Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Autopsia

Generalidades de la prueba

La autopsia es un procedimiento médico que consiste en un examen minucioso realizado en un cuerpo después de la muerte para evaluar enfermedades o lesiones y para determinar la causa y la forma de la muerte de una persona.

La decisión acerca de una autopsia ocurre en un tiempo difícil para la mayoría de las familias, ya que acaban de perder a un ser querido. Es posible que estén disponibles consejeros o asesores espirituales que se especialicen en servicios de asistencia por duelo para ayudar a las familias durante el proceso. Los familiares pueden considerar una autopsia:

  • Cuando el motivo de la muerte puede ser una afección médica que no fue diagnosticada anteriormente.
  • Si hay preguntas sobre una muerte inesperada que parece deberse a causas naturales.
  • Si hay inquietudes acerca de afecciones o enfermedades genéticas que ellos también pueden correr el riesgo de desarrollar.
  • Cuando la muerte ocurre inesperadamente durante procedimientos médicos, dentales, quirúrgicos u obstétricos.
  • Cuando la causa de muerte podría afectar asuntos legales.
  • Cuando la muerte ocurre durante un tratamiento experimental.

Para obtener más información, vea:

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Autopsia: ¿Debería hacer que le realicen una autopsia a mi ser querido?

Puede requerirse una autopsia en muertes que tienen cuestiones jurídicas y médicas, y que deben ser investigadas por la oficina del examinador médico o el médico forense, la oficina gubernamental que sea responsable de investigar muertes que son importantes para la salud y el bienestar públicos. Las muertes que deben ser informadas e investigadas por la oficina del examinador médico o del médico forense pueden variar según el estado y pueden incluir aquellas que han ocurrido:

  • De repente o inesperadamente, incluyendo la muerte repentina de un niño o un adulto o la muerte de una persona que no estaba bajo el cuidado de un médico en el momento de la muerte.
  • Como resultado de cualquier tipo de lesión, incluidos una caída, un accidente automovilístico, una sobredosis de drogas o envenenamiento.
  • En circunstancias sospechosas, como un suicidio o un homicidio.
  • En otras circunstancias definidas por la ley.

En algunas de estas muertes, se puede requerir una autopsia, y el médico forense o el examinador médico tienen la autoridad legal para pedir una autopsia sin el consentimiento de la familia (familiares más cercanos) de la persona fallecida. Si no se requiere una autopsia por ley, no se puede realizar a menos que la familia de la persona fallecida dé el permiso.

Una autopsia es realizada por un médico (patólogo) que tiene formación y experiencia en exámenes de tejidos y líquidos del cuerpo.

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Autopsia: ¿Debería hacer que le realicen una autopsia a mi ser querido?

Por qué se hace

La autopsia se realiza para:

  • Determinar de la manera más precisa posible qué causó la muerte. A veces, puede brindarles información a los familiares sobre las enfermedades o afecciones que ellos también podrían correr el riesgo de padecer.
  • Confirmar o excluir un diagnóstico de enfermedad hecho antes de la muerte (como la enfermedad de Alzheimer). La autopsia también se puede realizar para ayudar a entender la manera en que una determinada enfermedad progresa, o para determinar la eficacia del tratamiento para dicha enfermedad.
  • Documentar la presencia de una enfermedad que no fue diagnosticada antes de la muerte.
  • Recolectar muestras de líquidos o tejidos del cuerpo para realizar posibles pruebas genéticas. Por lo general, esto se hace después de hablarlo con la familia de la persona fallecida.
  • Recopilar evidencia e información en causas penales.
  • Ayudar a los departamentos de salud o a otros organismos gubernamentales a identificar y rastrear una enfermedad o un posible riesgo para la salud pública (como la sospecha de una enfermedad contagiosa o agua potable contaminada).

Cómo prepararse

Cuando no se requiere una autopsia por ley, la familia de la persona fallecida debe dar permiso antes de que se haga la autopsia. Las leyes que rigen quiénes pueden dar permiso para que se haga una autopsia varían según el estado. Por lo general, se debe firmar un formulario de consentimiento en presencia de un testigo designado. Es posible que, en lugar de ello, en algunas zonas se permita el consentimiento telefónico con testigos.

Cómo se hace

Antes de que se haga la autopsia, se recopila toda la información posible sobre la persona que murió y los acontecimientos que llevaron a la muerte. Esto incluye revisar las historias clínicas y consultar con los médicos de la persona acerca de los problemas médicos anteriores. Se puede recopilar más información al entrevistar a familiares, investigar el lugar donde falleció la persona y estudiar las circunstancias en torno a la muerte. Según las circunstancias de la muerte, pueden participar en la investigación autoridades policiales y la oficina del examinador médico o del médico forense.

Los procedimientos realizados durante la autopsia pueden variar según las circunstancias en torno a la muerte, si el examinador médico o el médico forense están implicados y qué cuestiones específicas se están evaluando durante la autopsia. En algunos casos, los familiares que aceptan la realización de la autopsia pueden limitar lo que se puede hacer durante la autopsia.

