Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Cáncer de piel, melanoma

Generalidades del tema

¿Qué es el melanoma?

El melanoma es un tipo de cáncer de piel. No es tan común como otros tipos de cáncer de piel, pero es el más grave.

El melanoma suele verse como un lunar plano con bordes desparejos y una forma que no es la misma en los dos lados. Puede ser negro, marrón o de más de un color. La mayoría de los melanomas aparecen como una nueva mancha o crecimiento en la piel. Pero pueden formarse en un lunar o marca en la piel ya existente.

El melanoma puede afectar solo la piel o puede propagarse a órganos y huesos. Al igual que con otros tipos de cáncer, el tratamiento para el melanoma funciona mejor cuando el cáncer se detecta temprano.

Este tema es sobre el melanoma que ocurre en la piel. No cubre el melanoma que ocurre en el ojo o en cualquier otra parte del cuerpo aparte de la piel.

¿Qué causa el melanoma?

Usted puede tener melanoma por pasar demasiado tiempo al sol. Demasiada radiación UV por exposición al sol hace que las células normales de la piel se vuelvan anormales. Estas células anormales crecen en forma rápida y descontrolada, y atacan los tejidos que están a su alrededor.

Usted corre un riesgo más alto de tener melanoma si tiene piel clara, antecedentes familiares de melanoma o muchos lunares anormales o atípicos. Estos lunares pueden desvanecerse en la piel y tener una parte plana que se encuentra al nivel de la piel. Pueden ser lisos o ligeramente escamosos, o pueden tener un aspecto áspero y "granuloso".

¿Cuáles son los síntomas?

Es posible que no tenga ningún síntoma en las etapas iniciales de melanoma. O un melanoma puede doler, dar comezón o sangrar.

Cualquier cambio en la forma, el tamaño o el color de un lunar podría ser una señal de melanoma.

El melanoma puede verse como un lunar plano marrón o negro con bordes irregulares. Los melanomas suelen tener una forma irregular o asimétrica. Esto significa que la mitad del lunar no coincide con la otra mitad. Pueden ser de cualquier tamaño, pero suelen ser de 0.25 pulgadas (6 mm) o más grandes.

Los melanomas se pueden encontrar en cualquier parte del cuerpo. La mayoría de las veces, están en la parte superior de la espalda en hombres y mujeres, y en las piernas de mujeres.

¿Cómo se diagnostica el melanoma?

Su médico le revisará la piel para ver si tiene melanoma. Si su médico cree que usted tiene melanoma, le extraerá una muestra de tejido (biopsia) de la zona alrededor del melanoma. Otro médico, que se llama patólogo, examinará el tejido para detectar si hay células cancerosas.

Si su biopsia indica la existencia de melanoma, es posible que deba realizarse más pruebas para ver si se ha propagado a los ganglios linfáticos.

¿Cómo se trata?

El tratamiento más común es la cirugía para extraer el melanoma. Eso es todo el tratamiento que podría necesitar para la fase inicial de melanomas que no se han extendido a otras partes del cuerpo.

Otros tratamientos para melanoma incluyen quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia y terapia dirigida.

¿Se puede prevenir el melanoma?

La mejor manera de prevenir todos los tipos de cáncer de piel, incluyendo el melanoma, es protegerse siempre que esté al sol.

  • Trate de no estar al sol hacia el mediodía (de 10 a.m. a 4 p.m.).
  • Use ropa protectora cuando esté al aire libre, por ejemplo, un sombrero que le dé sombra en la cara, una camisa de manga larga y pantalones largos.
  • Use protector solar todos los días. Su protector solar debe tener un factor de protección solar (SPF, por sus siglas en inglés) de al menos 30. Busque un protector solar que proteja contra ambos tipos de radiación UV de los rayos solares: UVA y UVB. Cuando esté al aire libre por largos períodos de tiempo, vuelva a aplicarse protector solar cada 2 horas.
  • Utilice un SPF más alto cuando esté a mayores alturas.
  • Evite tomar sol y los centros de bronceado.

Revise su piel todos los meses para buscar marcas extrañas, lunares o llagas que no se curan. Revísese toda la piel, pero preste especial atención a las zonas a las que les dé una gran cantidad de sol, como las manos, los brazos y la espalda. Pídale a su médico que le revise la piel durante los exámenes físicos regulares o por lo menos una vez al año.

