Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Intoxicación alimentaria y manipulación segura de los alimentos

Generalidades del tema

¿Es para usted este tema?

Este tema trata varios tipos de intoxicación alimentaria. También puede ver los temas Infección por E. coli y Toxoplasmosis durante el embarazo.

¿Qué es la intoxicación alimentaria?

La intoxicación alimentaria es una enfermedad causada por comer alimentos que contienen organismos dañinos. Estos microbios nocivos pueden ser bacterias, parásitos y virus. Se encuentran, sobre todo, en la carne, el pollo, el pescado y huevos crudos, pero pueden transmitirse a cualquier tipo de alimento. También pueden crecer en los alimentos que se dejan fuera en encimeras o al aire libre, o que fueron almacenados durante demasiado tiempo antes de ser consumidos. En ocasiones, la intoxicación ocurre cuando la gente no se lava las manos antes de tocar los alimentos.

La mayoría de las veces, la intoxicación alimentaria es ligera y desaparece en unos cuantos días. Lo único que puede hacer usted es esperar a que su cuerpo se deshaga del microbio causante de la enfermedad. Pero algunos tipos de intoxicación pueden ser más graves y podría ser necesario consultar al médico.

¿Cuáles son los síntomas?

El primer síntoma de una intoxicación alimentaria suele ser la diarrea. También podría tener revoltura estomacal, vómitos o retortijones en el estómago. Algunas intoxicaciones alimentarias pueden causar fiebre alta y sangre en las heces. El cómo se sienta al tener una intoxicación alimentaria dependerá, básicamente, de lo saludable que esté y del microbio que lo esté enfermando.

Si vomita o tiene mucha diarrea, puede deshidratarse. La deshidratación significa que el cuerpo ha perdido demasiado líquido.

¿Cómo llegan a los alimentos los microbios nocivos?

Los microbios pueden ingresar en los alimentos cuando:

  • Se procesa la carne. Es normal encontrar bacterias en los intestinos de los animales sanos con los que nos alimentamos. En ocasiones, las bacterias se mezclan con las partes del animal que comemos.
  • Se riegan o se lavan los alimentos. Si el agua usada para regar o lavar frutas y verduras frescas tiene microbios del estiércol animal o las aguas residuales humanas, esos microbios pueden llegar a las frutas y verduras.
  • Se preparan los alimentos. Cuando una persona que tiene microbios en las manos toca los alimentos, o si los alimentos entran en contacto con otros alimentos que tienen microbios, estos pueden propagarse. Por ejemplo, si usa la misma tabla de cortar para picar verduras y preparar carne cruda, los microbios de la carne cruda pueden ingresar en las verduras.

¿Cómo sabe si tiene intoxicación alimentaria?

Como la mayoría de las intoxicaciones alimentarias son ligeras y desaparecen en unos cuantos días, la mayoría de las personas no van al médico. En general, usted puede suponer que tiene intoxicación alimentaria si otras personas que comieron lo mismo también se enfermaron.

Si usted cree que se ha intoxicado, llame al departamento local de salud para informar del caso. Esto podría ayudar a evitar que otras personas se enfermen.

Llame al médico si piensa que podría tener una enfermedad grave. Es posible que necesite ver a su médico si su caso de diarrea o de vómitos es muy grave, o si no comienza a mejorarse después de unos pocos días.

Si va al médico, este le preguntará sobre sus síntomas (diarrea, revoltura estomacal o vómitos) y sobre su salud en general, y le hará un examen físico. Su médico le preguntará dónde comió y si alguna persona que haya comido lo mismo que usted también está enferma. En ocasiones, el médico le tomará muestras de heces o de sangre para hacer análisis.

¿Cómo se trata?

En la mayoría de los casos, la intoxicación alimentaria desaparece por sí sola en 2 o 3 días. Lo único que necesita hacer es descansar y beber abundantes líquidos para prevenir deshidratación producida por la diarrea. Beba un vaso de agua o de bebida rehidratante (como Pedialyte) cada vez que tenga una evacuación grande y floja. Las sodas y los jugos de fruta tienen demasiada azúcar y no deben usarse para rehidratarse.

