Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Accidente isquémico transitorio (AIT)

Generalidades del tema

El cerebro

¿Qué es un accidente isquémico transitorio?

Un accidente isquémico transitorio (AIT) ocurre cuando se obstruye o se reduce el flujo de sangre a una parte del cerebro, a menudo, por un coágulo de sangre. Después de un breve período, la sangre vuelve a circular y los síntomas desaparecen. Con un ataque cerebral, el flujo de sangre permanece obstruido, y el cerebro sufre un daño permanente. Algunas personas lo llaman miniataque cerebral, ya que los síntomas son los de un ataque cerebral, pero no duran mucho tiempo.

Un AIT es una advertencia: significa que es probable que tenga un ataque cerebral en el futuro. Si cree que está teniendo un AIT, llame al 911 o a otros servicios de urgencia de inmediato. El tratamiento temprano puede ayudar a prevenir un ataque cerebral. Si cree que ha tenido un AIT, pero los síntomas han desaparecido, igualmente debe llamar al médico de inmediato.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de un AIT son los mismos que los de un ataque cerebral. Pero los síntomas de un AIT no duran mucho tiempo. La mayoría de las veces, desaparecen al cabo de 10 a 20 minutos. Y pueden incluir:

  • Entumecimiento, hormigueo, debilitamiento o pérdida de movimiento repentinos en la cara, el brazo o la pierna, sobre todo si ocurre en un solo lado del cuerpo.
  • Cambios repentinos en la visión.
  • Dificultades repentinas para hablar.
  • Confusión repentina o dificultad para comprender frases sencillas.
  • Problemas repentinos para caminar o mantener el equilibrio.

¿Qué causa un AIT?

Un coágulo de sangre es la causa más común de un AIT. Los coágulos de sangre pueden ser el resultado del endurecimiento de las arterias (aterosclerosis), un ataque al corazón o ritmos cardíacos anormales. El coágulo puede obstruir el flujo de sangre a una parte del cerebro. Las células del cerebro son afectadas pocos segundos después la obstrucción. Eso causa síntomas en las partes del cuerpo controladas por estas células. Después de que el coágulo se disuelve, el flujo de sangre se reanuda y los síntomas desaparecen.

Algunas veces, un AIT es causado por una caída brusca en la presión arterial que reduce el flujo de sangre al cerebro. Esto se conoce como AIT por "bajo flujo". No es tan común como otros tipos.

¿Qué pruebas debe hacerse después de un AIT?

Su médico le hará pruebas para observar el corazón y los vasos sanguíneos. Es posible que necesite:

Su médico también lo examinará para ver si hay algo más que haya causado los síntomas.

¿Cómo se trata un AIT?

Su médico empezará con medicamentos para ayudarlo a prevenir un ataque cerebral. Es posible que necesite tomar varios medicamentos.

Si las pruebas muestran que los vasos sanguíneos (arterias carótidas) del cuello son demasiado estrechos, es posible que necesite un procedimiento para abrirlos. Esto puede ayudar a prevenir que los coágulos de sangre bloqueen el flujo de sangre al cerebro.

¿Cómo se puede prevenir otro AIT o un ataque cerebral?

Después de haber tenido un AIT, corre el riesgo de tener otro AIT o un ataque cerebral. Pero puede hacer algunos cambios importantes en el estilo de vida que le permitan reducir el riesgo de tener un ataque cerebral y mejorar su estado de salud general.

