Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Desprendimiento de retina

Generalidades del tema

¿Qué es el desprendimiento de retina?

Corte transversal del ojo

La retina es una membrana delgada de tejido nervioso que recubre la parte posterior del ojo. Cuando toda la retina o parte de ella se levanta (se desprende) de la parte posterior del ojo, se llama desprendimiento de retina.

Las células nerviosas de la retina normalmente detectan la luz que entra en el ojo y envían señales al cerebro acerca de lo que ve el ojo. Pero cuando la retina se desprende, ya no funciona correctamente. Puede provocar visión borrosa y pérdida de visión. El desprendimiento de retina requiere atención médica inmediata. Si se hace a tiempo, la cirugía puede prevenir la pérdida de la visión.

¿Qué causa el desprendimiento de retina?

El desprendimiento de retina suele ocurrir cuando hay un desgarro (agujero) en la retina. La causa más común de un desgarro es el desprendimiento vítreo posterior (PVD, por sus siglas en inglés). El líquido del gel vítreo fluye a través del desgarro, se acumula debajo de la retina y hace que la retina se levante de la parte posterior del ojo.

El desprendimiento de retina también puede ocurrir sin un desgarro de retina. El crecimiento de tejido cicatricial dentro del ojo podría tirar de la retina. Esto se llama tracción. O se puede acumular líquido debajo de la retina por una razón diferente que un desgarro retiniano.

Algunas de las razones que aumentan las probabilidades de que una persona sufra un desprendimiento de retina son una lesión en el ojo o en la cabeza, miopía, enfermedad ocular o diabetes.

Desafortunadamente, la mayoría de los casos de desprendimiento de retina no pueden prevenirse. Pero las consultas regulares al oculista, el uso de cascos y gafas de protección, y el tratamiento de la diabetes podrían ayudar a proteger la vista.

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas personas ven moscas volantes y destellos de luz antes de tener síntomas de un desprendimiento de retina. Las moscas (o cuerpos) volantes son manchas, motitas y líneas que flotan en su campo visual. Los destellos son reflejos breves o rayitos de luz que se observan más fácilmente con los ojos cerrados. A menudo aparecen en los bordes del campo visual. Las moscas volantes y los destellos no siempre significan que usted vaya a tener un desprendimiento de retina. Pero pueden ser una señal de advertencia, así que lo mejor es que lo vea un médico de inmediato.

A veces, el desprendimiento de retina ocurre sin advertencia previa. La primera señal de un desprendimiento puede ser una sombra en parte del campo visual que no desaparece. O es posible que tenga una pérdida nueva y repentina de visión lateral (periférica) que empeora con el tiempo.

¿Cómo se diagnostica el desprendimiento de retina?

Para diagnosticar el desprendimiento de retina, el médico le examinará los ojos y le hará preguntas acerca de cualquier síntoma que tenga.

Si tiene síntomas de desprendimiento de retina, el médico utilizará un oftalmoscopio, que es un instrumento iluminado y amplificador con el que se puede examinar la retina. Con este instrumento, el médico puede observar agujeros, desgarros o un desprendimiento de la retina.

¿Cómo se trata?

El desprendimiento de retina requiere tratamiento inmediato. Sin tratamiento, la pérdida de visión puede progresar de menor a grave, o incluso hasta la ceguera, en cuestión de unas pocas horas o días.

La cirugía es la única manera de volver a adherir la retina. En la mayoría de los casos, la cirugía puede restituir la buena visión. Existen muchas formas de hacer esta operación, como el uso de láser, burbujas de aire o una sonda de congelación para sellar el desgarro en la retina y volver a adherirla.