Preguntas frecuentes

Aprender sobre el melanoma:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Cómo vivir con melanoma:

Atención de apoyo:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Cáncer de piel: Cómo protegerse la piel

Causa

La mayoría de las veces, el melanoma es causado por demasiada exposición a los rayos UV del sol. Los ejemplos incluyen:1

  • Haber tenido quemaduras solares con ampollas alguna vez en la vida.
  • Tener una exposición intensa al sol de vez en cuando.

Las cosas que aumentan las probabilidades de tener melanoma incluyen el tipo de piel, el color del pelo y el color de los ojos.

Síntomas

Es posible que no tenga ningún síntoma en las etapas iniciales de melanoma. O un melanoma puede doler, dar comezón o sangrar.

La mayoría de los melanomas comienzan como un nuevo crecimiento en la piel, en piel sin marcas. El crecimiento puede cambiar de color, forma o tamaño. Estos tipos de cambios son una señal temprana de que el crecimiento es melanoma. Pero el melanoma también puede desarrollarse en un lunar u otra marca en la piel ya existente. O puede verse como un moretón que no sana o aparecer como una veta marrón o negra debajo de una uña de un dedo de la mano o de un dedo del pie.

Un melanoma puede crecer en cualquier parte del cuerpo. La mayoría de las veces, ocurre en la parte superior de la espalda en hombres y mujeres, y en las piernas de mujeres. También puede crecer, aunque con menos frecuencia, en otros lugares, como en las plantas de los pies, en las palmas de las manos, en los lechos de las uñas o en las membranas mucosas que cubren las cavidades corporales, como la boca, el recto y la vagina.

En las personas mayores, la cara es el lugar más común donde crece el melanoma. Y en los hombres mayores, los lugares más comunes son el cuello, el cuero cabelludo y las orejas.1

Señales de melanoma

La señal de advertencia más importante del melanoma es cualquier cambio en el tamaño, en la forma o en el color de un lunar o de otro crecimiento de la piel, como una marca de nacimiento. Preste atención a los cambios que suceden durante el transcurso de semanas a un mes. El sistema de ABCDE le dice a qué cambios les debe prestar atención.

  • La A es de asimetría. Una de las mitades del lunar o del crecimiento de la piel no coincide con la otra mitad.
  • La B es de bordes irregulares. Los límites son desparejos, dentados o borrosos.
  • La C es de color. El color no es el mismo en todo el lunar.
  • La D es de diámetro. El lunar o el crecimiento de la piel es más grande que el borrador de un lápiz.
  • La E es de evolución. Hay un cambio en el tamaño, la forma, los síntomas (como comezón o sensibilidad), la superficie (especialmente sangrado) o el color de un lunar.
Melanoma en un lunar ya existente

Las señales de melanoma en un lunar que ya existe incluyen cambios en:

  • La altura, como el engrosamiento o la elevación de un lunar que antes era plano.
  • La superficie, como descamación, desgaste, exudación, sangrado o formación de costra.
  • La piel que lo rodea, por ejemplo, enrojecimiento, hinchazón o aparición de pequeñas manchas nuevas de color alrededor de una lesión más grande (pigmentaciones satélites).
  • La sensibilidad, como comezón, hormigueo, ardor o dolor.
  • La consistencia, como ablandamiento o fácil desprendimiento de partes pequeñas.

Muchas otras afecciones de la piel (como la queratosis seborreica, las verrugas y el cáncer de células basales) tienen características similares a las del melanoma.

Señales de que el melanoma se ha propagado

Los síntomas de un melanoma que se ha propagado (melanoma metastásico) pueden ser vagos. Estos incluyen ganglios linfáticos inflamados, especialmente en la axila o en la ingle, y un bulto o engrosamiento sin color debajo de la piel.

Qué sucede

El melanoma se desarrolla cuando las células normales de la piel productoras de pigmento que se llaman melanocitos se vuelven anormales, crecen de manera descontrolada e invaden los tejidos que las rodean. Por lo general, se desarrolla solo un melanoma a la vez. Si bien los melanomas pueden originarse en un lunar o en otro crecimiento de la piel que ya existe, la mayoría se origina en piel sin marcas.

