Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Enfermedad de Lyme

Generalidades del tema

¿Qué es la enfermedad de Lyme?

La enfermedad de Lyme es una infección transmitida por garrapatas. La enfermedad de Lyme se puede contraer mediante la picadura de una garrapata infectada. Sin embargo, la mayoría de las personas a quienes les ha picado una garrapata no contraen la enfermedad de Lyme. Aun así, es importante consultar al médico si tiene una garrapata adherida que no se puede quitar.

La enfermedad de Lyme es común en los Estados Unidos. También se puede encontrar en Canadá, Europa y Asia.

¿Qué causa la enfermedad de Lyme?

La enfermedad de Lyme es causada por bacterias. Las garrapatas infectadas propagan las bacterias al picar a personas o animales.

En los EE. UU. existen dos tipos de garrapatas que transmiten las bacterias de la enfermedad de Lyme. Son las siguientes:

Quítese las garrapatas tan pronto como las detecte. Generalmente, las garrapatas infectadas no propagan la enfermedad de Lyme hasta después de haber estado adheridas al menos 36 horas.

¿Cuáles son los síntomas?

Una señal de la enfermedad de Lyme es un salpullido rojo en forma redondeada que se extiende en el sitio de la picadura de la garrapata. Este salpullido puede ser muy extenso.

También es común la presencia de síntomas parecidos a los de la gripe. Es posible que las personas en las etapas tempranas de la enfermedad de Lyme se sientan muy cansadas y con dolores de cabeza, dolores musculares y articulares, y fiebre.

Estos síntomas pueden empezar en cualquier momento a partir del tercer día hasta un mes después de haber sido picado. Algunas personas no tienen ningún síntoma cuando están en las etapas tempranas de la enfermedad de Lyme. Y es posible que ni siquiera recuerden la picadura de garrapata.

Si la enfermedad de Lyme no se trata, puede tener síntomas más graves con el tiempo. Estos incluyen:

  • Hinchazón y dolor articular (como en la artritis).
  • Hormigueo y entumecimiento en las manos, los pies y la espalda.
  • Falta de energía que no mejora.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Mala memoria.
  • Debilidad o parálisis de los músculos de la cara.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Lyme?

Su médico le hará preguntas sobre sus síntomas. También le preguntará acerca de sus actividades para tratar de averiguar si ha estado en algún lugar donde hay garrapatas infectadas. Es posible que le hagan análisis de sangre para ver si tiene ciertos anticuerpos en la sangre que podrían indicar que tiene la enfermedad.

¿Cómo se trata?

El tratamiento principal para la enfermedad de Lyme es con antibióticos. Estos medicamentos suelen curar la enfermedad de Lyme a las 3 semanas de iniciar el tratamiento.

Es importante recibir tratamiento para la enfermedad de Lyme tan pronto como sea posible. Si no se trata, la enfermedad de Lyme puede causar problemas en la piel, las articulaciones, el sistema nervioso y el corazón. Estos pueden presentarse semanas, meses o incluso años después de la picadura de la garrapata. A menudo, los problemas mejoran con antibióticos, aunque en pocos casos pueden durar toda la vida.

¿Se puede prevenir la enfermedad de Lyme?

La mejor manera de prevenir la enfermedad de Lyme es protegerse de las garrapatas. Cúbrase la piel tanto como le sea posible cuando vaya a estar en zonas de árboles o pastizales. Use un sombrero, camisa de manga larga y pantalones con las perneras metidas en los calcetines. Y tenga en cuenta que es más fácil ver a las garrapatas en ropas de color claro.

Use un repelente de insectos que tenga un producto químico (como DEET, IR3535 o Picaridin) para alejar a las garrapatas. Revise si sus mascotas tienen garrapatas después de haber estado al aire libre. Usted no puede contraer la enfermedad de Lyme de su mascota. Pero su mascota puede traer garrapatas infectadas. Estas garrapatas pueden caerse de su mascota y adherirse a usted.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la enfermedad de Lyme:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Causa

La enfermedad de Lyme es causada por las bacterias Borrelia burgdorferi. Las garrapatas infectadas propagan las bacterias picando a las personas o a los animales.