Preguntas frecuentes

Aprenda acerca del desprendimiento de retina:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Problemas de la vista: Cómo vivir con mala vista

Causa

Las causas del desprendimiento de retina son:

  • Desgarros o agujeros en la retina. Estos pueden dar lugar a un desprendimiento de retina al permitir que el líquido del centro del ojo (gel vítreo) se acumule debajo de la retina. Una causa común de desgarros retinianos es el desprendimiento vítreo posterior (PVD, por sus siglas en inglés). Una lesión en el ojo o en la cabeza u otros trastornos oculares, como la degeneración en empalizada ("lattice"), una afección en la que la retina se vuelve muy delgada, también podrían causar desgarros o agujeros en la retina.
  • Tracción sobre la retina. Si el tejido se acumula entre el gel vítreo y la retina, puede levantar la retina de la parte posterior del ojo. La causa más común de este problema es la retinopatía diabética proliferativa, una afección que conduce al crecimiento de tejido cicatricial que puede tirar de la retina.
  • Acumulación de líquido bajo la retina. La acumulación de líquido debajo de la retina puede hacer que la retina se levante de la parte posterior del ojo. La acumulación de líquido puede ser causada por inflamación o enfermedad en la retina, en la capa que se encuentra justo debajo de la retina (coroides), en los vasos sanguíneos o en los tejidos oculares.
Para obtener más información e imágenes del ojo y su funcionamiento, vea Anatomía y función del ojo.

Síntomas

La mayoría de los casos de desprendimiento de retina comienzan con un desgarro retiniano. Un desgarro de retina u otro problema ocular pueden dar lugar a:

  • Moscas volantes en el campo visual. Las moscas volantes son filamentos gruesos o masas de gel vítreo sólido que se producen a medida que el gel envejece y se descompone. Las moscas volantes aparecen a menudo como manchas oscuras, masas, líneas o puntos. Las moscas volantes también pueden ser causadas por sangre o pigmento que están sueltos debido a desgarros en la retina.
  • Destellos luminosos o centelleos al mover los ojos o la cabeza. Estos son más fáciles de ver cuando se mira una superficie oscura. Los destellos breves ocurren cuando el gel vítreo tira de la retina (tracción vítrea). Estos destellos suelen aparecer en los bordes del campo visual.

El hecho de tener moscas volantes o destellos no siempre significa que usted esté a punto de sufrir un desprendimiento de retina, pero no debería ignorar estos síntomas. Llame a su médico para hablar acerca de si usted necesita hacerse un examen de la vista.

Si usted tiene destellos o cuerpos volantes nuevos o repentinos, oscuridad que cubre parte de su campo visual, o una nueva pérdida de visión que no desaparece, llame a su oculista o a su médico de cabecera de inmediato. Los cuerpos volantes y los destellos podrían ser señales de advertencia de un desprendimiento de retina. Una precipitación repentina de lo que parecen ser cientos o miles de pequeños puntos negros enfrente de su campo visual es una señal característica de sangre y/o pigmento en el gel vítreo y podría ser una indicación de un desprendimiento de retina. Esto requiere atención médica inmediata.

En casos poco comunes, el desprendimiento de retina puede ocurrir sin aviso previo. Las primeras señales pueden ser:

  • Lo que parece una sombra o cortina que no desaparece en parte de su campo visual. Dado que los desprendimientos suelen afectar primero la visión periférica (lateral), es posible que no advierta el problema hasta que el desprendimiento sea más grande.
  • Pérdida de la visión nueva o repentina. La pérdida de visión causada por un desprendimiento de retina tiende a empeorar con el tiempo. La pérdida repentina de la visión es una emergencia médica.

Qué sucede

El desprendimiento de retina puede progresar con rapidez. Dado que el desprendimiento de retina afecta primero la visión lateral (periférica), es posible que usted no note la pérdida de visión inmediatamente. Sin tratamiento, el desprendimiento puede extenderse hacia el centro de la retina (mácula) y dañar la visión central.

El desprendimiento de retina requiere atención de urgencia. Sin tratamiento, la pérdida de visión a causa del desprendimiento de retina puede progresar de menor a grave, o incluso hasta la ceguera, en cuestión de unas pocas horas o días.

