orina hasta que desaparezca la hinchazón. A veces hay sangrado, pero suele detenerse por sí solo.

Podría tener una infección urinaria leve después de la prueba. Por lo general, esto puede prevenirse o tratarse tomando un medicamento antes y después de la prueba. En casos poco comunes, la infección puede extenderse por el cuerpo. Y en casos muy raros, que suelen ocurrir en personas gravemente enfermas, la infección puede ser mortal.

Otra complicación poco frecuente es la punción de la uretra o de la vejiga con uno de los instrumentos. Esta punción requiere cirugía para su reparación.

Después de la prueba

Después de la prueba, es posible que tenga que orinar con más frecuencia. Durante uno o dos días, quizás sienta algo de ardor mientras orina o después de hacerlo. Beber abundante líquido puede ayudar. Esto también ayuda a prevenir una infección urinaria.

Es común que la orina tenga un matiz rosado durante varios días después de la prueba, especialmente si se realizó una biopsia. Pero llame a su médico de inmediato si:

  • La orina sigue teniendo color rojo o si ve coágulos de sangre después de que haya orinado varias veces.
  • No ha podido orinar durante 8 horas después de la prueba.
  • Tiene fiebre, escalofríos o dolor intenso en el flanco o en el abdomen. Estas pueden ser señales de una infección renal.
  • Tiene síntomas de una infección urinaria. Estos síntomas incluyen:
    • Dolor o ardor al orinar.
    • Necesidad de orinar con frecuencia, pero generalmente eliminar solo pequeñas cantidades de orina.
    • Goteo después de orinar o pérdida de orina.
    • Orina con un matiz rojizo o rosado, con olor desagradable o turbia.
    • Dolor o sensación de pesadez en la parte baja del abdomen.

Resultados

La cistoscopia es una prueba que le permite al médico observar el interior de la vejiga y la uretra. Es posible que su médico hable con usted acerca de algunos de los resultados inmediatamente después de la prueba. Los resultados de una biopsia suelen tardar varios días.

Cistoscopia
Normal:

La uretra, la vejiga y los uréteres son normales.

No hay pólipos ni otros tejidos anormales, hinchazón, sangrado, zonas estrechas (estenosis) ni problemas estructurales.

Anormal:

Hay una hinchazón o un estrechamiento de la uretra debido a infecciones previas o a un agrandamiento de la próstata.

Hay tumores en la vejiga (que pueden o no ser cancerosos), pólipos, úlceras, cálculos en las vías urinarias o inflamación de las paredes de la vejiga.

Se observan problemas en la estructura de las vías urinarias presentes desde el nacimiento (congénitos).

En una mujer, se presenta prolapso de los órganos pélvicos.

Qué afecta esta prueba

Por lo general, no se realiza una cistoscopia si se tiene una infección en la vejiga, la próstata o la uretra.

Para pensar

Es posible que también se hagan otras pruebas de radiografía durante la cistoscopia, como una pielografía retrógrada o una cistouretrografía.

Para saber más, vea:

Referencias

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Avery L. Seifert, MD - Urología

Revisado9 septiembre, 2014