Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Infecciones urinarias en adolescentes y adultos

Generalidades del tema

El aparato urinario

¿Es para usted este tema?

Este tema trata sobre las infecciones de las vías urinarias en adolescentes y adultos. Para información sobre infecciones en bebés y niños pequeños, vea el tema Infecciones urinarias en niños.

¿Qué es una infección de las vías urinarias?

Las vías urinarias es el sistema que hace la orina y la lleva hacia fuera de su cuerpo. Incluye su vejiga y riñones, y los conductos que los conectan. Cuando los microbios ingresan en este sistema, pueden causar una infección.

La mayoría de las infecciones urinarias son infecciones de la vejiga. Una infección en la vejiga no suele ser grave si se trata de inmediato. Si no se trata una infección en la vejiga, esta puede propagarse a los riñones. Una infección renal es grave y puede causar daños permanentes.

¿Qué causa las infecciones de las vías urinarias?

Por lo general, los microbios ingresan en el sistema a través de la uretra, el conducto que transporta la orina desde la vejiga hasta eliminarla del cuerpo. Los microbios que suelen causar estas infecciones viven en el intestino grueso y se encuentran en las heces. Si estos microbios ingresan en la uretra, pueden desplazarse hasta la vejiga y los riñones, y causar una infección.

Las mujeres suelen contraer infecciones en la vejiga con más frecuencia que los hombres. Esto probablemente se debe que las mujeres tienen una uretra más corta y, por lo tanto, resulta más fácil para los microbios llegar hasta la vejiga. Tener relaciones sexuales puede hacer que los microbios lleguen a la uretra de una mujer con mayor facilidad.

Podría tener más probabilidades de contraer una infección si tiene diabetes o está embarazada. Las probabilidades de contraer una infección en la vejiga son más altas si tiene algún problema que cause la obstrucción del flujo de orina de la vejiga. Por ejemplo, tener cálculos renales o agrandamiento de la próstata.

Por motivos que no se comprenden completamente, algunas mujeres contraen infecciones en la vejiga una y otra vez.

¿Cuáles son los síntomas?

Podría tener una infección si tiene algunos de estos síntomas:

  • Siente dolor o ardor al orinar.
  • Siente la necesidad de orinar con frecuencia, pero cuando lo hace no orina mucha cantidad.
  • Tiene dolor en la parte inferior del abdomen.
  • Su orina está turbia, se ve rosada o rojiza, o tiene un olor desagradable.
  • Siente dolor en un lado de la espalda debajo de las costillas. Allí es donde están los riñones.
  • Tiene fiebre y escalofríos.
  • Vomita y tiene náuseas.

Llame a su médico de inmediato si piensa que tiene una infección y:

  • Tiene fiebre, náuseas y vómito, o siente dolor en un lado de la espalda debajo de las costillas.
  • Tiene diabetes, problemas en los riñones o un sistema inmunitario débil.
  • Tiene más de 65 años.
  • Está embarazada.

¿Cómo se diagnostican las infecciones de las vías urinarias?

Su médico le pedirá una muestra de orina. Se realizará una prueba para ver si la muestra tiene microbios que causan infecciones en la vejiga.

Si tiene infecciones con frecuencia, es posible que necesite realizarse pruebas adicionales para averiguar el motivo.

¿Cómo se tratan?

Los antibióticos recetados por su médico generalmente curarán una infección de la vejiga. Podría ser útil beber abundante agua y otros líquidos, y orinar con frecuencia, para vaciar la vejiga cada vez.

Si su médico le receta antibióticos, tome las pastillas exactamente como se le indicó. No dejes de tomarlos solo porque te sientas mejor. Debe tomarlas todas para no enfermarse otra vez.

¿Pueden prevenirse las infecciones de las vías urinarias?

Es posible que pueda ayudar a prevenir estas infecciones.

