Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Angiografía pulmonar

Generalidades de la prueba

La angiografía pulmonar es una radiografía que utiliza un tinte especial y una cámara (fluoroscopia) para tomar imágenes del flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos de los pulmones.

Durante una angiografía, se coloca un tubo delgado, llamado catéter, en un vaso sanguíneo femoral de la ingle (vena femoral) o justo por encima del codo (vena braquial). El catéter es guiado a la zona que debe estudiarse. Luego, se inyecta un tinte de yodo (material de contraste) en el vaso sanguíneo para hacer que la zona se vea de manera nítida en las imágenes radiográficas. Las imágenes de la angiografía pueden presentarse en placas de radiografías regulares o pueden guardarse como imágenes digitales en una computadora.

La angiografía pulmonar se usa para evaluar las arterias que van a los pulmones (arterias pulmonares) y los vasos sanguíneos en los pulmones. También puede detectar el estrechamiento o la obstrucción de un vaso sanguíneo que reduce o detiene el flujo de sangre. Vea una imagen de angiografía que muestra el flujo de sangre de los pulmones.

Por qué se hace

Se puede hacer una angiografía pulmonar para medir la presión en los vasos sanguíneos que llevan la sangre a los pulmones, para buscar problemas pulmonares o para detectar otras causas del bloqueo o el estrechamiento de los vasos sanguíneos.

Cómo prepararse

Antes de una angiografía, informe a su médico si:

  • Está o pudiera estar embarazada.
  • Está amamantando. Use fórmula (deseche su leche materna) por 1 o 2 días después de la angiografía, hasta que se haya eliminado de su cuerpo el material de contraste. Por lo general, esto demora 24 horas.
  • Es alérgico al tinte de yodo que se usa en la prueba.
  • Alguna vez ha tenido una reacción alérgica grave (anafilaxia) a alguna sustancia, como el veneno de una picadura de abeja, o por comer mariscos.
  • Tiene asma.
  • Es alérgico a algún medicamento.
  • Tiene algún problema de sangrado o está tomando anticoagulantes.
  • Tiene antecedentes de problemas renales o diabetes, especialmente si toma metformina (como Glucophage) para controlar su diabetes. El material de contraste que se usa en una angiografía puede provocar daños renales en personas que tienen una función renal deficiente.

No coma ni beba nada por entre 4 y 8 horas antes de la angiografía. Es posible que se le pida que no tome aspirinas, productos a base de aspirina o anticoagulantes durante varios días antes de la prueba y durante 1 día después de ella. Si toma estos medicamentos, consulte a su médico.

Una angiografía puede realizarse mediante hospitalización o en forma ambulatoria. Si es un paciente ambulatorio, permanecerá en una sala de recuperación durante varias horas antes de regresar a su hogar. Es recomendable que traiga algo para hacer o leer para pasar el tiempo. Organice que alguien lo lleve a su hogar debido a que es posible que se le administre un sedante antes de la prueba. Si pasa la noche en el hospital, es probable que regrese a su hogar al día siguiente.

La prueba podría durar varias horas; por lo tanto, deberá vaciar la vejiga justo antes de que comience la prueba.

También, antes de la angiografía, es posible que se le realicen otros análisis de sangre, como estudios de coagulación, nitrógeno ureico en sangre (BUN, por sus siglas en inglés) y creatinina.

Deberá firmar un formulario de consentimiento que indique que comprende los riesgos de una angiografía y que acepta realizarse la prueba. Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga sobre la necesidad de la prueba, sus riesgos, el modo en que se realizará o el significado de los resultados. Para ayuda en la comprensión de la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Cómo se hace

Diferentes tipos de médicos pueden realizar una angiografía, incluyendo un radiólogo, un cardiólogo o un cirujano. Su médico puede contar con la asistencia de un técnico en radiología o de una enfermera.

Deberá quitarse cualquier joya que use. Es posible que deba quitarse toda o casi toda la ropa. Se le dará una bata para que use durante la prueba.

Es probable que se le coloque una vía intravenosa (IV) en una vena del brazo, para que su médico pueda administrarle medicamentos o líquido, si es necesario. Es posible que se le coloque en el dedo o en la oreja un dispositivo llamado oxímetro de pulso, que mide los niveles de oxígeno en la sangre. Se le colocarán discos pequeños (electrodos) en los brazos, el pecho o las piernas para registrar su frecuencia y ritmo cardíacos.

