Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Sífilis

Generalidades del tema

¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una infección de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés) causada por la bacteria Treponema pallidum. Si no la trata un médico, puede empeorar con el tiempo y causar graves problemas de salud.

La infección alterna entre períodos de actividad e inactividad. Cuando la infección está activa, usted tiene síntomas. Cuando la infección no está activa, no tiene síntomas, aunque usted todavía tenga sífilis. Pero puede transmitir la sífilis a otras personas aunque no tenga síntomas.

No tiene que tener relaciones sexuales para contagiarse de sífilis. Simplemente estar en contacto cercano con los genitales, la boca o el recto de una persona infectada es suficiente para exponerse a la infección.

¿Qué causa la sífilis?

La sífilis es causada por bacterias. Las bacterias suelen ingresar en el cuerpo a través de los tejidos que recubren la garganta, la nariz, el recto y la vagina. Una persona infectada con sífilis que tiene una llaga o un salpullido puede transmitir la infección a otras personas. Una mujer embarazada e infectada también puede transmitir la sífilis a su bebé.

Algunas cosas aumentan sus probabilidades de contraer sífilis. Estas incluyen:

  • Tener relaciones sexuales sin protección (por ejemplo, no usar condones o no usarlos correctamente). Este riesgo es alto entre hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.
  • Tener más de una pareja sexual y vivir en una localidad donde la sífilis es común.
  • Tener una pareja sexual que tiene sífilis.
  • Tener relaciones sexuales con una persona que tiene muchas parejas sexuales.
  • Tener relaciones sexuales a cambio de drogas o dinero.
  • Tener VIH.

¿Cuáles son los síntomas?

Es posible que no note los síntomas de sífilis. A veces son similares a los síntomas de otras infecciones. Esto puede hacer que una persona infectada se demore en buscar atención médica. Y puede hacer que sea más difícil para un médico determinar si tiene sífilis.

Las cuatro etapas de la sífilis tienen diferentes síntomas.

  • Etapa primaria: Una de las primeras señales es una llaga abierta indolora que se llama chancro. Debido a que la sífilis, por lo general, se contagia cuando las personas tienen contacto sexual, los chancros se encuentran con frecuencia en la boca, en el ano o en la zona genital. Es posible que también se encuentren en los lugares por donde las bacterias ingresaron al cuerpo.
  • Etapa secundaria: Es posible que aparezcan un salpullido y otros síntomas en un período de 2 a 8 semanas después de que una persona se infecta. En esta etapa, es muy fácil diseminar la infección por contacto con la boca, el ano, los genitales o cualquier zona donde haya un salpullido.
  • Etapa latente: Después de que el salpullido desaparece, es posible que una persona tenga un período sin ningún síntoma. Con frecuencia, esto se llama "etapa oculta". Aunque los síntomas desaparecen, las bacterias que causan sífilis aún están en el cuerpo y comienzan a dañar los órganos internos. Esta etapa podría durar apenas un año o durar de 1 año o durar de 5 a 20 años. A menudo, una mujer con sífilis en etapa latente no descubre que tiene la infección hasta que da a luz a un niño con sífilis.
  • Etapa final (terciaria): Si la sífilis no se detecta ni se trata en las etapas tempranas, puede causar otros problemas de salud graves. Estos pueden incluir ceguera, problemas relacionados con el sistema nervioso y el corazón, y trastornos mentales. También puede causar la muerte.

¿Cómo se diagnostica la sífilis?

Si usted tiene llagas, bultos, un salpullido, ampollas o verrugas en o alrededor de la zona genital o anal, o si piensa que estuvo expuesto a una STI, vea a su médico.

Su médico le hará un examen físico y le preguntará sobre sus síntomas y su vida sexual. Es probable que le haga uno o más análisis de sangre para detectar la infección. Dado que las llagas abiertas causadas por la sífilis hacen que una infección por VIH sea más probable, también podría hacerle pruebas para el VIH.

