Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Cáncer: Cómo controlar las náuseas y el vómito causados por la quimioterapia

Introducción

De todos los efectos secundarios de la quimioterapia, las náuseas y el vómito son dos de los más angustiantes. Pero en muchos casos, las náuseas y el vómito pueden controlarse e incluso prevenirse.

  • Las náuseas y el vómito pueden controlarse e incluso prevenirse. El mejor plan de tratamiento es el establecido por usted y por su equipo de atención médica, basado en sus necesidades y sentimientos específicos. Usted es la autoridad acerca de lo bien que se siente y de las náuseas que tiene.
  • Los antieméticos (medicamentos para las náuseas) que se utilizan en la actualidad son muy buenos para prevenir y controlar las náuseas y el vómito. Su médico debería poder encontrar uno que funcione para usted.
  • Prevenga las náuseas. Cuando usted o su médico prevén que un tratamiento hará que se sienta muy mal, es mejor que tome antieméticos de antemano.
  • Existen muchas más maneras que le permitirán tener un alivio y que le harán sentirse mejor antes y después de sus tratamientos de quimioterapia.

Cómo

La mejor manera de controlar las náuseas y el vómito es empezar a tratarlos antes de comenzar la quimioterapia. Hable con su médico acerca de su plan de tratamiento. Averigüe si es probable que el medicamento para el cáncer que recibirá hará que se sienta mal. Pregúntele a su médico qué medicamentos están disponibles para prevenir las náuseas y el vómito. Hable acerca de sus inquietudes, por muy insignificantes que sean. Cuanto más sepa acerca de su tratamiento, se sentirá más en control y más fácil le resultará hablar al respecto con sus médicos y enfermeras.

Antieméticos

Los antieméticos suelen tomarse regularmente todos los días mientras dure la quimioterapia. A veces, es posible que se le pida que tome el medicamento antiemético "solo cuando sea necesario". Es posible que le den más de un tipo de medicamento antiemético. Los medicamentos para aliviar las náuseas incluyen ondansetrón (Zofran) y lorazepam (Ativan).

Los antieméticos pueden administrarse en pastillas que usted traga, así como por vía IV o en inyecciones. Algunos medicamentos se encuentran disponibles como supositorios, como cápsulas que se derriten en la boca, o como un parche que se pega a la piel.

Asegúrese de seguir las instrucciones de su médico para tomar los antieméticos y de informarle lo bien que están funcionando.

Si tiene náuseas y vómito después de la quimioterapia a pesar de tomar antieméticos, infórmele a su médico de inmediato. Es posible que la solución sea tomar un antiemético diferente. O bien, es posible que deba cambiarse el medicamento de quimioterapia.

Marihuana medicinal

Se ha demostrado que la marihuana, ya sea en su forma natural o como droga sintética, alivia las náuseas y el vómito causados por la quimioterapia. Aunque funcionó mejor que muchos de los antieméticos disponibles en el pasado, no parece funcionar tan bien como otros medicamentos disponibles actualmente. Y la marihuana puede causar efectos secundarios desagradables, que incluyen sequedad de boca, presión arterial baja y mareos, especialmente en personas mayores o en personas que no la han usado antes. Además, la legalidad de la marihuana para uso médico se sigue debatiendo en muchos países.

Algunos médicos aún usan la forma sintética de la marihuana para tratar las náuseas y el vómito. Estos medicamentos, como el dronabinol y la nabilona, no parecen dar tan buenos resultados como otros medicamentos disponibles actualmente, pero podrían resultar útiles para determinadas personas.

Terapia complementaria

Aunque los medicamentos son la principal manera de tratar las náuseas y el vómito, existen otros tratamientos que también han demostrado dar buenos resultados.1 Estos incluyen la ayuda de un terapeuta calificado que puede enseñarle a usar la mente y el cuerpo para controlar las náuseas y el vómito. Estas técnicas ayudan a detener las náuseas y el vómito anticipadores. Actúan relajándolo, distrayendo su atención, ayudándole a sentir que tiene el control y haciéndole sentir menos desolado. Estos tratamientos incluyen:

  • Biorretroalimentación ("biofeedback"). La biorretroalimentación utiliza la mente para controlar una función corporal que el cuerpo normalmente regula por sí mismo, como la temperatura de la piel, la tensión muscular o la frecuencia cardíaca.
  • Imágenes guiadas. Son una serie de pensamientos y sugerencias que dirigen su imaginación hacia un estado de relajación y concentración. Esta técnica puede ayudarle a bloquear mentalmente las náuseas y el vómito.
  • Distracción. Por ejemplo, cuando se administra quimioterapia a niños se podría utilizar un videojuego para ayudarles a que su mente se abstraiga de lo que está pasando. Esto también podría ayudar a bloquear mentalmente las náuseas y el vómito.
  • Relajación muscular progresiva. Esta es una técnica en la que aprende a relajarse tensionando y, luego, relajando los diferentes grupos musculares, de a uno por vez.
  • Autohipnosis. Un terapeuta puede enseñarle a hipnotizarse a sí mismo. Algunas personas pueden aprender a hacerlo leyendo libros.

Acupuntura y acupresión

Algunos estudios han demostrado que la acupuntura es un tratamiento eficaz para las náuseas y el vómito causados por la quimioterapia.2 Su médico podría remitirlo a un acupunturista calificado.

También puede intentar con acupresión. Se utiliza la presión constante en el punto P6 para prevenir o reducir las náuseas. El punto P6 se encuentra en la parte interna del brazo, siguiendo la línea del dedo medio. Se encuentra cerca de la muñeca, a un sexto de la distancia entre la muñeca y el codo. Puede presionar con el pulgar o con un dedo en el brazo, o probar usando muñequeras (como las Sea-Bands) que presionan un disco de plástico sobre el punto P6 de cada brazo.

Nutrición

Alimentarse bien podría parecer una manera extraña de tratar las náuseas y el vómito, pero es muy importante. Como paciente de cáncer, necesita alimentos nutritivos para que le ayuden a sentirse mejor, mantener su fuerza y su energía, mantener su peso y conservar su capacidad de combatir las infecciones y recuperarse lo más rápido posible.

A continuación le indicamos algunos consejos para alimentarse bien durante la quimioterapia:

  • Coma comidas o refrigerios pequeños y frecuentes. Dese el gusto eligiendo las comidas que más le gustan.
  • Aproveche al máximo los días en que su apetito es bueno.
  • Pida ayuda a amigos y familiares para hacer las compras y preparar las comidas. Considere la posibilidad de que le envíen las comidas a su hogar o de almorzar en un centro comunitario o para adultos mayores.
  • Los suplementos nutricionales son convenientes y pueden ayudarle a obtener las calorías y las proteínas adicionales que necesita. Pruebe varios hasta descubrir cuáles tienen mejores resultados para usted. Su médico, su enfermera o su dietista puede ayudarle y podría darle muestras de estos suplementos para probarlos.
  • ¿Hay una hora del día en la que puede comer más? Muchas personas sienten que el desayuno es el mejor momento. Trate de comer más en ese momento del día en que sienta que puede.
  • No se obligue a comer cuando tiene náuseas.
  • Coma alimentos fríos o a temperatura ambiente.
  • Mantenga la boca limpia y cepíllese los dientes después de vomitar.
  • Abra una ventana o encienda un ventilador para tener aire fresco.
  • Evite escuchar, ver y oler aquello que le hace sentir mal.
  • Cuando no tenga ganas de comer las comidas que come habitualmente, pruebe con jugo de manzana o de uva, tés suaves, caldos claros, pan tostado seco, cereal cocido y postres de gelatina. No beba jugos cítricos ni limonada.
  • Pruebe el jengibre, como jengibre dulce o té de jengibre. El verdadero jengibre —no los saborizantes de jengibre— ayuda a reducir las náuseas.
  • Coma una comida o un refrigerio ligeros antes de la cita de quimioterapia para tener algo en el estómago.
  • Si su quimioterapia es del tipo que dura varias horas, en lugar de algunos minutos, lleve una comida o un refrigerio ligeros. Su centro de tratamiento debería tener un refrigerador y un horno de microondas disponible para su uso.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. National Cancer Institute (2013). Nausea and Vomiting PDQ—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/supportivecare/nausea/HealthProfessional.
  2. National Cancer Institute (2011). Acupuncture PDQ—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/cam/acupuncture/healthprofessional.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Michael Seth Rabin, MD - Oncología medica
Última revisión 11 septiembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.