Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Juanetes

Generalidades del tema

Un juanete

¿Qué es un juanete?

Un juanete es un agrandamiento de hueso o de tejido alrededor de la articulación en la base del dedo gordo del pie. El dedo gordo puede desviarse hacia el segundo dedo del pie. Los tejidos alrededor de la articulación pueden estar hinchados y sensibles.

Un bulto huesudo en la base del dedo pequeño se llama juanetillo o juanete de sastre. El dedo pequeño también se dobla hacia adentro y la articulación se hincha o se agranda.

¿Qué causa un juanete?

Puede tener juanetes si:

  • La forma de su pie ejerce demasiada presión sobre la articulación de su dedo gordo del pie. Como los juanetes pueden ser hereditarios, algunos expertos creen que la forma heredada de los pies hace que algunas personas tengan más probabilidades de tenerlos.
  • Su pie gira demasiado hacia adentro cuando camina. Una rotación moderada hacia adentro, o pronación, es normal. Pero pueden ocurrir daños y lesiones con demasiada pronación.
  • Tiene pies planos.
  • Usa a menudo zapatos demasiado apretados.

Todo esto puede ejercer presión sobre la articulación del dedo gordo del pie. Con el tiempo, la presión constante obliga al dedo gordo del pie a desalinearse y lo hace flexionarse hacia los otros dedos del pie.

¿Cuáles son los síntomas?

Es posible que su juanete no le cause ningún síntoma. O podría tener dolor en el dedo gordo, la piel enrojecida o irritada sobre el juanete e hinchazón en la base del dedo gordo. El dedo gordo del pie puede apuntar hacia los otros dedos y causar problemas en estos, como el dedo en martillo. Un juanetillo puede causar síntomas similares en la base del dedo pequeño del pie.

¿Cómo se diagnostican los juanetes?

Su médico le hará preguntas acerca de su salud anterior y le examinará cuidadosamente el dedo del pie y la articulación. Algunas de las preguntas podrían ser: ¿Cuándo empezaron los juanetes? ¿Qué actividades o zapatos le empeoran los juanetes? ¿Le duele alguna otra articulación? El médico le examinará el dedo del pie y la articulación, y le revisará su amplitud de movimiento. Esto se hace mientras está sentado y mientras está de pie de modo que el médico pueda ver el dedo y la articulación en reposo y cuando sostienen peso.

A menudo se usan radiografías para detectar problemas óseos o para descartar otras causas de dolor e hinchazón. A veces se hacen otras pruebas, como análisis de sangre o artrocentesis (extracción de líquido de una articulación para analizar), para detectar otros problemas que puedan causar dolor e hinchazón en las articulaciones. Estos problemas podrían incluir gota, artritis reumatoide o una infección articular.

¿Cómo se tratan?

Actualmente, no hay evidencia sólida que indique cuál es el mejor tratamiento para los juanetes. Pero en la mayoría de los casos, puede tratarlos en el hogar. Esto incluye tomar medicamentos que puede comprar sin una receta para aliviar el dolor del dedo del pie. También ayuda usar zapatos que no le hagan doler los pies. Por ejemplo, evite tacones altos o zapatos estrechos. Puede usar almohadillas para proteger los juanetes y, en algunos casos, puede usar plantillas hechas a medida (ortopédicas).

Evite actividades que ejerzan presión sobre el dedo gordo del pie y sobre el pie. Pero no deje de hacer ejercicio a causa del dolor en el dedo del pie. Pruebe actividades que no sobrecarguen mucho el pie, como la natación o el ciclismo.

La cirugía para corregir un juanete puede ser una opción si el dolor no se alivia con otro tratamiento. Existen diferentes tipos de cirugías para juanetes. Usted y su médico pueden decidir cuál es el mejor para usted.

¿Cómo puede prevenir los juanetes?

El calzado apropiado puede prevenir los juanetes. Use zapatos amplios que tengan punta ancha y grande (la parte que rodea los dedos), tacón bajo o plano y buen soporte para el arco. Evite zapatos apretados, estrechos o de taco alto que ejerzan presión sobre la articulación del dedo gordo del pie.

