Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Varicela

Generalidades del tema

¿Qué es la varicela?

La varicela es una enfermedad contagiosa que causa un salpullido con comezón y manchas rojizas o ampollas en todo el cuerpo. La varicela puede causar problemas a mujeres embarazadas, recién nacidos, adolescentes y adultos, y a personas que tienen problemas del sistema inmunitario que le dificultan al cuerpo combatir infecciones.

La varicela, por lo general, no es un problema de salud grave en niños sanos. Pero un niño con varicela tiene que quedarse en casa y no ir a la escuela. Y es posible que usted tenga que faltar al trabajo para atender a su hijo.

Después de haber tenido varicela, es probable que no la vuelva a tener. Pero el virus permanece en el cuerpo mucho tiempo después de que se recupera de la enfermedad. Si el virus vuelve a activarse, puede provocar una infección viral dolorosa llamada culebrilla.

¿Qué causa la varicela y cómo se contagia?

La varicela es causada por el virus varicela-zóster. Se puede contagiar fácilmente. Usted puede contagiarse de una persona infectada que estornuda, tose o comparte alimentos o bebidas. También puede contraerla si toca el líquido de una ampolla de la varicela.

Una persona que tiene varicela puede contagiar el virus incluso antes de tener algún síntoma. La varicela se contagia más fácilmente entre 2 y 3 días antes de que aparezca el salpullido y hasta que todas las ampollas hayan formado una costra.

Usted tiene riesgo de contraer varicela si nunca ha tenido la enfermedad ni ha recibido la vacuna contra la varicela. Si alguna persona con quien vive contrae varicela, su riesgo es incluso mayor debido al contacto cercano.

¿Cuáles son los síntomas?

Los primeros síntomas de la varicela suelen aparecer entre 14 y 16 días después del contacto con una persona infectada con el virus. La mayoría de las personas se sienten mal y tienen fiebre, disminución del apetito, dolor de cabeza, tos y dolor de garganta. El salpullido de la varicela con comezón suele aparecer 1 o 2 días después de que empiezan los primeros síntomas.

Después de que aparece una mancha roja de varicela, por lo general lleva alrededor de 1 o 2 días para que la mancha pase por todas las etapas. Esto incluye que se convierta en ampolla, se reviente, se seque y se forme una costra. Todos los días aparecerán nuevas manchas rojas por hasta 5 o 7 días.

Suelen pasar alrededor de 10 días después de los primeros síntomas antes de que se formen costras en todas las ampollas. Esto es cuando la persona con varicela puede volver a la guardería, a la escuela o al trabajo.

¿Cómo se diagnostica la varicela?

Su médico le hará preguntas acerca de sus síntomas y lo examinará. Por lo general, esto le da a su médico la información suficiente para averiguar si usted tiene varicela.

Es posible que un niño sano con síntomas de varicela no necesite ir a ver a un médico. Tal vez usted pueda describir los síntomas de su hijo al médico por teléfono.

Los adolescentes, los adultos, las mujeres embarazadas y las personas con problemas de salud deben consultar a un médico por la varicela. Esto es especialmente importante para las mujeres embarazadas, dado que la varicela a principios del embarazo puede causar defectos congénitos (de nacimiento) o una infección grave en un recién nacido.

¿Cómo se trata?

La mayoría de los niños y de los adultos sanos solo necesitan tratamiento en el hogar para la varicela. El tratamiento en el hogar incluye hacer reposo y tomar medicamentos para reducir la fiebre y la comezón. También puede sumergirse en baños de avena para aliviar la comezón.

Las personas con enfermedades a largo plazo o con otros problemas de salud pueden necesitar más tratamiento para la varicela. Es posible que necesiten tratamiento con inmunoglobulina (IG) o medicamentos antivirales. Su médico puede dárselos al poco tiempo de que haberse expuesto al virus para ayudarlo a sentirse mejor más rápido.

¿Cómo puede prevenir la varicela?

Usted puede prevenir la varicela con la vacuna contra la varicela. Los niños reciben la vacuna contra la varicela como parte de sus inmunizaciones de rutina.