Sin embargo, los agujeros y desgarros retinianos podrían no requerir tratamiento. A veces, se producen pequeños agujeros redondos en la retina a medida que envejece, y muchos de ellos nunca darán lugar a un desprendimiento de retina. Hay una mayor probabilidad de que los desgarros retinianos causados cuando el gel vítreo tira de la retina (tracción vítrea) provoquen desprendimientos de retina.

Los desgarros en la retina causados por la tracción vítrea tienden a producir destellos y moscas volantes. Un desgarro que no se produce por tracción vítrea y, por lo tanto, se desarrolla sin síntomas, tiene una menor probabilidad de causar un desprendimiento de retina que un desgarro que se produce con síntomas.

Si la retina se ha desprendido, usted necesitará cirugía para volver a adherirla y para restituir la visión. Si ha tenido un desprendimiento de retina en un ojo, tiene una mayor probabilidad de tenerlo en el otro ojo.

Qué aumenta el riesgo

Las cosas que aumentan su riesgo de tener un desprendimiento de retina incluyen:

  • Antecedentes familiares de desprendimiento de retina.
  • Desprendimiento de retina anterior en el otro ojo.
  • Degeneración en empalizada ("lattice"), una afección hereditaria en la cual partes de la retina se vuelven muy delgadas y se desgarran con facilidad.
  • Tener más de 50 años.
  • Tener miopía. La forma del ojo miope hace que se tire más de la retina (tracción). Esto a su vez puede causar desprendimiento vítreo posterior prematuro. La retina también es más delgada y más propensa a desgarrarse en personas que son miopes.
  • Cirugía de cataratas. El riesgo de tener un desprendimiento de retina más adelante es mayor en personas que se han operado de cataratas.
  • Contusión o golpe en la cabeza.
  • Lesión en el ojo.
  • Diabetes, que puede dar lugar a retinopatía diabética proliferativa.
  • Otros trastornos oculares o tumores en el ojo.

Cuándo llamar al médico

Los destellos de luz y las moscas volantes a menudo ocurren a medida que se envejece o con las migrañas. Los destellos de luz en el caso de las migrañas con frecuencia están localizados en el centro del campo visual. Pero los destellos de luz y las moscas volantes también pueden ser señales de un problema que pudiera provocar un desprendimiento de retina.

Si los destellos de luz o las moscas volantes aparecen de repente o en grandes cantidades, o si usted no está seguro de lo que debe hacer, no espere hasta sufrir pérdida de visión antes de llamar al médico. Si no puede contactar con su médico, acuda a la sala de urgencias. Aunque estos síntomas no causen dolor y puedan parecer inocuos, hacerse un examen de la vista y recibir tratamiento rápido pueden permitirle volver a su casa aliviado o, si hay un problema, puede prevenir la pérdida de visión.

Espera vigilante

Tener una actitud de esperar y ver, llamada espera vigilante, no es una opción si usted tiene destellos o cuerpos volantes nuevos o repentinos, oscuridad que cubre parte de su campo visual, o una nueva pérdida de visión que no desaparece. La pérdida repentina y rápida de la visión es una emergencia médica.

A quién consultar

Si tiene síntomas que sugieren que usted pudiera tener o está en riesgo inminente de tener un desprendimiento de retina, llame a su médico inmediatamente. Si no tiene un oculista (oftalmólogo), llame a su médico de cabecera. En base a sus síntomas, factores de riesgo y antecedentes médicos, su médico podría remitirle a un oculista para un examen inmediato y posible tratamiento.

El tratamiento de los desgarros y desprendimientos de retina frecuentemente lo realiza un oculista especializado en desprendimientos de retina.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Para diagnosticar un desprendimiento de retina, el médico le hará preguntas sobre sus síntomas, problemas oculares anteriores y factores de riesgo. El médico también examinará su visión de cerca y de lejos (agudeza visual) y su visión lateral (periférica). Estos exámenes de la vista de rutina no detectan el desprendimiento de retina, pero pueden encontrar problemas que pudieran provocar o estar causados por un desprendimiento de retina.