La autopsia comienza con un examen minucioso de la parte externa del cuerpo. Se pueden tomar fotografías de todo el cuerpo y de partes específicas del cuerpo. Se pueden tomar radiografías para evaluar anomalías esqueléticas o de otro tipo, confirmar lesiones, localizar balas u otros objetos, o ayudar a establecer la identidad. Se pesa y se mide el cuerpo. Se identifican y registran las prendas y los objetos de valor. En un diagrama del cuerpo, se registran la posición y la descripción de marcas identificatorias, como cicatrices, tatuajes, marcas de nacimiento y otros hallazgos significativos (lesiones, heridas, moretones o cortes).

Un examen interno completo incluye la extracción y la disección del pecho, los órganos abdominales y pélvicos, y el cerebro. El examen del tronco requiere una incisión desde el pecho hasta el abdomen. La extracción del cerebro requiere una incisión en la parte superior de la cabeza. Se examinan los órganos del cuerpo antes de la extracción y, luego, se extraen y se examinan detalladamente. A veces, solamente se necesita una autopsia parcial en una zona específica del cuerpo. En este caso, se extraen y examinan los órganos y tejidos relevantes solamente.

En algunos casos, los órganos se pueden colocar en un conservante llamado formalina durante días a semanas antes de la disección. Esto es particularmente importante en el examen del cerebro para detectar ciertos tipos de enfermedades o lesiones. Se toman muestras de tejido de algunos o todos los órganos para realizar un examen con un microscopio. Es posible que se extraigan y se conserven muestras de sangre, órganos y líquidos corporales para detectar la presencia de drogas o de infección, o para evaluar la composición química o la genética. Las muestras pueden incluir sangre del corazón o de los vasos sanguíneos, gel vítreo de los ojos, bilis de la vesícula biliar, el contenido del estómago, orina y tejidos de órganos, como el hígado.

La finalización de la autopsia puede requerir el examen de tejidos con un microscopio, una investigación más profunda de las circunstancias de la muerte o pruebas especializadas (como pruebas genéticas o de toxicología). Las pruebas realizadas pueden variar según las conclusiones de la disección, las circunstancias de la muerte, las preguntas hechas sobre la muerte, y la condición de los tejidos y los líquidos corporales obtenidos en la autopsia. Por lo general, no se realizan pruebas de toxicología en todas las autopsias, particularmente en las que no son requeridas por ley. No se hacen pruebas genéticas a menudo, a menos que se haya consultado a la familia. Un informe escrito describe las conclusiones de la autopsia. Este informe puede señalar la causa de la muerte y puede ayudar a contestar cualquier pregunta del médico y la familia de la persona fallecida.

Si la autopsia fuera requerida por ley, después de que se finaliza la autopsia, el patólogo, el médico forense o el examinador médico completan y firman el certificado de defunción que indica la causa y la forma de muerte. Si la autopsia no fuera requerida por ley, el médico que atendía a la persona antes de la muerte a menudo firma el certificado de defunción y puede completarlo antes de que se conozcan los resultados de una autopsia solicitada por la familia.

Qué se siente

Los familiares pueden tener inquietudes y emociones fuertes acerca de que se haga una autopsia en un ser querido. Es importante que la familia entienda que la autopsia es un procedimiento médico realizado respetuosamente y con cuidado para evaluar objetivamente la enfermedad o la lesión que pueden estar presentes y para determinar la causa y la forma en que murió el ser querido.

Riesgos

No hay ningún riesgo por la autopsia en sí. Sin embargo, una autopsia puede revelar los efectos de hábitos o enfermedades sobre los cuales las personas cercanas a la persona fallecida no sabían. Por ejemplo, el patólogo puede detectar cáncer durante la autopsia, o los resultados de un examen del hígado pueden revelar cirrosis, que puede ocurrir por el consumo excesivo de alcohol.

Resultados

La autopsia es un procedimiento médico que consiste en un examen minucioso realizado en un cuerpo después de la muerte para evaluar enfermedades o lesiones y para determinar la causa y la forma de la muerte de una persona. Después de la autopsia, puede tomar varias semanas para que los resultados de las pruebas especializadas estén listos. Por esta razón, un informe final de la autopsia por escrito puede llevar semanas o incluso meses. El patólogo o el médico de la persona fallecida pueden hablar directamente con la familia después de la parte de la disección de la autopsia y, otra vez, después de que el informe final de la autopsia esté completo.