Se deberá acostar boca arriba en una mesa de rayos X. Pida una almohadilla o manta para su comodidad. Es posible que se usen tiras, cintas o sacos de arena para ayudar a que su cuerpo se mantenga quieto. Es posible que se le coloque un delantal de plomo debajo de las zonas genital y pélvica para protegerlas de la exposición a los rayos X.

Se colocarán por encima de usted un cilindro redondo o una caja rectangular que toman imágenes durante la fluoroscopia. El fluoroscopio se moverá por debajo de usted durante la prueba.

Se le afeitará y limpiará el lugar donde se introducirá el catéter (en la ingle o por encima del codo). Su médico adormecerá la zona con un anestésico local. Luego, insertará una aguja en el vaso sanguíneo. Se colocará un cable guía a través de la aguja, en el vaso sanguíneo, y se retirará la aguja. El catéter se colocará sobre el cable guía y será desplazado hasta el vaso sanguíneo. El catéter será guiado a través de los vasos sanguíneos hasta que la punta se encuentre en la zona que debe estudiarse. Su médico usará el fluoroscopio para observar el movimiento del catéter en los vasos sanguíneos.

Una vez que se haya colocado el catéter, se inyecta el material de contraste a través de él. Es posible que se le pida que inhale y contenga la respiración durante varios segundos. Se tomarán varias imágenes radiográficas, una tras otra. Estas estarán disponibles de inmediato para que su médico pueda observarlas. Debe permanecer muy quieto para que las imágenes sean nítidas. A veces, solo se estudia un pulmón, o se puede repetir el proceso más de una vez para cada pulmón. Vea una imagen de cómo se realiza una angiografía.

Una angiografía dura de 1 a 2 horas. Después de la angiografía, se retira el catéter y se ejerce presión en el lugar de inserción de la aguja de 10 a 15 minutos para detener cualquier sangrado. Es posible que se coloque un pequeño saco de arena o pinza en el lugar para ejercer presión. Se coloca una venda en el lugar. Si es necesario, se le administrará un analgésico (medicamento para el dolor).

Es posible que se marque con un bolígrafo el lugar de las manos y de los pies donde puede sentirse el latido cardíaco (pulso periférico). Es posible que se le mida el pulso antes y después de la angiografía.

Qué se siente

Es posible que sienta un breve pinchazo o pellizco cuando se le aplique el anestésico. La mayoría de las personas no sienten dolor cuando el catéter está en el vaso sanguíneo.

Es posible que sienta presión en el vaso sanguíneo cuando se mueve el catéter. Informe a su médico si siente dolor.

Probablemente tenga una sensación de calor cuando se coloca el material de contraste. Esta sensación dura solo algunos segundos. Para algunas personas, la sensación de calor es fuerte y, para otras, es muy leve.

Puede sentir necesidad de toser, pero intente seguir conteniendo la respiración hasta que le digan que puede respirar.

Es posible que experimente dolor de cabeza, enrojecimiento de la cara o un sabor salado o metálico en la boca después del uso del material de contraste. Estas sensaciones no duran mucho. Es posible que algunas personas sientan el estómago revuelto o vomiten, pero esto no es muy frecuente.

Después de la prueba, es posible que sienta cierta sensibilidad y que aparezcan moretones en el lugar donde se introdujo el catéter.

Puede beber más líquido para eliminar de su cuerpo el material de contraste, a menos que su médico le haya indicado no hacerlo.

Riesgos

Hay muy pocas probabilidades de que surja algún problema importante a raíz de una angiografía, pero pueden presentarse algunas complicaciones. En la mayoría de los casos, surgen problemas dentro de 2 horas después de la prueba, cuando el paciente se encuentra en la sala de recuperación. Si el problema aparece durante la angiografía, es posible que la prueba no se complete. Quizá necesite algún tratamiento de urgencia, que podría incluir cirugía.