Por lo general, no se usan antibióticos para tratar la intoxicación alimentaria. Los medicamentos que detienen la diarrea (antidiarreicos) pueden ser útiles, pero no deben administrarse a lactantes ni a niños pequeños. No debe tomar antidiarreicos si tiene fiebre alta o sangre en la diarrea, porque pueden hacer que su enfermedad empeore.

Si usted piensa que está gravemente deshidratado, quizá necesite ir al hospital.

¿Cómo puede prevenirse la intoxicación alimentaria?

La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria pueden prevenirse con estas sencillas medidas:

  • Limpie. Lávese las manos con frecuencia y siempre antes de tocar la comida. Mantenga limpios los cuchillos, las tablas de cortar y las encimeras. Puede lavarlos con agua caliente y jabonosa, o poner los utensilios en el lavavajillas y usar un desinfectante en la encimera. Lave las frutas y las verduras frescas.
  • Separe. Evite que los microbios de la carne cruda lleguen a las frutas, verduras y otros alimentos. Ponga la carne cocida en una bandeja limpia; no la ponga en la misma en que estaba la cruda.
  • Cocine. Asegúrese de que la carne, el pollo, el pescado y los huevos estén completamente cocidos.
  • Enfríe. Refrigere las sobras de inmediato. No deje frutas y verduras cortadas a temperatura ambiente por mucho tiempo.
  • Si tiene dudas, deséchelo. Si no está seguro de si un alimento está en buen estado, no lo coma.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la intoxicación alimenticia y la manipulación segura de los alimentos:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Cómo cuidarse a sí mismo:

Causa

La intoxicación alimentaria es una enfermedad causada por comer o beber alimentos contaminados. Puede tener una intoxicación alimentaria al comer alimentos contaminados por organismos dañinos, como bacterias, parásitos y virus.

Las formas más comunes en las que se propagan los organismos dañinos son:

  • Durante el procesamiento de los alimentos. Es normal encontrar bacterias en los intestinos de los animales sanos con los que nos alimentamos. Si las bacterias entran en contacto con la carne o la carne de ave mientras son procesados, pueden contaminar los alimentos. El campylobacter, la salmonella y la E. coli suelen propagarse de esta manera. En una prueba, se encontró campylobacter en casi la mitad de las pechugas de pollo crudas que fueron analizadas.1
  • Durante el cultivo de alimentos. Las frutas y las verduras frescas pueden contaminarse si se lavan o riegan con agua contaminada con estiércol animal o con aguas residuales humanas. La intoxicación alimentaria por estafilococo, E. coli y shigelosis suelen propagarse a través del agua contaminada.
  • Durante la manipulación de los alimentos. Los alimentos pueden contaminarse cuando una persona infectada manipula los alimentos o si estos entran en contacto con otro producto contaminado. Por ejemplo, si usa la misma tabla para picar las verduras y preparar carne cruda, corre el riesgo de contaminar las verduras.
  • En el ambiente. Muchos organismos perjudiciales que se encuentran comúnmente en la suciedad, el polvo y el agua pueden ingresar en los alimentos que comemos. Estos organismos incluyen Clostridium perfringens y Cryptosporidium parvum. Las condiciones ambientales, como el agua contaminada por el escurrimiento de cultivos, podrían hacer que este tipo de infección sea más frecuente. Los alimentos envasados en el hogar que no han sido preparados correctamente pueden contener otro organismo, el Clostridium botulinum.

Síntomas

Los síntomas de intoxicación alimentaria suelen afectar el estómago y los intestinos (tracto gastrointestinal).

  • El primer síntoma suele ser diarrea.
  • Otros síntomas incluyen revoltura estomacal (náuseas), vómitos y retortijones abdominales.