  • Tómese tiempo para vaciar la vejiga lo más posible cuando orine.
  • Si usted es una mujer que está sexualmente activa, trate de orinar poco después de tener relaciones sexuales.
  • Si usted es una mujer que ha pasado la menopausia y tiene infecciones urinarias (UTI, por sus siglas en inglés) recurrentes, es posible que usar estrógeno vaginal le ayude.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de las infecciones de las vías urinarias:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Cómo vivir con infecciones que siguen apareciendo:

Causa

Las bacterias que entran en la uretra y se desplazan por las Vías urinarias son la causa más común de infecciones urinarias (UTI, por sus siglas en inglés). Las bacterias que normalmente viven en el intestino grueso y que están en las heces (excremento) son la fuente más común de infección. Las relaciones sexuales pueden desplazar las bacterias a las vías urinarias, especialmente en mujeres. Las sondas, que son tubos pequeños y flexibles que se insertan en la vejiga para permitir que drene orina, son una fuente común de infección bacteriana en personas que están en hospitales o que viven en centros de atención a largo plazo.

A veces, las bacterias viajan por el sistema linfático o sanguíneo, causando infecciones renales o de la vejiga.

Los cálculos renales, un agrandamiento de la próstata en hombres y los problemas estructurales en las vías urinarias pueden contribuir a las infecciones de las vías urinarias (UTI, por sus siglas en inglés) al limitar la capacidad del cuerpo para eliminar la orina por completo.

Las mujeres que tienen infecciones urinarias recurrentes podrían haber heredado genes que hacen que tengan una mayor probabilidad de tener estas infecciones.

Síntomas

Los síntomas de una infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés) pueden incluir:

  • Dolor o ardor al orinar.
  • Una necesidad de orinar con frecuencia, pero suelen eliminarse solamente pequeñas cantidades de orina.
  • Dolor en la parte inferior del abdomen.
  • Orina que se ve turbia, está rojiza o rosácea, o tiene olor desagradable.
  • Dolor en el flanco, que se siente justo debajo de la caja torácica y por encima de la cintura, en uno o ambos lados de la espalda.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Náuseas y vómito.

Algunas personas tienen bacterias en las vías urinarias y no tienen ningún síntoma. Esto se llama bacteriuria asintomática. La bacteriuria asintomática puede provocar infecciones que causan síntomas, aunque esto no ocurre en muchos casos. Por lo general, desaparece sin tratamiento.

Varias afecciones diferentes, como las infecciones vaginales o la vejiga irritable, causan síntomas similares a los de las UTI. Es posible que su médico evalúe su estado de salud para detectar una o más de estas afecciones en caso de que tenga síntomas urinarios, en función de su historial de salud y de cuán bien responda al tratamiento indicado para una UTI.

Qué sucede

Las infecciones urinarias (UTI, por sus siglas en inglés) ocurren normalmente cuando las bacterias de la zona rectal entran a través de la uretra y se desplazan por las vías urinariasa la vejiga o los riñones.

Generalmente, las UTI causan síntomas urinarios, como dolor o ardor al orinar. Algunas infecciones en la vejiga leves podrían desaparecer por sí solas en un par de días. La mayoría de las UTI desaparecen rápidamente con antibióticos. El tiempo que se necesita para curar la infección y la necesidad de realizarse análisis de orina variarán según la ubicación (vejiga o riñones), la frecuencia y la gravedad de la infección. Las infecciones renales y UTI que se complican por otros factores requieren un tratamiento más prolongado.

Las complicaciones por las UTI no son frecuentes, pero suceden. Las complicaciones graves pueden incluir daño permanente en los riñones e infección generalizada (sepsis), que es potencialmente mortal. El riesgo es mayor si la infección no se trata o si la infección no responde a los antibióticos.

Algunas personas tienen muchas UTI. Suelen ser nuevas infecciones (UTI recurrentes), pero también pueden ser la misma infección que vuelve (una recaída). Una rápida recaída suele significar que el tratamiento ha fracasado o que hay otro problema que afecta a las vías urinarias (no solo la infección).

