Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Meningitis

Generalidades del tema

¿Qué es la meningitis?

La meningitis es una inflamación del revestimiento que rodea al cerebro y la médula espinal. Suele ser causada por una infección.

La mayoría de las veces, la infección se produce en niños, adolescentes y adultos jóvenes. Pero también corren el riesgo adultos mayores y personas con problemas de salud a largo plazo, como un sistema inmunitario debilitado.

Existen dos tipos principales de meningitis:

  • La meningitis viral es bastante común. Por lo general, no causa una enfermedad grave. En los casos graves, puede causar fiebre prolongada y convulsiones.
  • La meningitis bacteriana no es tan común, pero es muy grave. Debe ser tratada de inmediato para prevenir un daño cerebral y la muerte.

¿Qué causa la meningitis?

La meningitis viral es causada por virus. La meningitis bacteriana es causada por bacterias.

La meningitis también puede ser causada por otros organismos y algunos medicamentos, pero esto es poco frecuente.

La meningitis es contagiosa. Los microbios que la causan pueden pasar de una persona a otra a través de la tos y los estornudos, y por el contacto cercano.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más comunes entre los adolescentes y los adultos jóvenes son:

  • Rigidez y dolor en el cuello, especialmente al tratar de llevar la barbilla al pecho.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Vómitos.
  • Dificultad para mantenerse despierto.
  • Convulsiones.

Es posible que los niños, los adultos mayores y las personas con otros problemas médicos tengan síntomas diferentes:

  • Los bebés podrían estar molestos y negarse a comer. Podrían tener salpullido. Podrían llorar cuando se los carga.
  • Los niños pequeños podrían actuar como si tuvieran gripe. Podrían tener tos o problemas para respirar.
  • Los adultos mayores y las personas con otros problemas médicos podrían tener solo un dolor de cabeza y fiebre leves.

Es muy importante que consulte a un médico de inmediato si usted o su hijo presentan estos síntomas. Solo un médico puede determinar si estos síntomas son causados por meningitis viral o meningitis bacteriana. Y la meningitis bacteriana puede ser mortal si no se trata de inmediato.

¿Cómo se diagnostica la meningitis?

Su médico le hará preguntas acerca de su salud, le hará un examen y usará una o más pruebas.

La punción lumbar es la prueba de laboratorio más importante para detectar la meningitis. También se llama punción espinal. Se extrae una muestra de líquido de alrededor de la columna vertebral y se la analiza para ver si contiene organismos que causan la enfermedad.

Su médico también podría indicar otros exámenes, como análisis de sangre, una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés) o un examen de imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés).

¿Cómo se trata?

La meningitis bacteriana se trata con antibióticos en un hospital. Es posible que también le apliquen dexametasona, un tipo de medicamento esteroide. Y lo vigilarán cuidadosamente para prevenir problemas graves, como pérdida de audición, convulsiones y daño cerebral.

Pero la meningitis viral es más común y la mayoría de las personas con esta forma de la enfermedad mejoran en alrededor de 2 semanas. En los casos leves, es posible que solo se necesite el tratamiento casero. El tratamiento en el hogar incluye tomar medicamentos para la fiebre y el dolor y tomar suficientes líquidos para mantenerse hidratado.

¿Puede prevenirse la meningitis?

La mejor forma de proteger a su hijo de la meningitis es asegurarse que reciba todas las vacunas estándar para niños. Estas incluyen las vacunas para el sarampión, la varicela, la enfermedad Haemophilus influenzae tipo B (Hib) y la infección por neumococo.

