Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Gasometría arterial

Generalidades de la prueba

La gasometría arterial (ABG, por sus siglas en inglés) mide la acidez (pH) y los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre de una arteria. Esta prueba se utiliza para registrar lo bien que sus pulmones pueden trasladar el oxígeno a la sangre y eliminar el dióxido de carbono de la sangre.

A medida que la sangre pasa por los pulmones, el oxígeno se desplaza hacia la sangre y el dióxido de carbono pasa de la sangre a los pulmones. Esta prueba usa sangre de una arteria para medir los niveles de oxígeno y dióxido de carbono antes de que entren en los tejidos del cuerpo. La ABG mide:

  • Presión parcial de oxígeno (PaO2). Esto mide la presión del oxígeno disuelto en la sangre y qué tan bien el oxígeno puede desplazarse desde los pulmones hacia la sangre.
  • Presión parcial de dióxido de carbono (PaCO2). Esto mide la presión del dióxido de carbono disuelto en la sangre y lo bien que el dióxido de carbono puede eliminarse del cuerpo.
  • pH. El pH mide los iones de hidrógeno (H+) en la sangre. Por lo general, el pH de la sangre es de entre 7.35 y 7.45. El pH inferior a 7.0 se llama ácido y el pH superior a 7.0, básico (alcalino). Por tanto, la sangre es ligeramente básica.
  • Bicarbonato (HCO3). El bicarbonato es una sustancia química (protectora) que impide al pH de la sangre hacerse demasiado ácido o demasiado básico.
  • Valores del contenido de oxígeno (O2CT) y la saturación de oxígeno (O2Sat). El contenido de O2 mide la cantidad de oxígeno en la sangre. La saturación de oxígeno mide la cantidad de hemoglobina en los glóbulos rojos que transporta oxígeno (O2).

La sangre para realizar una prueba de ABG se extrae de una arteria. La mayoría de los demás análisis de sangre se realizan en una muestra de sangre extraída de una vena, después de que la sangre ya pasó por los tejidos del cuerpo, donde se utiliza el oxígeno y se produce el dióxido de carbono.

Por qué se hace

La gasometría arterial (ABG) se hace para:

  • Detectar problemas respiratorios graves y enfermedades pulmonares, como el asma, la fibrosis quística o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Determinar lo bien que está funcionando el tratamiento para las enfermedades pulmonares.
  • Determinar si necesita oxígeno adicional o ayuda con la respiración (ventilación mecánica).
  • Determinar si está recibiendo la cantidad correcta de oxígeno cuando usa oxígeno en el hospital.
  • Medir el nivel ácido-base en la sangre de las personas que tienen insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, diabetes no controlada, trastornos del sueño o infecciones graves, o después de una sobredosis.

Cómo prepararse

Dígale a su médico si:

  • Ha tenido problemas de sangrado o toma anticoagulantes, como aspirina o warfarina (Coumadin).
  • Está tomando algún medicamento.
  • Es alérgico a algún medicamento, como los utilizados para adormecer la piel (anestésicos).

Si está en terapia de oxígeno, es posible que se deba apagar el oxígeno durante 20 minutos antes del análisis de sangre. Esto se conoce como "prueba de aire ambiental". Si no puede respirar sin el oxígeno, este no se apagará.

Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga sobre la necesidad de la prueba, sus riesgos, el modo en que se realizará o el significado de los resultados. Para ayudarlo a comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Cómo se hace

Por lo general, una muestra de sangre de una arteria se extrae del interior de la muñeca (arteria radial), pero también se puede extraer de una arteria de la ingle (arteria femoral) o de la parte interna del brazo, arriba del pliegue del codo (arteria braquial). Se deberá sentar con el brazo extendido y la muñeca apoyada en una almohada pequeña. El profesional de la salud que extraiga la sangre puede girarle la mano y buscarle el pulso en la muñeca.

Se puede realizar un procedimiento llamado prueba de Allen para asegurarse de que el flujo de sangre a su mano es normal. La gasometría arterial (ABG) no se realizará en un brazo que se use para diálisis o si hay una infección o inflamación en el área del sitio de punción.

El profesional de la salud que le tome una muestra de sangre:

  • Limpiará con alcohol el lugar de inserción de la aguja. Pueden darle una inyección de anestésico local para adormecer el área.
  • Insertará la aguja en la arteria. Es posible que necesite más de un pinchazo con la aguja.
  • Dejará que la jeringa se llene de sangre. Asegúrese de respirar normalmente cuando le estén extrayendo sangre.
  • Colocará una almohadilla de gasa o una bolita de algodón en el sitio de la punción al retirar la aguja.
  • Pondrá una venda sobre el sitio de punción y le aplicará presión firme entre 5 y 10 minutos (posiblemente más si toma anticoagulantes o tiene problemas de sangrado).

Qué se siente

La extracción de sangre de una arteria es más dolorosa que la de una vena porque las arterias son más profundas y están protegidas por nervios.