El médico generalmente puede ver si hay un desgarro o desprendimiento de retina cuando examina la retina mediante oftalmoscopia. Esta prueba le permite al médico observar el interior de la parte posterior del ojo usando un instrumento iluminado y amplificador.

Si el desgarro o desprendimiento de retina involucra los vasos sanguíneos de la retina, es posible que usted tenga sangrado en el centro del ojo. En estos casos, el médico puede observar la retina por medio de una ecografía, la cual es una prueba que utiliza ondas de sonido para formar una imagen de la retina en una pantalla de computadora.

Detección temprana

Es importante hacerse exámenes de la vista de rutina para que su oculista pueda detectar desgarros retinianos u otros problemas oculares que pudieran provocar un desprendimiento de retina. Si usted tiene una afección que lo pone en alto riesgo de tener un desprendimiento de retina, como miopía, cirugía de cataratas reciente, diabetes, antecedentes familiares de desprendimiento de retina, o un desprendimiento de retina anterior en el otro ojo, hable con su médico acerca de si debe hacerse exámenes más frecuentes para detectar problemas en su fase inicial.

Si nota moscas volantes o destellos de luz, informe a su médico de inmediato. Estos síntomas podrían ser una señal de advertencia de un desgarro retiniano que puede dar lugar a un desprendimiento.

Generalidades del tratamiento

El desprendimiento de retina requiere atención inmediata. Sin tratamiento, la pérdida de visión puede progresar de menor a grave, o incluso hasta la ceguera, en cuestión de unas pocas horas o días.

El desprendimiento de retina solo puede repararse con cirugía. Suele ser exitosa y, en muchos casos, restituye la buena visión.

Para obtener más información, vea Cirugía.

Prevención

No es posible prevenir la mayoría de los casos de desprendimiento de retina. Pero es importante que se haga exámenes de la vista de rutina para que su oculista pueda detectar señales de que usted pudiera tener una mayor probabilidad de sufrir un desprendimiento de retina.

Algunas lesiones oculares pueden dañar la retina y causar un desprendimiento. Usted puede reducir su riesgo de estos tipos de lesiones si:

  • Utiliza gafas de protección cuando use un martillo o una sierra, trabaje con herramientas eléctricas o herramientas de jardinería como desbrozadoras y cortadoras de césped, o si realiza cualquier actividad que pudiera hacer que pequeños objetos vuelen adentro de su ojo.
  • Utiliza gafas de deporte especiales o gafas de protección cuando boxea, juega al raquetbol, fútbol o squash, u otros deportes en los que pudiera recibir un golpe en el ojo.
  • Aplica medidas de seguridad apropiadas cuando usa fuegos artificiales o armas de fuego.

La diabetes hace que usted tenga un mayor riesgo de sufrir retinopatía diabética, una enfermedad ocular que puede provocar un desprendimiento de retina traccional. Si tiene diabetes, puede ayudar a controlar y prevenir los problemas oculares haciéndose exámenes de la vista regulares y manteniendo sus niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados.

Tratar un desgarro retiniano con frecuencia puede prevenir el desprendimiento de retina, pero no todos los desgarros requieren tratamiento. La decisión acerca del tratamiento de un desgarro depende de la probabilidad de que el desgarro se convierta en un desprendimiento.

Tratamiento en el hogar

No se puede tratar un desprendimiento de retina en el hogar. La cirugía es el único tratamiento.

Después de la cirugía para reparar el desprendimiento de retina, el médico podría darle instrucciones específicas para ayudar a que su ojo se recupere. Es posible que necesite descansar y dormir con la cabeza en una posición determinada, por ejemplo. Y le podrían pedir que lleve puesto un parche en el ojo o que use gotas para los ojos.

Algunos tipos de cirugía para tratar los desprendimientos de retina incluyen el inyectar una pequeña burbuja de gas en el ojo. Después, es posible que usted tenga que mantener la cabeza en una posición determinada durante algunos días o semanas para que la burbuja de gas no se mueva. Además, tal vez tenga que evitar viajar en avión hasta que el ojo haya sanado y la burbuja haya desaparecido, porque los cambios de presión atmosférica podrían causar dolor y afectar su ojo.

