Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Osteoartritis

Generalidades del tema

El esqueleto

¿Qué es la osteoartritis?

La osteoartritis (es un doloroso problema en las articulaciones. Las articulaciones sanas permiten que su cuerpo se mueva, se doble y gire. Las rodillas se deslizan al subir y bajar escaleras sin crujir ni chirriar. Las caderas se mueven, sin molestias, cuando camina. Pero cuando una persona tiene artritis, estos movimientos tan simples y cotidianos pueden doler. Ir por las escaleras puede ser doloroso. Dar unos cuantos pasos, abrir una puerta e incluso peinarse pueden resultar difíciles.

La artritis básicamente es una enfermedad de la columna vertebral, las caderas, las manos, las rodillas y los pies. Pero puede afectar también otras articulaciones. Una articulación es el lugar donde se conectan dos huesos. Y las tenemos por todo el cuerpo.

La artritis es más común en personas mayores. Aunque no se puede curar la artritis, hay muchos tratamientos que pueden ayudar a aliviar el dolor y facilitar los movimientos. Y usted puede tomar medidas para evitar que empeoren los daños.

¿Qué causa la osteoartritis?

La manera más sencilla de describir la artritis es decir que se trata del desgaste del cartílago de las articulaciones. Este tejido amortiguador es firme, grueso y resbaloso. Cubre y protege el extremo de los huesos, donde se juntan para formar la articulación.

Con la artritis, hay cambios en el cartílago que hacen que este se deteriore. Cuando se deteriora, se genera fricción entre los huesos, lo que causa daño y dolor. Los expertos no saben por qué ocurre ese deterioro en el cartílago. Pero el envejecimiento, las lesiones en las articulaciones, el sobrepeso y la genética podrían ser una parte de la razón.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Dolor. Las articulaciones podrían estar adoloridas, o el dolor podría ser una sensación aguda o de ardor.
  • Rigidez. Es posible que le resulte difícil levantarse por la mañana. Podría sentir las articulaciones rígidas y crujientes durante un período breve, hasta comenzar a moverse.
  • Debilidad muscular. Los músculos que rodean las articulaciones pueden volverse más débiles. Esto sucede muy a menudo en casos de artritis en la rodilla.
  • Deformación de las articulaciones. Las articulaciones pueden comenzar a adquirir una forma extraña, especialmente a medida que la artritis empeora.
  • Amplitud de movimiento reducida y pérdida del uso de la articulación. A medida que empeore su artritis, es posible que usted no pueda doblar, flexionar ni extender las articulaciones por completo. O bien es posible que no pueda usarlas en absoluto.
  • Crujidos y chirridos. Es posible que las articulaciones chirríen o crujan.

¿Cómo se diagnostica la osteoartritis?

Su médico verificará que el dolor no sea causado por otro problema. Le hará preguntas acerca de sus síntomas, como:

  • ¿El dolor es ardiente, persistente o agudo?
  • ¿Tiene rigidez en las articulaciones en la mañana? Si la respuesta es sí, ¿cuánto tiempo dura la rigidez?
  • ¿Tiene alguna articulación hinchada?

Si tiene las articulaciones sensibles e hinchadas y los músculos débiles, esto también ayudará a que su médico confirme si usted tiene artritis. Usted también podría tener que hacerse radiografías para revisar si tiene daño en las articulaciones. Es posible que su médico desee realizarle análisis de sangre u otras pruebas para determinar si existen otras causas por las que tiene dolor.

¿Cómo se trata?

Existen muchos tratamientos para la artritis; sin embargo, algo que funcione para otras personas podría no ayudarle. Colabore con su médico para averiguar qué es lo mejor para usted. En muchos casos, lo que más ayuda es una combinación de tratamientos.

Su tratamiento podría incluir:

  • Usar un analgésico. Si el dolor es leve, los analgésicos de venta libre, como acetaminofén (por ejemplo, Tylenol) y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) podrían ser útiles. Los AINE comúnmente usados incluyen ibuprofeno (por ejemplo, Advil y Motrin) y naproxeno (por ejemplo, Aleve). Sin embargo, si estos medicamentos no eliminan su dolor, podría necesitar un medicamento recetado más fuerte. Administrarse inyecciones de medicamento en la articulación también ayuda a algunas personas.
  • Usar calor o frío en la articulación en la que tiene dolor. El calor puede ayudarle a aflojarse antes de una actividad. El hielo es un buen analgésico después de la actividad o del ejercicio. Su médico podría darle geles o cremas que usted puede frotarse en la articulación para hacer que deje de dolerle.
  • Bajar de peso, si usted tiene sobrepeso. Bajar de peso puede ser una de las mejores cosas que usted puede hacer por su artritis. Le ayudaría a quitarle algo de la tensión de las articulaciones.
  • Hacer ejercicio para fortalecer los músculos. Por ejemplo, tener fuertes los músculos de los muslos puede ayudar a reducir la tensión en las rodillas. Nadar, montar en bicicleta y caminar son buenas actividades. Sin embargo, asegúrese de hablar con su médico acerca de cuál es el mejor tipo de actividad para usted. También podría recibir ayuda de un fisioterapeuta.
  • Realizarse una cirugía. Si el dolor en la cadera o en la rodilla no mejora con el tratamiento, usted podría decidir hacerse una cirugía para reemplazar la articulación.