Cuando el melanoma se detecta temprano, suele poder curarse con una operación para extraerlo. Pero después de que se propaga el melanoma, es más difícil de curar.

Los especialistas hablan sobre el pronóstico en términos de "tasas de supervivencia a 5 años". La tasa de supervivencia a 5 años indica el porcentaje de personas que aún están vivas 5 años o más después de que el cáncer se haya descubierto. Recuerde que estos son solo promedios. El caso de cada persona es diferente, y estos números no necesariamente reflejan lo que le sucederá a usted. La tasa de supervivencia a 5 años estimada para el melanoma es:2

  • 98% si el cáncer se detecta en forma temprana y si se trata antes de que se propague.
  • 62% si el cáncer se ha propagado al tejido cercano.
  • 15% si el cáncer se ha propagado más lejos, como al hígado, al cerebro o a los huesos.

Qué aumenta el riesgo

Un factor de riesgo para el melanoma es algo que incrementa su probabilidad de tener este cáncer. El tener uno o más de estos factores de riesgo puede hacer que sea más probable que usted tenga melanoma. Pero no quiere decir que definitivamente lo vaya a tener. Y muchas personas que tienen melanoma no tienen ninguno de estos factores de riesgo.

Los factores de riesgo para el melanoma incluyen:1

  • Demasiada exposición a los rayos UV del sol. Esto incluye:
    • Haber tenido quemaduras solares con ampollas alguna vez en la vida.
    • Tener una exposición intensa al sol de vez en cuando.
  • Piel clara que no se broncea y que tiende a quemarse o formar pecas, junto con ojos azules o verdes o pelo rojo o rubio.
  • Gran cantidad de lunares o más de un lunar atípico.
  • Un lunar grande que haya tenido desde el nacimiento.
  • Antecedentes personales o familiares de melanoma.
  • Cambios en los genes, como el cambio que provoca una enfermedad de la piel llamada Xerodermia pigmentosa.

Cuándo llamar al médico

La señal de advertencia más importante del melanoma es un cambio en el tamaño, en la forma o en el color de un lunar o de otro crecimiento de la piel (como una marca de nacimiento). Llame a su médico si tiene:

  • Algún cambio en un lunar, por ejemplo, en tamaño, forma, color, sensibilidad o dolor.
  • Un lunar que sangra.
  • Una zona descolorida debajo de una uña de los dedos de la mano o del pie que no sea causada por una lesión.
  • Un oscurecimiento general de la piel que no se relacione con la exposición al sol.

Llame a su médico de inmediato si le han diagnosticado melanoma y:

  • Tiene dificultades para respirar o tragar.
  • Tose o escupe sangre.
  • Vomita o evacua con sangre.
  • Su orina o sus heces son negras, y este oscurecimiento no surge de haber tomado hierro o Pepto-Bismol.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden ayudar a diagnosticar el melanoma:

Si se requiere otro tratamiento, el melanoma puede ser tratado por un dermatólogo, un cirujano, un cirujano plástico o reconstructivo o un oncólogo clínico.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Para detectar si hay melanoma y si se ha propagado o no, es posible que su médico:

Otras técnicas podrían incluir una fotografía de todo el cuerpo para detectar los cambios en cualquier lunar y observar los lunares nuevos que estén apareciendo en la piel normal. Es posible que se tome una serie de fotografías de las lesiones sospechosas. Después, las fotografías pueden usarse como una referencia inicial para compararlas con las fotografías de seguimiento.

Detección temprana de cáncer de piel

  • Hágase un autoexamen de la piel una vez al mes. Su pareja o un amigo cercano puede ayudarle a revisar lugares que son difíciles de ver, como el cuero cabelludo y la espalda.
  • Haga que su médico le examine cualquier cambio sospechoso en la piel. Asegúrese de ver a su médico al menos una vez al año. Es posible que precise controles con más frecuencia si tiene:

Generalidades del tratamiento

El melanoma puede curarse si se lo detecta y se lo trata en las etapas tempranas cuando solo afecta la piel. Si el melanoma se ha propagado, es mucho más difícil de tratar.

La cantidad y el tipo de tratamiento que precisa depende de la etapa.