Si tiene visión reducida después del tratamiento, su médico puede ayudarle a aprender maneras de mantener su independencia y continuar haciendo las actividades que disfruta.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Problemas de la vista: Cómo vivir con mala vista.

Cirugía

Cirugía para el desprendimiento de retina

La cirugía es el único tratamiento para el desprendimiento de retina. Las metas de la cirugía son:

  • Volver a adherir la retina.
  • Prevenir o revertir la pérdida de la visión.

Casi todos los desprendimientos de retina se pueden reparar por medio del cierre esclerótico (anillo escleral), retinopexia neumática o vitrectomía.

Pero incluso con una tasa tan alta de éxito de la cirugía, es importante actuar con rapidez. Cuanto más tiempo espere para operarse, menores serán las probabilidades de restituir la buena visión. Cuando la retina pierde el contacto con las capas que la sostienen, la visión comienza a empeorar. Un oculista (oftalmólogo) especializado en desprendimientos de retina generalmente le operará en un plazo de pocos días después de que le hayan diagnosticado un desprendimiento.

La urgencia con que necesite operarse por lo general depende de si el desprendimiento de retina se ha extendido o pudiera extenderse lo suficiente como para afectar la visión central. Cuando la mácula, la parte de la retina que hace posible la visión central, pierde el contacto con la capa que hay debajo, pierde rápidamente su habilidad para procesar lo que ve el ojo.

  • Operarse mientras la mácula aún está adherida suele evitar la pérdida de la visión.
  • Si la mácula se ha desprendido, la cirugía podría llevarse a cabo algunos días después de lo que se hubiera realizado de otro modo. Aún es posible mantener la buena visión después de la cirugía pero la probabilidad es menor.

Su médico decidirá con qué urgencia usted necesita que lo operen basándose en el resultado del examen de la retina y en su propia experiencia en el tratamiento de los desprendimientos de retina.

Cirugía para los desgarros retinianos

Tratar un desgarro retiniano podría ser útil si el desgarro pudiera provocar un desprendimiento. Los síntomas como moscas volantes o destellos de luz son factores clave a la hora de decidir si se debe o no tratar un desgarro. Un desgarro que ocurre justo después de un desprendimiento vítreo posterior (PVD, por sus siglas en inglés) con síntomas suele ser mucho más peligroso y tiene una mayor probabilidad de convertirse en un desprendimiento de retina que un desgarro que ocurre sin síntomas.

A la hora de decidir cuándo tratar un desgarro retiniano, su médico evaluará si es probable que la retina desgarrada se desprenda. Si es muy probable que el desgarro se convierta en un desprendimiento, el tratamiento generalmente puede repararlo y prevenir el desprendimiento y una posible pérdida de la visión. Si no es muy probable que el desgarro se convierta en un desprendimiento, es posible que usted no necesite tratamiento.

Opciones de cirugía

Los métodos comunes para reparar un desprendimiento de retina incluyen:

  • Retinopexia neumática. En este procedimiento, el médico inyecta una burbuja de gas en el centro del globo ocular. La burbuja de gas flota hasta la zona que se ha desprendido y presiona ligeramente la retina desprendida contra la pared del ojo. A continuación, el médico utiliza una sonda de congelación (criopexia) o un rayo láser (fotocoagulación) para sellar el desgarro en la retina.
  • Cirugía por cierre esclerótico. El médico coloca un pedazo de esponja de silicona, de goma o de plástico semi-duro en la capa externa del ojo y lo cose en su lugar. Esto reduce la tracción en la retina, evitando que los desgarros empeoren, y sostiene las capas de la retina.
  • Vitrectomía. Esto es cuando se extrae el gel vítreo del ojo. La vitrectomía le ofrece al médico mejor acceso a la retina y a otros tejidos. Le permite quitar tejido cicatricial de la retina, reparar agujeros, coser desgarros muy grandes y aplanar directamente un desprendimiento de retina.