También existen algunas medidas que usted puede tomar en el hogar para ayudar a aliviar los síntomas. Por ejemplo, existen dispositivos y herramientas que pueden reducir la tensión y el peso de las articulaciones y hacer que le resulte más fácil sostener objetos, abrir y cerrar cosas, y caminar. Las cubiertas para perillas, la cinta, los aparatos ortopédicos, las tablillas (férulas) y los bastones podrían ser útiles.

Usted también podría probar cambiar las actividades o cambiar la forma en que las realiza para reducir la tensión en la articulación que le duele y para poder moverse mejor. Por ejemplo, camine en lugar de trotar. O bien use una máquina de coser para hacer un edredón en lugar de hacerlo a mano.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la osteoartritis:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Vivir con osteoartritis:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Artritis: ¿Debería realizarme una artroplastia de cadera?
  Artritis: ¿Debería realizarme una artroplastia de hombro?
  Artritis: ¿Debería realizarme una artroplastia de rodilla?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Osteoartritis: Cómo hacer ejercicio si tiene artritis

Causa

La osteoartritis se produce cuando los cambios en el cartílago hacen que este se deteriore más rápido de lo que el cuerpo puede producirlo. Cuando se deteriora el cartílago, se genera fricción entre los huesos, lo que causa daño y dolor. Los expertos no saben por qué sucede esto. Sin embargo, existen factores, como el envejecimiento, la lesión de las articulaciones, el sobrepeso y la genética que podrían aumentar su riesgo.

En algunos casos, la artritis es causada por otras afecciones que dañan el cartílago.

Síntomas

Los síntomas de la osteoartritis pueden ser de leves a graves.

Pueden incluir:

  • Dolor. Las articulaciones podrían dolerle, o el dolor podría ser una sensación aguda o de ardor. Para algunas personas, es posible que el dolor aparezca y desaparezca. Tener dolor al dormir o tenerlo constante podría ser un signo de que la artritis se está agravando.
  • Rigidez. Cuando tiene artritis, es posible que le resulte difícil levantarse por la mañana. Podría sentir las articulaciones rígidas y crujientes durante un período breve, hasta comenzar a moverse. También podría sentirse rígido por estar sentado.
  • Debilidad muscular. Los músculos que rodean las articulaciones pueden volverse más débiles. Esto sucede muy a menudo en casos de artritis en la rodilla.
  • Hinchazón. La osteoartritis no suele provocar mucha hinchazón, pero puede provocar un poco, especialmente en las rodillas.
  • Deformación de las articulaciones. Las articulaciones pueden comenzar a adquirir una forma extraña, especialmente a medida que la artritis empeora.
  • Amplitud de movimiento reducida y pérdida del uso de la articulación. A medida que empeore su artritis, es posible que usted no pueda doblar, flexionar ni extender las articulaciones por completo. O bien es posible que no pueda usarlas en absoluto.
  • Crujidos y chirridos. Es posible que las articulaciones chirríen o crujan. Este crujido también podría producirse en una articulación normal. Pero en la mayoría de los casos, no duele y no significa que la articulación tenga algún problema.
  • Problemas para dormir. El dolor y la rigidez de la artritis pueden trastornar el sueño. Y los problemas para dormir pueden hacer que le sea más difícil sobrellevar el dolor.

La artritis de la columna vertebral también puede estrechar las aberturas que dejan espacio para la médula espinal y para los nervios que se ramifican desde la médula espinal (nervios espinales). Esto se conoce como estenosis espinal. Puede provocar presión en la médula espinal o en los nervios espinales. Esta presión puede causar dolor, debilidad o entumecimiento.

Algunas afecciones médicas pueden causar síntomas similares a los de la osteoartritis, como lesiones a las articulaciones y otras formas de artritis.

Historia de un hombre:

Un hombre

Steve, 55 años

"Creía que la rigidez y el dolor en la cadera se debían únicamente al esfuerzo que les estaba exigiendo a mis músculos. Sin embargo, cuando cambiaba mi rutina de ejercicios o dejaba de hacer ejercicio, el dolor seguía... El dolor aparecía y desaparecía. No era un dolor agudo, sino un tipo de dolor que me mantenía despierto con frecuencia. Nunca lograba permanecer en una posición durante mucho tiempo", expresó Steve.

Lea más acerca de Steve y de cómo aprendió a sobrellevar la artritis.

Qué sucede

La osteoartritis se produce cuando el cartílago que amortigua las articulaciones se deteriora y se desgasta. Cuando esto sucede, se genera fricción entre los huesos, lo que causa daño y dolor. En la mayoría de los casos, lleva años que el cartílago se deteriore.

