Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD)

Generalidades del tema

¿Qué es el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD)?

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) es una afección por la cual una persona tiene problemas para prestar atención y concentrarse en las tareas, tiende a actuar sin pensar y tiene problemas para estar sentada quieta. Es posible que comience durante la infancia temprana y puede continuar en la adultez. Sin tratamiento, el ADHD puede causar problemas en el hogar, en la escuela, en el trabajo y con las relaciones. En el pasado, el ADHD solía llamarse trastorno por déficit de atención (ADD, por sus siglas en inglés).

¿Cuál es la causa del ADHD?

La causa exacta no está clara, pero el ADHD tiende a ser hereditario.

¿Cuáles son los síntomas?

Los tres tipos de síntomas del ADHD incluyen:

  • Tener problemas para prestar atención. Las personas con ADHD se distraen fácilmente. Les cuesta concentrarse en una tarea.
  • Tener problemas para estar sentado quieto, incluso por un período breve. A esto se le llama hiperactividad. Es posible que los niños con ADHD se retuerzan, estén intranquilos o corran en momentos inapropiados. Los adolescentes y los adultos suelen sentirse inquietos e intranquilos. No pueden disfrutar de la lectura ni de otras actividades tranquilas.
  • Actuar antes de pensar. Es posible que las personas con ADHD hablen demasiado fuerte, se rían demasiado fuerte o se enojen más de lo apropiado para la situación. Es posible que los niños no puedan esperar su turno ni compartir. Esto hace que sea difícil para ellos jugar con otros niños. Es posible que los adolescentes y los adultos tomen decisiones apresuradas que causarán un impacto a largo plazo en sus vidas. Pueden gastar demasiado dinero o cambiar de trabajo con frecuencia.

¿Cómo se diagnostica el ADHD?

El ADHD a menudo se diagnostica cuando un niño tiene entre 6 y 12 años de edad. Es posible que los maestros noten síntomas en los niños que están en este grupo de edad.

En primer lugar, se le harán unas pruebas al niño para asegurarse de que no tenga otros problemas, como deficiencia de aprendizaje, depresión o trastorno de ansiedad. El médico utilizará los criterios de la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría) para el diagnóstico del ADHD. También es posible que el médico examine informes escritos acerca de la conducta del niño. Los informes son preparados por los padres, los maestros y las demás personas que tengan contacto regular con el niño.

¿Cómo se trata?

Si bien no existe cura para el ADHD, el tratamiento podría ayudar a controlar los síntomas. El tratamiento podría incluir medicamentos y terapia conductual. Los padres y otros adultos deben vigilar de cerca a los niños después de que empiecen a tomar medicamentos para el ADHD. Los medicamentos podrían causar efectos secundarios, como pérdida del apetito, dolores de cabeza o dolores abdominales, tics o espasmos, y problemas para dormir. Los efectos secundarios, generalmente, mejoran en pocas semanas. En caso contrario, el médico puede reducir la dosis.

La terapia se centra en realizar cambios en el entorno para mejorar la conducta del niño. Por lo general, la asesoría psicológica y el apoyo adicional en el hogar y en la escuela ayudan a los niños a tener éxito en la escuela y a sentirse mejor acerca de sí mismos.

¿Cómo afecta el ADHD a los adultos?

Muchos adultos no se dan cuenta de que tienen ADHD hasta que se les diagnostica la enfermedad a sus hijos. Luego, comienzan a notar sus propios síntomas. Es posible que los adultos con ADHD tengan dificultad para concentrarse, organizarse y terminar las tareas. A menudo olvidan cosas. Sin embargo, también suelen ser muy creativos y curiosos. Les encanta hacer preguntas y seguir aprendiendo. Algunos adultos con ADHD aprenden a manejar sus vidas y encuentran carreras que les permiten usas esas fortalezas.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del ADHD:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Cómo vivir con ADHD:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  ADHD: ¿Debería mi hijo tomar medicamentos para el ADHD?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  ADHD: Cómo ayudar a su hijo a aprovechar al máximo la escuela
  ADHD: Cómo ayudar a su hijo a terminar lo que empieza
  Crecimiento y desarrollo: Cómo ayudar a su hijo a desarrollar la autoestima

Causa

Se desconoce la causa exacta del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés). Sin embargo, es posible que sea hereditario. Las investigaciones actuales se centran en encontrar los genes que hacen que una persona tenga más probabilidades de tener ADHD.