Si usted ha estado cerca de una persona que tiene el virus y usted no ha tenido varicela ni ha recibido la vacuna, es posible que aún pueda prevenir la enfermedad. Reciba una inyección de anticuerpos contra la varicela (inmunoglobulina) o la vacuna de inmediato.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la varicela:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Cómo cuidarse a sí mismo:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Varicela: Cómo controlar la comezón

Causa

El virus varicela-zóster, uno de los virus del herpes, causa la infección de varicela. El mismo virus que causa la varicela también causa la culebrilla (herpes zóster).

Cómo se contagia

El virus de la varicela puede transmitirse fácilmente de una persona a otra. La mayoría de las veces, se transmite a través de las vías respiratorias, como las membranas mucosas de la boca y de la nariz. También puede contraer la varicela a través del aire, por el estornudo o la tos de una persona infectada. Con menos frecuencia, la varicela se contagia cuando el líquido de una ampolla de la varicela entra en contacto con la piel.

En raras ocasiones, una persona puede contraer varicela por el líquido de las ampollas de la culebrilla.

Síntomas

Los primeros síntomas de la varicela incluyen:

  • Una fiebre de 100.4 °F (38 °C) a 103 °F (39.4 °C).
  • Sentirse mal, cansado y perezoso.
  • Tener poco apetito o no tener hambre en absoluto.
  • Tener dolor de cabeza y dolor de garganta.

Por lo general, los primeros síntomas son leves en los niños, pero pueden ser graves en adolescentes y en adultos. Estos síntomas pueden continuar durante toda la enfermedad.

Alrededor de 1 o 2 días después de que aparecen los primeros síntomas de la varicela, aparece un salpullido con comezón.

Qué sucede

Las primeras semanas después de contraer el virus

Los primeros síntomas de la varicela suelen aparecer aproximadamente 14 o 16 días después del contacto con una persona infectada con el virus. La mayoría de las personas se sienten mal y tienen fiebre, disminución del apetito, dolor de cabeza, tos y dolor de garganta.

  • Algunos niños tienen el salpullido de la varicela sin tener antes los síntomas iniciales.
  • Los bebés de 6 meses de edad o menos pueden tener alguna protección contra la varicela por los anticuerpos que les pasan las madres. Así que si se infectan con el virus, podrían no tener muchos síntomas.
  • Las personas con sistemas inmunitarios débiles pueden tener los primeros síntomas de la varicela antes del período normal de 10 a 14 días después de la exposición.

La varicela es más contagiosa desde 2 o 3 días antes de que aparezca el salpullido hasta que todas las ampollas hayan formado una costra.

El salpullido de la varicela

El salpullido de la varicela, por lo general, aparece en la parte superior del cuerpo alrededor de 1 o 2 días después de que comienzan los primeros síntomas. El tronco suele ser la zona más afectada, mientras que los brazos y las piernas son los menos afectados. El salpullido también puede propagarse al cuero cabelludo, la cara, la nariz y la boca. En raras ocasiones, se propaga al recubrimiento de los párpados (conjuntiva), la cobertura cristalina sobre el ojo (córnea), la garganta o la zona genital.

Lleva alrededor de 1 o 2 días que una mancha roja de varicela (mácula) pase por todas las etapas:

  • Aparecen manchas o bultos rojos o hinchados y se convierten en ampollas llenas de líquido transparente o turbio y que parecen granos.
  • Las ampollas se rompen y, a menudo, pierden líquido.
  • Se forma una costra seca sobre las ampollas rotas a medida que sanan.

Complicaciones posibles

La infección de la piel es la complicación más común para los niños que tienen menos de 5 años. La piel se puede infectar después de que se rasca el salpullido. Rascarse permite que las bacterias de la piel o de debajo de las uñas ingresen a una ampolla de la varicela. La infección puede convertirse en algo grave si no se trata. Una ampolla infectada también puede dejar una cicatriz.

Algunas personas también corren un riesgo mayor de problemas más graves causados por la varicela. El grupo de alto riesgo incluye recién nacidos, adolescentes, adultos —especialmente mujeres embarazadas— y aquellos que tienen sistemas inmunitarios débiles.

