Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Linfoma no hodgkiniano

Generalidades del tema

¿Es para usted este tema?

Los linfomas son linfomas de Hodgkin o no hodgkinianos. Los linfomas de Hodgkin tienen un tipo de célula llamado células de Reed-Sternberg. Los linfomas sin estas células son linfomas no hodgkinianos. Este tema es sobre el linfoma no hodgkiniano (NHL, por sus siglas en inglés). Para aprender sobre el linfoma de Hodgkin, vea el tema Linfoma de Hodgkin.

¿Qué es el linfoma no hodgkiniano?

El linfoma es cáncer que comienza en el sistema linfático en glóbulos blancos llamados linfocitos. Cuando estas células se vuelven anormales, no protegen al cuerpo de infecciones ni de enfermedades. También crecen sin control y pueden formar bultos de tejido llamados tumores.

El NHL puede comenzar casi en cualquier parte del cuerpo. Puede comenzar en un solo ganglio linfático, un grupo de ganglios linfáticos o en un órgano como el bazo. O puede propagarse a casi cualquier parte del cuerpo, incluyendo el hígado y la médula ósea.

Existen muchos tipos de NHL. A veces, se agrupan de la siguiente manera:

  • Linfomas que crecen lentamente, los cuales se propagan poco a poco y causan pocos síntomas. Estos también pueden llamarse indolentes o de grado bajo.
  • Linfomas que crecen rápido, los cuales se propagan rápidamente y causan síntomas graves. Estos también pueden llamarse linfomas agresivos y pueden clasificarse como de grado intermedio o de alto grado.

El tratamiento puede curar a algunas personas y puede permitirles a otras vivir muchos años. Cuánto tiempo vivirá depende del tipo de NHL que tenga y de la etapa de su enfermedad (cuánto ha avanzado).

¿Cuál es la causa del linfoma no hodgkiniano?

La causa del NHL se desconoce. Los cambios anormales en las células pueden desencadenarse por una infección o por la exposición a algo en el ambiente. O puede relacionarse con cambios genéticos (mutaciones). El NHL no es contagioso.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del NHL incluyen:

  • Una hinchazón indolora de los ganglios linfáticos del cuello, la axila o la ingle. Este es el síntoma más común.
  • Fiebre no causada por otro problema de salud.
  • Sudoración nocturna.
  • Fatiga extrema.
  • Pérdida de peso de origen desconocido.
  • Dolor en el abdomen o en la espalda.

¿Cómo se diagnostica el linfoma no hodgkiniano?

Su médico le hará un examen físico y le hará preguntas sobre su salud. El examen incluye revisar el tamaño de los ganglios linfáticos del cuello, la axila y la ingle.

Su médico le extraerá una muestra de tejido del cuerpo (biopsia) para diagnosticar el NHL. Por lo general, el tejido se extrae de un ganglio linfático. Es posible que le hagan otras pruebas para averiguar qué tipo de NHL tiene.

¿Cómo se trata?

Su tratamiento depende del tipo de linfoma que tenga, de la etapa en la que se encuentre la enfermedad, de su edad y de su estado de salud general. Es posible que no necesite tratamiento hasta que tenga síntomas. El NHL suele tratarse con quimioterapia. A veces, puede usarse radiación o radiación con quimioterapia. O es posible que lo sometan a terapia dirigida con anticuerpos monoclonales.

Si el tratamiento no funciona, o si el NHL reaparece después del tratamiento inicial, es posible que le hagan quimioterapia junto con un trasplante de células madre.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del linfoma no hodgkiniano:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Cómo vivir con el linfoma no hodgkiniano:

Causa

Los expertos no saben qué causa el linfoma no hodgkiniano (NHL).

Cuando una persona tiene linfoma no hodgkiniano, se produce un crecimiento rápido y anormal de células. Es posible que este crecimiento anormal necesite un "desencadenante" para iniciarse, como una infección o la exposición a algo en el ambiente. También hay un vínculo entre NHL y problemas con el sistema inmunitario.