En los EE. UU. existen dos tipos de garrapatas que transmiten las bacterias de la enfermedad de Lyme. Son las siguientes:

Los perros, los gatos y los caballos pueden infectarse con bacterias de la enfermedad de Lyme, pero no pueden transmitir la enfermedad a los seres humanos. Pero las garrapatas infectadas pueden caerse de los animales y luego picar e infectar a los seres humanos.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad de Lyme dependen de la etapa de la enfermedad. Es posible que note los primeros síntomas varias semanas o meses después de haber sido picado por una garrapata. Si la enfermedad no es tratada, puede progresar desde síntomas leves hasta discapacidades graves a largo plazo.

  • En la primera etapa, es posible que tenga un salpullido (eritema migratorio) en el sitio de la picadura de garrapata. También es posible que tenga falta de energía o dolor de cabeza y rigidez en el cuello. En ocasiones, las personas no tienen síntomas en esta etapa.
  • En la segunda etapa, los síntomas pueden incluir problemas con la memoria y dolor y debilidad en brazos y piernas.
  • En la tercera etapa, los síntomas pueden incluir hinchazón y dolor (como en la artritis) en las articulaciones, con incapacidad para controlar los músculos faciales, y entumecimiento y hormigueo en las manos, los pies o la espalda.

Si no tiene síntomas durante la etapa 1, los primeros síntomas pueden ser los correspondientes a las etapas 2 o 3.

Qué sucede

La enfermedad de Lyme es causada por la picadura de una garrapata infectada con bacterias. Cuando una garrapata infectada lo pica, las bacterias se desplazan a las glándulas salivales de la garrapata y luego dentro de su cuerpo a través de la piel. Una garrapata tarda aproximadamente 24 horas en adherirse a la piel y empezar a alimentarse. Generalmente, la garrapata debe estar adherida a usted durante más o menos 36 horas para que pueda transmitir la bacteria de la enfermedad de Lyme.

Hay tres etapas en la enfermedad de Lyme. Si la enfermedad no se trata, puede progresar por etapas desde síntomas leves hasta discapacidades graves a largo plazo.

Qué aumenta el riesgo

El principal factor de riesgo de la enfermedad de Lyme es la exposición a garrapatas infectadas con bacterias de la enfermedad de Lyme. En regiones donde la enfermedad de Lyme está extendida, como el noreste de los Estados Unidos y Canadá, existen varios factores que pueden aumentar el riesgo, incluyendo:

  • Pasar tiempo al aire libre durante los meses cálidos del año, cuando las garrapatas están más activas. Por lo general, esto sucede entre mayo y noviembre, con actividad máxima en junio y julio.
  • Tener mascotas que pasan tiempo tanto el interior como en el exterior del hogar. Estas pueden traer garrapatas infectadas al interior del hogar. Aunque los perros y los gatos pueden infectarse con bacterias de la enfermedad de Lyme, no pueden transmitir la enfermedad a los seres humanos. Pero las garrapatas infectadas pueden desprenderse del animal y luego picar e infectar a una persona.
  • Tener un cerco de piedra o un comedero para pájaros cerca de su casa. Muchas veces, los cercos de piedra se vuelven hogares para ratones, y los ratones se alimentan de las semillas caídas de los comederos para pájaros. Donde hay ratones, hay garrapatas.

Quítese las garrapatas de inmediato, tan pronto como las detecte. El riesgo de contraer la enfermedad de Lyme aumenta cuanto más tiempo esté adherida una garrapata a su cuerpo. En general, las garrapatas no pueden transmitir la enfermedad de Lyme hasta después de haber estado adheridas al menos 36 horas.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico si:

  • Una garrapata se adhiere a su cuerpo y no puede quitarse toda la garrapata.
  • Tiene un salpullido rojo circular que se expande en el curso de varios días, especialmente si sabe que ha estado expuesto recientemente a garrapatas. También podría tener síntomas similares a los de la gripe, como fatiga, dolor de cabeza, rigidez en el cuello, fiebre, escalofríos o dolores en el cuerpo.
  • Se siente muy cansado o tiene dolor articular (especialmente con enrojecimiento e hinchazón), latidos cardíacos irregulares, dolor de cabeza intenso o dolor en el cuello.
  • Está embarazada o amamantando, y cree que puede haber estado expuesta a garrapatas.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden diagnosticar y recetar un tratamiento para la enfermedad de Lyme o sus complicaciones:

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

La enfermedad de Lyme suele ser difícil de diagnosticar. Su médico revisará cuidadosamente sus antecedentes de salud y le realizará un examen físico para poder diagnosticar la enfermedad de Lyme en la etapa temprana. Es posible que le pregunte si ha visitado recientemente alguna zona en la que pudiera haber estado expuesto a garrapatas. El médico le preguntará acerca de sus síntomas y revisará si tiene señales físicas de la enfermedad de Lyme. La señal física más clara es un salpullido rojo circular que se expande (llamado eritema migratorio).