Los medicamentos no previenen ni curan los juanetes.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de los juanetes:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Cómo vivir con juanetes:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Juanetes: ¿Debería realizarme una cirugía?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Problemas en los pies: Cómo encontrar los zapatos adecuados

Causa

Los juanetes podrían ser causados por una mecánica del pie que hace que haya demasiada presión en la articulación en la base del dedo gordo (articulación metatarsofalángica). Un movimiento anormal del pie llamado pronación excesiva, tener una determinada forma del pie como el pie plano y usar zapatos que aprietan los dedos de los pies o que desvían el peso a los dedos (como los zapatos de tacón alto) pueden contribuir a la presión. Con el tiempo, la presión constante obliga al dedo gordo a desalinearse y lo hace rotar gradualmente hacia los otros dedos (desplazamiento).

Un juanetillo, o juanete de sastre, es uno que se forma en la base del dedo pequeño del pie. Cuando el hueso largo que se conecta con el dedo (metatarso) se dobla hacia afuera, el dedo pequeño se dobla hacia adentro y la articulación se hincha o se agranda.

Otros factores que pueden provocar la formación de un juanete incluyen:

  • Ligamentos sueltos en el pie.
  • Lesión anterior en el pie.
  • Dedo en martillo o extracción (amputación) del segundo dedo. Cuando la articulación del segundo dedo se eleva, como en el dedo en martillo, o falta el segundo dedo, es más fácil que el dedo gordo se desvíe hacia los otros dedos.
  • Desarrollo anormal del pie.
  • Artritis.

Síntomas

Es posible que su juanete no le cause ningún síntoma. Si usted en efecto tiene síntomas, estos pueden incluir:

  • Hinchazón o agrandamiento de la articulación metatarsofalángica en la base del dedo gordo.
  • Desplazamiento del dedo gordo hacia los otros dedos.
  • Enrojecimiento de la articulación.
  • Dolor o rigidez articular.
  • Irritación de la piel sobre el juanete.

Un juanetillo causa síntomas que se producen en la base del dedo pequeño.

Los juanetes y sus síntomas se forman gradualmente. A veces se confunden con síntomas de gota, pero el dolor de la gota aparece de repente y puede ser más intenso que el dolor de un juanete. El dolor y la hinchazón de la gota tienden a suceder en episodios, mientras que el dolor del juanete es más constante. A diferencia de un juanete, la gota no suele provocar deformidad articular. Para obtener más información, vea el tema Gota.

Qué sucede

Los juanetes en el dedo gordo del pie a menudo comienzan cuando un movimiento anormal del pie llamado pronación excesiva transfiere el peso al borde interno de la planta del pie. Este y otros factores, como tener pie plano y usar zapatos apretados, pueden sobrecargar demasiado la articulación en la base del dedo gordo y hacer que el dedo gordo de doble hacia los dedos más pequeños.

Un juanete puede afectar los otros dedos. Como resultado de la presión del dedo gordo que se desplaza hacia los otros dedos, usted puede llegar a tener:

Un juanete puede aumentar el riesgo de osteoartritis en la articulación del dedo gordo.

Qué aumenta el riesgo

Los juanetes pueden formarse en cualquier momento y se encuentran tanto en niños como en adultos. Usted tiene un riesgo mayor de tener juanetes si:

  • Es mujer. Las mujeres tienen probabilidades mucho más altas de tener juanetes que los hombres.
  • Usar zapatos que son demasiado apretados o estrechos, demasiado pequeños o de tacón alto. Esta es una razón por la que los juanetes ocurren con más frecuencia en mujeres. Los zapatos de los hombres tienden a ajustarse a la medida real de sus pies en forma más precisa.
  • Girar el pie hacia adentro en forma anormal al caminar (pronación excesiva).
  • Tener antecedentes familiares de juanetes.
  • Tener artritis reumatoide, la cual puede causar hinchazón y deformidad alrededor de la articulación del dedo gordo (y otras articulaciones).
  • Tener gota, una forma de artritis que suele tener lugar en la articulación del dedo gordo del pie.
  • Tener un trabajo o pasatiempo (como correr) que impone una carga considerable en el pie.
  • Tener pie plano o arcos vencidos.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico si:

  • Tiene dolor intenso en el dedo gordo que interfiere en su andar o en sus actividades diarias.
  • El dedo gordo del pie comienza a superponerse al segundo dedo (desplazamiento).
  • Usted tiene diabetes o enfermedad de las arterias periféricas y la piel sobre el juanete está irritada, enrojecida o agrietada. La diabetes y la enfermedad de las arterias periféricas pueden reducir la circulación de la sangre y la sensibilidad en los pies. Puede producirse una infección más rápidamente y puede conducir a otros problemas graves.
  • El dolor del dedo gordo no mejora después de 2 a 3 semanas de tratamiento en el hogar.