El consumo de cigarrillos, alcohol u otras drogas por parte de las madres durante el embarazo podría aumentar el riesgo de ADHD. Además, la exposición al plomo podría causar síntomas relacionados con el ADHD.1

Aunque muchos padres consideren que los alimentos con azúcar y los aditivos de los alimentos hacen que sus hijos sean más hiperactivos, no se ha demostrado que estos alimentos causen el ADHD.2

Síntomas

Los tres tipos de síntomas de ADHD incluyen:

  • Dificultades para prestar atención (falta de atención). Las personas con ADHD se distraen fácilmente. Tienen dificultades para concentrarse en una sola tarea.
  • Dificultades para sentarse quieto incluso por un tiempo breve (hiperactividad). Es posible que los niños con ADHD se retuerzan, estén intranquilos o corran en momentos inapropiados. Los adolescentes y los adultos suelen sentirse inquietos e intranquilos. No pueden disfrutar de la lectura ni de otras actividades tranquilas.
  • Actuar antes de pensar (impulsividad). Es posible que las personas con ADHD hablen demasiado fuerte, se rían demasiado fuerte o se enojen más de lo apropiado para la situación. Los niños pueden no ser capaces de esperar su turno o de compartir. Esto les dificulta jugar con otros niños. Los adolescentes y los adultos pueden tomar decisiones rápidas que tendrán un gran impacto en sus vidas. Pueden gastar mucho dinero o cambiar de trabajo con frecuencia.

Estos síntomas afectan a todas las personas que tienen ADHD. Pero la conducta típica varía con la edad.

Qué sucede

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) puede ser difícil de identificar en un niño pequeño. Puede ser difícil diferenciar entre conducta normal y los síntomas de ADHD en niños pequeños.

Pero después de que un niño comienza la escuela, el ADHD se nota cada vez más. El ADHD suele diagnosticarse en niños de entre 6 y 12 años. Durante este período, el ADHD puede interferir en muchos aspectos de la vida de un niño. Aprender, adaptarse a cambios, dormir y llevarse bien con otros son todas áreas problemáticas potenciales.

Aproximadamente entre 60 y 85 de cada 100 niños con ADHD todavía tienen síntomas durante la adolescencia.3 Estos niños pueden ser menos maduros que sus pares. Pueden retrasarse en alcanzar hitos comunes para su grupo de edad.

Los adolescentes con ADHD también pueden tener más problemas al manejar autos. Tienen más multas por infracciones de velocidad y tienen accidentes automovilísticos graves con más frecuencia. Un adulto con licencia debe vigilar de cerca a los adolescentes con ADHD cuando están aprendiendo a conducir.

Los adultos con ADHD pueden tener problemas para concentrarse, organizarse y terminar tareas. Pero suelen ser capaces de adaptarse al lugar de trabajo mejor de lo que lo hicieron en el aula cuando eran niños.

Las personas con ADHD suelen tener uno o más trastornos adicionales. Estos incluyen dislexia, trastorno de oposición desafiante, trastorno de conducta, ansiedad y depresión.

Efectos sobre la familia

Criar a un niño que tiene ADHD puede ser un desafío. Los padres deben vigilar a sus hijos en forma sistemática. Deben responder a la conducta problemática correctamente. Si otros asuntos están causando estrés dentro de una familia (como divorcio, violencia o abuso de drogas o alcohol), es posible que sea incluso más difícil manejar a un niño que tiene ADHD.