Para prevenir que los bebés contraigan la sífilis, los expertos recomiendan que todas las mujeres embarazadas se hagan un análisis de sangre para la sífilis.

¿Cómo se trata?

La sífilis puede curarse con antibióticos. Deben ser tratados tanto usted como cualquier pareja sexual que pueda haber estado expuesta a la infección.

Es importante saber que la sífilis no es una infección que pueda tratar usted mismo. Debe tratarla con medicamentos que solo su médico le puede dar. Con el tratamiento, usted evita otros problemas de salud graves. Y el tratamiento evita la transmisión de la sífilis a otras personas.

Si una mujer está embarazada y tiene sífilis sin tratarse, puede ocurrir un aborto espontáneo o que nazca muerto el bebé. También puede causar que el bebé nazca con la infección. Esto se llama sífilis congénita.

En cualquier etapa de la infección, los antibióticos dan buenos resultados para curar la sífilis. Los antibióticos no pueden revertir el daño causado por la fase final de la sífilis. Pero pueden ayudarle a evitar problemas adicionales causados por la infección.

¿Cómo puede prevenir la sífilis?

Existen algunas cosas que puede hacer para reducir su riesgo de contraer sífilis. Independientemente de si nunca ha tenido la infección o de si la ha tenido anteriormente y está tratando de evitar volver a contagiarse, es importante que tenga relaciones sexuales más seguras. Las relaciones sexuales más seguras incluyen usar condones y utilizarlos correctamente.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la sífilis:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Causa

La sífilis es causada por la bacteria Treponema pallidum.

Transmisión

Por lo general, la transmisión de las bacterias ocurre durante las relaciones sexuales vaginales, anales u orales. Las bacterias de la sífilis se transmiten de una persona a otra a través del contacto directo con:

Las llagas se producen principalmente en los genitales externos, en la vagina, en el ano o en el recto. También pueden producirse llagas en los labios y en la boca o alrededor de ella. Las bacterias ingresan en el cuerpo con más frecuencia a través de las membranas mucosas, por lo general, en la zona alrededor de los genitales y del aparato urinario.

En raras ocasiones, la sífilis ingresa al cuerpo a través de las aberturas de la piel, como los cortes y los raspones, o incluso a través de besos húmedos si la persona infectada tiene una llaga en la boca o en los labios. Es posible que la sífilis también se transmita usando una aguja que previamente fue usada por una persona infectada. La sífilis puede transmitirse a través de una transfusión sanguínea. Pero esto es raro, debido a que toda la sangre donada en Estados Unidos y Canadá se somete a pruebas de detección de algunas infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés). Y las bacterias de la sífilis no pueden sobrevivir más de 24 a 48 horas en la sangre almacenada mediante los métodos modernos de los bancos de sangre.

Una mujer embarazada con sífilis puede transmitir la infección a través de la placenta e infectar a su bebé en cualquier momento del embarazo o el parto (sífilis congénita).

La sífilis no se puede contagiar a través del contacto casual con los asientos de los inodoros, las perillas de las puertas, las piscinas (albercas), las bañeras de hidromasaje, las tinas ni por compartir cubiertos o ropa.

Haber estado infectado con sífilis en el pasado no protege a una persona de volver a infectarse.

Período de incubación

Un período de incubación es el tiempo entre la exposición a una enfermedad y el primer síntoma. Una llaga en la piel que se llama chancro suele ser el primer síntoma de sífilis por transmisión sexual. Un chancro aparece de 3 semanas a 3 meses después de que una persona haya sido infectada con sífilis.

Período de contagio

Una persona con sífilis puede transmitir fácilmente la infección (ser contagiosa) a parejas físicamente íntimas cuando existan llagas de la etapa primaria o secundaria. Pero es posible que la persona contagie durante años, de vez en cuando, y siempre es contagiosa cuando hay una llaga abierta o un salpullido causados por la sífilis.

Síntomas

La sífilis se desarrolla en cuatro etapas, cada una con una serie diferente de síntomas.