Espera vigilante

La espera vigilante es un período durante el cual usted y su médico observan su afección o los síntomas sin usar un tratamiento médico. La espera vigilante puede ser adecuada si el dolor del juanete no es grave. En este caso, pruebe el tratamiento en el hogar, como aplicarse hielo para aliviar el dolor o usar calzado cómodo. Si no hay una mejoría después de 2 a 3 semanas de tratamiento en el hogar, llame a su médico.

A quién consultar

Los síntomas de un juanete los pueden evaluar y tratar:

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Si usted tiene un juanete, notará un bulto en la articulación del dedo gordo del pie. El dedo gordo puede girar hacia el segundo dedo (desplazamiento), y los tejidos que rodean a la articulación pueden estar hinchados y sensibles.

Los juanetes se diagnostican mediante una evaluación de los antecedentes de salud y un examen físico. Esto puede incluir:

  • Preguntas acerca de la evolución de sus síntomas, incluyendo cuándo empezaron, qué actividades o zapatos los empeoraron y si le duelen otras articulaciones.
  • Examen del dedo del pie y la articulación y evaluación de su amplitud de movimiento. Esto se hace mientras usted está sentado y mientras está de pie para que el dedo y la articulación se puedan ver tanto en reposo como cuando soportan peso.
  • Evaluación de sus reflejos, su pulso y su sensibilidad para descartar otros problemas.

Pruebas que podrían realizarse

Las radiografías a menudo se usan para determinar el grado de deformidad ósea o para descartar otras causas de dolor e hinchazón. Si se considera operar, las radiografías pueden ayudar a su médico a determinar el tipo de cirugía que será más útil para tratar los síntomas. Las radiografías suelen hacerse mientras está de pie de modo que el pie esté soportando peso. En algunos casos, también se usan resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés), tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés), o una gammagrafía ósea.

A veces se realizan más pruebas, como análisis de sangre o artrocentesis (extracción de líquido de una articulación para análisis), si se sospecha de otras afecciones que pueden causar dolor articular e hinchazón, como gota, artritis reumatoide o una infección articular.

Generalidades del tratamiento

Si usted tiene un juanete, pero no tiene dolor ni molestias, es posible que no necesite tratamiento. Las metas del tratamiento para los juanetes son aliviar el dolor del pie para que no le restrinja las actividades diarias, así como prevenir que empeore el juanete.

La mayoría de los juanetes pueden tratarse en el hogar. En algunos casos, se considera operar.

Tratamiento no quirúrgico

El tratamiento no quirúrgico suele usarse para reducir la presión en el dedo gordo y aliviar el dolor. El tratamiento incluye:

  • Usar zapatos amplios que tengan punta ancha y larga (la zona que rodea los dedos del pie), tacón bajo o plano y buen soporte para el arco. Evite zapatos apretados, estrechos o con tacones altos que ejerzan presión sobre la articulación del dedo gordo del pie.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Problemas en los pies: Cómo encontrar los zapatos adecuados
  • Usar almohadillas para juanetes, soportes para el arco o plantillas a medida (ortopédicas). Pueden ayudar a redistribuir su peso mientras está caminando y quitar presión de su dedo gordo. Pídale a su médico que le ayude a elegir el tipo adecuado de almohadillas.
  • Usar parches para durezas ("moleskin") o parches de fieltro sobre las zonas de presión o alrededor de ellas, para proteger el juanete del roce de los zapatos.
  • Tomar medicamentos sin receta para aliviar el dolor y reducir la hinchazón. Como ejemplos, se incluyen acetaminofén (como Tylenol) y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno o aspirina. Hable con su médico acerca de qué analgésico (medicamento para el dolor) es mejor para usted.
  • Usar hielo para aliviar el dolor y reducir hinchazón. Aplíquese hielo en la articulación por un término de 10 a 20 minutos cada vez. Póngase un paño delgado entre el hielo y la piel. Elevar el pie de modo que su dedo gordo esté a un nivel más alto que su corazón.

No se ha demostrado que la fisioterapia, las férulas o los dispositivos ortopédicos sean eficaces para tratar los juanetes. Pero estos tratamientos podrían ser útiles para algunas personas.