El NHL no es contagioso y no es causado por lesiones.

Síntomas

Los síntomas del linfoma no hodgkiniano (NHL) incluyen:

  • Una hinchazón indolora de los ganglios linfáticos del cuello, la axila o la ingle. Este es el síntoma más común.
  • Fiebre de origen desconocido.
  • Sudoración nocturna.
  • Sentirse muy cansado.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Comezón en la piel.
  • Manchas rojizas en la piel.
  • Una tos o falta de aire.
  • Dolor en el abdomen o en la espalda.

Qué sucede

En el linfoma no hodgkiniano (NHL), los glóbulos blancos llamados linfocitos se dividen y crecen sin orden ni control. Los linfocitos anormales suelen ser ya sea linfocitos de células B o linfocitos de células T. Pero la mayoría de los casos de NHL implican linfocitos de células B.

El tejido linfático está presente en muchas zonas del cuerpo; por eso, el NHL puede comenzar en casi cualquier parte del cuerpo. Puede suceder en un solo ganglio linfático, un grupo de ganglios linfáticos o en un órgano. Y puede propagarse a casi cualquier parte del cuerpo, incluyendo el hígado, la médula ósea y el bazo.

El NHL puede clasificarse como:

  • Linfomas que crecen lentamente, los cuales se propagan lentamente y causan pocos síntomas. Estos también pueden llamarse indolentes o de grado bajo.
  • Linfomas que crecen rápido, los cuales se propagan rápidamente y causan síntomas graves. Estos también pueden llamarse linfomas agresivos y pueden clasificarse como de grado intermedio o de alto grado.

Con el tiempo, es posible que las células de linfoma reemplacen a las células normales que se encuentran en la médula ósea. La insuficiencia medular tiene como resultado la incapacidad de producir glóbulos rojos que transportan oxígeno, glóbulos blancos que combaten las infecciones y plaquetas que detienen el sangrado.

La supervivencia a largo plazo depende del tipo de linfoma no hodgkiniano y de la etapa de la enfermedad cuando se diagnostique. Alrededor de 80 de cada 100 personas diagnosticadas con linfoma no hodgkiniano siguen vivas 1 año después de que se les diagnostica la enfermedad. ese número desciende a alrededor de 67 de cada 100 a los 5 años, y a 57 de cada 100 a los 10 años.1

Qué aumenta el riesgo

Algunas cosas pueden aumentar sus probabilidades de contraer linfoma no hodgkiniano (NHL). Estas cosas se llaman factores de riesgo. Pero muchas personas que contraen linfoma no hodgkiniano no tienen ninguno de estos factores de riesgo. Y algunas personas que tienen factores de riesgo no contraen la enfermedad.

Los factores de riesgo incluyen:2

  • Ser hombre. El NHL es más común en los hombres que en las mujeres.
  • La edad. La probabilidad de contraer NHL aumenta a medida que envejece.
  • Sistema inmunitario deteriorado. El NHL es más común entre aquellas personas que tienen el sistema inmunitario deteriorado, una enfermedad autoinmunitaria, o VIH o SIDA. También aparece entre aquellas personas que toman medicamentos inmunosupresores, como los medicamentos que se toman después de un trasplante de órgano.
  • Infección viral. Una infección viral, como el virus Epstein-Barr, aumenta el riesgo de desarrollar NHL.
  • Infección bacteriana. Una infección por Helicobacter pylori aumenta el riesgo de tener linfoma que afecta el estómago.
  • Exposición ambiental. La exposición a pesticidas o a fertilizantes de uso agrícola, a solventes y a otras sustancias químicas puede aumentar el riesgo de desarrollar NHL.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico para programar una cita si ha tenido alguno de los siguientes síntomas por más de 2 semanas:

  • Hinchazón indolora de los ganglios linfáticos del cuello, la axila o la ingle.
  • Fiebre de origen desconocido.
  • Sudoración nocturna profusa.
  • Fatiga extrema.
  • Pérdida de peso de origen desconocido en los últimos 6 meses.
  • Comezón en la piel.
  • Tos o falta de aire.
  • Dolor en el abdomen o en la espalda.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que pueden evaluar sus síntomas de linfoma no hodgkiniano (NHL) incluyen:

Cuando se sospecha que puede tener NHL, es necesario tomar una muestra de tejido (biopsia) para realizar un diagnóstico. Por lo general, la biopsia para detectar el linfoma no hodgkiniano se toma de un ganglio linfático. Pero es posible que también se tomen muestras de otros tejidos. Un cirujano extraerá una muestra de tejido para que un patólogo pueda examinarla bajo un microscopio para detectar células cancerosas.

Por lo general, el linfoma no hodgkiniano es tratado por un oncólogo clínico o un hematólogo. Si requiere radioterapia, también deberá consultar a un oncólogo radiólogo.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Si se sospecha que puede tener linfoma no hodgkiniano (NHL), su médico le preguntará sobre su historial de salud y le hará un examen físico. Este examen incluye revisar los ganglios linfáticos agrandados del cuello, de la axila y de la ingle.

Pruebas de diagnóstico

Es necesario tomar una muestra de tejido (biopsia) para hacer un diagnóstico. Por lo general, la biopsia para detectar el linfoma no hodgkiniano se toma de un ganglio linfático, pero es posible que también se tomen muestras de otros tejidos.

Generalmente, se hace una aspiración y biopsia de médula ósea para detectar si hay células de linfoma presentes en la médula ósea.

Otras pruebas

Su médico también puede solicitar otras pruebas, incluyendo:

Generalidades del tratamiento

El tratamiento para el linfoma no hodgkiniano (NHL) depende de:

  • La etapa de la enfermedad.
  • El tipo de linfoma. La clase de tratamiento que reciba dependerá de si usted tiene linfoma de las células B o de las células T, y de si este es de crecimiento rápido o de crecimiento lento.
  • El tamaño del tumor, el lugar donde esté ubicado el linfoma y los órganos que estén afectados.
  • Su estado de salud general.

Su médico colaborará con usted y su equipo médico (lo cual puede incluir un oncólogo, un hematólogo y una enfermera oncóloga) para elaborar su plan de tratamiento.

Opciones de tratamiento

  • La espera vigilante (vigilancia) es un período después del diagnóstico de algunos tipos de NHL durante el cual usted no está recibiendo tratamiento pero su médico lo está observando de cerca.
  • Con frecuencia, la radioterapia es el tratamiento preferido para tratar el NHL localizado de crecimiento lento (indolente o de bajo grado). Para más información, vea Otros tratamientos.
  • La quimioterapia destruye células cancerosas o impide que se dividan. La forma en que se administra la quimioterapia depende del tipo y la etapa del cáncer.
  • La terapia dirigida con anticuerpos monoclonales destruye células cancerosas sin hacerles daño a las células normales.
  • Puede usarse un trasplante de células madre para tratar el NHL que ha reaparecido. O puede usarse inmediatamente después de recibir quimioterapia de muy alta dosis.

Efectos secundarios

Una preocupación común de los pacientes de cáncer son los efectos secundarios de tratamientos como la quimioterapia y la radiación. Su equipo médico le dirá por anticipado qué efectos secundarios puede esperar y le ayudará a manejarlos. Y hay cosas que usted puede hacer en casa. Para aprender más, vea Tratamiento en el hogar.

NHL recurrente

A veces, el NHL reaparece después del tratamiento. Esto se llama recurrencia o recaída. Los tratamientos para el NHL recurrente incluyen la quimioterapia, la radiación o una combinación de las dos. Este tratamiento puede ir seguido por un trasplante de células madre.

Atención de seguimiento

Deberá hacerse exámenes periódicos después de que lo hayan tratado por NHL.

Dígale a su médico si tiene cualquier problema tan pronto como aparezca.