Es difícil saber cuán rápido puede avanzar la artritis. Es posible que usted no tenga ningún síntoma durante años, hasta que los huesos y los tejidos se hayan dañado. O bien los síntomas podrían aparecer y desaparecer, permanecer iguales o empeorar con el tiempo.

La artritis puede causar problemas en cualquier articulación del cuerpo. Sin embargo, en la mayoría de los casos, usted tendrá síntomas en solo una o dos articulaciones o grupos de articulaciones. La artritis puede causarle problemas en las manos, las caderas, las rodillas o los pies, y en ocasiones en la columna vertebral. Al principio, es posible que usted únicamente sienta dolor cuando está activo. A medida que empeore la enfermedad, también podría sentir dolor cuando está en reposo.

Si usted tiene artritis en los dedos, las articulaciones de la punta o de la parte media de los dedos podrían aumentar de tamaño y formar bultos. Estos se conocen como nódulos de Heberden y de Bouchard.

Aunque no existe una cura para la artritis, la mayoría de las personas pueden manejar sus síntomas con medicamentos y cambios en el estilo de vida. Sin embargo, en algunas personas, es posible que la artritis o las complicaciones de la artritis empeoren tanto, que decidan realizarse una cirugía para reemplazar la articulación desgastada o para fusionar los huesos de manera que la articulación no se doble.

Qué aumenta el riesgo

Los factores que pueden aumentar su riesgo de tener osteoartritis se llaman factores de riesgo. Algunos factores de riesgo, como la edad o los antecedentes familiares, no pueden cambiarse ni evitarse.

Es posible que pueda reducir otros factores de riesgo realizando cambios en el estilo de vida o tomando medicamentos.

Factores de riesgo que podría cambiar o prevenir

  • Tener sobrepeso. El exceso de peso aumenta la tensión en las articulaciones y puede cambiar la forma normal de una articulación.
  • Lesión de las articulaciones. Una sola lesión grave en una articulación o varias lesiones de menor importancia pueden causar daño en el cartílago con el tiempo. Las actividades que hacen presión en forma reiterada sobre una articulación incluyen sentarse en cuclillas, arrodillarse o levantar objetos pesados, y son un aspecto que algunos deportes y trabajos tienen en común.
  • Falta de ejercicio, que puede causar debilitamiento y rigidez de los músculos y las articulaciones.

Factores de riesgo que no puede cambiar

  • El envejecimiento. La edad no es una causa directa de la artritis, pero a medida que usted envejece, es más probable que tenga síntomas. No obstante, no todos los adultos mayores tendrán dolor articular.
  • Antecedentes familiares de artritis.
  • Articulaciones flojas o de formas extrañas. Las rodillas que se doblan hacia afuera (rodilla vara) o las rodillas que se doblan hacia adentro (rodilla valga), por ejemplo, pueden causar un desequilibrio en las articulaciones, debido a que el cartílago se desgasta a una velocidad irregular.
  • Una infección previa de la articulación.
  • Otros tipos de artritis, como la artritis reumatoide o la artritis psoriásica.
  • Problemas metabólicos o endocrinos. Estos incluyen una acumulación de hierro (hemocromatosis), de cobre (enfermedad de Wilson) o de calcio (hiperparatiroidismo) en la sangre y en los tejidos del cuerpo.
  • Disminución en la función nerviosa.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico si tiene:

  • Hinchazón, calor o dolor repentinos en cualquier articulación, de origen desconocido.
  • Dolor articular con fiebre o salpullido.
  • Dolor tan fuerte que no puede usar la articulación.
  • Síntomas leves en la articulación que duran más de 6 semanas y no mejoran con tratamiento en el hogar.
  • Efectos secundarios de los analgésicos. Usted puede tener efectos secundarios si toma grandes dosis de analgésicos. No tome una dosis del medicamento mayor que la recomendada sin hablar primero con su médico.

Espera vigilante

Si tiene dolor articular y rigidez leves, pruebe primero con tratamiento en el hogar, como usar hielo y calor. Si no se siente mejor en 6 semanas, o si tiene otros síntomas, llame a su médico.

A quién consultar

Pueden manejar la artritis las siguientes personas:

En el equipo de tratamiento, podrían participar otros profesionales de la salud, como:

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

En la mayoría de los casos, su médico puede decirle si tiene osteoartritis y recomendarle un tratamiento según sus síntomas y después de hacerle un examen físico. Su médico también podría realizarle otras pruebas para asegurarse de que el diagnóstico sea correcto o para descartar otras afecciones con síntomas similares.