Las pruebas para la enfermedad de Lyme son análisis de sangre que ayudan a confirmar el diagnóstico de la enfermedad de Lyme. Estos análisis pueden detectar anticuerpos de las bacterias que causan la enfermedad de Lyme, pero es posible que no sean necesarios. La decisión sobre cuándo usar análisis de sangre para detectar la enfermedad de Lyme depende de si el médico cree firmemente que usted tiene la enfermedad de Lyme y de si los resultados de los análisis van a cambiar el curso de su tratamiento.

Se pueden hacer otras pruebas, como, por ejemplo, una biopsia de la piel, para confirmar el diagnóstico.

Si es posible, coloque la garrapata que se le adhirió en un frasco seco o en una bolsa de plástico (tipo "ziplock") y llévela con usted al médico. En ocasiones, se pueden realizar pruebas en la garrapata para ver si es portadora de la enfermedad de Lyme.

Generalidades del tratamiento

La enfermedad de Lyme se trata con antibióticos.

El tipo de antibiótico que le dé su médico y la cantidad de días que deberá tomarlo dependerá de los síntomas y de la etapa de la enfermedad en la que se encuentre. Hable con su médico si tiene preguntas acerca de su tratamiento con antibióticos.

Tratamiento temprano

El tratamiento con antibióticos en la etapa temprana de la enfermedad de Lyme es eficaz, y los síntomas suelen desaparecer en un lapso de 3 semanas de tratamiento.

Mientras más pronto se inicie el tratamiento después de la infección, más rápida y mejor será su recuperación.

Si la enfermedad de Lyme no se diagnostica ni trata hasta después de que aparecen los problemas, es posible que le lleve mucho tiempo mejorar. O podría necesitar más tratamiento.

Tratamiento posterior

Si la enfermedad empeora, las opciones de tratamiento incluyen:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina o el ibuprofeno. Generalmente, estos medicamentos son útiles para los síntomas de artritis que pueden presentarse en la etapa tardía de la enfermedad de Lyme.
  • Antibióticos. Estos se pueden usar para el dolor en las articulaciones causado por la artritis de Lyme crónica. Pero es posible que las articulaciones que han sido muy dañadas por la artritis de Lyme tarden mucho tiempo en mejorar, y tal vez, los antibióticos no mejoren los síntomas.
  • Antibióticos a largo plazo. Estos se usan comúnmente para tratar problemas del sistema nervioso, como hormigueo y entumecimiento o afecciones como la meningitis.
  • Antibióticos más otros tratamientos. Estos se utilizan para ayudar a las personas que tienen problemas cardíacos graves, como latidos cardíacos irregulares graves o pericarditis, derivados de la enfermedad de Lyme. Pero estos problemas son muy poco frecuentes. Los problemas cardíacos pueden empezar a mejorar por sí solos, incluso antes de empezar con los antibióticos o con otro tratamiento.

Las personas con parálisis facial parcial resultante de la enfermedad de Lyme pueden mejorar por sí solas sin tratamiento adicional.

Incluso después del tratamiento exitoso de la enfermedad de Lyme, puede volver a contraer la enfermedad. Por eso, es importante seguir protegiéndose de las picaduras de garrapatas.

Prevención

La enfermedad de Lyme se puede prevenir evitando y eliminando las garrapatas. También puede contraer nuevamente la enfermedad después de un tratamiento exitoso, por lo que es importante seguir protegiéndose de las picaduras de garrapatas.

La enfermedad de Lyme no es contagiosa y no se puede transmitir de persona a persona. Sin embargo, hay ciertas precauciones que puede tomar para prevenir la propagación de la enfermedad.