Un tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas. Puede permitir que un niño crezca y se desarrolle normalmente.

Qué aumenta el riesgo

El mayor factor de riesgo de ADHD es tener una tendencia hereditaria a la afección. Los factores ambientales, como determinados métodos de crianza, podrían influir en cómo se expresan los síntomas del ADHD. Pero estos no causan el ADHD.

Cuándo llamar al médico

Llame a un médico si:

  • Su hijo muestra señales de ADHD que están causando problemas en el hogar o en la escuela. Estas señales incluyen falta de atención, impulsividad y/o hiperactividad. Los padres y los maestros suelen notar esta conducta durante los primeros años del niño en la escuela.
  • Su hijo muestra señales de otros trastornos de salud mental, como depresión o ansiedad, que duran más de algunas semanas o que parecen empeorar.
  • Su hijo está teniendo problemas académicos o de conducta en la escuela.

Pregúntele a su médico sobre su capacitación y experiencia relacionada con ADHD. El médico debe ser capaz de identificar y distinguir conductas que son sutiles y complicadas. Además, asegúrese de que su médico disponga del tiempo suficiente para evaluarlo a usted o a su hijo. Un diagnóstico preciso y un tratamiento eficaz de ADHD llevan varias citas en el consultorio y observaciones. Su médico debería, además, poder coordinar la participación de otros profesionales de la salud, familiares, maestros y personas encargadas de cuidados.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que pueden diagnosticar y tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD) con medicación incluyen:

Los profesionales de la salud que no recetan medicamentos, pero que pueden proporcionar terapia conductual o asesoría psicológica familiar incluyen:

  • Psicólogos. Los psicólogos con frecuencia también diagnostican el ADHD.
  • Especialistas en problemas de conducta.
  • Trabajadores sociales.
  • Enfermeras psiquiátricas especialistas.
  • Consejeros profesionales licenciados.
  • Terapeutas familiares.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Un médico se basa en una combinación de exámenes, pruebas e información adicional para diagnosticar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés). El médico tendrá en cuenta los criterios establecidos por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría o APA, por sus siglas en inglés). El diagnóstico se basará en:

Antes de la cita con el médico, piense en a qué edad comenzaron los síntomas de su hijo. Usted y otras personas encargadas de cuidados deberían anotar cuándo ocurre cierta conducta y cuánto dura. Una parte importante de la evaluación de ADHD es pensar sobre las clases de problemas causados por diferentes tipos de conducta. ¿Cómo afectan la escuela y el comportamiento social?

Pruebas para problemas relacionados

Es posible que le realicen pruebas verbales y escritas a su hijo para averiguar si los problemas de conducta son causados por otras afecciones con síntomas similares.

Por ejemplo, es posible que los niños con ADHD tengan dificultad para aprender a leer, a escribir o a resolver problemas matemáticos. Realizar pruebas para detectar estas discapacidades en el aprendizaje ayudará a los maestros a preparar el mejor plan para un niño con estos problemas.

Si usted está preocupado sobre el desarrollo del temperamento, las capacidades de aprendizaje y la conducta de su hijo, hable con su médico en la próxima visita.

Generalidades del tratamiento

El tratamiento del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) se basa en una combinación de medicamentos y terapia conductual. El primer paso es un diagnóstico preciso del ADHD y una comprensión de las debilidades y de las fortalezas de su hijo. Aprender acerca del ADHD los ayudará a usted y a los hermanos de su hijo a comprender mejor cómo ayudar a su hijo.

Medicamentos

Es posible que el médico de su hijo recomiende que su hijo tome un medicamento estimulante. Estos medicamentos incluyen anfetaminas (por ejemplo, Adderall o Dexedrine) y metilfenidato (por ejemplo, Concerta, Metadate CD o Ritalin). Los estimulantes mejoran los síntomas en, aproximadamente, 70 de cada 100 niños que tienen ADHD.1

Si los medicamentos estimulantes tienen efectos secundarios molestos o no son eficaces, el médico de su hijo podría recomendarle un medicamento no estimulante, como atomoxetina (Strattera), clonidina (Kapvay) o guanfacina (Intuniv). Estos medicamentos pueden usarse solos o en combinación con medicamentos estimulantes.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. ADHD: ¿Debería mi hijo tomar medicamentos para el ADHD?