El tiempo que tardan los síntomas en aparecer, la gravedad de los síntomas y su duración dependen del organismo que causa la infección, de su edad y de su estado de salud general.

Las personas más jóvenes y las de más edad pueden ser las más afectadas por la intoxicación alimentaria. Sus síntomas podrían durar más tiempo e incluso los tipos de intoxicación alimentaria que, generalmente, son leves pueden poner su vida en peligro. Esto puede ser cierto para mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunitarios deteriorados, como aquellas que tienen enfermedades de larga duración (crónicas).

No todas las intoxicaciones alimentarias causan diarrea, náuseas, vómitos y retortijones abdominales. Algunos tipos de intoxicación alimentaria provocan síntomas diferentes o más graves. Estos síntomas pueden incluir debilidad, entumecimiento, confusión u hormigueo en la cara, las manos y los pies.

Los síntomas gastrointestinales, como diarrea y vómitos, también pueden ser causados por organismos que no necesariamente se propagan a través de los alimentos. Estos organismos se propagan principalmente a través del agua o el contacto personal. Las afecciones causadas por estos organismos incluyen la infección por el parásito Giardia lamblia.

Aprenda más sobre organismos específicos de intoxicación alimentaria, incluyendo cómo se transmiten, sus síntomas y su tratamiento:

Qué sucede

Usted puede enfermarse por una intoxicación alimentaria después de comer alimentos que contienen bacterias, virus u otros organismos perjudiciales. La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria siguen el mismo curso general.

Después de comer un alimento contaminado, existe un plazo de horas a días antes de que note los síntomas. El organismo contaminante pasa del estómago al intestino, se adhiere a las paredes intestinales y comienza a multiplicarse. Algunos organismos se quedan en el intestino. Algunos producen una toxina que se absorbe en el torrente sanguíneo. Y otros invaden tejidos del cuerpo directamente. Los síntomas dependen en gran medida del tipo de organismo con el que se ha infectado.

Diferentes organismos provocan síntomas similares, especialmente diarrea, vómito y retortijones estomacales. La diarrea y los vómitos son una respuesta normal del cuerpo que trata de deshacerse de organismos nocivos. A menos que la enfermedad sea parte de un brote reconocido, es difícil identificar el organismo implicado en la infección. Generalmente, no se hacen pruebas de laboratorio.

En la mayoría de los casos, la recuperación lleva algunos días y hasta una semana mientras se eliminan las toxinas de su sistema. Es posible que se sienta débil durante varios días después de que desaparecen otros síntomas.

La mayoría de las veces, la intoxicación alimentaria es leve y desaparece en algunos días. Sin embargo, los síntomas y el curso de algunos tipos de intoxicación alimentaria podrían ser más graves. Para saber más, vea Síntomas para una lista de organismos específicos.

En raras ocasiones, la intoxicación alimentaria puede resultar en daño a los riñones o en las articulaciones.2

Qué aumenta el riesgo

Las personas con un riesgo mayor de enfermarse con una intoxicación alimentaria y de tener síntomas más graves incluyen:

Los factores que aumentan su riesgo de desarrollar intoxicación alimentaria incluyen:

  • Comer o beber jugos no pasteurizados, brotes crudos, leche no pasteurizada y productos lácteos hechos con leche no pasteurizada, como determinados quesos untables.
  • Comer carne, aves, huevos, pescado y mariscos (almejas, ostras, vieiras y mejillones) crudos o que no están bien cocidos.
  • Comer o beber alimentos que hayan sido contaminados por procesamiento y manipulación de alimentos sin cuidado.
  • Viajar a un país en vías de desarrollo.

Cuándo llamar al médico

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato si:

  • Tiene señales de deshidratación grave. Estas incluyen poca o nada de orina; ojos hundidos, sin lágrimas, y boca y lengua secas; respiración y ritmo cardíaco rápidos; sensación de mucho mareo o aturdimiento (como que se va a desmayar); y no se siente que está ni actúa alerta.
  • Piensa que podría tener una intoxicación alimentaria a causa de alimentos enlatados y tiene síntomas de botulismo (visión borrosa o doble, problemas para tragar o respirar, y debilidad muscular).