Las UTI en las mujeres

Las UTI son más comunes en mujeres jóvenes y de edad mediana. Suceden más a menudo en las mujeres que en los hombres debido a que:

  • El recto está más cerca de la salida de la orina (uretra) en las mujeres que en los hombres. Esto permite que las bacterias presentes en las heces entren en las vías urinarias más fácilmente.
  • La uretra es más corta en las mujeres que en los hombres, lo cual permite que las bacterias lleguen a la vejiga más fácilmente.
  • En las mujeres, las relaciones sexuales pueden empujar las bacterias dentro de la uretra.
  • El líquido que produce la próstata de un hombre le ayuda a eliminar bacterias en las vías urinarias.

Algunas mujeres tienen problemas continuos con las UTI. Si una mujer tiene más de dos infecciones de la vejiga en 6 meses o más de tres infecciones en un año, se dice que ella tiene UTI recurrentes. Las UTI recurrentes suelen mejorar con tratamiento antibiótico prolongado. Pero la infección puede repetirse en cuanto la mujer deja de tomar los antibióticos. Por este motivo, los médicos suelen recomendar antibióticos preventivos.

Las UTI en los hombres

La mayoría de las infecciones de las vías urinarias en los hombres son causadas por bacterias.

Las UTI en hombres mayores están relacionadas más a menudo con problemas de la próstata. Esto puede hacer que sean más difíciles de tratar. Padecer de agrandamiento de la próstata, que es común en los hombres mayores, puede limitar la capacidad del cuerpo para orinar. Las infecciones urinarias recurrentes pueden indicar prostatitis, epididimitis u otro problema de las vías urinarias.

Para más información, vea:

Qué aumenta el riesgo

Factores de riesgo en las mujeres

Las infecciones de las vías urinarias (UTI, por sus siglas en inglés) son más comunes en mujeres jóvenes a mujeres de edad media que están sexualmente activas. Los factores que aumentan el riesgo de una mujer de contraer una UTI incluyen:

  • La actividad sexual, que empuja la bacteria hacia la uretra. La actividad sexual, sumada al uso de un diafragma y de espermicida, aumenta el riesgo.
  • Embarazo.
  • UTI previas.
  • La falta de estrógeno, lo que permite que las bacterias que pueden causar las UTI crezcan más fácilmente en la vagina o uretra. Las mujeres que han pasado la menopausia corren un alto riesgo de UTI.

Factores de riesgo en los hombres

Los factores que aumentan el riesgo de un hombre de contraer una UTI incluyen:

  • Problemas con la próstata. Los hombres se vuelven cada vez más propensos a tener una UTI a medida que envejecen a causa de los problemas de próstata, como el agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática benigna) y prostatitis.
  • Un pene no circuncidado.
  • Relaciones sexuales anales.
  • Relaciones sexuales sin protección con una mujer que tiene una infección vaginal.
  • Infección por VIH.

Factores de riesgo en las mujeres y en los hombres

Determinados factores de riesgo se aplican tanto a las mujeres como a los hombres. Estos incluyen:

  • Tener colocada una sonda. Las bacterias pueden ingresar en el catéter e iniciar una infección. Las personas que tienen mayor riesgo son los adultos mayores que están en hospitales o que viven en centros de atención a largo plazo.
  • Cálculos renales y otras obstrucciones en las vías urinarias. Esta afección podría obstruir el flujo de orina, lo cual aumenta el riesgo de una infección bacteriana.
  • Tiene diabetes Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de UTI debido a que su sistema inmunitario está debilitado. Además, un nivel alto de azúcar en la sangre a largo plazo puede dañar el sistema de filtrado de los riñones (nefropatía diabética).
  • Problemas estructurales de las vías urinarias. Estos problemas podrían estar presentes en el nacimiento o producirse más adelante.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico inmediatamente si se producen dolor al orinar u otros síntomas de una infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés) junto con:

  • Náuseas y vómito.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Dolor en el flanco, que se siente justo debajo de la caja torácica y por encima de la cintura en uno o ambos lados de la espalda, o dolor en la parte inferior del abdomen.

Llame a su médico inmediatamente si usted está embarazada y tiene síntomas de una UTI (mencionados anteriormente).