Terapia conductual

Con la terapia conductual, los padres aprenden estrategias, como refuerzo positivo, para mejorar las conductas de un niño. Los niños aprenden a desarrollar habilidades de resolución de problemas, de comunicación y de autodefensa. La terapia conductual es más útil cuando se la combina con medicamentos que cuando se la utiliza sola.

Algunos niños con ADHD también tienen otras afecciones, como ansiedad o trastorno de oposición desafiante. La terapia conductual puede ayudar a tratar algunas de estas afecciones.

Es posible que la asesoría psicológica ayude a los niños y a los adultos con ADHD a reconocer las conductas problemáticas y a aprender técnicas para tratarlas. Tanto para padres como para niños, la asesoría psicológica puede ser un lugar para expresar las frustraciones y manejar el estrés. Para saber más, vea Otro tratamiento.

Hay muchas cosas que puede hacer usted para ayudar a su hijo en el hogar y en la escuela. Para saber más, vea Tratamiento en el hogar.

ADHD en adultos

Muchos adultos no se dan cuenta de que tienen ADHD hasta que se les diagnostica ADHD a sus hijos. Es entonces cuando empiezan a reconocer sus propios síntomas. Algunos adultos con ADHD aprenden a manejar sus vidas y encuentran carreras en las cuales pueden usar su curiosidad intelectual y creatividad a su favor. Pero muchos adultos tienen dificultades en el hogar y en el trabajo.

Al igual que los niños con ADHD, los adultos pueden beneficiarse de medicación combinada con apoyo psicológico. Este apoyo incluye educación sobre el trastorno, grupos de apoyo o asesoría, y capacitación en habilidades. La capacitación en habilidades puede incluir:

  • Capacitación en manejo del tiempo.
  • Técnicas de organización.
  • Asesoría vocacional y académica.

Pueden usarse medicamentos estimulantes en adultos con ADHD. Estos medicamentos pueden ayudar a una persona a concentrarse mejor. Y pueden ayudar a reducir la hiperactividad y la impulsividad. Si los medicamentos estimulantes tienen efectos secundarios molestos o no son eficaces, su médico podría recomendarle otros medicamentos. Algunos ejemplos son atomoxetina (Strattera), clonidina (Kapvay) y guanfacina (Intuniv).

En ocasiones, se recomiendan también ciertos antidepresivos. Estos incluyen bupropión (por ejemplo, Wellbutrin) y tricíclicos (por ejemplo, desipramina, imipramina y nortriptilina).

Para pensar

Existen diversos mitos que pueden interferir en la comprensión del ADHD. Es importante entender que el ADHD es una afección médica que se maneja mejor con tratamiento. Es más probable que su hijo controle los síntomas de manera exitosa cuando participa activamente en el tratamiento, por ejemplo, tomando los medicamentos a tiempo.

Prevención

No se conoce una manera de prevenir el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés). Pero el consumo de cigarrillos, alcohol u otras drogas durante el embarazo puede aumentar el riesgo de ADHD.

Tratamiento en el hogar

Hay muchas cosas que puede hacer en casa para ayudar a su hijo con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés), y para ayudarse a sí mismo.

Consejos para el cuidado personal

Consejos para su hijo

Ayuda en la escuela

En el aula es donde más se exige a los niños que estén sentados quietos, que presten atención, que escuchen y que sigan las normas de la clase. De modo que suelen ser los maestros de la escuela primaria los primeros en reconocer los síntomas de ADHD. Muchas veces, los maestros aconsejan a los padres que sometan a su hijo a una prueba o que consulten con un médico.