Llame de inmediato a su médico si:

  • Tiene diarrea intensa (grandes cantidades de heces flojas cada 1 o 2 horas) que dura más de 2 días, si usted es adulto.
  • Vomita durante más de 1 día, si usted es adulto.
  • Está embarazada y cree que ha estado expuesta a la listeriosis o a la toxoplasmosis. Para aprender más, vea el tema Toxoplasmosis durante el embarazo.
  • Tiene dolor repentino e intenso en el estómago.

Hable con su médico si:

  • Tiene síntomas de deshidratación leve (sequedad en la boca, orina de color oscuro, no orina mucho) que empeoran a pesar del tratamiento en el hogar.
  • Tiene fiebre.
  • No se siente mejor después de 1 semana de tratamiento en el hogar.

Si piensa que ha consumido alimentos contaminados, su Centro de Toxicología local puede responder preguntas y brindarle información sobre qué acción hay que tomar. Por lo general, los Centros de Toxicología figuran junto con otros números de emergencia en su directorio telefónico.

Los niños, las mujeres embarazadas y las personas con afecciones de largo plazo (crónicas), como diabetes, tienen más probabilidades de tener deshidratación grave y sus síntomas deberían ser vigilados atentamente.

Espera vigilante

La espera vigilante es un período durante el cual usted y su médico observan su afección o los síntomas sin usar un tratamiento médico.

La espera vigilante podría ser adecuada si tiene diarrea, retortijones estomacales y otros síntomas de gripe estomacal (gastroenteritis). La mayoría de las personas se recuperan de estas enfermedades gastrointestinales en varios días, sin tratamiento médico. Del mismo modo, algunos casos de intoxicación alimentaria por bacterias son leves y desaparecen en varios días. Sin embargo, si la diarrea es grave o persiste durante más de una semana, llame a su médico para que le dé un consejo.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que pueden diagnosticar y tratar la intoxicación alimentaria incluyen:

Es posible que lo remitan a un gastroenterólogo si sus síntomas son persistentes o graves.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

La mayoría de las intoxicaciones alimentarias son leves y desaparecen en algunos días, de modo que la mayoría de la gente no va al médico para obtener un diagnóstico. Con frecuencia, usted mismo puede diagnosticar intoxicación alimentaria si otras personas que comieron los mismos alimentos que usted también se enferman.

Si consulta a su médico, este le hará un diagnóstico en función de sus síntomas, un examen físico y su historial médico. Su médico le preguntará dónde ha comido y si alguien que comió los mismos alimentos que usted tiene los mismos síntomas.

A veces, se hacen las siguientes pruebas:

Es posible que su médico necesite informar de su afección al departamento de salud. Esto se hace para ayudar al gobierno a llevar un registro de la afección y a identificar posibles brotes.

Generalidades del tratamiento

En la mayoría de los casos, la diarrea y otros síntomas de intoxicación alimentaria se van en 2 o 3 días y usted no necesita tratamiento. Podría llevar más de 2 o 3 días hasta que vuelva a sentirse bien.

Todo lo que tiene que hacer es manejar los síntomas, especialmente la diarrea, y evitar complicaciones hasta que se vaya la enfermedad. La mayoría de las veces, la deshidratación causada por la diarrea es la principal complicación.

Deben tomarse precauciones adicionales para prevenir la deshidratación en los niños.

Para aprender más sobre cómo tratar la deshidratación, incluyendo en niños, vea Tratamiento en el hogar.

La meta del tratamiento es reemplazar los líquidos y electrolitos perdidos en los vómitos y en la diarrea. Si la deshidratación es grave y no puede manejarse en casa, es posible que necesite tratamiento en el hospital, donde se le pueden suministrar líquidos y electrolitos con la inserción de una aguja en la vena (por vía intravenosa).