Trate cualquier problema de salud que tenga
  • Colabore con su médico para controlar la presión arterial alta o el colesterol alto.
  • Controle la diabetes. Mantenga los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites ideales.
  • Tome aspirina o anticoagulantes si su médico se lo recomienda. Esto puede ayudar a prevenir un ataque cerebral.
  • Tome los medicamentos exactamente como le fueron recetados. Llame al médico si cree que está teniendo un problema con su medicamento.
Adopte un estilo de vida saludable
  • No fume ni permita que otros fumen cerca de usted.
  • Limite el alcohol a 2 bebidas al día para hombres y 1 bebida al día para mujeres.
  • Mantenga un peso saludable. Si tiene sobrepeso, es más probable que llegue a tener presión arterial alta, problemas cardíacos y diabetes. Estas afecciones hacen que un ataque cerebral sea más probable.
  • Haga actividades que eleven su frecuencia cardíaca. Haga ejercicio por lo menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana. Caminar es una buena opción. Se recomienda que también haga otras actividades, como correr, nadar, andar en bicicleta o jugar tenis o deportes de equipo.
  • Coma alimentos saludables para el corazón. Estos incluyen frutas, verduras, alimentos ricos en fibra, pescado y alimentos con bajo contenido de sodio, grasas saturadas, grasas trans y colesterol.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del AIT:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Cómo vivir con un AIT:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Ataque cerebral: ¿Debería realizarme una endarterectomía carotídea?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Alimentación saludable: Cómo consumir alimentos saludables para el corazón
  Medicamentos anticoagulantes distintos de la warfarina: Cómo tomarlos en forma segura

Causa

Los coágulos de sangre que obstruyen temporalmente el flujo de sangre al cerebro son la causa más común de accidentes isquémicos transitorios (AIT). Los coágulos de sangre se pueden formar por diversas razones.

  • Un coágulo de sangre se puede formar en una arteria que suministra sangre al cerebro.
    • Generalmente, los coágulos de sangre se forman en arterias dañadas por la acumulación de placa, que es un proceso llamado aterosclerosis. La presión arterial alta puede dañar las arterias y causar la acumulación de placa.
    • La presión arterial alta durante mucho tiempo o la diabetes pueden dañar pequeños vasos sanguíneos en el cerebro, ocasionando que se forme un coágulo dentro de los vasos sanguíneos y obstruya el flujo de sangre.
  • Los coágulos de sangre se pueden formar en otra parte del cuerpo (con frecuencia el corazón) y desplazarse por el torrente sanguíneo a una arteria que suministre sangre al cerebro. Por ejemplo, los coágulos se pueden formar:

También, una arteria que esté parcialmente bloqueada con placa puede reducir el flujo de sangre al cerebro y causar síntomas.

Entre las causas poco comunes de coágulos de sangre que pueden causar un AIT se incluyen:

  • Aglomeración de bacterias, células tumorales o burbujas de aire que se mueven a través del torrente sanguíneo.
  • Afecciones que causan que los glóbulos sanguíneos se adhieran entre sí. Por ejemplo, la formación de coágulos de sangre puede producirse por tener demasiados glóbulos rojos (policitemia), factores de coagulación anormales o glóbulos rojos con forma anormal, como los causados por la enfermedad de células falciformes.
  • Inflamación en los vasos sanguíneos, que puede ocurrir a causa de afecciones como la sífilis, la tuberculosis y otras enfermedades inflamatorias.
  • Una lesión en la cabeza o el cuello que provoque daño a los vasos sanguíneos de esas zonas.
  • Un desgarro en la pared de un vaso sanguíneo del cuello.

Síntomas

Un accidente isquémico transitorio (AIT) es una advertencia: Significa que es probable que tenga un ataque cerebral en el futuro. Si cree que está teniendo un AIT, llame al 911 o a otros servicios de urgencia de inmediato. El tratamiento temprano puede ayudar a prevenir un ataque cerebral. Si cree que ha tenido un AIT, pero los síntomas han desaparecido, igualmente debe llamar al médico de inmediato.

Los síntomas de los accidentes isquémicos transitorios (AIT) se presentan repentinamente y siempre son temporales. Suelen desaparecer después de 10 a 20 minutos. Los síntomas de un AIT son iguales a los de un ataque cerebral. Varían según qué parte del cerebro se ve afectada. Entre los síntomas comunes de un AIT se encuentran:

  • Entumecimiento, hormigueo, debilitamiento o pérdida de movimiento repentinos en la cara, el brazo o la pierna, sobre todo si ocurre en un solo lado del cuerpo.
  • Cambios repentinos en la visión.
  • Dificultades repentinas para hablar.
  • Confusión repentina o dificultad para comprender frases sencillas.
  • Problemas repentinos para caminar o mantener el equilibrio.