  • La mayoría de las personas sienten un breve dolor agudo cuando se inserta en la arteria la aguja para extraer la muestra de sangre. Si le aplican anestesia local, es posible que no sienta la punción de la aguja en absoluto o que sienta un pinchazo o un piquete breves cuando la aguja atraviese la piel.
  • Puede sentir más dolor si la persona que le extrae sangre tiene problemas para encontrar su arteria, si su arteria está estrechada o si usted es muy sensible al dolor.

Riesgos

Las probabilidades de que surja un problema a partir de la extracción de una muestra de sangre de una arteria son muy bajas.

  • Le puede salir un pequeño moretón en el sitio de la punción. Usted puede disminuir la probabilidad de desarrollar un moretón al ejercer presión en el sitio durante al menos 10 minutos después de que se haya extraído la aguja (durante más tiempo si tiene problemas de sangrado o toma anticoagulantes).
  • Puede sentirse aturdido, mareado, con sensación de desmayo o con náuseas cuando le estén extrayendo la sangre de su arteria.
  • El sangrado continuo puede representar un problema para las personas con trastornos de sangrado. La aspirina, la warfarina (Coumadin) y otros medicamentos anticoagulantes pueden aumentar las probabilidades de sangrado. Si tiene problemas de sangrado o de coagulación, o si está tomando anticoagulantes, dígaselo a su médico antes de que le saquen la muestra de sangre.
  • En raras ocasiones, la aguja puede dañar un nervio o la arteria, lo que puede ocasionar que se bloquee la arteria.

Aunque los problemas son poco frecuentes, tenga cuidado con el brazo o la pierna de donde le extraen sangre. No levante ni cargue objetos durante aproximadamente 24 horas después de que le hayan extraído sangre de una arteria.

Resultados

La gasometría arterial (ABG) mide la acidez (pH) y los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre.

Valores normales

Los valores normales enumerados aquí, llamados límites de referencia, son solo una guía. Estos límites varían de un laboratorio a otro y dependen de la elevación sobre el nivel del mar. Su laboratorio puede tener límites diferentes para indicar lo que es normal. El informe de laboratorio debe incluir los límites que usa su laboratorio. Además, su médico evaluará los resultados en función de su salud y de otros factores. Esto significa que un resultado que esté fuera de los valores normales enumerados aquí aún puede ser normal para usted o su laboratorio.

Por lo general, los resultados están listos de inmediato.

Gasometría arterial (a nivel del mar y respirando aire ambiental) 1
Presión parcial de oxígeno (PaO2):

Más de 80 mm Hg (más de 10.6 kPa)

Presión parcial de dióxido de carbono (PaCO2):

35–45 mm Hg (4.6–5.9 kPa)

pH:

7.35–7.45

Bicarbonato (HCO3):

22–26 mEq/L (22–26 mmol/L)

Contenido de oxígeno (O2CT):

15–22 mL por 100 mL de sangre (6.6–9.7 mmol/L)

Saturación de oxígeno (O2Sat):

95%–100% (0.95–1.00)

Por lo general, también se informa la concentración de oxígeno que se respira, llamada fracción de oxígeno inhalado (FiO2). Esto es solo útil si recibe terapia de oxígeno de un tanque o usa un respirador.

Muchas afecciones pueden cambiar los niveles de gases en la sangre. Su médico hablará con usted sobre cualquier resultado anormal que pueda estar relacionado con sus síntomas y sus antecedentes de salud.

Qué afecta esta prueba

Es posible que no pueda realizarse la prueba o que los resultados no sean útiles por los siguientes motivos:

  • Tiene fiebre o una temperatura corporal anormalmente baja (hipotermia).
  • Tiene una enfermedad que afecta la cantidad de oxígeno que se transporta en su sangre, como anemia grave o policitemia.
  • Fuma justo antes de la prueba o respira el humo de otros, monóxido de carbono o determinados removedores de barniz o pinturas en áreas cerradas o mal ventiladas.

Para pensar

  • Los valores de la gasometría arterial (ABG) por sí solos no proporcionan suficiente información para diagnosticar un problema. Por ejemplo, no muestran si los niveles bajos son causados por problemas pulmonares o cardíacos. Los valores de la gasometría arterial son más útiles cuando se combinan con otros exámenes y pruebas.
  • A menudo, la prueba de ABG se realiza a una persona que está en el hospital debido a lesiones o enfermedades graves. La prueba puede medir lo bien que funcionan los pulmones y los riñones de la persona y cómo el cuerpo usa la energía.
  • La prueba de ABG puede ser más útil cuando hay un aumento o una disminución del ritmo respiratorio de una persona o cuando la persona tiene niveles muy altos de azúcar (glucosa) en la sangre, tiene una infección grave o sufre insuficiencia cardíaca.
  • Si se necesitan varias muestras de sangre, es posible que se coloque un tubo delgado en una arteria (catéter arterial). Entonces, se puede extraer sangre cuando sea necesario.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Robert L. Cowie, MB, FCP(SA), MD, MSc, MFOM - Pulmonología
Última revisión 30 mayo, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.