Estas pruebas podrían incluir:

  • Un estudio del líquido sinovial. Se extrae una muestra del líquido que amortigua la articulación y se envía al laboratorio para determinar la causa del dolor y de la hinchazón articulares.
  • Radiografías. Se obtienen imágenes de los huesos en una articulación, como la cadera o la rodilla, para determinar si hay daño en el cartílago.
  • Una artroscopia. Se coloca un tubo delgado con luz, que se llama artroscopio, dentro de un pequeño corte que se hace cerca de la articulación. El médico usa el artroscopio para determinar si hay problemas en las superficies de la articulación y en los tejidos blandos que la rodean. Esta prueba no se hace con mucha frecuencia.

Otras pruebas podrían incluir un análisis de orina y uno o más análisis de sangre, como:

Generalidades del tratamiento

Aunque no existe cura para la osteoartritis, el tratamiento puede ayudarle a reducir los síntomas y permitirle llevar una vida plena y activa.

Las metas del tratamiento son:

  • Reducir el dolor y la rigidez.
  • Mantener el funcionamiento y el buen movimiento de las articulaciones.
  • Evitar que usted llegue a tener una discapacidad.
  • Prevenir más daños en sus articulaciones.

El tratamiento se basa en lo siguiente:

  • La gravedad de sus síntomas.
  • La medida en que sus síntomas le impidan realizar sus tareas cotidianas.
  • La eficacia de otros tratamientos.
  • El daño que tenga en la articulación (o en las articulaciones).

Tratamiento para la artritis de leve a moderada

En la mayoría de los casos, las personas que tienen artritis de leve a moderada pueden manejar sus síntomas durante muchos años con un plan de tratamiento que podría incluir:

Algunas personas con artritis también se sienten decaídas o deprimidas. Es posible que describan esto como sentirse "deprimidas", "desanimadas", "irascibles", "tristes" o "estar de capa caída". Si usted se siente así la mayor parte del tiempo, infórmeselo a su médico. El tratamiento de estos síntomas puede ayudarle a sentirse mejor y hacer que le resulte más fácil realizar sus tareas diarias.

Tratamiento si empeora la artritis

Si el dolor y la rigidez por la artritis no mejoran o si empeoran, es posible que su médico le recomiende:

Si el dolor es muy fuerte, usted podría decidir operarse para reemplazar la articulación. O podría decidir realizarse algún otro tipo de cirugía que pueda ayudar a mantener el buen movimiento de las articulaciones y a evitar el empeoramiento de la artritis.

Algunos tipos de cirugía incluyen:

Para obtener ayuda a fin de decidir si realizarse una artroplastia o no, vea:

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Artritis: ¿Debería hacerme una artroplastia de cadera?
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Artritis: ¿Debería hacerme una artroplastia de rodilla?
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Artritis: ¿Debería hacerme una artroplastia de hombro?

Prevención

Usted puede tomar medidas para ayudar a prevenir la osteoartritis. Si ya tiene artritis, estos mismos pasos podrían evitar que empeore.

  • Manténgase en un peso saludable o baje de peso, si debe hacerlo. El exceso de peso añade mucha tensión a las articulaciones grandes que soportan peso, como las rodillas, las caderas y la región metatarsiana de los pies. Los expertos calculan que cada 1 libra (0.5 kg) de peso corporal agrega alrededor de 4 libras (1.8 kg) de tensión a la rodilla.1 Esto implica que si usted bajara solo 5 libras (2.3 kg), podría reducir 20 libras (9.1 kg) de tensión de sus rodillas.
  • Sea activo. La falta de ejercicio puede causar un debilitamiento de los músculos y de las articulaciones. Sin embargo, el ejercicio de leve a moderado puede ayudarle a mantener los músculos fuertes y a reducir el dolor y la rigidez articulares. Por ejemplo, si los cuádriceps (los músculos que se encuentran en la parte frontal del muslo) están débiles, puede ser más probable que usted tenga artritis de la rodilla.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Osteoartritis: Cómo hacer ejercicio si tiene artritis
  • Protéjase las articulaciones. Trate de no hacer actividades que causan dolor o hinchazón en las articulaciones. Y procure usar las articulaciones más grandes o los músculos más fuertes para las actividades. Una sola lesión grave en una articulación o varias lesiones de menor importancia pueden hacer daño al cartílago con el tiempo.
    Consejos prácticos: Cómo hacer ejercicio en forma segura si tiene artritis

Tratamiento en el hogar

Cuando tiene osteoartritis, es posible que le resulte difícil realizar sus tareas cotidianas. Es posible que le duelan las articulaciones o que las sienta rígidas, y es posible que le duelan cuando se mueva. Puede hacer algunas cosas en el hogar para sentirse mejor.