Hable con su médico acerca de si usted o su hijo también necesitan la vacuna antimeningocócica, que es una vacuna para prevenir la meningitis bacteriana. Se recomiendan dos dosis para todos los adolescentes. Y se recomienda como mínimo una dosis para personas de 6 semanas de edad y mayores que tengan problemas del sistema inmunitario, no tengan bazo o lo tengan dañado. La vacuna también es necesaria para viajar a países con brotes conocidos de meningitis, como los países africanos al sur del desierto del Sahara.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la meningitis:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Causa

La mayoría de las meningitis son causadas por bacterias y virus que a menudo viven en nuestros cuerpos. Por lo general, estos microbios permanecen en los intestinos o en la nariz y garganta, donde pueden o no pueden hacernos enfermar. Pero si se propagan a los tejidos (meninges) que rodean el cerebro y la médula espinal, pueden causar inflamación. Esta inflamación se llama meningitis.

Los microbios que pueden conducir a meningitis se contagian, lo que quiere decir que pueden pasarse de una persona a otra.

Meningitis viral

La meningitis viral es la más común y la menos peligrosa. Es causada por virus, la mayoría de las veces por enterovirus que viven en los intestinos. Estos virus pueden propagarse por medio de alimentos, agua u objetos contaminados. La mayoría de las veces, la meningitis causada por enterovirus se produce en bebés y en niños pequeños.

Meningitis bacteriana

La meningitis bacteriana es causada por bacterias. Es una enfermedad muy grave. Estos microbios suelen transmitirse de una persona a otra a través de saliva o moco infectados. La mayoría de las personas que contraen meningitis bacteriana la contraen de uno de dos tipos de bacterias:1

  • Streptococcus pneumoniae. Este es un tipo común de bacteria que causa varias enfermedades fuera de meningitis, tales como infecciones del oído, sinusitis y neumonía.
  • Neisseria meningitidis. Esta es una bacteria que puede tener en su garganta sin enfermarse. Pero puede transmitírsela a otras personas, quienes luego pueden enfermarse gravemente con meningitis.

En los Estados Unidos, la meningitis bacteriana afecta principalmente a los adultos.2

Otros tipos de bacterias que a veces causan meningitis son:

  • Estreptococos del grupo B. Este tipo de meningitis suele producirse en recién nacidos, que pueden infectarse durante el nacimiento o después de nacer.
  • Listeria monocytogenes. Este tipo de meningitis suele producirse en recién nacidos y en adultos mayores.
  • Haemophilus influenzae. Este tipo de meningitis sucede tanto en niños como en adultos. Suele producirse después de una infección del aparato respiratorio superior, como una infección de los senos paranasales.

Los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan realizar pruebas para detectar los estreptococos del grupo B en todas las mujeres embarazadas en las semanas 35 a 37. Las mujeres que tienen las bacterias reciben antibióticos durante el trabajo de parto para prevenir la infección en los recién nacidos.3

En raras ocasiones, otras clases de bacterias causan meningitis, generalmente en personas con afecciones médicas a largo plazo. La meningitis también puede ser causada por otros organismos, como hongos, y por afecciones como cáncer o lupus. La meningitis también puede ser una complicación de una lesión (particularmente en el cráneo o en la cara) o una cirugía de cerebro.

Cómo se propaga la meningitis

Los microbios que causan la meningitis se pueden propagar:

  • Durante el parto. Una madre puede transmitir a su bebé los microbios que causan meningitis, incluso si la madre no tiene síntomas. Tener un bebé por operación cesárea en lugar de tenerlo por la vía del parto no siempre protege al bebé de la infección. Tanto las bacterias como los virus pueden transmitirse de esta manera.
  • A través de las heces. Las heces podrían contener enterovirus o determinados tipos de bacterias. Lavarse las manos en forma regular puede ayudar a prevenir que usted y sus hijos se infecten de esta manera. Más niños que adultos contraen la meningitis de esta forma.
  • A través de la tos y los estornudos. Las personas infectadas pueden transmitir determinadas bacterias que normalmente se encuentran en la saliva o en el moco de la nariz y de la garganta.
  • A través de los besos, el contacto sexual o el contacto con sangre infectada. Algunos virus también pueden causar meningitis y pueden transmitirse de una persona infectada a otra persona a través de la sangre, el contacto sexual o los besos.
  • Por comer ciertos alimentos. Ingerir alimentos contaminados con la bacteria Listeria monocytogenes puede causar meningitis. Aquellos que corren riesgo mayor de esto incluyen mujeres embarazadas y personas con un sistema inmunitario debilitado.
  • De roedores e insectos (raro). Por ejemplo, la leptospirosis es una enfermedad causada por bacterias que se propaga a través del agua o de las plantas contaminadas por la orina de ratones, hámsteres y ratas infectados. Y los virus de la encefalitis de San Luis y del Nilo Occidental se propagan a través de picaduras de mosquitos.