Qué sucede

Un accidente isquémico transitorio (AIT) es una señal de advertencia de que pronto podría producirse un ataque cerebral. Los síntomas de un AIT se deben tratar como una urgencia.

  • Después de un AIT, hasta 10 de cada 100 personas tienen un ataque cerebral en los próximos dos días. Y hasta 17 de cada 100 personas tendrán un ataque cerebral al cabo de 90 días.1 El mayor riesgo de sufrir un ataque cerebral se presenta en los primeros 30 días después de un AIT.
  • Un AIT ocurre antes de 15 de cada 100 ataques cerebrales.1

Un AIT también puede indicar un mayor riesgo de un ataque al corazón. La aterosclerosis, que es el endurecimiento de las arterias, afecta a los vasos sanguíneos en todo el cuerpo, incluidas a las arterias que suministran sangre al corazón y al cerebro. La aterosclerosis que afecta a los vasos sanguíneos del corazón (arterias coronarias) puede causar dolor en el pecho o un ataque al corazón.

Qué aumenta el riesgo

Los factores de riesgo del accidente isquémico transitorio (AIT) y del ataque cerebral incluyen aquellos que se pueden tratar o cambiar, y aquellos que no se pueden cambiar.

Los factores de riesgo que se pueden tratar o cambiar incluyen:

  • Presión arterial alta (hipertensión).
  • Fibrilación auricular.
  • Diabetes.
  • Fumar.
  • Colesterol alto.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Tener sobrepeso.
  • Falta de actividad física.

Los factores de riesgo que no se pueden cambiar incluyen:

  • La edad. El riesgo de tener un AIT aumenta con la edad.
  • La raza. Los afroamericanos, los nativos americanos y los nativos de Alaska tienen un riesgo mayor que las personas de otras razas.
  • El sexo. Las mujeres tienen un mayor riesgo de tener un ataque cerebral en su vida en comparación con los hombres. En personas con edades de 55 a 75 años, aproximadamente 2 de cada 10 mujeres tendrán un ataque cerebral y 1 o 2 de cada 10 hombres tendrán un ataque cerebral.1
  • Antecedentes familiares. El riesgo de un AIT y de un ataque cerebral es mayor si uno de los padres, hermanos o hermanas ha tenido un ataque cerebral o un accidente isquémico transitorio (AIT).
  • Antecedentes de ataque cerebral o de AIT.

Cuándo llamar al médico

Llame al 911 o a otros servicios de urgencia en ese momento si tiene señales de un ataque cerebral:

  • Entumecimiento, hormigueo, debilitamiento o pérdida de movimiento repentinos en la cara, el brazo o la pierna, sobre todo si ocurre en un solo lado del cuerpo
  • Cambios repentinos en la visión
  • Dificultades repentinas para hablar
  • Confusión repentina o dificultad para comprender frases sencillas
  • Problemas repentinos para caminar o mantener el equilibrio

Llame al médico de inmediato si:

Llame al médico hoy mismo si cree que ha tenido un AIT en el pasado y aún no ha hablado con él acerca de sus síntomas.

A quién consultar

Los siguientes médicos pueden diagnosticar y tratar un accidente isquémico transitorio (AIT):

Otros especialistas que puede consultar si necesita cirugía o tiene otros problemas de salud son:

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Se recomienda la evaluación inmediata si ha tenido o está teniendo un accidente isquémico transitorio (AIT). El propósito de la evaluación es:

  • Revisar otras causas de los síntomas, como, por ejemplo, un ataque cerebral, bajo nivel de azúcar en sangre (si tiene diabetes) o parálisis facial de Bell.
  • Detectar un coágulo de sangre.
  • Averiguar si necesita un procedimiento para volver a abrir una arteria obstruida.
  • Determinar si necesita medicamentos para prevenir la formación de coágulos de sangre.