Etapa primaria

Durante la etapa primaria de la sífilis, se forma una llaga (chancro) que suele ser indolora en el lugar por donde las bacterias ingresaron al cuerpo. Esto ocurre frecuentemente en las 3 semanas siguientes a la exposición, pero puede variar de 10 a 90 días. Una persona tiene muchas probabilidades de contagiar durante la etapa primaria.

  • En los hombres, con frecuencia aparece un chancro en la zona genital, generalmente (pero no siempre) en el pene. Estas llagas a menudo son indoloras.
  • En las mujeres, pueden formarse chancros en los genitales externos o en la parte interna de la vagina. Es posible que un chancro pase desapercibido si se forma dentro de la vagina o en la abertura del útero (cuello uterino). Por lo general, las llagas son indoloras y no se ven fácilmente.
  • Puede ocurrir inflamación de los ganglios linfáticos cerca de la zona del chancro.
  • También es posible que se produzca un chancro en una zona del cuerpo distinta de los genitales.
  • El chancro suele durar de 3 a 6 semanas, sana sin tratamiento y puede dejar una cicatriz delgada. Pero aunque el chancro se haya curado, la sífilis aún está presente y una persona todavía puede transmitirle la infección a otros.

Etapa secundaria

La sífilis secundaria se caracteriza por un salpullido que aparece de 2 a 12 semanas después de que se forma el chancro y, a veces, antes de que sane. También pueden ocurrir otros síntomas, lo cual quiere decir que la infección se ha propagado por todo el cuerpo. Una persona tiene muchas probabilidades de contagiar durante la etapa secundaria.

Con frecuencia, aparece un salpullido en el cuerpo y, a menudo, incluye las palmas de las manos y las plantas de los pies.

  • El salpullido suele consistir de llagas en la piel marrón rojizas, pequeñas, sólidas, y planas o abultadas que miden menos de 2 cm (0.8 pulgadas) de ancho. Pero el salpullido puede parecerse a otros problemas en la piel más comunes.
  • Puede haber pequeñas llagas abiertas en las membranas mucosas. Las llagas pueden contener pus. O se pueden presentar llagas húmedas que parecen verrugas (llamadas condiloma lata).
  • En personas de piel oscura, es posible que las llagas sean de un color más claro que la piel de alrededor.

El salpullido suele sanar por sí solo en el transcurso de 2 meses sin dejar cicatrices. Después de que sane, es posible que la piel cambie de color. Pero aunque el salpullido se haya curado, la sífilis aún está presente, y una persona todavía puede transmitirle la infección a otros.

Cuando la sífilis se ha propagado por todo el cuerpo, la persona puede tener:

  • Fiebre de generalmente menos de 101 °F (38.3 °C).
  • Dolor de garganta.
  • Sensación imprecisa de debilidad o de molestia por todo el cuerpo.
  • Pérdida de peso.
  • Caída del pelo por sectores, especialmente en las cejas, las pestañas y el cuero cabelludo.
  • Hinchazón de los ganglios linfáticos.
  • Síntomas de la sífilis secundaria en el sistema nervioso, que pueden incluir rigidez en el cuello, dolores de cabeza, irritabilidad, parálisis, reflejos desiguales y pupilas irregulares.

Etapa latente (oculta)

Si no se trata, una persona infectada avanzará a la etapa latente (oculta) de la sífilis. La etapa latente se define como el año posterior a que una persona se infecta. Después de que el salpullido de la etapa secundaria desaparece, la persona no tendrá ningún síntoma durante un tiempo (período latente). El período latente podría durar apenas 1 año o durar de 5 a 20 años.

Con frecuencia durante esta etapa, solo puede hacerse un diagnóstico preciso por medio de análisis de sangre, los antecedentes de la persona o el nacimiento de un niño con sífilis congénita.

Una persona contagia durante la parte temprana de la etapa latente y podría contagiar durante el período latente cuando no hay ningún síntoma.