Síntomas

Los síntomas de meningitis bacteriana suelen aparecer repentinamente.

Es posible que los síntomas de la meningitis viral aparezcan repentinamente o que se desarrollen en forma gradual durante algunos días. Por ejemplo, es posible que los síntomas de la meningitis viral después de las paperas tarden varios días o semanas en desarrollarse.

Los síntomas más comunes de cualquiera de las dos formas de meningitis incluyen:

  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza intenso y persistente.
  • Cuello tieso y dolorido, especialmente cuando trata de tocarse el pecho con la barbilla.
  • Vómitos.
  • Confusión y menor nivel de conciencia.
  • Convulsiones.

Síntomas menos comunes incluyen:

  • Lentitud, dolor y debilidad musculares, y sensaciones raras (como hormigueo) o debilidad en todo el cuerpo.
  • Sensibilidad y dolor en los ojos causados por las luces brillantes.
  • Salpullido.
  • Episodios de mareos.

Es posible que los bebés, los niños pequeños, los adultos mayores y las personas con otras afecciones médicas no tengan los síntomas habituales de meningitis.

  • En los bebés, las señales de meningitis podrían ser fiebre, irritabilidad que resulta difícil de calmar, apetito reducido, salpullido, vómito y un llanto agudo. También los bebés podrían tener el cuerpo tieso y abultamientos blandos en la cabeza que no son causados por el llanto. Los bebés con meningitis pueden llorar cuando se manipulan.
  • Es posible que los niños pequeños con meningitis actúen como si tuvieran gripe (influenza), tos o problemas para respirar.
  • Los adultos mayores y las personas con otras afecciones médicas podrían tener solo un dolor de cabeza leve y fiebre. Es posible que no se sientan bien y que tengan poca energía.

Otras afecciones con síntomas similares a los de la meningitis incluyen hepatitis viral y gripe.

Qué sucede

El desarrollo de la meningitis a menudo depende de la edad, del estado de salud general y del organismo que causa la infección. La enfermedad puede variar de leve a grave.

La meningitis viral es más común a fines del verano y a principios del otoño. Por lo general, no causa una enfermedad grave. Una visita al médico seguida por tratamiento en casa puede ser todo lo que necesite.

Es posible que mejore en el trascurso de 2 semanas. Pero es posible que algunas personas sientan aturdimiento y cansancio por varios meses después de la enfermedad.

La mayoría de las veces, la meningitis bacteriana se produce entre fines del invierno y principios de la primavera. Por lo general, causa una enfermedad grave y puede poner la vida en peligro. Los síntomas suelen desarrollarse repentinamente y durar 2 o 3 semanas. Una persona con meningitis bacteriana se trata con antibióticos en un hospital.

Complicaciones

Las complicaciones, a corto plazo y a largo plazo, son más comunes con meningitis bacteriana que con meningitis viral. La gente con meningitis bacteriana puede morirse si no se trata de inmediato. Las personas que tienen más probabilidad de tener estos problemas incluyen:

El riesgo de morirse de meningitis bacteriana también es más alto para los adultos que:1

  • Tienen convulsiones durante las primeras 24 horas de la enfermedad.
  • Están en choque o en estado de coma al ingresar al hospital.
  • No pueden respirar sin la ayuda de una máquina.