Los medicamentos para detener la diarrea (como Imodium) pueden ayudar a aliviar sus síntomas. Pero estos medicamentos no deben usarse en niños o en personas con fiebre alta o diarrea sanguinolenta (con sangre). Los antibióticos se usan raramente y solo para ciertos tipos de intoxicación alimentaria o en casos graves. Las mujeres embarazadas con listeriosis o toxoplasmosis pueden recibir antibióticos.

Para obtener más información acerca de cómo tratar la diarrea o la deshidratación, vea:

Para más información sobre tratamiento para organismos específicos, vea Síntomas.

Botulismo, infección por E. coli e infección durante el embarazo

Para el botulismo y algunos casos de intoxicación por E. coli, suele necesitarse atención médica inmediata e intensiva.

Para más información, vea:

Las mujeres embarazadas siempre deben consultar a sus médicos si piensan que podrían tener una intoxicación alimentaria, porque la infección puede transmitirse al feto.

La toxoplasmosis y la listeriosis también pueden dañar a su bebé. Si le diagnostican alguna de estas afecciones durante el embarazo, recibirá tratamiento con antibióticos. Para aprender más, vea Toxoplasmosis durante el embarazo.

Prevención

Usted puede prevenir la mayoría de los casos de intoxicación alimentaria siendo cuidadoso al preparar y almacenar alimentos. Lávese las manos y lave las superficies de trabajo mientras prepara los alimentos, cocine los alimentos a temperaturas seguras y refrigérelos de inmediato. Sea especialmente cuidadoso cuando cocine o caliente alimentos perecederos, como huevos, carne, aves, pescado, mariscos, leche y productos lácteos. También tenga cuidado extra si está embarazada, tiene un sistema inmunitario deteriorado o si está preparando comidas para niños o personas mayores.

Los siguientes pasos pueden ayudar a prevenir la intoxicación alimentaria (adaptado de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention o Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU.).

  • Haga las compras en forma segura. Coloque la carne, las aves y el pescado crudos en bolsas separadas de otros alimentos. Los niños pequeños pueden enfermarse a causa de tocar la carne de ave empaquetada; por lo tanto, no los deje tocar ni jugar con los paquetes de carne de ave en el carrito del supermercado.
  • Prepare los alimentos en forma segura. Lávese las manos antes y después de manipular alimentos. Lave las frutas, las verduras y las tablas para picar alimentos. Siga los procedimientos para enlatado en forma segura en el hogar para evitar contaminación.
  • Almacene los alimentos en forma segura. Cocine, refrigere o congele la carne, las aves, los huevos, el pescado y los alimentos listos para comer en el término de 2 horas. Asegúrese de que su refrigerador esté a 40 °F (4 °C) o más frío.
  • Cocine los alimentos en forma segura. Use un termómetro para carne limpio, para asegurarse de que los alimentos están cocidos a una temperatura segura. Recaliente las sobras al menos a 165 °F (74 °C). No coma hamburguesas que no estén bien cocidas. Tenga presente el riesgo de intoxicación alimentaria por pescado crudo (incluido sushi), almejas y ostras.
  • Sirva los alimentos en forma segura. Mantenga calientes los alimentos calientes [140 °F (60 °C) o más]; y mantenga fríos los alimentos fríos [40 °F (4 °C)] o menos.
  • Siga las etiquetas del envoltorio de los alimentos. Las etiquetas de los envoltorios de los alimentos brindan información sobre cuándo usar el alimento y cómo almacenarlo.
  • Si tiene dudas, deséchelo. Si no está seguro de si un alimento está en buen estado, no lo coma. Volver a calentar alimentos que están contaminados no hará que se vuelvan seguros. No pruebe los alimentos sospechosos. Podrían oler bien y tener un buen aspecto, pero aun así su consumo podría no ser seguro.
  • Haga buenas elecciones sobre restaurantes.
    • Observe la limpieza general de las instalaciones y del personal. Si no está seguro de que las condiciones sean higiénicas, váyase.
    • Los restaurantes son inspeccionados por el departamento de salud local en cuanto a limpieza y procedimientos de cocina correctos. Averigüe las calificaciones de inspección de restaurantes seleccionados. (A veces se encuentran expuestas en el restaurante).
    • Averigüe si se ofrece regularmente capacitación de manipulación de alimentos para el personal.