Opciones de tratamiento

Los tratamientos para el melanoma incluyen:

  • Cirugía. Se saca el melanoma entero, junto con un borde (margen) de piel con aspecto normal.
  • Quimioterapia, la cual usa medicamentos para detener o retrasar el crecimiento de células cancerosas.
  • Inmunoterapia, la cual usa medicamentos para ayudar al sistema inmunitario del organismo a combatir el cáncer.
  • Terapia dirigida con inhibidores. Estos son medicamentos que inhiben, o previenen, el crecimiento de las células cancerosas bloqueando las señales dentro de la célula. Los inhibidores solamente se administran si una prueba genética indica que una persona tiene la mutación genética BRAF.

Melanoma metastásico y recurrente

El melanoma puede propagarse (metastatizar) a otras partes del cuerpo, donde puede causar tumores. Cuando el melanoma se ha propagado y aparece como un tumor en otra parte del cuerpo, a veces puede ser tratado con éxito con cirugía. Pero, además, el melanoma metastásico suele necesitar otros tratamientos, como la quimioterapia, interferón, inmunoterapia o radioterapia.

Es posible que el melanoma metastásico y el melanoma que no se puede extirpar con cirugía se traten con inhibidores.

El melanoma puede reaparecer después del tratamiento. Esto se llama melanoma recurrente. Todos los tratamientos mencionados arriba pueden usarse para el melanoma recurrente, así como:

  • Perfusión hipertérmica de miembro aislado. Si tiene el melanoma en el brazo o en la pierna, puede agregarse medicamento de quimioterapia a una solución caliente e inyectarse en el torrente sanguíneo de ese brazo o pierna. El flujo de sangre a ese miembro y desde él se detiene por un breve tiempo para que el medicamento pueda ir directamente al tumor.
  • Medicamentos inyectados directamente en el tumor.
  • Rayos láser que destruyen el tumor.

Si su melanoma no puede curarse, sus médicos tratarán de controlar síntomas, reducir complicaciones y mantenerlo cómodo.

Su médico podría recomendar que usted se una a un ensayo clínico si uno está disponible en su localidad. Los ensayos clínicos pueden ofrecer la mejor opción de tratamiento para personas que tienen cáncer metastásico. Los ensayos clínicos estudian otros tratamientos, como combinaciones de quimioterapia, vacunas e inmunoterapias. También están estudiando terapia dirigida.

Las citas de seguimiento regulares son importantes una vez que se le haya diagnosticado melanoma. Su médico establecerá un programa regular de evaluaciones que serán menos frecuentes con el paso del tiempo.

Para saber más sobre tratamientos específicos para melanoma, vaya al sitio web del National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer) en www.cancer.gov/cancertopics/types/melanoma.

Sus emociones

Enterarse de que tiene cáncer puede cambiar su vida. Quizás sienta que su mundo se ha dado vuelta y ha perdido todo el control. Hablar con familiares, amigos o un consejero puede ayudar mucho. Pregúntele a su médico sobre grupos de apoyo. O llame a la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society) (1-800-227-2345) o visite su sitio web en www.cancer.org.

Atención de apoyo

Su calidad de vida puede mejorar recibiendo cuidados paliativos para controlar sus síntomas.

Para algunas personas que tienen cáncer avanzado, llega un momento cuando el tratamiento para curar el cáncer ya no parece una buena opción. Esto puede deberse a que los efectos secundarios, la duración y los costos del tratamiento son mayores que la promesa de obtener una cura o alivio. Pero esto no es el final del tratamiento. Usted y su médico pueden decidir cuándo puede estar usted listo para un programa de cuidados paliativos.

Puede ser difícil decidir cuándo interrumpir un tratamiento para prolongar la vida y cambiar el enfoque hacia los cuidados al final de la vida.

Para aprender más sobre atención de apoyo, vea:

Prevención

Para ayudar a prevenir el cáncer de piel:

  • Protéjase la piel. Esto incluye mantenerse fuera del sol en las horas del mediodía y usar protector solar.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Cáncer de piel: Cómo protegerse la piel
  • Examínese la piel en forma regular y haga que su médico le revise la piel en todos los demás exámenes de salud, o al menos una vez al año.