La mayoría de los sobrevivientes se recuperan por completo.4

Qué aumenta el riesgo

Un factor de riesgo es cualquier cosa que le hace más propenso a contraer cierta enfermedad. Los factores de riesgo para la meningitis incluyen:

  • Genética. Es posible que algunas personas hereden la tendencia a tener meningitis. Si entran en contacto con organismos que pueden causar la infección, podría ser probable que se infecten.
  • Ser varón. Los hombres tienen meningitis con más frecuencia que las mujeres.
  • Lugares donde viven muchas personas. Las personas en campamentos, guarderías, escuelas y dormitorios universitarios son más propensas a contraer meningitis.
  • La exposición a insectos y roedores. Las personas que viven en o visitan lugares del mundo donde los insectos o los roedores son portadores de microbios que causan meningitis corren el riesgo de contraer la enfermedad.
  • No aplicarse las vacunas infantiles. La gente que no se vacunó contra las paperas, la enfermedad de Hib o infecciones neumocócicas antes de los 2 años de edad es más propensa a contraer meningitis.
  • Ser un adulto mayor que no se ha puesto la vacuna antineumocócica.
  • No tener un bazo funcional, el cual es parte del sistema inmunitario del cuerpo.
  • Viajar a lugares donde la meningitis es común. Por ejemplo, las personas que viajan al "cinturón de la meningitis" en el África subsahariana deben vacunarse contra el meningococo.

Problemas médicos que pueden aumentar su riesgo incluyen:

  • Tener un defecto congénito (de nacimiento) en el cráneo, una lesión en la cabeza o una cirugía de cerebro.
  • Someterse a diálisis renal.
  • Tener otras infecciones, como infecciones respiratorias superiores, paperas, tuberculosis (TB), sífilis, enfermedad de Lyme y enfermedades causadas por los virus del herpes.
  • Tener un implante coclear para la pérdida grave de audición. Los estudios muestran que los niños con implantes cocleares tienen un mayor riesgo de tener meningitis bacteriana.5, 6
  • Haber nacido de una madre infectada con un organismo que causa meningitis. Los virus como los enterovirus y los virus del herpes, así como algunas bacterias, pueden transmitirse de una madre infectada a su bebé durante el parto.
  • Haber tenido meningitis en el pasado. Algunas personas que han tenido meningitis tienen más probabilidades que otras de tenerla nuevamente. Entre estas personas se incluyen las personas con defectos congénitos o lesiones en el cráneo y la cara, las que tienen sistemas inmunitarios deteriorados o que tienen reacciones inesperadas a algunos medicamentos.

Cuándo llamar al médico

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato si:

  • Usted o su hijo tienen síntomas de meningitis grave, como fiebre, convulsiones y confusión.
  • Su bebé tiene señales de meningitis grave, como problemas para respirar o fiebre, con un abultamiento blando en la cabeza no causado por el llanto.

Llame a su médico de inmediato si:

  • Usted o su hijo tienen síntomas de meningitis, como dolor de cabeza intenso y persistente, cuello tieso, fiebre, salpullido, náuseas y vómito.
  • Usted o su hijo tienen meningitis viral que no mejora con el tratamiento en el hogar después de 3 días.
  • Usted o su hijo están recibiendo tratamiento para la meningitis viral y desarrollan señales de complicaciones, como fiebre que dura más de 3 días completos y no disminuye durante el tratamiento en el hogar.
  • Su bebé tiene fiebre que aparece y desaparece, diarrea, vómito, un abdomen hinchado y un llanto agudo.

Llame a su médico pronto si cree que podría haber estado expuesto a meningitis. Puede ser tratado con antibióticos, que podrían evitar que contraiga la enfermedad.

Espera vigilante

La espera vigilante es un período durante el cual usted y su médico observan su afección o los síntomas sin usar un tratamiento médico.

La espera vigilante no es apropiada si piensa que usted o su hijo tienen meningitis, ya que usted no puede determinar el tipo de meningitis que pueda ser. Llame a su médico apenas aparezcan síntomas.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden diagnosticar y tratar la meningitis:

Es posible que se necesiten especialistas para tratar la meningitis, especialmente si aparecen complicaciones:

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

El diagnóstico de la meningitis se basa en un historial de salud, un examen físico y pruebas.