La mayoría de los niños con ADHD reúnen los requisitos para acceder a los servicios educativos dentro de las escuelas públicas. Si su hijo reúne los requisitos, usted se reunirá con el personal de la escuela para identificar las metas y planificar un programa educativo individualizado (IEP, por sus siglas en inglés). Por lo general, esto significa que su escuela tratará de adaptarse a las necesidades adicionales de su hijo. Esto puede ser una cuestión menor, como colocar a su hijo adelante en la clase. O puede ser algo más involucrado como proporcionar personal en el aula para que asista a su hijo.

Su médico hablará con usted acerca de establecer metas realistas y que puedan medirse respecto de la conducta de su hijo en la escuela y en el hogar. Las necesidades y los problemas específicos de su hijo deben ser tenidos en cuenta.

Cómo ayudar a su hijo adolescente

La comunicación regular entre padres, maestros y médicos beneficia a un adolescente que tiene ADHD.

Usted tendrá que mantener una relación cercana con su hijo adolescente. Los años de la adolescencia presentan muchos desafíos, tales como aumento de las tareas escolares y la necesidad de estar más atento y organizado. Tomar buenas decisiones se torna especialmente importante durante estos años, cuando aparecen la presión de los compañeros, la sexualidad emergente y otras cuestiones.

Establezca consecuencias que sean significativas para su hijo adolescente. Estas pueden incluir perder privilegios o tener mayores asignaciones de tareas. Los padres y los adolescentes pueden colaborar para establecer metas razonables y que se puedan alcanzar. Y pueden negociar las recompensas cuando se cumplan esas metas.

Medicamentos

Los medicamentos se utilizan para ayudar a controlar los síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés): hiperactividad, impulsividad y falta de atención. Los criterios de la American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría o AAP, por sus siglas en inglés) recomiendan medicación y/o terapia conductual para tratar niños que tienen ADHD.4

Los niños deben ser vigilados de cerca cuando empiezan a tomar medicamentos. El médico puede evaluar si su hijo está recibiendo la dosis correcta. Los efectos secundarios suelen disminuir después de unas semanas de estar bajo medicación. O la dosis puede bajarse para compensar los efectos secundarios.

Asegúrese de que el medicamento para el ADHD se tome en forma sistemática. Usted también tendrá que tomar nota de los efectos del medicamento y mantener una comunicación fluida con el médico de su hijo.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. ADHD: ¿Debería mi hijo tomar medicamentos para el ADHD?

Opciones de medicamentos

Los medicamentos para tratar el ADHD incluyen:

  • Estimulantes. Estas medicinas incluyen anfetaminas (por ejemplo, Adderall o Dexedrine) y metilfenidato (por ejemplo, Concerta, Metadate CD o Ritalin). Los estimulantes suelen reducir hiperactividad e impulsividad y mejoran la concentración.
  • Atomoxetina (Strattera). Este es un medicamento no estimulante aprobado para niños, adolescentes y adultos.
  • Clonidina (Kapvay) y guanfacina (Intuniv). Estos son medicamentos no estimulantes aprobados para tratar agresión e impulsividad no controlados por otros medicamentos para ADHD.
  • Antidepresivos. A veces se recomiendan algunos antidepresivos.
Medicamentos estimulantes

La mayoría de las veces, se utilizan medicamentos estimulantes para tratar ADHD. Estos medicamentos son eficaces para individuos de todas las edades. Pero se necesita más investigación sobre cómo responden los adultos. En general, los medicamentos estimulantes mejoran los síntomas en alrededor de 70 de cada 100 personas con ADHD.1 Suele haber mejoras rápidas y dramáticas en la conducta.