Si tiene activa la enfermedad de Lyme, no done sangre. Las bacterias que causan la enfermedad pueden transmitirse de esta manera. Si ha sido tratado por la enfermedad de Lyme, es posible que pueda donar sangre, pero verifíquelo primero con el banco de sangre.

Una mujer embarazada puede transmitir la enfermedad de Lyme al feto, pero son raros los casos confirmados. No se ha demostrado que la enfermedad de Lyme cause anomalías congénitas ni muerte fetal.

Medicamentos

Los antibióticos son el principal tratamiento para la enfermedad de Lyme. El primer curso de tratamiento de antibióticos casi siempre cura la infección. Pero si los síntomas continúan, es posible que se necesiten más pruebas.

El tipo de antibiótico recetado, la cantidad y si el medicamento se toma por vía oral, en forma de inyección o por vena (vía intravenosa o IV) dependerá de la gravedad de los síntomas y de cuánto tiempo haya tenido la enfermedad de Lyme.

  • Los antibióticos orales se recetan para la etapa temprana de la enfermedad de Lyme. También suelen recetarse primero para la artritis de Lyme crónica.
  • Los antibióticos intravenosos (IV) se utilizan si:
    • Su sistema nervioso es afectado en la etapa tardía de la enfermedad de Lyme y tiene fuertes dolores de cabeza, dolor de cuello, debilidad o entumecimiento en los brazos o piernas, o problemas para pensar o recordar.
    • Le han detectado bacterias de la enfermedad de Lyme o anticuerpos contra las bacterias en el líquido cefalorraquídeo.
  • Se pueden utilizar antibióticos ya sea por vía oral o intravenosa para tratar los síntomas de la etapa tardía de la enfermedad de Lyme.

¿Debe utilizar antibióticos?

Se pueden utilizar diferentes antibióticos para tratar a niños y adultos. La decisión de tomar medicamentos para la enfermedad de Lyme se puede basar en uno o más de los siguientes factores:

  • Tiene síntomas de la enfermedad de Lyme, especialmente el salpullido rojo circular, y antecedentes de exposición a garrapatas en regiones geográficas donde se sabe que existe la enfermedad de Lyme.
  • Los análisis de sangre muestran que tiene anticuerpos contra las bacterias de la enfermedad de Lyme en la sangre, en el líquido cefalorraquídeo o en el líquido sinovial.
  • Está embarazada o está amamantando y es picada por una garrapata.

En raras ocasiones, es posible que los síntomas de la enfermedad de Lyme no desaparezcan incluso después de que un tratamiento con antibióticos haya curado la infección. Hay una serie de posibles razones por las que los síntomas pueden tardar más tiempo en mejorar:

  • El daño a tejidos o nervios a causa de la enfermedad de Lyme no tratada puede ser grave o incluso irreversible.
  • Es posible que en realidad no tenga la enfermedad de Lyme o que tenga otra enfermedad al mismo tiempo con síntomas que no responden al tratamiento con antibióticos. La enfermedad de Lyme puede desencadenar fibromialgia o síndrome de fatiga crónica. O es posible que reciba un diagnóstico incorrecto de la enfermedad de Lyme, cuando en realidad tiene una afección de fatiga crónica.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Centers for Disease Control and Prevention: Division of Vector Borne Diseases (U.S.)
Dirección del sitio web: http://cdc.gov/ncezid/dvbd

Insect Repellents: Use and Effectiveness
Dirección del sitio web: http://cfpub.epa.gov/oppref/insect/index.cfm

Referencias

Otras obras consultadas

  • Halperin JJ, et al. (2007). Practice parameter: Treatment of nervous system Lyme disease (an evidence-based review): Report of the Quality Standards Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology, 69(1): 91–102.
  • Tompkins DC, Luft BJ (2009). Lyme disease and other spirochetal zoonoses. In DC Dale et al., eds., ACP Medicine, section 7, chap. 7. Hamilton, ON: BC Decker.
  • Wormser GP, et al. (2006). The clinical assessment, treatment, and prevention of Lyme disease, human granulocytic anaplasmosis, and babesiosis: Clinical practice guidelines by the Infectious Diseases Society of America. Clinical Infectious Diseases, 43(9): 1089–1134. [Erratum in Clinical Infectious Diseases, 45(7): 941.]

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Christine Hahn, MD - Epidemiología
Última revisión 21 agosto, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.