Recaídas

Alrededor de 20 a 30 de cada 100 personas con sífilis tienen una recaída de la infección durante su etapa latente.1 Una recaída significa que la persona estuvo libre de síntomas, pero luego comenzó a tener síntomas de nuevo. Las recaídas pueden ocurrir varias veces.

Cuando no ocurren más recaídas, una persona no contagia a través del contacto. Pero una mujer en la etapa latente de la sífilis aún puede transmitir la infección a su bebé en desarrollo y puede tener un aborto espontáneo o una muerte fetal, o dar a luz a un bebé infectado con sífilis congénita.

Etapa terciaria (tardía)

Esta es la etapa más destructiva de la sífilis. Si no se trata, la etapa terciaria podría comenzar apenas 1 año después de la infección o en cualquier momento durante la vida de una persona. Es posible que una persona con sífilis nunca experimente esta etapa de la enfermedad.

Durante esta etapa, la sífilis podría causar problemas graves en los vasos sanguíneos y en el corazón, trastornos mentales, ceguera, problemas en el sistema nervioso e incluso la muerte. Los síntomas de la sífilis terciaria (tardía) dependen de las complicaciones que se desarrollen. Las complicaciones de esta etapa incluyen:

Sífilis congénita

La sífilis congénita es la sífilis que una madre le transmitió a su bebé durante el embarazo o durante el trabajo de parto y el parto. Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. y el Grupo Especial de Servicios Preventivos (Preventive Services Task Force) de los EE. UU. recomiendan encarecidamente que todas las mujeres embarazadas se sometan a pruebas de detección de sífilis, debido a las graves consecuencias de estar embarazada con la infección o de tener un hijo que nazca con sífilis congénita. Deben hacerse pruebas de detección:2, 3

  • En la primera visita prenatal para todas las mujeres embarazadas.
  • Al comienzo del tercer trimestre del embarazo y otra vez al momento del parto para las mujeres que corren un alto riesgo de sífilis.

La sífilis congénita aumenta el riesgo de muerte fetal y las complicaciones médicas en recién nacidos. La sífilis entra en el sistema sanguíneo del feto a través de la placenta, causando una infección en el recién nacido o la muerte del feto. Los síntomas de la sífilis congénita incluyen:

  • Una secreción acuosa altamente contagiosa proveniente de la nariz.
  • Inflamación dolorosa.
  • Salpullido contagioso que, con frecuencia, aparece sobre las palmas de las manos y las plantas de los pies.
  • Reducción de los glóbulos rojos en la sangre (anemia).
  • Agrandamiento del hígado y del bazo.
  • Hinchazón de los ganglios linfáticos.
  • Incapacidad para crecer y desarrollarse con normalidad (retraso del crecimiento).

Debido a que existen otras afecciones con síntomas similares, es importante un diagnóstico preciso para el tratamiento.

Qué sucede

Alrededor de 3 semanas después de que una persona se contagia la sífilis, aunque el lapso es de 10 a 90 días, a menudo aparece en los genitales una llaga (chancro) que suele ser indolora. Esta primera etapa en el desarrollo de la sífilis se llama etapa primaria. El chancro suele sanar sin tratamiento dentro de 3 a 6 semanas.

Si la sífilis no se trata durante la etapa primaria, con frecuencia avanza a las etapas más tardías.

En la etapa secundaria de la sífilis, por lo general se formará un salpullido alrededor de 2 a 12 semanas después de la aparición del chancro. Los síntomas suelen desaparecer sin tratamiento en el transcurso de 2 meses.

Después de que el salpullido desaparece, es posible que una persona tenga un período sin síntomas. Este período sin síntomas se llama etapa latente (oculta). Aunque los síntomas desaparecen, las bacterias que causan sífilis permanecen en el cuerpo y comienzan a dañar los órganos internos. El período latente podría durar apenas 1 año o durar de 5 a 20 años.

Una persona contagia durante las etapas primaria y secundaria y todavía podría contagiar durante la parte temprana de la etapa latente. Durante este tiempo, los síntomas de la segunda etapa de la sífilis podrían reaparecer. Esto se llama recaída y puede suceder varias veces.