Aunque usted se vuelve inmune al virus de la varicela después de haber tenido varicela, el virus aún seguirá en el cuerpo. El virus puede luego causar culebrilla (herpes zóster), por lo general, cuando usted es un adulto mayor. Aproximadamente 1 de cada 5 personas que tienen varicela luego tendrán culebrilla.1 La vacuna contra la culebrilla puede ayudar a prevenir la culebrilla o a hacer que la culebrilla sea menos dolorosa.

Qué aumenta el riesgo

Corre el riesgo de tener varicela si no ha tenido varicela ni ha recibido la vacuna y si:

  • Vive con una persona que tiene varicela.
  • Está en lugares cerrados por más de 1 hora con una persona que tiene varicela.
  • Está en el hospital y comparte una habitación con una persona que luego tiene varicela, o recibe atención de un integrante del personal que luego tiene varicela.
  • Tiene un sistema inmunitario débil.

Después de haber tenido varicela o de haber recibido la vacuna contra la varicela, usted se vuelve inmune al virus. Es posible que pueda tener una reacción leve si vuelve a estar expuesto, como algunas manchas y fiebre leve. Pero no es probable que tenga varicela más de una vez.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico de inmediato si usted o su hijo con varicela tiene:

  • Dolor de cabeza intenso o vómito constante, sensibilidad a la luz brillante, o somnolencia o confusión inusuales. Estos pueden ser señales de inflamación del cerebro (encefalitis).
  • Problemas para respirar o tos persistente. Estos pueden ser señales de una neumonía por varicela.
  • Piel roja, caliente y dolorida, o si el salpullido de la varicela cambia a llagas abiertas más grandes. Estas pueden ser señales de una infección grave de la piel.

Llame para pedir una cita con su médico si:

  • Es mayor de 12 años y no está seguro de haber tenido la varicela o de haber sido vacunado alguna vez, y si ha estado expuesto a la varicela.
  • Usted o su hijo tiene un sistema inmunitario débil y ha estado expuesto a la varicela.
  • Usted está embarazada y ha estado expuesta a la varicela.
  • Usted o su hijo tiene varicela y alguno de los siguientes síntomas:
    • Una fiebre que dura más de 24 horas.
    • Comezón intensa que no puede aliviarse con el tratamiento en el hogar.
    • Salpullido de la varicela en el globo ocular.
    • Un salpullido que dura más de 2 semanas.

Si usted es un adolescente o un adulto, está embarazada o tiene un sistema inmunitario débil, es importante que vea a su médico en cuanto piense que ha estado expuesto al virus de la varicela. Es posible que su médico quiera darle un medicamento que lo ayude a protegerse del virus.

Es posible que un niño sano con síntomas de varicela no necesite ir a ver a un médico. Tal vez pueda describirle los síntomas de su hijo al médico por teléfono. Entonces, su hijo no tendrá que salir del hogar y correr el riesgo de contagiar el virus a otras personas. Pero es importante consultar con su médico para averiguar si desea ver a su hijo.

Si va al consultorio de su médico, pregunte si tiene que tomar alguna precaución cuando llegue para evitar propagar la infección. Por ejemplo, el personal del consultorio puede llevarlo directamente a la sala de exámenes cuando llegue, en vez de hacerlo esperar en la sala de espera.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden diagnosticar y tratar la varicela:

Si se producen complicaciones graves, es posible que se lo remita a un especialista. Por ejemplo, puede consultar a un neumólogo por problemas pulmonares.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

La varicela suele poder diagnosticarse según el aspecto del salpullido de la varicela. Para un niño sano, describir el salpullido por teléfono a un médico (en lugar de ir al consultorio) puede ser lo único que tenga que hacer.

Todo aquel que tenga más de 12 años, las mujeres embarazadas o los que tengan un sistema inmunitario débil tienen que ser revisados por un médico en cuanto haya sospechas de varicela. Cuando se da inmediatamente, el tratamiento puede ayudar a prevenir complicaciones graves. Para obtener más información, vea Cuándo llamar a un médico.

En el consultorio, su médico le preguntará sobre sus síntomas y lo examinará. Por lo general, esto le proporciona a su médico información suficiente para determinar si usted tiene varicela.

La varicela durante el embarazo

Una mujer que ha tenido varicela al comienzo de su embarazo puede querer que se revise al feto para detectar defectos congénitos. Esto puede hacerse con una ecografía fetal durante el segundo trimestre.