Cambios en el estilo de vida

  • Haga reposo. Si le duelen mucho las articulaciones o las tiene hinchadas, tome un descanso. Pero trate de no dejar que pase demasiado tiempo para moverse nuevamente. La falta de actividad puede causar un debilitamiento de los músculos y de las articulaciones. Dormir lo suficiente puede ayudar con su estado de ánimo y ayudar a sobrellevar el dolor. Si tiene problemas para dormir, hable con su médico.
  • Mantenga un peso saludable. Tener sobrepeso añade tensión en las articulaciones. Sin embargo, bajar de peso puede ayudar. Puede reducir los síntomas de la osteoartritis y permitirle estar más activo.2
  • Haga ejercicio. Algunas personas podrían ser reticentes al ejercicio cuando tienen artritis, pero este puede ayudar a reducir el dolor y a mejorar el equilibrio. Pruebe ejercicios que no añadan mucha tensión a sus articulaciones, como nadar, montar en bicicleta, caminar, ejercicios en el agua y levantar pesas livianas. Y considere hacer una clase de ejercicio diseñada para personas que tienen artritis. Muchos gimnasios, centros comunitarios y centros para la tercera edad ofrecen estas clases. Pero asegúrese de hablar con su médico o fisioterapeuta acerca de la clase de actividad que sea más apropiada para usted.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Osteoartritis: Cómo hacer ejercicio si tiene artritis

Use dispositivos

Cambie cómo hace las cosas

  • Protéjase las articulaciones. Existen algunas cosas que usted puede hacer para protegerse las articulaciones. Por ejemplo:
    • Trate de no hacer actividades que causan dolor o hinchazón en las articulaciones.
    • Use las articulaciones más grandes o los músculos más fuertes para las actividades. Por ejemplo, cuando levante un objeto pesado del piso, use los músculos de la cadera y de la rodilla, no los de la espalda. O bien, cuando lleve una bolsa de compras, use la palma de la mano o el antebrazo en lugar de sostenerla con los dedos.
  • Cambie las actividades. Si le duelen las articulaciones cuando realiza una actividad, pruebe otras formas de hacerla que no le causen dolor. Por ejemplo, camine en lugar de trotar. O bien use una máquina de coser para hacer un edredón en lugar de hacerlo a mano.
  • Modifique el hogar y el área de trabajo. Si le resulta difícil moverse o si se cansa con facilidad, procure hacer algunos cambios en el hogar y áreas de trabajo. Por ejemplo, use un dispositivo para alcanzar objetos para levantar cosas del piso. O bien, para tareas que normalmente haría de pie, use un taburete alto a fin de poder sentarse.
  • Mantenga una buena postura. La mala postura genera tensión en la espalda y en el cuello. La clave para tener una buena postura es mantener la curva adecuada en la parte baja de la espalda. Una curva excesiva (espalda curva) o demasiado pequeña (espalda plana) puede causar problemas. Tener una buena postura puede ayudarle a reducir el dolor.
  • Use calzado cómodo que le dé apoyo. Si tiene artritis en la espalda, las caderas, las rodillas o los pies, tal vez pueda reducir la tensión en las articulaciones usando el calzado apropiado o añadiendo plantillas al calzado. Hable con su médico o fisioterapeuta acerca del calzado que sea más adecuado para usted.

Use medicamentos y calor o frío

Historia de una mujer:

Una mujer

Bev, 76 años

"Los libros y las revistas de jardinería siempre tienen ideas e innovaciones maravillosas que usted puede usar. Por ejemplo, he desprendido secciones del aislamiento de goma que se usa para cubrir las tuberías de agua y las he colocado sobre cualquiera de las herramientas de jardinería que voy a utilizar, debido a que me proporciona más amortiguación y un poco de ancho adicional para mis herramientas", expresó Bev.

Lea más acerca de Bev y de cómo aprendió a sobrellevar la artritis.

Apoyo y cómo sobrellevar la osteoartritis

Vivir con artritis puede ser estresante. A veces, es posible que se sienta abrumado, cansado y enojado. Y puede preocuparle cómo va a ser su vida a medida que empeore su afección. Estos sentimientos son normales. Pero hay muchas maneras de sobrellevar la artritis. Por ejemplo, busque ayuda cuando la necesite, tenga una actitud positiva y únase a un grupo de apoyo.

Si atiende a alguien que tiene artritis, asegúrese de dedicarse tiempo para sí mismo y encuentre maneras de manejar el estrés. Cuidar a una persona no es fácil. Pero puede ser gratificante, especialmente cuando sabe que su atención marca una diferencia positiva en la vida de otra persona.

Medicamentos

Los medicamentos pueden ayudarle a reducir los síntomas de la osteoartritis y permitirle realizar sus actividades cotidianas.

La meta del medicamento es la siguiente:

  • Eliminar el dolor y causar pocos efectos secundarios.
  • Mantener el funcionamiento y el buen movimiento de las articulaciones. Si el dolor le impide mover las articulaciones, esto puede hacer que los ligamentos, los tendones y los músculos que mueven las articulaciones se acorten, se tensen y se debiliten.

El tipo de medicamento depende de la intensidad de su dolor. Por ejemplo:

  • Para el dolor de leve a moderado, puede probar con analgésicos de venta libre, como acetaminofén o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno o naproxeno.
  • Para el dolor de moderado a intenso, es posible que necesite un analgésico más fuerte, como los opioides.