Muchos condados de los Estados Unidos tienen servicios de extensión que están incluidos en el directorio telefónico. Estos servicios pueden responder a sus preguntas sobre el envasado y preparación de los alimentos en el hogar en forma segura.

Para saber más, vea Síntomas para una lista de organismos específicos.

Tratamiento en el hogar

La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria se va en unos pocos días con reposo y atención en el hogar. La siguiente información lo ayudará a recuperarse.

Prevenga la deshidratación

La deshidratación es la complicación más frecuente de la intoxicación alimentaria. Las personas mayores y los niños deben tomar precauciones especiales para prevenirla.

Para prevenir deshidratación, tome sorbos frecuentes de una bebida rehidratante (como Pedialyte). Intente beber un vaso de agua o de una bebida rehidratante por cada evacuación floja y abundante que tenga. Las bebidas deportivas, sodas y jugos de frutas contienen demasiada azúcar y no tienen la suficiente cantidad de electrolitos importantes que se pierden por la diarrea, de modo que no deben usarse para rehidratar. Usted puede preparar su propia bebida rehidratante.

Trate de seguir su dieta normal lo mejor que pueda. Seguir su dieta habitual lo ayudará a obtener la nutrición adecuada.

La deshidratación en los niños

Tome precauciones adicionales para prevenir la deshidratación en los niños.

En el caso de un niño amamantado o alimentado con biberón, continúe alimentándolo con la leche materna o leche de fórmula habitual en la mayor medida posible. Es posible que deba alimentarlo con más frecuencia para reponer el líquido perdido. Adminístrele una solución de rehidratación oral (ORS, por sus siglas en inglés), como Pedialyte, entre las sesiones de alimentación solo si observa señales de deshidratación.

En el caso de niños mayores, deles entre ½ vaso [4 onzas líquidas (118 mL)] y 1 vaso [8 onzas líquidas (237 mL)] de agua, leche o bebida rehidratante cada hora, y trate de seguir alimentando a su hijo con su dieta habitual. Los alimentos que puede probar incluyen papas, pechuga de pollo sin piel, cereales, yogur y frutas y verduras frescas. Trate de evitar los alimentos que tengan mucha grasa o azúcar. Complemente con pequeños sorbos o cucharadas de una bebida rehidratante o de líquidos claros cada unos pocos minutos.

Para obtener más información acerca de cómo tratar la diarrea o la deshidratación, vea:

Medicamentos

Los medicamentos no son usados como rutina en una intoxicación alimentaria. Los medicamentos que detienen la diarrea (antidiarreicos) pueden ayudar a aliviar sus síntomas. Estos medicamentos (como Imodium) no deben usarse si usted tiene fiebre o diarrea sanguinolenta, porque pueden enfermarlo más. No les dé antidiarreicos a los niños.

Los tipos de intoxicación alimentaria que podrían ser tratados con medicamentos incluyen:

  • El botulismo, el cual suele requerir la antitoxina botulínica y atención médica especial.
  • La listeriosis, la cual en mujeres embarazadas se trata con antibióticos para prevenir una infección del feto o del recién nacido. Los bebés con listeriosis también podrían recibir antibióticos.
  • La intoxicación alimentaria por toxoplasmosis, la cual se trata con antibióticos en las mujeres embarazadas. Para aprender más, vea el tema Toxoplasmosis durante el embarazo.
  • La shigelosis, que podría ser tratada con antibióticos. Sin embargo, algunos tipos de la bacteria de la Shigella no pueden combatirse con antibióticos. Esto se llama resistencia. Debido a que usar antibióticos puede hacer que estas bacterias sean aún más resistentes, los casos leves de shigelosis no suelen tratarse con antibióticos.