Tratamiento quirúrgico

Si el tratamiento no quirúrgico no ha aliviado el dolor en el dedo del pie y usted no puede hacer sus actividades normales, o si tiene un juanete grave, tal vez le convendría considerar un tratamiento quirúrgico. La cirugía de juanetes se hace para ayudar a restablecer la alineación normal de la articulación del dedo y aliviar el dolor.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Juanetes: ¿Debería operarme?

Existen diferentes tipos de cirugía de juanetes: el mejor tipo de cirugía para usted depende de la gravedad de su juanete y de la experiencia que tenga su cirujano. Busque un cirujano que haga muchas clases de cirugía de juanetes regularmente. Cada juanete es diferente y la cirugía tiene que estar adaptada a cada caso.

Prevención

El calzado adecuado puede ayudar a reducir el riesgo de tener juanetes.

Impedir que el pie gire demasiado hacia adentro (pronación excesiva) al caminar o al correr puede ayudar a prevenir los juanetes. Se ha vinculado una pronación excesiva del pie con la formación de juanetes. Tal vez pueda prevenir la pronación excesiva usando zapatos con soporte o usando soportes para el arco. Si todavía tiene pronación excesiva, su médico podría sugerirle que le hagan plantillas ortopédicas para zapatos hechas a medida para usted.

Tratamiento en el hogar

El tratamiento en el hogar puede ayudar a aliviar el dolor en el dedo gordo del pie y puede prevenir que empeore el juanete. El tratamiento en el hogar incluye:

  • Evitar actividades que sobrecarguen el dedo gordo del pie y el pie. No deje de hacer ejercicio a causa del dolor en el pie. Pruebe actividades que no sobrecarguen mucho el pie, como la natación o el ciclismo.
  • Usar zapatos amplios que tengan punta ancha y grande (la zona que rodea los dedos del pie), tacón bajo o plano y buen soporte para el arco. Evite zapatos apretados, estrechos o con tacones altos que ejerzan presión sobre la articulación del dedo gordo del pie.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Problemas en los pies: Cómo encontrar los zapatos adecuados

Para aliviar el dolor en el dedo del pie:

  • Use analgésicos de venta libre como acetaminofén (Tylenol, por ejemplo) y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno o aspirina. Hable con su médico acerca de qué analgésico le conviene a usted.
  • Aplíquese hielo en la articulación por un lapso de 10 a 20 minutos por vez. Póngase un paño delgado entre el hielo y la piel. Eleve el pie de modo que su dedo esté a un nivel más alto que su corazón.
  • Pruebe almohadillas para juanetes, soportes para el arco o plantillas a medida (ortopédicas) justo detrás de la articulación del dedo gordo en la planta del pie. Esto redistribuye su peso mientras está caminando y quita presión del dedo gordo. Pídale a su médico que le ayude a elegir el tipo adecuado de almohadillas. Una revista de estudios ha indicado que, en comparación con no hacerse ningún tratamiento, las plantillas redujeron el dolor del juanete después de 6 meses de uso, pero no marcaron una diferencia en el dolor después de 12 meses de uso.1
  • Colóquese un parche para durezas o parches de fieltro sobre las zonas de presión o alrededor de ellas, para proteger al juanete del roce de los zapatos.
  • Estire las partes de los zapatos que rocen las zonas doloridas. Busque una tienda de reparación de zapatos o un zapatero que estire zapatos, o pídale a su médico que le recomiende alguno. Tal vez quiera buscar un fabricante de zapatos que haga zapatos especiales o a medida para personas con problemas del pie.

Para niños con juanetes, usar plantillas ortopédicas para corregir un andar en que el pie gira hacia adentro (pronación excesiva) es cuestionable. Algunos estudios indican que los juanetes en niños podrían no estar relacionados con la pronación.1

Los niños que tienen juanetes deberían ver a un médico si el dolor en el pie limita su actividad. En algunos casos, el médico podría recomendar cirugía.

Medicamentos

Los medicamentos no previenen ni curan los juanetes. Pero pueden aliviar el dolor y la inflamación y permitirle hacer sus actividades diarias normales.

Si su dolor en el dedo no es intenso, puede probar primero con medicamentos de venta libre, como:

Cirugía

La cirugía de juanetes suele consistir en hacer una incisión arriba o al costado de la zona de la articulación del dedo gordo y extirpar o realinear el tejido blando y el hueso. Las metas de la cirugía para los juanetes son:

  • Aliviar el dolor y restablecer la alineación normal de la articulación del pie.
  • Restablecer, lo más posible, la distribución normal del soporte de peso en el pie.
  • Permitirle retornar a sus actividades normales.