Opciones de medicamentos

Los medicamentos usados para tratar la artritis incluyen:

Los medicamentos que se aplican en la piel (tópicos) podrían aliviar el dolor durante un período breve.3 Estos incluyen los AINE tópicos, la capsaicina y las cremas que alivian el dolor.

Para pensar

Antes de tomar el medicamento

A continuación se incluyen algunos aspectos para tener en cuenta:

  • Los medicamentos no curan la artritis ni prolongan el tiempo que demora el cartílago en deteriorarse. Sin embargo, pueden ayudar a reducir el dolor y la rigidez, lo cual puede facilitarle el movimiento.
  • Los medicamentos deberían usarse junto con otros tratamientos, como ejercicio y fisioterapia, para ayudar a mantener el funcionamiento y el buen movimiento de las articulaciones.
  • Si usted tiene determinados problemas de salud, es posible que no pueda tomar algunos tipos de analgésicos. Asegúrese de informarle a su médico si tiene antecedentes de sangrado en el estómago o en otra parte del tubo digestivo. Además, infórmele a su médico si tiene una úlcera estomacal, problemas en los riñones o insuficiencia cardíaca, o si toma un medicamento anticoagulante.
Efectos de los medicamentos

Los medicamentos que dan resultado para algunas personas no dan resultado para otras. Asegúrese de informarle a su médico si el medicamento que está tomando no le ayuda. Es posible que deba probar varios tipos de medicamentos para encontrar uno que le dé resultado.

Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.

A continuación se incluyen algunos aspectos para tener en cuenta:

  • El medicamento que tome podría causar efectos secundarios. Su médico podría sugerirle que primero pruebe con acetaminofén, debido a que este tiene menos efectos secundarios que cualquier otro analgésico usado para la artritis.
  • La mayoría de los estudios sugieren que los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) dan mejores resultados que el acetaminofén para la artritis. Sin embargo, para algunas personas, el acetaminofén podría dar resultados tan buenos como los AINE para el dolor articular de leve a moderado. Y existen estudios que demuestran que tomar acetaminofén es mejor que no recibir tratamiento.4
  • Si no puede tomar AINE y si los otros tratamientos no han dado resultados, es posible que su médico le recete opioides. Cuando los toma tal como le han sido recetados, pueden ser una forma segura y eficaz de aliviar el dolor.
  • Dado que es probable que tome el medicamento durante un tiempo prolongado, necesitará consultar a su médico para realizarse chequeos regulares, a fin de detectar cualquier efecto secundario que podría tener por el uso a largo plazo. Es posible que le receten medicamentos que pueden ayudar a prevenir las úlceras estomacales que se le pueden producir al tomar analgésicos todos los días.

Cirugía

En la mayoría de los casos, las personas pueden manejar sus síntomas de osteoartritis con medicamentos y cambios en el estilo de vida. Sin embargo, la cirugía podría ser una opción si:

  • Tiene un dolor muy intenso.
  • Ha perdido una buena parte del cartílago.
  • Ha probado medicamentos y otros tratamientos, pero no han ayudado.
  • Su estado de salud general es bueno.

Historia de un hombre:

Un hombre

Steve, 55 años

"No estaba seguro de operarme debido a que era muy joven. Había escuchado que una cadera artificial podría durar de 10 a 20 años... Sin embargo, cuando el medicamento que estaba tomando dejó de funcionar, descubrí que había llegado tan lejos como podía con esto y decidí seguir adelante con la cirugía... Es un sentimiento extraño poder caminar sin cojear, y subir y bajar escaleras sin sujetar la baranda", expresó Steve.

Lea más acerca de Steve y de cómo aprendió a sobrellevar la artritis.

Opciones de cirugía

Los tipos de cirugía para la artritis incluyen:

  • Artrodesis. Esta une (fusiona) dos huesos en una articulación dañada, de manera tal que la articulación no se doble. Los médicos podrían usarla para tratar la artritis de la columna vertebral, los tobillos, las manos y los pies. En raras ocasiones, se usa para tratar las rodillas y las caderas.
  • Artroscopia. Esta puede usarse para alisar la superficie áspera de una articulación o extraer fragmentos sueltos de cartílago o hueso. En algunas personas, puede ayudar a aliviar el dolor por un tiempo breve y permitir que la articulación se mueva mejor.
  • Cirugía con prótesis de superficie de cadera. Esta se realiza con mayor frecuencia en personas más jóvenes y más activas que tienen dolor e incapacidad, provocados por una cadera muy dañada.
  • Artroplastia o reemplazo articular. Se realiza cuando otros tratamientos no han funcionado y el daño en la articulación puede verse en las radiografías. Incluye cirugía para reemplazar los extremos de los huesos en una articulación dañada. La cirugía crea nuevas superficies de la articulación. Las articulaciones que se reemplazan con más frecuencia son la cadera, la rodilla y el hombro. Pero también pueden reemplazarse otras articulaciones como el codo y el tobillo.
  • Osteotomía. Esta se realiza para corregir determinados defectos en la cadera y en la rodilla. En la mayoría de los casos, se realiza en personas activas menores de 60 años que tengan artritis leve y deseen demorar la artroplastia de cadera o de rodilla.