Averigüe si usted es inmune

Si usted jamás ha tenido la varicela ni le han puesto la vacuna contra la varicela, usted no tiene inmunidad contra el virus. Esto significa que el virus puede enfermarlo, es decir, usted puede tener varicela.

Si tiene que asegurarse de que es inmune al virus de la varicela, se lo puede indicar una prueba viral. Hacerse una prueba viral tiene sentido si usted no está seguro de ser inmune y si:

  • Planea o pudiera quedar embarazada. Ser inmune a la varicela previene complicaciones a causa de la varicela durante el embarazo.
  • Sus probabilidades de enfermarse gravemente por la varicela o de que tenga complicaciones son más altas de lo normal.
  • Le exigen prueba de inmunidad a la varicela en el trabajo o en la escuela.

Generalidades del tratamiento

El tratamiento para la varicela depende de su edad, su salud, cuánto tiempo hace que estuvo expuesto al virus y sus síntomas.

  • Es posible que un niño saludable con varicela solo necesite tratamiento casero para ayudar a aliviar la comezón y vigilar la fiebre. Para obtener más información, vea Tratamiento en el hogar.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Varicela: Cómo controlar la comezón
  • Los adolescentes y los adultos saludables que tienen varicela suelen tener síntomas más graves que los niños y tienen un riesgo mayor de tener complicaciones que los niños saludables. Si usted tiene más de 12 años, es una mujer embarazada o tiene un sistema inmunitario débil, su médico puede darle un medicamento o una vacuna que lo ayuda a protegerse del virus. Para obtener más información, vea Medicamentos. Las medidas de tratamiento en el hogar también pueden ayudar a que se sienta más cómodo.

Prevención

El virus de la varicela se transmite fácilmente de persona a persona. Si usted jamás ha tenido la varicela ni le han puesto la vacuna contra la varicela (¿Qué es un documento PDF ?), usted no tiene inmunidad contra el virus. Esto significa que el virus puede enfermarlo.

Si usted o su hijo no es inmune, usted puede prevenir la varicela con la vacuna. Esta se recomienda para:

  • Todos los niños sanos de 12 meses de edad o más que no hayan tenido varicela.
  • Personas saludables que no estén seguras de si han recibido la vacuna o si han tenido varicela de niños.
  • Mujeres que estén planeando quedar embarazadas pero que todavía no lo están.

Para las mujeres que no son inmunes, la varicela y el embarazo pueden ser una combinación peligrosa. Ponerse la vacuna cuando no se está embarazada previene complicaciones de la varicela durante el embarazo. Hable con su médico sobre el momento adecuado para vacunarse.

Usted puede ayudar a prevenir la varicela evitando el contacto cercano con personas infectadas con el virus. Esto es aún más importante si tiene un sistema inmunitario débil. Pero una persona infectada puede contagiar el virus antes de tener síntomas.

Prevenga la varicela después de estar expuesto al virus

Si usted ha estado en contacto con una persona que tiene varicela y no está seguro de si es inmune, una inyección de la vacuna puede ayudarlo a prevenir tener la enfermedad. O puede hacer que la enfermedad sea más moderada.

Si no puede ponerse la vacuna contra la varicela (por ejemplo, durante el embarazo), una inyección de anticuerpos (inmunoglobulina) o un medicamento antiviral puede ayudar a retrasar o prevenir la varicela.

Para obtener más información, vea Medicamentos.

No exponga a los niños a la varicela

Antes de que existiera la vacuna contra la varicela, las familias solían tener el virus por semanas a la vez dado que enfermaba a una persona y luego a la otra. Para "sacársela de encima", algunos padres exponían a sus hijos intencionalmente a un niño con varicela.

Ahora que la vacuna puede proteger contra el virus, los padres tienen una opción más segura que exponer a sus hijos a la varicela. No exponga a su hijo al virus de la varicela. Aun los niños pequeños pueden tener complicaciones graves (aunque poco frecuentes) a causa de la infección, incluyendo neumonía o encefalitis.