Tomar medicamentos para el ADHD no aumenta el riesgo de abuso de sustancias más adelante. Algunos estudios han descubierto menos consumo de alcohol y de drogas en niños y adolescentes con ADHD que habían tomado medicamentos estimulantes que aquellos que no recibieron medicamentos.5

Medicamentos no estimulantes

Si los medicamentos estimulantes tienen efectos secundarios molestos o no son eficaces, el médico de su hijo podría recomendar un medicamento no estimulante como atomoxetina (Strattera), clonidina (Kapvay) o guanfacina (Intuniv). Estos medicamentos pueden usarse solos o en combinación con medicamentos estimulantes.

Para pensar

También se pueden usar medicamentos para tratar otras afecciones de salud mental que suelen ocurrir junto con ADHD. Una de ellas son los trastornos de ansiedad.

Si su hijo está tomando medicamentos para ADHD, tenga en cuenta:

  • Es posible que no todos los problemas de conducta de un niño puedan controlarse con medicamentos. Y no se ha demostrado que los medicamentos mejoren las funciones educativas, ocupacionales y sociales a largo plazo de una persona que tiene ADHD.
  • Podría existir una relación entre los medicamentos estimulantes y el retraso del crecimiento en los niños, especialmente en el primer año de tomar los medicamentos. Pero la mayoría de los niños parecen recuperarse y alcanzar la altura y el peso esperados cuando llegan a la adultez. Su médico llevará un registro del crecimiento de su hijo y estará atento para detectar problemas.1
  • Se puede abusar de algunos medicamentos utilizados para tratar el ADHD (como los estimulantes). Asegúrese de que su hijo sepa que no debe vender ni dar medicamentos a otras personas. Un adulto debe supervisar el medicamento.
  • Algunos padres temen que sus hijos podrían convertirse en adictos a estimulantes. Las investigaciones han mostrado que estas medicinas, cuando se toman correctamente, no causan dependencia.

Otro tratamiento

Manejo de la conducta

En general, los medicamentos son el tratamiento más eficaz para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés). Pero para síntomas leves, capacitación del comportamiento, capacitación en habilidades sociales, capacitación y educación para padres y asesoramiento pueden ser el tratamiento principal. En las personas con síntomas graves, estos métodos son utilizados junto con la medicación.

La terapia conductual ayuda a capacitar a los padres, a los maestros y a otros adultos a cargo de un niño con ADHD. Estos programas hacen hincapié en el establecimiento de rutinas y reglas de conducta y en vigilar de cerca cómo responde un niño.

El adulto otorga en forma sistemática recompensas o consecuencias según la manera en la que el niño cumple con las reglas. Se ha demostrado que este tipo de tratamiento es más eficaz que la terapia cognitiva conductual. Las terapias basadas en la conducta cognitiva dependen más del hecho de que el niño se ocupe de los cambios de conducta. Es poco probable que un niño con ADHD tenga las habilidades para cambiar su conducta sin la ayuda ni la orientación de los adultos.

Los programas conductuales más utilizados para ayudar a tratar ADHD en un niño incluyen:

  • Manejo de la conducta. Los sistemas de "tiempo de descanso" (time-out) y de recompensa pueden ayudar a un niño con ADHD a aprender las conductas apropiadas para el aula y el hogar. Los padres adquieren habilidades de manejo de la conducta en una serie de 6 a 12 sesiones de asesoría semanales de 1 o 2 horas de duración.
  • Capacitación de habilidades sociales. Estas técnicas ayudan al niño a aprender a ser menos agresivo e impulsivo. Los niños aprenden a manejar el enojo y a comportarse de una manera más aceptable socialmente.
  • Asesoría psicológica, que incluye la terapia familiar. Todos los integrantes del hogar pueden beneficiarse de aprender a manejar eficazmente la conducta relacionada con el ADHD.

La intervención de conducta para adultos se centra en la asistencia relacionada con las habilidades de organización y en las relaciones saludables.

Medicina complementaria y alternativa

La medicina complementaria y alternativa es utilizada por algunos terapeutas y otros profesionales de la salud. Estas terapias no han demostrado ser eficaces en el tratamiento del ADHD. Pero una persona con ADHD puede beneficiarse. Por ejemplo, la acupuntura o la biorretroalimentación ("biofeedback") pueden aliviar estrés y la tensión muscular, y mejorar el bienestar general y la calidad de vida de una persona.