Su médico casi siempre hará una punción lumbar. Esta se hace insertando una aguja larga y delgada en el conducto vertebral. El médico usa la aguja para recolectar muestras de líquido cefalorraquídeo para detectar bacterias y virus.

Otras pruebas que podrían realizarse incluyen:

Generalidades del tratamiento

Por lo general, la mayoría de las personas que tienen meningitis viral comienzan a mejorar dentro de 3 días después de sentirse mal y se recuperan en el trascurso de 2 semanas. En casos leves de meningitis viral, es posible que solo necesite tratamiento en casa, que incluye beber más líquidos y tomar medicamentos para el dolor y la fiebre.

Es posible que para la meningitis bacteriana o la meningitis viral grave se necesite un tratamiento en un hospital, que incluya:

  • Medicamentos como antibióticos, corticosteroides y medicamentos para reducir la fiebre.
  • Terapia con oxígeno, si tiene problemas para respirar. Para aprender más, vea Otro tratamiento.
  • Atención de apoyo. En el hospital, los médicos vigilan de cerca a la persona y brindan atención si es necesario. Por ejemplo, puede usted necesitar tomar más líquido o recibir líquidos por vía intravenosa (IV). Para aprender más, vea Otro tratamiento.

Atención de seguimiento

La mayoría de los adultos sanos que se han recuperado de meningitis no necesitan atención de seguimiento.

Pero los adultos que tengan otros problemas médicos que les hagan más propensos a tener complicaciones a largo plazo o volver a contraer meningitis deben ver a sus médicos después de la recuperación.

Los bebés y los niños siempre requieren atención de seguimiento después de la recuperación. Deben ser evaluados en busca de complicaciones a largo plazo como pérdida de la audición.

Prevención

Vacunas

Las vacunas infantiles son la mejor manera de prevenir meningitis. Estas inyecciones impiden que los microbios causen algunas de las enfermedades que pueden conducir a meningitis. Estas incluyen inyecciones para:

  • Sarampión, paperas y rubéola (MMR) (¿Qué es un documento PDF ?).
  • Varicela (¿Qué es un documento PDF ?).
  • Enfermedad Hib (¿Qué es un documento PDF ?).
  • Enfermedad por neumococo (PPSV (¿Qué es un documento PDF ?) o PCV (¿Qué es un documento PDF ?)). Por lo general, ponerse esta inyección protege a la gente del tipo de bacteria que tiene más probabilidades de causar la muerte por meningitis.
  • Enfermedad por meningococo (¿Qué es un documento PDF ?). Esta inyección también se recomienda para gente cuyo riesgo es más alto de lo normal, tal como gente que viaja a países que se sabe tienen brotes de meningitis, gente sin bazo, y aquellos que tienen VIH.

Para más información sobre vacunas, vea el tema Vacunaciones.

Implantes cocleares

Se ha descubierto un vínculo entre la meningitis y los implantes cocleares para la pérdida grave de audición. Para ayudar a protegerse de la meningitis, los expertos recomiendan que las personas con implantes cocleares se pongan una inyección antineumocócica. Además, algunas personas con implantes tienen infecciones de oído antes de contraer meningitis, por lo que es importante tratar de inmediato las infecciones del oído con antibióticos.