Apoyo

Enterarse de que tiene cáncer puede cambiar su vida. Es posible que sienta que su mundo da vueltas y que ha perdido todo el control. Hablar con familiares, amigos o un consejero puede ayudar mucho. Pregúntele a su médico sobre grupos de apoyo. O llame a la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society) (1-800-227-2345) o visite su sitio web en www.cancer.org.

Para apoyo en el manejo de los muchos cambios que pueden presentarse al tener cáncer, vea el tema Cómo conseguir apoyo cuando tiene cáncer.

Para pensar

Es posible que su médico use el término "remisión" en lugar de "cura" cuando habla acerca de la eficacia de su tratamiento. Si bien muchas personas con linfoma no hodgkiniano tienen éxito con el tratamiento, el término remisión se utiliza debido a que el cáncer puede regresar. Es importante hablar con su médico acerca de la posibilidad de recurrencia.

Incluso después de un tratamiento eficaz del NHL, es posible que usted tenga un riesgo levemente mayor de tener otros tipos de cáncer, especialmente melanoma y cáncer pulmonar, cerebral, renal y de vejiga. Esté atento a cualquier síntoma de cáncer.

El Instituto Nacional del Cáncer brinda más información sobre el NHL en www.cancer.gov/cancertopics/types/non-hodgkin.

Atención de apoyo

El tratamiento del cáncer tiene dos objetivos principales: curar el cáncer y hacer que su calidad de vida sea la mejor posible. Los cuidados paliativos pueden mejorar su calidad de vida, ayudándole a manejar sus síntomas. También le pueden ayudar con otras preocupaciones que pueda tener cuando vive con una enfermedad grave.

Para algunas personas que tienen cáncer avanzado, llega un momento cuando el tratamiento para curar el cáncer ya no parece una buena opción. Esto puede ser debido a que los efectos secundarios, la duración y los costos del tratamiento son mayores que la promesa de obtener una cura o alivio. Pero esto no es el final del tratamiento. Usted y su médico pueden decidir cuándo puede usted estar listo para un programa de cuidados paliativos.

Puede ser difícil decidir cuándo interrumpir un tratamiento que tiene como meta prolongar la vida y cambiar el enfoque hacia los cuidados al final de la vida.

Para aprender acerca de los diferentes tipos de atención de apoyo, vea:

Prevención

No hay manera conocida para prevenir el linfoma no hodgkiniano (NHL).

Tratamiento en el hogar

Usted puede hacer cosas en casa para ayudar a manejar los efectos secundarios. Si su médico le dio instrucciones o medicamentos para tratar estos síntomas, asegúrese de seguirlas. En general, los hábitos saludables, como alimentarse en forma equilibrada y dormir lo suficiente y hacer suficiente ejercicio, pueden ayudar a controlar sus síntomas.

  • El tratamiento en el hogar para las náuseas o el vómito incluye detectar y tratar las señales tempranas de deshidratación, como sequedad en la boca o sensación de aturdimiento cuando se pone de pie. Comer comidas más pequeñas puede ayudar. Un poco de dulces de jengibre o té de jengibre también puede ayudar.
  • El tratamiento en el hogar para la diarrea incluye permitir que el estómago descanse y estar alerta a las señales de deshidratación. Consulte con su médico antes de tomar cualquier medicamento sin receta para la diarrea.
  • El tratamiento en el hogar para el estreñimiento incluye hacer ejercicio suave junto con un consumo adecuado de líquidos y una dieta alta en frutas, verduras y fibra. Consulte con su médico antes de utilizar laxantes para el estreñimiento.

Otros problemas que pueden tratarse en casa incluyen:

  • Problemas para dormir. Si tiene problemas para dormir, consejos como acostarse a la misma hora y hacer ejercicio a diario pueden ayudar.
  • Sentirse muy cansado. Si le falta energía o se debilita fácilmente, trate de manejar su energía y descanse más.
  • Dolor en la boca. Las medidas de tratamiento casero pueden aliviar el dolor en la boca y acelerar la sanación.
  • Pérdida del cabello. Entre los consejos están utilizar un champú y cepillo suaves.
  • Dolor. El tratamiento en casa puede ayudarle a manejar el dolor.