Para obtener información sobre medicamentos y tratamiento de E. coli, vea el tema Infección por E. coli.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Fight Bac: Partnership for Food Safety Education
Dirección del sitio web: www.fightbac.org

U.S. Department of Health and Human Services

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Centers for Disease Control and Prevention (2010). Campylobacter. Available online: http://www.cdc.gov/nczved/divisions/dfbmd/diseases/campylobacter.
  2. McGauly PL, Mahler SA (2011). Foodborne and waterborne diseases. In JE Tintinalli, ed., Tintinalli's Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide, 7th ed., pp. 1062–1070. New York: McGraw-Hill.

Otras obras consultadas

  • Centers for Disease Control and Prevention (2006). Staphylococcal Food Poisoning. Available online: http://www.cdc.gov/ncidod/dbmd/diseaseinfo/staphylococcus_food_g.htm.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2009). Salmonellosis. Available online: http://www.cdc.gov/nczved/divisions/dfbmd/diseases/salmonellosis.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2009). Shigellosis. Available online: http://www.cdc.gov/nczved/divisions/dfbmd/diseases/shigellosis.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2010). Campylobacter. Available online: http://www.cdc.gov/nczved/divisions/dfbmd/diseases/campylobacter.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2010). Marine toxins. Available online: http://www.cdc.gov/nczved/divisions/dfbmd/diseases/marine_toxins.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2010). Parasites—Cryptosporidium (also known as "Crypto"). Available online: http://www.cdc.gov/parasites/crypto/gen_info/infect.html.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2011). Clostridium Perfringens. Available online: http://www.cdc.gov/foodborneburden/clostridium-perfringens.html.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2011). Escherichia coli O157:H7 and other shiga toxin-producing Escherichia coli (STEC). Available online: http://www.cdc.gov/nczved/divisions/dfbmd/diseases/ecoli_o157h7/index.html.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2011). Listeria (Listeriosis). Available online: http://www.cdc.gov/listeria/index.html.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2011). Noroviruses and drinking water from private wells. Available online: http://www.cdc.gov/healthywater/drinking/private/wells/disease/norovirus.html.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2011). Parasites—Toxoplasmosis (Toxoplasma Infection). Available online: http://www.cdc.gov/parasites/toxoplasmosis/gen_info/faqs.html.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2011). Questions and answers about foodborne illness (sometimes called "food poisoning"). Available online: http://www.cdc.gov/foodsafety/facts.html#what.
  • Food Safety and Inspection Service (2011). Foodborne illness: What consumers need to know. Available online: http://www.fsis.usda.gov/fact_sheets/Foodborne_Illness_What_Consumers_Need_to_Know/index.asp.
  • Sodha SV, et al. (2010). Foodborne disease. In GL Mandell et al., eds., Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases, 7th ed., vol. 1, pp. 1413–1427. Philadelphia: Churchill Livingstone Elsevier.
  • U.S. Department of Agriculture Food Safety and Inspection Service (2011). Fact sheet. Safe food handling: Basics for handling food safely. Available online: http://www.fsis.usda.gov/fact_sheets/Basics_for_Handling_Food_Safely/index.asp.
  • U.S. Food and Drug Administration (2012). Bad Bug Book: Foodborne Pathogenic Microorganisms and Natural Toxins Handbook, 2nd ed. Available online: http://www.fda.gov/Food/FoodSafety/FoodborneIllness/FoodborneIllnessFoodbornePathogensNaturalToxins/BadBugBook/default.htm.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
W. David Colby IV, MSc, MD, FRCPC - Enfermedad infecciosa
Última revisión 29 julio, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.