Cómo reducir su riesgo

Tome medidas para reducir su riesgo de contraer o propagar meningitis:

  • Manténgase alejado de personas que la tengan.
  • Aparte a las personas con meningitis de las demás personas en el hogar.
  • Lávese las manos con frecuencia si usted tiene meningitis o está cuidando a alguien que la tiene. Lávese las manos después de usar el baño o de ayudar a un niño enfermo a usar el baño, después de cambiarle los pañales a un bebé enfermo y después de haber tocado sábanas usadas, toallas, ropa u artículos personales de una persona enferma.
  • Evite el contacto con animales salvajes. Y tome medidas para prevenir picaduras de insectos, como mosquitos y garrapatas, que podrían ser portadores de las bacterias o virus que causan la enfermedad.
  • Si entra en contacto cercano con alguien que tiene meningitis bacteriana, llame a su médico. Tomar antibióticos puede prevenir que contraiga la enfermedad. Si el contacto es solamente casual —por ejemplo, en la escuela o el trabajo— no es necesario que tome antibióticos.

Tratamiento en el hogar

Por lo general, el tratamiento en el hogar es lo único que se necesita para la mayoría de las personas que tienen meningitis viral. Esto incluye:

  • Descansar. Descansar fomenta la sanación y brinda alivio de síntomas como el dolor de cabeza. Actividades tranquilas, como leer libros, jugar juegos de mesa, mirar videos o escuchar música, ayudan a pasar el tiempo.
  • Reducir la fiebre. Para reducir la fiebre se pueden usar paños fríos en la frente, baños fríos y medicamentos como acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Advil), si es necesario.
  • Aliviar los dolores de cabeza y de los músculos. Por lo general, el dolor leve puede aliviarse con medicamentos como acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Advil).
  • Prevenir la deshidratación. Beba líquido, como agua, jugos, té y bebidas rehidratantes para evitar que se deshidrate. Es posible que los niños disfruten las barras heladas de jugo y los granizados. Si una persona tiene vómito, debe evitar los alimentos sólidos y tomar frecuentemente pequeños sorbos de agua u otros líquidos.
  • Prestar atención a las señales de complicaciones durante la enfermedad. Las complicaciones más comunes incluyen fiebre que dura más de lo esperado y convulsiones. Es posible que algunas personas con complicaciones durante la enfermedad necesiten ser tratadas en un hospital.

Cuando usted o su hijo estén recuperándose en casa, preste atención a señales de complicaciones a largo plazo de la meningitis, como pérdida de la audición.

Medicamentos

La decisión sobre qué medicamentos usar depende del organismo que causa la infección, del alcance de la infección, y de la edad y el estado de salud general de la persona.

Opciones de medicamentos

Los medicamentos usados para tratar la meningitis incluyen:

Otro tratamiento

Las personas que están muy enfermas pueden necesitar tratamiento en la unidad de cuidados intensivos de un hospital. Ellas pueden requerir uno o ambos de estos tratamientos adicionales:

  • Terapia de oxígeno, para ayudarles a respirar y para reducir la cantidad de trabajo del corazón. Con frecuencia, se usa un oxímetro de pulso para medir la cantidad de oxígeno en la sangre. Además, si las personas están demasiado enfermas como para respirar por sí solas, es posible que necesiten una máquina que se llama respirador.
  • Succión, para extraer el moco de los bronquios. Se introduce un tubo de plástico pequeño en la boca o en la nariz. El tubo se conecta a una máquina que succiona el moco suavemente. También pueden usarse otros tratamientos, como ejercicios de respiración y masajes, para extraer el moco.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

National Institute of Neurological Disorders and Stroke
NIH Neurological Institute
P.O. Box 5801
Bethesda, MD  20824
Teléfono: 1-800-352-9424
Teléfono: (301) 496-5751
TDD: (301) 468-5981
Dirección del sitio web: www.ninds.nih.gov
 

The National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS), a part of the National Institutes of Health, is the leading U.S. federal government agency supporting research on brain and nervous system disorders. It provides the public with educational materials and information about these disorders.


Centers for Disease Control and Prevention (CDC)
 
1600 Clifton Road
Atlanta, GA 30333
TDD: 1-888-232-6348
Correo electrónico: cdcinfo@cdc.gov
Dirección del sitio web: www.cdc.gov/meningitis/index.html
 

This CDC website has information about meningitis, including meningitis caused by infection with bacteria or a virus, parasite, or fungus. It also provides information about meningitis caused by something other than an infection, such as medicine, surgery, or injury. And the site explains the difference between meningitis and meningococcal disease.