Llame a un médico si:

  • Anteriormente ha tenido síntomas de una UTI y tiene esos síntomas nuevamente.
  • Tiene síntomas menores de una UTI que no desaparecen en 1 o 2 días, como dolor o ardor al orinar, orina con olor desagradable o la necesidad de orinar con frecuencia aunque solo se eliminan pequeñas cantidades de orina.
  • Nota sangre o pus en la orina.
  • Tiene síntomas de UTI y tiene diabetes.
  • Ha estado tomando antibióticos para una UTI, pero los síntomas no mejoran o reaparecen (recurren) después de haber mejorado temporalmente.

Espera vigilante

Tener una espera vigilante significa esperar y ver. Si mejora por sí sola, no necesitará tratamiento. Si empeora, usted y su médico decidirán qué acción hay que tomar.

En los adultos, el tratamiento en el hogar para tratar infecciones de las vías urinarias (UTI) menores con frecuencia resuelve el problema. El tratamiento en el hogar incluye beber abundante agua y orinar con frecuencia para vaciar la vejiga cada vez.

  • Intente realizar tratamiento en el hogar durante 1 o 2 días si sus síntomas son menores.
  • Si sus síntomas duran más de 1 o 2 días o son intensos, busque ayuda médica.

La espera vigilante no es adecuada si:

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden tratar infecciones de las vías urinarias (UTI):

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Si usted tiene síntomas de una infección de las vías urinarias (UTI, por sus siglas en inglés), es probable que la primera evaluación que le realice un médico incluya:

Es posible que su médico solicite un cultivo de orina para confirmar el diagnóstico cuando se sospecha una UTI. Sin embargo, si su médico opina que tiene una UTI, podría hacer que comience a tomar antibióticos inmediatamente sin esperar a los resultados de su prueba.

Pruebas que se usan menos frecuentemente

Si la infección no responde al tratamiento con antibióticos o se repite rápidamente, si la infección se puede complicar por otros factores, o en algunos casos si los riñones están infectados, su médico puede pedir otras pruebas para:

  • Detectar la causa de las infecciones recurrentes o crónicas.
  • Revisar si existen otros problemas en los riñones.
  • Diagnosticar problemas estructurales de las vías urinarias que podrían hacer que usted tenga más probabilidades de tener UTI.
  • Averiguar si la infección es causada por una bacteria inusual.
  • Averiguar si usted tiene un sistema inmunitario deteriorado.

Si contrae UTI con frecuencia, es posible que su médico le extienda una receta permanente para antibióticos, que usted puede surtir sin necesidad de asistir a una cita con el médico. Luego, en cuanto tenga síntomas de una UTI, puede comenzar a tomar medicamentos de inmediato. Quizá quiera usar una prueba casera de UTI, para asegurarse de que tiene una infección antes de comenzar a tomar antibióticos.

Generalidades del tratamiento

Los antibióticos pueden tratar la mayoría de las infecciones urinarias (UTI, por sus siglas en inglés) con éxito. Las metas de tratamiento de las UTI consisten en aliviar los síntomas, eliminar la infección y prevenir su recurrencia, y prevenir complicaciones poco frecuentes, pero graves, como el daño en los riñones y la sepsis. En las mujeres embarazadas, el tratamiento protege a la mujer y al feto.

Tratamiento inicial

El tratamiento para infecciones de vejiga suele ser una combinación de antibióticos y tratamiento en el hogar. El tratamiento en el hogar incluye beber abundante agua y líquidos, y orinar con frecuencia para vaciar la vejiga cada vez. No son necesarias más pruebas si sus síntomas mejoran.

Por lo general, los antibióticos orales pueden tratar las infecciones en los riñones (pielonefritis). Pero es posible que necesite una hospitalización breve y un ciclo corto de antibióticos de administración intravenosa (IV) si usted está demasiado enfermo o con náuseas tomar medicinas por la boca (medicamento por vía oral). Las infecciones en los riñones tienden a enfermar más gravemente a las personas que las infecciones en la vejiga.

Es posible que necesite realizarse más pruebas antes y después del tratamiento si:

  • Está embarazada.
  • Es mayor de 65 años.
  • Tiene diabetes o un sistema inmunitario deteriorado.
  • Es hombre.

Si tiene una infección renal grave, o si una infección renal o vesical se complica por otros factores, es posible que necesite atención hospitalaria.