Cómo manejar el estrés de tener cáncer

Tener cáncer puede ser muy estresante, y enfrentar los desafíos frente a usted puede ser abrumador. Encontrar nuevas formas de lidiar con los síntomas del estrés puede mejorar su calidad de vida.

Estas ideas pueden ayudarle:

  • Consiga el apoyo que necesite. Pase tiempo con las personas que lo quieren y permita que le ayuden.
  • Cuídese bien. Descanse lo suficiente y coma alimentos nutritivos.
  • Hable de sus sentimientos. Encuentre un grupo de apoyo donde puede compartir su experiencia.
  • Pruebe nuevas maneras de relajarse. Y haga cosas cada día que le ayuden a mantenerse calmado y relajado. Las técnicas de reducción del estrés pueden ayudar.

Medicamentos

Es posible que su médico le recete medicamentos que afectarán el crecimiento del linfoma no hodgkiniano y aliviarán sus síntomas.

Quimioterapia

La quimioterapia puede usarse sola o en combinación con la radioterapia. A veces, una combinación de medicamentos de quimioterapia es más eficaz que un solo fármaco.

La combinación usada más comúnmente se llama CHOP. Combina cuatro medicamentos: ciclofosfamida, doxorrubicina, vincristina y prednisona.

Su médico colaborará con usted para encontrar el mejor medicamento para el tipo de linfoma que usted tenga.

La quimioterapia causa muchos efectos secundarios. Para obtener ayuda sobre cómo lidiar con estos, vea Tratamiento en el hogar. Es posible que su médico le recete medicamentos para controlar las náuseas y el vómito causados por la quimioterapia.

Anticuerpos monoclonales

La terapia dirigida utiliza anticuerpos monoclonales en medicina que se inyecta en el cuerpo para que estos anticuerpos puedan adherirse a las células cancerosas y destruirlas. Los anticuerpos monoclonales que se usan para tratar el NHL incluyen:

  • Rituximab (Rituxan).
  • Alemtuzumab (Campath).
  • Ibritumomab (Zevalin).
  • Tositumomab (Bexxar).

Otros medicamentos

Algunos tratamientos usan interferón o antibióticos. Su médico le sugerirá el tratamiento que funciona mejor para su tipo de linfoma.

Para pensar

Es posible que no pueda quedar embarazada o tener hijos después del tratamiento con quimioterapia. Analice con su médico las cuestiones de fertilidad antes de comenzar el tratamiento. Los medicamentos de quimioterapia también pueden causar defectos congénitos (de nacimiento). Si está embarazada o si desea tener hijos, analice con su médico el riesgo de defectos congénitos antes de usar cualquier medicamento de quimioterapia.

Cirugía

Suele usarse cirugía para tomar una muestra de biopsia cuando se está diagnosticando o clasificando el linfoma no hodgkiniano. Pero la cirugía rara vez se usa para tratamiento.

Otro tratamiento

Radioterapia

La radioterapia para el linfoma no hodgkiniano (NHL) puede administrarse de diferentes maneras.

  • Con radiación externa, los rayos X de una máquina se apuntan a la parte del cuerpo con el linfoma.
  • Con radiación dirigida, se inyectan anticuerpos monoclonales en la sangre y administran radiación directamente a las células cancerosas. Esto se lleva a cabo haciendo una medicina en la que se adhiere una forma radioactiva de un elemento (como yodo) a un anticuerpo monoclonal.
  • Con radiación de cuerpo entero, todo el cuerpo recibe radiación. Esto puede hacerse si está recibiendo un trasplante de células madre.

Trasplantes de células madre

Un trasplante de células madre puede usarse para tratar NHL en remisión o que ha reaparecido. Las células madre se pueden obtener de la sangre, por medio de un trasplante de hemocitoblastos periféricos (PBSCT, por sus siglas en inglés). O las células madre se pueden obtener de hueso, en un trasplante de médula ósea (SBMT, por sus siglas en inglés). PBSCT es el método más común para tratar NHL.