Su médico le preguntará acerca de sus antecedentes de salud y le hará un examen físico.

Pruebas para detectar un AIT

Si se sospecha de un AIT, es posible que el médico quiera hacerle pruebas, como:

Pruebas para encontrar la causa de un AIT

A menudo, se hacen pruebas adicionales para identificar la causa del AIT. Si se sospecha de obstrucción de las arterias carótidas, es posible que le hagan pruebas como:

Los síntomas del AIT pueden deberse a coágulos de sangre causados por un problema del corazón. Si se sospecha de problemas del corazón, es posible que le hagan pruebas como:

Es posible que le hagan otros análisis de sangre, como un hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés), un análisis bioquímico y un tiempo de protrombina (INR, por sus siglas en inglés) según su edad y sus antecedentes de salud. Su médico utilizará estas pruebas para detectar otras causas del AIT.

Generalidades del tratamiento

Cómo conseguir ayuda para un AIT

Si tiene síntomas de un accidente isquémico transitorio (AIT), busque ayuda médica de inmediato.

Si tuvo síntomas de un AIT, pero se siente mejor ahora, de todos modos necesita consultar al médico de inmediato. Un AIT es una señal de que pronto podría ocurrir un ataque cerebral. El tratamiento médico inmediato puede prevenir un ataque cerebral.

Tratamiento en caso de un AIT

Si ha tenido un AIT, es posible que deba hacerse más pruebas y tratamientos después de que el médico lo haya revisado. Si tiene un alto riesgo de tener un ataque cerebral, es posible que tenga que permanecer en el hospital para recibir tratamiento.

El tratamiento para un AIT puede incluir tomar medicamentos para prevenir un ataque cerebral o una cirugía para volver a abrir las arterias estrechas.

Los medicamentos pueden incluir aspirina, clopidogrel, dipiridamol con aspirina, o warfarina.

Si las arterias carótidas están considerablemente obstruidas, es posible que necesite cirugía para volver a abrir las arterias estrechadas (endarterectomía carotídea).

Cómo prevenir otro AIT o un ataque cerebral

El tratamiento también se centrará en prevenir otro AIT o un ataque cerebral. Esto puede incluir:

  • Reducir la presión arterial alta, el factor de riesgo más común de ataque cerebral, al hacer cambios en su dieta y tomar medicamentos que disminuyan la presión arterial.
  • Tomar aspirina o algún otro medicamento antiplaquetario para prevenir los ataques cerebrales. Para obtener más información, vea Medicamentos.
  • Controlar la diabetes. Su médico le aconsejará que trate de mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites ideales. Para hacerlo, es posible que tenga que tomar medicamentos orales o insulina. También ayudará seguir una dieta saludable y hacer bastante ejercicio.

Es posible que también deba hacer cambios en su estilo de vida, como dejar de fumar, comer alimentos saludables para el corazón y ser más activo. Para obtener más información, vea Prevención.

Prevención

Puede ayudar a prevenir un accidente isquémico transitorio (AIT) o un ataque cerebral si controla los factores de riesgo y trata otras afecciones médicas que pueden ocasionarle un ataque cerebral.

Sepa su riesgo de tener un ataque cerebral

Estos son algunos de los factores de riesgo comunes que provocan un ataque cerebral:

Trate cualquier problema de salud que tenga

  • Colabore con su médico para controlar la presión arterial alta o el colesterol alto.
  • Controle la diabetes. Mantenga los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites ideales.
  • Tome aspirinas o anticoagulantes si su médico lo recomienda. Esto puede ayudar a prevenir un ataque cerebral.
  • Tome los medicamentos exactamente como le fueron recetados. Llame al médico si cree que está teniendo un problema con su medicamento.