Si no se detecta ni se trata, es posible que la sífilis luego avance a la etapa terciaria (tardía), la etapa más destructiva de la sífilis. Durante esta etapa, la sífilis puede causar problemas graves en los vasos sanguíneos y en el corazón, trastornos mentales, ceguera, problemas en el sistema nervioso e incluso la muerte. Podría comenzar apenas 1 año después de la infección o en cualquier momento durante toda la vida de la persona infectada. Alrededor de un tercio de las personas no tratadas que están infectadas con sífilis tendrán las complicaciones de la sífilis terciaria (tardía). Cualquier sistema de órganos (como el sistema nervioso central) puede verse afectado.

Las complicaciones de la sífilis terciaria (tardía) incluyen:

La sífilis congénita es la sífilis que la madre transmitió al bebé durante el embarazo o durante el trabajo de parto y el parto. La sífilis congénita puede causar complicaciones en recién nacidos y en niños.

Qué aumenta el riesgo

Su riesgo de sífilis aumenta si usted:

  • Tiene relaciones sexuales sin protección (no usa condones o no los usa correctamente). Este riesgo es especialmente alto en los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres (MSM, por sus siglas en inglés).
  • Tiene múltiples parejas sexuales, particularmente si vive en una región del país donde la sífilis es más común.
  • Tiene una pareja sexual que tiene sífilis.
  • Tiene relaciones sexuales con una pareja que tiene múltiples parejas sexuales.
  • Tiene relaciones sexuales a cambio de drogas o de dinero.
  • Tiene una infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y practica cualquiera de las conductas antes enumeradas.

La sífilis es contagiosa siempre que haya una llaga abierta o un salpullido. El riesgo de estar infectado con sífilis a causa de un único encuentro sexual con una pareja infectada es aproximadamente del 3% al 10%.4

La infección por sífilis también aumenta el riesgo de que una persona se infecte con el VIH. La sífilis causa llagas abiertas en los genitales que permiten que la infección por el VIH ingrese al cuerpo fácilmente. En general, la sífilis es más común en personas que también están infectadas con el VIH.

Cuándo llamar al médico

Llame para programar una cita si:

  • Tiene llagas, bultos, salpullidos, ampollas o verrugas sobre o alrededor de la zona genital o anal, o en cualquier parte del cuerpo donde crea que pudieran ser causados por una infección de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés).
  • Cree que ha estado expuesto a una STI.
Nota:

En la mayoría de las regiones del país, las clínicas de salud o los departamentos de salud pública pueden diagnosticar y ofrecer evaluación y tratamiento de bajo costo para la sífilis en su etapa temprana y otras infecciones de transmisión sexual (STI).

Para obtener más información sobre síntomas de otras infecciones de transmisión sexual, vea el tema Infecciones de transmisión sexual.

Espera vigilante

La espera vigilante, que significa observar y esperar, no es adecuada si cree que estuvo expuesto a la sífilis o ya la tiene o si tiene otra infección de transmisión sexual (STI). Cualquier síntoma u otro cambio que parezcan indicar la presencia de sífilis o de otra STI deben ser evaluados por un médico. Si sospecha que tiene una infección por sífilis:

  • Programe una cita con su médico. El tratamiento temprano puede reducir las complicaciones de la sífilis y prevenir el contagio de la infección a otras personas.
  • No tenga relaciones sexuales ni otro contacto sexual hasta que haya sido tratado por un médico.

Si le diagnostican sífilis, su o sus parejas sexuales también deberán tratarse.

Todos los estados requieren que los médicos informen de los casos de sífilis (todas las etapas) recientemente diagnosticados a las autoridades de salud.

A quién consultar

Su médico de cabecera puede diagnosticar y tratar la sífilis.

Los profesionales de la salud que pueden diagnosticar y tratar las infecciones de transmisión sexual (STI) incluyen:

Las complicaciones de la sífilis secundaria o en etapas posteriores pueden requerir tratamiento por un especialista en enfermedades infecciosas.