  • Existe la posibilidad de que se produzca una reacción alérgica al tinte de yodo. La reacción puede ser leve (comezón o salpullido) o grave (dificultad para respirar o choque ["shock"] repentino). La mayoría de las reacciones pueden tratarse con medicamentos. Asegúrese de informarle a su médico si tiene fiebre del heno (rinitis), asma, alergia al yodo o alergias a ciertos alimentos.
  • Es posible que se produzca sangrado en el lugar de inserción de la aguja. También puede formarse un coágulo de sangre en el lugar donde se introdujo el catéter. Esto podría provocar cierta obstrucción del flujo de sangre en el brazo o en la pierna.
  • El tinte de yodo que se usa en la prueba puede provocar pérdida de agua o daño directo a los riñones. Este es un motivo especial de preocupación para las personas que tienen problemas renales, diabetes o que están deshidratadas. Se aplican medidas especiales durante la prueba para prevenir problemas en personas que tienen estas afecciones y que necesitan una angiografía.
  • Siempre hay una pequeña probabilidad de que se produzcan daños en las células o el tejido por la exposición a la radiación, incluso a los bajos niveles que se usan para esta prueba.

Resultados

La angiografía pulmonar es una radiografía que utiliza un tinte especial y una cámara (fluoroscopia) para tomar imágenes del flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos de los pulmones. Es posible que su médico le comunique algunos resultados inmediatamente después de la prueba. Por lo general, los resultados completos están listos el mismo día.

Angiografía pulmonar

Normal:

El material de contraste fluye en forma pareja a través de los vasos sanguíneos.

No se observa estrechamiento, obstrucción, abultamiento ni otro problema en los vasos sanguíneos. Las presiones arteriales pulmonares son normales.

Anormal:

Los vasos sanguíneos que no se encuentran en su posición normal podrían indicar que están siendo empujados por un tumor u otro crecimiento.

Una protuberancia en un vaso sanguíneo podría indicar un debilitamiento de la pared del vaso sanguíneo (aneurisma).

La pérdida de material de contraste de un vaso sanguíneo podría indicar que hay un orificio en dicho vaso.

Hay un vaso anormal o un bloqueo entre los vasos en el pulmón.

Hay ramificación anormal de los vasos sanguíneos desde el nacimiento (congénita).

Qué afecta esta prueba

Las razones por las que es posible que no pueda realizarse la prueba o que los resultados no sean útiles incluyen:

  • Estar embarazada. Por lo general, no se realizan angiografías durante el embarazo debido a que la radiación podría dañar al bebé en desarrollo (feto).
  • Tener un vaso sanguíneo bloqueado u otro problema en los vasos sanguíneos.
  • Tener presión arterial alta en los vasos sanguíneos que llevan la sangre a los pulmones (hipertensión pulmonar).
  • No poder permanecer quieto durante la prueba.
  • Tener un ritmo cardíaco anormal. Su médico hablará con usted acerca de esto.

Para pensar

  • Como alternativa, en lugar de una angiografía, se podrían realizar una angiografía por tomografía computarizada (CTA, por sus siglas en inglés) o una angiografía por resonancia magnética (MRA, por sus siglas en inglés). Cada una de estas pruebas es menos agresiva que una angiografía estándar. Algunas MRA y todas las CTA requieren una inyección de material de contraste. Una CTA también implica exposición a radiación. Para obtener más información, vea los temas Angiografía por resonancia magnética (MRA) y Tomografía computarizada (CT) del cuerpo. Es posible que algunos médicos deseen obtener resultados de una angiografía estándar antes de realizar una cirugía para reparar un vaso sanguíneo dañado o anormal.
  • En el caso de personas con problemas renales, diabetes o deshidratación, se toman medidas para prevenir el daño renal. Es posible que se use menos material de contraste o más líquido antes, durante y después de la prueba. Si tiene antecedentes de problemas renales, es posible que se realicen otros análisis de sangre (de creatinina o nitrógeno ureico en sangre) antes de una angiografía para asegurarse de que los riñones estén funcionando bien. Para obtener más información, vea los temas Creatinina y depuración de la creatinina y Nitrógeno ureico en la sangre.
  • En raras ocasiones, es posible que se necesite cirugía para reparar un orificio en el vaso sanguíneo en el que se colocó el catéter. También existe una sustancia que puede usarse para ayudar a taponar el orificio del vaso y detener el sangrado. Por lo general, la sustancia que se usa para taponar el orificio del vaso es absorbida por el cuerpo al cabo de varios meses.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia
Howard Schaff, MD - Diagnóstico en radiología
Última revisión 27 noviembre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.