Tratamiento en el hogar

El tratamiento en el hogar puede ayudarle a manejar los efectos secundarios que puede ocasionarle el tratamiento. Si su médico le da instrucciones o medicamentos para tratar estos síntomas, asegúrese de seguirlas. En general, los hábitos saludables, como alimentarse en forma equilibrada, dormir lo suficiente y hacer suficiente ejercicio pueden ayudar a controlar sus síntomas.

Estrés, pérdida de cabello e imagen corporal

  • El diagnóstico de melanoma y la necesidad de someterse a un tratamiento puede ser muy estresante. Es posible que pueda reducir el estrés si les expresa sus sentimientos a otras personas. Aprender técnicas de relajación también podría ayudarle a reducir el estrés.
  • La caída del cabello puede ser emocionalmente angustiante. No todos los medicamentos de quimioterapia causan caída de cabello. Y a algunas personas solo se les cae muy poco, de modo que solo lo pueden notar ellas. Hable con su médico sobre si la caída del cabello es un efecto secundario que es de esperarse con los medicamentos que va a recibir.
  • Sus sentimientos sobre su cuerpo podrían cambiar luego de que se le informe que tiene melanoma y que necesita seguir un tratamiento. Adaptarse a los cambios en la imagen del cuerpo podría implicar hablar abiertamente acerca de sus inquietudes con su pareja y hablar sobre sus sentimientos con su médico. Es posible que su médico también pueda remitirlo a grupos que pueden ofrecer más apoyo e información.

Tener cáncer puede cambiar su vida de muchas maneras. Para ayuda en cómo manejar estos cambios, vea el tema Cómo conseguir apoyo cuando tiene cáncer.

Medicamentos

Los medicamentos para el melanoma incluyen:

  • Medicamentos de inmunoterapia, como ipilimumab e interleucina-2 (IL-2).
  • Medicamentos de quimioterapia, como dacarbacina y temozolomida.
  • Inhibidores, como sorafenib y vemurafenib.

Los medicamentos usados para tratar melanoma pueden administrarse como tratamiento ambulatorio. Pero, a veces, las personas necesitan una breve hospitalización.

Los medicamentos pueden tomarse por vía oral o inyectarse en el torrente sanguíneo de modo que se desplacen por el organismo. Si tiene el melanoma en un brazo o en una pierna, puede agregarse medicamento de quimioterapia a una solución caliente que se inyecta en el torrente sanguíneo de esa extremidad. El flujo de sangre a ese miembro y desde él se detiene por un breve tiempo para que el medicamento pueda ir directamente al tumor. Esto se llama perfusión hipertérmica de miembro aislado.

Los efectos secundarios de algunos de los medicamentos para el melanoma pueden ser graves.

  • La dacarbacina y la temozolomida pueden provocar una reacción alérgica, náuseas y vómito intensos, problemas para el hígado y síntomas similares a los de la gripe, como fiebre, dolores y fatiga.
  • La interleucina-2 puede provocar presión arterial baja, ritmo cardíaco irregular, líquidos en los pulmones, fiebre y, en raras ocasiones, la muerte.
  • El ipilimumab puede ocasionar una reacción en contra de los propios tejidos de su organismo que puede ser grave o que incluso puede poner la vida en peligro, como colitis, hepatitis o inflamación de la piel, la glándula pituitaria, la glándula tiroidea o la glándula suprarrenal. Si ocurre esto, es posible que tenga que dejar de tomar ipilimumab y recibir tratamiento para los otros síntomas.
  • El vemurafenib puede provocar dolor articular, caída del cabello y salpullidos. También puede causar otros síntomas, como comezón en la piel, sensibilidad a la luz solar y cáncer de piel de células escamosas.

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más común para el melanoma. Se pueden extraer los ganglios linfáticos al mismo tiempo para ver si tienen cáncer. También se puede operar para extraer los ganglios linfáticos que tengan cáncer o para extirpar el melanoma que pueda haberse propagado a otras partes del cuerpo.

Opciones de cirugía

Los tipos de cirugía más comunes para tratar el melanoma incluyen:

  • Escisión. Esta operación extrae el melanoma y un poco del tejido alrededor de él.
  • Disección de los ganglios linfáticos (linfadenectomía). Esta es una operación para extraer los ganglios linfáticos para ver si tienen células cancerosas. O esto puede hacerse para extirpar ganglios linfáticos que son cancerosos.
  • Biopsia del ganglio linfático centinela. Esta cirugía extrae el primer ganglio linfático al cual puede haberse propagado el cáncer desde el tumor. Si este ganglio linfático no tiene ninguna célula cancerosa, es posible que entonces no tengan que extraerle más ganglios linfáticos.

