Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Biopsia de hígado

Generalidades de la prueba

La biopsia de hígado se realiza con una aguja que se inserta entre dos de las costillas inferiores derechas para extraer una muestra del tejido del hígado. La muestra de tejido se envía a un laboratorio y se observa bajo un microscopio para ver si existen problemas del hígado.

La biopsia de hígado se puede hacer cuando los análisis de sangre en el hígado son anormales. Se puede hacer cuando una radiografía, una ecografía o una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés) revela un problema en el hígado. Una biopsia de hígado también se puede hacer para encontrar la causa de la ictericia o para revisar una cirrosis, una hepatitis o un cáncer de hígado.

Por qué se hace

La biopsia de hígado se puede hacer para:

  • Encontrar la causa de la ictericia. Una biopsia de hígado puede detectar ciertas enfermedades del hígado (como cirrosis), infecciones (como la hepatitis) y tumores del hígado.
  • Encontrar la causa de resultados anormales de análisis de sangre de las pruebas de aspartato aminotransferasa (AST, por sus siglas en inglés) y alanina aminotransferasa (ALT, por sus siglas en inglés). Ambos niveles, de ALT y de AST, indican daño al hígado y pueden ayudar a confirmar la enfermedad del hígado.
  • Ver lo inflamado o cicatrizado que está el hígado debido a la hepatitis o a otras enfermedades hepáticas.
  • Ver si hay otros trastornos del hígado, como la hemocromatosis y la enfermedad de Wilson.
  • Observar la respuesta al tratamiento para una enfermedad del hígado.
  • Determinar si un medicamento, como el metotrexato, está causando un efecto tóxico en el hígado.
  • Revisar el funcionamiento de un hígado trasplantado.
  • Encontrar la causa de una fiebre continua y de origen desconocido.
  • Examinar una masa en el hígado detectada en una radiografía, en una ecografía o en una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés).

Cómo prepararse

Antes de realizarse una biopsia de hígado, dígale a su médico si:

  • Está tomando aspirina, antiinflamatorios no esteroideos (como ibuprofeno o naproxeno), anticoagulantes (como Coumadin o heparina) o medicamentos antiplaquetarios como clopidogrel (Plavix). Se le puede pedir que deje de tomar estos medicamentos al menos 1 semana antes de la prueba para reducir el riesgo de sangrado después de hacerse la prueba.
  • Está tomando algún medicamento para el corazón.
  • Está utilizando suplementos herbarios.
  • Es alérgico a algún medicamento, incluyendo anestésicos.
  • Ha tenido problemas de sangrado.
  • Está o pudiera estar embarazada.
  • Ha tenido recientemente neumonía, lo que podría dificultar la realización de esta prueba.
  • Tiene antecedentes de acumulación de líquido en el abdomen (ascitis). La ascitis puede obstaculizar esta prueba.

Si toma insulina, consulte con su médico acerca de cuánto debe tomar el día de la prueba.

Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento que diga que usted entiende los riesgos de la prueba y que acepta que se la hagan.

Tome las medidas necesarias para que alguien lo lleve a su hogar después de la prueba, debido a que es posible que le den un sedante para ayudarlo a relajarse.

Le harán análisis de sangre antes de la biopsia de hígado para ver si tiene problemas de sangrado o de coagulación. También es posible que le hagan una ecografía o una tomografía computarizada del hígado para ver cuál es el mejor lugar para insertar la aguja de la biopsia.

Siga las instrucciones exactas acerca de cuándo debe dejar de comer y de beber. Si no lo hace, podría cancelarse su procedimiento. Si su médico le dijo que tome sus medicamentos el día del procedimiento, tómelos con solo un sorbo de agua.

Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga sobre la necesidad de la prueba, sus riesgos, cómo se hará o qué significarán los resultados. Como ayuda para comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Cómo se hace

Un gastroenterólogo, un hepatólogo, un radiólogo o un cirujano hacen la biopsia de hígado en una clínica o un hospital. La biopsia de hígado, a menudo, la hace un radiólogo mediante una ecografía o una tomografía computarizada que lo ayuda a guiar la aguja de la biopsia. Cuando se sospecha de cirrosis hepática o de cáncer de hígado, la biopsia de hígado se puede realizar durante una laparoscopia.

Deberá quitarse toda o casi toda la ropa. Le darán una bata de tela o de papel para que la use durante la prueba.

Antes de la prueba, se le puede administrar un sedante por vía intravenosa (IV) en el brazo. El sedante lo ayudará a relajarse y a permanecer quieto.

Durante la prueba

Durante la prueba estará boca arriba con el brazo derecho descansando sobre o debajo de su cabeza y su cabeza girada hacia la izquierda. El médico le puede dar un golpecito en el pecho y en el abdomen para encontrar el hígado o puede hacerle una ecografía.

El médico le marcará un punto entre dos de sus costillas inferiores del lado derecho, donde insertará la aguja de la biopsia. Le limpiarán la zona con un jabón especial y le colocarán toallas estériles. El médico le dará un medicamento (anestésico local) para adormecer la zona donde le insertarán la aguja de la biopsia.

Le pueden pedir que respire profundamente, exhale todo el aire y luego contenga la respiración mientras le insertan y le retiran la aguja de la biopsia. Esto tomará solo unos pocos segundos. Contener la respiración reduce la probabilidad de que la aguja pase al pulmón ya que los pulmones están muy cerca del hígado. Es importante que permanezca quieto durante los pocos segundos que tarda el médico en tomar la muestra de tejido. El médico puede tomar otra muestra de tejido del mismo lugar, pero desde un ángulo diferente.