Tratamiento en el hogar

La mayoría de los niños, los adolescentes y los adultos saludables con varicela solo necesitan tratamiento en el hogar. Pero todos los adolescentes y los adultos con varicela deben consultar a un médico. Cuando se da inmediatamente, el tratamiento puede ayudar a prevenir complicaciones graves.

Si tiene varicela, no necesita quedarse en cama. Pero lo mejor es no hacer esfuerzos y descansar. Los medicamentos de venta libre pueden ayudar a aliviar síntomas como fiebre y comezón.

Antes de darle medicamentos a su hijo enfermo, consulte con el médico de su hijo. Debido a su tamaño pequeño, los niños son más sensibles que los adultos a los efectos de algunos medicamentos. Use una cuchara de medición o una taza de medicamento para darle medicamento líquido a un niño. No adivine la cantidad ni use una cuchara común.

Reduzca la comezón

El salpullido de varicela pica. Haga lo que pueda para controlar la comezón y evite rascarse. Rascarse las ampollas puede causar una infección de la piel o hacer que se formen cicatrices después de que sanan las ampollas.

Puede tomar medidas para controlar la comezón, como tomar baños de avena, aplicarse compresas frías y tomar antihistamínicos. Consulte con el médico de su hijo antes de darle antihistamínicos a su hijo.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Varicela: Cómo controlar la comezón

Vigile la fiebre

La fiebre es la respuesta normal del cuerpo a la infección. Una temperatura más alta de lo normal destruye bacterias y virus que causan enfermedades. Los medicamentos para la fiebre detienen este proceso natural, de modo que úselos solamente cuando la fiebre esté causando molestias.

Usted puede ayudar a aliviar la fiebre con medicamentos de venta libre. Siga las instrucciones del envase atentamente. Si le da un medicamento a su bebé, siga las indicaciones de su médico respecto de la cantidad que debe darle. (No le dé aspirina a ninguna persona menor de 20 años debido al riesgo del síndrome de Reye, un problema poco común pero grave).

Llame a su médico si usted o su hijo tienen fiebre que dura más de 24 horas.

Para obtener más información, vea Fiebre o escalofríos, 11 años o menos o Fiebre o escalofríos, 12 años o más.

Prevenga la propagación de la infección

Si usted o su hijo tiene varicela, no vuelva al trabajo, a la escuela ni a la guardería hasta después de que todas las ampollas hayan formado una costra, por lo general, alrededor de 10 días después de que comienzan los primeros síntomas. Para ayudar a prevenir la propagación de la varicela, manténgase alejado de personas que no son inmunes.

Medicamentos

Los medicamentos para la varicela pueden:

  • Prevenir la varicela haciéndolo inmune a ella.
  • Ayudar a hacer que la varicela sea menos grave después de exponerse o de tener síntomas.
  • Ayudar a aliviar la comezón, el dolor y la fiebre de la varicela.

Si usted (o su hijo) no son inmunes a la varicela y han estado expuestos al virus, llame a su médico. El medicamento adecuado depende de su edad, su salud, cuánto tiempo hace que estuvo expuesto al virus y sus síntomas.

Vacunación para prevenir la varicela

Para prevenir la varicela, la mayoría de las personas pueden recibir la vacuna contra la varicela (¿Qué es un documento PDF ?). Para protegerse completamente, se necesitan dos dosis antes de que se exponga al virus.

Algunas personas no pueden ponerse la vacuna contra la varicela. Estas incluyen las mujeres embarazadas y las personas que alguna vez hayan tenido una reacción anafiláctica a la gelatina, la neomicina o a cualquier otra sustancia en la vacuna.

Medicamentos para ayudar a reducir la gravedad de la varicela

  • Vacuna contra la varicela. Si usted se expone a la varicela y se vacuna dentro de los 3 días, es posible que no se enferme o que su enfermedad sea leve. Si no puede recibir la inyección dentro de los 3 días, también puede ayudar ponérsela hasta 5 días después de la exposición.2
  • Inmunoglobulinas. Las inmunoglobulinas (IG) ayudan al sistema inmunitario del cuerpo a reconocer y a destruir bacterias y virus perjudiciales en el cuerpo, como el virus de la varicela. Las mujeres embarazadas, los recién nacidos que corren un riesgo alto de contraer la varicela y las personas que tienen ciertos problemas del sistema inmunitario pueden recibir una inyección de IG poco después de haber estado expuestos al virus. Puede ayudar a prevenir una infección y ayudarlos a que se sientan mejor más pronto.
  • Medicamentos antivirales. Los medicamentos antivirales, como aciclovir, suelen usarse para tratar a adultos y personas con sistemas inmunitarios débiles. Son utilizados después de que empieza a tener síntomas de la varicela. Los niños saludables no suelen necesitar estos medicamentos cuando tienen varicela. No se sabe si los medicamentos antivirales reducen las probabilidades de que una persona tenga complicaciones a causa de la varicela.