Tratamiento si la afección empeora o recurre

Si su infección de las vías urinarias (UTI) no mejora después del tratamiento con antibióticos, necesitará más evaluación y tratamiento antibiótico adicional.

Si la infección se propaga y afecta a su función renal, o causa una infección generalizada (sepsis), necesitará atención hospitalaria. Estas complicaciones no son comunes. Y rara vez ocurren en las personas que son saludables más allá de esta afección.

Una nueva infección, en lugar de una recaída de la misma infección, suele ser la causa de una UTI que continúa reapareciendo (recurre).

  • Las mujeres con infecciones recurrentes en la vejiga pueden ser tratadas con terapia antibiótica preventiva.
  • Las UTI recurrentes en los hombres son por lo general una señal de infección de la próstata (prostatitis). La prostatitis crónica puede ser difícil de tratar. Para más información, vea el tema Prostatitis. Los chequeos de seguimiento suelen ser necesarios para los hombres que tienen UTI y son siempre necesarios si la infección recurre.

Prevención

Puede tomar medidas para prevenir infecciones de las vías urinarias (UTI, por sus siglas en inglés) nuevas o recurrentes.

Consejos de prevención para hombres y mujeres

  • Beber más agua y otro tipo de líquidos puede ayudar.
  • Cuando orine, tómese tiempo para vaciar la vejiga lo más posible

Consejos de prevención para mujeres

  • Orine inmediatamente después de tener relaciones sexuales. Esta es la mejor protección contra las UTI que tienen las mujeres, debido a que ayuda a prevenir que las bacterias se muevan hacia la uretra.
  • Evite usar condones cubiertos con espermicida o un diafragma como métodos anticonceptivos si su médico considera que le están provocando las UTI.
  • Cámbiese las toallitas sanitarias con frecuencia.
  • Evite los lavados vaginales, los aerosoles de higiene femenina y otros productos para la higiene femenina que contengan desodorante. Estos productos pueden modificar el equilibrio normal de los organismos que ayudan a prevenir una infección.
  • Límpiese de adelante hacia atrás después de ir al baño para evitar propagar la bacteria del ano hacia las vías urinarias.
  • Algunas mujeres encuentran que el jugo de arándano rojo les ayuda, aunque la evidencia de estudios no es fuerte.
  • Si contrae UTI con frecuencia, consulte a su médico acerca de la posibilidad de tomar antibióticos inmediatamente después de las relaciones sexuales para prevenir UTI recurrentes.
  • Es aconsejable que las mujeres posmenopáusicas consulten a su médico acerca de la posibilidad de usar estrógeno vaginal para prevenir UTI recurrentes.

Consejo de prevención para hombres

  • Mantenga la punta del pene limpia, especialmente si no está circuncidado. El prepucio puede atrapar bacterias, que luego pueden ingresar en las vías urinarias y causar una infección.

Tratamiento en el hogar

Es posible que pueda curar una infección de las vías urinarias (UTI, por sus siglas en inglés) en etapa temprana si actúa de inmediato cuando tiene los primeros síntomas de una UTI, como dolor y ardor al orinar. Pruebe estas medidas de tratamiento casero que pueden evitar que una infección empeore:

  • Beba abundante agua, especialmente durante las primeras 24 horas después de que aparecen los síntomas. Esto le ayudará a producir orina menos concentrada y a que se eliminen las bacterias que causan la infección. Esto podría alterar algunos de los mecanismos de defensa normales del cuerpo. Pero la mayoría de los médicos recomiendan beber abundante líquido cuando aparece una UTI. Algunas personas también toman jugo de arándano rojo.
  • Orinar con frecuencia y por completo, para vaciar la vejiga cada vez.

Para aliviar el dolor, tome un baño caliente o coloque una almohadilla térmica sobre la zona genital. Nunca se duerma mientras usa una almohadilla térmica.