Tal vez tenga que considerar operarse si su juanete le provoca un dolor intenso y persistente que le restringe sus actividades diarias o si tiene una deformidad grave del pie.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Juanetes: ¿Debería operarme?

No es recomendable que se opere si:

  • No ha probado un tratamiento no quirúrgico.
  • Tiene otros problemas de salud que hacen que una cirugía sea peligrosa. Si tiene diabetes, trastornos neuromusculares o problemas circulatorios que limitan el flujo de la sangre a sus pies, hable sobre los riesgos de la cirugía con su médico. Tales afecciones aumentas las probabilidades de complicaciones después de la cirugía.
  • Tiene expectativas poco realistas sobre los resultados de la cirugía (como poder usar cualquier clase de zapato).

A los deportistas, a los niños y a las personas con determinados problemas de salud, generalmente, se les recomienda adoptar un enfoque conservador y no quirúrgico al considerar un tratamiento para los juanetes.

Para pensar

No se hacen artroplastias (cirugía para reemplazar una articulación) a menudo para reparar juanetes. Si su médico le recomienda una artroplastia, consiga una segunda opinión.

Algunas cuestiones para considerar al decidir si se va a operar de un juanete:

  • El tipo de cirugía que se haga depende no solamente de la gravedad del juanete, sino también de la experiencia de su cirujano. Busque un cirujano que haga muchos tipos diferentes de cirugía de juanetes regularmente. Cada juanete es diferente, y la cirugía necesita adaptarse a cada caso. Las investigaciones no indican qué tipo de cirugía conviene.
  • Los juanetes pueden reaparecer después de una operación, especialmente si sigue usando zapatos estrechos o de tacón alto.
  • Sus expectativas pueden influir en su satisfacción con la cirugía. Por ejemplo, a pesar de que la cirugía puede mejorar el aspecto del pie, aquellos para quienes la apariencia es el principal motivo de la cirugía suelen desilusionarse con los resultados. Hable de sus expectativas con su médico.
  • La cirugía puede reducir la flexibilidad de la articulación del dedo gordo, lo cual podría ser una inquietud si usted es una persona activa y necesita una amplitud de movimiento completa en el dedo gordo.
  • Después de la cirugía, no podrá pisar con el pie por un tiempo.

Otro tratamiento

Las opciones de tratamiento para juanetes incluyen soportes para el arco, plantillas ortopédicas a medida y zapatos a medida. Todos estos cambian temporalmente el modo en que los huesos, los músculos y los ligamentos del pie funcionan juntos. No curan el juanete, pero pueden ayudar a aliviar algunos problemas estructurales que están contribuyendo a este:

  • Reduciendo la presión en la articulación del dedo gordo.
  • Previniendo que el pie gire demasiado hacia adentro (pronación excesiva) al caminar o al correr. La pronación excesiva del pie ha sido vinculada con la formación de juanetes.
  • Ayudando a mantener la articulación del pie en una alineación más normal y controlando el acortamiento de ligamentos y otros tejidos que puedan estar haciendo que la articulación se desalinee.

Los soportes para el arco pueden conseguirse sin receta. Las plantillas y los zapatos hechos a medida se venden con receta y se ajustan profesionalmente a su pie.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS)
Dirección del sitio web: www.orthoinfo.aaos.org

American Podiatric Medical Association
Dirección del sitio web: www.apma.org

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Ferrari J (2009). Bunions, search date May 2008. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Orthopaedic Surgeons and American Academy of Pediatrics (2010). Hallux valgus. In JF Sarwark, ed., Essentials of Musculoskeletal Care, 4th ed., pp. 819–821. Rosemont, IL: American Academy of Orthopaedic Surgeons.
  • Perera AM, et al. (2011). The pathogenesis of hallux valgus. Journal of Bone and Joint Surgery, American Version, 93(17): 1650–1661.
  • Vanore JV, et al. (2003). Diagnosis and treatment of first metatarsophalangeal joint disorders. Section 1. Hallux valgus. Journal of Foot and Ankle Surgery, 42:(3) 112–123.

Créditos

Por El personal de Healthwise
William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Gavin W.G. Chalmers, DPM - Podólogo y cirugía podológica
Última revisión 5 agosto, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.