En cuanto el médico retire la aguja, podrá respirar normalmente. Le colocarán un vendaje en el sitio de la punción. Por lo general, la prueba dura de 15 a 30 minutos.

Después de la prueba

Después de la prueba descansará en una cama recostado sobre su lado derecho por un plazo de 2 a 6 horas. Se le medirán el pulso, la presión arterial y la temperatura con frecuencia después de la biopsia.

Podrá ir a casa si no tiene problemas después de la prueba. Puede comer su dieta habitual. Pero, a menos que su médico lo apruebe, no tome aspirina, antiinflamatorios no esteroideos, anticoagulantes ni medicamentos antiplaquetarios durante una semana después de la biopsia. Puede hacer sus actividades habituales, pero no realice actividades extenuantes ni levante objetos pesados hasta que su médico diga que es seguro.

Qué se siente

Podría sentir un breve pinchazo o ardor al administrarle el anestésico en la piel. Es posible que cuando le inserten la aguja de la biopsia vuelva a sentir un dolor agudo durante unos segundos.

Podría sentir una presión profunda y un dolor sordo en el abdomen cuando le inserten la aguja de la biopsia. Después de que pase el efecto del anestésico, es posible que sienta un dolor sordo en el hombro derecho. Esto se conoce como dolor referido y, por lo general, desaparece en unas 12 horas. Puede tomar un analgésico (medicamento para el dolor) de venta sin receta, como el acetaminofén (Tylenol). Llame a su médico si el dolor empeora o dura más de 2 días.

Es de esperarse una pequeña cantidad de sangrado en el sitio de la biopsia. Pregunte a su médico cuánto sangrado puede prever.

Riesgos

Los problemas graves debidos a una biopsia de hígado son poco frecuentes. Algunos problemas podrían incluir:

Después de la prueba

Después de la prueba, llame al 911 o a otros servicios de urgencia de inmediato si empieza a tener:

Después de la prueba, llame inmediatamente a su médico si tiene:

  • Sangrado abundante del sitio de inserción de la aguja.
  • Latidos cardíacos rápidos o interrumpidos.
  • Fiebre.
  • Falta de aire.
  • Aumento del dolor en el sitio de inserción de la aguja.
  • Sangre en las heces.
  • Hinchazón o distensión abdominal (abotagamiento).

Resultados

La biopsia de hígado se realiza con una aguja que se inserta entre dos de las costillas inferiores derechas para extraer una muestra del tejido del hígado. La muestra de tejido se envía a un laboratorio y se observa bajo un microscopio para ver si existen problemas del hígado.

  • Las muestras de tejido hepático enviadas a un laboratorio de patología serán observadas con un microscopio para detectar enfermedades del hígado como cáncer de hígado o cirrosis.
  • Otras muestras de tejido hepático pueden ser enviadas a un laboratorio de microbiología para ver si hay una infección, como tuberculosis del hígado.

Los resultados de la prueba, por lo general, están listos en 2 o 4 días. Si se realizan pruebas para detectar infecciones, los resultados pueden tardar varias semanas.

Biopsia de hígado
Normal:

El tejido del hígado se ve normal bajo el microscopio. No hay señales de infección, de inflamación, de cáncer ni de cirrosis.

Anormal:

Hay presencia de células o tejido hepático anormales. Esto puede ser causado por una infección como la hepatitis, por una enfermedad del hígado como la cirrosis o por un cáncer. Si hay cáncer de hígado, la biopsia puede ayudar a determinar el tipo de cáncer. Si hay hepatitis, la prueba se puede utilizar para ver la posibilidad de llegar a tener cirrosis. Los resultados de la prueba también pueden mostrar la gravedad de la cirrosis.

Qué afecta esta prueba

En ocasiones, la biopsia de hígado podría no proporcionar resultados útiles dado que la muestra de tejido no es suficiente para hacer un diagnóstico claro.

Para pensar

  • Las pruebas de aspartato aminotransferasa (AST) y alanina aminotransferasa (ALT) son análisis de sangre que se realizan para verificar el funcionamiento hepático. Ambos niveles, de ALT y de AST, muestran daño al hígado y pueden ayudar a confirmar la enfermedad del hígado. Se puede hacer una biopsia de hígado cuando los niveles de AST y de ALT son muy altos y no se encuentra ninguna otra razón para esos altos niveles.
  • No se debe hacer una biopsia de hígado en personas que tengan problemas de sangrado o de coagulación, o ciertos tipos de infecciones.
  • Una biopsia transvenosa de hígado es otro método que podría ser utilizado. Durante esta prueba, un radiólogo inserta un tubo delgado (catéter) en una vena del cuello, el cual es dirigido hacia el hígado. A través del catéter se puede tomar una muestra.
  • Cuando se requiere una muestra mayor de tejido hepático, se puede hacer una biopsia abierta del hígado en otro momento, mediante una cirugía o una laparoscopia. En ocasiones, la biopsia de hígado se hace al mismo tiempo que otra cirugía abdominal. Para saber más, vea el tema Laparoscopia.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2013). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 6th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Michel M. Murr, MD - Cirugía general, Cirugía bariátrica
Última revisión 15 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.