Cirugía de articulaciones pequeñas. Es más común que se operen las articulaciones grandes, como la cadera y la rodilla. Pero si el dolor en las articulaciones pequeñas de las manos o de los pies es tan intenso que la persona no puede usar esas articulaciones, la cirugía puede ser útil.

Un procedimiento más nuevo para la artritis de la rodilla usa una pequeña cuña con forma de "C". Se coloca en el espacio articular de la parte interna de la rodilla y actúa como un amortiguador para la articulación. Podría ayudar a demorar la cirugía de reemplazo de rodilla.

Para pensar

Antes de decidir si se va a operar

Si usted tiene la salud deteriorada o determinados problemas de salud, es posible que no pueda operarse. Su médico puede ayudarle a decidir si operarse es lo adecuado para usted.

A continuación, se indican algunos factores sobre los que debe pensar al considerar la posibilidad de operarse:

  • Después de la cirugía, la mayoría de las personas pueden volver a realizar sus tareas cotidianas y sus deportes con menos dolor.
  • Usted necesitará varios meses de fisioterapia para aprovechar al máximo su articulación.
  • Las articulaciones de reemplazo o prótesis suelen durar de 10 a 20 años. Es posible que usted necesite otra cirugía si la articulación nueva se desgasta.

Para obtener ayuda a fin de decidir si le conviene hacerse una artroplastia o no, vea:

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Artritis: ¿Debería hacerme una artroplastia de cadera?
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Artritis: ¿Debería hacerme una artroplastia de rodilla?
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Artritis: ¿Debería hacerme una artroplastia de hombro?
Si decide operarse

En los días o las semanas previas a la cirugía, hable con su médico acerca de lo que necesita hacer para prepararse para su regreso al hogar. Por ejemplo, es posible que necesite ponerse de acuerdo con alguien para que lo lleve a su casa y le ayude después de la cirugía. O quizá necesite hacer cambios en su hogar, como quitar alfombras pequeñas, para que pueda desplazarse mejor.

Otro tratamiento

La mayoría de las personas usan alguna forma de medicina complementaria y alternativa para tratar determinados problemas de salud, incluida la osteoartritis. Algunas personas usan estos tratamientos junto con la atención estándar o, en algunos casos, en lugar de esta como ayuda para aliviar sus síntomas de artritis.

Algunos de estos tratamientos podrían ayudarle a moverse con más facilidad y a manejar la tensión y el dolor causados por la artritis. Sin embargo, en algunos casos, se sabe muy poco sobre su seguridad o su eficacia.

Asegúrese de informarle a su médico si está usando una terapia complementaria o alternativa, o si está considerando la posibilidad de probar una. Su médico puede analizar los posibles beneficios y los posibles efectos secundarios de estos tratamientos y si alguno de estos tratamientos podría interferir en su atención estándar o no. Por ejemplo, algunos suplementos dietéticos y medicamentos herbarios podrían causarle problemas si usted los toma con otro medicamento.

Tratamientos complementarios y alternativos

  • Suplementos dietéticos para tratar de aliviar el dolor y la rigidez. Como ejemplos se incluyen:
    • El extracto de insaponificables de aguacate (palta)/soya (ASU, por sus siglas en inglés).
    • El boro.
    • El aceite de pescado.
    • La glucosamina y la condroitina.
    • La S-adenosilmetionina (SAM-e).
    • Las vitaminas B3, C y E.
  • La acupuntura implica poner agujas muy pequeñas en la piel, en determinados lugares del cuerpo, para aliviar el dolor. Las investigaciones han demostrado que, para la mayoría de las personas, la acupuntura no ayuda con los síntomas de la artritis. Sin embargo, algunas personas notan que ayuda a aliviarles el dolor durante un período breve.5, 6
  • La capsaicina es una crema que se pone en la piel para el alivio del dolor.
  • La terapia con campos electromagnéticos pulsados usa imanes para producir un pulso eléctrico que podría ayudar a que el cartílago crezca.
  • La neuroestimulación eléctrica transcutánea, o TENS, por sus siglas en inglés, usa una corriente eléctrica leve para reducir el dolor.
  • El control de la mente/del cuerpo, como en los casos del yoga, tai chi y qi gong, puede ayudar a reducir el estrés y a relajar la mente y los músculos.
  • Los brazaletes magnéticos. Algunas personas creen que los brazaletes magnéticos ayudan a aliviar el dolor. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los estudios demuestran que usar un brazalete magnético para reducir el dolor no da mejores resultados que un placebo.