Medicamentos para aliviar el dolor y las molestias

Después de tener síntomas de la varicela, usted puede tomar medicamentos de venta libre para ayudar a aliviar las molestias. Consulte con el médico de su hijo antes de darle medicamentos a su hijo.

  • Acetaminofén (como Tylenol) o ibuprofeno (como Advil) para controlar el dolor y la fiebre. Siga las instrucciones del envase atentamente. Si le da un medicamento a su bebé, siga las indicaciones de su médico respecto de la cantidad que debe darle. Las personas de más de 20 años también pueden tomar aspirina para reducir la fiebre. No le dé aspirina a nadie menor de 20 años debido al riesgo de síndrome de Reye.
  • Antihistamínicosorales (como difenhidramina) para aliviar la comezón. Hable con su médico antes de usar cualquier loción o crema antihistamínica en su cuerpo o en el de su hijo. Y consulte con el médico de su hijo antes de darle pastillas antihistamínicas a su hijo.
  • Su médico puede recetarle antibióticosa usted o a su hijo si tienen una infección de la piel a causa de las ampollas de la varicela.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Gershon AA (2009). Varicella-zoster virus. In RD Feigin et al., eds., Feigin and Cherry's Textbook of Pediatric Infectious Diseases, 6th ed., vol. 2, pp. 2077–2088. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  2. American Academy of Pediatrics (2009). Varicella-zoster infections. In LK Pickering et al., eds., Red Book: 2009 Report of the Committee on Infectious Diseases, 28th ed., pp. 714–727. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.

Otras obras consultadas

  • Breuer J, Fifer H (2011). Chickenpox, search date June 2010. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2006). A new product (VariZIG™) for postexposure prophylaxis of varicella available under an investigational new drug application expanded access protocol. MMWR, 55(8): 209–210. Also available online: http://www.cdc.gov/mmwr/PDF/wk/mm5508.pdf.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2007). Prevention of varicella: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR, 56(RR-4): 1–48. Also available online: http://www.cdc.gov/mmwr/PDF/rr/rr5604.pdf.
  • Gershon AA, et al. (2008). Varicella vaccine. In SA Plotkin et al., eds., Vaccines, 5th ed., pp. 915–958. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Habif TP (2010). Warts, herpes simplex, and other viral infections. In Clinical Dermatology, A Color Guide to Diagnosis and Therapy, 5th ed., pp. 454–490. Edinburgh: Mosby Elsevier.
  • Habif TP, et al. (2011). Herpes simplex section of Viral infections. In Skin Disease: Diagnosis and Treatment, 3rd ed., pp. 224–229. Edinburgh: Saunders.
  • Hambleton S (2011). Varicella-zoster virus infections. In CD Rudolph et al., eds., Rudolph’s Pediatrics, 22nd ed., pp. 1160–1164. New York: McGraw-Hill.
  • Hirsch MS (2007). Herpesvirus infections. In DC Dale, DD Federman, eds., ACP Medicine, section 7, chap. 26. New York: WebMD.
  • Schmader KE, Oxman MN (2012). Varicella and herpes zoster. In LA Goldman et al., eds., Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine, 8th ed., vol. 2, pp. 2383–2401. New York: McGraw-Hill.
  • Whitley RJ (2010). Varicella-zoster virus. In GL Mandell et al., eds., Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, 7th ed., vol. 2, pp. 1963–1969. Philadelphia: Churchill Livingstone Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
John Pope, MD - Pediatría
Thomas Emmett Francoeur, MD, MDCM, CSPQ, FRCPC - Pediatría
Última revisión 23 agosto, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.