Puede hacerse un trasplante de células madre inmediatamente después de tener quimioterapia de muy alta dosis. (Quizá también tenga radiación para todo su cuerpo). El trasplante de células madre se hace para reemplazar sus células de médula ósea dañadas por células madre sanas. Es posible que le ofrezcan hacerse un trasplante de células madre como parte del tratamiento estándar o en un ensayo clínico.

Ensayos clínicos

Los ensayos clínicos son estudios de investigación que intentan encontrar mejores tratamientos para el NHL. Su médico puede sugerir que participe en un ensayo clínico. Algunos tratamientos que se están usando en ensayos clínicos incluyen vacunas contra el linfoma y trasplantes de células madre con quimioterapia de alta dosis. Si está interesado en participar en un ensayo clínico, consulte con su médico para ver si hay alguno disponible en su zona.

Terapia complementaria

Además del tratamiento médico, a veces las personas usan terapias complementarias para ayudar a aliviar los síntomas y los efectos secundarios de los tratamientos para el cáncer. Algunas de las terapias complementarias que podrían ayudarle incluyen:

Estos tratamientos de cuerpo y mente pueden ayudarle a sentirse mejor. Ellos pueden hacer más fácil sobrellevar el tratamiento. También pueden reducir el dolor crónico en la espalda, el dolor articular, los dolores de cabeza y el dolor de los tratamientos.

Antes de probar una terapia complementaria, hable con su médico sobre los posibles beneficios y efectos secundarios. Infórmele si ya está usando alguna de esas terapias. Ellas no pretenden tomar el lugar del tratamiento médico estándar.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Cancer Society (ACS)
Dirección del sitio web: www.cancer.org

National Cancer Institute (NCI)
Dirección del sitio web: www.cancer.gov (o https://livehelp.cancer.gov/app/chat/chat_launch para ayuda en línea en vivo)

Referencias

Citas bibliográficas

  1. American Cancer Society (2011). Cancer Facts and Figures 2011. Atlanta: American Cancer Society. Available online: http://www.cancer.org/acs/groups/content/@epidemiologysurveilance/documents/document/acspc-029771.pdf.
  2. Friedberg JW, et al. (2011). Non-Hodgkin lymphoma. In VT DeVita Jr et al., eds., DeVita, Hellman and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology, 9th ed., pp. 1855–1893. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Otras obras consultadas

  • National Cancer Institute (2011). Childhood Non-Hodgkin Lymphoma Treatment (PDQ): Patient Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/child-non-hodgkins/Patient.
  • American Joint Committee on Cancer (2010). Hodgkin and non-Hodgkin lymphomas section in Lymphoid neoplasms. AJCC Cancer Staging Manual, 7th ed., pp. 607–611. New York: Springer.
  • Bierman PJ, Armitage JO (2012). Non-Hodgkin's lymphomas. In L Goldman, A Shafer, eds., Goldman's Cecil Medicine, 24th ed., pp. 1218–1228. Philadelphia: Saunders.
  • Hillman R, et al. (2011). Non-Hodgkin lymphomas. In Hematology in Clinical Practice, 5th ed., pp. 279–300. New York: McGraw-Hill.
  • Kyle F, Hill M (2010). NHL (diffuse large B-cell lymphoma), search date January 2010. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • National Cancer Institute (2011). Adult Non-Hodgkin Lymphoma Treatment (PDQ): Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/adult-non-hodgkins/HealthProfessional.
  • National Cancer Institute (2011). Adult Non-Hodgkin Lymphoma Treatment (PDQ): Patient Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/adult-non-hodgkins/Patient.
  • National Cancer Institute (2011). Childhood Non-Hodgkin Lymphoma Treatment (PDQ): Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/child-non-hodgkins/HealthProfessional.
  • National Comprehensive Cancer Network (2011). Non-Hodgkin's lymphomas. Clinical Practice Guidelines in Oncology, Version 4. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Douglas A. Stewart, MD - Oncología medica
Última revisión 22 octubre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.