Nota:

En la mayoría de las regiones del país, las clínicas de salud o los departamentos de salud pública de los condados pueden diagnosticar y brindar tratamiento de bajo costo o gratuito para la sífilis en su etapa temprana y otras STI.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

El diagnóstico de la sífilis incluye una evaluación de los antecedentes de salud y un examen físico. Su médico puede hacerle preguntas, como:

  • ¿Piensa que ha estado expuesto a alguna infección de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés)?
  • ¿Qué síntomas tiene?
  • ¿Tiene llagas en la zona genital o en algún otro lugar del cuerpo?
  • ¿Tienen usted o su pareja comportamientos sexuales que le hacen correr el riesgo de infectarse, como tener relaciones sexuales sin condones o tener más de una pareja sexual?
  • ¿Ha tenido alguna STI en el pasado?

El examen físico puede incluir:

  • Un examen cuidadoso de la piel y de la boca para detectar cualquier salpullido u otras anormalidades.
  • Para las mujeres, un examen pélvico para detectar señales de sífilis. Durante el examen pélvico, su médico revisará si tiene llagas anormales en la vagina o en la vulva, los labios, la zona rectal y la cara interna de los muslos. Estas llagas aparecen durante la etapa primaria de la sífilis.
  • Para los hombres, un examen genital para detectar señales de sífilis.
  • Para los recién nacidos, un examen del recién nacido y la madre para detectar síntomas. La evaluación para detectar sífilis congénita comienza con una evaluación de la salud de la madre y con una prueba que se le hace a la madre para detectar sífilis.

El diagnóstico de la sífilis suele ser confirmado con uno de varios análisis de sangre. Esto es especialmente cierto si no hay ninguna llaga. Si hay llagas, es posible que un médico observe con un microscopio el líquido de una de las llagas para ver si hay bacterias de sífilis (examen de campo oscuro).

En el diagnóstico de las etapas primaria y secundaria de la sífilis, la punción lumbar (punción espinal) es necesaria en algunos casos.

Se deben hacer pruebas adicionales para averiguar si hay o no otras infecciones de transmisión sexual, especialmente:

El diagnóstico de sífilis puede demorarse o complicarse porque sus síntomas son muy similares a los de muchas otras enfermedades y, a veces, no se reconocen. Históricamente, la sífilis se ha llamado "la gran imitadora".

Detección temprana

La prueba de detección de sífilis se recomienda especialmente a las mujeres embarazadas y a las personas que corren un mayor riesgo de contraer la infección.

Entre personas que corren un alto riesgo de contraer sífilis se incluyen aquellas que:

  • Tienen relaciones sexuales sin protección (no usan condones o no los usan correctamente). Este riesgo es especialmente alto en los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (MSM, por sus siglas en inglés).5
  • Tienen múltiples parejas sexuales, particularmente si viven en una región del país donde la sífilis es más común.
  • Tienen una pareja sexual que tiene sífilis.
  • Tienen relaciones sexuales con una pareja que tiene múltiples parejas sexuales.
  • Tienen relaciones sexuales a cambio de dinero o de drogas (prostitución).
  • Tienen una infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. y el Grupo Especial de Servicios Preventivos (Preventive Services Task Force) de los EE. UU. recomiendan encarecidamente que las mujeres embarazadas se sometan a pruebas de detección de sífilis, debido a las graves consecuencias de estar embarazada con la infección o de tener un hijo que nazca con sífilis congénita. Deben hacerse pruebas de detección:2, 3

  • En la primera visita prenatal para todas las mujeres embarazadas.
  • Durante el tercer trimestre y nuevamente al momento del parto para las mujeres embarazadas que tienen un mayor riesgo de contraer sífilis.

Generalidades del tratamiento

El tratamiento inmediato de la sífilis es necesario para curar la infección, prevenir las complicaciones y evitar la transmisión de la infección a otros.