Después de realizar la autopsia, a menudo, el patólogo hace una declaración sobre la causa y la forma de la muerte. La forma de la muerte se define como natural o no natural. Una muerte natural significa que la muerte ocurrió como resultado de una enfermedad o de los efectos naturales de la vejez. Algunos ejemplos de causas naturales incluyen:

Una muerte no natural significa que la muerte ocurrió por una causa inesperada, inusual o sospechosa. Si una lesión causó o contribuyó a la muerte, la forma de la muerte se denomina no natural. Las formas no naturales de la muerte son homicidios, suicidios, accidentes y formas indeterminadas. Por lo general, las muertes no naturales se investigan bajo el mando del examinador médico o el médico forense, y la determinación de la forma de la muerte requiere una investigación detallada de las circunstancias en torno a la muerte. Algunas causas de muerte no naturales incluyen:

  • Heridas de bala.
  • Un accidente automovilístico o aéreo.
  • Fuego, ahogamiento o electrocución.
  • Muerte como resultado de calor o frío extremos.
  • Envenenamiento o sobredosis de drogas.

Qué afecta esta prueba

Varios factores pueden interferir en la autopsia y los resultados.

  • Idealmente, una autopsia se debería hacer de manera oportuna, por lo general, unos días después de la muerte. En algunos casos, como la evaluación de una enfermedad metabólica en un bebé no nacido (feto) o un lactante, la toma inmediata de muestras de tejido es importante para mejorar las probabilidades de establecer un diagnóstico. Sin embargo, incluso después de varios días, una autopsia aún puede proporcionar información útil.
  • La formación y la experiencia del patólogo pueden influir en la calidad de la autopsia. El tener acceso a patólogos especializados y a otros expertos, como toxicólogos y genetistas, como asesores puede ser provechoso en casos complicados. Por ejemplo, los neuropatólogos están especializados en el diagnóstico de enfermedades neurológicas (cerebrales); los patólogos pediatras pueden estar especializados en enfermedades de lactantes o bebés no nacidos. Las familias pueden desear hablar con su médico para obtener ayuda con respecto a encontrar un patólogo competente y con experiencia.
  • Los procedimientos de autopsia pueden ser diferentes para cada persona fallecida, según el historial médico de la persona, las circunstancias en torno a la muerte, las preguntas que se hacen los médicos y los familiares de la persona, y los hallazgos en la disección inicial. Es importante que los familiares y los médicos hablen de sus preguntas e inquietudes con el patólogo antes de que se realice la autopsia, de modo que se pueda individualizar la autopsia y se puedan obtener muestras para permitir la realización de pruebas especializadas. No se pueden conservar las muestras para realizar pruebas especializadas (como las pruebas genéticas, de toxicología o de paternidad), a menos que se hagan solicitudes específicas en el momento de la autopsia.
  • La autopsia no es un procedimiento aceptado en algunas culturas, etnias y religiones. Si no se requiere una autopsia por ley debido a las circunstancias de la muerte, no se realizará a menos que la familia dé el permiso específico.

Para pensar

  • En algunas situaciones, las tomografías computarizadas y las pruebas de resonancia magnética pueden ofrecer una alternativa ("autopsia virtual") a una autopsia tradicional. Esto puede ser útil en casos en los que las creencias religiosas impiden que se corte un cuerpo después de la muerte.
  • Para extraer tejidos u órganos de donación, se requiere un permiso independiente al de la autopsia.
  • Si una familia solicita una autopsia, el formulario de consentimiento generalmente describe los detalles de la autopsia, en especial con respecto a destinar órganos y tejidos para la enseñanza. La familia debería asegurarse de entender completamente los detalles de la autopsia.
  • La familia puede solicitar que un hospital haga una autopsia de la persona que murió allí. En algunos hospitales, no hay ningún cargo por este servicio. Algunos hospitales universitarios, se hacen autopsias gratuitas de personas que murieron en otro lugar (por ejemplo, en un hogar para ancianos o en su casa). Si se requiere una autopsia por ley, no hay cargos para la familia. Sin embargo, se debería aclarar cuáles son los cargos antes de que se realice el procedimiento, pues muchos hospitales sí cobran las autopsias y, por lo general, el seguro no las cubre.
  • Una autopsia no impide que el cuerpo se vele a cajón abierto. Por lo general, ninguna de las incisiones realizadas durante la autopsia se verá cuando se vele el cuerpo. La excepción poco común es el caso de autopsias en las que se analizan lesiones en la cara, en el cuero cabelludo o en las manos. Estas autopsias pueden dejar algunas señales que son visibles durante la exposición del cuerpo.
  • Si se realiza una autopsia a petición de la familia, la familia puede solicitar que el examen se restrinja o limite a ciertas partes del cuerpo. Es importante hablar de estas restricciones con el patólogo para asegurarse de que el examen solicitado permita que el patólogo conteste las preguntas de la familia sobre la muerte.
  • Las autopsias para determinar las causas naturales de la muerte ahora no se hacen tan a menudo como en el pasado. Sin embargo, cuando la muerte probablemente ha ocurrido por una enfermedad natural, la autopsia puede revelar información muy valiosa para el médico y los familiares de la persona fallecida.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2013). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 6th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Adam Husney, MD - Medicina familiar
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Última revisión 18 abril, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.