Tratamiento por cuenta propia para las UTI recurrentes

Si usted es una mujer que tiene frecuentes UTI sin complicaciones, su médico puede escribir una receta de antibióticos permanente para tomar si nota síntomas de una UTI. Si usted y su médico acuerdan seguir este enfoque, y usted comienza a tener síntomas y está seguro de que son causados por una UTI, siga las indicaciones de su médico en cuanto a la administración del medicamento y a la observación de sus síntomas. Asegúrese de decirle a su médico si sus síntomas no mejoran o si comienza a tener UTI con más frecuencia que en el pasado.

Medicamentos

Los antibióticos orales pueden tratar en forma exitosa la mayoría de las infecciones en la vejiga y de las infecciones en los riñones que no tienen complicaciones. En muchos casos, si los síntomas y el análisis de orina indican una infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés), usted comenzará a tomar de antibióticos sin esperar los resultados de un cultivo de orina.

La cantidad de días durante los cuales su médico le hará tomar antibióticos depende de su infección y del tipo de medicamento antibiótico.

Antibióticos para infecciones recurrentes

Los médicos a veces aconsejan que las mujeres con infecciones recurrentes usen una terapia antibiótica preventiva. Esto podría incluir tomar una pequeña dosis de antibióticos diariamente o en días alternados, tomar antibióticos después de las relaciones sexuales (dado que las relaciones sexuales frecuentemente son factores desencadenantes de las UTI en las mujeres que tienen infecciones recurrentes), o tomar antibióticos solo cuando le aparecen síntomas. Hable con su médico acerca de qué estrategia de tratamiento es adecuada para usted.

Opciones de medicamentos

Los medicamentos usados para tratar las UTI incluyen:

  • Antibióticos para curar la infección. Los antibióticos que se usan para las UTI incluyen las sulfonamidas con trimetoprima (como Bactrim).
  • Fenazopiridina (como Uristat) para tratar el dolor y el ardor de la UTI. Uristat es un ejemplo de fenazopiridina que usted puede comprar sin una receta médica.
  • Otros analgésicos de venta libre. Estos incluyen el acetaminofén (como Tylenol) y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como ibuprofeno (por ejemplo, Advil) y naproxeno (por ejemplo, Aleve).

Los medicamentos usados para prevenir UTI recurrentes incluyen:

  • Antibióticos, que incluyen sulfonamidas con trimetoprima (como Bactrim).
  • Metenamina (como Hiprex).
  • Estrógeno vaginal (como Estrace, Estring o Vagifem) para las mujeres que han atravesado la menopausia.

Tome los medicamentos con precaución. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta. Asegúrese de informarle a su médico si está embarazada o piensa que podría estarlo. El uso de algunos de estos medicamentos no son seguros si usted está embarazada.

Para pensar

Estos medicamentos se prescriben a menudo en una forma genérica menos costosa en lugar de bajo un nombre de marca. Un farmacéutico también podría decidir darle un medicamento genérico en lugar de uno de marca, a menos que la receta indique "no genérico".

Tome todos lo antibióticos que le haya recetado su médico. La mayoría de las personas comienzan a sentirse mejor tan pronto como comienzan a tomar los medicamentos. Sin embargo, si deja de tomar los medicamentos tan pronto como empieza a sentirse mejor, la infección podría regresar. Y no tomar todos los antibióticos hasta terminarlos estimula el desarrollo de bacterias resistentes a los antibióticos. Esto no solo hace que los antibióticos sean menos eficaces, si no que también hace que las infecciones bacterianas sean difíciles de tratar.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse
Dirección del sitio web: www.kidney.niddk.nih.gov

Urology Care Foundation: The Official Foundation of the American Urological Association
Dirección del sitio web: www.urologyhealth.org

Referencias

Otras obras consultadas

  • Lee BSB, et al. (2012). Methenamine hippurate for preventing urinary tract infections. Cochrane Database of Systematic Reviews (10).
  • Neumann I, Moore P (2011). Pyelonephritis (acute) in non-pregnant women, search date October 2009. BMJ Clinical Evidence. Available online: http://www.clinicalevidence.com.
  • Perrotta C, et al. (2008). Oestrogens for preventing recurrent urinary tract infection in postmenopausal women. Cochrane Database of Systematic Reviews (2).

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Avery L. Seifert, MD - Urología
Última revisión 13 mayo, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.