Si está pensando en usar estos tratamientos para el ADHD, sea sincero con su médico al respecto. Su médico puede orientarlo sobre tratamientos que son seguros en combinación con técnicas comprobadas. Solo deberían utilizarse aquellos tratamientos que ayudan mejor a controlar los síntomas del ADHD sin causar daños físicos ni emocionales.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

Centers for Disease Control and Prevention (CDC): National Center on Birth Defects and Developmental Disabilities (NCBDDD)
Dirección del sitio web: www.cdc.gov/ncbddd

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Greenhill LL, Hechtman LI (2009). Attention-deficit/hyperactivity disorder. In BJ Sadock et al., eds., Kaplan and Sadock's Comprehensive Textbook of Psychiatry, 9th ed., vol. 2, pp. 3560–3572. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  2. National Institute of Mental Health (2008). Attention Deficit Hyperactivity Disorder (NIH Publication No. 08-3572). Available online: http://www.nimh.nih.gov/health/publications/attention-deficit-hyperactivity-disorder/adhd_booklet.pdf.
  3. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (2007). Practice parameter for the assessment and treatment of children and adolescents with attention-deficit/hyperactivity disorder. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 46(7): 894–921.
  4. American Academy of Pediatrics (2011). ADHD: Clinical practice guideline for the diagnosis, evaluation, and treatment of attention-deficit/hyperactivity disorder in children and adolescents. Pediatrics, 129(5): 1023–1029.
  5. Upadhyaya HP (2008). Substance use disorders in children and adolescents with attention-deficit/hyperactivity disorder: Implications for treatment and the role of the primary care physician. Primary Care Companion Journal of Clinical Psychiatry. 10(3): 211–221.

Otras obras consultadas

  • Cooper WO, et al. (2011). ADHD drugs and serious cardiovascular events in children and young adults. New England Journal of Medicine, 365(20): 1896–1904.
  • Greenhill L, et al. (2006). Efficacy and safety of immediate-release methylphenidate treatment for preschoolers with ADHD. Journal of the American Academy of Child and adolescent Psychiatry, 45(11): 1284–1293.
  • Greenhill LL, Hechtman LI (2009). Attention-deficit/hyperactivity disorder. In BJ Sadock et al., eds., Kaplan and Sadock's Comprehensive Textbook of Psychiatry, 9th ed., vol. 2, pp. 3560–3572. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Keen D, Hadjikoumi I (2011). ADHD in children and adolescents, search date August 2009. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • Molina BS, et al. (2009). The MTA at 8 years: Prospective follow-up of children treated for combined-type ADHD in a multisite study. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 48(5): 484–500.
  • National Institute of Mental Health (2008). Attention Deficit Hyperactivity Disorder (NIH Publication No. 08-3572). Available online: http://www.nimh.nih.gov/health/publications/attention-deficit-hyperactivity-disorder/adhd_booklet.pdf.
  • Rappley MD (2005). Clinical practice: Attention deficit—hyperactivity disorder. New England Journal of Medicine, 352(2): 165–173.
  • Sadock BJ, et al. ( 2007). Attention-deficit disorders. In Kaplan and Sadock's Synopsis of Psychiatry, Behavioral Sciences/Clinical Psychiatry, 10th ed., pp. 1206–1217. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Stubbe D (2007). Attention deficit hyperactivity disorder. Child and Adolescent Psychiatry, pp. 57–68. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Swanson J, et al. (2006). Stimulant-related reductions of growth rates in the PATS. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 45(1): 1304–1313.
  • Wilens TE, et al. (2004). Attention-deficit/hyperactivity disorder in adults. JAMA, 292(5): 619–623.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Louis Pellegrino, MD - Pediatría del Desarrollo
Última revisión 2 febrero, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.