Los métodos comunes para reparar un desgarro retiniano incluyen:

  • Fotocoagulación con láser, en la cual un intenso rayo de luz viaja a través del ojo y produce pequeñas quemaduras alrededor del desgarro en la retina. Las quemaduras forman cicatrices que evitan que el líquido entre por debajo de la retina.
  • Criopexia (congelación), en la cual el oculista utiliza una sonda para congelar y sellar la retina alrededor del desgarro.

Para pensar

Usted tiene varias opciones quirúrgicas para reparar un desprendimiento de retina. El éxito que tengan para restituir la buena visión varía de un caso al otro. La causa, la ubicación y el tipo de desprendimiento suelen determinar qué tipo de cirugía funcionará mejor. Otras afecciones o problemas oculares podrían jugar también un papel a la hora de elegir el mejor tipo de cirugía para usted.

Es posible que usted necesite más de una cirugía para volver a adherir la retina si el tejido cicatricial de la primera operación crece sobre la superficie de la retina.

Las cosas que podrían dificultar la cirugía incluyen:

  • Glaucoma.
  • Pupilas que no se agrandan (dilatan).
  • Infección en el interior o exterior del ojo.
  • Cicatrices de una cirugía anterior.
  • Sangrado (hemorragia) en el gel vítreo.
  • Cicatrices o enturbiamiento en la córnea.
  • Opacidad del cristalino (catarata).

Después de la cirugía, es posible que tenga que usar gotas antibióticas para los ojos y corticosteroides por un tiempo breve.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

EyeSmart
Dirección del sitio web: www.geteyesmart.org

National Eye Institute, National Institutes of Health
Information Office
31 Center Drive MSC 2510
Bethesda, MD  20892-2510
Teléfono: (301) 496-5248
Correo electrónico: 2020@nei.nih.gov
Dirección del sitio web: www.nei.nih.gov
 

As part of the U.S. National Institutes of Health, the National Eye Institute provides information on eye diseases and vision research. Publications are available to the public at no charge. The Web site includes links to various information resources.


Referencias

Otras obras consultadas

  • American Academy of Ophthalmology (2008). Posterior Vitreous Detachment, Retinal Breaks, and Lattice Degeneration (Preferred Practice Pattern). San Francisco: American Academy of Ophthalmology.
  • Fletcher EC, et al. (2008). Retina. In P Riordan-Eva, JP Whitcher, eds., General Ophthalmology, 17th ed., pp. 186–211. New York: McGraw-Hill.
  • Greven CM (2009). Retinal breaks. In M Yanoff, JS Duker, eds., Ophthalmology, 3rd ed., pp. 716–719. Edinburgh: Mosby Elsevier.
  • Kang HK, Luff AJ (2008). Management of retinal detachment: A guide for non-ophthalmologists. BMJ, 336(7655):1235–1240.
  • Sebag J (2009). Vitreous anatomy and pathology. In M Yanoff, JS Duker, eds., Ophthalmology, 3rd ed., pp. 766–773. Edinburgh: Mosby Elsevier.
  • Steel D, Fraser S (2010). Retinal detachment, search date June 2010. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • Trobe JD (2006). Retinal detachment section of Principal ophthalmic conditions. In Physician's Guide to Eye Care, 3rd ed, pp. 124–129. San Francisco: American Academy of Ophthalmology.
  • Wilkinson CP (2009). Rhegmatogenous retinal detachment. In M Yanoff, JS Duker, eds., Ophthalmology, 3rd ed., pp. 720–726. Edinburgh: Mosby Elsevier.
  • Wilkinson CP (2012). Interventions for asymptomatic retinal breaks and lattice degeneration for preventing retinal detachment. Cochrane Database of Systematic Reviews (3).

Créditos

Por El personal de Healthwise
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Carol L. Karp, MD - Oftalmología
Última revisión 15 julio, 2013

Última revisión: 15 julio, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.