Adopte un estilo de vida saludable

  • No fume ni permita que otros fumen cerca de usted. Para saber más, vea el tema Cómo dejar de fumar.
  • Limite el alcohol a 2 bebidas al día si es hombre, y 1 bebida al día si es mujer.
  • Mantenga un peso saludable. Si tiene sobrepeso, es más probable que llegue a tener presión arterial alta, problemas cardíacos y diabetes. Estas afecciones hacen que un ataque cerebral sea más probable.
  • Haga actividades que eleven su frecuencia cardíaca. Haga ejercicio por lo menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana. Caminar es una buena opción. Se recomienda que también haga otras actividades, como correr, nadar, andar en bicicleta o jugar tenis o deportes de equipo.
  • Coma alimentos saludables para el corazón. Estos incluyen frutas, verduras, alimentos ricos en fibra y alimentos con bajo contenido de sodio, grasas saturadas, grasas trans y colesterol. Coma pescado al menos 2 veces a la semana. Los pescados grasosos, que contiene ácidos grasos omega-3, son los mejores. Estos pescados incluyen salmón, caballa, trucha de lago, arenque y sardinas.

Tratamiento en el hogar

El tratamiento en el hogar no es adecuado para un accidente isquémico transitorio (AIT). Si cree que está teniendo un AIT, no ignore los síntomas y no trate de controlarlos en el hogar. Llame al 911 o a otros servicios de urgencia de inmediato. Si tuvo síntomas de un AIT, pero luego desaparecieron, de todos modos necesita consultar al médico de inmediato.

Puede cuidarse en el hogar al adoptar hábitos saludables que lo ayuden a prevenir otro AIT o un ataque cerebral. Para saber más, vea Prevención.

Medicamentos

Es probable que su médico le recete algunos medicamentos después de que haya tenido un accidente isquémico transitorio (AIT). Generalmente, se usan medicamentos para prevenir coágulos de sangre, porque los coágulos de sangre pueden causar AIT y ataques cerebrales.

Los tipos de medicamentos que previenen la coagulación son:

  • Medicamentos antiplaquetarios
  • Medicamentos anticoagulantes

Los medicamentos que reducen el colesterol y la presión arterial también son usados para prevenir AIT y ataques cerebrales.

Medicamentos antiplaquetarios

Los medicamentos antiplaquetarios evitan que las plaquetas en la sangre se adhieran entre sí.

  • La aspirina (por ejemplo, Bayer) es usada con mucha frecuencia para prevenir AIT y ataques cerebrales.
  • La aspirina combinada con dipiridamol (Aggrenox) es una alternativa eficaz y segura en vez de aspirina.
  • El clopidogrel (Plavix) puede ser usado por personas que no pueden tomar aspirina.
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Anticoagulantes distintos de la warfarina: Tomarlos de manera segura

Anticoagulantes

Los anticoagulantes como la warfarina (por ejemplo, Coumadin) evitan que se formen coágulos de sangre e impiden que los coágulos de sangre existentes aumenten de tamaño.

Es posible que tenga que tomar este tipo de medicamentos después de un ataque cerebral si tiene fibrilación auricular u otra afección que lo haga más propenso a tener otro ataque cerebral. Para obtener más información, vea el tema Fibrilación auricular.

Estatinas

Las estatinas reducen el colesterol y pueden disminuir en gran medida el riesgo de tener otro AIT o un ataque cerebral. Las estatinas incluso protegen contra un ataque cerebral a personas que no tienen enfermedad cardíaca o colesterol alto.2

Medicamentos para la presión arterial

Si tiene presión arterial alta, su médico podría recomendarle tomar medicamentos para bajarla. Entre los medicamentos para la presión arterial se incluyen:

Cirugía

Cuando se considera la cirugía después de un accidente isquémico transitorio (AIT), su edad y su estado de salud general anterior y actual son los principales factores que deben tenerse en cuenta para tomar la decisión.

Si tiene obstrucción grave en las arterias carótidas del cuello, es posible que necesite una endarterectomía carotídea. Durante esta cirugía, el cirujano elimina la acumulación de placa en las arterias carótidas. Los beneficios y riesgos de esta cirugía deben considerarse cuidadosamente, porque la cirugía misma puede causar un ataque cerebral.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Ataque cerebral: ¿Debería realizarme una endarterectomía carotídea?