KidsHealth for Parents, Children, and Teens
Nemours Home Office
10140 Centurion Parkway
Jacksonville, FL 32256
Teléfono: (904) 697-4100
Dirección del sitio web: www.kidshealth.org
 

Este sitio web está patrocinado por la Fundación Nemours. Tiene una amplia variedad de información sobre la salud de los niños, desde alergias y enfermedades a crecimiento y desarrollo normales (desde el nacimiento hasta la adolescencia). Este sitio web ofrece áreas separadas para niños, adolescentes y padres, que brindan información apropiada para cada edad que los niños o padres pueden entender. Puede registrarse para recibir correos electrónicos semanales sobre temas que le interesen.


Meningitis Foundation of America
6610 North Shadeland Avenue
Suite 220
Indianapolis, IN  46220
Teléfono: 1-800-668-1129
(317) 595-6395
Dirección del sitio web: http://www.musa.org
 

This organization helps support people who have had meningitis and their families. Its Web site contains information about diagnosis and treatment. The Meningitis Foundation of America also supports the development of vaccines and other means of preventing the illness.


Referencias

Citas bibliográficas

  1. Roos KL, Tyler KL (2012). Meningitis, encephalitis, brain abscess, and empyema. In DL Longo et al., eds., Harrison's Principles of Internal Medicine, 18th ed., vol. 2, pp. 3410–3434. New York: McGraw-Hill.
  2. Tunkel AR, et al. (2010). Acute meningitis. In GL Mandell et al., eds., Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, 7th ed., pp. 1189–1229. Philadelphia: Churchill Livingstone Elsevier.
  3. Verani JR, et al. (2010). Prevention of perinatal group B streptococcal disease: Revised guidelines from CDC, 2010. MMWR, 59(RR-10): 1–36. Also available online: http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr5910a1.htm?s_cid=rr5910a1_w.
  4. Hirschmann JV (2006). Bacterial infections of the central nervous system. In DC Dale, DD Federman, eds., ACP Medicine, section 7, chap. 36. New York: WebMD.
  5. Reefhuis J, et al. (2003). Risk of bacterial meningitis in children with cochlear implants. New England Journal of Medicine, 349(5): 435–445.
  6. Biernath KR, et al. (2006). Bacterial meningitis among children with cochlear implants beyond 24 months after implementation. Pediatrics, 117(2): 284–289.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2009). Meningococcal infections. In LK Pickering et al., eds., Red Book: 2009 Report of the Committee on Infectious Diseases, 28th ed, pp. 455–463. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Biernath KR, et al. (2006). Bacterial meningitis among children with cochlear implants beyond 24 months after implantation. Pediatrics, 117(2): 284–289.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2013). Prevention and control of meningococcal disease: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR, 62(RR-02): 1–22. Also available online:
  • Feigin RD, Cutrer WB (2009). Bacterial meningitis beyond the neonatal period. In RD Feigin et al., eds., Feigin and Cherry's Textbook of Pediatric Infectious Diseases, 6th ed., vol. 1, pp. 439–471. Philadelphia: Saunders.
  • Gilden DH (2008). Acute viral central nervous system diseases. In DC Dale, DD Federman, eds., ACP Medicine, section 11, chap. 16. Hamilton, ON: BC Decker.
  • Swartz MN, Nath A (2012). Meningitis: Bacterial, viral, and other. In L Goldman, A Shafer, eds., Goldman's Cecil Medicine, 24th ed., pp. 2355–2371. Philadelphia: Elsevier Saunders.
  • Tunkel AR, et al. (2004). Practice guidelines for the management of bacterial meningitis. Clinical Infectious Diseases, 39(9): 1267–1284.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
W. David Colby IV, MSc, MD, FRCPC - Enfermedad infecciosa
Última revisión 15 febrero, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.