Después de la extracción de un melanoma, es posible que se necesite un injerto de piel u otra cirugía reconstructiva, ya sea por motivos estéticos o para restablecer alguna función. Esto es lo más probable si el melanoma era un tumor grande o se encontraba en una etapa tardía.

Otro tratamiento

Radioterapia

La radioterapia es el uso de rayos X de alta energía para destruir células cancerosas y reducir el tamaño de tumores. No es tan eficaz en el tratamiento de melanoma como lo es para otros tipos de cáncer. Pero puede usarse para reducir el riesgo de que regrese el melanoma. O puede usarse cuando el melanoma se haya propagado a otras partes del cuerpo, como el cerebro o a un hueso.

Tratamientos complementarios

A veces, la gente usa terapias complementarias junto con tratamiento médico para ayudar a aliviar los síntomas y efectos secundarios de los tratamientos para el cáncer. Algunas de las terapias complementarias que pueden ser útiles incluyen:

Los tratamientos de cuerpo y mente como los mencionados anteriormente pueden ayudarle a sentirse mejor. Pueden hacer más fácil sobrellevar los tratamientos contra el cáncer. También pueden reducir el dolor crónico en la espalda, el dolor articular, los dolores de cabeza y el dolor de los tratamientos.

Antes de probar una terapia complementaria, hable con su médico sobre los posibles beneficios y efectos secundarios. Informe a su médico si ya está usando alguna de esas terapias. No tienen como fin reemplazar el tratamiento médico convencional.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

National Cancer Institute (NCI)
Dirección del sitio web: www.cancer.gov (o https://livehelp.cancer.gov/app/chat/chat_launch para ayuda en línea en vivo)

Skin Cancer Foundation
Dirección del sitio web: www.skincancer.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Bailey EC, et al. (2012). Cutaneous melanoma. In LA Goldman et al., eds., Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine, 8th ed., vol. 1, pp. 1416–1444. New York: McGraw-Hill.
  2. American Cancer Society (2012). Cancer Facts and Figures 2012. Atlanta: American Cancer Society. Available online: http://www.cancer.org/Research/CancerFactsFigures/CancerFactsFigures/cancer-facts-figures-2012.

Otras obras consultadas

  • Fisher RA, Larkin J (2010). Malignant melanoma (metastatic), search date March 2010. BMJ Clinical Evidence. Available online: http://www.clinicalevidence.com.
  • Habif TP, et al. (2011). Malignant melanoma, lentigo maligna. In Skin Disease: Diagnosis and Treatment, 3rd ed., pp. 518–526. Edinburgh: Saunders.
  • Halpern AC, Myskowski PL (2009). Malignant cutaneous tumors. In EG Nabel, ed., ACP Medicine, section 2, chap. 10. Hamilton, ON: BC Decker.
  • Markowitz O, Rigel DS (2010). Malignant melanoma. In MG Lebwohl et al., eds., Treatment of Skin Disease: Comprehensive Therapeutic Strategies, pp. 424–428. Edinburgh: Saunders Elsevier.
  • Marsden JR, et al. (2010). Revised U.K. Guidelines for the management of cutaneous melanoma 2010. British Journal of Dermatology, 163(2): 238–256. Also available online: http://www.bad.org.uk//site/622/default.aspx.
  • National Cancer Institute (2012). Melanoma Treatment PDQ—Patient Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/melanoma/Patient/page1/AllPages.
  • National Cancer Institute (2012). Skin Cancer Prevention PDQ—Health Care Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/prevention/skin/HealthProfessional.
  • National Cancer Institute (2012). Skin Cancer Prevention PDQ—Patient Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/prevention/skin/Patient.
  • National Comprehensive Cancer Network (2012). Melanoma. Clinical Practice Guidelines in Oncology, version 3. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/PDF/melanoma.pdf.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2012). Behavioral counseling to prevent skin cancer: Recommendation statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf11/skincancouns/skincancounsrs.htm.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Amy McMichael, MD - Dermatología
Última revisión 29 julio, 2013

Última revisión: 29 julio, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.