  • Los antibióticos tratan la sífilis eficazmente durante cualquier fase.
  • El tratamiento con antibióticos no puede revertir el daño causado por las complicaciones de la sífilis en etapa tardía, pero puede prevenir complicaciones adicionales.
  • Se hacen análisis de sangre de seguimiento para asegurarse de que el tratamiento haya sido eficaz.
  • A las parejas sexuales de una persona que tiene sífilis se las debe examinar, hay que hacerles pruebas y se las debe tratar de la sífilis. El tratamiento con antibióticos se recomienda para todas las parejas sexuales expuestas.

La penicilina es el medicamento preferido para tratar la sífilis. La penicilina es el tratamiento estándar para el tratamiento de la neurosífilis, la sífilis congénita o la sífilis adquirida o detectada durante el embarazo. Si es alérgico a la penicilina, asegúrese de decírselo a su médico. Su médico aún podrá tratar la sífilis, pero es posible que consulte a un especialista sobre la mejor opción de antibióticos.

Prevención

El cuidado personal puede reducir su riesgo de una primera infección o de reinfección con sífilis u otras infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés).

Medicamentos

El tratamiento de la sífilis y de otras infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés) es complejo. Si se toman apropiadamente, el tratamiento antibiótico con penicilina, por lo general, curará una infección por sífilis. Si la sífilis ha progresado a la etapa terciaria, los antibióticos pueden prevenir complicaciones adicionales. Sin embargo, no pueden revertir el daño que ya ha ocurrido. El tratamiento con antibióticos inmediato disminuirá las complicaciones y prevendrá el contagio de la infección.

Las parejas sexuales que estuvieron expuestas deben recibir tratamiento para la sífilis. Los chancros de la sífilis pueden hacer que la transmisión del VIH sea más probable. Así que deben hacerse las pruebas de la sífilis y el VIH.

Opciones de medicamentos

Siempre se usan antibióticos para tratar la sífilis.

Para pensar

En raras ocasiones, el primer intento de tratamiento no cura la infección por sífilis. Se necesitan análisis de sangre de seguimiento para asegurarse de que la infección esté curada.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

American Social Health Association
Dirección del sitio web: www.ashastd.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Hook EW III (2012). Syphilis. In L Goldman, A Shafer, eds., Goldman's Cecil Medicine, 24th ed., pp. 1922–1929. Philadelphia: Saunders.
  2. Centers for Disease Control and Prevention (2010). Syphilis section of Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2010. MMWR, 59(RR-12): 26–39. Also available online: http://www.cdc.gov/std/treatment/2010/default.htm.
  3. U.S. Preventive Services Task Force (2009). Screening for syphilis infection in pregnancy: U.S. Preventive Services Task Force reaffirmation recommendation statement. Annals of Internal Medicine, 150(10): 705–709.
  4. Eckert LO, Lentz GM (2012). Infections of the lower and upper genital tracts: Vulva, vagina, cervix, toxic shock syndromes, endometriosis, and salpingitis. In GM Lentz et al., eds., Comprehensive Gynecology, 6th ed., pp. 519–559. Philadelphia: Mosby.
  5. Centers for Disease Control and Prevention (2010). Sexually Transmitted Disease Surveillance Report 2011. Atlanta: U.S. Department of Health and Human Services. Available online: http://www.cdc.gov/std/stats11.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2012). Syphilis. In LK Pickering et al., eds., Red Book: 2012 Report of the Committee on Infectious Diseases, 29th ed., pp. 690–703. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Cox D, Ballard RC (2010). Syphilis. In SA Morse et al., eds., Atlas of Sexually Transmitted Diseases and AIDS, 4th ed., pp. 111–140. Philadelphia: Saunders.
  • Lukehart SA (2012). Syphilis. In DL Longo et al., eds., Harrison's Principles of Internal Medicine, 18th ed., vol. 1, pp. 1380–1388. New York: McGraw-Hill.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología
Última revisión 8 octubre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.