Otros tratamientos para tener en cuenta

  • En el encintado se usa una cinta que se adhiere a la rodilla para mantener la rótula en su lugar y para aliviar el dolor. Usted puede ponerse la cinta en su casa. Sin embargo, primero pídales a su médico o a su fisioterapeuta que le muestren la forma correcta de ponerse la cinta.
  • Los aparatos ortopédicos pueden pasar a otra parte el peso que recae en la rodilla que le duele. No está clara su eficacia, pero no existe mucho riesgo en el hecho de probarlos.
  • Las inyecciones de hialuronano (ácido hialurónico). Estas inyecciones suelen ponerse en la rodilla. Las investigaciones indican que cualquier beneficio que puedan tener es mínimo.

Historia de una mujer:

Una mujer

Bev, 76 años

"Después de recibir un masaje y acupuntura, me siento renovada. Aliento a las personas a descubrir qué tratamientos han probado otras personas y qué cosas les han dado resultados. Creo en las ideas de otras personas. Obviamente, lo que le da resultados a una persona podría no darle resultados a otra, pero a menos que uno lo pruebe, nunca sabrá si ayudará o no", expresó Bev.

Lea más acerca de Bev y de cómo aprendió a sobrellevar la artritis.

Para pensar

Existen muchos tratamientos para la artritis; sin embargo, lo que le da resultado a una persona, podría no darle resultado a usted. Es posible que deba probar varios tratamientos diferentes para encontrar el que le dé resultado.

Los expertos están probando nuevos medicamentos y métodos que, según ellos esperan, algún día ayudarán a prevenir, a reducir o a reparar el daño en el cartílago. Por ejemplo, están investigando los trasplantes de cartílago y el uso de células madre para hacer crecer nuevo cartílago. Hasta el momento, las terapias para reparar el cartílago solo se han estudiado en personas jóvenes con agujeros pequeños y bien definidos en el cartílago de la rodilla. Este no es un problema común para la mayoría de los adultos mayores que tienen artritis de la rodilla.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American College of Rheumatology
Dirección del sitio web: www.rheumatology.org

Arthritis Foundation (U.S.)
Dirección del sitio web: www.arthritis.org

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Messier SP, et al. (2005). Weight loss reduces knee-joint loads in overweight and obese older adults with knee osteoarthritis. Arthritis and Rheumatism, 52(7): 2026–2032.
  2. Stitik TP, et al. (2010). Osteoarthritis. In WR Frontera et al., eds., DeLisa's Physical Medicine and Rehabilitation: Principles and Practice, 5th ed., vol. 1, pp. 781–809. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  3. Lozada CJ (2013). Treatment of osteoarthritis. In GS Firestein et al., eds., Kelley's Textbook of Rheumatology 9th ed., vol. 2, pp. 1646–1659. Philadelphia: Saunders.
  4. Towheed TE, et al. (2006). Acetaminophen for osteoarthritis. Cochrane Database of Systematic Reviews (1). Oxford: Update Software.
  5. Foster NE, et al. (2007). Acupuncture as an adjunct to exercise-based physiotherapy for osteoarthritis of the knee: Randomised controlled trial. BMJ. Published online August 15, 2007 (doi:10.1136/bmj.39280.509803.BE).
  6. Manheimer E, et al. (2007). Meta-analysis: Acupuncture for osteoarthritis of the knee. Annals of Internal Medicine, 146(12): 868–877.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Orthopaedic Surgeons (2013). Summary of recommendations. Treatment of Osteoarthritis of the Knee, 2nd ed. Available online: http://www.aaos.org/research/guidelines/guidelineoaknee.asp.
  • Derry S, et al. (2012). Topical NSAIDs for chronic musculoskeletal pain in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews (9).
  • Dunlop DD, et al. (2011). Physical activity levels and functional performance in the Osteoarthritis Initiative. Arthritis and Rheumatism, 63(1): 127–136.
  • Easley ME, et al. (2011). Results of total ankle arthroplasty. Journal of Bone and Joint Surgery, American Version, 93(15): 1455–1468.
  • Hochberg MC, et al. (2012). American College of Rheumatology 2012 recommendations for the use of nonpharmacologic and pharmacologic therapies in osteoarthritis of the hand, hip, and knee. Arthritis Care & Research, 64(4): 465–474.
  • Li S, Micheletti R (2011). Role of diet in rheumatic disease. Rheumatic Disease Clinics of North America, 37(1): 119–133.
  • Lin EHB, et al. (2003). Effect of improving depression care on pain and functional outcomes among older adults with arthritis: A randomized controlled trial. JAMA, 290(18): 2428–2434.
  • Louie GH, et al. (2011). Sleep disturbances in adults with arthritis: Prevalence, mediators, and subgroups at greatest risk. Data from the 2007 national health interview survey. Arthritis Care and Research, 63(2): 247–260.
  • Peak EL, et al. (2005). The role of patient restrictions in reducing the prevalence of early dislocation following total hip arthroplasty. Journal of Bone and Joint Surgery, 87-A(2): 847–853.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Stanford M. Shoor, MD - Reumatología
Última revisión 17 octubre, 2013

Última revisión: 17 octubre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.