Otro tratamiento

La colocación un "stent" (endoprótesis) en una arteria carótida (también llamada angioplastia carotídea y colocación de endoprótesis) se realiza en ocasiones como una alternativa a la cirugía para prevenir un accidente isquémico transitorio (AIT) o un ataque cerebral.

En este procedimiento, el médico inserta un tubo delgado llamado catéter a través de una arteria en la ingle y hasta la arteria carótida en su cuello. Luego, el médico usa un globo diminuto para agrandar la porción de la arteria que se ha estrechado y coloca un "stent" (endoprótesis) para mantener la arteria abierta.

La colocación de un "stent" en una arteria carótida no es tan común como la endarterectomía carotídea, la cual es un tipo de cirugía.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

National Institute of Neurological Disorders and Stroke
Dirección del sitio web: www.ninds.nih.gov

CardioSmart
Dirección del sitio web: www.cardiosmart.org

National Stroke Association
Dirección del sitio web: www.stroke.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Go AS, et al. (2013). Heart disease and stroke statistics–2013 update: A report from the American Heart Association. Circulation, 127(1): e6–e245.
  2. Furie KL, et al (2011). Guidelines for the prevention of stroke in patients with stroke or transient ischemic attack: A guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke, 42(1): 227–276. Also available online: http://stroke.ahajournals.org/content/42/1/227.full.

Otras obras consultadas

  • Biller J, et al. (1998). Guidelines for carotid endarterectomy: A statement for healthcare professionals from a special writing group of the Stroke Council, American Heart Association. Circulation, 97(5): 501–509. Also available online: http://circ.ahajournals.org/content/97/5/501.full.
  • Easton JD, et al. (2009). Definition and evaluation of transient ischemic attack: A scientific statement for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association Stroke Council; Council on Cardiovascular Surgery and Anesthesia; Council on Cardiovascular Radiology and Intervention; Council on Cardiovascular Nursing; and the Interdisciplinary Council on Peripheral Vascular Disease. Stroke, 40(6): 2276–2293. Also available online: http://stroke.ahajournals.org/cgi/reprint/40/6/2276.
  • ESPRIT Study Group (2006). Aspirin plus dipyridamole versus aspirin alone after cerebral ischaemia of arterial origin (ESPRIT): A randomized controlled trial. Lancet, 367(9523): 1665–1673.
  • Lansberg MG, et al. (2012). Antithrombotic and thrombolytic therapy for ischemic stroke. Antithrombotic therapy and prevention of thrombosis, 9th ed. American College of Chest Physicians evidence-based clinical practice guidelines. Chest, 141(2, Suppl): e601S–e636S. Also available online: http://journal.publications.chestnet.org/article.aspx?articleid=1159534.
  • Rothwell PM, et al. (2007). Effect of urgent treatment of transient ischaemic attack and minor stroke on early recurrent stroke (EXPRESS study): A prospective population-based sequential comparison. Lancet, 370(9596): 1432–1442.
  • Skinner JS, Cooper A (2011). Secondary prevention of ischaemic cardiac events, search date May 2010. BMJ Clinical Evidence. Available online: http://www.clinicalevidence.com.
  • Smith SC, et al. (2011). AHA/ACCF secondary prevention and risk reduction therapy for patients with coronary and other atherosclerotic vascular disease: 2011 update: A guideline from the American Heart Association and American College of Cardiology Foundation. Circulation, 124(22): 2458–2473. Also available online: http://circ.ahajournals.org/content/124/22/2458.full.
  • U.S. Department of Health and Human Services (2008). 2008 Physical Activity Guidelines for Americans (ODPHP Publication No. U0036). Washington, DC: U.S. Government Printing Office. Available online: http://www.health.gov/paguidelines/guidelines/default.aspx.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Richard D. Zorowitz, MD - Medicina física y rehabilitacíon
Última revisión 26 agosto, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.